IMG-LOGO

Biografía

Alexander Hall

Alexander Hall

74 años ()

Alexander Hall

Nació el 11 de Enero de 1894 en Boston, Massachusetts, EE.UU.
Falleció el 30 de Julio de 1968 en San Francisco, California, EE.UU.
Filmografía
Forever, Darling

1956 | Forever, Darling

Comedia a mayor gloria de la pareja Lucille Ball y Desi Arnaz. La actriz era una estrella de la televisión con su show Te quiero, Lucy (que estaba en antena desde 1951), uniéndose después el actor con el espectáculo The Lucy-Desi Comedy Hour, emitido de 1957 a 1960. Por cierto, en referencia al mundo de la televisión, decir que uno de los protagonistas de este film también tendría su propio –y breve– programa de televisión en 1956, The James Mason Show. Forever, Darling, no estrenada en España, es una fábula donde la esposa de un científico demasiado ocupado con su trabajo, encuentra a un ángel de la guarda para que la ayude en recuperar la ilusión de su matrimonio. Las situaciones cómicas se producirán en el viaje por carretera en el que se embarca este peculiar trío. La banda sonora del film de Bronislau Kaper salió editada por primera vez en el año 2008, incluyendo su célebre canción "The Long, Long Trailer", cantada por Desi Arnaz.

6/10
Amor a medianoche

1953 | Let's Do It Again

Adaptación de la obra teatral de Arthur Richman que ya había sido llevada al cine en 1929 con el título de The Awful Truth, dirigida por Marshall Neilan. En ella, un celoso compositor pide el divorcio de su esposa al sospechar que ella está siéndole infiel con otro hombre cuando en realidad se trata de un equívoco. Pero ambos siguen enamorados y, aunque ninguno se niega a dar su brazo a torcer, comienzan un juego de celos buscando nuevas parejas. Comedia romántica en la que, naturalmente, todo acaba satisfactoriamente. La pareja protagonista –Ray Milland y Jane Wyman– saca a flote su convencional argumento, bien expuesto por el director Alexander Hall, uno de los más genuinos representantes de la comedia americana. Su tema musical, "The Call of the Wild", se hizo bastante popular.

5/10
Up Front

1951 | Up Front

Adaptación de la tira cómica “Star and Stripes”, que, escrita por Bill Mauldin, obtuvo una gran repercusión durante la Segunda Guerra Mundial. Se trataba de una parodia de las situaciones vividas en el ejército, mostrando, eso sí, bastante respeto y un cierto componente patriótico. El éxito de la película obligó a la productora a rodar una secuela, Willie and Joe Back at the Front (1952), manteniendo a uno de sus protagonistas –Tom Ewell–, aunque sustituyendo a David Wayne por Harvey Lembeck. Su reparto incluye también a la estilizada actriz Marina Berti (1924-2002), que aunque había nacido en Londres realizó la mayor parte de su carrera en Italia en toda clase de géneros.

5/10
Quiero a ese bruto

1950 | Love That Brute

Nueva versión de la comedia Tall Dark and Hansdome (1941), protagonizada por Cesar Romero. Curiosamente, en esta nueva versión, Romero tiene otro papel diferente en la trama. La historia se desarrolla en los años 20, con un gángster con reputación de malvado, aunque en realidad tiene buen corazón y no ha matado a nadie en su vida. Cuando encuentra a una joven llamada Ruth, se enamora de ella. Para estar a su lado la contrata como gobernanta de sus hijos... lo malo es que no tiene niños. Por eso hace que uno de sus sicarios le consiga un niño urgentemente. Mientras, sus rivales comienzan a ver sus debilidades en el gremio.

5/10
Luisa

1950 | Louisa

La Luisa del título es una abuela a la que venera toda la familia Norton. Porque ella intenta buscar solución a cualquiera de sus problemas: como actuar de casamentera para el joven Hammond o arreglar las cosas del arquitecto Hal. Sin embargo, su utilidad dentro de los Norton se verá amenazada cuando entra en escena Mr. Burnside, el agradable jefe de Hal, capaz de conseguir lo que le pidan. Lo mejor de esta simpática comedia es su reparto, con Charles Coburn, Edmund Gwenn, Piper Laurie y Ronald Reagan, con especial atención para Spring Byington como la mencionada Luisa. El argumento estuvo a punto de servir para una serie de televisión, aunque finalmente solo se rodó el episodio piloto. La película obtuvo una nominación al Oscar para el registro de sonido.

