IMG-LOGO

Biografía

Jody Lee Lipes

Jody Lee Lipes

Jody Lee Lipes

Filmografía
La innegable verdad

2020 | I Know This Much Is True | Serie TV

Thomas Birdsey padece esquizofrenia, hasta el punto de que acaba cortándose la mano derecha con un cuchillo en una biblioteca pública, en lo que él considera "un sacrificio", mientras murmura unos pasajes bíblicos. A su hermano gemelo idéntico Dominick, su tutor legal, el médico le pide autorización para intervenir y reimplantársela quirúrgicamente, pero al final se niega a concederla ante los gritos de Thomas, que asegura que ya es adulto y responsable, y tiene derecho a decidir por sí mismo. Dominick lleva varios años esforzándose por su bienestar, desde la muerte de la madre por cáncer, y ha tenido que lidiar con otros problemas como el fallecimiento de su bebé y que después su esposa le pidiera el divorcio, al tiempo que trata de averiguar la identidad del padre biológico. En la interesante Cruce de caminos, de 2012, el realizador Derek Cianfrance alumbraba la idea de que las miserias que sufre una persona pueden afectar con gravedad a sus descendientes. Reflexiona sobre esta misma premisa en esta adaptación en forma de miniserie de seis capítulos de una novela de Wally Lamb, que él mismo coescribe y dirige. Nada cabe reprochar a su trabajo, la narración se desarrolla a buen ritmo, con una puesta en escena impecable. Tampoco tiene ninguna fisura el reparto, encabezado por Mark Ruffalo que aprovecha que le han asignado un personaje con el que demostrar su inmensa capacidad interpretativa, con muchos traumas, y que tiene que hacer frente a situaciones muy difíciles, y que además le han ofrecido la oportunidad de encarnar también al hermano, con una terrible tara mental. Le secundan muy bien intérpretes de primera categoría, como Melissa Leo, la madre de ambos, Rosie O'Donnell, una trabajadora social, Imogen Poots, novia del protagonista, o Juliette Lewis, traductora a la que éste contrata para traducir un texto en italiano de su abuelo, donde parece estar el origen de la maldición que sufre el clan. Sin embargo, pesa el excesivo fatalismo de la trama. Se agradece que la ficción audiovisual trate sin edulcorar los dramas que sufren los seres humanos, pero aquí se exagera hasta la extenuación; se inicia el primer capítulo contando una tragedia terrible, y después la cosa empeora cada vez más, sin dejar espacio de respiro al espectador. Ya en el episodio segundo, el aluvión de desgracias encadenadas resulta un tanto impostado, y puede desanima a continuar con el siguiente hasta a los espectadores de más aguante. Cabe mencionar que HBO no ha tenido precisamente el don de la oportunidad a la hora de estrenar esta producción, justo cuando la pandemia del coronavirus asola el planeta, lo que no quiere decir que en tiempos más alegres se soporte del todo su pesimismo.

