IMG-LOGO

Biografía

Rina Morelli

Rina Morelli

Rina Morelli

Filmografía
El inocente (1976)

1976 | L'innocente

Adaptación de una novela de Gabriele D'Annunzio, sigue las tribulaciones de una pareja de enamorados, cuando ella se descubre encinta de otro hombre. Es el film que cierra la filmografía de Luchino Visconti.

6/10
El gatopardo

1963 | Il gattopardo

Los que defienden a capa y espada aquello de que siempre la película es peor que el libro deberán revisar esta adaptación por parte de Luchino Visconti de la inmortal novela de Giuseppe Tomasi di Lampedusa. Y es que Visconti sabía tanto como Lampedusa del tema central, la decadencia de la aristocracia, al pertenecer el cineasta a una familia noble, igual que el protagonista de la obra: un siciliano del XIX que ve cómo sus privilegios se acaban. Se trata del príncipe siciliano Fabrizio di Salina, que en 1860 trata de apegarse a su viejo mundo en declive, mientras Garibaldi llega con su ejército a la isla, para unificar Italia, y acabar con el viejo régimen feudal. Salina permite que su sobrino Tancredi se aliste en el ejército y contraiga matrimonio con Angelica, hija de un nuevo rico que representa la burguesía en ascenso. “Algo debe cambiar para que todo siga igual”, viene a decir la obra de Lampedusa, que muestra el nacimiento de un nuevo mundo en el que la burguesía sustituye a los nobles, ofreciéndoles dinero, mientras que estos se dejan comprar. Resulta deslumbrante el modo en que Visconti despliega su narración, sin prisa ninguna. Y de ese modo logra dibujar con minuciosidad a sus personajes, de modo especial al príncipe de Salina, una espléndida composición de Burt Lancaster, quizá la mejor de su carrera. Sus conversaciones con el padre Pirrone rebosan cinismo, por un comportamiento hipócrita del que es consciente; con don Ciccio cuestiona la democracia, por un plebiscito en que el único voto negativo ha sido manipulado; con los jóvenes prometidos medita acerca de la fugacidad de la vida, y lo efímero de la belleza; con Chevally, que le hace la propuesta de ser senador de la república, honor que rechaza por considerar que en la política sólo caben los que están ahí para medrar. La mirada del cineasta es melancólica. Los pocos pasajes que protagonizan los personajes (notablemente el recorrido de la casa vacía de Tancredi y Angelica, unos radiantes Alain Delon y Claudia Cardinale) acentúan la pena por la juventud que se va. Porque Fabrizio es bien consciente de que su mundo tiene los días contados. Con esta obra maestra, Visconti abandona definitivamente el neorrealismo de sus orígenes. El cineasta se inscribe en una tendencia del cine italiano conocida como “caligrafista”, que consiste en la minuciosa reconstrucción de una época, mediante un ritmo pausado. Destaca la modélica utilización del color del director de fotografía, Giuseppe Rotunno, que se inspira en las obras de los pintores Delacroix y Hogarth. El escenógrafo Mario Garbuglia dota a los escenarios de tantos detalles que todo parece digno de un museo, mientras que los esmerados trajes de Piero Tosi parecen de verdad. Además, Visconti aprovecha para lucirse como cineasta épico con la vistosa secuencia de la batalla de Palermo. Entre todas las secuencias, se lleva la palma el inolvidable baile, que ocupa un tercio del metraje, en el que el príncipe Salina legitima en la sociedad a la famlia de Angelica, al tiempo que él mismo decide permanecer en un segundo plano a partir de ese momento. El film ganaría la Palma de Oro en el Festival de Cannes. Se trata asímismo de un título clave en la filmografía de Burt Lancaster, estrella del cine de acción y aventuras, que se consagraba definitivamente como actor dramático de peso, tras otros logrados papeles en Vencedores o vencidos y El hombre de Alcatraz. Tras hacerse por fin con el reconocimiento de la crítica, el actor iniciaba una segunda e interesantísima etapa en su carrera, en la que volvería a colaborar de nuevo con Visconti en Confidencias. Le acompañan dos de las grandes estrellas del cine europeo de la época, que ya habían trabajado con Visconti en Rocco y sus hermanos, Delon y Cardinale.

