IMG-LOGO

Biografía

Alberto Ammann

Alberto Ammann

41 años

Alberto Ammann

Nació el 20 de Octubre de 1978 en Córdoba, Argentina

Premios: 1 Goya

Éxito fulgurante

25 Abril 2013

Salió prácticamente de la nada. Alberto Ammann debutó en el largometraje protagonizando uno de los grandes éxitos del cine español de los últimos años. Y aunque muchos apuntaban que este actor cordobés (de la Córdoba argentina) podía ser flor de un día, poco a poco se está haciendo hueco en el cine.

Alberto Ammann nació en la citada localidad sudamericana, el 20 de octubre de 1978. Pero sus padres, Nélida Rey y el periodista Luis Alberto Amman, abandonaron su país cuando él era muy pequeño tras la ascensión al poder del militar Jorge Rafael Videla.

El chico creció en Madrid, y aunque tiempo después regresó con su familia a Argentina, decidió pasar otra temporada en la capital de España para estudiar interpretación en la escuela de Juan Carlos Corazza, compatriota suyo. Para poder financiar su estancia, trabajaba en un bar "poniendo cañitas", según sus propias palabras. Mientras estudiaba interpretó un papel en la serie televisiva Plan América, que nadie vio.

A pesar de su inexperiencia, Daniel Monzón –necesitado de una cara nueva– apostó fuerte por él, reclutándole como protagonista de Celda 211, donde compartiría la pantalla con Luis Tosar, todo un peso pesado de la interpretación española. "Es muy extraño, porque yo no había hecho nada, ni me presentaba habitualmente a castings. No me conocía más que mi familia y mis amigos", recuerda Alberto Ammann.

Interpretaba a un funcionario de prisiones que se hace pasar por recluso para sobrevivir en medio de un motín liderado por el peligroso Malamadre (Tosar). El film, un sorprendente thriller carcelario, se convirtió en la gran triunfadora de la gala de los Goya de 2009, al imponerse en 8 categorías. El propio Ammann obtuvo el galardón relativo al actor revelación.

Tras este impresionante debut en la gran pantalla, se coloca al frente del reparto de una de las más ambiciosas producciones del cine español, Lope, de Andrucha Waddington, donde interpreta al mismísimo Lope de Vega, el 'Fénix de los Ingenios' del Teatro del Siglo de Oro español. Pero a pesar del gran esfuerzo de producción, su personaje no acaba de estar bien definido, por lo que el film no termina de funcionar.

También queda un tanto deslucido su trabajo en la pantalla en Tesis sobre un homicidio, al tener frente a sí nada menos que a Ricardo Darín, todo un monstruo del cine, que literalmente se lo come. El film de Hernán Goldfrid, un thriller ameno que quiere ir en la línea de El secreto de sus ojos, mantiene el interés, pese al decepcionante desenlace. Además, Alberto Ammán tenía un pequeño papel –el padre de la protagonista– en la convincente fantasía futurista Eva, del cineasta Kike Maíllo.

Cuando el actor se presentó al casting de Invasor, el director Daniel Calparsoro le reconoció enseguida. Pero no por sus películas, sino porque había frecuentado el bar donde Ammann trabajaba como camarero. A las órdenes del realizador vasco, acabó interpretando uno de sus mejores papeles (junto con el de Celda 211), como Pablo, médico militar que investiga lo ocurrido en un pequeño poblado durante la guerra de Irak. Calparsoro quedó tan satisfecho con su trabajo que volvió a contar con él para su siguiente película, Combustión, donde da vida a un tipo sin escrúpulos que estafa a adinerados individuos con ayuda de su novia.

A Alberto Ammann se le presenta la oportunidad de darse a conocer a nivel internacional con la producción estadounidense Mindscape, debut en el largo del español Jorge Dorado, que cuenta con Mark Strong y Taissa Farmiga como cabezas de cartel.

El actor mantiene una discreta relación con Clara Méndez-Leite, hija del veterano realizador Fernando Méndez-Leite, que ha ejercido como maquilladora en varios filmes, algunos de ellos con Ammann en el reparto.

Goya
2010

Ganador de 1 premio

Filmografía
El año de la furia

2020 | El año de la furia

En el convulso Montevideo de 1972, mientras el país se despeña irremisiblemente hacia el precipicio de la dictadura, Diego y Leonardo, dos guionistas de un conocido programa de humor de televisión, luchan por mantener su integridad ante las presiones de sus superiores para que rebajen el tono de sus mordaces sátiras políticas y eviten ofender a los altos militares que se están apoderando del control del país. Paralelamente, del lado de los opresores, Rojas, un teniente del ejército que ha sido presionado para torturar a militantes o simpatizantes de la guerrilla de los Tupamaros, exorciza sus demonios con Susana, una prostituta con la que encuentra una suerte de refugio emocional ante su fuerte sentimiento de culpabilidad. Poco a poco, las confluyentes vidas de los guionistas y del militar se ven profundamente afectadas por el yugo de la dictadura que se va cerniendo sobre ellos, y tanto uno como otros luchan por encontrar una escapatoria, una salida digna que les permita aguantarse la mirada ante el espejo.

