IMG-LOGO

Biografía

Maria Doyle Kennedy

Maria Doyle Kennedy

55 años

Maria Doyle Kennedy

Nació el 25 de Septiembre de 1964 en Clontarf, Dublín, Irlanda
Filmografía
Expediente Warren: El caso Enfield

2015 | The Conjuring 2: The Enfield Poltergeist

Otro caso para los Warren, dos personajes reales, Ed, demonólogo reconocido por el Vaticano sin estar ordenado sacerdote, y su esposa, Lorraine, clarividente. Reconstruye uno de los auténticos casos que atendieron en los 70, pero no uno cualquiera, sino el que pasa por ser el más documentado de la historia. En Enfield, precioso barrio del norte de Londres, reside Peggy Harper, madre divorciada con cuatro niños. Los pequeños empiezan a notar fenómenos extraños, aseguran que alguien extraño ha entrado, o se despiertan en mitad de la noche aterrorizados, hasta que ella misma puede comprobar que los objetos se mueven solos. Avisa a la policía que salvo constatar que dice la verdad poco puede hacer. Se requiere la ayuda de los expertos… Tras una pausa para probar fortuna en el campo del cine de acción, con la bien resuelta Fast & Furious 7, el realizador (atención, nacido en Malasia, con ascendencia china, de nacionalidad australiana y residente en Estados Unidos) James Wan regresa por todo lo alto al terror, el terreno que mejor se le da, como ha demostrado en títulos como la violenta y extrema Saw, y las más clásicas Insidious, Insidious 2 y Expediente Warren (The Conjuring). Aquí asombra de nuevo su capacidad para crear una atmósfera sugerente e inquietante: gracias a su dominio de los sustos, con los que deja poca tregua al respetable, se llega a tener la sensación de estar subido en la montaña rusa. Pocos lo consiguen en el cine actual, quizás M. Night Shyamalan en sus buenos tiempos… No ofrece nada nuevo con respecto a la primera parte, e incluso se alarga más de la cuenta, con alguna escena un poco discutible, como aquélla en la que Ed imita a Elvis Presley con la guitarra, un tanto forzada. Pero el realizador sabe lo que hace, al tomarse su tiempo para presentar a la nueva familia, y el espectador acaba preocupándose por lo que le ocurre. Por su parte, los guionistas Chad y Carey Hayes, artífices de la primera entrega, apoyados por el realizador y por David Leslie Johnson (La huérfana), mantienen algo de fondo, en torno a la fe y el escepticismo y la fortaleza que otorga la unidad familiar. No falla el reparto, sobre todo Vera Farmiga, que conmueve repitiendo como Lorraine, enfrentada al mal y a sus propios demonios. También cumplen Patrick Wilson (su marido), Frances O'Connor (la madre), una recuperada Franka Potente (investigadora de lo oculto), el español especializado en criaturas Javier Botet, así como los jóvenes que dan vida a los hermanos.

