IMG-LOGO

Biografía

Frédéric Pierrot

Frédéric Pierrot

Frédéric Pierrot

Filmografía
Madre

2019 | Madre

En 2007 Rodrigo Sorogoyen rodó un corto tremendamente eficaz e impactante, titulado igual que este film, Madre, que entre otros logros fue nominado al Oscar. Transcurría casi en su totalidad en el interior de un apartamento, donde Elena, una angustiada madre, separada, mantenía contacto telefónico con su hijo pequeño Iván, el padre le había dejado solo en una playa desierta, donde se adivinaba que corría peligro, por la aparición de un extraño, tal vez un pervertido. Ahora Madre debería titularse “Madre 2”, porque viene a ser la secuela de ese corto. Lo que ocurre es que esta nueva Madre puede permitirse el lujo de engullir el corto, que se convierte en prólogo o detonante de la nueva trama, vuelto a rodar, eso sí, con la misma actriz, la murciana Marta Nieto. La idea es dar respuesta a la pregunta de qué fue de esta madre, tras la tragedia de la desaparición de su hijo, sobre todo en lo relativo a restañar sus hondas heridas afectivas. Para ello nos trasladamos diez años después del suceso a la pequeña población playera donde el pequeño fue visto por última vez, allí, en el País Vasco francés, Elena se ha afincado, trabajando como encargada de un pequeño restaurante, con la secreta esperanza de volver a ver un día a su pequeño. Ahora que ha conocido a Joseba, ese nuevo amor podría permitirle pasar página. Pero la llegada con su familia de un veraneante francés, Jean, un adolescente con la edad que ahora tendría su hijo, produce una conmoción y maraña de complejos sentimientos en Elena. Quizá la pega del nuevo film escrito por Sorogoyen con su habitual coguionista Isabel Peña es haber hecho un largo muy largo, donde las complicaciones amorosas pueden ser algo retorcidas, mientras se juega la carta de la ambigüedad, no siendo muy explícitos acerca de lo que bulle en la cabeza de los personajes, toca al espectador imaginarlo. ¿Ve Elena en Jean un sustituto de su hijo, o aquello es algo más… “complicado”? ¿A Jean le da pena “la loca de la playa” –así han conocido a Elena durante años los lugareños–, o se ha despertado un amor adolescente por una hermosa mujer madura, que en efecto, podría ser su madre? Las dudas planean en la narración, pero entretanto no acaba de convencer la actitud de Joseba como convidado de piedra, o la de la familia de Jean, pintados como burgueses timoratos que no expresan a las claras lo que piensan, hasta que llegue el momento de explotar. El director sigue demostrando que es muy potente visualmente, su cámara sabe aprovechar el gris paisaje playero, que contagia al espectador el “mood” triste de la protagonista, que se está iluminando por un nuevo “sol” levemente. Y dirige bien a los actores, que resultan convincentes, tanto Nieto –tremenda la escena con su ex marido, donde destila toda su amargura–, como el recién llegado Jules Porier, o el veterano todoterreno Álex Brendemühl.

