IMG-LOGO

Biografía

Samuel West

Samuel West

54 años

Samuel West

Nació el 19 de Junio de 1966 en Hammersmith, Londres, Reino Unido
Filmografía
El instante más oscuro

2017 | Darkest Hour

Mucho antes de la magistral Dunkerque, el realizador Joe Wright había resumido la batalla en un único –pero brillante– plano secuencia playero, en Expiación, su segundo trabajo. Después de que el film de Christopher Nolan haya reavivado el interés de la industria audiovisual por la Segunda Guerra Mundial, el británico retoma la evacuación de las tropas aliadas en la ciudad portuaria, que tiene un peso clave en este biopic del carismático primer ministro de su país durante el conflicto. El instante más oscuro llega en un momento en el que parecía tenerlo complicado por saturación, tras la excelente acogida de The Crown, donde le interpretaba un inmenso John Lithgow, y Churchill, con otra increíble transformación, esta vez por parte de Brian Cox. Sin embargo, acierta al centrarse en un momento distinto de la vida del líder británico más valorado de todos los tiempos, cuando en 1940 el parlamento fuerza la dimisión del primer ministro, Neville Chamberlain, que no ha sabido gestionar la amenaza de Adolf Hitler. Su partido se ve obligado a elegir como sustituto a Winston Churchill, desprestigiado por instigar la desastrosa batalla de Gallipoli durante la Gran Guerra, cuando ejercía como Primer Lord del Almirantazgo, pero que es el único de sus candidatos que acepta la oposición. El hombre que ha dirigido excelentes dramas de época como el citado, o Anna Karenina y Orgullo y prejuicio, demuestra que domina el género, haciendo gala de hallazgos visuales, no tan excesivos como el de la costa, pero sí los suficientes para crear tensión en una historia que transcurre en escenarios cerrados; pocas veces se ven detalles del frente, aquí estamos ante un thriller político en el que la principal guerra se libra entre el protagonista y sus rivales. Aprovecha que cuenta como colaboradores a los inspirados Bruno Delbonnel, habitual director de fotografía de los hermanos Coen y Jean-Pierre Jeunet, y Dario Marianelli, su músico de siempre. Con esto le saca gran partido al guión, absolutamente redondo, del especialista en vidas reales Anthony McCarten (La teoría del todo), que consigue meter al espectador del siglo XXI en el pensamiento de la época, cuando aún se podía llegar a pensar que Hitler podría tener clemencia con Inglaterra si se rinde a tiempo. En este contexto los políticos –a los que se da un varapalo por estar más pendientes de su silla que de otra cosa– piensan que resulta estéril plantar cara a los nazis en solitario, pues el resto de países que le hacen frente han caído o están a punto de hacerlo. Resulta impresionante el trabajo de Gary Oldman, a priori una opción nefasta para interpretar al protagonista por su absoluta falta de parecido. Pero pese a la extremada caracterización, a base de maquillaje prostético, el actor consigue resultar creíble sin perder expresividad, y sobre todo humanizar a un personaje mitificado por su peso en la historia. Estamos ante uno de esos trabajos milagrosos que se recuerdan siempre. Contra todo pronóstico, no eclipsa a los eficaces secundarios, realiza un brillante trabajo Kristin Scott Thomas, como Clemmie, la cariñosa esposa, y hasta se echan de menos más escenas de Ben Mendelsohn (brillante villano en Rogue One, una historia de Star Wars), como un Jorge VI que en principio contempla al Primer Ministro con recelo por no haberle apoyado durante la abdicación de su hermano (aquí se ofrece una versión más realista de la relación entre ambos que en El discurso del rey). Por último, Lily James sale airosa del reto de interpretar a una figura omnipresente en los últimos Churchill, la de joven secretaria que sufre la ira del mandatario, por su carácter gruñón, pero que consigue que poco a poco se dulcifique. Se articula en torno a la necesidad de reunir valor y plantar cara a las amenazas pese a que haya que realizar grandes sacrificios, cuando se corre el riesgo de fenecer. Merece un diez la secuencia capriana del metro, que difícilmente pudo ocurrir en la vida real, pero que no sólo resulta conmovedora, sino que resume muy bien lo que supuso la figura de Churchill.

