IMG-LOGO

Biografía

Joel Schumacher

Joel Schumacher

80 años ()

Joel Schumacher

Nació el 29 de Agosto de 1939 en Nueva York, EE.UU.
Falleció el 22 de Junio de 2020 en Nueva York, EE.UU.

La línea inmortal

23 Junio 2020

No ha sido tiempo de matar, sino de morir. Joel Schumacher ha recibido la última llamada y ha atravesado definitivamente la línea que separa la vida de la muerte. Enfermo de cáncer, murió en su ciudad natal, Nueva York, a la edad de 80 años. Deja como legado un buen puñado de películas, bendecidas por el éxito comercial, aunque nunca logrará desprenderse del sambenito de haber hecho las peores peliculas de Batman.

Joel Schumacher no dirigió una película hasta que cumplió los 42 años, nunca es tarde si la dicha es buena. El cineasta nació en Nueva York en 1939, de padre baptista que murió cuando él tenía solo cuatro años, y madre judía de origen sueco, que no sobrevivió muchos más años a su marido. La orfandad le haría mella, y aseguraba haber pasado por todos los vicios que uno pueda imaginar, “excepto el asesinato”; se veía como un superviviente. Hijo único y sensible por la belleza desde pequeño, estudió diseño y moda en la Nueva Escuela de Diseño Parsons y en el Instituto de Tecnología de la Moda en Nueva York. Sus primeros trabajos fueron de escaparatista de tiendas de moda. Y como le encantaban las películas, vio que esta formación era el cauce ideal para empezar a trabajar en ellas, cosa que hizo a las órdenes de Woody Allen como diseñador de vestuario en El dormilón (1973) e Interiores (1978). Aseguraba que el director fue determinante en su decisión de intentar hacer sus propias películas.

Porque Schumacher no se conformó con vestir las películas. Quería contribuir a las historias que ahí se contaban. Y, por qué no, dirigirlas. El proceso que le llevó a convertirse en exitoso director de un gran estudio como la Warner fue lento pero en clara línea ascendente. Escribió los libretos de varias películas, como Sparkle y Un mundo aparte, de 1976, y El mago (1978), la fallida versión musical de “El mago de Oz” de Sidney Lumet con Diana Ross y Michael Jackson. En cuanto a la dirección, tras curtirse con dos tele-movies, debutó en la pantalla grande con una cinta de serie B, La increíble mujer menguante (1981), que adaptaba a Richard Matheson, y contaba con el protagonismo de Lily Tomlin.

El punto de inflexión de la carrera como cineasta de Schumacher se produce en 1985 con St. Elmo, punto de encuentro, cinta de estudiantes que van a ingresar en la vida adulta, y que puso en el candelero a actores como Rob Lowe, Demi Moore, Emilio Estevez y Andie MacDowell. Warner apostó por él enseguida y para el estudio hizo una cinta juvenil de vampiros, Jóvenes ocultos (1987) de nuevo con intérpretes que se esforzaban por dar la campanada, como Jason Patric o Kiefer Sutherland. Y así continuaron títulos populares con jóvenes actores como una “mujer preciosa”, Julia Roberts, una de las intérpretes de Línea mortal (1990), y que luego hizo Elegir un amor (1991), abordando ambas cintas, de modo diverso, el tema de la mortalidad, no tenemos aquí abajo morada permanente.

Quizá la mejor película del director neoyorquino sea Un día de furia (1993), porque supo atrapar las frustraciones y el desquiciamiento de un urbanita en una sociedad cada vez más deshumanizada, en que estamos todo el día permanentemente enfadados y con los nervios a flor de piel. De ritmo impecable, logró además maravillosas interpretaciones de Michael Douglas y Robert Duvall. Además, en la época en que el escritor de best-sellers thrillers judiciales John Grisham estaba en la cresta de la ola, entregó dos de las mejores adaptaciones de sus obras, El cliente (1994) y Tiempo de matar (1996).

En aquel momento, Schumacher era el niño bonito de la Warner, que no dudó en entregarle el testigo de la saga Batman, que hasta ese momento había sostenido Tim Burton. Y ahí llegó un momento complicado en su carrera. Con Batman Forever (1995) aún se le concedió el beneficio de la duda a su mirada kitsch, pero con Batman y Robin (1997) fue vapuleado sin piedad. George Clooney, que hizo de Batman, consideraba que era la peor cinta de su carrera, y de pronto Schumacher se cayó del guindo, vio lo fácilmente que se podían desvanecer los laureles del reconocimiento; incluso llegó a pedir disculpas por la película. De todos modos no se arredró y conseguiría enderezar el rumbo. Se trataba en realidad de alguien muy estimado en la procesión y seguiría rodando sin dificultades. Abiertamente gay, trataría el tema en la imperfecta Nadie es perfecto (1999), con Robert De Niro y Philip Seymour Hoffman, mientras los listillos de turno asegurarían que había sugerido algo más que amistad entre Batman y Robin en la segunda cinta del hombre murciélago.

