IMG-LOGO

Biografía

Pedro Bromfman

Pedro Bromfman

Pedro Bromfman

Filmografía
Thumper

2017 | Thumper

Narcos (3ª temporada)

2017 | Narcos | Serie TV

1993. Aunque Pablo Escobar ha caído, el narcotráfico sigue más vivo que nunca en Colombia, a través de la actividad del Cartel de Cali, dirigida con mano férrea y exquisitas maneras empresariales por Gilberto Orejuela y los hermanos Rodríguez. Aunque tan criminales y desalmados como Escobar en el manejo de la cocaína, su estilo es diferente, de hecho se les conoce como "los caballeros de Cali", pues evitan que la violencia que practican tenga demasiada exposición, lo suyo son los negocios. Tan es así que han llegado a una suerte de acuerdo con la recientemente empezada presidencia de Bill Clinton para desmantelar su imperio en un plazo de seis meses, lo que les garantizaría una condena carcelaria mínima, y un placentero retiro con la fortuna que han amasado, que todavía puede adquirir un tamaño mayor en el tiempo que les queda. Pero a los hombres de la ley, como el agente de la DEA Javier Peña, que fue decisivo para la caída de Escobar, no les caen en gracia estos tejemanejes, se les escapa la política de altos vuelos que ve indeseable que los narcos financien a las FARC, los guerrilleros que combanten a las autoridades democráticas de Colombia. Y tratan de aprovechar esos seis meses en que Gilberto y compañía son fugitivos de la justicia. Una vez desaparecido de Narcos el carismático personaje de Pablo Escobar, cabía pensar que sus creadores Carlo Bernard, Chris Brancato y Doug Miro se encontraran más limitados. Pero saben mantener un ritmo narrativo excelente y despertar el interés por la nueva organización, que ya competía con la de Medellín en las otras temporadas, y por los criminales que pululan en ella, algunos ya conocidos como el homosexual Pacho, interpretado Alberto Amman, otros recién incorporados como el eficaz contable interpretado por Javier Cámara, o el experto en seguridad que desea dejar atrás su servicio a los mafiosos. La idea de algún modo es jugar con la "clase" de estos personajes, aunque basta una mirada mínimamente atenta para detectar la misma depravación e inmoralidad, por ejemplo con la poligamia festiva de Gilberto. Como ocurrió en las otras temporadas, se está atento también a los que están del lado de la ley, aquí con la voz en off de Peña, muy bien interpretado nuevamente por Pedro Pascal, donde no faltan los tipos de dudosa moral en el ejército colombiano o en la CIA. Aunque no se escatima el sexo y la violencia, claramente hay más contención en estos episodios, en coherencia con la "elegancia" de los narcotraficantes de Cali.

6/10
Narcos (2ª temporada)

2016 | Narcos | Serie TV

Segunda temporada de las andanzas del tristemente célebre narcotraficante Pablo Escobar. La acción arranca con su fuga de la cárcel que era más un club deportivo, jaula de oro para seguir dirigiendo sus negocios criminales, que un lugar de castigo, después de un asalto a sangre y fuego. A pesar de los deseos de Escobar para llegar a un nuevo acuerdo con el presidente de Colombia, César Gaviria promete que no habrá negociaciones que valgan. De modo que el ejército y la policía, y también la DEA americana con sus agentes Steve Murphy y Javier Peña, intentarán por todos los medios neutralizarles, mientras el otro piensa que debe dejarse ver en Medellín para que nadie piense que se ha producido un vacío de poder. Lo que sus enemigos desean aprovechar, encabezados por Judy Moncada, para orquestar una venganza. Además, los mandamases del cartel de Cali ven una oportunnidad para ampliar su negocio. De nuevo la serie de Netflix destaca por su seco realismo sucio, atravesado de mucha violencia, y también de un sexo desbocado, como si se quisiera subrayar el lado animalesco de muchos personajes. La narración atrapa, así como el dibujo de la corrupción y la miseria que aprovechan Escobar y compañía, o el de la dificultad de las personas del lado de la ley, policía y políticos, para triunfar con instrumentos legales, junto al modo en que se resiente su vida personal por un trabajo que les ocupa todo el tiempo y toda su cabeza de modo embriagador. Y hay un cierto pesimismo que apunta a que cuando se acaba con un criminal, surge otro, si no una docena, bicho malo nunca muere. Entre los elementos novedosos de esta segunda temporada de ajustado reparto destaca el acorralamiento progresivo que sufre Pablo Escobar, lo que sirve para describir con más intensidad el sufrimiento familiar, y reacciones desproporcionadas por lo que el narcotraficante considera un trato injusto hacia los suyos. También aparecen los efectos secundarios del uso de guerrilleros de extrema derecha especialmente brutales, con sus acciones reivindicadas por los temibles Pepes, o el cálculo interesado de la CIA, la DEA y otras agencias estadounidenses.

