IMG-LOGO

Biografía

Jérémie Elkaïm

Jérémie Elkaïm

Jérémie Elkaïm

Filmografía
Primeras vacaciones

2019 | Premières vacances

Marion, vitalista autora de comics, acude a una cita con Ben, moderado comercial, graduado en una historia de negocios, al que ha conocido a través de una aplicación informática para buscar pareja. Pese a tener caracteres contrapuestos surge la atracción, por lo que pasan la noche juntos. Al día siguiente, Ben le propone a Marion la locura de irse juntos de vacaciones, pese a que se conocen desde hace pocas horas. Al final se decantan por viajar a Bulgaria, por estar a medio camino de Beirut y Biarritz, los destinos que cada uno de ellos tenía previsto visitar ese verano. Ópera prima de Patrick Cassir, que reúne a famosos integrantes de la nueva ola de cómicos televisivos con éxito en Francia, con Jonathan Cohen y Camille Chamoux –que han triunfado con shows de enorme repercusión allí como Serge le Mytho y Clem, respectivamente– a la cabeza. Por desgracia, ambos actores tienen que lidiar con personajes un tanto planos, el tipo que sueña con unas vacaciones cómodas, con todo tipo de lujos, enfrentado a la ‘modernilla’ que prefiere integrarse con la población local, y se emociona exageradamente con cada descubrimiento que considera exótico, o cuando le proponen deportes de riesgo. El contraste da lugar a algún momento con cierta gracia, pero en general predomina la falta de ideas. No faltan gags a bases de escatología, hasta el punto de que todo indica que el personaje principal se llama Ben en claro homenaje a Ben Stiller, protagonista de Algo pasa con Mary. Otras secuencias cómicas resultan sencillamente demasiado idiotas, como el momento en el que el botones del hotel se empeña en explicar detalladamente cómo funcionan aparatos de la habitación sobradamente conocidos, como el aire acondicionado y el televisor. En suma, posiblemente hasta los numerosos fans galos de Cohen y Chamoux queden decepcionados.

4/10
Marguerite et Julien

2015 | Marguerite et Julien

Main dans la main

2012 | Main dans la main

Declaración de guerra

2011 | La guerre est déclarée

Juliette conoce a Roméo. El amor surge a primera vista. Comienzan a convivir. Se aman de verdad. Con el tiempo llega un hijo, Adam. Los días son felices, aunque duros para unos padres primerizos. Pero hay algo más: con el tiempo el niño se comporta de modo raro, llora demasiado, vomita de repente, es incapaz de caminar... Tras unas pruebas médicas, les es revelada una tremenda noticia: Adam tiene un tumor en el cerebro. Segundo largometraje de Valérie Donzelli, tras La reine des pommes. Como en su primera película, además de ponerse tras la cámara, Donzelli escribe y también protagoniza la historia, y cuenta igualmente como compañero de reparto con Jérémie Elkaïm, coautor de guión y con quien la propia Donzelli tiene un hijo en la vida real. Quizá porque hablan de sus propias vidas, ambos componen el matrimonio sufriente de la historia, con inusitada naturalidad y convicción. Sin embargo, en el fondo las actuaciones aquí resultan secundarias, porque el absoluto peso de la película lo lleva la terrible trama. Es demasiado doloroso contar durante dos horas los sufrimientos continuos y las zozobras angustiosas de un matrimonio que experimenta el horror de la enfermedad grave de un hijo de dieciocho meses. Y eso es lo que aquí hay, ni más ni menos. Sinceramente, el atractivo es nulo. Declaración de Guerra es inmisericorde también a la hora de contar los sucesos. Nada es impostado, sino casi terriblemente ordinario (y de ahí su fuerza): pruebas médicas, hospitales, visitas, operación, rutinas diarias, compasión ajena... Y sobrellevar este tipo de vida es una durísima prueba también para el amor. En fin, que se comprende que debido a la naturaleza del argumento es difícil enganchar emotivamente con este film. Y eso que Donzelli narra sin excesos truculentos, con optimismo e incluso rompiendo los moldes con algunos momentos de música y canciones, o usando la narración en tercera persona, al modo que a veces hacía con maestría François Truffaut, como si se tratara de un cuento o una fábula.

5/10
La nodriza

2004 | La nourrice

Madeleine tiene un hijo ilegítimo y decidirá dejar su vida en el campo y marchar a París. Allí intentará encontrar un trabajo de nodriza, pero su bebé será dado en adopción a otra familia. Intenso drama sobre las tribulaciones de una madre soltera, ambientado en el siglo XIX y basado en el libro de Fanny Faÿ-Sallois. Protagoniza Sophie Quinton (Avril).

4/10
Chanson douce

2019 | Chanson douce

Paul y Myriam tienen dos niños pequeños. Para que Myriam pueda volver a trabajar, emplean a Louise, una canguro con experiencia. Louise se entrega por completo a sus tareas, trabajando a conciencia y con buena voluntad, hasta el punto que su presencia ocupa un lugar central en la familia. Pero muy pronto, Louise comienza a reaccionar de manera extraña.

Marguerite et Julien

2015 | Marguerite et Julien

Declaración de guerra

2011 | La guerre est déclarée

Juliette conoce a Roméo. El amor surge a primera vista. Comienzan a convivir. Se aman de verdad. Con el tiempo llega un hijo, Adam. Los días son felices, aunque duros para unos padres primerizos. Pero hay algo más: con el tiempo el niño se comporta de modo raro, llora demasiado, vomita de repente, es incapaz de caminar... Tras unas pruebas médicas, les es revelada una tremenda noticia: Adam tiene un tumor en el cerebro. Segundo largometraje de Valérie Donzelli, tras La reine des pommes. Como en su primera película, además de ponerse tras la cámara, Donzelli escribe y también protagoniza la historia, y cuenta igualmente como compañero de reparto con Jérémie Elkaïm, coautor de guión y con quien la propia Donzelli tiene un hijo en la vida real. Quizá porque hablan de sus propias vidas, ambos componen el matrimonio sufriente de la historia, con inusitada naturalidad y convicción. Sin embargo, en el fondo las actuaciones aquí resultan secundarias, porque el absoluto peso de la película lo lleva la terrible trama. Es demasiado doloroso contar durante dos horas los sufrimientos continuos y las zozobras angustiosas de un matrimonio que experimenta el horror de la enfermedad grave de un hijo de dieciocho meses. Y eso es lo que aquí hay, ni más ni menos. Sinceramente, el atractivo es nulo. Declaración de Guerra es inmisericorde también a la hora de contar los sucesos. Nada es impostado, sino casi terriblemente ordinario (y de ahí su fuerza): pruebas médicas, hospitales, visitas, operación, rutinas diarias, compasión ajena... Y sobrellevar este tipo de vida es una durísima prueba también para el amor. En fin, que se comprende que debido a la naturaleza del argumento es difícil enganchar emotivamente con este film. Y eso que Donzelli narra sin excesos truculentos, con optimismo e incluso rompiendo los moldes con algunos momentos de música y canciones, o usando la narración en tercera persona, al modo que a veces hacía con maestría François Truffaut, como si se tratara de un cuento o una fábula.

5/10

Últimos tráilers y vídeos