Empezó el siglo XXI descubriendo a un joven actor, Colin Farrell, con el que hizo su película sobre la guerra de Vietnam, Tigerland (2000), y el angustioso thriller deudor –o eso se diría– de La cabina Última llamada (2002). Aún tendría tiempo rodar títulos notables como Veronica Guerin (2003), con una espledorosa Cate Blanchett como periodista irlandesa que investiga el mundo de las drogas, y la versión fílmica del popular musical de Andrew Lloyd Webber El fantasma de la ópera (2004). A partir de aquí su estrella decae, con películas de escaso interés, pero sus amigos no le olvidarían, y David Fincher le reclamaría para rodar en 2013 un par de capítulos de la popular serie televisiva House of Cards, su último trabajo tras la cámara.

Filmografía
House of Cards

2013 | House of Cards | Serie TV

Recién elegido el nuevo y demócrata presidente de Estados Unidos, el congresista Francis Underwood contaba con ser nombrado secretario de estado. Pero el ingrato presidente electo ha decidido no cumplir su promesa, las circunstancias políticas obligan. No queda convencido Underwood, que a partir de ese momento orquesta su particular venganza: no sólo torpedeará a quien el presidente ha señalado como secretario de estado para colocar a una mujer en su lugar, sino que apoyará una nueva ley de educación a su gusto, y filtrará información a su gusto a una bloguera del influyente diario The Washington Tribune; y todo ello con la apariencia de ser un fiel colaborador de la Casa Blanca, a la que no guardaría rencor. Entretanto la esposa de Francis, Claire, busca el modo de sacar adelante sus proyectos medioambientales sin ánimo de lucro, contando con que los fondos que manejará no son los deseados por la falta de consideración de que ha sido víctima él. Traslación a la realidad política americana de la novela del británico Michael Dobbs, que fue convertida en serie televisiva por la BBC en la última década del siglo XX. Se trata de un ambicioso proyecto de Netflix, el portal de internet para alquiler de películas y series televisivas, que de este modo se mete de lleno en la producción, incluso con el atrevimiento de haber puesto simultáneamente a disposición de sus usuarios, los 13 episodios de que consta su primera temporada. Los dos primeros capítulos los dirige el estiloso David Fincher, en su primera incursión televisiva, y otros cineastas ligados a House of Cards responden a los prestigiosos nombres de James Foley, Joel Schumacher, Carl Franklin y Allan Coulter, entre otros. El enfoque de House of Cards es tremendamente cínico: la entrega de Francis a la política es una exclusiva mirada a su propio ombligo, no consiste en otra cosa que en sentir el vértigo del poder y salirse con la suya, siempre desde una altura clarividente que mira a los demás con desprecio, sean “lobos” o de la “manada”. Ello se subraya con la escenas en que Francis, un papel a la medida de Kevin Spacey, mira directamente a cámara para exhibir sin tapujos su desprecio a los demás, su escasa confianza en la naturaleza humana la búsqueda de su exclusivo interés. Su matrimonio con Claire –no tienen hijos– parece más una fría asociación conveniente para ambos, que algo basado mínimamente en algo parecido al amor. Y los otros congresistas, la periodista, los ciudadanos sufrientes, no son más que peones sacrificables en su particular partida política de ajedrez; y ello porque tampoco es que sean mejores que él. Está claro que la serie, desarrollada en su versión yanqui por Beau Willimon, tiene gancho y está bien rodada. Logra intrigar y los actores hacen un buen trabajo. Pero la imagen que transmite de la actividad política es algo muy parecido a una cloaca donde nadie parece pensar que está prestando un servicio a los ciudadanos. Lo que resulta altamente deprimente.

6/10
Bajo amenaza

2011 | Trespass

Joel Schumacher es un solvente artesano, que tras una extensa carrera, a principios de siglo aún suscitaba el interés de los amantes del cine con Tigerland, Veronica Guerin o El fantasma de la ópera (2004). Sin embargo, ha fracasado posteriormente con títulos como El número 23 y Twelve, de poco interés. En plena decadencia ha rodado un thriller con dos estrellas a la baja, Nicole Kidman y Nicolas Cage. Los dos 'Nico' interpretan a Kyle y Sarah Miller, un matrimonio de clase acomodada, con una hija, en cuya lujosa residencia irrumpen unos asaltantes dispuestos a hacer uso de la violencia con tal de llevarse todo lo que pillen. Desde el principio queda claro que esta historia con resonancias a la clásica Horas desesperadas, va a ser excesivamente convencional. Y en efecto todo se queda en una sucesión de giros predecibles en torno a los secretos que se guardan los Miller entre ellos. Schumacher administra las necesarias dosis de tensión y poco más. Los protagonistas cumplen, pero no se esfuerzan demasiado. Quizás se lo ha trabajado algo Cam Gigandet (Crepúsculo) en un papel de delincuente algo más complejo.