Relatos con-fin-a-dos

2020 | Relatos con-fin-a-dos | Serie TV

Colección de cortos nacidos con ocasión del confinamiento por la pandemia del Covid-19, dirigidos por los veteranos Fernando Colomo, Álvaro Fernández Armero, Miguel Bardem y David Marqués, más el actor debutante tras la cámara Juan Diego Botto. Son relatos sencillos, una suerte de cuentos asombrosos con algún elemento sorpresivo al final, realizados en espacios cerrados, con escasos medios y pocos personajes, y conversaciones a menudo a través de videoconferencias con el móvil y el ordenador; o sea condiciones casi "dogmáticas" tipo "voto de castidad" de Von Trier. Su oportunismo es evidente, y en todo caso se puede excusar y hasta alabar a Morena Films, por seguir estando en la brecha laboral y artística en tiempos en que el mundo ha estado bastante paralizado. En “Emparedados”, de Colomo, dos vecinos que se han conocido en los balcones se juntan en el piso de él, mientras ella le explica la sórdida historia del apartamento que el otro ha reformado; “El aprendiz”, de Bardem, es bastante flojo, cómo un asesino profesional dan clases on line a un novato; no es mucho mejor “Finlandia”, de Marqués, en que una pareja está a punto de separarse, ella va a irse a Finlandia, aunque podría haber un motivo para que sigan juntos; “Self-Tape”, de Fernández Armero, habla de la prueba de casting on line de una actriz, y la ayuda que le presta un no-profesional dará pie a la sorpresa; finalmente “Gourmet”, de Botto, es una cinta sobre la especulación, con interrogatorio policial on line y humor negro algo disparatado en el desenlace.

5/10
Narcos: México

2018 | Narcos: México | Serie TV

Tras tres temporadas de Narcos, describiendo los tejemanejes de los cárteles de la droga en Medellín y Cali, Colombia, con Pablo Escobar como figura estelar, surge este spin-off, o como se lo quiera llamar, con los mismos creadores Carlo Bernard, Chris Brancato y Doug Miro, que cambia el paisaje de fondo a México, y principalmente a la ciudad de Guadalajara. En tal sentido, el planteamiento serial no dista demasiado, salvando las diferencias del tipo de tramas y su planteamientos de casos resueltos capitularmente, con la saga CSI, que fue ofreciendo variaciones con las ciudades donde transcurría la acción, de Las Vegas a Miami o Nueva York. Incluso, como sucedía en algún capítulo en el ejemplo citado, aquí se cruzan y acaban asomando personajes colombianos del Narcos original. La serie arranca con los orígenes del narcotráfico en Mexico en Sinaloa, donde se cultiva marihuana. Miguel Ángel Félix Gallardo, antiguo policía estatal, tiene la visión de unificar los distintos centros de producción, que funcionan de modo autónomo, y crear con las plazas todo un imperio, el cártel de Guadalajara. E incluso, cuando los colombianos tienen problemas porque sus rutas de narcotráfico quedan handicapadas, él ofrecerá su ruta de la marihuana, lo que acrecenterá su poder. El problema interno, por supuesto, serán las inevitables rencillas por los egos de los jefes locales. También será un problema que su mano derecha, Rafa, se encapricha con una joven que resulta ser hija del ministro de educación, lo que supone toparse con el todopoderoso Partido Revolucionario Institucional, el PRI, que ejerce de facto el monopolio del poder en el país. Por otro lado, en consonancia con el esquema de la serie original, seguimos las evoluciones de los agentes de la DEA, la agencia estadounidense antidroga, que tiene oficina en Guadalajara, y colabora con la policía local para combatir el narcotráfico. Lo que es fuente de continua frustración para el recién llegado "Kiki" Camarena, un agente tozudo y con iniciativa, que se siente con las manos atadas por la poca operatividad de su equipo en el terreno, y por la corrupción generalizada de policías y políticos mexicanos. Puede pesar en esta nueva entrega el "déjá vu", pues se sigue una estructura narrativa como la de Narcos, con voz en off ofreciendo datos históricos y el manejo de algunas imágenes reales, y ello combinado con la visión desde los dos campos, el de los "narcos" y el de los agentes, donde Félix y Kiki comparten una vida familiar, esposa y niños pequeños, que resulta difícil conciliar son su actividad profesional de riesgo, uno desde la criminalidad, el otro desde una legalidad que a veces dificulta la consecución de resultados. En parte se rebaja algo la carga de sexo y violencia con respecto al original, lo que se agradece, lo que no impide desde luego su presencia, sobre todo en algunos ajustes de cuentas puntuales, bastante gráficos. El reparto está bien escogido, Diego Luna y Michael Peña se van haciendo con los roles de sus personajes principales, y los secundarios funcionan muy bien, incluido Ernesto Alterio, que ya mostró que podía desencasillarse de la comedia con la reciente La sombra de la ley. Entre los directores tenemos al español Amat Escalante –que hizo la durísima Heli, que transcurría en México– el colombiano Andrés Baiz y el mexicano Alonso Ruizpalacios, que sin duda evitan que se caiga en estereotipos, aunque la imagen que se da de México resulta inevitablemente parcial, se muestra su peor rostro. En algunos pasajes hay homenajes a títulos gangsteriles, muy explícitos hasta estéticamente, a Scarface. El precio del poder, que es citada, y a El padrino, con fotografía a ratos en claroscuro deudora del trabajo de Gordon Willis.