8/10
En la playa de Chesil

2017 | On Chesil Beach

Principios de la década de los 60. Los jóvenes y enamorados Florence y Edward se han casado y se disponen a ser felices para siempre. Alojados en un hotel junto a la playa de Beach, para disfrutar de su luna de miel, la noche de bodas no transcurre con la dicha y normalidad deseadas. A través de sucesivos flash-backs se nos informa de cómo se conocieron y de su “background” familiar. Los padres de ellas son estirados y de buena posición. Los de él, de más modesta condición, a lo que se suma la demencia materna, tras un accidente. Pero palpamos sobre todo su absoluto desconocimiento de la sexualidad, lo que podría dificultar su vida conyugal. Adaptación de la novela homónima de Ian McEwan, a cargo del propio autor. Quizá sobre el papel el novelista lograra crear la atmósfera adecuada, y las idas y venidas temporales contribuyeran a dibujar una situación inconcebible en el año, 2017, en que se ha rodado el film, pero que se podría haber dado en una Inglaterra puritana que veía el sexo como un tabú. En cualquier caso el desconocido director de la cinta, Dominic Cooke, se ha atrevido con una película demasiado compleja y entrega un producto aquejado de arritmia, demasiado académico y premioso a pesar de su estructura narrativa, lo lastran las las reiteraciones, y el modo en que se entrega la información parece caprichoso y no ayuda a la credibilidad de la propuesta. La pareja protagonista, Saoirse Ronan y Billy Howle, son quizá lo mejor de la cinta, aunque desconcierta un poco el contraste de su atractivo entusiasmo juvenil con el modo algo timorato en que afrontan lo que no conocen, incluido su actitud provinciana ante los paletos camareros del hotel. Los secundarios están bastante desdibujados, sobre todo los progenitores de una y otra parte, que en el caso de los de ella rozan la caricatura del rico pedante.

5/10
Sufragistas

2015 | Suffragette

En un momento en el que está de rabiosa actualidad el debate sobre la discriminación de la mujer en el cine, por la desigualdad de salarios y oportunidades, el cine británico repasa en Sufragistas un capítulo clave de la lucha por el voto femenino. 1912. Cuando acude a realizar un reparto de la fábrica en la que trabaja, Maud se topa con una acción violenta de un grupo de partidarias del voto femenino que siguen a la carismática Emmeline Pankhurst, harta de la falta de resultados de las reivindicaciones moderadas. Acaba uniéndose a ellas, lo que pondrá en peligro la relación con su esposo, con el que ha tenido un niño. Tras Brick Lane, sobre una joven de Bangladés en Londres, la británica Sarah Gavron aborda su segundo largometraje dramático, también sobre temática femenina, con guión de Abi Morgan, responsable de La dama de hierro. Se trata de una superproducción, con impecable factura técnica, que cuenta con grandes trabajos actorales, sobre todo por parte de Carey Mulligan, en una de sus interpretaciones más brillantes, pues su personaje experimenta una enorme evolución, y logra secuencias desgarradoras, sobre todo las relativas a su hijo. A su altura está sin duda Helena Bonham Carter, que lleva con ella gran parte del peso de la trama, pero también convencen en roles secundarios Ben Whishaw, Anne-Marie Duff y sobre todo Brendan Gleeson, como un inspector de policía defensor a ultranza del imperio de la ley. La presencia de la todoterreno Meryl Streep tiene su sentido para dar fuerza al papel de Pankhurst, aunque sabe a poco que sólo intervenga en un par de secuencias. Sufragistas muestra con claridad el desprecio con el que eran tratados quienes pedían el voto femenino, los engaños políticos y hasta parte del juego sucio llevado a cabo por las autoridades, en un momento histórico poco visto en la pantalla. Pero le faltan matices a su reivindicación del sector más violento de la lucha por este derecho indiscutible, y de sus imágenes parece colegirse que de forma pacífica, sin sabotajes, incendios de establecimientos públicos, atentados y hasta lo que ahora se conoce como "escraches" de políticos, no se habría conseguido nada.

