IMG-LOGO

Biografía

Andrew Lloyd Webber

Andrew Lloyd Webber

Andrew Lloyd Webber

Filmografía
Cats

2019 | Cats

Adaptación al cine del célebre musical de Andrew Lloyd Webber, estrenado en los escenarios de Londres en 1981, y que se inspiraba en unos poemas felinos de T.S. Eliot. La trama transcurre durante una noche, cuando la gata blanca Victoria es abandonada en un callejón por sus desaprensivos dueños. Allí conoce a los gatos jélicos, que viven entre cubos de basura, pero que se muestran orgullosos de quienes son por su triple nombre, el que les dan los dueños, el personal, y sobre todo el secreto que no se puede revelar. Uno de ellos ascenderá esa noche a la capa celestial, para gozar de una nueva vida gelical, y los aspirantes deberán mostrar los méritos que les hacen acreedores de tal privilegio. Quien no juega demasiado limpio es Macavity, que hace desaparecer a quien se interpone en su camino. Había grandes esperanzas en que Tom Hooper, que trasladó a la pantalla con éxito el musical Los miserables, hiciera otro tanto con Cats. Pero el resultado es tremendamente decepcionante, cabría parafrasear el refrán y asegurar que “gato maullador, poco arañador”, porque su film gatuno se muestra visualmente desvaído casi desde el principio, por el aspecto de los actores caracterizados para la ocasión y por una paleta de colores e iluminación que en muchos momentos contribuye a la atmósfera gris que recorre roda la narración. Tal vez hay que concluir que Hooper se encuentra más cómodo con historias de corte realista como la obra de Victor Hugo o El discurso del rey, que con la fantasía que maneja en esta ocasión. Da idea de sus problemas el número de Rebel Wilson con ratoncitos con rostro humano “The Old Gumbie Cat”, donde los efectos visuales son un poquito chapuceros y risibles, la gata Jennyanydots parece diminuta. El director no logra crear empatía con los personajes, porque aparecen y desaparecen sin que sus cuitas importen demasiado, unos y otros parecen inconexos, defecto que no se trata apenas de disimular. De modo que el que más emoción debía despertar, Grizabella, interpretada por Jennifer Hudson, que canta muy bien sus temas “The Glamour Cat” y “Memory”, sólo lo logra por la fuerza de la composición musical, pero no porque nos toque la fibra sensible la compasión que la ingenua Victoria –la más bien sosita Francesca Hayward– siente por ella. Lo mismo cabe decir de Bombalurina, que le sirve a Taylor Swift para debutar en la pantalla grande cantando un nuevo tema, “Beautiful Ghosts”, pero vamos, que lo suyo no ha sido como Lady Gaga en Ha nacido una estrella, no hay para ella un papel digno de ese nombre, todo indica que se ha querido añadir al tirón del musical el de la cantante, saliendo el tiro por la culata.

4/10
Aspects of Love

2005 | Aspects of Love

Alex Dillingham es un joven soldado que se enamora de la actriz Rose Vibert (Sarah Brightman). Ambos empiezan una relación que perdurará muchos años, incluso después de haber terminado. Es un drama romántico sobre la correspondencia en el amor, el desengaño y el paso de los años cuya primera representación fue en forma de musical de Broadway, de la mano del gran Andrew Lloyd Webber, en cuyo libreto se basa este film.

5/10
El fantasma de la ópera (2004)