6/10
Narcos (3ª temporada)

2017 | Narcos | Serie TV

1993. Aunque Pablo Escobar ha caído, el narcotráfico sigue más vivo que nunca en Colombia, a través de la actividad del Cartel de Cali, dirigida con mano férrea y exquisitas maneras empresariales por Gilberto Orejuela y los hermanos Rodríguez. Aunque tan criminales y desalmados como Escobar en el manejo de la cocaína, su estilo es diferente, de hecho se les conoce como "los caballeros de Cali", pues evitan que la violencia que practican tenga demasiada exposición, lo suyo son los negocios. Tan es así que han llegado a una suerte de acuerdo con la recientemente empezada presidencia de Bill Clinton para desmantelar su imperio en un plazo de seis meses, lo que les garantizaría una condena carcelaria mínima, y un placentero retiro con la fortuna que han amasado, que todavía puede adquirir un tamaño mayor en el tiempo que les queda. Pero a los hombres de la ley, como el agente de la DEA Javier Peña, que fue decisivo para la caída de Escobar, no les caen en gracia estos tejemanejes, se les escapa la política de altos vuelos que ve indeseable que los narcos financien a las FARC, los guerrilleros que combanten a las autoridades democráticas de Colombia. Y tratan de aprovechar esos seis meses en que Gilberto y compañía son fugitivos de la justicia. Una vez desaparecido de Narcos el carismático personaje de Pablo Escobar, cabía pensar que sus creadores Carlo Bernard, Chris Brancato y Doug Miro se encontraran más limitados. Pero saben mantener un ritmo narrativo excelente y despertar el interés por la nueva organización, que ya competía con la de Medellín en las otras temporadas, y por los criminales que pululan en ella, algunos ya conocidos como el homosexual Pacho, interpretado Alberto Amman, otros recién incorporados como el eficaz contable interpretado por Javier Cámara, o el experto en seguridad que desea dejar atrás su servicio a los mafiosos. La idea de algún modo es jugar con la "clase" de estos personajes, aunque basta una mirada mínimamente atenta para detectar la misma depravación e inmoralidad, por ejemplo con la poligamia festiva de Gilberto. Como ocurrió en las otras temporadas, se está atento también a los que están del lado de la ley, aquí con la voz en off de Peña, muy bien interpretado nuevamente por Pedro Pascal, donde no faltan los tipos de dudosa moral en el ejército colombiano o en la CIA. Aunque no se escatima el sexo y la violencia, claramente hay más contención en estos episodios, en coherencia con la "elegancia" de los narcotraficantes de Cali.

6/10
Apaches

2016 | Apaches | Serie TV

Miguel, un joven y prometedor periodista, debe abandonar su acomodada existencia para salvar de la ruina a su familia y vengar a su padre, víctima de la avaricia de unos socios que le estafan y están apunto de acabar con su vida.

Narcos (2ª temporada)