6/10
Jonathan Strange y el Sr. Norrell

2015 | Jonathan Strange & Mr Norrell | Serie TV

Original miniserie británica ambientada en la Inglaterra del siglo XIX, que adapta la novela homónima de Susanna Clarke. Aborda la magia de un modo original, al tratar su utilización de un modo realista, con una trama que atrapa desde el inicio. En la época en que transcurre la acción, la magia está en desuso, y es únicamente objeto de estudio por parte de una erudita asociación, que la aborda poco menos que como un raro objeto de arqueología. Pero entra en escena Gilbert Norrell, que demuestra que la magia puede practicarse, y hacer además de ella un arma respetable que conduzca a la victoria, por ejemplo en las guerras napoleónicas. Aunque al mismo tiempo, al estar jugando con fuego con algo que no conoce bien, acaba haciendo una suerte de pacto con una suerte de misterioso personaje diabólico o mefistofélico, para resucitar a la mujer de Walter Pole, un político influyente, lo que tiene serias consecuencias, pues la señora Pole se diría que ha perdido la cabeza, o bien que está semiposeída. Por otro lado, un tal Jonathan Strange resulta tener también talento para la magia, y le toca hacer tándem con Norrell. Pero mientras que tanto él como su esposa Arabella son buenas personas, a Norrell le mueve cierta ambición egocéntrica, y con su colega tiene una relación de amor-odio, le gusta tener a alguien experto en su especialidad, aunque al mismo tiempo le devoran los celos por sus logros. Dirige con aplomo el especialista en productos para la pequeña pantalla Toby Haynes, que aprovecha muy bien una trama, donde el título ya apunta a la idea de que en los magos se diría que están presentes dos caras de una misma moneda, al estilo de lo que sugería Robert Louis Stevenson con su célebre obra "Doctor Jekyll y Mister Hyde". El resultado es sumamente entretenido e intrigante, con el atractivo de que algunos resultados de la magia no se nos ofrecen con los típicos rayos y truenos cansinos de otras producciones al uso, sino con un cierto realismo. De modo que preparar un camino andadero para las tropas en las guerras en la península ibérica, provocar niebla, e incluso devolver la vida a los muertos, se muestra de un modo creíble, de modo que el telón de fondo histórico, donde acompañamos al célebre general Wellington, mantiene su vigencia. Los actores están muy bien, ya sean los dos magos protagonistas principales, Bertie Carvel y Eddie Marsan, el elegante diablo con tupé de Marc Warren, o la bondadosa y determinada esposa de Strange, encarnada por Charlotte Riley.

7/10
Hyde Park on Hudson

2012 | Hyde Park on Hudson

Poirot (12ª temporada)

2010 | Agatha Christie: Poirot

Penúltima temporada de esta estupenda serie británica que tiene como protagonista a Hércules Poirot (magnífico David Suchet), el célebre personaje de Agatha Christie capaz de resolver todo tipo de intrincados casos criminales. En esta ocasión se reúnen cuatro episodios que adaptan las correspondientes novelas de la escritora británica. Entre ellas destaca "Asesinato en el Orient Express", uno de sus trabajos más conocidos, donde se da cita además de un elenco de actores extraordinarios, como Jessica Chastain o David Morrissey. Los otros tres episodios que completan la temporada son "Tragedia en tres actos", donde se investiga la extraña muerte de un vicario durante un cóctel; "Las manzanas", que cuenta el caso de una niña que aparece ahogada en un cubo de manzanas, la cual decía que había sido testigo de un asesinato; y "Los relojes", que habla del caso de un cadáver rodeado de cuatro relojes.