5/10
The Great Lover

1949 | The Great Lover

Comedia policiaca donde Bob Hope es un ingenuo monitor de boy scouts que acompaña a sus pupilos en un viaje por Europa. Una serie de enredos hará que se vea involucrado en un peligroso complot, donde hay desde asesinatos hasta amoríos imposibles con una condesa. Solamente aconsejable a seguidores impenitentes del cómico norteamericano, aquí convertido en protagonista absoluto de la inverosímil trama. Ante todo sobresale la bellísima pelirroja Rhonda Fleming, que además interpreta dos canciones escritas por Jay Livingston y Ray Evans: “A Thousand Violins” y “Lucky Us!”, ésta última junto al inevitable Hope.

4/10
La diosa de la danza

1947 | Down to Earth

Danny Miller anda preparando un musical en Broadway, acerca de dos pilotos que se estrellan en el monte Parneso, y tras sobrevivir, alternan con las nueve diosas musas del arte, sobre todo con Tersícore. Pero las auténtica diosas del monte Parneso, y en particular Tersícore, están que se suben por la paredes ante lo que consideran una obra vulgar, que las banaliza, mezclando diosas con béisbol y perritos calientes, la cultura popular americana. De modo que Tersícore pide ayuda al señor Jordan, el ángel que prepara el viaje de los difuntos a la otra vida, para ir a la tierra y cambiar el sentido de ese musical. Seis años después de dirigir El difunto protesta, Alexander Hall ofrece una variación sobre la idea de comedia celestial creada por Harry Segall, conservando algunos personajes y añadiendo otros. Así, James Gleason, representa en el original de boxeadores, aquí representa ahora a cantantes y bailarinas, y hará lo propio con Tersícore, o Kitty, el nombre que adopta en la Tierra; y Edward Everett Horton también repite el papel del mensajero 7013; en cambio no está Claude Rains, y lo cierto es que Roland Culver le falta el carisma y gracia que aquel imprimía al señor Jordan. Otras diferencias importantes son la presencia del technicolor y los números musicales. Y por supuesto la pelirroja Rita Hayworth, gran estrella de Columbia y reina de la función. La película es grata, pero le falta el encanto del primer film.

6/10
La dama no se rinde

1945 | She Wouldn't Say Yes

Comedia romántica que suponía la segunda colaboración de la actriz Rosalind Russell con el director Alexander Hall, tras los buenos resultados cosechados en Los caprichos de Elena (1942). La actriz vuelve a encarnar a una decidida mujer, esta vez una psiquiatra volcada en su trabajo y sin mucho tiempo para el amor. Todo cambiará cuando comienza a tratar a un hombre traumatizado por lo vivido en la Segunda Guerra Mundial. A pesar de que sólo quiere verle como un paciente más, comienza a enamorarse irremediablemente de él. Historia sin muchos alicientes y con todos los tópicos de rigor en este tipo de tramas.

4/10
Érase una vez (1944)

1944 | Once Upon a Time

Así, de entrada, una comedia surrealista donde Cary Grant es un promotor de teatro al borde de la quiebra que recibe la inesperada ayuda de un muchacho que le entrega una misteriosa caja. Dentro, hay nada menos que una oruga que baila al son de la música. Este hallazgo se convierte en todo un acontecimiento en la ciudad, y la gente llega a raudales para ver tan peculiar espectáculo. Fábula optimista y simbólica, rodeada de buenos sentimientos, basada en un serial de radio llamado “My Client Curly” escrito por Norman Corwin y Lucille Fletcher. Aunque la crítica resaltó la originalidad de su planteamiento, el público no respondió al asunto de la oruga y fracasó en taquilla.