2016 | Narcos | Serie TV

Segunda temporada de las andanzas del tristemente célebre narcotraficante Pablo Escobar. La acción arranca con su fuga de la cárcel que era más un club deportivo, jaula de oro para seguir dirigiendo sus negocios criminales, que un lugar de castigo, después de un asalto a sangre y fuego. A pesar de los deseos de Escobar para llegar a un nuevo acuerdo con el presidente de Colombia, César Gaviria promete que no habrá negociaciones que valgan. De modo que el ejército y la policía, y también la DEA americana con sus agentes Steve Murphy y Javier Peña, intentarán por todos los medios neutralizarles, mientras el otro piensa que debe dejarse ver en Medellín para que nadie piense que se ha producido un vacío de poder. Lo que sus enemigos desean aprovechar, encabezados por Judy Moncada, para orquestar una venganza. Además, los mandamases del cartel de Cali ven una oportunnidad para ampliar su negocio. De nuevo la serie de Netflix destaca por su seco realismo sucio, atravesado de mucha violencia, y también de un sexo desbocado, como si se quisiera subrayar el lado animalesco de muchos personajes. La narración atrapa, así como el dibujo de la corrupción y la miseria que aprovechan Escobar y compañía, o el de la dificultad de las personas del lado de la ley, policía y políticos, para triunfar con instrumentos legales, junto al modo en que se resiente su vida personal por un trabajo que les ocupa todo el tiempo y toda su cabeza de modo embriagador. Y hay un cierto pesimismo que apunta a que cuando se acaba con un criminal, surge otro, si no una docena, bicho malo nunca muere. Entre los elementos novedosos de esta segunda temporada de ajustado reparto destaca el acorralamiento progresivo que sufre Pablo Escobar, lo que sirve para describir con más intensidad el sufrimiento familiar, y reacciones desproporcionadas por lo que el narcotraficante considera un trato injusto hacia los suyos. También aparecen los efectos secundarios del uso de guerrilleros de extrema derecha especialmente brutales, con sus acciones reivindicadas por los temibles Pepes, o el cálculo interesado de la CIA, la DEA y otras agencias estadounidenses.

7/10
Marte

2016 | Mars | Serie TV

Serie televisiva de National Geographic que da idea de cómo podría ser próximamente el primer viaje tripulado a Marte y el establecimiento de una base que fuera el principio de una colonización interplanetaria. Tiene una parte documental, situada en 2016, donde se explica la iniciativa SpaceX, impulsada por el empresario creador de PayPal y Tesla Motors, Elon Musk, en colaboración con agencias públicas como la NASA, y que en otros propósitos tendría el de un próximo viaje al Planeta Rojo. Por otro lado, ambientada en 2033 y dramatizada con actores, aunque con un planteamiento de tipo documental, se cuenta la peripecia de los astronautas de diversos países, que viajan a Marte. En el equipo de producción figuran nombres como el de los hollywoodienses Ron Howard y Brian Grazer, lo que da idea de la envergadura de la serie, que está muy bien rodada y cuenta con efectos visuales convincentes. La tripulación del Dédalo, que viaje a Marte, simula fragmentos de entrevistas donde se explican cómo desean realizar su sueño y contribuir al avance de la humanidad, para que se convierta en la primera especie interplanetaria. Uno de los actores es Alberto Amman, que da vida al astronauta español Javier Delgado. Con algunas imágenes reales de míticas expediciones al Polo Norte y a otros remotos lugares, incluida la Luna, se procura subrayar la condición de aventura que tendría la llegada por fin a Marte.

6/10
La deuda

2015 | Oliver's Deal

El norteamericano Oliver (Stephen Dorff) y su socio Ricardo (Alberto Ammann) trabajan para un importante hombre de negocios en Nueva York. Están comprando bonos del estado peruanos a bajísimo precio, aprovechando la enorme crisis económica del país. La población más desfavorecida ni siquiera puede acceder a un servicio de sanidad digno y los pequeños agricultores se ven afectados por antiguas políticas agrarias, que han demostrado no ser eficientes. Unos están desesperados y otros buscan lucrarse a costa de los más pobres. Interesante película coproducida por España, Perú y EE.UU. con reparto y equipo internacional, al frente del cual se sitúa el guionista y director debutante Barney Elliott. Podríamos decir que, a diferente escala, la historia del film responde al de un thriller económico al estilo Syriana aunque con mucha menor entidad y repercusión internacional. Pero las premisas resultan igualmente muy actuales y realistas, donde la trama presta especial atención a las grandes tragedias personales que atraviesan habitantes anónimos, daños colaterales y “desdeñables” desde la lejanía financiera de las grandes e insensibles corporaciones, cuando lo único que importa es el lucro personal y empresarial. Falla en el film la narración un tanto obtusa, con tres líneas argumentales que acabarán confluyendo, y el aire tristón del conjunto (a veces rebuscadamente trágico), en general de ritmo lento con algún momento desconcertante. Pero a su favor juega una eficiente labor actoral, en donde está correcto Stephen Dorff (Blade), relegado últimamente a películas de bajo presupuesto, y donde sobresale extraordinariamente el desconocido actor Amiel Cayo en su papel del agricultor Florentino, de enorme potencia expresiva.

