IMG-LOGO

Biografía

Robert Rossen

Robert Rossen

57 años ()

Robert Rossen

Nació el 16 de Marzo de 1908 en Nueva York, EE.UU.
Falleció el 18 de Febrero de 1966 en Hollywood, Los Angeles, California, EE.UU.
Filmografía
Lilith

1964 | Lilith

Vincent (Warren Beatty) es un veterano de guerra que regresa a su pueblo natal, en Maryland. Allí pretende reiniciar su vida, que dejó en el punto de sus estudios de psicología. Empieza a trabajar como psicólogo en una clínica psiquiátrica privada. Allí conoce a una paciente encantadora, que sufre esquizofrenia. La joven se llama Lilith (Jean Seberg), y tiene cautivados a todos los jóvenes de la comarca. Uno de ellos es Stephen (Peter Fonda), un muchacho rebelde y problemático. Vincent no iba a ser menos, y se queda prendado de Lilith. Su amor llega hasta tal punto que haría cualquier cosa por ella, incluso tirar por la borda lo que tanto le ha costado conseguir. Vincent se involucra de tal manera en el mundo de Lilith, que olvida su posición de médico y confunde la realidad con la ficción. La tragedia está servida. Tres años después de su lanzamiento al estrellato con Esplendor en la hierba (1961), de Elia Kazan, Beatty vuelve a dar vida a un joven con enredos románticos. Después vendrían Bonny and Clyde (1967), Los vividores (1971) o El último testigo (1974). Dirigida con eficacia por una de las víctimas peor paradas del famoso Comité de Actividades Antiamericanas, que investigó posibles actividades subversivas en Hollywood. Sus títulos más conocidos son El político (1949) y El buscavidas (1961). Lilith cuenta con los mejores elementos del drama romántico, aunque se queda un poco desfasada para un espectador actual.

6/10
El buscavidas

1961 | The Hustler

Elaborado retrato de un personaje destinado al fracaso, Eddie Felson, magistralmente interpretado por Paul Newman. Felson es un jugador de billar profesional que recorre las salas de juego rurales de Norteamérica y conoce todos los trucos posibles para ganar dinero en las apuestas. Normalmente pierde la primera partida para incitar a sus rivales a apostar. En ese momento intenta ganar por casualidad, en el último golpe. Su máxima aspiración es enfrentarse al mejor jugador del país, ‘El gordo de Minnesota’. Cuando al fin lo consigue es derrotado porque El Gordo tiene más experiencia. Posteriormente conoce a una joven alcohólica fracasada e inicia una relación con ella... La película es mítica en la filmografía norteamericana y obtuvo dos Oscar, mejor fotografía y mejor decoración en blanco y negro. Veinte años después, Paul Newman volvía a interpretar al personaje en El color del dinero de Martin Scorsese, una discreta continuación de este film con la que el actor conseguiría ganar por fin su primera estatuilla. Robert Rossen fue el realizador ideal a la hora de contar historias de perdedores, como en El político. Éste es sin duda su film más recordado y él mismo coescribió el guion junto con Sidney Carroll a partir de la novela de Walter S. Lewis.

8/10
Llegaron a Cordura

1959 | They Came to Cordura

La acción nos sitúa en 1916, durante la famosa expedición mejicana. Thomas Thorn (Gary Cooper) es un oficial de la Armada de los Estados Unidos. Ocupa una posición en primera línea de combate, pero pronto le comunican que es relevado. Su nueva misión consiste en encontrar a cinco soldados que han sido galardonados por el gobierno con la Medalla de Honor. Una vez reunidos, deben llegar a la base militar de Cordura. Durante su andadura, el Mayor Thomas conoce a una mujer norteamericana, interpretada por Rita Hayworth, de quien se enamora enseguida. Thomas descubre que la mujer está acusada de traición, lo que le acarrea mayores problemas. Por fin consigue encontrar a los cinco soldados, pero les queda por delante un camino de vuelta repleto de sobresaltos y adversidades. Una película emocionante muy adecuada para los amantes de las aventuras. Dirigida con eficacia por Robert Rossen, que sería definitivamente reconocido dos años después con El buscavidas, protagonizada por Paul Newman. Un realizador con bastantes altibajos en su carrera, con películas como El político (1949) o Mambo (1955), protagonizada por su mujer Silvana Mangano. Llegaron a Cordura es un western ambicioso, del que se dice que estuvo influido por la relación del director con el Comité de Actividades Antinorteamericanas. Está basado en la novela de Glendon Swarthout.