7/10
Mundo celestial

1944 | The Heavenly Body

Comedia romántica que buscaba seguir los pasos de La fiera de mi niña (1938), aunque ni la pareja era la más adecuada –el 'dandy' William Powell y la bella Heddy Lamarr– ni el guión tampoco estaba especialmente bien dotado en sus situaciones más hilarantes. Éstas suceden cuando un hombre aficionado a la astrología –de ahí su título en español– desatiende sus deberes conyugales. Es por eso que su mujer intentará darle celos con un amante. Competente dirección de Alexander Hall (El difunto protesta) en un filme producido para la Metro por Arthur Hornblow Jr. (1893-1976), que con su tenacidad y talento consiguió sacar adelante complicados proyectos como los de Luz que agoniza (1944), La jungla de asfalto (1950) y Oklahoma! (1956).

5/10
Todos besaron a la novia

1942 | They All Kissed the Bride

Comedia romántica que parte de un reparto algo chirriante, el que conforman la pareja protagonista Melvyn Douglas y Joan Crawford. Si bien la inclusión de la actriz (más cómoda en melodramas que en historias de este tipo) se debió a que la inicialmente prevista, Carole Lombard, falleció en un accidente aéreo. Como gesto de buena voluntad, Crawford donó todo el sueldo de la película a la Cruz Roja en nombre de Lombard. Una rica heredera pasa la mayor parte del tiempo cuidando de sus negocios e intentando arreglar un matrimonio de conveniencia para su hermana menor. Durante los preparativos de la boda, encuentra a un periodista de quien se enamora pese a sus reticencias iniciales.

5/10
Los caprichos de Elena

1942 | My Sister Eileen

Película basada en la obra teatral escrita por Joseph Fields y Jerome Chodhorov, según los relatos autobiográficos de la escritora Ruth McKenney. En ella, la joven Ruth Sherwood quiere ser periodista a toda costa, así que se traslada de Ohio a Nueva York para ver cumplido su sueño. En el viaje le acompaña su hermana Elena, una aspirante a actriz. Ambas alquilan un humilde apartamento en el Greenwich Village, donde se encontrarán con todo tipo de excéntricos personajes. El problema es que nada de lo que escribe Ruth parece ser lo suficientemente bueno para ser publicado. Hasta que decide contar sus propias experiencias personales. Dicha obra volvería a ser llevada al cine por Richard Quine con el título de Mi hermana Elena (1952); y después se convirtió en un célebre musical de Broadway llamado “Wonderful Town” (también con Rosalind Russell de protagonista) adaptado para televisión en 1958.

6/10
La vida empieza hoy

1941 | Bedtime Story

Comedia romántica producida por B.P. Schulberg para Columbia, y cuyo mayor aliciente es la unión de dos estrellas de la época como Loretta Young y Fredric March. Ambos encarnan al matrimonio formado por Jane y Lucius Drake, sin duda bien avenido: él escribe obras de teatro y ella las interpreta. En la cima del éxito, Jane, harta del agobio de las tablas, decide cambiar de vida y convertirse en una ama de casa cuidando su granja familiar en Connecticut. Sin embargo, Lucius no está dispuesto a consentirlo teniendo en cuenta que ha gastado muchas energías escribiendo su última obra para que ella sea la protagonista. Tras muchos enredos, el amor triunfará de nuevo. La historia cuenta con numerosos gags en la mejor tradición del cine mudo, y en su elaborada trama participaron nada menos que tres guionistas.