5/10
Narcos

2015 | Narcos | Serie TV

Serie televisiva producida por Netflix, que describe el ascenso de Pablo Escobar en el mundo del narcotráfico, hasta ponerse al frente del cartel de Medellín, y los esfuerzos policiales de los agentes de la DEA Steve Murphy y Javier Peña por echarle el guante. Aunque con licencias creativas, destaca por el realismo con que muestra el modo en que Escobar convierte la venta de coca en Miami en un lucrativo negocio a partir de finales de los setenta del pasado siglo, de modo que, literalmente, no sabe qué hacer con el dinero que maneja. La serie, creada por el trío Chris Brancato, Eric Newman y Carlo Bernard, está dirigida entre otros por el brasileño José Padilha, que se dio a conocer por Tropa de élite, y precisamente uno de sus protagonistas, Wagner Moura, es el que da vida a Escobar. Aunque interesante en su intento de hacer una crónica rigurosa de lo ocurrido, sin obviar la degradación moral de los narcotraficantes, o la brutalidad policial en que el fin viene a justificar los medios, agota el recurso excesivo a la voz en off del narrador, el agente Murphy.

6/10
Betibú

2014 | Betibú

El empresario Pedro Chazarreta aparece degollado en su espléndida casa situada en un "country", urbanización privada y cerrada al mundo exterior, con seguridad privada. Rinaldi, director del diario "El Tribuno" cuenta con que el experimentado cronista de sucesos Brena eche una mano al más bien principiante Saravia, y con que la célebre autora de novelas policíacas y ex novia Nurit Iscar, a la que cariñosamente llamaba Betibú, escriba una columna diaria sugerida por los detalles del caso. Coproducción hispanoargentina que adapta una novela de Claudia Piñeiro. Dirige Miguel Cohan, con la ayuda en el guión de su hermana Ana, y ambos confirman su maña para el thriller, demostrada en el magnífico "cuento moral" Sin retorno. Si acaso en esta ocasión sorprende la capacidad para crear una atmósfera desasosegante, a medida que se producen nuevos crímenes y descubrimientos que apuntan a una conspiración de altos vuelos, donde sacar a la luz ciertos secretos puede resultar muy peligroso, la sombra de los que controlan los mecanismos de poder es alargada. Hay momentos de gran tensión, como los ataques de los perros, y todo lo referido a la noche en que "El Tribuno" se dispone a publicar una primicia. En la narración puede haber lugar para la sorpresa, pero no se busca sorprender, y esta falta de pretensiones funciona eficazmente. La construcción de personajes es sólida, y aunque responden a arquetipos que resultan conocidos, son reveladores de la naturaleza humana y están muy bien dibujados en el guión y los interpretan con convicción Mercedes Morán –la mujer no repuesta de un desengaño amoroso, y con una gran capacidad de observación– Daniel Fanego –el veterano con recursos, que no dice todo lo que piensa–, Alberto Ammann –el novato susceptible, pero capaz de sobreponerse– y José Coronado –el director de periódico encantador con un punto canalla–.

6/10
Tesis sobre un homicidio

2013 | Tesis sobre un homicidio

Roberto Bermúdez es un célebre criminalista, que en la actualidad de dedica a la enseñanza impartiendo un prestigioso seminario en la universidad sobre derecho penal. Se matriculará en sus clases Gonzalo, a quien no ve desde niño, un joven apuesto y brillante, que le desafía con sus particulares comentarios y teorías sobre la justicia. Cuando aparece el cadáver de una mujer violada y asesinada frente a la facultad, mientras Roberto imparte sus clases, el profesor se obsesiona con el caso, llegando al convencimiento de que Gonzalo es el psicópata criminal, que habría matado con la única meta de mantener con él un perverso juego. Entretenido thriller, coproducción de Argentina y España, Tesis sobre un homicidio se basa en la premiada novela homónima de Diego Paszkowski. Hernán Goldfrid acude a la carta de la ambigüedad para mostrar el choque de egos de profesor y discípulo, bien interpretados por Ricardo Darín y Alberto Amman, éste incorporando un esforzado acento argentino. La idea es criticar esa pose nietzscheana de creerse superhombres en posición preeminente por encima de los simples mortales, poseedores de determinadas claves para entender la ridícula existencia humana, que los demás ignoran. En tal sentido el film puede recordar a títulos como La soga de Alfred Hitchcock, salvando las distancias. Sabe Goldfrid mantener en Tesis sobre un homicidio cierta intriga en los detalles que podrían confirmar la culpabilidad de Gonzalo o ser meras coincidencias, piezas forzadas a encajar en el puzzle que maneja Roberto. Ello no impide cierta sensación de reiteramiento; además, algunas escenas no resultan demasiado convincentes, sobre todo las compartidas por Roberto y la hermana de la asesinada; y falta brillantez y fuerza en el desenlace.