7/10
Narcos

2015 | Narcos | Serie TV

Serie televisiva producida por Netflix, que describe el ascenso de Pablo Escobar en el mundo del narcotráfico, hasta ponerse al frente del cartel de Medellín, y los esfuerzos policiales de los agentes de la DEA Steve Murphy y Javier Peña por echarle el guante. Aunque con licencias creativas, destaca por el realismo con que muestra el modo en que Escobar convierte la venta de coca en Miami en un lucrativo negocio a partir de finales de los setenta del pasado siglo, de modo que, literalmente, no sabe qué hacer con el dinero que maneja. La serie, creada por el trío Chris Brancato, Eric Newman y Carlo Bernard, está dirigida entre otros por el brasileño José Padilha, que se dio a conocer por Tropa de élite, y precisamente uno de sus protagonistas, Wagner Moura, es el que da vida a Escobar. Aunque interesante en su intento de hacer una crónica rigurosa de lo ocurrido, sin obviar la degradación moral de los narcotraficantes, o la brutalidad policial en que el fin viene a justificar los medios, agota el recurso excesivo a la voz en off del narrador, el agente Murphy.

6/10
Blue Lips

2014 | Blue Lips

Al estilo de Love Actually, entrecruza diversas historias románticas, en esta ocasión hilvanadas alrededor de la fiesta de San Fermín, en Pamplona. Allí coincidirán seis personajes de diferentes nacionalidades. Sagrario, una mujer que intenta superar la muerte de su marido, le alquila su apartamento a Oliver, un periodista estadounidense que duda si está enamorado de su prometida; la hawaiana Kalani llega a la ciudad para encontrarse con su novio, y escapar de su rígida madre; el brasileño Guido trata de afrontar que ya no puede dedicarse al fútbol por una lesión en la rodilla; el fotógrafo Vittorio trata de olvidar temporalmente el sentimiento de culpa que le ha producido la muerte de su hermana en Italia; Por último, la argentina Mala sufre una enfermedad. Se ocupan de cada segmento directores distintos, todos ellos debutantes en el largometraje de ficción, menos Gustavo Lipsztein, autor del poco conocido film Travesía mortal. Algunos muestran más talento que otros, pues en Blue Lips los relatos del futbolista, el italiano y la española tienen más interés que el resto. Tampoco están al mismo nivel entre ellos los actores, casi todos absolutos desconocidos, y algunos llamativamente poco creíbles. No ayuda que muchos de los personajes estén desdibujados en el guión. De presupuesto nimio, Blue Lips resulta ser tan ligera como promete el arranque, y su principal problema reside en que no logra transmitir emoción. Al menos, existe un esfuerzo por componer un film amable, y por dar a conocer los aspectos claves de la famosa festividad navarra. Aunque quedan deslucidas, se aprecian algunas buenas ideas, como que lo que lleva a cabo un personaje influya en lo que les ocurre a los demás.

4/10
Tropa de elite 2

2011 | Tropa de Elite 2 - O Inimigo Agora É Outro

Razonable secuela de Tropa de elite, película brasileña galardonada con el Oso de Oro en Berlín. Retoma la trayectoria del teniente coronel del BOPE Roberto Nascimiento, los grupos especiales de la policía en Río de Janeiro. Su vida familiar se ha visto afectada por el trabajo, está separado y su esposa e hijo viven con otro hombre, Fraga, activista por los derechos humanos con aspiraciones políticas. Una operación en prisión que acaba en un baño de sangre propicia inesperadamente un ascenso a Nascimiento en un puesto dependiente del gobernador en inteligencia y seguridad, pero al precio de que su subalterno Matias acaba degradado como simple policía. En el film repite el equipo de la cinta original, o sea, el director José Padilha y los guionistas Bráulio Mantovani y Rodrigo Pimentel, además del protagonista, Wagner Moura. Y de nuevo la voz en off de Nascimiento vertebra el relato con un largo flash-back en que el policía desgrana su progresivo descubrimiento de que más allá del narcotráfico puede existir algo todavía peor, un sistema corrupto que se aprovecha de las miserias de las favelas y el miedo de la gente para instalarse en puestos privilegiados y medrar. Se puede decir que la cinta no es más de lo mismo, sino que ahonda en los problemas familiares -la relación entre Nascimiento y su hijo-, y aborda cuestiones como el espionaje o la corrupción de los que ocupan puestos de responsabilidad en la sociedad. De nuevo la historia es dura y repleta de violencia, y quizá se echa en falta una cierta fundamentación en la actuación de los que procuran hacer lo correcto, los egos están demasiado presentes, véase la periodista o el diputado Fraga.