6/10
Alejandro el Magno

1956 | Alexander the Great

Antes de firmar su obra maestra, El buscavidas, el neoyorquino Robert Rossen firmó este biopic de Alejandro Magno, monumental peplum de su hazañas guerreras, sorprendentemente coproducido por Estados Unidos y España, ya que se rodó en localizaciones de Madrid y Málaga. Protagoniza Richard Burton.

5/10
El político

1949 | All the King's Men

Adaptación de la celebérrima novela de Robert Penn Warren, ganadora del Premio Pulitzer. Cuenta la historia del gobernador de un estado innombrado de EE.UU., desde que es un simple destripaterrones algo ingenuo, estudiante de derecho, pertrechado del idealismo de ayudar a los más desfavorecidos, hasta que fagocitado por los mecanismos del poder utiliza las mismas armas sucias de sus predecesores, aunque sea para lograr metas loables, como la construcción de un hospital. Le acompaña en su trayectoria un periodista, que ejerce en el film de narrador, que termina especializado en descubrir trapos sucios que ayuden al gobernador a conseguir sus fines. Robert Rossen escribe, dirige y produce el film, Oscar a la mejor película en 1949, y auténtica exploración de los entresijos del poder, que empujan con frecuencia a la corrupción y a los atajos para cumplir objetivos. Y se nota la admiración del cineasta por la novela de Warren, que respeta en sus líneas generales, lo que resulta especialmente meritorio tratándose de una obra tan voluminosa, que obliga a un difícil ejercicio de compresión. Rossen atrapa todo un complejo manojo de pulsiones humanas, donde no tiene parte pequeña la búsqueda del afecto, y la dificultad y el miedo para comprometerse. Aunque no hay oportunidad de detenerse en algunos pasajes –el trapo sucio del juez, por ejemplo–, hay un acierto completo en la definición del político Willie Stark, magníficamente interpretado por Broderick Crawford, premiado con el Oscar. La escena de su discurso, una vez le ha hecho ver Sadie –estupenda Mercedes McCambridge, también oscarizada– su condición de `hombre de paja´ en unas elecciones, es soberbia. John Ireland hace una buena composición como el periodista Jack Burden, pero las aristas del cínico original se han suavizado, e incluso se disminuye su parte de culpa en la reacción del juez por el descubrimiento de un secreto del pasado. Rossen quedó especialmente contento de la cooperación de los paisanos de Stockton, población escogida para rodar la mayor parte del film: “Todos, desde el alcalde, el presidente de la Cámara de Comercio y el director del banco más importante, hasta el más pequeño de los alumnos del colegio público participaron en el rodaje, y aceptaron salir como figurantes.”

7/10
La hija del pecado

1947 | Desert Fury

Producida por Hal B. Wallis para Paramount Pictures, se trata de un interesante melodrama en color, basado en la novela “Desert Town”, de Ramona Stewart, convertida en guión por Robert Rossen. Su trama sucede en la ciudad de Chuckawalla, en Nevada, donde una mujer (Lizabeth Scott) se enamora de un hombre (John Hodiak) sospechoso de haber matado a su primera esposa. El sheriff del lugar (Burt Lancaster), antiguo novio de la chica, entrará en el juego provocando una vorágine de violencia imposible de controlar. Antes de repetir en Al volver a la vida (1948), La hija del pecado fue la primera película que unió a Lancaster y Lizabeth Scott, una rubia de voz profunda y belleza pétrea que aquí luce un “look” sencillamente espectacular.