6/10
Un amigo extraordinario

2019 | A Beautiful Day in the Neighborhood

Lloyd Vogel, casado y con un bebé, es un periodista prestigioso pero tremendamente amargado. Cree que Jerry, su padre, se portó muy mal con él en el pasado, y no sólo es incapaz de perdonarle, sino que parece que el resto del mundo debe pagar también esos “platos rotos”. Cuando la editora de la revista Esquire le encarga escribir un perfil para una serie de “Héroes contemporáneos” se revuelve, porque le asignan escribir sobre Fred Rogers. Se trata del popular presentador del programa infantil de la televisión pública “El Vecindario de Mister Rogers”, donde al estilo de “Barrio Sésamo” o “Los Lunnis” se explican a los niños conceptos como el amor, la muerte, la guerra o la ayuda al prójimo. La pareja de guionistas compuesta por Noah Harpster y Micah Fitzerman-Blue, también autores del libreto de Maléfica: Maestra del mal, se han inspirado en un artículo del periodista Tom Junod para ofrecer una mágica y optimista fábula a lo Frank Capra. Y la lleva a la pantalla Marielle Heller, quien vuelve a interesarse por el tema del perdón tras dirigir la también interesante ¿Podrás perdonarme algún día? Y consiguen una película inspiradora, muy humana y nada empalagosa, acerca de la condición humana falible, nadie es perfecto, y de lo fácilmente que nos enredamos ante las dificultades, en vez de superarlas por elevación. Algo a lo que ayuda, de modo extraordinario, algo corriente pero muy valioso, la amistad verdadera. La narración pivota sobre Lloyd y el viaje transformador que le toca realizar, donde la piedra de toque es el auténtico personaje de Fred Rogers, alguien que le desconcierta absolutamente. Porque aparece tan buena persona, brindándole además su amistad, que, piensa cínicamente, no puede ser real, en la televisión debe estar interpretando, y no mostrando de verdad quien es. Algo a lo que Rogers, como buen amigo que se esfuerza en ser, acaba dándole la vuelta, es precisamente Lloyd el que se ha construido una armadura para ocultar a los demás su fragilidad, la relación tóxica con su padre, que contamina todo lo que toca. La relación de Lloyd y Fred está muy bien perfilada, con buenas interpretaciones de Matthew Rhys, que logra humanizar a su personaje para no hacerse totalmente antipático, y de Tom Hanks, que es perfecto para dar vida a una buena persona, que con humildad admite que hace cosas mal, que también se harta y necesita desahogarse, que es de carne y hueso en suma; lo que no impide que se esfuerce en ser mejor cada día, y que se apoye en Dios y en su familia para conseguirlo. En la medida en que comparten cosas, ambos se van haciendo más amigos. La estructura del relato está conseguida, con los encuentros de Lloyd con Fred, y la interactuación entre ellos y los programas que rueda en el plató, donde hay mucho subtexto, como en el caso de la tienda de campaña que Fred no lograr armar solo, una enseñanza muy gráfica de que todos necesitamos ayuda. Resulta inteligente el uso de distintos formatos visuales –el grano y tamaño cuadrado de pantalla para lo que es programa televisivo–, las miniaturas del programa que invitan a ver las cosas con perspectiva, y alguna escena onírica en que Lloyd viene a ser un niño que necesita aprender las lecciones que imparte Rogers. Mientras que las relaciones familiares de Lloyd –con su esposa Andrea y el bebé, y con su padre Jerry– están bien engarzadas en el conjunto, configurando lo que está estropeado y habría que recomponer, y lo que es perfecto pero corre el riesgo de terminar yéndose al garete. Aquí Susan Kelechi Watson y Chris Cooper entregan dos valiosos personajes secundarios, fundamentales en la evolución de Lloyd.