6/10
Tropa de elite

2007 | Tropa de Elite

Durísima película que describe la actividad de un cuerpo de elite de la policía brasileña, la BOPE, en las favelas de Río de Janeiro. Atravesado por la voz en off del capitán Nascimento, veterano policía, el film describe la preparación de los nuevos aspirantes a entrar en el cuerpo, sobre todo de Neto y Matias. El primero es puro impulso y nervio, mientras que el otro es más intelectual, y está estudiando derecho. Los describe muy gráficamente Nascimento diciendo que ante el montón de papeles con denuncias de crímenes que ocupan una mesa de la comisaría, Neto las haría arder, mientras que Matias elaboraría un cuidadoso estudio estadístico. El omnipresente pensamiento de Nascimento habla de tres tipos de policías: los corruptos, los que callan y los que van a la guerra. Él pertenece al tercer grupo, pero su esposa está esperando un niño, y cree que ya es hora de pasar el testigo y tratar de reasumir una vida normal. La actividad policial sirve para atrapar la habitual violencia, el mercadeo de armas y droga que campa a sus anchas sin que apenas sea posible hacer nada para cambiar el estado de cosas. Pero también se lanzan diatribas contra los biempensantes, burgueses que crean ONGs para ayudar, aunque en el camino llegan a acuerdos dudosos con narcotraficantes, alimentando el, nunca mejor dicho, círculo vicioso. Tiene ocasión de comprobarlo Matias con sus compañeros de facultad, que coleccionan todo tipo de tópicos acerca de la policía, mientras ellos tranquilizan sus conciencias ayudando a niños pobres, aunque paradójicamente se fuman unos porretes con la mercancía suministrada por el señor de la droga de turno, perpetuando el sistema. José Padilha debuta en la ficción –antes había hecho el documental Bus 174– utilizando como base un libro escrito por dos antiguos policías de la BOPE, André Batista y Rodrigo Pimentel, junto con el sociólogo Luiz Eduardo Suares; éste ha sido guionizado por Bráulio Mantovani, responsable del libreto de otro film de corte parecido, Ciudad de Dios, que le valió una nominación al Oscar. El resultado tiene mucho nervio, y supuso para la cinta el Oso de Oro en el Festival de Berlín. Eso sí, domina una mirada desencantada y algo cínica, por la que se viene a decir que, de acuerdo, alguien tiene que hacerse cargo de cierto trabajo sucio, aunque ese alguien, en bien de su cordura mental, debería abandonar tal cometido pasado un tiempo prudencial, si desea salvar los muebles de su vida personal. Y se muestra cómo las personas más rectas –Matias– pueden ver endurecida su humanidad tras ser testigos de hechos terribles. En la trama aparece como telón de fondo una visita a Río de Juan Pablo II, donde se subraya la paradoja de que, para posibilitar el encuentro con este hombre de paz, otros deben hacer incursiones en las favelas con el probable balance de pérdidas de vidas humanas; no es que se culpabilice al Papa, pero sí se subraya la ironía nihilista, que vendría a decir, poco más o menos, que no hay nada, o casi, que hacer ante tan profundas estructuras de injusticia. Hay un estilo fotográfico de ‘cinéma verité’, mucha cámara en mano y panorámicas vertiginosas, que dan al conjunto un aire impresionista. Esto oculta un poco la falta de vertebración de algunos pasajes –los días de duro entrenamiento, al más puro estilo La chaqueta metálica, o el engaño a un coronel corrupto–, y ayuda a encajar un final razonable pero abrupto.

6/10
Blue Lips

2014 | Blue Lips

Al estilo de Love Actually, entrecruza diversas historias románticas, en esta ocasión hilvanadas alrededor de la fiesta de San Fermín, en Pamplona. Allí coincidirán seis personajes de diferentes nacionalidades. Sagrario, una mujer que intenta superar la muerte de su marido, le alquila su apartamento a Oliver, un periodista estadounidense que duda si está enamorado de su prometida; la hawaiana Kalani llega a la ciudad para encontrarse con su novio, y escapar de su rígida madre; el brasileño Guido trata de afrontar que ya no puede dedicarse al fútbol por una lesión en la rodilla; el fotógrafo Vittorio trata de olvidar temporalmente el sentimiento de culpa que le ha producido la muerte de su hermana en Italia; Por último, la argentina Mala sufre una enfermedad. Se ocupan de cada segmento directores distintos, todos ellos debutantes en el largometraje de ficción, menos Gustavo Lipsztein, autor del poco conocido film Travesía mortal. Algunos muestran más talento que otros, pues en Blue Lips los relatos del futbolista, el italiano y la española tienen más interés que el resto. Tampoco están al mismo nivel entre ellos los actores, casi todos absolutos desconocidos, y algunos llamativamente poco creíbles. No ayuda que muchos de los personajes estén desdibujados en el guión. De presupuesto nimio, Blue Lips resulta ser tan ligera como promete el arranque, y su principal problema reside en que no logra transmitir emoción. Al menos, existe un esfuerzo por componer un film amable, y por dar a conocer los aspectos claves de la famosa festividad navarra. Aunque quedan deslucidas, se aprecian algunas buenas ideas, como que lo que lleva a cabo un personaje influya en lo que les ocurre a los demás.

4/10

Últimos tráilers y vídeos