5/10
Johnny O'Clock

1947 | Johnny O'Clock

Johnny O'Clock y su socio –Guido Marchetti– dirigen un casino en horas bajas. El detective Kutch sospecha que Johnny es el culpable del asesinato de un jugador. El genial Robert Rossen (El buscavidas, El político) debutó como director con esta historia de cine negro, después de diez años como guionista, habiéndose especializado en el género.

6/10
El extraño amor de Martha Ivers

1946 | The Strange Love Of Martha Ivers

Historia dramática de amores y dobles verdades con reparto de lujo. Martha vive una existencia triste en casa de su tía. Cuando intenta escapar de ella con Sam, tía y sobrina discuten y se produce un lamentable accidente. En el juzgado, Walter, quien ha presenciado la escena, falsifica los hechos. Y Sam no puede hacer nada ante la nueva relación que han entablado Martha y Walter. Lewis Milestone ofrece un sólido drama con tintes de cine negro y con un reparto de altura encabezado por Barbara Stanwyck.

6/10
Un paseo bajo el sol

1945 | A Walk in the Sun

Tercera colaboración –de las cuatro que realizaron– de Dana Andrews con el director Lewis Milestone, con quien había rodado el año anterior The Purple Heart. Aquí vuelven a realizar un excelente film bélico con guión del gran Robert Rossen (El buscavidas), basado en una novela de Harry Brown. El film se centra en la presencia del ejército norteamericano en tierras italianas durante la II Guerra Mundial. Un grupo de soldados se instala en Salerno en 1943 y recibe como misión atacar una granja que ha sido tomada por los nazis. El enfrentamiento será muy sangriento y peligroso y los caracteres de todos los soldados saldrán a flor de piel.

7/10
Edge of Darkness

1943 | Edge of Darkness

Han pasado dos años desde que los nazis han invadido Noruega. La acción se desarrolla en un pequeño pesquero donde da la sensación de que sus habitantes han aceptado de mayor o menor grado la situación. Pero nada más lejos de la realidad, todos piensan en la sublevación, pero desean tener éxito, así que aguardan pacientemente a que llegue el momento adecuado. Lo más interesante de este tipo de películas es que se hicieron y estrenaron en plena Segunda Guerra Mundial. Todavía no había concluido el conflicto bélico, ni se conocía el resultado, pero Hollywood ya trabajaba para contribuir con la maquinaria de guerra, pues la mayoría de estos títulos estaban destinados a subir la moral del pueblo norteamericano.

5/10
El lobo de mar (1941)

1941 | The Sea Wolf

Dos náufragos -una mujer perseguida por la justicia y un joven novelista- son recogidos en alta mar por el capitán Wolf Larsen, un viejo marinero que gobierna su barco con mano de hierro. Al pasar los días los dos protagonistas se dan cuenta de su verdadera situación: son prisioneros del temible capitán Larsen en un barco y con una tripulación que dirige a su antojo. Basada en el relato de Jack London, Michael Curtiz (Casablanca) dirige este film que reúne elementos del cine de aventuras y de misterio. Edward G. Robinson interpreta a este lobo de mar, en una de sus más logradas caracterizaciones; le acompañan en el reparto Ida Lupino y John Garfield. Adereza las imágenes una magnífica partitura musical a cargo de Erich Wolfgang Korngold (Robin de los bosques). La película obtuvo una nominación a los Oscar en la categoría de mejores efectos especiales.

6/10
Out of the Fog

1941 | Out of the Fog

Cine negro de altura. No podía ser menos con el elenco de personas que hay detrás del aspecto técnico y artístico, encabezados por Anatole Litvak (Anastasia), especialista en caracteres atormentados, el guionista y director Robert Rossen (El buscavidas) y el protagonismo del excelente John Garfield (El cartero siempre llama dos veces) y la actriz y directora de los ojos inquietantes Ida Lupino (La casa en la sombra). La trama sigue la pista de dos pescadores que son extorsionados por un gángster. Ya no pueden más y, viendo que la policía no puede hacer nada, deciden poner fin al asunto aprovechando que el mafioso se ha enamorado de la hija de uno de ellos.