6/10
Sing Street

2015 | Sing Street

El talento, o se tiene, o no se tiene. Al irlandés John Carney no le falta en absoluto. En 2007 encandiló nada menos que a Bob Dylan y Steven Spielberg con una pequeña gran película de actores desconocidos, Once, que aunaba música y emociones en feliz maridaje. Seis años después probó con Begin Again que aquello no había sido flor de un día, aunque esta vez acudió a un reparto de intérpretes populares, y alguna declaración extemporánea –llegó a pedir perdón por lo dicho sobre la actriz principal– dio a entender que se encontraba más cómodo en una película donde los oropeles de la popularidad no tuvieran tanta presencia. Se entiende pues que Sing Street conecte más con Once, aunque se nota que el presupuesto es holgado, para empezar porque entre otros, en la producción ha contado con los hermanos Weinstein. Hasta podría entenderse que la inclusión de una escena homenaje a Regreso al futuro, además de un guiño, es una cita velada a esa pugna personal entre las películas pequeñas en las que no existe tante presión, y las propiciadas por los grandes estudios. Sing Street rezuma nostalgia por todos sus poros. Ambientada en el Dublín de los 80, en plena crisis económica, sigue los pasos de Conor, un adolescente, el menor de tres hermanos, con unos padres que discuten mucho y problemas pecuniarios. Ello ha obligado el cambio de Conor a un modesto colegio masculino, llevado por los hermanos cristianos, que imponen una férrea disciplina algo desagradable. Chico resuelto, Cosmo está decidido a ligar con Raphina, por lo que monta una banda de música con otros compañeros, Sing Street, y la invita a aparecer en videoclip que pretenden grabar. La complicada adolescencia. Los amigos. El abusón. El primer amor, quizá, el gran amor. La época de soñar en grande, de los proyectos e ilusiones. Y de las primeras colisiones con la dura realidad: obstáculos, comportamientos irracionales, decepciones... Los padres, presencia y ausencia, el no-entendimiento, la pena. Los hermanos. Carney, que dirige y firma el guión en solitario, maneja maravillosamente estos temas. Por supuesto también en las canciones, que se funden en lo que se cuenta, y donde ha vuelto a contar con la voz de colaboradores de otras ocasiones, como Glen Hansard y Adam Levine; además cuenta con canciones de grupos y cantantes que inspiran a los chicos de la banda, The Cure, The Jam, The Blades, o sirven para bromear, Genesis y Phil Collins. Por la cuestión dublinesa y la época, el film podría hacer pensar en The Commitments, de Alan Parker. Aunque Carney, aun tocando temas serios y de calado, evita ser deprimente –toda la narración está salpicada de momentos amables y de suave humor– o hacer sangre con el hecho de que las cosas no sean a veces como uno quisiera, domina la esperanza y la visión romántica, la idea de que uno puede conseguir aquello que se propone, pero claro, hay que intentarlo. Esto puede advertirse en el resentimiento que aflora hacia los errores del catolicismo irlandés, plasmados en el colegio y algún comentario, aunque la escena idealizada de Regreso al futuro podría hacer pensar, al igual que con otros personajes, en un cura director del colegio más "molón", capaz de dar volteretas e impartir bendiciones en plan “cool”. El protagonista Ferdia Walsh-Peelo, que canta varias de las canciones, debuta en la pantalla, y lo hace muy bien. La cámara quiere también a Lucy Boynton, la chica de la que está enamorado, y también una desconocida, las escenas de ambos funcionan bien. También resulta muy ajustado el resto del reparto.

8/10
El destino de Júpiter

2014 | Jupiter Ascending

Jupiter Jones perdió a su padre, un hombre que miraba a las estrellas con su telescopio, antes de nacer, por culpa de unos asaltantes. Años después, su modesta familia, con ascendientes rusos, se gana la vida limpiando casas, ella se emplea a fondo con su escobilla de limpiar inodoros. Pero resulta que en realidad tiene sangre principesca, y es pieza clave "su majestad" de las luchas de poder que ocurren precisamente en el planeta Júpiter, donde una dinastía de tiranos capitaneados por Balem Abrasax aguardan su cosecha de humanos, cuyo material genético les procura el bien más precioso del universo, el tiempo, con lo que se acercan bastante a su deseo de vivir eternamente. Con la ayuda de Kaine Wise, una especie de hombre lobo que perdió sus alas o algo así, Jupiter se implica en una lucha inesperada por salvar no sólo a su familia, sino a la Tierra entera. Quedan lejanos, muy lejanos, los tiempos en que Andy y Lana (antes Larry) Wachowski hicieron historia con un, ya, clásico de la ciencia ficción Matrix. Las secuelas firmadas por los ahora autodenominados "The Wachowskis" aún se dejaban ver, pero el declive fue evidente con lo que vino después, Speed Racer y El atlas de las nubes, y se confirma con esta apabullante pero hueca y tediosa muestra de ciencia ficción. Con trama y emociones de nulo interés, e interpretaciones acartonadas de Mila Kunis, Channing Tatum y el resto del reparto, lo único a destacar es la imaginería visual, los diseños muy detallados de las naves, de exuberante barroquismo. Porque la acción pura y dura resulta bastante convencional, a veces uno tiene la sensación de estar inmerso en Los 4 fantásticos, Kaine deslizándose por el aire con unas botas brillantes muy "cool", y de que la música de Michael Giacchino, con sus coros, y el sonido a todo trapo, tratan de cumplir la misión imposible de que no se note demasiado el fiasco en que consiste esta película. El destino de El destino de Júpiter es muy probablemente el olvido, un golpe de amnesia de ésos con los que en algún momento nos obsequia la película, cortesía tomada prestada, tal vez, de otro film de ciencia ficción de corte muy distinto, Men in Black.