4/10
Twelve

2010 | Twelve

La historia de un joven camello neoyorquino, que a su azarosa vida suma el asesinato de su primo y la sospecha de que su mejor amigo está detrás de los hechos. Joel Schumacher es un cineasta que ha conocido tiempos mejores. El último film decente que hizo fue El fantasma de la ópera (2004), pero ha llovido demasiado desde entonces, y aquí, a partir de una novela de Nick McDonell, entrega una intriga en el sórdido mundo del tráfico de las drogas de diseño, servidas a jovenzuelos de la alta sociedad. El director conserva el oficio, pero el desañilado film tiene escaso interés, y su propuesta de redención a través del amor no es demasiado sólida. En el reparto, aparte del rapero 50 Cent, están hermanos (Rory Culkin) y sobrinas (Emma Roberts) de famosos (Macaulay Culkin, Julia Roberts).

4/10
La masacre de Town Creek

2009 | Town Creek

En 1936, los Wollner, una familia alemana que vivía en Town Creek, de West Virginia, fue contactada por el Tercer Reich para acoger a un alumno. Como necesitaban el dinero, aceptaron al Profesor Ricard Wirth en su casa, inconscientes de las prácticas de ocultismo del Tercer Reich, verdadera misión de Wirth y que mantendrá unida a la familia durante décadas. Ahora, más de 70 años después, el hermano mayor de Evan Marshall, Victor, desaparece misteriosamente cerca de Town Creek. Tras dos años, de repente aparece sano y salvo tras escapar de sus captores. Evan no hace preguntas y tras la petición de su hermano, coge su rifle, sube a una barca y sigue a Victor hasta Town Creek para buscar venganza en una misión que les pondrá a prueba...

4/10
El número 23

2007 | The Number 23

Extraño y desasosegante thriller dirigido por el veterano Joel Schumacher (El cliente, Última llamada) sobre las obsesiones de un pobre tipo con el número 23. La cosa le ocurre a Walter Sparrow y el detonante es una novela que le regala su esposa, Agatha, y que recoge una serie de asesinatos que parecen referirse a la vida del propio Walter. Así las cosas éste se empieza a obsesionar en torno al número 23 (y no precisamente por Michael Jordan) y se ve impelido a investigar en su pasado antes de proseguir con su vida normal. Lo malo es que ese estado le puede conducir a la muerte. El planteamiento del film no es, digamos, demasiado atractivo. Pero hay que tomarlo como una ida de olla, ni más ni menos. Schumacher pone en juego su talento y sus años de oficio –la recreación escénica del capítulo 2, el que acaba con la muerte de la vecina, es de un virtuosismo notable– para llevar a buen puerto esta historia que juega a la realidad y la ficción, en una especie de siniestro entretenimiento metaliterario. El guión serpentea caprichosamente por distintos planos de la realidad durante muchos minutos y cuando parece haber tomado una dirección estable, la película vuelve a empezar. Al margen de que esto provoque situaciones reiterativas, con el consiguiente tedio, también de este modo la paranoia inicial se convierte en thriller surrealista, para finalmente acabar transformándose en drama. Hay un acertado uso de los filtros de color y de la caracterización de personajes, ya sean reales o creados por la mente del protagonista. Y como ya hizo en películas como The Majestic y ¡Olvídate de mí!, Jim Carrey vuelve a demostrar que tiene tablas más que suficientes para interpretar dramas agobiantes e intensos y dejar de lado por unas horas sus muecas desternillantes.

5/10
El fantasma de la ópera (2004)

2004 | The Phantom Of The Opera

Brillante adaptación del célebre musical de Andrew Lloyd Webber, basado a su vez en la romántica historia del escritor Gaston Leroux. El film arranca con un magnífico prólogo en blanco y negro, donde un viejo visitante, Raoul, recorre los pasillos del abandonado patio de butacas de la ‘Ópera Popular’, donde no hace mucho tiempo brillaban las mejores representaciones musicales de la noche parisina. Al hilo de sus recuerdos retrocedemos en el tiempo para asistir a una trama bien conocida y colorista: la del hombre con el rostro desfigurado que se oculta tras una máscara, y que habita en los laberínticos sótanos del teatro; un ‘fantasma’ que, atormentado por sus penas, desea estrenar una nueva obra, que debería interpretar su protegida Christine, en detrimento de la diva titular, la insoportable Carlotta. Christine es pretendida amorosamente por el joven Raoul, lo que provoca los inevitables celos del Fantasma. Romanticismo a raudales. El rostro inocente de Christine –perfecta la elección de una Emily Rossum de 16 años para el papel–, que echa de menos sobremanera a su padre, y reza en su capilla pidiendo la asistencia del ‘Ángel de la música’. La presencia del misterioso fantasma, con su semimáscara de diseño. Las preciosas canciones de Webber, que recomendamos encarecidamente escuchar en su versión original, a las que se añade un tema inédito, “Learn To Be Lonely”, que fue candidato al Oscar. Todo contribuye al resultado final de una gran película, repleta de emociones, vibrante. El film era un viejo proyecto de Webber, que tan encariñado estaba con él que firma el guión y escogió personalmente al director, Joel Schumacher. Arrancar en un realista blanco y negro, para pasar al color de los recuerdos, es una argucia fantástica, que justifica además que los personajes se pongan a cantar. En 1990 la idea era que los intérpretes originales de versión teatral, Michael Crawford y Sarah Brightman, hicieran la película. El divorcio de Webber y Brightman lo impidió, y la cosa se fue retrasando, mientras sonaban para el papel del Fantasma nombres como los de John Travolta y Antonio Banderas. Al final sería el desconocido Gerard Butler quien se llevaría la máscara al rostro, por así decir. Para Christine sonaron los nombres de Katie Holmes y Keira Knightley, pero al fin el papel sería para Rossum. Una condición puesta por Webber fue que los actores fueran capaces de cantar sus canciones, y así ocurre en todos los casas menos en el de Minnie Driver, que no tiene formación operística, aunque para compensar canta la canción de los títulos de crédito.

