IMG-LOGO

Biografía

Tim Griffin

Tim Griffin

Tim Griffin

Filmografía
Extorsión

2017 | Extortion

El doctor Kevin Riley pasa unas vacaciones con su familia en un hotel del Caribe. Cuando dan un paseo en barco, se quedan varados en una isla. A punto de morir, les descubre Miguel, un pescador local que accede a rescatarles, a cambio de una compensación económica desmesurada. Para asegurarse de cobrar, se lleva a Kevin a buscar el dinero, mientras que deja a los suyos en la isla como garantía.  Telefilm que tiene cierta calidad, por la presencia de algún actor de peso, como Barkhad Abdi, nominado al Oscar al mejor secundario por Capitán Phillips, que interpreta aquí también al villano, y el veterano Danny Glover.

4/10
Wayward Pines (2ª temporada)

2016 | Wayward Pines | Serie TV

Segunda temporada de la serie basada en las novelas de Blake Crouch, se enfrenta al handicap de que ha desaparecido gran parte de su capacidad de sorprender. El espectador sabe que estamos en el futuro, que el pueblo de Wayward Pines es el último reducto de la humanidad, y que fuera de la valla que lo rodea habitan una especie de zombis, conocidos como abis, o aberraciones evolutivas. En esta tesitura es despertado uno de los muchos seres humanos que se encuentran criogenizados desde hace mucho, mucho tiempo, el doctor Theo Yedlin, pues se necesita su pericia como cirujano. Allí se encuentra con su esposa, cuya relación atravesaba una crisis, y le costará bastante aceptar la realidad del inverosímil mundo que se presenta ante sus ojos. De algún modo Jason Patric viene a sustituir a Matt Dillon, con pocas más variaciones que la de su oficio, un médico sustituye a un policía. Seguimos viendo a parte de la población atemorizada, el adoctrinamiento de los jóvenes, unos rebeldes que se oponen al sistema, y los que están al mando, que tratan de mantenerse fieles al legado del doctor Jenkins, el hombre que se anticipó a la catástrofe planetaria e ideó Wayward Pines. Más o menos entretenida, a pesar de tratar de incorporar nuevos enigmas y conflictos, no tiene la capacidad de mantener el factor sorpresa que sí retuvo otra serie de tintes apocalípticos, The Leftovers.

5/10
Wayward Pines

2015 | Wayward Pines | Serie TV

Primera incursión de M. Night Shyamalan en el mundo televisivo, con una miniserie intrigante que transcurre en un pueblo de Idaho, Wayward Pines, cuyo aspecto hace pensar en Twin Peaks de David Lynch, con la que comparte cierta sensación buscada de desconcierto en el espectador, aunque el tono es claramente diferente. La trama arranca con la llegada del agente del servicio secreto Ethan Burke a Wayward Pines con magulladuras, como si hubiera sufrido un accidente, y de hecho es ingresado en un hospital; el motivo del viaje era tratar de averiguar el paradero de dos agentes, desaparecidos desde hace algún tiempo. Por otro lado, el servicio secreto y su familia tienen noticias de que el vehículo de Ethan ha ardido en un accidente, y su compañero ha muerto carbonizado, pero de él no saben nada. La impresión es que Ethan malherido se encuentra atrapado en un mundo paralelo, pues no puede contactar con el exterior, y las personas que le atienden –el psiquiatra y la enfermera del hospital, un sheriff local, etcétera– hablan con él con una extraña amabilidad, como si tuvieran algo que ocultar. Adaptación de las novelas de Blake Crouch, con un aire intrigante que hace pensar en historias tipo Cuentos asombrosos o En los límites de la realidad. Terreno por tanto muy adecuado para Shyamalan, que dirige el piloto de la serie y figura como productor ejecutivo, aunque no ha intervenido en los guiones. El principal atractivo es la atmósfera envolvente que hace que el espectador dude de en que terreno se mueve. Con un reparto muy atractivo de grandísimos secundarios (a Matt Dillon le acompañan Terrence Howard, Juliette Lewis, Toby Jones y Melissa Leo, entre otros), la producción está cuidada, y sin alcanzar cotas de máxima excelencia, es más que digna.