6/10
Los violentos años 20

1939 | The Roaring Twenties

Si con un género se asocia al director Raoul Walsh, uno de los directores que llevaba un parche en el ojo (los otros eran John Ford y Nicholas Ray), ése es el género de aventuras. Pero el cineasta se lanzó a dirigir para Warner en 1939 su primera película de gángsters, Los violentos años 20; y debió coger gustillo al tema, porque luego repetiría en esa línea, con actores como James Cagney y Humphrey Bogart, en títulos tan formidables como Al rojo vivo, Pasión ciega y El último refugio. Fue la tercera vez y última vez que coincidían estos dos grandes intérpretes: antes se habían visto en Ángeles con caras sucias, otra de gángsters, y en el western Oklahoma Kid. Lo cierto es que Walsh hizo el film de rebote, pues el director inicialmente previsto era Anatole Litvak. La historia, situada en la década de los 20, recrea con inusitado realismo el ambiente social de entonces en Estados Unidos: Depresión, desempleo, irrupción del jazz, ley seca, contrabando de alcohol… Y el gángster encarnado por Cagney está basado en un personaje auténtico, Larry Fay. El film arranca en las trincheras de la I Guerra Mundial, donde conocemos a tres amigos que tendrán luego dificultades para salir adelante, una vez de vuelta a casa. Lloyd es abogado, y se las arreglará; George, un tipo espabilado y con pocos escrúpulos, se embarcará en el tráfico ilegal de alcohol; y Eddie, empieza a trabajar de taxista, pero se verá impelido por George a mezclarse en sus turbios negocios. Llama la atención la abundante critica social del film a una ley que más que ayudar a los ciudadanos, invita a delinquir. Y cómo en el argumento gangsteril se insertan a las mil maravillas las tramas románticas, ya sea con la antigua ‘novia de la guerra’, o con la clásica mujer fatal de club nocturno, Panamá (Gladys George), que en el fondo tiene un corazón de oro. El film abunda en frases de ésas para esculpir en piedra, líneas de un guión modélico, en el que intervino Robert Rossen. Como aquello que suelta Panamá a Eddie: “Pienso que eres un tipo bastante decente. Me gusta hablar con tipos decentes. Son difíciles de encontrar.” Eso sí, este título fue ignorado en los Oscar. Ni una solitaria nominación. Aunque no olvidemos que 1939 ha dado seguramente la mejor cosecha de películas de la historia del cine.

8/10
Racket Busters

1938 | Racket Busters

En un Nueva York dominado por el crimen y la corrupción, el gángster John Martin (Humphrey Bogart) se ha hecho con el control del mercado de los muelles y obliga a los transportistas a pagarle un canon por su 'protección'. Denny Jordan (George Brent) es un camionero que se niega a pagar dicho impuesto, a pesar de los problemas que ello puede ocasionarle tanto a él como a su joven esposa embarazada (Gloria Dickson). Un abogado le ayudará en su lucha contra Martin, a fin de llevar a éste frente a la justicia. Rápida y eficiente cinta de cine negro. Sus 70 minutos le bastan para relatar un montón de historias paralelas y crear tensión y suspense en un guión ejemplar escrito por Robert Rossen y Warren Duff.

6/10
Mujer marcada

1937 | Marked Woman

Uno de los melodramas clásicos que Bette Davis rodó para la Warner, claramente inspirado en el caso de Lucky Luciano, que fue a prisión acusado de controlar la prostitución en la ciudad de Nueva York. En esta ocasión, y debido a la censura imperante, la protagonista no aparece como tal sino con la denominación de 'chica de club'. Aunque la muchacha avanza en su carrera gracias a la ayuda de un gángster, pronto comienza a darse cuenta que está metida en una peligrosa organización, que incluso llega a provocar accidentalmente la muerte de su hermana. De ahí que decida declarar en contra del mafioso, entrando en el programa de protección de testigos del Fiscal del Distrito (Humphrey Bogart). El film cuenta con canciones de Al Dubin y Harry Warren, y está dirigida con eficacia y tensión por Lloyd Bacon. Bette Davis ganó la Copa Volpi a la mejor actriz en el Festival de Venecia.

