IMG-LOGO

Biografía

Javier Gullón

Javier Gullón

Javier Gullón

Premios: 0 Goya (más 1 nominaciones)

Goya
2020

Nominado a 1 premio

Filmografía
Ventajas de viajar en tren

2019 | Ventajas de viajar en tren

Helga Pato ingresa a su marido en una institución mental tras comprobar en él un comportamiento desequilibrado. Un día de vuelta coincidirá en el tren con un médico de la institución que empezará a contarle el extraño caso de Ángel Sanagustín, uno de los internos más extraños que tuvo... El donostiarra Aritz Moreno debuta en el largometraje con esta comedia rarita, rarita, basada en una novela de Antonio Orejudo supuestamente igual de estrambótica: "Imaginemos a una mujer que al volver a casa sorprende a su marido inspeccionando con un palito su propia mierda", así comienza. Como se ve, el esqueleto del film es muy simplón (un viaje en tren en donde charlan dos pasajeros), simple excusa para introducir cada una de las historias de que se compone la película, a cada cual más retorcida y peculiar, por lo que podrían haberse añadido más y más relatos sin que se modificara el planteamiento, porque trama propiamente dicha no hay. Y porque muy pronto nos damos cuenta de que aquí lo único que importa es la singularidad de cada historieta, da igual si es la de Helga y su marido, la que cuenta (o inventa) el doctor en el tren o la que puede leerse en la carpeta roja sobre los internos del hospital. La cosa es epatar al espectador. Hay que reconocer originalidad de las narraciones, todas bastante descacharrantes. Sin embargo, los responsables de Ventajas de viajar en tren denotan tal gusto exagerado por lo bizarro y morboso que pueden echar para atrás a parte del público, hasta el extremo de generar repulsión. Aunque el episodio más explícito y redondo es el de la mujer-perra, una especie de fábula cercana al terror que bien podría entenderse como una metáfora del abuso machista, lo cierto es que las demás historias, claramente inferiores, son igual de surrealistas, insólitas y tendentes a lo desagradable. La sensación es que el novelista Orejudo y el guionista Javier Gullón (Invasor) han dado rienda suelta a su imaginación más calenturienta y enfermiza y… ¡hala, a ver qué sale! Que el conjunto resulte confuso y sin orden interno no les importa lo más mínimo. De hecho, Aritz Moreno afirma explícitamente por medio de un personaje que “la realidad y la verosimilitud están sobrevaloradas”. Toda una declaración de intenciones que también funciona como parapeto de trampas e incoherencias. Pese a tratarse de una comedia, no estamos ante una película para todos los paladares. Se abusa de muchas y grotescas situaciones sexuales, así como de ciertos momentos que lindan con el gore. Se agradece que el director no se recree demasiado en las imágenes y que muchas veces decida mantenerlas fuera de campo. Pero eso no impide que sobrevuele en el conjunto un tufo bastante insano. El reparto es fenomenal y variado, también con algunos rostros muy conocidos que apenas cuentan con unos minutos en pantalla. Todos ellos hacen un trabajo notable, desde el divertidísimo Ernesto Alterio (magnífico su arranque) hasta la esquizoide pareja formada por Pilar Castro y Quim Gutiérrez, pasando por un Luis Tosar muy pasado de rosca.

4/10
Una historia de venganza

2017 | Aftermath

Roman Melnyk, jefe de construcción, espera la llegada de su esposa y su hija embarazada, que han pasado una temporada en Ucrania, de donde procede el clan. Pero al llegar al aeropuerto se entera de que su avión ha colisionado en pleno vuelo con otro; sufre un shock al darse cuenta de que en un instante han muerto las personas más importantes de su vida. Como resultado, buscará al hombre al que responsabiliza de la catástrofe, Jake Bonanos, controlador aéreo que cometió el error que condujo a la misma, para pedirle explicaciones. Darren Aronofsky, que llegó a plantearse dirigir él mismo, produce esta historia cuya realización ha ido finalmente a parar a Elliott Lester, responsable de Blitz, film de acción a mayor gloria de Jason Statham. Cuenta como guionista con el español Javier Gullón (El rey de la montaña, Enemy), que parte de una hechos reales, si bien se ha tomado licencias y ha cambiado los nombres de los protagonistas. Contra todo pronóstico, Arnold Schwarzenegger realiza un trabajo al menos esforzado, en un registro dramático hasta ahora desconocido. Aún mejor es el trabajo de Scoot McNairy (Argo), como antagonista. Pero esto no es suficiente para suplir las carencias de sus personajes en el guión, demasiado planos, se le podía haber sacado más tajada al resentimiento y súbita soledad de uno, y al sentimiento de culpa del otro. Como resultado, el relato queda cojo, avanza dando tumbos hasta un tramo final más o menos digno.