9/10
El crimen se paga

1962 | Le crime ne paie pas

Extenso film franco-italiano consistente en cuatro segmentos diferentes. En uno de ellos una condesa sabe que su amante la engaña y prepara entonces su muerte, pero enterado el amante decide vengarse... En el segundo narra cómo un diputado socialista se ve envuelto en una trama que implica a su mujer. En en tercer segmento una mujer mata a su marido y también a su amante para largarse con un tercero... Y, por último, se nos cuenta una curiosa historia sobre cómo lograr el crimen perfecto. Lo mejor de esta extensa película, seguramente demasiada larga, es el reparto, en donde destacan nombres como el de Danielle Darrieux (Madame de...), Philippe Noiret (Cinema Paradiso) o Louis de Funès (La gran juerga).

4/10
Qué alegría vivir

1961 | Che gioia vivere

En la Roma de 1921 un joven idealista llamado Ulises se afilia al partido Fascista convencido de que podrá cambiar las cosas. Poco a poco comienza a involucrarse en actos violentos contra sus opositores, al tiempo que conoce el amor verdadero. Arriesgada historia sobre los orígenes del fascismo en Italia, que sigue en algunos puntos la estela neorrealista, conteniendo además algunos audaces apuntes de comedia negra. En realidad el tema está tratado en forma de comedia social, como su propio título en español indica. Segunda colaboración entre el director René Clément y Alain Delon después del thriller A pleno sol (1960).

6/10
El bello Antonio

1960 | Il Bell'Antonio

Sólida comedia, desarrollada en Sicilia, sobre un hombre aquejado de impotencia que acaba de contraer matrimonio. Este personaje está soberbiamente interpretado –como siempre– por Marcello Mastroianni. Sin duda, es uno de las mejores películas de Bolognini, a partir de un guión de Pier Paolo Pasolini.

6/10
Una mujer para Marcelo

1958 | Gli zitelloni

Marcelo, un humilde dependiente, es obligado a casarse con Gina, hija de su patrona, después de que esta última les sorprenda dándose un inocente abrazo. Coproducción hispano-italiana con un buen reparto, que en cierta medida compensa la ligereza del guión.

4/10
Senso

1954 | Senso

Siglo XIX. Livia, una hermosa aristócrata italiana, se enamora del teniente Franz Mahler, oficial del ejército austriaco, a pesar de que sus dos países están en guerra. Una de las grandes cintas de Luchino Visconti. Adapta una novela de Camilo Boito.

7/10
Fabiola

1949 | Fabiola

Adaptación de la novela homónima de Nicholas Patrick Wiseman (1802-1865), que, a pesar de nacer en Sevilla, tenía padres ingleses y acabó siendo cardenal y arzobispo de la Abadía de Westminster. Ésta fue su obra más conocida, y el cine ya la había adaptado en 1918 y volvería a hacerlo en 1960 con La rebelión de los esclavos. Gran espectáculo, retomaba el cine histórico en Italia en una trama donde Fabiola (la francesa Michèle Morgan), hija de un aristócrata romano, acaba aceptando la fe cristiana, por lo que padece la persecución del Emperador Constantino. Vivirá, además, una historia de amor con un gladiador. Su metraje de más de tres horas fue dejado a la mitad para su distribución en Estados Unidos.

6/10
La corona de hierro

1941 | La Corona di ferro

Una de las películas más relevantes de la propaganda del régimen de Mussolini, ganadora del premio al mejor film en el Festival de Venecia del año 1941. A la misma proyección de la película asistió el ministro nazi de Instrucción Popular y Propaganda Joseph Goebbels, que quedó entusiasmado por el fervor patriótico y la realización épica de la cinta. Con la acción trasladada a la Italia del siglo XIII, en realidad se trataba de una nueva versión del mito de 'Los nibelungos'. En ella, un rey tiránico sufre una serie de visiones que predicen para él terribles desgracias. Entre medias, la reseñada corona del título que ofrecía posibilidades milagrosas a su poseedor.

6/10
El caballero del antifaz

1939 | Un Avventura di Salvator Rosa

Cine de aventuras que intentaba imitar los modos y maneras de Hollywood, siguiendo la línea de héroes enmascarados clásicos como el Zorro y La Pimpinela Escarlata. Así, asistimos a duelos de espadas, historias de amor, dobles identidades y actos heroicos del héroe de turno. Todo se desarrolla en el Nápoles del siglo XVII, cuando un misterioso espadachín con el rostro cubierto que se hace llamar Salvador Rossa se convierte en paladín de los más necesitados y lucha en solitario contra el cruel tirano que atemoriza al país. Significó una nueva colaboración entre el actor Gino Cervi y el director Alessandro Blasetti tras haber encarnado el primero al mítico y valeroso Ettore Fieramosca en la película de 1938.

4/10

Últimos tráilers y vídeos