6/10
Veronica Guerin

2003 | Veronica Guerin

Esta vez, el artesano Joel Schumacher responsable de cintas tan distintas como Tigerland y Última llamada, retrata una historia real. Veronica Guerin fue una periodista irlandesa muy popular del diario dublinés Sunday Times. En los 90, alarmada ante el aumento del consumo de drogas entre la juventud, Veronica abordó una serie de reportajes sobre las mafias responsables del narcotráfico en Dublín. Contaba con la ayuda de Traynor, un “topo” que le revelaba el funcionamiento de la organización de John Gilligan, uno de los reyezuelos de la droga en Irlanda. Como a éste no le gustaba que la periodista indagara demasiado, intentó pararle los pies con métodos violentos. Popular como Galadriel en la trilogía de El señor de los anillos, Cate Blanchett ha trabajado a fondo su interpretación. Para dar veracidad a su personaje, la actriz australiana viajó a Dublín antes del rodaje, y se entrevistó con amigos y familiares de la auténtica Veronica Guerin. Además, escuchó las entrevistas que concedió a la radio, y leyó sus reportajes. El film retrata bien las relaciones familiares de la protagonista (pasa mucho tiempo fuera de casa, mientras su marido Graham es el que más se ocupa del hogar, con ayuda de Bernadette, la madre de Veronica), y las dificultades por conciliarlas con su arriesgada profesión. Quizás la trama se centra demasiado en la protagonista, y desdibuja otros personajes, algo arquetípicos (el marido comprensivo, los gángsters malvados). Pero esto se compensa por cómo aborda la responsabilidad de los periodistas, por una vez los buenos de la historia, así como la injusticia de que unos pocos se enriquezcan a costa del sufrimiento de los adolescentes adictos a la heroína.

6/10
9 días

2002 | Bad Company

¿Hay algo peor que ignorar que tienes un hermano gemelo? Ya lo creo que sí: enterarte de que dicho hermano ha sido asesinado cuando andaba trabajaba en una misión para la CIA, y que tú tienes nueve días, nueve, para sustituirle en una delicada operación de compra de armas. Y aunque el cuerpo le pide a Chris Rock dejar la cosa para otra ocasión, su conciencia cívica le lleva a hacer un cursillo acelerado de espía. Aunque físicamente idénticos, los “hermanitos” Jake y Kevin no podían ser más diferentes. El primero va de coleguilla, y utiliza un lenguaje de la calle. Mientras que el superespía tenía formación universitaria, y hablaba varios idiomas. Así que su maestro de espías, el gran Anthony Hopkins, va a tener que esforzarse para que su joven aprendiz esté en condiciones de engatusar a unos traficantes de armas, que están comerciando con armas nucleares de la antigua Unión Soviética. Lo que, es fácil imaginarlo, podría dar lugar a una catástrofe de dimensiones planetarias. Jerry Bruckheimer, acostumbrado a producir "blockbusters" destinados a insaciables devoradores de palomitas (Top Gun, La roca, Armageddon, Con Air, Pearl Harbor), ofrece otro film de acción, dirigido por el siempre competente Joel Schumacher (Tiempo de matar, Un día de furia).

4/10
Última llamada

2002 | Phone Booth

El veterano Joel Schumacher vuelve a echar mano de Colin Farrell, después de que le diera la oportunidad de saltar al estrellato con la exitosa Tigerland. Ahora, el actor irlandés da vida a Stu Shepard, un americano hijo de su tiempo, que vive pegado al teléfono móvil y cuyo trabajo de asesor de publicidad le da no pocas oportunidades de vivir perpetuamente pendiente de sí mismo. Un día cualquiera, mientras camina por Nueva York, suena el teléfono en una cabina y Stu decide descolgar el teléfono. Desde ese momento, el protagonista vivirá una pesadilla: al otro lado de la línea, un francotirador asegura que le matará si sale del metro cuadrado de metacrilato donde se encuentra. La tensión que Schumacher imprime a una situación tan plana es el punto fuerte de este thriller agobiante y claustrofóbico, rodado con sabiduría en un único escenario. Pero la película va un poco más allá de la mera puesta en escena y se revela como una parábola moral acerca de la falsedad de muchos triunfadores modernos, de esas personas cuya exitosa fachada esconde a menudo secretos y pecados. Así, el protagonista se verá forzado a humillar su ego y mostrar su culpabilidad moral sin no quiere desencadenar una matanza. El actor Colin Farrell, protagonista absoluto de la película, logra una interpretación convincente, ampliada por una buen elenco de poderosos primeros planos que él sostiene con implacable fuerza. A su lado se mueve el buen hacer de ese extraordinario actor que es Forest Whitaker (La habitación del pánico), en su papel de agente de la policía. La película logra el objetivo de mantener en vilo al espectador, sin buscar el alargamiento ficticio de los hechos, un acierto que el director podría haber echado por tierra si hubiera decidido equivocadamente aumentar el metraje.