6/10
Gracias a Dios

2019 | Grâce à Dieu

Terrible película basada en dolorosos hechos reales, el abuso sexual de menores por el padre Bernard Preynat, que él mismo admite, y la acusación de encubrimiento de su obispo en Lyon, el cardenal Barberin, que niega categóricamente. Está hábilmente estructurada siguiendo a tres víctimas, de protagonismo consecutivo, y cuyo modo de encajar la agresión va de mejor a peor: Alexandre, brillante profesional, está casado, tiene cinco hijos y mantiene su fe; François derivó al ateísmo, pero ha podido formar una familia y pasar página; mientras que Emmanuel ha desarrollado claras patologías. La denuncia del primero en el obispado y una respuesta insatisfactoria dispara el procedimiento civil, con más denuncias y la formación de una asociación de víctimas. François Ozon, director y guionista, tiene en su filmografía dos títulos muy notables, Frantz y En la casa, pero el resto es irregular, también por su inclinación hacia las tramas malsanas que abordan situaciones complejas y personajes psicológicamente desequilibrados, perdidos en mil traumas y obsesiones. Aquí, en la estela de Spotlight, se ciñe por primera vez a sucedidos auténticos, abordando un tema de rabiosa y triste actualidad, los casos de pederastia en la Iglesia que siguen copando la primera plana de los medios. Al poco de presentar su película en el Festival de Berlín, donde fue reconocida con el Gran Premio del Jurado, un tribunal de civil declaraba a Barberin culpable de obstrucción a la justicia, condenándole a ocho meses de prisión, polémica sentencia que ha sido recurrida y sobre la que deberá pronunciarse una instancia superior. No es éste el lugar para indagar sobre todos los detalles del caso, pero me permito incluir este enlace para quien desee más información. No deja de ser curioso que Ozon, conocido por el tono morboso y sexualmente explícito de gran parte de su cine, dé un giro de 180 grados con un enfoque contenido en esta turbia historia anclada en la realidad, procurando abordar los hechos con rigor y calculada ambigüedad, ofreciendo con buen pulso dramático el punto de vista de los distintos personajes y procurando ser delicado en los pasajes que podían ser más escabrosos, aquellos en que se evocan los abusos. De este modo se pueden entender las distintas posiciones, y el daño tremendo que puede seguir al escándalo, incluida la pérdida de la fe, por la inconsecuencia entre las palabras de Cristo, escuchadas y predicadas, y el modo en que se percibe que son encarnadas en la propia vida, por parte de unos pastores que deberían dar buen ejemplo y guiar a las ovejas que se le han confiado, si tomamos al pie de la letra las palabras de Jesús en que describe el ministerio de sus discípulos. Resulta poco menos que imposible ser ecuánime ante un vidrioso film como éste, sobre todo si el espectador parte de posiciones inamovibles. Inevitablemente, dejará mal sabor de boca al fiel católico, por los propios hechos descritos y el terrible daño sufrido por las víctimas, por el uso como arma arrojadiza que algunos harán de la película para atacar a la Iglesia –algunos no entienden, al hablar de “la institución”, que para un creyente la Iglesia la forman todos y cada uno de los fieles unidos a Cristo, no se trata de una “estructura”–, y porque el caso de Lyon y otros han cobrado una enorme fuerza simbólica, amplificados por la caja de resonancia mediática que incluye internet y el propio film Gracias a Dios; reconocido por todos el horror de los casos de sacerdotes pederastas, la carga de la duda se arroja sobre los hombros de sus superiores, si supieron manejar la situación cuando tuvieron conocimiento de ella, si deberían haber denunciado la situación inmediatamente, etcétera. Y hasta puede entenderse que en río tan revuelto las creencias más hondas del creyente devoto puedan sufrir más de una conmoción. Ayuda de modo clave en el buen funcionamiento fílmico del trabajo de Ozon su esfuerzo por retratar seres humanos cercanos, ninguno se convierte en burda caricatura, ya sean víctimas, padres, familia, el sacerdotes pederasta, el obispo, la psicóloga de la diócesis, abogados y funcionarios de la justicia. El cineasta galo era consciente de que haría un daño letal a su obra dotarla de un tono tosco y panfletario, y quizá él mismo ha entendido que debía ser lo más justo posible, sabiendo que llegaría a las salas con el caso todavía en estudio en los tribunales. Y así, aunque pueden parecer incompletos algunos rasgos de ciertos personajes, o que se incide demasiado en un modo de acoger a las víctimas burocrático o calculador, en general se aprecia un interés sincero por ofrecer un retrato creíble de lo que es un relato ficcionado sobre hechos reales. También se advierte el esfuerzo de un enfoque honesto al apuntar que no sólo en la Iglesia ha habido abusos –el caso de la mujer de Alexander–, o las discrepancias que surgen, en el modo de encarar su actuación ante la opinión pública, en el mismo seno de “La Parole Liberée”, la asociación de víctimas, incluso con cotilleos sobre otros cuando están ausentes. Las debilidades de unos y otros, el asomo del odio, el rencor y la incapacidad de perdonar, el arrugarse porque se desea recuperar una vida normal, ayuda a vislumbrar que nadie es un héroe de una pieza en esta triste historia. Por supuesto el elenco actoral ayuda que el espectador vea ante sus ojos personas y se conmueva con sus cuitas, y a tal efecto hacen un buen trabajo, entre otros, Melvil Poupaud, Denis Ménochet, Swann Arlaud y Éric Caravaca, víctimas, y con menos peso, Bernard Verley, el padre Preynat, François Marthouret, el cardenal Barberin, y Martine Erhel, la psicóloga Régine Maire.