3/10
Mil veces buenas noches

2013 | Tusen ganger god natt

Rebecca es una de las fotorreporteras más prestigiosas del mundo. Mientras cubre un reportaje sobre terroristas suicidas en Afganistán está a punto de perder la vida. De vuelta a casa en Irlanda, su marido Marcus, con el que tiene dos hijas, la adolescente Steph y la niña Jessica, le plantea un ultimátum: no puede volver a trabajar en una zona de guerra, su familia la necesita y no puede vivir en la perpetua angustia de verla regresar en una "caja de pino". Aunque periodista de raza y muy concienciada sobre las injusticias del tercer mundo, pasadas por alto con demasiada frecuencia en Occidente, está dispuesta a llevar una vida más tranquila, y ejercer más de madre de familia. Sin embargo un trabajo de Steph en la escuela sobre los refugiados en África, que las llevaría a ella y a su madre a Kenia, podría hacer aflorar de nuevo los viejos dilemas de familia o trabajo. Primer título estrenado en España del noruego Erik Poppe, director y coguionista, tiene a su favor el hecho de poner sobre el tapete interesantes cuestiones para el debate: la imposible neutralidad del periodista en algunos casos, a la hora de cubrir informaciones que suponen la muerte de inocentes; la complicidad de los países ricos en las zonas más desfavorecidas; la difícil conciliación de familia y trabajo, corregida y aumentada cuando el progenitor ejerce una profesión de alto riesgo que podría dejar a sus hijos huérfanos; el necesario diálogo y confianza entre padres e hijos, de modo especial en edades complicadas como la adolescencia. En manos de un cineasta más sólido –viene a la cabeza la Susanne Bier de En un mundo mejor–, Mil veces buenas noches podría ser un título más que notable. Aquí hay momentos potentes –el inicio y el final, que proporcionan una estructura circular; el incidente en Kenia–, pero otros peor resueltos, especialmente una de las crisis familiares, bastante pasada de rosca. Juliette Binoche es una actriz prodigiosa, y sabe dar a su personaje todo tipo de matices, acerca de sus luchas interiores, pero Nicolaj Coster-Waldau es más limitado, aunque justo resulta también reconocer que su personaje presenta rasgos algo planos. En cambio la "teenager" Lauryn Canny, en su primer papel para la gran pantalla, constituye una grata sorpresa.

6/10
Byzantium

2012 | Byzantium

Hasta Michael Collins, el irlandés Neil Jordan dirigía películas de enorme éxito. Ahora, regresa al género de terror, en el que brilló especialmente con En compañía de lobos, 15 años después de Dentro de mis sueños. Clara, una vampira que se dedica a la prostitución para sacar el dinero que necesita para procurarse alojamiento, viaja en compañía de su hija, Eleanor, aunque debido a que asemejan tener edades muy parecidas, se hacen pasar por hermanas. Acaban refugiándose en el hotel de un pequeño pueblo británico que ha heredado Noel, un tipo poco avispado seducido por Clara. Ésta convierte el recinto en un burdel, mientras que Eleanor se siente ataída por Frank, un joven enfermo de leucemia. A nivel de fondo, estamos ante un film muy propio del realizador, con personajes marginales, en la línea del terrorista del IRA que encarnó Stephen Rea en Juego de lágrimas, que a pesar de su dudoso pasado escondía una gran humanidad. En esta ocasión, Jordan parte de una pieza teatral de Moira Buffini (Tamara Drewe), que se ha encargado del guión adaptado, aunque Byzantium recuerda –sobre todo por su mezcla de sexo y vampirismo– a la obra de Anne Rice, autora de Entrevista con el vampiro, el film más conocido de Jordan. Los personajes centrales de Byzantium tienen su correspondencia en aquel film. La vampira dominante y amoral encarnada aquí por Gemma Arterton parece la versión femenina de Lestat, que en pantalla fue Tom Cruise, la desconsolada Saoirse Ronan hace el mismo papel que Brad Pitt, y está condenada a no tener jamás una apariencia adulta, como el de Kirsten Dunst; incluso aparece un chupasangres cauteloso, idéntico al de Antonio Banderas, que aquí encarna Sam Riley. Así las cosas, a pesar del poderío visual del realizador, y de los notables esfuerzos interpretativos del reparto, encabezado por las excelentes Arterton y Ronan, Byzantium carece de frescura, y no acaba de funcionar. Desaprovecha así otros de sus elementos, como la cuidada partitura del español Javier Navarrete, que se lució sobre todo con El laberinto del fauno. No resulta extraño que haya sido un enorme fracaso comercial en todo el mundo.