8/10
The Sinner

2017 | The Sinner | Serie TV

Manchester frente al mar

2016 | Manchester by the Sea

Invierno, Massachussets. Arrendado en un pequeño semisótano, Lee Chandler malvive trabajando como fontanero y “arreglalotodo” en varios bloques de pisos. Es hombre trabajador pero de pocas palabras, no muy dado a relacionarse en sociedad. Recibirá una llamada de su pueblo: su hermano Joe acaba de fallecer debido a una enfermedad congénita en el corazón. Le tocará a Lee poner en orden las cosas de su hermano, comunicarle la noticia a su sobrino de dieciséis años, administrar sus propiedades, preparar el entierro, el funeral, etc. Hondísimo y desolador drama familiar entregado con perfección por el guionista y director Kenneth Lonergan, conocido por su estupendo debut tras las cámaras con Puedes contar conmigo. No sale Lonergan de su universo narrativo: los lazos familiares, la muerte, la culpa y las dificultades para reencontrar el rumbo cuando todo se ha hecho añicos. Lo transmite con una película dura, muy dura en su trama argumental, pero ofrecida con una enorme humanidad, con personajes reales, vivísimos, en las antípodas del tópico, a quienes no les cabe más remedio que seguir adelante y afrontar los embates de la vida, a veces verdaderamente trágicos. El sentido del dolor y la desgracia es tan insondable como la inmensidad del océano. Por mucho que lo miremos, que lo contemplemos frente a nosotros, será complicado encontrar las respuestas, tan misterioso es. Visualmente Manchester frente al mar se despliega como un puzle, en donde por medio de un montaje pormenorizado se van intercalando piezas en diferentes tiempos, que responden a las vivencias del pasado del protagonista. Retazos de vida, que surgen como recuerdos, flashes de lo que fue y se evaporó para siempre. Tal cualidad consigue que narrativamente la película sea un prodigio, pues se elude la confusión con maestría, golpea directamente donde quiere y a la vez se logra transmitir la idea de que es imposible intentar abarcar siquiera una gran parte del mundo exterior e interior de las personas. Siempre faltan piezas, pero bastan unos trazos firmes para vislumbrar un retrato. Así, casi es más importante en el film –en presencia y entidad– lo que no se muestra que lo que vemos en pantalla, por ejemplo en la relación entre Lee y su mujer (maravillosa Michelle Williams), sucesos apenas velados pero que sabiamente Lonergan los hace asomar en la prodigiosa escena del encuentro en la calle, de un dramatismo abrumador. Pero también en lo referente a la relación de Lee con su sobrino (estupendo Lucas Hedges) –esa compañía en el dormitorio, esa confesión en la cocina– o con sus amigos, personas buenas que siempre están ahí, con el hombro preparado en el momento malo. En el plano interpretativo, lo que hace Casey Affleck (Adiós pequeña adiós) con Lee Chandler es asombroso, angustiante. Faltan adjetivos para definir una verosimilitud tan perfecta. Pocas veces el Oscar sería un premio tan justo. A la pericia narrativa hay que añadir también la excelente puesta en escena y el acierto en las bellas localizaciones en la costa de Massachussetts, donde parece que las heridas no pueden empezar a cerrar hasta que llega el sol para calentar la tierra. Y funciona la potente inclusión de una reconocible banda sonora de calidad –Händel, Albinoni, Massenet, etc.–, que ayuda a digerir esas bellas imágenes contemplativas cuando acechan los instantes más trágicos y el espectador sólo puede tragar saliva. No estamos lo que se dice ante una película alegre, más bien todo lo contrario. Sencillamente hay cosas que no se pueden superar. Y por eso, es cierto, se le puede achacar al director neoyorquino haber llevado la historia hasta el extremo de la aflicción, dejando muy poco hueco para respirar. Y también que el recurso a la trascendencia, tan humano en ciertos casos, pase de puntillas. Sin embargo, pese a todo, Lonergan no hace una retrato sombrío de la existencia –incluso se permite algún momento cómico (o tragicómico)–, más bien parece subrayar algo que ya es claramente capital en su filmografía: pase lo que pase queda la familia, ella es el cabo fuerte, seguro, al que hay que agarrarse para mantenerse cuerdos. Es un comienzo.

7/10
Y de repente tú

2015 | Trainwreck

Amy se resiste al compromiso. Prefiere compartir las noches con desconocidos a los que manda enseguida a su casa, para que no se queden a dormir, se burla de su hermana porque ha formado una familia. Pero cuando su jefa en la revista para la que trabaja la manda a escribir un artículo sobre Aaron Conners, un médico deportivo, acaba enamorándose de él y replanteándose su estilo de vida. Judd Apatow dirige a la peculiar cómica televisiva Amy Schumer, ultrafamosa en Estados Unidos, que debuta como escritora de largometrajes. Se incorpora así a la galería de colaboradores del realizador, tras haber asomado la cabeza en la serie producida por él Girls. El libreto juega a la subversión de roles pues la protagonista se comporta tradicionalmente como un hombre mujeriego. Encaja muy bien en la filmografía del responsable de Lío embarazoso, pues abunda el humor de trazos gruesos, pero en el fondo subyacen reflexiones sobre el miedo al compromiso del mundo actual, en el caso de una mujer fuerte e independiente, pero que también tiene sus necesidades afectivas. Tiene cierta gracia la siempre sobresaliente Tilda Swinton encarnando con mucho maquillaje y grandes dosis de exageración a la jefa del protagonista, y también el luchador John Cena, como novio cachas y descerebrado. Algunas de sus referencias al mundo del deporte y la cultura popular funcionan, especialmente los cameos de figuras del baloncesto como Lebron James o el cine, como Daniel Radcliffe, Marisa Tomei y Matthew Broderick. Desentonan sin embargo la histriónica protagonista, y su acompañante masculino, el también cómico Bill Hader. Además, Apatow siempre se alarga y los 125 minutos de metraje se antojan excesivos para este tipo de producto.