7/10
Especiales

2019 | Hors normes

El día a día de dos asociaciones solidarias francesas no oficiales, La voz de los Justos y La escala, y de sus máximos responsables, el judío Bruno y el musulmán Malik respectivamente, que se dedican a educar y cuidar de jóvenes con autismo, casos severos que rechazan todas las instituciones, y a dar una oportunidad a jóvenes de barrios desfavorecidos. Bruno lucha además contra las estrecheces económicas pero sigue acogiendo todos los casos desesperados, aunque eso aumente sus dificultades; Malik, musulmán, forma también a futuros cuidadores, jóvenes sin orientación que pueden encontrar un sentido a su vida. El cine de los franceses Olivier Nakache y Éric Toledano es un soplo de aire fresco entre el panorama cinematográfico europeo. Desde su mayor éxito, Intocable, su filmografía ha seguido el mismo itinerario, historias optimistas y con un toque de comedia que no deja de lado completamente el realismo, como se comprueba con Samba o C'est la vie! Ahora con Especiales –Premio del Público en el Festival de San Sebastián– vuelven a entregar una película ejemplar. Por un lado se mantienen fieles a su visión positiva de la vida y por otro se inspiran en hechos reales para ofrecer un relato que resulta inspirador y que desde luego invita al espectador a ser mejor persona. Esta vez los directores franceses adoptan una puesta en escena hiperrealista, de manera que en algunos tramos parecemos asistir a un documental, una especie de crónica periodística de las aventuras solidarias de los protagonistas. En este sentido hay secuencias muy genuinas, como la desesperada búsqueda nocturna de Valentin, en verdad magnífica. Y en una historia coral y deliberadamente abierta como ésta, llevada a buen ritmo, la trama se centra especialmente en las vivencias de cuatro personajes –los jefes de las dos organizaciones (Bruno y Malik), el autista Joseph y el novato cuidador Dylan–, alrededor de los cuales pululan algunos otros secundarios bien trabajados, como la madre de Joseph (sus apariciones son conmovedoras), la joven logopeda del centro o el alegre camarero del bar… Y se vertebra bien una subtrama intrigante sobre la inspección que realiza el Ministerio de Asuntos Sociales acerca de la legalidad de las dos asociaciones. Por encima de otras consideraciones, Especiales es un canto a la solidaridad y a la vida de cada ser humano. Hay mucha virtud y nada de queja, ningún hastío o egoísmo en los trabajadores de esas dos organizaciones, personas corrientes que con enorme paciencia y generosidad dedican su vida a los demás y son capaces hacer milagros con los casos más desesperados. Una labor oscura, difícil y nada glamourosa, que realizan sin alarde alguno, por motivos de pura y compasiva solidaridad, quizá también religiosos. En realidad la película es una gran lección de humanidad y un severo golpetazo al individualismo de las sociedades occidentales. Los actores Vincent Cassel y Reda Kateb están estupendos.

7/10
Llenos de vida

2018 | Place publique

Castro, veterano presentador de programas televisivos, acude con Manu, su chófer, a la fiesta de inauguración de la lujosa casa en las afueras de París de Nathalie, productora que conoce desde hace mucho tiempo, además de hermana de Hélène, su ex mujer, que también está invitada. De la misma forma, acude Nina, hija de ambos, que acaba de escribir un libro de éxito, veladamente inspirado en sus progenitores. Desde que debutó como realizadora con la sobresaliente Para todos los gustos, de 2000, el cine de Agnès Jaoui –hasta entonces sobre todo actriz– no ha perdido interés. Aunque se ha divorciado de Jean-Pierre Bacri, sigue colaborando con él como coguionista y protagonista, junto a ella. Aquí componen una comedia agridulce cuya trama se desarrolla íntegramente durante una celebración en el jardín de un imponente inmueble, lo que trae a la memoria la reciente C’est la vie, con la que tendría muchos puntos en común, sobre todo el papel principal, interpretado en ambas por Bacri, aunque aquí predomina el drama sobre la comedia. Retoman sus temas habituales, como las relaciones entre padres e hijos, la desestructuración familiar, el lado oscuro de la fama, o el trato entre empleados y sus jefes (repiten con la figura de un conductor, como en su ópera prima), y sobre todo las debilidades de la clase alta francesa, y el cinismo de algunos de sus componentes. Pero esta vez se centran en aspectos angustiosos del mundo moderno, como el culto a la juventud, que hoy en día se aprecia mucho más que la experiencia, así como el éxito de los ‘youtubers’ y la falta de privacidad que han traído consigo las nuevas tecnologías, que tienen el poder de destruir a cualquiera o hacerle famoso. Los propios Bacri y Jaoui se lucen, sobre todo porque interpretan a una pareja divorciada, así que sus diálogos muchas veces parece que podrían tener correspondencia en la vida real. Por lo demás, Llenos de vida tiene un reparto muy coral, donde nadie desentona.