6/10
Tigerland

2000 | Tigerland

¿Una película más de Vietnam? La cosa transcurre en casa (estado de Luisiana), hay jóvenes reclutas, durísimos entrenamientos, rivalidad soldado bueno-soldado malo... Los guionistas Ross Klavan y Michael McGruther parece inspirarse en La chaqueta metálica de Stanley Kubrick y Platoon de Oliver Stone, sin excesivo rubor. Y sin embargo... Hay una mirada diferente. En primer lugar por el estilo fotográfico que un Joel Schumacher (Tiempo de matar, Asesinato en 8 mm), fascinado por los principios del movimiento Dogma, imprime al film. El director, con la ayuda del operador Matthew Libatique, mete su nerviosa cámara en maniobras y ejercicios tácticos, hasta hacernos sudar la gota gorda con los soldados. Y logra que el estilo documental de foto con grano, encaje con la hermosa composición de los planos y el impecable montaje. Parece que por definición, una película sobre la guerra de Vietnam debe ser dura. Ésta lo es, al mostrar el enloquecimiento de algunos hombres, o la deshumanización que provoca el horror bélico. También en el dibujo del escapismo de los reclutas, que entretienen sus ratos de ocio con ocasionales compañeras de cama.

6/10
Nadie es perfecto

1999 | Flawless

Walt es un poli muy viril, que ronda la cincuentena, amante de la acción. Vive en un barrio marginal, y todos los días se cruza con un grupo de homosexuales, a los que mira mal. Tampoco se fija mucho en Rusty, su vecino, que se traviste de drag queen y actúa en un garito nocturno. Pero una acción policial deja a Walt inválido, lo cual le va a obligar a ver más de lo que querría a Rusty. Entretenida comedia sobre la intolerancia y los prejuicios, que evita casi siempre el tonillo didáctico. Aunque previsible, el film cuenta con una extraordinaria pareja de actores: el camaleónico Robert De Niro, y el menos conocido Philip Seymour Hoffman, que ya destacó en El talento de Mr. Ripley y State And Main.

4/10
Asesinato en 8 mm

1999 | Eigth Millimeter

La vida del detective privado Tom Welles sufre un vuelco cuando comienza a investigar el origen de una misteriosa bobina de película que dormía en la caja fuerte de un millonario recién fallecido. La película contiene las imágenes de una joven que es torturada hasta morir. Las averiguaciones de Tom le llevan al horripilante mundo de las "snuff movies", donde se comercia con el morbo de poder visionar muertes reales. El film, no apto para todos los paladares, muestra el descenso a los infiernos del protagonista, que no podía imaginar siquiera la existencia de tanto horror. Joel Schumacher retrata un mundo oscuro y repulsivo, donde Nicolas Cage es guiado por un inspirado Joaquin Phoenix (lo mejor del film es sin duda la interpretación de este actor, hermano de River Phoenix). El sentido de la justicia del protagonista levantó una gran polémica en todo el mundo.

4/10
Batman y Robin

1997 | Batman & Robin

Cuarta entrega de las aventuras del hombre murciélago. Batman debe enfrentarse en esta ocasión a Mr. Freeze (Arnold Schwarzenegger), un villano con la manía de convertir en hielo todo cuanto le rodea, y a Poison (Uma Thurman), una bellísima pero chiflada especialista en botánica, que pretende dominar el mundo. La ciudad de Ghotam estaría perdida si no contara con la ayuda de su alado protector, Batman (George Clooney), y de su infatigable compañero Robin (Chris O'Donnell), que hartos de su vida de solterones empedernidos fichan para su equipo a una explosiva Batgirl (Alicia Silverstone), encargada de dar un toque femenino al equipo. Joel Scumacher dirige esta nueva aventura de Batman, en la que la acción y aventuras están garantizadas, logrando entretener al espectador en todo momento. Estupendos son los decorados, y excelentes los efectos especiales. Destacamos como curiosidad la breve aparición de la guapísima top model Elle Mc Phershon, como novia del millonario Bruce Wayne.