6/10
El difunto protesta

1941 | Here Comes Mr. Jordan

Adaptación de la pieza teatral de Harry Segall, comedia romántica celestial, "El cielo puede esperar", que sería revisitada más de treinta años después por Warren Beatty. La trama empieza con el accidente aéreo que sufre el aspirante al campeonato del mundo de boxeo Joe Peddleton. El púgil muere y aparece entre nubes, cerca de un avión que se dispone a trasladar a sus pasajeros difuntos al cielo. Pero Peddleton protesta, asegura que es imposible que haya muerto, está convencido de que estaba destinado a ganar el título de campeón. Y en efecto, según constata Mr. Jordan, se trata de un error de un ángel novato, que quiso ahorrar a Peddleton el dolor del impacto del accidente, llevándose su alma antes de tiempo. Error agravado por el hecho de que, cuando trata de subsanarse, es demasiado tarde: el cuerpo de Peddleton ha sido incinerado. Mr. Jordan tratará de buscarle un cuerpo 'de repuesto', y ambos creen encontrarlo en el de un millonario en buena forma física, asesinado por su esposa y un desleal secretario. La película funciona a las mil maravillas gracias a los secundarios, que casi roban la función a Robert Montgomery, el púgil protagonista, siempre con su saxo a cuestas, y su interés romántico, Evelyn Keyes. Porque en efecto Claude Rains como funcionario celestial está perfecto, con su humor ligeramente sardónico siempre a cuestas. Y también destacan Edward Everett Horton, el ángel torpe, y James Gleason, como el 'manager' que trata de hablar con los espíritus que no ve, aunque no siempre está seguro de donde se encuentran. Se agradecen los medidos toques de humor y el trasfondo romántico que respira la historia.

6/10
Esa cosa llamada amor (1940)

1940 | This Thing Called Love

Dos amigos que llevan años trabajando juntos deciden casarse. Pero ella piensa que un matrimonio tiene que basarse en la confianza y la compatibilidad de caracteres, y no en el sexo, así que propone a su nuevo marido estar durante tres meses célibes. Durante este tiempo, él intentará hacerla cambiar de opinión con toda clase de estratagemas. Pero ella insiste en su experimento. Lo mejor es su pareja protagonista formada por Melvyn Douglas y Rosalind Russell, en una agradable comedia, que no es sino la adaptación de una obra teatral de Edwin J. Burke (1889-1944), dramaturgo neoyorquino que fue uno de los primeros nombres en dar el gran salto al mundo del cine como guionista, si bien su filmografía no resulta nada destacable.

5/10
El doctor se casa

1940 | The Doctor Takes a Wife

June es una feminista, solterona empedernida, que ha inspirado a millones de mujeres de Estados Unidos con un libro que habla de su libertad e independencia en un mundo dominado por hombres. Requerida urgentemente en Nueva York, enreda a Tim, un médico profesor de neurología en la universidad, para que le lleve en su auto. Un inesperado error produce el equívoco de que la opinión pública, aleccionada por la prensa, crea que se han casado. Aunque su intención no pueda ser más contraria a tal idea, el caso es que a ambos les conviene mantener la ficción: a June porque ahora podría forrarse con otro libro cantando las excelencias de la vida matrimonial, y a Tim porque su condición de casado resulta decisiva para que le concedan una ansiada cátedra. El problema es que Tim tiene novia, y que el editor de June está enamorado de ella; y aunque la pareja se lleve a matar, ya se sabe que los polos opuestos se atraen... Deliciosa película de enredo, que explota los mejores elementos de la llamada "screwball comedy" a cuenta del feminismo y el deseo de hacer carrera a toda costa, dejando de lado tareas como la formación de un hogar. O sea, equívocos y situaciones imposibles -es memorable el intento de Tim de conciliar el ejercer de anfitrión con su "mujer", cuando vienen a verle su padre y sus colegas, con acudir al apartamento de al lado donde ha venido a verle su novia-, y aceleradas réplicas y contrarréplicas, donde da mucho juego un modelo de una cabeza que Tim usa en sus investigaciones, a la que llama cariñosamente Chester. Hay una química maravilloso entre Loretta Young y Ray Milland, mientras Reginald Gardiner, como el editor, es un apoyo a la trama que no tiene precio.

7/10
Caprichos de madame

1940 | He Stayed for Breakfast

Basada en la obra teatral de Michel Duran, se trata de un drama romántico que da una vuelta de tuerca a Ninotchka. Su acción tiene lugar en París cuando un miembro del Partido Comunista intenta asesinar a un millonario. Escondiéndose de la policía, va a parar al apartamento donde habita la ex esposa del agredido. Una vez allí, los argumentos del comunista sobre la igualdad de clases y la hipocresía del gran capital van convenciendo a la mujer, hasta el punto deque acaba dándole la razón y enamorándose de él. A pesar de su buen reparto, con Loretta Young y Melvyn Douglas, y de tener algunas ideas más que brillantes en su guión, hay que decir que eso de que el comunismo pudiese expresar su ideología no causó buena impresión en la meca del cine y el largometraje pasó más bien sin pena ni gloria. Por supuesto, en España ni se estrenó.