5/10
Combustión

2013 | Combustión

Ari es una mujer despampanante que se liga a tipos con mucha pasta para robarles después con ayuda de su novio Navas. Ella dice que es hora de retirarse, pero Navas dice que... sólo un golpe más. El escogido será Mikel, a punto de casarse con Julia, dueña de una joyería. Ari empieza su juego de seducción, pensando que trata con un incauto, pero en una situación apurada, en que una de sus antiguas víctimas la reconoce, él logra ayudarla a fugarse demostrando que es un as del volante. Así que Ari empieza a enamorarse, Navas a sentir celos, y Mikel a interesarse por un estilo de vida que le saque de su burguesa y anodina existencia. Lejos de los tiempos de Salto al vacío, Daniel Calparsoro transita sendas cada vez más comerciales, que buscan con nitidez al gran público. Si con Invasor aún había excusas de “crítica a la guerra de Irak y tal”, en el caso que nos ocupa la apuesta es más que clara. Actores de buen ver (Álex González, Adriana Ugarte, Alberto Amman), con el peaje erótico de rigor, más una combinación de pelis de timadores y adrenalíticas carreras de coches clandestinas tipo A todo gas. Podría ser una peli simplemente entretenida, a la americana, con un director competente detrás; pero aparte de que no hay en Combustión presupuesto para la espectacularidad que piden las carreras de coches, el guión de los televisivos Carlos Montero y Jaime Vaca –ambos guionistas de Física o química– se revela torpe, en el salto del robo a las carreras, y en las relaciones afectivas de unos personajes mal definidos. Los diálogos muchas veces son sonrojantes. Y entre los actores, imposible adivinar con qué acento imposible habla Amman.

3/10
Mindscape

2013 | Mindscape

En un futuro no muy lejano existe una división especial de la policía con la capacidad de meterse dentro de los recuerdos de las personas, para así resolver casos complicados. El detective John Washington, que ha estado retirado una temporada del servicio activo por un suceso traumático, se reincorpora al trabajo con un caso en teoría sencillo, debe interrogar a la adolescente Anna, hija de un senador, que se niega a comer, y averiguar qué tiene en la cabeza. Tras su primera entrevista queda claro que faltan datos para una situación decididamente extraña, en que los poderes mentales de Washington van a encontrar la horma de su zapato en Anna, que podría estar manipulándole. Debut en el largometraje de Jorge Dorado, con producción de Jaume Collet-Serra, en una producción internacional en inglés en la que participa Antena 3. Como en el caso de tantos cineastas españoles que se lanzan a cumplir su sueño fílmico más allá de las fronteras hispanas, el terreno escogido es el thriller inquietante con giros más o menos sorprendentes, con la vieja-nueva idea de que nada es lo que parece, y que el espectador puede no ser del todo consciente de lo que sucede ante sus ojos. En tal sentido el film quizá no sea memorable pero tampoco defrauda, y además cuenta con unos actores estupendos, Mark Strong y Taissa Farmiga sobre todo.