6/10
Van Helsing

2004 | Van Helsing

¿Cómo reunir en una misma película a monstruos que han protagonizado en solitario decenas de títulos? Stephen Sommers, que ha escrito y dirigido esta película, tiene la respuesta. Para empezar, el protagonista será un especialista en cazar monstruos, que ya aparece en la novela "Drácula", de Bram Stoker: Van Helsing. Este intrépido personaje, una especie de Indiana Jones que viste siempre ropa oscura, se transforma en agente secreto del Vaticano nada menos, y sus misiones son enfrentarse con diabólicas criaturas. Aunque sus jefes suelen recomendar que no mate a nadie, que debe procurar salvar también a tan terribles oponentes, Van Helsing no lo suele tener fácil a tal respecto. Contando con Van Helsing, parece razonable pensar que ya tenemos un escenario principal, Transilvania, donde mora el conde Drácula con sus tres sanguinarias novias. Si vamos más allá, e imaginamos a Anna, una chica muy guerrera, que lidera un pueblecito que sufre los embates de los vampiros, y que ésta tiene un hermano que sufre el mal de la licantropía, ya tenemos otro monstruo en el saco. Finalmente, hemos de pensar que Drácula es un no-muerto, y esto, entre otras desventajas, le impide tener descendencia con sus queridas novias. Así que, para superar esta contrariedad, el conde piensa que las ideas del doctor Frankenstein de fabricar una criaturas a partir de cuerpos de difuntos, pueden ser una solución. Y ya tenemos un tercer monstruo. Si a esto sumamos una secuencia de presentación de Van Helsing, en que anda por las calles de París a la caza de Mr. Hyde, tenemos por fin una colección de monstruos de lo más completita. Conociendo los antecedentes de Sommers, sus dos filmes La momia y El regreso de la momia, era de esperar que, a pesar de contar aquí con tanto monstruo, apostara más por la acción y la aventura que por el terror propiamente dicho. Y desde luego, en tal aspecto, la película no defrauda en absoluto. Una vez perfilados los sencillos mimbres argumentales que acabamos de apuntar, no hay un momento para tomarse un respiro. La película es trepidante, como un circo con varias pistas, en el que, en cada una, parece escucharse el grito de guerra ‘¡Más difícil todavía!’. Maquillaje asombroso para las criaturas (un Frankenstein diferente) y efectos digitales para las transformaciones de las criaturas (singularme el hombre lobo), escenarios para dejarte boquiabierto, planos en los que la cámara y los actores, literalmente, vuelan…Todo está al servicio de ese increíble espectáculo visual. Hugh Jackman, Lobezno en las dos entregas de X-Men, es un Van Helsing la mar de razonable. Y Kate Beckinsale, a pesar de su aire de damisela delicada, da bien el tipo de mujer peleona, algo que ya había probado en parte en Underworld. Para los monstruos se apostado por actores no demasiado conocidos, pero que cumplen: Richard Roxburgh es Drácula, Will Kemp el Hombre Lobo, y Shuler Hensley el monstruo del Dr. Frankenstein. Pero no hay que engañarse, éste no es un film pensado para que los actores entreguen composiciones memorables. Estamos ante un film muy físico, y a tal respecto hay que subrayar que muchas de las escenas peligrosas las han hecho directamente los actores sin especialistas, colgados con cables que luego se han borrado digitalmente.

6/10
El reino del anillo

2004 | Ring of the Nibelungs

Recreación de la épica historia de la mitología germana recogida en "El cantar de los Nibelungos". El joven herrero Sigfrido (Benno Fürmann), sin saber que es el heredero de un reino invadido, se hace popular entre su gente al acabar con su mayor enemigo, el dragón Fafnir. Sigfrido ignora la maldición que pesa sobre la recompensa, un enorme tesoro, que ahora pone en peligro su amor por la hermosa reina guerrera escandinava Brunilda (Kristanna Loken).