2004 | The Phantom Of The Opera

Brillante adaptación del célebre musical de Andrew Lloyd Webber, basado a su vez en la romántica historia del escritor Gaston Leroux. El film arranca con un magnífico prólogo en blanco y negro, donde un viejo visitante, Raoul, recorre los pasillos del abandonado patio de butacas de la ‘Ópera Popular’, donde no hace mucho tiempo brillaban las mejores representaciones musicales de la noche parisina. Al hilo de sus recuerdos retrocedemos en el tiempo para asistir a una trama bien conocida y colorista: la del hombre con el rostro desfigurado que se oculta tras una máscara, y que habita en los laberínticos sótanos del teatro; un ‘fantasma’ que, atormentado por sus penas, desea estrenar una nueva obra, que debería interpretar su protegida Christine, en detrimento de la diva titular, la insoportable Carlotta. Christine es pretendida amorosamente por el joven Raoul, lo que provoca los inevitables celos del Fantasma. Romanticismo a raudales. El rostro inocente de Christine –perfecta la elección de una Emily Rossum de 16 años para el papel–, que echa de menos sobremanera a su padre, y reza en su capilla pidiendo la asistencia del ‘Ángel de la música’. La presencia del misterioso fantasma, con su semimáscara de diseño. Las preciosas canciones de Webber, que recomendamos encarecidamente escuchar en su versión original, a las que se añade un tema inédito, “Learn To Be Lonely”, que fue candidato al Oscar. Todo contribuye al resultado final de una gran película, repleta de emociones, vibrante. El film era un viejo proyecto de Webber, que tan encariñado estaba con él que firma el guión y escogió personalmente al director, Joel Schumacher. Arrancar en un realista blanco y negro, para pasar al color de los recuerdos, es una argucia fantástica, que justifica además que los personajes se pongan a cantar. En 1990 la idea era que los intérpretes originales de versión teatral, Michael Crawford y Sarah Brightman, hicieran la película. El divorcio de Webber y Brightman lo impidió, y la cosa se fue retrasando, mientras sonaban para el papel del Fantasma nombres como los de John Travolta y Antonio Banderas. Al final sería el desconocido Gerard Butler quien se llevaría la máscara al rostro, por así decir. Para Christine sonaron los nombres de Katie Holmes y Keira Knightley, pero al fin el papel sería para Rossum. Una condición puesta por Webber fue que los actores fueran capaces de cantar sus canciones, y así ocurre en todos los casas menos en el de Minnie Driver, que no tiene formación operística, aunque para compensar canta la canción de los títulos de crédito.

6/10
Evita

1996 | Evita

Interesante y cuidadísimo film, a caballo entre película dramática, musical y documental, y realizada por uno de los directores más personales del mundo anglosajón, Alan Parker (El expreso de medianoche). La película narra la vida de la carismática y controvertida Evita (Madonna). Abandonada en su infancia para lograr sus sueños en el Buenos Aires de 1940, subió rápidamente en la vida social desde actriz de series B hasta casarse con el futuro presidente Juan Perón (Jonathan Pryce) y convertirse en la primera dama de Argentina. Finalmente moriría de un cáncer a la edad de 33 años, entre el fervor popular y el desprecio de los militares. Todo ello es narrado sarcásticamente por el mítico Che (Antonio Banderas). Película de una expresiva calidad visual y magníficamente interpretada y acompañada por la imponente música de Andrew Lloyd Webber. La película ganó un Oscar a la mejor canción además de tres Globos de Oro, uno de ellos a la Mejor Película.

6/10
Odessa

1974 | The Odessa File

Basada en la novela de Frederick Forsyth, el film recrea los tiempos de la Guerra Fría a través de un periodista que encuentra el diario de un judío donde revela las atrocidades de un comandante de las SS. Su búsqueda le llevará hasta una peligrosa organización armamentística. Protagoniza Jon Voight (Campeón, Anaconda, La búsqueda).

6/10
Jesucristo Superstar

1973 | Jesus Christ Superstar

Desde el punto de vista de Judas, se narra la última semana de la vida de Cristo, la traición, el juicio y la crucifixión. Norman Jewison (Alguien voló sobre el nido del cuco) adaptó la exitosa opera rock compuesta por el maestro del género Andrew Lloyd Weber (Evita, Sunset Boulevard) y Tim Rice (El rey león), basada de modo superficial en el Evangelio. La banda sonora es inolvidable.

6/10
Detective sin licencia

1971 | Gumshoe

Temprano film del británico Stephen Frears, cuenta con humor como un tipo decide dar un giro a su vida, anunciándose como detective privado al más puro estilo Chandler. Albert Finney le pone cara.