7/10
They Won't Forget

1937 | They Won't Forget

En 1915, una muchacha de catorce años llamada Mary Phagan fue encontrada muerta. La policía detuvo como presunto responsable de su asesinato a un conserje negro, pero un periódico de Atlanta comenzó una campaña acusando del homicidio a un judío de Nueva York llamado Leo Frank, propietario de la tienda donde trabajaba Mary. Con agresivos eslóganes en los que se decía “En Atlanta se puede linchar a un negro en cualquier momento, pero, ¿porqué no cambiarlo esta vez por un judío yanqui?”, finalmente, este hombre fue acusado del crimen y condenado a muerte. Conmutada su pena por el gobernador a cadena perpetua, cuando era conducido a prisión fue raptado por una banda de desconocidos y linchado. Lo peor es que, años después, el negro confesó ser el autor del crimen. Un caso que conmocionó a la opinión pública norteamericana y que, para su traslación al cine, obvió los nombres reales además de cambiar algunos aspectos de la historia, como que el acusado fuese judío. De todas formas el resultado es una magnífica película de corte social, con tenebrosos ambientes de cine negro. Claude Rains es el fiscal del distrito y Lana Turner la joven asesinada. El tema volvería a ser llevado a la televisión en The Murder of Mary Phagan (1988), con Jack Lemmon y Kevin Spacey.

8/10
Lilith

1964 | Lilith

Vincent (Warren Beatty) es un veterano de guerra que regresa a su pueblo natal, en Maryland. Allí pretende reiniciar su vida, que dejó en el punto de sus estudios de psicología. Empieza a trabajar como psicólogo en una clínica psiquiátrica privada. Allí conoce a una paciente encantadora, que sufre esquizofrenia. La joven se llama Lilith (Jean Seberg), y tiene cautivados a todos los jóvenes de la comarca. Uno de ellos es Stephen (Peter Fonda), un muchacho rebelde y problemático. Vincent no iba a ser menos, y se queda prendado de Lilith. Su amor llega hasta tal punto que haría cualquier cosa por ella, incluso tirar por la borda lo que tanto le ha costado conseguir. Vincent se involucra de tal manera en el mundo de Lilith, que olvida su posición de médico y confunde la realidad con la ficción. La tragedia está servida. Tres años después de su lanzamiento al estrellato con Esplendor en la hierba (1961), de Elia Kazan, Beatty vuelve a dar vida a un joven con enredos románticos. Después vendrían Bonny and Clyde (1967), Los vividores (1971) o El último testigo (1974). Dirigida con eficacia por una de las víctimas peor paradas del famoso Comité de Actividades Antiamericanas, que investigó posibles actividades subversivas en Hollywood. Sus títulos más conocidos son El político (1949) y El buscavidas (1961). Lilith cuenta con los mejores elementos del drama romántico, aunque se queda un poco desfasada para un espectador actual.

6/10
El buscavidas

1961 | The Hustler

Elaborado retrato de un personaje destinado al fracaso, Eddie Felson, magistralmente interpretado por Paul Newman. Felson es un jugador de billar profesional que recorre las salas de juego rurales de Norteamérica y conoce todos los trucos posibles para ganar dinero en las apuestas. Normalmente pierde la primera partida para incitar a sus rivales a apostar. En ese momento intenta ganar por casualidad, en el último golpe. Su máxima aspiración es enfrentarse al mejor jugador del país, ‘El gordo de Minnesota’. Cuando al fin lo consigue es derrotado porque El Gordo tiene más experiencia. Posteriormente conoce a una joven alcohólica fracasada e inicia una relación con ella... La película es mítica en la filmografía norteamericana y obtuvo dos Oscar, mejor fotografía y mejor decoración en blanco y negro. Veinte años después, Paul Newman volvía a interpretar al personaje en El color del dinero de Martin Scorsese, una discreta continuación de este film con la que el actor conseguiría ganar por fin su primera estatuilla. Robert Rossen fue el realizador ideal a la hora de contar historias de perdedores, como en El político. Éste es sin duda su film más recordado y él mismo coescribió el guion junto con Sidney Carroll a partir de la novela de Walter S. Lewis.

