IMG-LOGO

Biografía

Maddie Corman

Maddie Corman

50 años

Maddie Corman

Nació el 15 de Agosto de 1970 en Manhattan, Nueva York, EE.UU.
Filmografía
Un amigo extraordinario

2019 | A Beautiful Day in the Neighborhood

Lloyd Vogel, casado y con un bebé, es un periodista prestigioso pero tremendamente amargado. Cree que Jerry, su padre, se portó muy mal con él en el pasado, y no sólo es incapaz de perdonarle, sino que parece que el resto del mundo debe pagar también esos “platos rotos”. Cuando la editora de la revista Esquire le encarga escribir un perfil para una serie de “Héroes contemporáneos” se revuelve, porque le asignan escribir sobre Fred Rogers. Se trata del popular presentador del programa infantil de la televisión pública “El Vecindario de Mister Rogers”, donde al estilo de “Barrio Sésamo” o “Los Lunnis” se explican a los niños conceptos como el amor, la muerte, la guerra o la ayuda al prójimo. La pareja de guionistas compuesta por Noah Harpster y Micah Fitzerman-Blue, también autores del libreto de Maléfica: Maestra del mal, se han inspirado en un artículo del periodista Tom Junod para ofrecer una mágica y optimista fábula a lo Frank Capra. Y la lleva a la pantalla Marielle Heller, quien vuelve a interesarse por el tema del perdón tras dirigir la también interesante ¿Podrás perdonarme algún día? Y consiguen una película inspiradora, muy humana y nada empalagosa, acerca de la condición humana falible, nadie es perfecto, y de lo fácilmente que nos enredamos ante las dificultades, en vez de superarlas por elevación. Algo a lo que ayuda, de modo extraordinario, algo corriente pero muy valioso, la amistad verdadera. La narración pivota sobre Lloyd y el viaje transformador que le toca realizar, donde la piedra de toque es el auténtico personaje de Fred Rogers, alguien que le desconcierta absolutamente. Porque aparece tan buena persona, brindándole además su amistad, que, piensa cínicamente, no puede ser real, en la televisión debe estar interpretando, y no mostrando de verdad quien es. Algo a lo que Rogers, como buen amigo que se esfuerza en ser, acaba dándole la vuelta, es precisamente Lloyd el que se ha construido una armadura para ocultar a los demás su fragilidad, la relación tóxica con su padre, que contamina todo lo que toca. La relación de Lloyd y Fred está muy bien perfilada, con buenas interpretaciones de Matthew Rhys, que logra humanizar a su personaje para no hacerse totalmente antipático, y de Tom Hanks, que es perfecto para dar vida a una buena persona, que con humildad admite que hace cosas mal, que también se harta y necesita desahogarse, que es de carne y hueso en suma; lo que no impide que se esfuerce en ser mejor cada día, y que se apoye en Dios y en su familia para conseguirlo. En la medida en que comparten cosas, ambos se van haciendo más amigos. La estructura del relato está conseguida, con los encuentros de Lloyd con Fred, y la interactuación entre ellos y los programas que rueda en el plató, donde hay mucho subtexto, como en el caso de la tienda de campaña que Fred no lograr armar solo, una enseñanza muy gráfica de que todos necesitamos ayuda. Resulta inteligente el uso de distintos formatos visuales –el grano y tamaño cuadrado de pantalla para lo que es programa televisivo–, las miniaturas del programa que invitan a ver las cosas con perspectiva, y alguna escena onírica en que Lloyd viene a ser un niño que necesita aprender las lecciones que imparte Rogers. Mientras que las relaciones familiares de Lloyd –con su esposa Andrea y el bebé, y con su padre Jerry– están bien engarzadas en el conjunto, configurando lo que está estropeado y habría que recomponer, y lo que es perfecto pero corre el riesgo de terminar yéndose al garete. Aquí Susan Kelechi Watson y Chris Cooper entregan dos valiosos personajes secundarios, fundamentales en la evolución de Lloyd.

