Decine21
El fotógrafo de Minamata
6 /10 decine21

El fotógrafo de Minamata

Minamata

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)

Sinopsis oficial

Nueva York, 1971. Tras sus celebrados días como uno de los fotoperiodistas más venerados de la Segunda Guerra Mundial, W. Eugene Smith se siente desconectado de la sociedad y de su carrera. La revista Life lo envía a la ciudad costera japonesa de Minamata, cuya población ha sido devastada por el envenenamiento por mercurio, resultado de décadas de negligencia industrial. Allí, Smith se sumerge en la comunidad y recupera la ilusión por su profesión y con su cámara capta las imágenes que darán la vuelta al mundo.

6 /10 decine21

Crítica

Imágenes que te cambian la vida

Imágenes que te cambian la vida

Una historia que podríamos describir como “de redención”, basada en hechos reales referidos al fotoperiodista Eugene Smith, muy bueno en su trabajo, pero que en 1971 ha tocado fondo y está de vuelta de todo, ahogando sus penas en alcohol y sin nadie que le quiera, ni siquiera sus hijos. Su participación en un spot comercial de Fuji sirve a Aileen Mioko para darle la idea de un reportaje sobre lo que está ocurriendo en Minami, en Japón, en los alrededores de la fábrica Chisso de productos químicos, cuyos vertidos están contaminando el agua y provocando serios daños en la salud de sus habitantes, con las consiguientes protestas de los trabajadores, que se intentan acallar. Reticente de entrada, unas fotos le impelen a pedir al director de “Life” Robert Hayes que financie lo que será sin duda un reportaje gráfico muy impactante.

Se trata del segundo film del poco conocido Andrew Levitas, director y coguionista de una trama que impacta, porque habla de una persona encerrada en el caparazón de su ego personal, pero al que su profesión de fotógrafo, ejercida una vez más, le obliga a mirar y no quedar indiferente ante lo recoge su cámara. Puede que se aplique a sí mismo aquello de saber contener las propias emociones para hacer bien el trabajo, pero eso no le impide cobrar conciencia del sufrimiento de unas personas, y que le impacte el cariño que ponen las familias en cuidar a hijos nacidos con graves taras, o la frialdad pragmática del director de la fábrica, que ve números y no seres humanos cuando le hablan del daño que está causando.

Es cierto que la estructura narrativa no es perfecta, con reiteraciones que afectan al ritmo o momentos que no ayudan a que avance el relato. Pero dicho esto conviene subrayar que hay pasajes muy bellos, véase la delicada historia de amor de Eugene con Aileen, con el beso robado en la cuarto rojo de revelado, o las escenas que el fotógrafo comparte con el adolescente con problemas en las piernas, al que regala su espectacular cámara.

La idea de fondo de luchar contra las injusticias con un trabajo bien hecho vertebra bien el guión, y justifica la evolución de Eugene –bien interpretado por un Johnny Depp que recuerda por su aspecto a Francis Ford Coppola–, con la lucha que no cesa contra sus demonios interiores. Minami compone bien el contrapunto romántico y moral para Eugene, y todos los secundarios lo hacen muy bien, nipones y occidentales, como los veteranos Jun Kunimura y Bill Nighy. Levitas tienen la inteligencia de sugerir las fotos reales del protagonista sin caer en el cansinismo que hemos podido ver en otros filmes, incluida la celebérrima “Tomoko Uemera tomando un baño”.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Películas más vistas HOY

Últimos tráilers oficiales