6/10
Espèces menacées

2017 | Espèces menacées

Tres familias cuyas vidas se van a cruzar. Joséphine y Tomas se acaban de casar llenos de entusiasmo. Pero tras la radiante alegría de la pareja, los padres de Joséphine van a descubrir pronto una realidad bastante más oscura. Por su lado, Mélanie anuncia a sus padres que espera un hijo, ¡pero el padre no es para nada el yerno ideal! Y en cuanto a Anthony, el estudiante lunático y desgraciado en amores, va a tener que ocuparse de su madre, que se ha vuelto de pronto incontrolable.

Monsieur Chocolat

2016 | Chocolat

Biopic de Rafael Padilla, conocido a nivel artístico como Chocolat, esclavo cubano que, huido a finales del XIX, acepta la propuesta del consagrado payaso Foottit para formar un dúo cómico. Ambos logran triunfar en París con novedosos números que pasaron a la historia circense y fueron imitados hasta la saciedad. Pero a Chocolat le critican por la imagen caricaturesca que ofrece de la raza negra, y también aspira a convertirse en actor serio, lo que le distanciará de su compañero. El habitual actor Roschdy Zem (Days of Glory) dirige con corrección, logrando una cuidada ambientación un tanto irreal pero efectiva, por lo que la interesante historia se sigue con gran atención. Pivota en torno al tema de la discriminación racial, aunque tiene otros puntos de interés, sobre todo en lo relativo a los efectos nefastos de la fama, cuando no se sabe sobrellevar. El especialista en historias de relación entre blanco o blanca y negro Omar Sy, actor de Intocable, se luce componiendo a este personaje que inspiró a Toulouse Lautrec y fue filmado por los hermanos Lumière.  Pero quien verdaderamente roba el film es su ‘partenaire’, James Thierrée, nieto de Chaplin, y que dará que hablar.

6/10
Marguerite et Julien

2015 | Marguerite et Julien

Joven y bonita

2013 | Jeune et jolie

Las andanzas de Isabelle, una joven de 17 años, ritmadas por las cuatro estaciones de un año. La todavía menor de edad vive con su madre Sylvie, su hermano adolescente Victor, y su padrastro Patrick, a su padre biológico lo ve muy de vez en cuando, pues reside en el extranjero. Muy consciente de su belleza física, en verano Isabelle pierde la virginidad, y en otoño se prostituye sin que su familia lo sepa, amasando una respetable suma de dinero. Con la llegada del invierno y la consiguiente primavera, asomarán las consecuencias de estos actos, que hacen temblar, hasta cierto punto, los cimientos del burgués hogar familiar, y se apuntará a una relativa madurez de la chica. François Ozon es un guionista y realizador con oficio, al que le gustan las historias algo retorcidas que exploran las pulsiones oscuras de personajes supuestamente respetables, casi siempre de clase media, y en ellas hace especial hincapié en unas inclinaciones sexuales que se suelen salir de lo convencional. Con este planteamiento sus películas inicialmente mostraron un interés reducido -Bajo la arena, Swimming Pool-, aunque a veces lograba destacar por sus repartos -8 mujeres-, hasta alcanzar un dominio de la puesta en escena que logró su máxima expresión en En la casa, adaptación de la obra de teatro de Juan Mayorga. Con Joven y bonita, sigue su línea de historias extremas con gran carga sexual, donde el virtuosismo narrativo no logra ocultar las carencias antropológicas. Choca desde el principio la personalidad de la protagonista –la hasta hora desconocida Marine Vacht–, que no muestra jamás un rasgo que no sea profundamente egocéntrico, y cuyas motivaciones en su aventura de prostitución nunca quedan del todo claras, más allá de un lánguido aburrimiento y del deseo de experimentar el placer y la aventura, dejando de lado cualquier consideración moral, aquello es puro nihilismo, no hay espacio para la amistad, el amor romántico o familiar, no digamos por otros seres humanos. Y al igual que ocurría en En la casa, a los padres sólo les cabe la sorpresa por la deriva vital que ha tomado su hija, sin un ejercicio serio por interrogarse acerca de cómo las cosas han podido discurrir del modo en que lo han hecho.  