4/10
Tiempo de matar

1996 | A Time To Kill

El escritor John Grisham es un filón. Sus novelas de ambiente judicial han encandilado a tantos lectores que su paso al cine, asegurado un mínimo de calidad, tiene asegurada la rentabilidad. En Hollywood, lo saben; véanse, si no, El informe Pelícano, La tapadera, El cliente, etc. Grisham, consciente de su creciente poder en la industria fílmica, se reservó el visto bueno a director, guionista y reparto de Tiempo de matar, adaptación de su primera novela, muy querida por él, con recuerdos del Sur donde se crió y de los años en que ejerció la abogacía. Una niña negra es brutalmente violada y maltratada por dos blancos cargados de alcohol. Cuando van a juicio, Carl Lee, el padre de la pequeña, dispara a bocajarro sobre ellos ante numerosos testigos. Aunque todo apunta a que le ha movido la venganza –la hija ha quedado estéril, los culpables podrían recibir un castigo benigno–, Jake Brigance, un joven abogado blanco, tratará de probar enajenación mental. El caso despierta enseguida los conflictos raciales: organización de un grupo del Ku Kux Klan, entrada en liza de la NAACP –asociación pro derechos de los afroamericanos–, selección de un jurado integrado sólo por blancos. Joel Schumacher y Akiva Goldsman adaptan de nuevo novela de Grisham tras El cliente. Ambos presentan un caso donde sitúan, frente a frente, las fallas de un sistema legal y el deseo de tomarse uno la justicia por su mano; y se coloca al espectador en situación de juzgarlo, haciendo notar el posible peso del color de la piel del acusado, a la hora de tomar postura. Aunque no se justifica la venganza, sí que se disculpa; y se obvia la posibilidad de perdonar. Una visión que se puede tachar de simplista –la vida es más compleja de lo que allí aparece–, pero que produce resultados vistosos, en la mejor tradición del thriller de letrados. Hay momentos vibrantes y el interés por la narración se mantiene siempre. El reparto es envidiable, de esos que ponen los dientes largos: Sandra Bullock, Donald y Kiefer Sutherland, Samuel L. Jackson, Kevin Spacey, Brenda Fricker, Oliver Platt, Patrick McGoohan... Muchos son pequeños papeles, pero de fuerte presencia. Destaca sin duda el entonces desconocido Matthew McConaughey, que logra una magnífica composición en su primer papel principal para el cine. La fotografía de Peter Menzies está muy cuidada. Los tonos dorados, con imágenes casi quemadas, ayudan a recrear el calor asfixiante del verano sureño en que transcurre la acción. La opción de rodar gran parte del film con steadycam, arriesgada, ayuda a hacer presente aún más el ambiente tenso y crispado que rodea al juicio. Bien resuelta está la secuencia inicial de la violación de la niña. Sin caer en el morbo de mostrarla, se sugiere de modo impactante con planos de las cuerdas que atan a la chiquilla y una cámara subjetiva, a ras de suelo, que “ve” a los dos hombres, bestias salvajes, que la atacan.

6/10
Batman Forever

1995 | Batman Forever

En esta tercera entrega de las aventuras del hombre murciélago, Batman debe enfrentarse a dos nuevos genios del mal: Dos Caras (Tommy Lee Jones), un antiguo fiscal con el rostro desfigurado, y Enigma (Jim Carrey), un chiflado proviniente del mundo de la informática. Estos siniestros personajes poseen una terrible máquina que sirve para leer la mente de las personas. Con semejante arma planean apoderarse de la ciudad de Gotham y destruir a su mortal enemigo. Batman lo tiene bastante difícil, pero en esta ocasión cuenta con la ayuda de Robin (Chris O'Donnell), un aprendiz de superhéroe y de una bonita psicóloga (Nicole Kidman). Tim Burton es sustituido en la dirección de esta tercera parte por Joel Shumacher, que imprime una estética más colorida a la ciudad de Gotham. Nuevo es también el actor que da vida a Batman, Val Kilmer, que sustituye a Michael Keaton. Acción y aventuras a un ritmo trepidante, nuevos efectos especiales, nada falta en esta nueva aventura de Batman, que hará las delicias de sus seguidores.

4/10
El cliente

1994 | The client

Un atrevido muchacho de 11 años se encuentra en el bosque a un abogado que, antes de suicidarse, le revela los secretos sobre un turbio asesinato y el lugar donde se encuentra el cuerpo de un senador desaparecido. La mafia se entera de lo sucedido y trata de eliminar al niño, mientras que un fiscal, interpretado por Tommy Lee Jones, quiere desentrañar de una vez por todas los hechos. Una abogada con una fuerte personalidad, interpretada por Susan Sarandon, intenta proteger al niño de unos y otros. Un emocionante thriller en el que el crimen y la acción de la justicia se mezclan con la inocente visión de un niño indefenso. Tommy Lee Jones, como implacable fiscal, está soberbio, y Susan Sarandon, especializada en la defensa de causas difíciles, aporta dramatismo y tensión a la historia. La trama se va desenmarañando poco a poco y no sin dificultades. Cuenta con todos los ingredientes del buen cine de suspense y acción.