5/10
Titanic

2012 | Titanic

Albert Nobbs

2011 | Albert Nobbs

Una historia concebida por el novelista John Bainville, la propia protagonista Glenn Close ha coescrito el guión y produce la cinta. Curiosamente como autor del argumento figura el húngaro István Szabó, con el que Close hizo hace 20 años Cita con Venus. Mueve la cámara el colombiano Rodrigo García, alejándose de las historias corales contemporáneas a las que nos tenía acostumbrados. La película sigue en la Irlanda del siglo XIX al personaje del título, perfecto y meticuloso camarero en un hotelito, y que resulta ser una mujer que oculta su sexo en una sociedad donde ellas no lo tienen fácil para salir adelante. Aunque la pinta es la de una de esas historias que describen las cuitas del personal de servicio de una gran casa, al estilo de las series Arriba y abajo, o Downton Abbey, estamos ante otra cosa, y tal cosa no se sabe muy bien qué es. A pesar del esfuerzo actoral, cuesta creerse que alguien pueda tomar a Glenn Close por un hombre; lo mismo pasa con otro personaje que simula el sexo que no es, algo que se ve a la legua, y en este caso no se puede aducir que sea alguien conocido, como Close, que te distrae al respecto porque sabes que es una mujer. En cualquier caso, cuesta entender y creer las razones que han conducido a Albert Nobbs a ser Albert Nobbs. También se nos antoja el personaje de una ingenuidad difícil de aceptar, con su utopía de poner en marcha un pequeño negocio, y sus esfuerzos por cortejar a una doncella. Late en el film una ideología muy contemporánea y discutible, la de la construcción personal del propio género, uno es quien decide ser, hombre o mujer.

4/10
Downton Abbey (2ª temporada)

2011 | Downton Abbey | Serie TV

La guerra alterará la vida de los habitantes de Downton Abbey, y las actitudes de los que deben servir en el frente son muy diversas, desde el valor y el cumplimiento del deber, al trampear para regresar a casa; allí algunas de las hermanas deciden servir como enfermeras, siguiendo el ejemplo de Isobel. La familia Crawley y sus sirvientes ponen en marcha un concierto para recaudar fondos, de cara a poder equipar el hospital del pueblo. Matthew está comprometido y desea presentar a su novia a los Crawley cuando tenga un permiso, aunque la vieja idea de que se comprometiera con Mary sigue revoloteando. La segunda temporada de la serie creada por Julian Fellowes está a la altura de la calidad de la primera, gana en intensidad dramática sobre todo por el conflicto bélico, y sigue sorprendiendo con continuos giros. Por su parte, los actores continúan brindando interpretaciones de primera categoría.

8/10
Dexter (5ª temporada)

2011 | Dexter | Serie TV

Tras el asesinato de Rita, Dexter tiene que adaptarse a su nueva vida. Astor le culpa de la muerte de su madre, así que ella y Cody se van a vivir con sus abuelos, mientras que el pequeño Harrison se queda con él. Mientras, los agentes Quinn y Liddy deciden investigar si Dexter es el culpable de la muerte de Rita. En la quinta temporada, la principal novedad es la incorporación de la actriz Julia Stiles, como Lumen Ann Pierce, una mujer traumatizada porque sufrió abusos sexuales en el pasado, que entabla una peculiar amistad con Dexter.

