IMG-LOGO

Biografía

Alfred Tapscott

Alfred Tapscott

Alfred Tapscott

Filmografía
Superagente Makey

2020 | Superagente Makey

José Miguel Salcedo, conocido como Makey, es un policía municipal que sueña con entrar en acción y formar parte de las más peligrosas operaciones. Su dedicación obsesiva al trabajo le costó su matrimonio y lleva muchos años distanciado de su hija. Tras una metedura de pata monumental, Makey será relevado de su puesto en Carabanchel y entonces decidirá trasladarse a Estepona, con la esperanza de recuperar el cariño de su hija. Simpática comedia española dirigida por Alfonso Sánchez, conocido sobre todo por ser uno de los compadres de las películas El mundo es nuestro y El mundo es suyo, que poco a poco se está labrando una estimable carrera delante y detrás de las cámaras. El director sevillano cuenta aquí para lograr el éxito con la inconmensurable ayuda de Leo Harlem en el papel protagonista, todo un seguro de vida, la verdad. Lo cierto es que es complicado tambalearse con tal pareja de humoristas y el resultado es bastante gracioso y ocurrente, una colección de gags y diálogos despiporrantes –lo del “hijo de Putin” es impagable– al tiempo la trama policiaca se va definiendo con bastante soltura y ritmo. Y se trata de humor para toda la familia, lo que se agradece. La historia, que tiene lugar en Estepona, combina bien el reencuentro familiar con las aventuras de Makey, que se verá implicado en asuntos de la mafia rusa. Lógicamente todo es ligero e irreal, tan tontorrón que no tiene ni entidad de tebeo –genial la huida de la cárcel–, pero qué más da: la cuestión aquí es pasar un rato divertido. No es cuestión de elegir entre los cientos de diálogos o gags concretos pero sí se puede destacar la originalidad de las referencias a clásicos ochenteros de acción, como Jungla de cristal o Arma letal, que harán la delicia de los frikis. Hay además una fenomenal elección de casting, que reúne a gente con una vis cómica fuera de toda duda, como Jordi Sánchez, Sílvia Abril o Mariam Hernández.

6/10
Santuario

2019 | Sanctuary

Javier Bardem produjo Hijos de las nubes, de 2012, debut del documentalista Álvaro Longoria, que hablaba de la situación del Sáhara Occidental. En esta ocasión, el actor y su hermano, el también popular Carlos Bardem, se embarcan en el Arctic Sunrise, rumbo al Ártico, para apoyar a Greenpeace en su lucha para crear un amplio santuario para los animales de la zona, de 1,8 millones de kilómetros cuadrados, en el Mar de Weddell, por lo que sería el área marina protegida de mayor extensión del planeta, cinco veces más grande que la superficie de Alemania. Gracias a ella, se protegería el kril, base de la cadena alimentaria de las especies marítimas. La obra no oculta su carácter propagandístico: busca adhesión a las firmas que la organización ecologista recoge para lograr sus fines, y presionar a todos los países que deben votar, ya que una sola abstención daría al traste con el acuerdo (España anunció que está a favor). Se combinan entrevistas con directivos de la asociación, como Frida Bengstsson y John Hocevar, responsables de la Campaña de Océanos, con impresionantes imágenes de parajes helados, y de animales como pingüinos, delfines y demás. Le favorece su tono amable, con mucho humor, sobre todo entre los hermanos protagonistas, que protagonizan momentos divertidos, como cuando Carlos se carcajea porque su hermano tiene dificultades para enfundarse un traje rodeado de hielo, y le llama "Action Hero". Javier se muestra bastante humano, pese a la imagen arisca que normalmente proyecta, acepta usar redes sociales, pese a que las detesta, por el bien de la causa, e incluso bromea sobre su edad, cuando sus acompañantes jóvenes aguantan más que él caminar en zona arisca. Lo mejor del film llega cuando la estrella de No es país para viejos acepta meterse en un submarino para conocer el fondo marino, en imágenes que proyectan gran tensión. Longoria sabe condensar muy bien el mensaje, en un metraje relativamente reducido, poco más largo de una hora.

6/10
Quatretondeta

2016 | Quatretondeta

Ópera prima como realizador y coguionista de Pol Rodríguez, hasta el presente ayudante de dirección en numerosos títulos, algunos relevantes, como Pan negro. Tomás, un anciano, desea enterrar a su esposa en Quatretondeta, una pequeña localidad, cumpliendo el deseo de la fallecida. Pero en la funeraria no se lo permiten, pues ha reclamado el cadáver una supuesta hija de la mujer, cuya existencia desconoce el propio viudo, así que éste opta por robar el coche fúnebre con el cadáver en su interior… El cineasta, de origen alicantino, toma como modelos los filmes más esperpénticos del valenciano más relevante del cine, Luis García Berlanga. Pero si en las obras del maestro los personajes, por muy exagerados que se presentaran, resultaban fácilmente reconocibles, aquí muchos de ellos (el ayudante del enterrador que se niega a hablar, etc.) parecen “marcianos”, y el humor de tintes negros que aquél explotó en obras maestras como El verdugo, aquí no tiene la más mínima gracia. El film acaba resultando aburrido, sobre todo en un punto en el que se empeña en realizar la promoción turística de las fiestas de Moros y Cristianos, en secuencias que no aportan nada al conjunto. Se desaprovecha así un esquema –el encuentro entre el anciano romántico y la joven desarraigada– que podría haber dado juego. No logran remontar el film los esforzados actores, por mucho que el veterano José Sacristán imponga ternura a su personaje, que Laia Marull también rebose humanidad, y que Julián Villagrán, el funerario, tenga cierta gracia. Sobresale en todo caso un inmenso Sergi López, como el brutote criador de pollos Genovés, el mejor hallazgo de la cinta.

4/10

Últimos tráilers y vídeos