6/10
Ha vuelto aquella mujer

1939 | There's That Woman Again

Continuación de Siempre hay una mujer (1938), igualmente dirigida por Alexander Hall y con Melvyn Douglas encarnado al perspicaz detective William Reardon. Sin embargo, su pareja protagonista de la primera entrega, Joan Blondell, fue sustituida en esta ocasión por la insípida Virginia Bruce, y el público no respondió como se esperaba, lo que condujo al final de la serie. Para su argumento se adaptó una obra teatral de Wilson Collison, donde una pareja de detectives privados investiga una serie de robo de joyas que se han estado cometiendo en los últimos tiempos. Se trata de una mezcla de comedia y cine policiaco, con bastantes tópicos y buenos decorados.

4/10
The Lady's from Kentucky

1939 | The Lady's from Kentucky

Penélope Hollis es una granjera propietaria de un formidable caballo que cabalga libremente por las praderas. Todo cambiará cuando el equino es descubierto por un jugador sin muchos escrúpulos, que piensa en el animal como futuro ganador de un gran premio. Con diversas artimañas, intenta convencer a Penélope de que inscriba al caballo en un Grand Prix. Fue una de las primera películas como protagonista de la actriz Ellen Drew (1915-2003), secundaria de gran encanto, cuyo físico le hizo participar en comedias (Navidades en julio, Mi espía favorita) y cine de aventuras (El espadachín, El hombre de Colorado), si bien su carrera se diluyó en televisión durante los años 50, hasta su retirada definitiva en 1961.

5/10
Por un viaje a París

1939 | Good Girls Go to Paris

Típica comedia norteamericana que tiene como escenario la ciudad de París (por supuesto, y como era costumbre en la época, rodada en estudios) con todos los tópicos en cuanto a la libertad y descocamiento de la ciudad europea se refiere. Hay que hacer notar que el título original de la cinta inicialmente previsto –“Good Girls Go To Paris Too” (“Las buenas chicas van demasiadas veces a París”)– fue cambiado por culpa de la censura, quedándose únicamente en Good Girls Go To Paris (“Las buenas chicas van a París”). Jenny Swanson (Joan Blondell) es la camarera de un aburrido campus universitario británico que logra colarse en un viaje de las estudiantes a París. Allí, encontrará diversión y amor a partes iguales.

4/10
Un hombre inverosímil

1939 | The Amazing Mr. Williams

Adaptación de la obra teatral de Sy Barlett, en la que un detective privado debe resolver una serie de misteriosos sucesos el mismo día de su boda. Uno de ellos tiene relación con la falsa acusación de asesinato que ha recaído en un hombre inocente. Todo ello, más la aparición de unos gángsteres, hará que la boda sea un cúmulo de rocambolescas desgracias. Mezcla de diversión y cine policiaco que significó una nueva reunión en pantalla de la pareja formada por el simpático galán Melvyn Douglas y la explosiva Joan Blondell tras Siempre hay una mujer (1938) y Por un viaje a París (1939), ambas comedias también dirigidas por Alexander Hall.

5/10
Yo soy la ley

1938 | I Am the Law

Lindsay, catedrático en la facultad de derecho, está a punto de tomarse unas vacaciones con su esposa, aprovechando un año sabático. Pero de modo casual se entera de la increíble red de extorsión gangsteril que asola su ciudad, y decide aceptar el cargo de fiscal especial encargado del caso. No es tarea fácil, pues las víctimas no se atreven a testificar, pues saben que si lo hacen, su vida correrá serio peligro. Como en las dependencias judiciales hay personal corrupto, Lindsay no duda en pedir ayuda a sus antiguos alumnos más brillantes, tipos prometedores y que todavía no se han maleado. Edward G. Robinson basculó en su carrera fílmica entre papeles a uno y otro lado de la ley. Aquí le toca hacer de bueno, él es un hombre tenaz, decidido a remover mil y un obstáculos para que se haga justicia. Aunque el film es dramático, e incluye el duro destino de uno de los testigos, Alexander Hall salpica la cinta con algunos momentos de humor, como los relativos al despiste de Robinson, que se guarda su pipa encendida en el bolsillo, o sus inesperados momentos de bailarín, una curiosa noche en que su esposa le descubre en pleno "trabajo" en la pista de baile. Entre los actores secundarios brilla Wendy Barrie (ahijada del famoso creador de "Peter Pan", y a la que debe su nombre uno de los personajes de la obra), experta en papeles de "chica del gángster", y que hace su papel de "fresca" con encomiable desparpajo.