8/10
Llegaron a Cordura

1959 | They Came to Cordura

La acción nos sitúa en 1916, durante la famosa expedición mejicana. Thomas Thorn (Gary Cooper) es un oficial de la Armada de los Estados Unidos. Ocupa una posición en primera línea de combate, pero pronto le comunican que es relevado. Su nueva misión consiste en encontrar a cinco soldados que han sido galardonados por el gobierno con la Medalla de Honor. Una vez reunidos, deben llegar a la base militar de Cordura. Durante su andadura, el Mayor Thomas conoce a una mujer norteamericana, interpretada por Rita Hayworth, de quien se enamora enseguida. Thomas descubre que la mujer está acusada de traición, lo que le acarrea mayores problemas. Por fin consigue encontrar a los cinco soldados, pero les queda por delante un camino de vuelta repleto de sobresaltos y adversidades. Una película emocionante muy adecuada para los amantes de las aventuras. Dirigida con eficacia por Robert Rossen, que sería definitivamente reconocido dos años después con El buscavidas, protagonizada por Paul Newman. Un realizador con bastantes altibajos en su carrera, con películas como El político (1949) o Mambo (1955), protagonizada por su mujer Silvana Mangano. Llegaron a Cordura es un western ambicioso, del que se dice que estuvo influido por la relación del director con el Comité de Actividades Antinorteamericanas. Está basado en la novela de Glendon Swarthout.

6/10
Una isla al sol

1957 | Island in the Sun

Superproducción de Darryl F. Zanuck en Technicolor y Cinemascope, que reunía a los rostros conocidos de rigor en este tipo de eventos –Joan Fontaine, Joan Collins, James Mason y los cantantes de color Dorothy Dandridge y Harry Belafonte– para rellenar una trama de pasiones sexuales y problemas raciales en el entorno de una isla del Caribe bajo colonialismo británico. Se basa en la novela de Alec Waugh, donde un joven negro regresa a su hogar dispuesto a hacer carrera en la política; pero mantiene un escandaloso romance con una mujer blanca. Colorista fotografía de Freddiee Young y poderosa banda sonora de Malcolm Arnold, que ese mismo año ganaría el Oscar por el score de El puente sobre el río Kwai.

5/10
Alejandro el Magno

1956 | Alexander the Great

Antes de firmar su obra maestra, El buscavidas, el neoyorquino Robert Rossen firmó este biopic de Alejandro Magno, monumental peplum de su hazañas guerreras, sorprendentemente coproducido por Estados Unidos y España, ya que se rodó en localizaciones de Madrid y Málaga. Protagoniza Richard Burton.

5/10
Toros bravos

1951 | The Brave Bulls

Incursión del especialista en cine negro Robert Rossen en el mundo de los toros, en la época en que era investigado por el Comité de Investigación de Actividades Antiamericanas. A partir de una novela de Tom Lea, describe la trayectoria de un célebre matador en las plazas de México, desde sus orígenes humildes hasta que llega a la cumbre, momento en que la gloria convive con sus temores más íntimos. Mel Ferrer hace el que para muchos es el mejor trabajo de su carrera. Al aire realista del film contribuye la dirección de fotografía del documentalista Floyd Crosby.