5/10
Populaire

2012 | Populaire

Rose Pamphyle hace honor a su apellido, es una pánfila chica de pueblo, que a finales de la década de los 50 sueña como tantas jovencitas con labrarse una carrera de chicas modernas en la ciudad, trabajando como secretarias. Comenzará a trabajar en el despacho de Louis Échard, a quien fascina por su rapidez como mecanógrafa, aunque sólo utiliza dos dedos. Empeñado en hacerla triunfar en campeonatos de velocidad con máquina de escribir, acepta tenerla como secretaria a pesar de su manifiesto desorden, mientras la prepara para los concursos alojándola en su propia casa, una magnífica mansión. Surge cierta relación de amor-odio, pues él no ha podido olvidar a Marie, la esposa de su mejor amigo, el americano Bob, de quien sigue enamorado y a la que dejó escapar durante la pasada guerra. Simpática y ligera comedia de teléfonos blancos, de humor suave, cuya principal referencia, empezando por los títulos de crédito, y siguiendo por el físico de la pareja protagonista, Romain Duris y Déborah François, son las deliciosas películas de Rock Hudson y Doris Day. El tono de Populaire es amable e idealizado, nada que ver con un mundo estéticamente comparable de colores pastel, el de la cínica serie televisiva Mad Men, cuya mirada a una sociedad donde la mujer trata de abrirse paso laboralmente es muy diferente. Tal vez la película del debutante en el largo Régis Roinsard está estirada en exceso, Populaire incluye demasiadas competiciones de las chicas dándole a la tecla; pero logra crear emoción al estilo del subgénero del drama deportivo, con un encanto y optimismo que se agradecen en tiempos de crisis. La guerra de sexos funciona, igual que los encuentros y desencuentros, las situaciones equívocas de enredo, las relaciones entre personajes, incluido el distanciamiento del padre, o el cariño de la dependienta. Quizá mata algo el romanticismo que impregna Populaire la noche de alcoba, peaje a unos tiempos que no conciben que dos personas enamoradas no acaben en el catre. Pero puede más la delicadeza general, los silencios y comportamientos contradictorios propios de quienes se aman y no saben cómo expresarlo. Además de la pareja protagonista están muy bien los secundarios, donde se reconoce a Bérenice Bejo, que se dio a conocer gracias a The Artist.

6/10
Declaración de guerra

2011 | La guerre est déclarée

Juliette conoce a Roméo. El amor surge a primera vista. Comienzan a convivir. Se aman de verdad. Con el tiempo llega un hijo, Adam. Los días son felices, aunque duros para unos padres primerizos. Pero hay algo más: con el tiempo el niño se comporta de modo raro, llora demasiado, vomita de repente, es incapaz de caminar... Tras unas pruebas médicas, les es revelada una tremenda noticia: Adam tiene un tumor en el cerebro. Segundo largometraje de Valérie Donzelli, tras La reine des pommes. Como en su primera película, además de ponerse tras la cámara, Donzelli escribe y también protagoniza la historia, y cuenta igualmente como compañero de reparto con Jérémie Elkaïm, coautor de guión y con quien la propia Donzelli tiene un hijo en la vida real. Quizá porque hablan de sus propias vidas, ambos componen el matrimonio sufriente de la historia, con inusitada naturalidad y convicción. Sin embargo, en el fondo las actuaciones aquí resultan secundarias, porque el absoluto peso de la película lo lleva la terrible trama. Es demasiado doloroso contar durante dos horas los sufrimientos continuos y las zozobras angustiosas de un matrimonio que experimenta el horror de la enfermedad grave de un hijo de dieciocho meses. Y eso es lo que aquí hay, ni más ni menos. Sinceramente, el atractivo es nulo. Declaración de Guerra es inmisericorde también a la hora de contar los sucesos. Nada es impostado, sino casi terriblemente ordinario (y de ahí su fuerza): pruebas médicas, hospitales, visitas, operación, rutinas diarias, compasión ajena... Y sobrellevar este tipo de vida es una durísima prueba también para el amor. En fin, que se comprende que debido a la naturaleza del argumento es difícil enganchar emotivamente con este film. Y eso que Donzelli narra sin excesos truculentos, con optimismo e incluso rompiendo los moldes con algunos momentos de música y canciones, o usando la narración en tercera persona, al modo que a veces hacía con maestría François Truffaut, como si se tratara de un cuento o una fábula.

5/10
Polisse

2011 | Polisse

La rutina diaria de la Brigada Policial de Menores en París. El film sigue a cerca de una decena de agentes que se ocupan de casos muy variados, muchos relacionados con delitos sexuales, a veces en el ámbito de la propia familia de la víctima, pero también de robos callejeros, incapacidad de los padres para cuidar de los menores. La mirada de Maïwen Le Besco es original, y no sólo porque además de dirigir y firmar el guión se reserva el papel de una fotógrafa, que documenta el trabajo de los policías para el ministerio del interior, sin ser ella agente, lo que permite cierta identificación con el espectador, también por la reserva inicial con que lo ve todo. Resulta también inteligente, y cala, la idea de pintar la vida personal de los policías, que tienen sus problemas: infidelidad, divorcio, discusiones conyugales, estrés, rencillas, impotencia ante los crímenes a los que se enfrentan día a día... Ellos no son ajenos a un caldo de cultivo social, donde abundan los prejuicios, la falta de integración, el sexo omnipresente, la frustración, la ignorancia, las adicciones... un cóctel que lo está cambiando todo y a cuya influencia resulta difícil, por no decir, imposible, sustraerse. Así las cosas, lograr un equilibrio personal y familiar resulta, cuando menos, complicado. Polisse, justo Premio del Jurado en Cannes, tiene la virtud de lograr una fuerte cohesión en su visión caleidoscópica del quehacer policial. Procura ofrecer una mirada objetiva, casi documental, sin juzgar a las personas, y donde domina el pesimismo ante un panorama poco halagüeño, donde crímenes como la pedofilia horrorizan, y en que al bando de “los buenos” también les falta el fundamento sólido que permite resistir sin venirse abajo. El título parece proponer un juego de palabras acerca de cómo suena en francés “policía”, pero también “educado” y “pulido”.