6/10
Siempre hay una mujer (1938)

1938 | There's Always a Woman

Producción de la Columbia que pretendía contraatacar a la Metro utilizando la fórmula de éxito de ésta productora con su serie policiaca “El hombre delgado” (que había dado pie a La cena de los acusados (1934) con la pareja William Powell y Merle Oberon). Para ello se buscaron otros protagonistas igualmente simpáticos, como Melvyn Douglas y Joan Blondell. Ellos son un matrimonio que regentan una agencia de detectives privados. Uno de los casos que cambiará su relación es el de una mujer que ofrece al marido 300 dólares por un trabajo, en teoría, sencillo. El film es una divertida sucesión de enredos –algunos no excesivamente claros–, donde destaca la presencia de Mary Astor como “mujer fatal” que a punto está de arruinar el matrimonio. El film conoció una secuela titulada Ha vuelto aquella mujer.

5/10
Exclusive

1937 | Exclusive

Debido a que su padre es el director de un prestigioso periódico local, la joven Vina Swain le pide un puesto como reportera. Cuando éste se niega a facilitarle el camino por el mero hecho de ser su hija, Vina decide trabajar para un periódico de la competencia. Decidida a destacar en su profesión y demostrar a su padre que se ha equivocado en su decisión, se inventa una noticia que afecta a un respetable ciudadano. Todo ello acarreará terribles consecuencias. Melodrama sobre los límites de la libertad de prensa protagonizada por Frances Farmer (1914-1970), conocida actriz de los años 30, que pasó por diversos institutos mentales tal y como se explica en el film sobre su vida Frances, por el que Jessica Lange fue nominada al Oscar en 1982.

6/10
Esta noche es nuestra

1936 | Give Us This Night

Un humilde pescador italiano llamado Antonio atrae a los peces cantando con su portentosa voz. Su arte es descubierto por una reputada cantante de ópera llamada María, que decide convertirle en una estrella. Esto hará que entre ambos surja una historia de amor. El filme supuso el esperado debut en el cine americano del cantante de ópera polaco Jan Kiepura (1902-1966), después de una docena de títulos realizados con gran éxito en su país de origen. Incluye momentos musicales inolvidables y la secuencia más espectacular donde los dos protagonistas –Kiepura y la soprano Gladis Swarthout– interpretan un extracto de la ópera “Romeo y Julieta” con arreglos y adaptación musical del maestro clásico y compositor de cine Erich Wolfgang Korngold.

4/10
Yours for the Asking

1936 | Yours for the Asking

Comedia policiaca que se desarrolla en la ciudad de Miami. Allí, un gángster involucra a un joven de buena posición para abrir un casino ilegal en la mansión de su familia sin que ésta se entere. Cuando los colegas del gángster se enteran de que está viviendo con todo lujo en una mansión, creen que ha cambiado de bando y les ha traicionado. Lo mejor es su reparto, con nombres como los de Ida Lupino y James Gleason, sobresaliendo el protagonismo de George Raft en una nueva colaboración con el director Alexander Hall, tras Alias, la condesa (1932), El club de medianoche (1933) y Limehouse Blues (1934)

5/10
Ahora soy una señora

1935 | Goin' to Town

Picante comedia musical, muy al gusto de su protagonista, Mae West. Eso sí, algo descafeinada en este aspecto al ser la primera cinta de la estrella que se estrenó con el nuevo código de censura. De ahí que muchas de sus frases de doble sentido terminasen... ¡por no tener sentido! Su argumento es el de una farsa sobre la aristocracia, que reúne a una serie de personajes en rocambolescas situaciones, con tal de conseguir los favores de la mencionada West. Lo mejor es el enredo final que se establece en la ópera, donde Mae West está en su salsa.