4/10
Girls

2012 | Girls | Serie TV

Las andanzas de cuatro amigas veinteañeras bastante desnortadas. Hannah aspira a convertirse en escritora, sus padres ya no le pagan sus gastos, y tiene relaciones sexuales esporádicas con Adam. Comparte piso con Marnie, galerista, que parecía tener una estupenda relación con su novio, pero no es oro todo lo que reluce. Completan el grupo dos primas muy distintas, una pasota y descarada, la otra de carácter rarito. Serie creada por Lenna Dunham –también protagonista, pues ella es Hannah–, que cuenta con el padrinazgo de Judd Apatow. Con episodios de apenas media hora, de acentos tragicómicos, cuenta con algunos fans acérrimos. Aunque las historias están bien escritas, y pueden ser representativas de la mirada cínica y utilitaria de algunos urbanitas narcisistas de vuelta de todo, sorprende su enorme crudeza desamorada, también en lo sexual: las chicas no tiene ningún pudor y hablan sin cortarse de sus hábitos de alcoba, perversiones incluidas.

5/10
Martha Marcy May Marlene

2011 | Martha Marcy May Marlene

Martha vive en un precario equilibrio mental tras su experiencia comunitaria en una extraña secta. Con intención de volver a la normalidad acude a su hermana Lucy, de la que estaba distanciada, pero ella y su cuñado, que ignoran todo lo que ha pasado Martha, tienen dificultades para hacerse cargo de su estado y prestarle ayuda. Y es que en la cabeza de Martha realidad, ilusión y recuerdos no se diferencian demasiado.Martha Marcy May Marlene es la típica cinta que encaja en ese concepto amplio del cine "indie", no en balde acudió a Sundance donde Sean Durkin fue considerado mejor director, y en el reparto podemos distinguir a John Hawkes, que llamó la atención el año anterior con la también película independiente Winter's Bone.Aunque la cinta tiene interés, resulta a ratos un tanto abstrusa y ambigua, quizá con la intención de provocar en el espectador sentimientos de zozobra. En cualquier caso vale la pena destacar el sorprendente trabajo de la protagonista, Elizabeth Olsen.

5/10
Afterschool

2008 | Afterschool

The Sinner

2017 | The Sinner | Serie TV

Girls (2ª temporada)

2013 | Girls | Serie TV

En esta temporada, Hannah sigue adelante con sus actividades de escritura y comienza a ver a alguien nuevo, pero su entusiasmo es moderado por la responsabilidad que siente por su actual ex, Adam, (Adam Driver), que está convaleciente tras ser atropellado por un camión en el final de la primera temporada. Decepcionada por el trabajo y todavía sola después de dejarlo con Charlie (Christopher Abbott), Marnie (Allison Williams) necesita, más que nunca, a su mejor amiga y antigua compañera de habitación, pero una persistente incomodidad y algunos giros sorprendentes, tendrán lugar entre ellos.

Girls

2012 | Girls | Serie TV

Las andanzas de cuatro amigas veinteañeras bastante desnortadas. Hannah aspira a convertirse en escritora, sus padres ya no le pagan sus gastos, y tiene relaciones sexuales esporádicas con Adam. Comparte piso con Marnie, galerista, que parecía tener una estupenda relación con su novio, pero no es oro todo lo que reluce. Completan el grupo dos primas muy distintas, una pasota y descarada, la otra de carácter rarito. Serie creada por Lenna Dunham –también protagonista, pues ella es Hannah–, que cuenta con el padrinazgo de Judd Apatow. Con episodios de apenas media hora, de acentos tragicómicos, cuenta con algunos fans acérrimos. Aunque las historias están bien escritas, y pueden ser representativas de la mirada cínica y utilitaria de algunos urbanitas narcisistas de vuelta de todo, sorprende su enorme crudeza desamorada, también en lo sexual: las chicas no tiene ningún pudor y hablan sin cortarse de sus hábitos de alcoba, perversiones incluidas.

5/10

Últimos tráilers y vídeos