7/10
La llave de Sarah

2010 | Elle s'appelait Sarah

Historia narrada en dos tiempos separados por 60 años. Ambos arrancan inicialmente en París. En 1942, una familia judía es detenida por los gendarmes del gobierno de Vichy, y deportados a un campo de concentración. Dejan escondido en un armario cerrado con llave al niño pequeño, circunstancia que deja especialmente angustiada a Sarah, que tuvo la idea de ocultar así a su hermano. Mientras, en 2002, la periodista americana Julia Jarmond, casada con el francés Bertrand Tézac, prepara un artículo sobre el sexagésimo aniversario de esa redada de judíos, en que para vergüenza francesa no intervinieron los nazis, toda la operación fue orquestada por la gendarmería gala. Julia va a descubrir que el piso al que va a trasladarse con su esposo, fue el lugar donde estuvo emparedado el hermano de Sarah, y que los Tézac tienen alguna relación con su trágico destino. Adaptación de la exitosa novela de Tatiana de Rosnay, hay habilidad en el entrelazamiento de la historia pretérita y la actual, y logra despertar el interés sobre qué fue del niño enclaustrado y de su hermana, y su relación con los acontecimientos presentes. Además se atreve a adentrarse en un tema tabú en Francia, la colaboración del gobierno de Vichy en la deportación de los judíos, de la que es máxima expresión el caso descrito, enmarcado en hechos reales dirigidos por la gendarmería sin intervención nazi. De hecho una opción audaz del film es no mostrar siquiera una esvástica, la presencia de los nazis queda reducida a la mínima expresión. Dicho lo anterior, la película dista de ser perfecta. Aunque cuenta con grandes intérpretes -siempre es una gozada ver actuar a Kristin Scott Thomas-, algunos vericuetos argumentales no quedan bien explicados. Cierta decisión de Sarah no se entiende, y quita validez a los sacrificios que tantas personas han hecho por ella; y, sobre todo, la subtrama de la periodista embarazada es casi más un obstáculo que una ventaja para el conjunto de la película. En efecto, el planteamiento de un aborto por la avanzada edad de ella y su esposo es tremendamente superficial, como si se tratara de una legítima posibilidad desembarazarse del niño en camino; sobre todo en el contexto de una película sobre la tragedia del holocausto, donde se incide precisamente en el terrible destino de criaturas inocentes.

5/10
Hace mucho que te quiero

2008 | Il y a longtemps que je t'aime

Juliette está a punto de salir de la cárcel, donde ha permanecido encerrada quince largos años. Le aguarda fuera su hermana pequeña Léa, que va a acogerla en su casa, donde vive con su marido Luc y dos niñas pequeñas adoptadas vietnamitas, más el suegro que ha perdido el habla. La situación no va a ser fácil de encarar, porque Juliette cometió el más terrible de los asesinatos, y nunca ha hablado de ello con nadie, más allá de admitir su culpabilidad. La reincorporación a la normalidad le cuesta a Juliette. A la hora de buscar trabajo, su acción criminal produce rechazo. Y Luc, pensando sobre todo en sus hijas, tiene miedo de tenerla bajo su techo. No obstante, también la ex presa encuentra comprensión y afecto, además de en su hermana, en el agente de la condicional que sigue su caso, y en Michel, un profesor universitario, compañero de Léa. Sólido debut en la dirección del novelista francés Philippe Claudel, que ya había escrito algún guión para la pantalla, y que vuelve a hacerlo en el caso que nos ocupa. Demuestra el cineasta un gran dominio de la narración, donde se dosifica sabiamente la información acerca de las circunstancias de los distintos personajes. Éstos están muy bien definidos, son de carne y hueso, desde los principales (las dos hermanas, el marido de Léa, Michel, el policía...), que evolucionan de un modo creíble, hasta los más estrictamente secundarios (por ejemplo, y hay muchos más, el director del hospital que piensa en contratar a Juliette, y no se atreve a mirarle a la cara mientras dice vaguedades sin sentido). La película toca muchos palos, y todos muy sabiamente: el problema del sufrimiento, distintos tipos de prisiones, físicas o mentales, la muerte, la soledad, la incapacidad de abrirse al otro, la confianza, la familia como necesario lugar de acogida, el sentido de culpa, la amargura... Como puede verse por la relación de temas, la trama se prestaba a todo tipo de excesos dramáticos, pero Claudel es muy equilibrado y sobrio, lo que da mucha más fuerza a los terribles acontecimientos que se cuentan; además, sabe esporádicamente puntear la trama con algún leve desahogo humorístico, por ejemplo con la niña mayor. El reparto está sensacional, y merecen menciones especiales las dos hermanas, Kristin Scott Thomas, que sabe traslucir tristeza en cada fotograma, y Elsa Zylberstein, y los roles masculinos de Serge Hazanavicius y Laurent Grévill.