6/10
El político

1949 | All the King's Men

Adaptación de la celebérrima novela de Robert Penn Warren, ganadora del Premio Pulitzer. Cuenta la historia del gobernador de un estado innombrado de EE.UU., desde que es un simple destripaterrones algo ingenuo, estudiante de derecho, pertrechado del idealismo de ayudar a los más desfavorecidos, hasta que fagocitado por los mecanismos del poder utiliza las mismas armas sucias de sus predecesores, aunque sea para lograr metas loables, como la construcción de un hospital. Le acompaña en su trayectoria un periodista, que ejerce en el film de narrador, que termina especializado en descubrir trapos sucios que ayuden al gobernador a conseguir sus fines. Robert Rossen escribe, dirige y produce el film, Oscar a la mejor película en 1949, y auténtica exploración de los entresijos del poder, que empujan con frecuencia a la corrupción y a los atajos para cumplir objetivos. Y se nota la admiración del cineasta por la novela de Warren, que respeta en sus líneas generales, lo que resulta especialmente meritorio tratándose de una obra tan voluminosa, que obliga a un difícil ejercicio de compresión. Rossen atrapa todo un complejo manojo de pulsiones humanas, donde no tiene parte pequeña la búsqueda del afecto, y la dificultad y el miedo para comprometerse. Aunque no hay oportunidad de detenerse en algunos pasajes –el trapo sucio del juez, por ejemplo–, hay un acierto completo en la definición del político Willie Stark, magníficamente interpretado por Broderick Crawford, premiado con el Oscar. La escena de su discurso, una vez le ha hecho ver Sadie –estupenda Mercedes McCambridge, también oscarizada– su condición de `hombre de paja´ en unas elecciones, es soberbia. John Ireland hace una buena composición como el periodista Jack Burden, pero las aristas del cínico original se han suavizado, e incluso se disminuye su parte de culpa en la reacción del juez por el descubrimiento de un secreto del pasado. Rossen quedó especialmente contento de la cooperación de los paisanos de Stockton, población escogida para rodar la mayor parte del film: “Todos, desde el alcalde, el presidente de la Cámara de Comercio y el director del banco más importante, hasta el más pequeño de los alumnos del colegio público participaron en el rodaje, y aceptaron salir como figurantes.”

7/10
Cuerpo y alma

1947 | Body and Soul

Robert Rossen es probablemente el mayor experto en retratar personajes marginales y perdedores. El director de las magistrales El buscavidas y El político firma en esta ocasión la historia de un joven de origen humilde que entra en el mundo del boxeo y, poco a poco, coincidiendo con sus victorias, va perdiendo sus propios principios éticos, por lo que, incluso, acepta ser derrotado a cambio de dinero. Entre el drama, el cine deportivo y el cine negro, Cuerpo y alma es una magnífica muestra del ojo poético de Rossen, acentuado con esmero por la gran fotografía de James Wong Howe. El espléndido guión lo firma Abraham Polonsky y las sufrientes interpretaciones de John Garfield (El cartero siempre llama dos veces) y Lilli Palmer son perfectas.

7/10
Johnny O'Clock

1947 | Johnny O'Clock

Johnny O'Clock y su socio –Guido Marchetti– dirigen un casino en horas bajas. El detective Kutch sospecha que Johnny es el culpable del asesinato de un jugador. El genial Robert Rossen (El buscavidas, El político) debutó como director con esta historia de cine negro, después de diez años como guionista, habiéndose especializado en el género.

6/10
They Won't Forget

1937 | They Won't Forget

En 1915, una muchacha de catorce años llamada Mary Phagan fue encontrada muerta. La policía detuvo como presunto responsable de su asesinato a un conserje negro, pero un periódico de Atlanta comenzó una campaña acusando del homicidio a un judío de Nueva York llamado Leo Frank, propietario de la tienda donde trabajaba Mary. Con agresivos eslóganes en los que se decía “En Atlanta se puede linchar a un negro en cualquier momento, pero, ¿porqué no cambiarlo esta vez por un judío yanqui?”, finalmente, este hombre fue acusado del crimen y condenado a muerte. Conmutada su pena por el gobernador a cadena perpetua, cuando era conducido a prisión fue raptado por una banda de desconocidos y linchado. Lo peor es que, años después, el negro confesó ser el autor del crimen. Un caso que conmocionó a la opinión pública norteamericana y que, para su traslación al cine, obvió los nombres reales además de cambiar algunos aspectos de la historia, como que el acusado fuese judío. De todas formas el resultado es una magnífica película de corte social, con tenebrosos ambientes de cine negro. Claude Rains es el fiscal del distrito y Lana Turner la joven asesinada. El tema volvería a ser llevado a la televisión en The Murder of Mary Phagan (1988), con Jack Lemmon y Kevin Spacey.

8/10

Últimos tráilers y vídeos