5/10
Cats

2019 | Cats

Adaptación al cine del célebre musical de Andrew Lloyd Webber, estrenado en los escenarios de Londres en 1981, y que se inspiraba en unos poemas felinos de T.S. Eliot. La trama transcurre durante una noche, cuando la gata blanca Victoria es abandonada en un callejón por sus desaprensivos dueños. Allí conoce a los gatos jélicos, que viven entre cubos de basura, pero que se muestran orgullosos de quienes son por su triple nombre, el que les dan los dueños, el personal, y sobre todo el secreto que no se puede revelar. Uno de ellos ascenderá esa noche a la capa celestial, para gozar de una nueva vida gelical, y los aspirantes deberán mostrar los méritos que les hacen acreedores de tal privilegio. Quien no juega demasiado limpio es Macavity, que hace desaparecer a quien se interpone en su camino. Había grandes esperanzas en que Tom Hooper, que trasladó a la pantalla con éxito el musical Los miserables, hiciera otro tanto con Cats. Pero el resultado es tremendamente decepcionante, cabría parafrasear el refrán y asegurar que “gato maullador, poco arañador”, porque su film gatuno se muestra visualmente desvaído casi desde el principio, por el aspecto de los actores caracterizados para la ocasión y por una paleta de colores e iluminación que en muchos momentos contribuye a la atmósfera gris que recorre roda la narración. Tal vez hay que concluir que Hooper se encuentra más cómodo con historias de corte realista como la obra de Victor Hugo o El discurso del rey, que con la fantasía que maneja en esta ocasión. Da idea de sus problemas el número de Rebel Wilson con ratoncitos con rostro humano “The Old Gumbie Cat”, donde los efectos visuales son un poquito chapuceros y risibles, la gata Jennyanydots parece diminuta. El director no logra crear empatía con los personajes, porque aparecen y desaparecen sin que sus cuitas importen demasiado, unos y otros parecen inconexos, defecto que no se trata apenas de disimular. De modo que el que más emoción debía despertar, Grizabella, interpretada por Jennifer Hudson, que canta muy bien sus temas “The Glamour Cat” y “Memory”, sólo lo logra por la fuerza de la composición musical, pero no porque nos toque la fibra sensible la compasión que la ingenua Victoria –la más bien sosita Francesca Hayward– siente por ella. Lo mismo cabe decir de Bombalurina, que le sirve a Taylor Swift para debutar en la pantalla grande cantando un nuevo tema, “Beautiful Ghosts”, pero vamos, que lo suyo no ha sido como Lady Gaga en Ha nacido una estrella, no hay para ella un papel digno de ese nombre, todo indica que se ha querido añadir al tirón del musical el de la cantante, saliendo el tiro por la culata.

4/10
Aspects of Love

2005 | Aspects of Love

Alex Dillingham es un joven soldado que se enamora de la actriz Rose Vibert (Sarah Brightman). Ambos empiezan una relación que perdurará muchos años, incluso después de haber terminado. Es un drama romántico sobre la correspondencia en el amor, el desengaño y el paso de los años cuya primera representación fue en forma de musical de Broadway, de la mano del gran Andrew Lloyd Webber, en cuyo libreto se basa este film.

5/10
El fantasma de la ópera (2004)

2004 | The Phantom Of The Opera

Brillante adaptación del célebre musical de Andrew Lloyd Webber, basado a su vez en la romántica historia del escritor Gaston Leroux. El film arranca con un magnífico prólogo en blanco y negro, donde un viejo visitante, Raoul, recorre los pasillos del abandonado patio de butacas de la ‘Ópera Popular’, donde no hace mucho tiempo brillaban las mejores representaciones musicales de la noche parisina. Al hilo de sus recuerdos retrocedemos en el tiempo para asistir a una trama bien conocida y colorista: la del hombre con el rostro desfigurado que se oculta tras una máscara, y que habita en los laberínticos sótanos del teatro; un ‘fantasma’ que, atormentado por sus penas, desea estrenar una nueva obra, que debería interpretar su protegida Christine, en detrimento de la diva titular, la insoportable Carlotta. Christine es pretendida amorosamente por el joven Raoul, lo que provoca los inevitables celos del Fantasma. Romanticismo a raudales. El rostro inocente de Christine –perfecta la elección de una Emily Rossum de 16 años para el papel–, que echa de menos sobremanera a su padre, y reza en su capilla pidiendo la asistencia del ‘Ángel de la música’. La presencia del misterioso fantasma, con su semimáscara de diseño. Las preciosas canciones de Webber, que recomendamos encarecidamente escuchar en su versión original, a las que se añade un tema inédito, “Learn To Be Lonely”, que fue candidato al Oscar. Todo contribuye al resultado final de una gran película, repleta de emociones, vibrante. El film era un viejo proyecto de Webber, que tan encariñado estaba con él que firma el guión y escogió personalmente al director, Joel Schumacher. Arrancar en un realista blanco y negro, para pasar al color de los recuerdos, es una argucia fantástica, que justifica además que los personajes se pongan a cantar. En 1990 la idea era que los intérpretes originales de versión teatral, Michael Crawford y Sarah Brightman, hicieran la película. El divorcio de Webber y Brightman lo impidió, y la cosa se fue retrasando, mientras sonaban para el papel del Fantasma nombres como los de John Travolta y Antonio Banderas. Al final sería el desconocido Gerard Butler quien se llevaría la máscara al rostro, por así decir. Para Christine sonaron los nombres de Katie Holmes y Keira Knightley, pero al fin el papel sería para Rossum. Una condición puesta por Webber fue que los actores fueran capaces de cantar sus canciones, y así ocurre en todos los casas menos en el de Minnie Driver, que no tiene formación operística, aunque para compensar canta la canción de los títulos de crédito.

6/10

Últimos tráilers y vídeos