4/10
La última singladura

1935 | Annapolis Farewell

Película patriótica cuyo mayor interés para el público norteamericano era volver a ver en pantalla a Tom Brown y Richard Cromwell, protagonistas del éxito de cine bélico ¿Héroe o cobarde? (1932). Entre escenas dramáticas y otras más intrascendentes, su principal atractivo era concienciar a los jóvenes norteamericanos de lo que el ejército les ofrecía. En La última singladura, dos cadetes de una base naval siguen su duro entrenamiento aprendiendo las lecciones del honor y la amistad. Sin embargo, los problemas surgen cuando ambos se enamoran de una misma mujer. Ahora, ante una peligrosa misión, ambos deben demostrar que todo lo que han aprendido en la Academia les sirve para dejar a un lado sus rencillas.

4/10
Un secuestro sensacional

1934 | Miss Fane's Baby Is Stolen

Adaptación de la novela de Rupert Hughes, que él mismo convirtió en guión cinematográfico. En ella, el hijo de una famosa actriz es secuestrado. Su madre hará todo lo posible por recuperarlo en emotivos discursos radiofónicos. A pesar de no ser muy relevante, la película se estrenó en Estados Unidos en el momento justo, ya que el público estaba muy sensibilizado con el secuestro real del hijo del aviador Charles Lindbergh. Protagoniza la actriz alemana Dorothea Wieck (1908-1986), en una de sus escasas apariciones en Hollywood (la anterior había sido Canción de cuna (1933)). Wieck había alcanzado gran repercusión en su país por el film de temática lésbica Muchachas de uniforme (1931), que en Estados Unidos se estrenó con un final diferente al original a causa de la censura.

4/10
Dejada en prenda

1934 | Little Miss Marker

Una de las películas más célebres de Shirley Temple, que con su gracia y sentimentalismo habitual llegó a los corazones del público. La cinta hizo una excelente taquilla. Se basa en una historia escrita por Damon Runyon, donde un corredor de apuestas bastante pillo se tiene que hacer cargo de una niña de cinco años. Su estancia con la pequeña cambiará su vida radicalmente y le convertirá en una persona mucho mejor. El mismo argumento conoció varios “remakes”: Sorrowful Jones (1949), con el protagonismo de Bob Hope y Lucille Ball; Soltero en apuros (1962), con un divertido Tony Curtis y utilización de los escenarios naturales de Disneylandia; y El truhán y su prenda (1980), con Walter Matthau y Julie Andrews.

6/10
El derecho a la felicidad

1934 | The Pursuit of Happiness

Adaptación de una comedia teatral sobre la eterna lucha de sexos, escrita por Lawrence Langner y Armina Marshall Langner, que se desarrolla en plena Revolución Americana. Allí, una independentista yanqui que acabará convertida en heroína se enamora de un desertor del ejército inglés. Protagonizan la estrella femenina Joan Bennett, y Francis Lederer en su primera experiencia en el cine norteamericano. Lederer (1899-2000), fue un actor que había nacido en el imperio austrohúngaro, y que había tenido éxito en el cine de su país, por lo que Hollywood, debido a su físico, le dio papeles exóticos de condes europeos (como en My American Wife, 1936), de galán francés (Medianoche) e incluso de español en El puente de San Luis Rey (1944).

5/10
Limehouse Blues

1934 | Limehouse Blues

Historia de amor entre un mestizo y una muchacha blanca. Su relación servirá para todo tipo de rumores entre quienes les rodean, hasta el punto que ella cae en brazos de otro hombre. Película no muy bien entendida por parte del público, que quizá no estaba preparado todavía para aceptar amores interraciales. A destacar su pareja principal, George Raft y Jean Parker, que rodaron el film en el mismísimo barrio londinense de Limehouse en el que la historia se desarrolla. Fue la primera película como productor de Arthur Hornblow, Jr. (1893-1976), nombre clave en el Hollywood de los años 40 y 50, al poner en pie algunas obras maestras como Luz que agoniza (1944), La jungla de asfalto (1950) y Testigo de cargo (1957).