7/10
Háblame de la lluvia

2008 | Parlez-moi de la pluie

Agathe Villanova es una reconocida escritora feminista que regresa unos días a su pequeño pueblo natal, en el sur de Francia, un sitio que nunca le gustó y que abandonó en cuanto pudo. Allí ayudará a su hermana a ordenar las cosas de su madre, que falleció recientemente. En el caserón familiar reside una antigua asistenta argelina, Mimouna, y su hijo Karim. Éste decide aprovechar que la famosa Agathe esté de visita para rodar un documental sobre ella, con ayuda de su amiguete Ronsard, un cineasta de medio pelo. Por el cariño que le tiene a Mimouna, Agathe acepta la propuesta. Tercera película dirigida por la actriz francesa Agnès Jaoui, tras Para todos los gustos, y Como una imagen. De nuevo ha coescrito el guión con Jean-Pierre Bacri, y como es habitual, ambos se reservan dos de los papeles principales. El otro papel importante esta vez recae en Jamel Debbouze (el frutero de Amelie), que demuestra una vez más su enorme talento, sobre todo en las secuencias más cómicas. Agnès Jaoui confía mucho en sus intérpretes principales y secundarios, a quienes da ‘mucha cancha’ porque filma casi toda la película a base de planos secuencias muy bien resueltos. Esta cinta es conscientemente más ligera que las anteriores. Aborda asuntos de interés, como la política, las relaciones entre clases sociales, el cine, el feminismo y sobre todo el victimismo, pues sus personajes se sienten injustamente tratados por la vida, aunque no está claro si tienen razón o no. Sin embargo, no parece haber ninguna intención de profundizar en nada. Parece que la cineasta estaba más interesada esta vez en componer un divertimento menor. Le salen eso sí, divertidos momentos cómicos, especialmente los que cuentan el caótico rodaje del documental.

6/10
La resurrección de los muertos

2004 | Les revenants

Un buen día (o malo, según se mire) los muertos más recientes vuelven a la vida. Así que abandonan sus nichos en los cementerios y marchan a los lugares donde se desarrolló su vida. Ocurre en todo el mundo y ni científicos ni teólogos saben explicar el fenómenos. Como es natural, los seres queridos de los resucitados se ven embargados de sentimientos contradictorios pues en algún caso ya se habían hecho a la pérdida, y existe además el miedo a una segunda muerte. El inquietante film es la ‘opera prima’ del francés Robin Campillo.

4/10
La pequeña Lola

2004 | Holy Lola

Pierre y Géraldine no pueden tener hijos. Deciden adoptar un niño y viajan a Camboya, donde les han dicho que pueden hacerse con la custodia legal de un huérfano. Pero allí se enfrentan a una agotadora sucesión de visitas a orfanatos, ministerios y embajadas, una oleada de trámites burocráticos que parece no ir a ningún sitio. En el hotel conocen a muchas parejas francesas en la misma situación. Pasan los días, y la desalentada pareja sufre una aguda crisis matrimonial. Tavernier retoma la preocupación social de cintas como Hoy empieza todo. Y además de describir el drama de los problemas de fecundidad, denuncia la corrupción institucional. Para ello, el cineasta se documentó a fondo, visitando orfanatos e instituciones públicas camboyanas. Además, vuelve a recurrir al excelente actor Jacques Gamblin, presente en Salvoconducto, y se luce en los pasajes en los que la pareja protagonista realiza grabaciones para su futuro hijo.

4/10
La última batalla (2003)

2003 | Monsieur N.

