IMG-LOGO

Biografía

Kevin Willmott

Kevin Willmott

Kevin Willmott

Premios: 1 Oscar

Oscar
2019

Ganador de 1 premio

Filmografía
Da 5 Bloods: Hermanos de armas

2020 | Da 5 Bloods

Paul, Otis, Eddie y Melvin, cuatro veteranos afroamericanos, ex combatientes en Vietnam, regresan en la actualidad, por así decir, al “lugar del crimen”, es decir, al lugar donde les tocó librar una guerra que no era la suya, pero en la que forjaron lazos de hermandad. El objetivo declarado es recuperar los restos mortales de un compañero caído en combate, Tormenta Norman, camarada que les supo inculcar humanidad en medio de un infierno donde no era fácil recordar normas morales. Pero también desean apropiarse de un cargamento de lingotes de oro, auténtico tesoro con el que iban a pagar a los aliados vietnamitas, que escondieron en un recóndito lugar de la jungla; de algún modo se trata de cobrarse la deuda que Estados Unidos tiene con la población negra, a la que antaño esclavizó y ahora sigue maltratando. Les acompaña David, hijo de Paul, con el deseo de reverdecer los lazos familiares. La vuelta en tan singulares circunstancias despierta todo tipo de fantasmas que habían permanecido enterrados en sus mentes, la heridas de la guerra, definitivamente, no han cerrado, agravadas además por el sentimiento de desarraigo, de no acabar de pertenecer del todo a Estados Unidos por al color de la piel. Spike Lee vuelve a colaborar con Kevin Willmott tras Infiltrado en el KKKlan en la escritura del libreto de Da 5 Bloods: Hermanos de armas, tarea en la que también se empeñan Danny Bilson y Paul De Meo, conocidos por idear tramas para videojuegos y por Rocketeer. El combativo director vuelve a traer a colación la cuestión de la discriminación racial y la integración de los negros en la sociedad americana, a veces con recursos formalmente atrevidos, como el inserto de fotografías de personajes auténticos que pueden ser inspiradores, o un clip de un mitin del presidente Trump donde tiene a un afroamericano detrás. Eso sí, suaviza algo el tono crispado y antipático de antaño, e incluso parece inspirarle más cierto planteamiento espiritual –oraciones y citas bíblicas incluidas– y las menciones de Martin Luther King. Se revela muy eficaz en los flash-backs, donde el cambio de formato de pantalla tiene su encanto. Resulta curioso detectar influencias variadas fílmicas, que funcionan bien. El viaje a las profundidades de la selva remite a veces a Apocalypse Now, y no solo porque recurre a Wagner, también por los rasgos crecientes de locura en Paul, que hacen pensar en el coronel Kurtz, o el encuentro con la francesa que ayuda a los activistas antiminas. La ceguera que provoca el oro remite a un clásico entre clásicos, El tesoro de Sierra Madre, y en fin, muchos títulos podrían mencionarse en relación a la tensión que produce la posible explosión de una mina. El film presenta muchos personajes con distintos conflictos, y sabe pintar una curiosa realidad multicultural, donde hay espacio para empresarios avariciosos, veteranos con sus secuelas, choque generacional, activistas de ONGs y pinceladas de la población local vietnamita, donde caben estupendos actores afroamericanos (Delroy Lindo, Jonathan Majors, Clarke Peters, Norm Lewis, Isiah Whitlock Jr., Chadwick Boseman), europeos (Jean Reno, Mélanie Thierry, Paul Walter Hauser, Jasper Pääkkönen,) y vietnamitas (Johnny Trí Nguyễn, Lê Y Lan, Nguyễn Ngọc Lâm, Sandy Hương Phạm).