5/10
Invasor

2012 | Invasor

2004. Pablo, casado y con una hija pequeña, realiza labores en la unidad médica del ejército español en Irak. Cuando se trasladan tras ayudar a las víctimas de un ataque, el convoy donde viajan él y su amigo Diego, es atacado por terroristas. Conseguirán huir, pero cuando llegan a un pequeño poblado, Pablo se verá obligado a luchar contra dos hombres. Días después despertará en un hospital de La Coruña. Tiene vacíos de memoria, pero poco a poco las imágenes se aclaran y lo que ve no le gusta nada. Cuando recibe la visita de un enviado del Ministerio que le pide que firme un informe de confidencialidad sobre su misión en Irak, Pablo se niega y decide investigar los hechos por su cuenta. Tras discretas incursiones en miniseries de televisión como La ira o Inocentes, Daniel Calparsoro vuelve al largometraje y firma la que es sin duda alguna su mejor película. Si ya destacó con Guerreros, ambientada en el conflicto bosnio, con Invasor regresa al escenario bélico, esta vez en la Guerra de Irak, y demuestra que es en ese género donde mejor se desenvuelve. Ya desde las primeras imágenes el espectador se da cuenta de que está ante una producción de altura, con panorámicas y planos exteriores de gran factura, que nos trasladan al desierto oriental, en donde tendrán lugar los acontecimientos centrales que darán sentido al film. Tanto en estas secuencias, como en las que tienen lugar en La Coruña (magnífica la persecución automovilística), Calparsoro convence detrás de la cámara, sin grandes alardes, pero sin trucos que escondan la limitaciones de producción. Y cuando es necesario sabe llegar al espectador con intensos primeros planos, con insertos y flashbacks llenos de enjundia. Es cierto que hay alguna escena peor lograda, menos verosímil, como la de la pelea en la playa o la histeria violenta en el bar protagonizada por uno de los soldados. Pero son detalles que no empañan para nada la buena impresión del conjunto, muy equilibrado. Pero Invasor funciona principalmente por dos motivos, y el primero de ellos es el de que toda la trama bascula sobre la decisión moral que debe afrontar el protagonista. Las guerras llevan consigo situaciones trágicas, injustas, nada fáciles, y Calparsoro no frivoliza con eso. Ya se sabe, lo correcto no es lo más fácil, y huir de la verdad por salvar los muebles puede llevar consigo una vida entera de amargura. En este sentido el argumento trae a la memoria filmes como En el valle de Elah. Hay mucho realismo en las decisiones del protagonista y en sus consecuencias, y la película no endulza el desenlace para regocijo del respetable, pero también evita caer en la trampa del fatalismo, típica del cine español. Por otra parte, el estamento militar no queda muy bien parado en el film (véase el último plano), así como la clase política, centro a menudo de críticas por sus irresponsables decisiones. El otro aspecto por el que Invasor es una buena película es por el retrato de personajes. Es excelente la presentación del protagonista Pablo, un tipo con fondo, con personalidad propia, dispuesto a no seguir protocolos cuando ha de realizar su trabajo, que es salvar vidas en el campo de batalla. Igualmente logrado está el dibujo de su amigo Diego, leal y valiente, aunque no tenga asideros tan sólidos como su colega. Y por último destaca el contrapunto de Baza, un agente sin escrúpulos que, aunque a veces parezca salido de una película yanqui de los años 40, resulta también creíble, por su naturalidad y cierto aire chapucero muy a la española. Por supuesto, nada de esto hubiera sido posible sin un trío de actores soberbio. Alberto Ammann hace un magnífico trabajo, en la línea del que realizó en Celda 211; Antonio de la Torre está como siempre, mimetizado; y Karra Elejalde se lo pasa pipa con su agente malote, algo que él hace a la perfección. Inma Cuesta, por su parte, está convincente y sobria en su sentido papel, aunque su personaje no tenga tanto peso en la trama.

6/10
Eva

2011 | Eva

Álex es un ingeniero robótico con un punto de genio, que por razones poco claras dejó la facultad donde trabajaba hace diez años; allí han seguido en cambio investigando y dando clases su hermano David, y la esposa de éste, Lana. El regreso de Álex tiene que ver con su fichaje por parte de una prestigiosa profesora, que quiere que trabaje en el desarrollo de un niño-robot casi humano. Y él, que acepta el reto, toma como modelo a Eva, a una niña a la que conoce casualmente y cuyo espíritu libre y desparpajo piensa que serían ideales para el diseño de un pequeño robot con auténticas emociones. Hasta donde alcanza nuestra volátil memoria, no hay muchas películas españolas con robots. En realidad, la ciencia ficción no ocupa un espacio demasiado amplio en la historia del cine patrio. Y hete aquí que llega un desconocido llamado Kike Maíllo, y entrega un film con muchos, muchos puntos de interés. En primer lugar, el director consigue algo sorprendente. Que nos creamos que los robots forman parte del paisaje cotidiano de un futuro no muy lejano, con cierto aire retro y nostálgico. Nada de efectismos baratos, sencillamente son algo tan común como un coche, un ordenador u otros electrodomésticos. Se nota que Maíllo y su equipo de cuatro guionistas aman la ciencia ficción, y conocen al dedillo relatos y películas sobre el tema: los guiños y citas tienen presencia, podemos pensar en Inteligencia artificial y 2001: Una odisea del espacio, pero esto no significa para nada puro mimetismo, Eva tiene, para bien, personalidad propia y capacidad de sorprender y hacer pensar sobre temas espinosos. Por ejemplo la cuestión prometeica, el mito de Frankenstein, abordada con mucho más acierto que en el caso de La piel que habito de Pedro Almodóvar. Y ello lo hace sin aburrir en absoluto. Hay gran acierto en el reparto. Quizá sea ésta la última vez que una niña se lleva un Goya a la mejor actriz revelación, lo cierto es que la pequeña Claudia Vega se lo merece sobradamente. Pero están muy bien todos, por supuesto Daniel Brühl, que lleva el peso de la narración, pero también Alberto Amman y Marta Etura, y un Lluís Homar que funciona a la perfección como androide a lo C3PO.