6/10
Los Tudor

2007 | The Tudors | Serie TV

Traslación a la pequeña pantalla de las intrigas dinásticas de los Tudor en la Inglaterra del siglo XVI. La lujosa serie televisiva británica, producida con abundantes medios, se publicita diciendo que para conocer bien el final sabido por todos (es de suponer que se refiere a cosas como los matrimonios múltiples de Enrique VIII) hay que tener idea antes del principio, de cómo empezó todo, algo sobre lo que arrojaría luz Michael Hirst con Los Tudor. Y esta primera temporada y lo que da de sí, parece tener como modelo series tan espléndidas como Yo, Claudio, aunque la realidad es que el resultado es inferior, más cercano a la reciente Roma. O sea, gran despliegue en la recreación de la época, y un cierto aire de culebrón en las diferencias motivadas por la ambición desmedida y la pasión lujuriosa, presentadas con todo lujo de detalles como si ante un culebrón de los muchos que las teles emiten a mediodía estuviéramos. Lo que conduce a más de uno a presentar pegas al rigor histórico de más de un pasaje. Jonathan Rhys Meyers compone a un Enrique VIII inmaduro e infantiloide, algo no reñido con el hecho de que cambia en la alcoba de dama como si de un juego de sábanas se tratara. Esta visión de la juventud voluble conecta bien con cierta visión contemporánea donde jóvenes guapitos y con muchas posibilidades personales y profesionales caminan sin rumbo hacia ninguna parte. Amante de los torneos, poco sólido en la concepción de una política que diseña el cardenal Wolsey, Enrique no es capaz de corresponder al amor sincero de su esposa Catalina de Aragón, bien interpretada por Maria Doyle Kennedy. Resulta llamativo el dibujo de Tomás Bolena, el padre de las hermanas María y Ana Bolena, que utiliza a sus bellas hijas como el más miserable de los alcahuetes para manipular al monarca. La serie creada por Hirst acentúa los elementos folletinescos y de manipulación como si los Tudor fueran un reflejo de los Borgia en las luchas por el poder, a veces en la frontera del ridículo, como en la obligada boda de Margarita, hermana de Enrique, con el repugnante vejestorio que es rey de Portugal, a quien ahogará convenientemente con la almohada del real lecho. Y convence más en unos aspectos con otros. Por ejemplo, en la camarilla de amigotes de Enrique la cosa funciona, pero cuesta creerse la pasión ciega del monarca por Ana Bolena desde la primera vez que posa los ojos sobre ella. La serie cuenta con un reparto de lujo, y Sam Neill y Jeremy Northam se esfuerzan en dar empaque a sus personajes, Wolsey y Tomás Moro respectivamente. En todo caso no deja de llamar la atención cómo se ha perfilado a Moro, un hombre bueno y de familia, y leal súbdito de su majestad, pero cuya ingenuidad política y de la vida misma parece rebosar por todos sus poros.

5/10
Tara Road

2005 | Tara Road

Dos mujeres desconocidas a ambos lados del atlántico deciden intercambiar sus casas durante una temporada. Ambas pasan por diferentes crisis: la americana Marilyn no supera la muerte de su hijo de 15 años, lleva varios meses fuera de órbita y su matrimonio se tambalea; por su parte, la irlandesa Ria –casada y madre de dos hijos– acaba de enterarse de que su marido va a tener un hijo con otra mujer. Así las cosas, Marilyn se trasladará a Tara Road, la casa de Dublín de Ria, mientras que ésta intentará ahogar sus penas en la mansión de Marilyn en Nueva Inglaterra. Como se ve, el planteamiento del film es casi idéntico al de otra película de mayor éxito titulada The Holiday (Vacaciones), protagonizada por Kate Winslet y Cameron Díaz, en los papeles de europea y yanqui respectivamente. En el caso que nos ocupa, sin embargo, la historia tiene tintes mucho más melodramáticos, aunque poco a poco la cosa se vuelve más equilibrada. Gillies MacKinnon, director de la estupenda Pure, se limita aquí a trasladar de modo convencional a la pantalla la novela de Maeve Binchy. El montaje por acciones paralelas no es novedoso y el desarrollo es previsible hasta la exageración, aunque eso no quita que las interpretaciones sean solventes y se intente huir del tópico hasta cierto punto (no hay milagritos ni tampoco príncipes azules). Además, alguna escena logra emocionar, al menos tímidamente, como la que tiene lugar en el comedor de la casa de Dublín, cuando uno de los hijos de Ria consuela a Marilyn por la pérdida de su hijo. Por lo demás, sorprende el gran plantel de secundarios y lo poco aprovechados que están. Entre ellos destaca la jovencita Sarah Bolger, a la que ya vimos en la excelente En América.

4/10
Miss Julie

1999 | Miss Julie

Una noble mansión y una noble familia. Una calurosa tarde de canícula veraniega, Julia, la hija del señor de la casa, se queda sola con el servicio. Está algo deprimida, pues acaba de romperse su compromiso matrimonial. Un poco bebidilla, se le suelta la lengua y empieza una larga conversación y un juego de seducción con Jean, un criado. Saffron Burrows cuelga el traje de neopreno que lucía en Deep Blue Sea, y se enfunda un amplio vestido de época para dar vida a Julie, la protagonista de la célebre obra teatral de August Strindberg. Dirigida por su marido, Mike Figgis (La versión Browning, Leaving Las Vegas), demuestra ser una buena actriz, a la que da perfecta réplica Peter Mullan (Mi nombre es Joe). La peli profundiza en la idea de que las diferencias de clase social no significan que unas personas sean muy distintas de otras.