6/10
Un día de furia

1993 | Falling Down

Película muy representativa de los efectos extremos del estrés en la gran ciudad. El film sigue la pista a D-Fens, un tipo de pinta anodina, que está a punto de estallar. El día empieza fatal en Los Ángeles, con calor y un increíble atasco. Las frustraciones familiares y profesionales, a flor de piel, ocultan una ira que va a salir a la superficie cuando se suceden los obstáculos para reunirse con su hijita el día de su cumpleaños. El caos que desata D-Fens obliga a intervenir a un veterano policía, en su último día en activo antes de la jubilación. Joel Schumacher maneja bien una historia con la que empatizará cualquier habitante de una urbe que haya tenido un mal día (¿y quién no lo ha tenido?). La espiral de agresividad del protagonista, aunque tal vez de trazos exagerados, se puede entender. Michael Douglas compone muy bien a su personaje, que tiene como antagonista a un magnífico Robert Duvall, que sería como la otra cara de la moneda del modo en que se pueden asumir las contrariedades y disgustos.

7/10
2000 Malibu Road

1992 | 2000 Malibu Road | Serie TV

Esta serie gira en torno a cuatro mujeres que comparten casa en la dirección a la que hace referencia el título. Cada una de ellas tiene una peculiar historia: Jade es una prostituta que intenta dejar la profesión, Perry es una abogada que quiere romper con su pasado, Lindsay es una aspirante a actriz y Joy es su manipuladora hermana. La serie sólo tuvo seis capítulos a pesar de que estaba previsto que se hicieran más. Pero, según parece, los productores -entre los que se encuentra Aaron Spelling- no consiguieron llegar a un acuerdo con la cadena de televisión CBS.

4/10
Elegir un amor

1991 | Dying Young

Enamorarse de un enfermo terminal puede ser algo muy hermoso, pero también duro, ante la cercanía de la muerte. Joel Schumacher firma este lacrimógeno drama, que permite el lucimiento de la pareja Roberts-Scott. Produce el film la actriz Sally Field.

3/10
Línea mortal

1990 | Flatliners

Original película que explora un tema apasionante: qué hay después de la muerte. Cinco estudiantes de medicina, ambiciosos, audaces y tremendamente arriesgados, se embarcan en un peligroso experimento con el fin de lograr averiguar qué hay más alla de la línea de la muerte. Para ello, uno a uno se turnarán para provocarse la muerte clínica durante unos minutos. Una vez reanimados y vueltos a la vida traerán consigo una experiencia sobrecogedora y podrán contar lo que se encuentra al otro lado. Sin embargo, este juego científico va a resultar más peligroso de lo que pensaban y es que hay algunas líneas que jamás deberían cruzarse.  Truculenta película de tintes científicos, ambientada de forma magnífica gracias a la fotografía de Jan de Bont. Hay tensión y momentos de gran suspense, próximo al terror, muy bien dosificados por el maestro Joel Schumacher. Destaca la interpretación del siempre siniestro Kiefer Sutherland.

5/10
Un toque de infidelidad

1989 | Cousins

Larry y Maria son primos lejanos. Cada uno, por separado está casado y tiene hijos pero sus vidas están vacías. Para castigar a sus cónyuges se hacen pasar por amantes, pero nada de esto es cierto. Con el tiempo, surge entre ellos una amistad más especial que poco a poco se tornará en amor. Los problemas surgirán en seguida pues tendran que enfrentarse a su vida y al deseo de estar juntos. A pesar de intentar evitar la relación, su amor será mucho más poderoso. Ted Danson (Cheers) y la encantadora Isabella Rossellini (Corazón salvaje, El inocente) son la pareja protagonista en este drama romántico dirigido por Joel Schumacher (El cliente, Última llamada). El tono cómico lo pone Lloyd Bridges (Aterriza como puedas) que aporta frescura y momentos hilarantes en algunas de sus escenas.

5/10
Jóvenes ocultos

1987 | The Lost Boys

Michael y Sam son dos hermanos que se mudan a California. Allí, pronto establecerán contacto con un grupo de jóvenes no demasiado aconsejables que esconden un misterioso secreto: su naturaleza vampírica. Un buen día, Michael se convertirá en uno de ellos. Nueva vuelta de tuerca a las historias de vampiros, esta vez, ambientada en una tranquila ciudad de California, con jóvenes muchachos como protagonistas. La cinta está dirigida por Joel Schumacher (Un día de furia) el cual supo llevar buen ritmo en la historia al introducir acertadamente toques de humor y terror a partes iguales. Destaca ese estilo ochentero tan nostálgico para muchos y el buen hacer de un elenco de actores donde resaltan Jason Patric, Kiefer Sutherland, Dianne Wiest o Jami Gertz.

6/10
St. Elmo, punto de encuentro

1985 | St. Elmo's Fire

Un grupo de amigos que se conocieron en la Universidad afrontan su nueva vida profesional y sentimental de una manera distinta, y acuden al bar St. Elmo cada dos por tres para estar juntos y compartir sus miedos e ilusiones. Alec y Leslie se han ido a vivir juntos con intención de casarse pronto, a pesar de que él es infiel. Billy se ha casado y tiene un hijo pero su matrimonio no va bien porque él se ha despreocupado de su familia y no hace más que ligar con otras chicas. Por su parte, Kirby, es un muchacho responsable, pero está obsesionado con una joven morena de la facultad. Jules es la guapa del grupo, pero no para de meterse en líos de drogas. Wendy es tímida y está acomplejada, y anda enamoriscada de Billy; y por su parte, Kevin, es un chico simpático que no para de preguntarse por el significado de la vida y al que todos los demás le tachan de gay. Elenco de altura y jóvenes rostros en esta película de Joel Schumacher con un regustillo ochentero. Demi Moore, Emilio Estevez, Rob Lowe o Andie MacDowell forman parte del reparto.