5/10
La cueva

2014 | La cueva

El balear Alfredo Montero debutó en 2006 con el largometraje Niñ@s, centrado en el abuso infantil, que denunciaba los abusos a menores pero no tuvo ninguna suerte en su distribución comercial. Ahora, ha rodado La cueva, un film más asequible al gran público, sobre todo en lo que se refiere al sector juvenil. Ha obtenido pequeños reconocimientos, como el premio a la mejor actriz (Eva García-Vacas) y actor (Marcos Ortiz), en la sección Zonacine del Festival de Málaga, y también el premio principal a la mejor película de Nocturna, Festival de Cine Fantástico de Madrid. La cueva tiene como protagonistas a dos chicas, Celia y Begoña, y tres chicos, Iván, Carlos y Jaco, que acuden a Formentera a pasar unas vacaciones en plena naturaleza virgen, al estilo mochilero. Cuando descubren la entrada a una cueva escondida en un acantilado, deciden explorarla, pero acaban perdiéndose entre sus angostos pasadizos, lo que conducirá a una situación tan inesperada como traumática. Resulta complicado identificarse con los protagonistas, jóvenes superficiales y frívolos, sin ningún rasgo particular que les aporte carisma. De esta forma, cuando llegan las secuencias en las que lo pasan mal, el espectador no acaba de implicarse. Además, la trama resulta mucho más simple de lo que promete en un primer momento, y a pesar de su ajustada duración, llegan a hacerse lagos los planos de los personajes avanzando perdidos por las galerías. Pero La cueva cuenta con esforzadas interpretaciones de sus actores, todos ellos de anodina trayectoria hasta el momento. Además, el realizador logra una puesta en escena y secuencias de gran tensión, y a pesar del aluvión de cintas de terror cámara en mano, subgénero conocido como "found footage" (metraje encontrado), Montero ha sabido integrar el aparato con el que se filma la acción en la trama, como un objeto más con el que cuentan los personajes.

5/10
Enemy

2013 | Enemy

Coproducción española, en la que ha intervenido Televisión Española, y que cuenta con un guión de Javier Gullón (El rey de la montaña, Invasor), que adapta la novela del Nobel portugués José Saramago “El hombre duplicado”. El hombre duplicado al que sigue Denis Villeneuve en Enemy tiene el rostro de Jake Gyllenhaal. Un anodino profesor de universidad, que convive sin grandes ilusiones con una mujer de la que espera un niño, y que se deja llevar por sus pulsiones sexuales, descubre en una película de vídeo, El que la sigue, la consigue, que uno de los actores con un minúsculo papel de botones es idéntico a él. Aquello acrecienta su ya habitual angustia vital, y trata de contactar con el otro, que también se agobia bastante con la insólita situación. Película difícil y críptica, se supone que se trata de una exploración de la identidad humana y los mecanismos del subconsciente, los enfrentamientos de corte esquizofrénico que experimentamos contra nosotros mismos, aquello que apuntaba san Pablo de que hay una ley en mis miembros por la que hago lo que no quiero, de modo que queremos ser nosotros mismos, pero de otra manera, nunca estamos satisfechos en la situación actual. Lo cierto es que la trama de que somos nuestro peor enemigo, no parece conducir a ninguna parte, con la idea de aproximar de algún modo orden y caos. Como el director de Incendies y Prisioneros es un auténtico especialista en la creación de atmósferas opresivas, sí que consigue transmitir incomodidad, el ambiente de la ciudad con unos edificios que parecen aprisionarte. Uno puede pensar un poco en Enemy, al enfrentarse a determinados elementos surrealistas, en el David Lynch más delirante. Pero todo esto no basta para entregar una película suficientemente sólida, queda la sensación de arriesgado experimento no satisfactorio.