5/10
The General

1998 | The General

Film basado en un personaje real, conocido como "The General". Se trata de Martin Cahill, un criminal irlandés de baja extracción social, que realizó numerosos robos en Dublín. Se hizo popular en los 80, por la audacia de sus golpes, su enfrentamiento con el IRA y su agitada vida sentimental. El personaje ridiculizó una y otra vez a la policía, que no conseguía probar sus delitos; hasta el punto de que se ganó una relativa popularidad. John Boorman (director, guionista y productor) sabe dibujar la simpatía del personaje, pero sin obviar sus rasgos más crueles, o su curiosa bigamia. El director afirma que él mismo fue una de las víctimas de un robo de "The General", una de las razones que le condujo a investigar al personaje. Para intensificar el realismo Boorman rodó originalmente el film en un intenso blanco y negro. Destaca especialmente Jon Voight, el inspector de policía y Brendan Gleeson, que interpreta al protagonista, un tipo egocéntrico y carente de valores, que como decía la frase promocional del film “robaba a los ricos, para dárselo a sí mismo”. La película fue recompensada con el premio al mejor director en Cannes, y ha merecido las alabanzas del mismísimo Francis Ford Coppola.

7/10
Te odio, mi amor

1997 | The MatchMaker

Un senador de Massachusetts tiene bastante difícil su reelección. Como modo de relanzar su imagen envía a Marcy, una de sus asesoras, en busca de sus raíces familiares irlandesas. De ese modo pretende ganarse el voto irlandés. Cuando Marcy llega a un pueblecito pesquero, se encuentra con un tradicional festival, para encontrar pareja a los solteros del pueblo. ¿Encontrará Macy, sin buscarlo, a su media naranja? Clásica película de transformación, gracias a la influencia de la vida sencilla, apartada del ajetreo urbano, y a la fuerza del amor. Marcy llega acelerada, dispuesta a cumplir enseguida con su cometido y largarse enseguida de lo que le parece un pueblucho de mala muerte. Pero su encuentro con gente entrañable (la gente de la posada, los funcionarios locales, los casamenteros) la cambia para bien. Sin llegar por supuesto a la altura de títulos emblemáticos como El hombre tranquilo de John Ford, Mark Joffe ofrece una más que agradable película. Protagoniza Janeane Garofalo, que sorprendió con sus dotes de comedia en el film La verdad sobre perros y gatos. Y le acompaña David O'Hara, el loco irlandés de la película Braveheart.

5/10
Moll Flanders. El coraje de una mujer

1996 | Moll Flanders

Moll Flanders (Robin Wright Penn) es una mujer con una mentalidad adelantada a su tiempo, lo no resulta tolerable en la sociedad del siglo XVIII. Su vida ha estado marcada por la tragedia, y no le ha sido fácil seguir adelante. Todo lo ha conseguido a base de coraje y de su increíble fuerza de voluntad. Ahora debe emprender la aventura más arriesgada de su vida, en la que la nobleza de su espíritu y su fe en sí misma son sus más cercanos aliados. Contará con la ayuda de un misterioso aliado, que sólo le revelará su identidad al final, interpretado por Morgan Freeman. Basada en una de las mejores novelas del escritor y aventurero Daniel Defoe, autor entre otras de Robinson Crusoe. Una emocionante película en la que destaca la soberbia interpretación de Robin Wright Penn, que ya sedujo a los espectadores en su papel de novia de Tom Hanks en Forrest Gump. La estética de la película resulta muy atractiva. La dramática historia que narra nunca cierra la puerta de la esperanza.

4/10
The Commitments

1991 | The Commitments

Jimmy Rabitte trata de formar una banda en Dublín. Música soul, mucho humor y dibujo costumbrista de la clase obrera son las propuestas de este notable film de Alan Parker (El expreso de medianoche), basado en una novela de Roddy Doyle. Entre el reparto, prácticamente desconocido, se encuentra Glen Hansard, quien muchos años más tarde ganaría el Oscar a la mejor canción con el film Once. También aparece en un breve cameo la cantante Andrea Corr.

6/10

Últimos tráilers y vídeos