6/10
El regalo

2015 | The Gift

Una sorprendente película, porque todo hace presagiar que se trata de un thriller que va a discurrir por campos muy trillados, pero su guionista, director y coprotagonista Joel Edgerton logra, contra pronóstico, adentrarse en selva virgen y sorprender. La cosa arranca con un matrimonio de aspecto encantador y triunfador, ellos son Simon y Robyn, que acaban de mudarse a una casa preciosa en una urbanización a las afuera de Chicago, cerca de donde pasó él la infancia. Lo que propicia el encuentro casual de Simon con un antiguo compañero de colegio, Gordo, al que no reconoce inmediatamente, y que pronto empieza a convertirse en una presencia habitual en la vida de la pareja, lo que empieza a resultar extraño y cargante. Y sus continuos regalos-sorpresa parecen estar fuera de lugar. Edgerton utiliza el clásico esquema de intruso con pinta de psicópata que empieza a resultar tremendamente perturbador. Pero lo hace con originalidad, jugando la carta de la ambigüedad que permite diversas lecturas a varios niveles, y manejando un puñado de elementos que combinan la intriga con un dibujo interesante de la naturaleza humana, donde nada es lo que parece: el trauma de Robyn, que perdió al bebé que estaba esperando; la actitud avasalladora de Simon en su trabajo y en el hogar; la prepotencia y desconsideración en las reuniones con los amigos; y, por supuesto, el pasado escolar compartido de Simon y Gordo, muy representativo de algunos lamentables episodios que pueden ocurrir en los centros educativos, y que acaban pasando factura en la edad adulta a los estudiantes. Se retuerce además el concepto "regalo" de un modo efectivo, lo que suele entenderse como gesto de aprecio puede convertirse en otra cosa. Así las cosas, el ritmo logrado es excelente, y el trío de personajes principales está muy bien dibujado. Edgerton se reserva al estrafalario Gordo, mientras que Jason Bateman es el tipo avasallador, y Rebecca Hall la esposa encantadora y sufriente. La fotografía se debe a un español, el barcelonés Eduard Grau, que se está labrando una sólida carrera internacional, pues el mismo año ha fotografiado Sufragistas.

7/10
Secuestrada (Carjacked)

2011 | Carjacked

Lorraine Burton es una estresada madre, divorciada y acosada por su abusivo exmarido, que debe criar sola a su hijo de ocho años, Chad. Su mundo cambia en un abrir y cerrar de ojos cuando ella y su pequeño hijo son tomados como rehenes por un fugitivo ladrón de bancos llamado Roy, en una desesperada carrera por recuperar su botín. Pero Lorraine se niega a ser su víctima y está dispuesta a todo por sobrevivir.

Los hombres que miraban fijamente a las cabras

2009 | The Men Who Stare at Goats

Debut en el largo del poco conocido actor Grant Heslov. Los hombres que miraban fijamente a las cabras es un film altamente desconcertante. Su muy particular humor surrealista se pone al servicio de una intención satírica, con la guerra de Irak como blanco de los afilados dardos. Respalda en la producción y con un papel coprotagonista George Clooney, y seguramente la película sin su presencia no existiría. La trama sigue a Bob (Ewan McGregor), periodista inmerso en una crisis por la infidelidad de su esposa, que decide ir a cubrir la guerra en Irak para ahogar las penas. Allí conoce a un tipo la mar de raro, Lyn (Clooney), que le habla de una unidad secreta del ejército estadounidense que desarrolla armas parapsicológicas de combate, o sea, el poder de la mente. Él, por ejemplo, es capaz de matar a una cabra, después de mirarla fijamente durante horas. Heslov tiene entre manos un guión de Peter Straughan –cuyo principal crédito, no demasiado estimulante, es Nueva York para principiantes–, que a su vez adapta un libro de Jon Ronson. Y su idea es jugar con ideas delirantes, llevar al extremo la paranoia de algunos militares en su deseo de estar a la altura de ejércitos rivales. Hay algún momento gracioso, pero en general el planteamiento de mezclar a un hippy –el personaje de Jeff Bridges–, que se suele asociar con los deseos de paz, con la cuestión armamentística, no da mucho de sí. Mientras que el egoísta Hooper al que da vida Kevin Spacey, presenta rasgos tan antipáticos que simplemente se hace odioso, y no ayuda a provocar risas.