5/10
Invasor

2012 | Invasor

2004. Pablo, casado y con una hija pequeña, realiza labores en la unidad médica del ejército español en Irak. Cuando se trasladan tras ayudar a las víctimas de un ataque, el convoy donde viajan él y su amigo Diego, es atacado por terroristas. Conseguirán huir, pero cuando llegan a un pequeño poblado, Pablo se verá obligado a luchar contra dos hombres. Días después despertará en un hospital de La Coruña. Tiene vacíos de memoria, pero poco a poco las imágenes se aclaran y lo que ve no le gusta nada. Cuando recibe la visita de un enviado del Ministerio que le pide que firme un informe de confidencialidad sobre su misión en Irak, Pablo se niega y decide investigar los hechos por su cuenta. Tras discretas incursiones en miniseries de televisión como La ira o Inocentes, Daniel Calparsoro vuelve al largometraje y firma la que es sin duda alguna su mejor película. Si ya destacó con Guerreros, ambientada en el conflicto bosnio, con Invasor regresa al escenario bélico, esta vez en la Guerra de Irak, y demuestra que es en ese género donde mejor se desenvuelve. Ya desde las primeras imágenes el espectador se da cuenta de que está ante una producción de altura, con panorámicas y planos exteriores de gran factura, que nos trasladan al desierto oriental, en donde tendrán lugar los acontecimientos centrales que darán sentido al film. Tanto en estas secuencias, como en las que tienen lugar en La Coruña (magnífica la persecución automovilística), Calparsoro convence detrás de la cámara, sin grandes alardes, pero sin trucos que escondan la limitaciones de producción. Y cuando es necesario sabe llegar al espectador con intensos primeros planos, con insertos y flashbacks llenos de enjundia. Es cierto que hay alguna escena peor lograda, menos verosímil, como la de la pelea en la playa o la histeria violenta en el bar protagonizada por uno de los soldados. Pero son detalles que no empañan para nada la buena impresión del conjunto, muy equilibrado. Pero Invasor funciona principalmente por dos motivos, y el primero de ellos es el de que toda la trama bascula sobre la decisión moral que debe afrontar el protagonista. Las guerras llevan consigo situaciones trágicas, injustas, nada fáciles, y Calparsoro no frivoliza con eso. Ya se sabe, lo correcto no es lo más fácil, y huir de la verdad por salvar los muebles puede llevar consigo una vida entera de amargura. En este sentido el argumento trae a la memoria filmes como En el valle de Elah. Hay mucho realismo en las decisiones del protagonista y en sus consecuencias, y la película no endulza el desenlace para regocijo del respetable, pero también evita caer en la trampa del fatalismo, típica del cine español. Por otra parte, el estamento militar no queda muy bien parado en el film (véase el último plano), así como la clase política, centro a menudo de críticas por sus irresponsables decisiones. El otro aspecto por el que Invasor es una buena película es por el retrato de personajes. Es excelente la presentación del protagonista Pablo, un tipo con fondo, con personalidad propia, dispuesto a no seguir protocolos cuando ha de realizar su trabajo, que es salvar vidas en el campo de batalla. Igualmente logrado está el dibujo de su amigo Diego, leal y valiente, aunque no tenga asideros tan sólidos como su colega. Y por último destaca el contrapunto de Baza, un agente sin escrúpulos que, aunque a veces parezca salido de una película yanqui de los años 40, resulta también creíble, por su naturalidad y cierto aire chapucero muy a la española. Por supuesto, nada de esto hubiera sido posible sin un trío de actores soberbio. Alberto Ammann hace un magnífico trabajo, en la línea del que realizó en Celda 211; Antonio de la Torre está como siempre, mimetizado; y Karra Elejalde se lo pasa pipa con su agente malote, algo que él hace a la perfección. Inma Cuesta, por su parte, está convincente y sobria en su sentido papel, aunque su personaje no tenga tanto peso en la trama.

6/10
Hierro

2009 | Hierro

María es una joven trabajadora de Faunia, parque zoológico de Madrid. Es soltera y madre de Mateo, un chavalín de unos cuatro cinco años, a quien adora. Madre e hijo planean realizar un viaje de vacaciones a la inhóspita isla de El Hierro. Sin embargo, durante el viaje en ferry, el pequeño Mateo desaparece. No aparece por el barco y al término del viaje la policía es incapaz de dar con el paradero del niño. La joven regresará a Madrid en un estado de shock, desgarrada de dolor. A los pocos días la policía solicita de nuevo su presencia en isla, pues han encontrado un cadáver y la madre ha de reconocerlo... Debut en el largometraje del madrileño Gabe Ibáñez, que había trabajado anteriormente como técnico de efectos visuales en películas como El corazón del guerrero o Perdita Durango. Esta faceta se nota en Hierro, pues lo más destacado de este film es su fotografía sombría y su ambientación inquietante, a ratos onírica. La isla de El Hierro, perteneciente al archipiélago de las Islas Canarias, se convierte en personaje principal, de aire amenazante, y el director sabe sacarle partido a las extensas tierras volcánicas, negras y desérticas, a la presencia del sempiterno viento, a los raros lugareños... Toda esa desolación viene a ser una metáfora del estado lamentable de la protagonista, interpretada por una Elena Anaya desmejorada, triste. Pero lo malo de Hierro es que aporta poco más que este apañado envoltorio externo, entre el thriller y el terror, apenas sostenido por un guión simplón y poco atractivo.