6/10
Lope

2010 | Lope

Siglo de Oro español. El soldado Lope de Vega vuelve de la guerra en las Azores, dispuesto a establecerse en Madrid y no volver a servir en el ejército. Tras enterrar a su madre, decide cultivar su pasión por el teatro y los versos, buscando el respaldo del empresario Jerónimo Velázquez. Logrará ganarse su confianza, al tiempo que cultiva una relación amorosa clandestina con su hija, Elena Osorio, y se siente atraído por Isabel de Urbina, de noble familia.El cine hispano sigue haciendo un esfuerzo por abordar tramas interesantes de su apasionante pasado, tras Alatriste y La conjura de El Escorial. Y hay que agradecer el gran esfuerzo de producción, la ambientación histórica es impresionante, y el elenco de actores bastante aceptable. Pero como ocurría en los mencionados títulos, el resultado es desigual. La idea al abordarse libremente la vida de uno de los genios de la literatura española, Lope de Vega, y que remite a Shakespeare enamorado, es ofrecer sus cuitas amorosas, al hilo de su vocación a las letras. Aunque una cosa es la intención, y otra el resultado, un tanto deslavazado.No es fácil dilucidar si es cosa del guión de Jordi Gasull e Ignacio del Moral, o de la puesta en escena de Andrucha Waddington, pero la sensación del conjunto es de escasa vertebración e indefinición de personajes. Valga a tal efecto, un ejemplo. Arranca el film con una carta de Lope dirigida a su madre, y tal recurso epistolar, junto a la muerte de ella, poco aportan a la historia. Se nos indica que al protagonista le importan las apariencias -de ahí ese entierro, por encima de sus posibilidades-, pero luego esto parece inconexo con la posterior descripción del triángulo amoroso, donde los auténticos sentimientos de Lope hacia Elena e Isabel son poco nítidos, y no parecen desde luego en ninguno de los casos los de un enamorado. Es cierto que hay algunas escenas que funcionan -la improvisación de los sonetos, el encuentro de las dos mujeres...-, pero falta el deseable ritmo brioso y domina la frialdad en la narración, con enredos y rencores que no conmueven, y sentimientos y modos de actuar muy básicos, como esas exageradas miradas lascivas de Elena (Pilar López de Ayala) en los primeros pasos del film, o el modo en que se resuelve un juicio. Por otra parte, el conocedor de la obra de Lope echará en falta un mayor recurso a ella, aunque ciertamente, con respecto al caso Shakespeare, el hándicap estriba en que es menos conocida por parte del gran público.

4/10
Celda 211

2009 | Celda 211

Intenso film carcelario dirigido por Daniel Monzón (El corazón del guerrero, La caja Kovak) a partir de la novela homónima de F.P. Gandul. Monzón demuestra que es uno de los directores españoles más en forma, capaz de crear imágenes poderosas, aunque le falte un puntito para que sus películas sean redondas. Celda 211 obtuvo muy buena acogida en el Festival de Venecia, lo cual es mucho para tratarse de una producción española. Juan es un joven casado que pronto va a ser padre. Es funcionario de prisiones y está a punto de entrar a trabajar en una cárcel. Para echar un vistazo al lugar hace una primera visita de reconocimiento un día antes del día fijado. Le acompañan algunos de sus futuros compañeros. Y mientras está dentro se produce un violento motín liderado por un psicópata llamado 'Malamadre'. Por mala suerte Juan queda atrapado en el interior de la celda 211 y pronto se da cuenta de que la cárcel ha quedado en manos de los presos. Para salvar la vida sólo le queda convertirse en uno de ellos y ganar tiempo para poder escapar. Celda 211 es seguramente la mejor película de Daniel Monzón, quien ha contado para el guión con su colaborador habitual, Jorge Guerricaechevarría. La historia, de corte fatalista, critica la escasa calidad de vida de los presos y pone el dedo en la lacra de la inmoralidad de los métodos empleados por las autoridades cuando deciden que el fin justifica los medios. Pero es en la puesta en escena carcelaria en donde el fin destaca dentro del panorama del cine español. Hay buen ojo y mucho sentido del ritmo y del encuadre. Ya desde las primeras imágenes, de un realismo impresionante, el espectador queda avisado de que va a ver un drama sólido, con altas dosis de violencia. Aunque en algunos casos los caracteres están sólo esbozados, hay que reconocer un trabajado esfuerzo por definir a los diferentes personajes (Tachuela, Apache, el funcionario de interior) y, sí que funciona, y muy bien, la singular relación que se establece entre Juan y 'Malamadre'. Por contra 'cantan' un poco los tópicos del poli psicópata (un Antonio Resines muy poco inspirado) o de la inoperancia de los funcionarios (hay momentos en que su tranquila actitud resulta totalmente inverosímil), así como se echa en falta más sutileza y menos aturullamiento en la fase final de la película. De todas formas la historia atrapa y funciona. El talento de Luis Tosar, aquí algo sobreactuado, es conocido, pero es una sorpresa mayúscula el joven Alberto Ammann, quien compone un personaje perfecto. Y Roque Baños vuelve a hacer que su música influya en el resultado positivamente.

6/10

Últimos tráilers y vídeos