4/10
El mito de Bourne

2004 | The Bourne Supremacy

Aunque sigue amnésico, Jason Bourne ha logrado enterarse de que era un agente secreto, como James Bond, personaje con el que comparte las iniciales. Tras conseguir escapar de los secuaces de un político al que por lo visto intentó asesinar, y de sus antiguos compañeros del siniestro grupo conocido como Treadstone, Bourne se refugia en la India, con su amada Marie. Allí sufre pesadillas y tiene un fuerte sentimiento de culpa, pues intuye que pudo realizar actos terribles que ni siquiera recuerda. Para colmo de males, Kirill, un implacable asesino relacionado con su pasado reaparece y obliga a Bourne a emprender una huida por diversas ciudades europeas, en el transcurso de la cual descubrirá escalofriantes informaciones sobre actos cometidos por él. Hace dos años, el director Doug Liman sorprendía con El caso Bourne, lograda adaptación de la novela homónima de Robert Ludlum. Desde luego, era un soplo de aire fresco en un panorama cinematográfico dominado por el maniqueísmo, en el que se echaban de menos productos de intriga y acción de calidad. Lo que encontramos aquí es un personaje con dimensión humana, que se las tiene que arreglar sin sofisticados aparatos inventados, y atormentado por la culpa, pues ha sido capaz de cometer los actos más horribles, y ahora sufre sus consecuencias. Esta vez, el productor Frank Marshall mantiene a los protagonistas, y a la mayor parte del equipo técnico, pero cambia al director. Curiosamente, apuesta por el británico Paul Greengrass, autor de Domingo sangriento, un docudrama que reconstruía con realismo el tristemente célebre episodio acontecido en Irlanda del Norte. Y aunque es la primera vez que Greengrass afronta una superproducción estadounidense, lo cierto es que a la cinta le viene al pelo su estilo dinámico y realista, que recuerda a los clásicos del género de los 70, como French Connection. Destacan las persecuciones, que parecen de verdad frente a tanta influencia de los videojuegos imperante en el cine actual. Asimismo, Greengrass también es capaz de imponer un montaje frenético sin que la cinta parezca un videoclip.

7/10
Chicos y chicas

2000 | Boys and Girls

Ryan y Jennifer se conocieron de un modo un tanto grotesco cuando tenían doce años. Ocho años más tarde se reencuentran. Cada uno tiene pareja, pero... Historias de jóvenes. Salir, quedar, romper... Cosas de chicos y chicas. Robert Iscove dirige un relato de amores inmaduros, de relaciones que no acaban de funcionar. El guión de Andrew Lowery y Andrew Miller trata de meterse en la psicología masculina y femenina, en su modo de enfocar una relación amorosa. Y entre bromas y lagrimitas va discurriendo la cosa. En el reparto tenemos algunos de los rostros adolescentes más populares del momento, abonados a filmes tipo American Pie y tal.

4/10
Lover Girl

1997 | Lover Girl

Abandonada por su madre, la adolescente Jake parte a Los Angeles, donde vive su hermana Darlene, que tampoco quiere saber nada de ella. Ante panorama tan desolador, recibe al menos la ayuda de una vecina de Darlene, encargada de un local de masajes, que resulta ser un lugar bastante sórdido, y entabla amistad con otras chicas que trabajan allí. Jóvenes actrices desconocidas, pero por lo visto eficaces, en un film sobre la iniciación a la vida. Los debutantes realizadores Lisa Addario y Joe Syracuse, también autores del guión, intentan imprimir un tono de comedia amable, a pesar de que tratan situaciones bastante duras.

3/10

Últimos tráilers y vídeos