4/10
Al final del camino

2009 | Al final del camino

Pilar, una periodista recientemente abandonada por su novio, elabora un reportaje sobre Olmo, un gurú argentino que organiza cursos para matrimonios en crisis. Los participantes tienen que pagar 20.000 euros por pareja, pero Olmo les garantiza que conseguirán reconciliarse. Pilar se apunta a uno que va a tener lugar a lo largo del Camino de Santiago. La directora de su revista le asigna como compañero a Nacho, un fotógrafo –con el que ella ha tenido un desencuentro poco antes–, y que finge ser su novio para pasar desapercibidos junto a los otros participantes. Cuarto largometraje del especialista en comedias Roberto Santiago, que recurre otra vez como protagonista a su actor fetiche, Fernando Tejero, que ha estado a sus órdenes en El penalti más largo del mundo y El club de los suicidas. Tejero ha exigido que la protagonista femenina fuera Malena Alterio, con quien formó una eficaz pareja cómica en la popular serie Aquí no hay quien viva. Ambos tienen gracia natural, y están arropados por actores de eficacia probada en el género, como el argentino Diego Peretti. Estos actores son incapaces de sostener un guión nefasto, de inspiración clásica, pero muy mal hilvanado. El esquema de hombre y mujer que al principio se odian y que acaban descubriendo que son almas gemelas ha dado lugar a grandes cintas y seguirá haciéndolo en el futuro. Pero son necesarias buenas ideas, y esta vez estamos ante una trama resuelta a base de chistes groseros con poca gracia. La mayoría de elementos del guión no entran ni con calzador. Un ejemplo: el amiguete del protagonista se apunta inexplicablemente al curso con su primo, haciéndose pasar ambos por gays con problemas de pareja, para ver si conocen chicas que llevarse a la cama, aunque tienen que pagar por el ‘caprichito’ los 20.000 euros de rigor.

3/10
El rey de la montaña

2008 | El rey de la montaña

Kim viaja solo por una zona montañosa. Al detenerse en una gasolinera, no tiene otra ocurrencia que tener un escarceo sexual en el cuarto de baño con una desconocida, que le birla la cartera. En realidad, va a ser casi el menor de sus problemas. Porque al reemprender el viaje, se encuentra con que una o varias personas, agazapadas en la espesura del bosque, disparan a su vehículo, con intención de abatirle. Comienza entonces una persecución, de la que, advierte Kim, él no es la única presa. En efecto, cualquier vehículo o persona que pasa por ahí se convierte en potencial blanco de los desconocidos francotiradores. En tal tesitura se reencontrará con la ladrona, Bea, también víctima de los alocados tiros. Deberán aprender a convivir para salvar la piel. Hay que reconocer a este desasosegante thriller de Gonzalo López-Gallego su inusitada energía, hasta fechas recientes poco usual en el cine español, aunque en los últimos tiempos las películas de género en este país parecen en alza. Formato digital, cámara en mano, sugerentes encuadres, buen uso de un sonido impactante, ayudan a dar empaque al conjunto. La trama se inscribe en el clásico subgénero de “caza del hombre”, y en tal aspecto recuerda a títulos como Acorralado, por aquello de la huida por un entorno natural, y a El diablo sobre ruedas, en lo que a un enemigo desconocido se refiere. Las pegas mayores residen en que la cosa puede volverse algo reiterativa, y en el inesperado cambio del punto de vista, transcurrida una hora de metraje, para ofrecer la óptica de los sorprendentes “cazadores”. Otro inconveniente son los personajes, muy esquemáticos, apenas muñecos de videojuego que deben enfrentarse a mil y una pruebas de supervivencia. No lo hacen mal Leonardo Sbaraglia y María Valverde, pero la falta de un sólido “background” que haga a sus personajes más interesantes resulta un indudable “handicap”. Resulta razonable la carga crítica de la cinta a una sociedad hiperviolenta, que convierte las acciones más aberrantes en un juego, para desgracia de las generaciones jóvenes más indefensas.

5/10

Últimos tráilers y vídeos