8/10
Wonder Wheel

2017 | Wonder Wheel

Woody Allen en su versión más pesimista de los últimos años. Sin llegar a los extremos de Blue Jasmine ni a los existencialismos de Match Point y conservando cierto aire de historia ligera el genio neoyorquino vuelve a insistir en que la felicidad es imposible de alcanzar. El amor, el matrimonio, los hijos, los sueños artísticos, todo acaba tocado por el infortunio. Tan pronto estamos arriba y la existencia parece un cuento de hadas, como un momento después respiramos a ras de suelo y la frustración reina por doquier. Es la “maravillosa” rueda de la vida. Coney Island, años 50. Ginny, guapa cuarentona, casada y con un hijo de un matrimonio anterior, trabaja en un restaurante del parque de atracciones. Su vida ha perdido el color, siente que es un fracaso, sus sueños de ser actriz se esfumaron y el amor por su marido, un hombre bonachón pero tendente a la bebida y a los arrebatos violentos, es prácticamente inexistente. Por si fuera poco su pequeño hijo se ha convertido en un pirómano incontrolable. Sin embargo, dos hechos cambiarán la rutina de Ginny: se enamorará de un atractivo socorrista mucho más joven que ella y su cuñada Carolina se presentará en su casa buscando un lugar donde vivir. No estamos ante la mejor versión de Allen, pero aun así cuántas virtudes tiene Wonder Wheel. Muestra el director de Manhattan su inmenso talento narrativo, introduciendo el relato en boca de uno de los protagonistas, el socorrista Mickey, recurso ficticio que él maneja con una perfección extraordinaria. Logra así –como, por otra parte, es habitual en él– una gran fluidez en el desarrollo del guión, al tiempo que le sirve para introducir numerosas referencias literarias al hilo de las ínfulas de escritor del socorrista, fascinado por la obra del dramaturgo Eugene O'Neill, un autor no precisamente optimista acerca de las relaciones humanas, por decirlo suavemente. La película se ve/lee entonces como una pequeña gran tragedia familiar, en donde poco importa si la desgracia la buscamos nosotros mismos o es el destino quien entra en escena. La ambientación del film es sobresaliente, presidida en todo momento por un tratamiento fotográfico exquisito y que aporta una brillante tonalidad miel que tiñe el conjunto de una nostalgia casi irreal. No sería nada extraño que Vittorio Storaro se hiciera con su cuarto Oscar. A eso hay que sumar la eficiente banda sonora compuesta por canciones de época y la puesta en escena playera, luminosa, festiva, paradoja perfecta para la historia de infortunio que entrega Allen. Y no del todo se abandona la comedia, con la sorprendente introducción en la trama de los dos lugartenientes del mismísimo Tony Soprano, Steve Schirripa y Tony Sirico, los míticos Bobby y Paulie de la serie. Por primera vez trabaja con Woody Allen la gran Kate Winslet y desde luego su excelente composición es extraordinaria, el "alma mater" de la película, aunque su rol no sea demasiado agradecido, un poco al estilo de la Cate Blanchett del film citado más arriba; también está magnífico James Belushi en el papel de su marido. Menor presencia tienen Justin Timberlake y Juno Temple.

6/10
Querido diario tonto

2013 | Dear Dumb Diary

Kelly es una niña de 13 años que asiste al instituto Mackeral y que escribe en su diario cada nueva aventura y cada pequeña peripecia que le sucede, normalmente en compañía de su mejor amiga Isabella. Adaptación televisiva de la novela "Dear Dumb Diary" de Jim Benton, apta para toda la familia.

4/10
The Treatment

2006 | The Treatment

Jake Singer (Chris Eigeman) es un joven solitario que asiste a una terapia con el doctor Morales (Ian Holm). Allí conoce a la rica y viuda Allegra Marshall (Famke Janssen), quien le hará ver la vida de otra manera. Comedia romántica sin nada nuevo que ofrecer, pero con una buena química entre los protagonistas. Demuestra que, en muchos casos, las casualidades pueden cambiar tu vida.

5/10
Jenifer

2001 | Jenifer

Sentido biopic que recoge la triste historia de la productora teatral de Nueva York Jenifer Estess, a la cual le fue diagnosticada una terrible enfermedad a la edad de 34 años. Se trata del llamado Mal de Lou Gehrig, una disfunción neurológica que acaba en la muerte. Al recibir la noticia y saber que le quedaban como mucho cinco años de vida, ella y sus hermanas Valerie y Meredith pusieron en marcha el denominado Project ALS, con el fin de potenciar esfuerzos para encontrar una cura de la enfermedad. La película, producida para la televisión y conocida también por el título "The Jenifer Estess Story", está dirigida con emotividad por Jace Alexander. Y llama la atención la cantidad de rostros conocidos que se reúnen en pantalla. Excelente trabajo de la protagonista Laura San Giacomo (Sexo, mentiras y cintas de vídeo).

5/10
Boys

1996 | Boys

John Baker, estudiante universitario, encuentra el cuerpo inconsciente de una mujer cerca de su dormitorio. Cuando lleva a la extraña y misteriosa joven a su cuarto, descubre que se llama Patty Vare, pero la chica rehúsa ir a un hospital y pronto queda claro que está ocultándose de algo. Pronto la relación entre Patty y John crece, hasta el punto de que él hará todo lo posible por protegerla de su enigmático pasado. Discreto film juvenil interpretado por los entonces jovencitos en alza Winona Ryder y Lukas Haas. El aura de misterio no oculta sin embargo a  unos personajes planos, con escaso carisma.

4/10
My New Gun

1992 | My New Gun

Debbie y Gerald llevan una vida de lo más apacible hasta que deciden incorporar un arma a su familia. Desde que la adquieren todo cambiará radicalmente. Un cambio en el que también influirá de manera determinante su peculiar vecino Skippy. En el terreno personal también estaba a punto de cambiar la vida de la protagonista de esta cinta, Diane Lane. Sólo un año después del estreno de My New Gun, ella y el que fuera su marido, Christopher Lumbert, fueron padres de una niña, Eleonora.

4/10
Deslices de juventud

1985 | Seven Minutes in Heaven

Natalie es una estudiante que se queda sola en casa cuando su padre sale de viaje de negocios. Su buen amigo Jeffrey tiene problemas con su padrastro por lo que se instala en casa con Natalie. Esta situación dará pie a todo tipo malentendidos pues, por otro lado, Natalie inicia una relación con un buen amigo de Jeffrey. Protagoniza esta comedia de enredo para adolescentes una quinceañera Jennifer Connelly. A pesar de su juventud, no fue el primer trabajo de la actriz quien debutó en el cine un año antes con Érase una vez en América.

4/10

Últimos tráilers y vídeos