5/10
Identidad desconocida

1933 | The Girl in 419

Film de suspense que se desarrolla principalmente en el marco de un hospital, y que se inicia cuando un delincuente es tiroteado mientras jugaba a las cartas. Al lugar del crimen acude, requerido por la policía, un médico, que comienza a sospechar que detrás hay una mujer, al observar una marca de pintalabios en un cigarrillo. Al día siguiente, dicha mujer acude al hospital y la casualidad hace que sea dicho doctor quien no sólo la atienda sino que se enamore de ella. Pero unos gángsteres toman el hospital dispuestos a encontrarla. La película fue dirigida conjuntamente por Alexander Hall y George Somnes, quienes después volvieron a colaborar en otros títulos como El club de medianoche (1933) y Sinfonía del corazón (1934).

5/10
El club de medianoche

1933 | The Midnight Club

“El Club de la Medianoche”, situado en pleno centro de Londres, no es sino una reunión de criminales liderados por el inteligente Colin Grant (Clive Brook). Allí no sólo se organizan todo tipo de delitos, sino que se buscan coartadas ante la policía gracias a una cuidada selección de dobles de delincuentes. Ante la imposibilidad de capturar a los ladrones porque siempre aparece alguien con su mismo rostro simulando estar en otro lugar, Scotland Yard busca ayuda en el inspector americano Nick Mason (George Raft), que se hará pasar por un miembro de tan selecto club. Filme policiaco producido por Paramount en una de sus etapas de mayor actividad creativa. A pesar de un argumento cuanto menos interesante, su escaso presupuesto la ha dejado relegada al olvido.

4/10
Sinfonía del corazón

1933 | Torch Singer

Mientras por el día Sally Trent es la presentadora de un programa radiofónico dedicado al mundo infantil, su afición por el cante y el baile hace que de noche se transforme en una estrella de cabaret. Pero ella tiene un gran dolor en su corazón: no haber podido encontrar aún a su hija, dada en adopción hace años, cuando Sally no podía mantenerla. Drama musical que cuenta con excelentes canciones de Ralph Rainger y Leo Robin como “The Torch Singer” y “Don´t Be a Cry Baby”. Acompañando a Claudette Colbert al frente del reparto se encuentra el austriaco Ricardo Cortez (1899-1977), un buen secundario que comenzó su carrera en el cine mudo y que después en el sonoro tuvo algunos éxitos como La melodía de la vida (1932) y La ciudad siniestra (1935), retirándose de la gran pantalla en 1958 tras rodar El último hurra.

5/10
Pecadores

1932 | Sinners in the Sun

Debut en el cine sonoro del director Alexander Hall, uno de los grandes nombres de la comedia norteamericana y autor de títulos tan redondos como El difunto protesta (1941). Hall (1894-1968), se centraría a partir de aquí en la dirección, después de haber sido montador y actor en el cine mudo. En Pecadores muestra la indecisión amorosa de una modelo de Nueva York que no sabe si elegir a un mecánico o a un filántropo. Por supuesto, toda la trama está puesta al servicio de Carole Lombard, una de las rubias más célebres de los años 30, que aquí está en su ambiente repleto de sofisticación y gestos picantes. Entre los secundarios encontramos al joven galán Cary Grant.

4/10
Alias, la condesa

1932 | Madame Racketeer

Una ladrona de fama internacional conocida como “La condesa” (Alison Skipworth), quiere abandonar su vida de delitos e irse del país. Pero primero tiene que cumplir una misión personal: conocer a las dos hijas que dejó años atrás al cuidado de su esposo. Pero el asunto se enreda con la aparición en escena de un peligroso criminal (George Raft). Agradable tragicomedia en la mejor tradición del cine sentimental, que cuenta entre uno de sus guionistas al hawaiano Harvey Gates (1894- 948), uno de los pioneros del cinematógrafo, cuya larga trayectoria comprende más de doscientas películas desde 1913. Principalmente centradas en comedias románticas del estilo de La bailarina del Cairo (1924) y ¿Cuándo es tu cumpleaños? (1937).

5/10

Últimos tráilers y vídeos