6/10
El asesino de la noche

1997 | The Ripper

Repaso a una de las historias de crímenes más famosa de la historia: la del Jack el Destripador. A finales del siglo XIX, Londres sufre el terror de un misterioso asesino, que estrangula mujeres con sistemática precisión. No deja pista alguna. Scotland Yard encomienda el caso al inspector Hanson, que usa a una antigua prostituta como cebo, para cazar a su asesino. Mucha intriga y un ajustado reparto de actores, que nos gustaría que se prodigaran más en la pantalla.

5/10
Carrington

1995 | Carrington

Dora Carrington es una pintora que conoce un buen día al escritor homosexual Lytton Strachey. Ambos son grandes amantes del arte y de la vida bohemia y juntos pasan largas horas discutiendo sobre distintos puntos de vista culturales y sobre sus facetas artísticas. Entre los dos parece haber surgido un amor especial pero todo esto se tambaleará cuando el amante de Dora aparezca en escena. Christopher Hampton dirige esta historia basada en la novela Lytton Strachey. Dora Carrington y Lytton Strachey fueron dos artistas pertenecientes al grupo Bloomsbury, un círculo de intelectuales ingleses de principios de siglo XX. Entre ellos también se encontraba la escritora Virginia Woolf, el pintor Duncan Grant, o el crítico Roger Fry. La encantadora Emma Thompson, ganadora de un Oscar por Regreso a Howards End y nominada por Sentido y sensibilidad, encabeza el reparto junto a Jonathan Pryce, al que se le pudo ver en El mañana nunca muere o protagonizando la kafkiana Brazil, de Terry Gilliam.

5/10
Persuasión

1995 | Persuasion

La acción nos sitúa en 1814, Inglaterra. Anne es una joven señorita de la alta sociedad, que estuvo comprometida con un atractivo oficial de la marina, llamado Frederick. Ha pasado el tiempo y Anne vuelve a encontrarse con su antiguo amor, pero las cosas han cambiado. Anne tuvo que abandonar a Frederick debido a sus diferentes posiciones sociales, cediendo así a las presiones de su familia. Pero cuando se produce el reencuentro, la situación es bien distinta. Ahora Frederick se ha convertido en un hombre con una considerable fortuna. Anne se da cuenta de que sigue enamorada de él. Para conservar su amor, deberán enfrentarse a los rumores sociales y a los recuerdos del pasado. Film basado en la novela de la prestigiosa Jane Austen, autora de otras célebres obras también llevadas al cine como Orgullo y prejuicio y Sentido y sensibilidad. Una historia romántica en la que dos enamorados deben luchar contra las normas y las rígidas convenciones sociales. Recrea con acierto la Inglaterra de principios del siglo XIX.

6/10
Regreso a Howards End

1992 | Howards End

Las hermanas Margaret y Helen, interpretadas por Helena Bonham Carter y Emma Thompson, empiezan una amistad con los Wilcox, una próspera familia de la burguesía liberal, pero por una serie de sucesos, suspenden la relación. Con en el tiempo, la comprensiva Margaret y la dulce señora Wilcox, vuelven a encontrarse y entablan una amistad tan sólida, que al morir ésta, le deja su bucólica casa de Howards End a Margaret, en contra de la opinión de su familia. Helen se desentiende, y se dedica a ayudar a un joven y atractivo oficinista con problemas matrimoniales, con el que iniciará un romance. Las cosas se complican cuando Margaret y el viudo Wilcox se enamoran. Una excelente película de época realizada por el especialista en el género James Ivory, autor también de Oriente y Occidente (1982), Las bostonianas (1984) o Una habitación con vistas (1986). Basada en la novela de E.M. Forster. Una historia sugerente, rodada con sutileza y con un envolvente sentido estético. El equipo de actores está imponente, desde el sobrio Anthony Hopkins, hasta la rebelde Bonham Carter y la encantadora Vanessa Redgrave. Emma Thompson ganó el Oscar como mejor actriz. El tono de la película es de una belleza y de una elegancia admirables.

6/10

Últimos tráilers y vídeos