6/10
Infiltrado en el KkKlan

2018 | BlacKkKlansman

Años 70, siglo XX. Ron Stallworth entra a trabajar como policía en Colorado Springs (Colorado), en donde muy pronto demuestra su valía en una investigación sobre el incipiente movimiento Black Power, en donde entablará amistad con la líder Patrice Dumas. Pero Stallworth es un tipo inquieto y, dispuesto a sacar partido a su estado de agente de campo, se lanza al que es verdaderamente su objetivo: el Ku Klux Klan. Contactará con el grupo que hace llamarse la “Organización” y concertará entonces una cita con ellos para ser admitido. El problema es que Stallworth es negro, por lo que otro compañero detective, Flip Zimmerman, se hará pasar por él. Adaptación de las andanzas reales de Ron Stallworth, recogidas en su libro de memorias, a cargo del prestigioso cineasta Spike Lee, un director cuya filmografía tiene muy presente el tema del racismo en Estados Unidos, como puede verse en filmes como Malcolm X o La marcha del millón de hombres, por citar dos títulos emblemáticos. También se siente a gusto con esta historia ambientada en esa época setentera en donde el renacer del Ku Klux Klan y la segregación encontraba oposición en el activismo del Black Power y en el movimiento en favor de los derechos civiles emprendido años antes por Matin Luther King. Ante una película cuyo argumento trata un tema tan serio como es el racismo y la violencia, lo primero que llama la atención de Infiltrado en el KkKlan es el tono que adopta Lee. No se puede decir que sea una comedia al uso, pero la atmósfera y la actitud de los personajes están más cerca de ese género que del drama violento de tintes trágicos. El talento de Spike Lee es que esa decisión no resta fuerza a la historia, ni le impide ser realista en su dibujo de los hechos. En este sentido, el film es contundente contra la injusticia histórica cometida contra la población negra, expresada en esa escena memorable en donde por acciones paralelas asistimos por un lado al ritual del Klan (con la película El nacimiento de una nación como telón de fondo) y por otro al espeluznante relato de un linchamiento narrado por el activista Jerome Turner (Harry Belafonte). Pero, en contraste, en ese clima hostil resulta un acierto el retrato que se hace de la policía, con los dos compañeros en primer lugar –Ron y Flip–, unos tipos de una pieza que evitan entrar al juego del odio o la venganza y donde el equilibrio emocional es el que precisamente les facilita hacer seriamente su trabajo, enfrentándose para ello a unos individuos de escasa calidad humana. Está claro que Lee prefiere ridiculizar a los racistas sin miramientos, a los que no pinta precisamente como unos lumbreras, tanto en su vertiente política como en su lado más violento, véanse las divertidas escenas de la fotografía con David Duke o la de la trampa al oficial de policía. Apoyada en una magnífica atmósfera sesentera –incluida la banda sonora de Terence Blanchard, habitual de Lee– y al margen del tema de fondo, la trama es entretenida y el hilo principal se sigue con el interés de una investigación policial al uso, en donde hay que destacar la labor actoral. Como protagonista Lee ha escogido a un actor desconocido pero de memorable apellido, pues John David Washington no es otro que el hijo de Denzel Washington, un actor que forjó los comienzos de su carrera precisamente de la mano de Spike Lee (Cuanto más, mejor). Visto lo visto, el progenitor puede sentirse orgulloso de su retoño. Acompaña al joven Washington un estupendo Adam Driver, que le saca enorme partido a ese ademán suyo tan lacónico y panoli, no precisamente incompatible con la inteligencia y la valentía.

6/10
Chi-Raq

2015 | Chi-Raq

C.S.A.

2004 | C.S.A: The Confederate States of America

Originalísima propuesta que en forma de falso documental especula sobre lo que habría ocurrido si el bando sudista hubiese ganado la célebre batalla de Gettysburg, y por extensión la Guerra Civil americana. Dos historiadores, un norteamericano y una canadiense negra, examinan las sorprendentes consecuencias. Estados Unidos sería conocido como los Estados Confederados de América (C.S.A.), mientras que su bandera sería la famosa insignia del sur. El presidente Lincoln se habría convertido en un proscrito perseguido por la ley. Por tanto, la esclavitud nunca habría sido abolida. El film repasa numerosas imágenes racistas de anuncios y productos del mercado, que en realidad son auténticas. Queda así una sutil crítica a determinadas actitudes racistas de la sociedad estadounidense real, que recuerda a Bamboozled, un documental de Spike Lee.

4/10
C.S.A.

2004 | C.S.A: The Confederate States of America

Originalísima propuesta que en forma de falso documental especula sobre lo que habría ocurrido si el bando sudista hubiese ganado la célebre batalla de Gettysburg, y por extensión la Guerra Civil americana. Dos historiadores, un norteamericano y una canadiense negra, examinan las sorprendentes consecuencias. Estados Unidos sería conocido como los Estados Confederados de América (C.S.A.), mientras que su bandera sería la famosa insignia del sur. El presidente Lincoln se habría convertido en un proscrito perseguido por la ley. Por tanto, la esclavitud nunca habría sido abolida. El film repasa numerosas imágenes racistas de anuncios y productos del mercado, que en realidad son auténticas. Queda así una sutil crítica a determinadas actitudes racistas de la sociedad estadounidense real, que recuerda a Bamboozled, un documental de Spike Lee.

4/10

Últimos tráilers y vídeos