Tras perder la batalla de Waterloo, Napoleón es enviado al exilio, a la isla de Santa Elena, donde sus enemigos piensan que estará lo suficientemente lejos como para no poder reorganizar su ejército. Allí, tramará una última estrategia para vencer la resistencia de sus carceleros. Philippe Torreton, inolvidable protagonista de películas de Bertrand Tavernier, como Capitán Conan y Hoy empieza todo, interpreta a Napoleón Bonaparte, en esta cinta histórica que especula sobre cómo fueron los últimos días del genial estratega militar, el período menos conocido y documentado del personaje. El cineasta y actor Antoine de Caunes logra una convincente ambientación histórica.

4/10
La chica de París

2001 | Une hirondelle a fait le printemps

Sandrine. Una joven informática cuelga los pecés y discos duros, para estudiar agricultura. Su intención es explotar una granja. Encuentra una finca en la aislada meseta de Vercors. Pero su propietario Adrien, un anciano viudo, sólo acepta vender a cambio de permanecer un año allí, hasta encontrar otra casa. La convivencia va a ser difícil, pues Adrien es un manojo de contradicciones. Muy unido a Jean, un amigo, recuerda con ternura a su esposa muerta; pero es incapaz de soportar a las nuevas generaciones. Por ello adopta con Sandrine una actitud distante, y no mueve un dedo por ayudar: cree que ella no aguantará el duro invierno y se irá. El francés Christian Carion coescribe y dirige una emotiva película, que reivindica la vida del campo frente a un estilo de vida urbano y estresante. Y aborda el choque generacional, que no cae en el tópico, insistiendo en los aspectos positivos de veteranía e ímpetu juvenil; la sombra de la muerte, que obliga a Adrien a plantearse cómo aprovechar el resto de su vida (pocas filmes recientes presentan con tanta naturalidad a un personaje rezando); la amistad y la solidaridad; los problemas de comunicación; y la añoranza por la esposa ausente, por el novio con quien no se acaba de concertar el necesario compromiso, reconocimiento a la hermosura del amor humano. Michel Serrault y Mathilde Seigner tienen un magnífico mano a mano actoral, encarnan bien los cambios de humor de sus personajes. La película cala en el deseo de cualquiera de una vida mejor, más plena. El resultado es una bocanada de aire puro, sin contaminar. Ecología pura, vamos.

6/10
Capitanes de abril

2000 | Capitaes de abril

Cine histórico para conocer hechos recientes concernientes a Portugal, nuestro país vecino. La actriz Maria de Medeiros debuta tras la cámara para contarnos cómo la romántica revolución de los claveles terminó con la dictadura de Salazar. Para ellos seguimos al grupo de capitanes que se alzó en armas. En el reparto portugués se puede ver al hispano Fele Martínez.

5/10
Dime que estoy soñando

1998 | Dis-moi que je rêve

Julien, un chico de diecinueve años retrasado mental, vive rodeado de vacas en la granja de su familia, que se plantea enviarle a una institución. El chico muestra un comportamiento infantil poco previsible: igual derrama la leche, que persigue los canarios de los vecinos, o suelta el ganado de los otros granjeros. Además, poco o nada sabe sobre las chicas, el sexo o el amor, entre otras cosas porque nadie le ha preparado en serio para ello.  Cinta francesa llena de personajes estrafalarios, con ideas graciosas como la de la familia al completo tratando de explicar a Julien lo que es un eclipse, y el movimiento de los planetas. Y es que el film incluye oníricas escenas espaciales, de presencia un poquito artificial. La idea es describir los problemas que Julien ocasiona a la familia, y sus esfuerzos por ayudarle y quererle para sobrellevarlos.

5/10
Port Djema

1997 | Port Djema

5/10
For Ever Mozart

1996 | For Ever Mozart

Jean-Luc Godard ambienta esta película en una de sus ciudades predilectas: Sarajevo. En este film una compañía francesa de teatro se propone reprentar en la capital de Bosnia-Herzegovina, pero es capturada y sus miembros son reclouidos como prisioneros de guerra.

5/10
Tierra y libertad

1995 | Land And Freedom

Historia de amor, amistad y heroísmo utópico en el seno de una sección de las Brigadas Internacionales durante la Guerra Civil española. El más brillante filme sobre la guerra civil, a pesar de estar dirigida por un británico. La realización y las interpretaciones son buenas, y transmiten sensación de sinceridad. Además, la visión de Ken Loach resulta bastante crítica e inteligente, a pesar de su habitual militancia política, que no le impide dar una visión cuanto menos interesante del conflicto.

5/10
El siglo de las luces

1992 | El siglo de las luces

Últimos tráilers y vídeos