4/10
El fantasma de la ópera (2004)

2004 | The Phantom Of The Opera

Brillante adaptación del célebre musical de Andrew Lloyd Webber, basado a su vez en la romántica historia del escritor Gaston Leroux. El film arranca con un magnífico prólogo en blanco y negro, donde un viejo visitante, Raoul, recorre los pasillos del abandonado patio de butacas de la ‘Ópera Popular’, donde no hace mucho tiempo brillaban las mejores representaciones musicales de la noche parisina. Al hilo de sus recuerdos retrocedemos en el tiempo para asistir a una trama bien conocida y colorista: la del hombre con el rostro desfigurado que se oculta tras una máscara, y que habita en los laberínticos sótanos del teatro; un ‘fantasma’ que, atormentado por sus penas, desea estrenar una nueva obra, que debería interpretar su protegida Christine, en detrimento de la diva titular, la insoportable Carlotta. Christine es pretendida amorosamente por el joven Raoul, lo que provoca los inevitables celos del Fantasma. Romanticismo a raudales. El rostro inocente de Christine –perfecta la elección de una Emily Rossum de 16 años para el papel–, que echa de menos sobremanera a su padre, y reza en su capilla pidiendo la asistencia del ‘Ángel de la música’. La presencia del misterioso fantasma, con su semimáscara de diseño. Las preciosas canciones de Webber, que recomendamos encarecidamente escuchar en su versión original, a las que se añade un tema inédito, “Learn To Be Lonely”, que fue candidato al Oscar. Todo contribuye al resultado final de una gran película, repleta de emociones, vibrante. El film era un viejo proyecto de Webber, que tan encariñado estaba con él que firma el guión y escogió personalmente al director, Joel Schumacher. Arrancar en un realista blanco y negro, para pasar al color de los recuerdos, es una argucia fantástica, que justifica además que los personajes se pongan a cantar. En 1990 la idea era que los intérpretes originales de versión teatral, Michael Crawford y Sarah Brightman, hicieran la película. El divorcio de Webber y Brightman lo impidió, y la cosa se fue retrasando, mientras sonaban para el papel del Fantasma nombres como los de John Travolta y Antonio Banderas. Al final sería el desconocido Gerard Butler quien se llevaría la máscara al rostro, por así decir. Para Christine sonaron los nombres de Katie Holmes y Keira Knightley, pero al fin el papel sería para Rossum. Una condición puesta por Webber fue que los actores fueran capaces de cantar sus canciones, y así ocurre en todos los casas menos en el de Minnie Driver, que no tiene formación operística, aunque para compensar canta la canción de los títulos de crédito.

6/10
Nadie es perfecto

1999 | Flawless

Walt es un poli muy viril, que ronda la cincuentena, amante de la acción. Vive en un barrio marginal, y todos los días se cruza con un grupo de homosexuales, a los que mira mal. Tampoco se fija mucho en Rusty, su vecino, que se traviste de drag queen y actúa en un garito nocturno. Pero una acción policial deja a Walt inválido, lo cual le va a obligar a ver más de lo que querría a Rusty. Entretenida comedia sobre la intolerancia y los prejuicios, que evita casi siempre el tonillo didáctico. Aunque previsible, el film cuenta con una extraordinaria pareja de actores: el camaleónico Robert De Niro, y el menos conocido Philip Seymour Hoffman, que ya destacó en El talento de Mr. Ripley y State And Main.

4/10
St. Elmo, punto de encuentro

1985 | St. Elmo's Fire

Un grupo de amigos que se conocieron en la Universidad afrontan su nueva vida profesional y sentimental de una manera distinta, y acuden al bar St. Elmo cada dos por tres para estar juntos y compartir sus miedos e ilusiones. Alec y Leslie se han ido a vivir juntos con intención de casarse pronto, a pesar de que él es infiel. Billy se ha casado y tiene un hijo pero su matrimonio no va bien porque él se ha despreocupado de su familia y no hace más que ligar con otras chicas. Por su parte, Kirby, es un muchacho responsable, pero está obsesionado con una joven morena de la facultad. Jules es la guapa del grupo, pero no para de meterse en líos de drogas. Wendy es tímida y está acomplejada, y anda enamoriscada de Billy; y por su parte, Kevin, es un chico simpático que no para de preguntarse por el significado de la vida y al que todos los demás le tachan de gay. Elenco de altura y jóvenes rostros en esta película de Joel Schumacher con un regustillo ochentero. Demi Moore, Emilio Estevez, Rob Lowe o Andie MacDowell forman parte del reparto.

4/10
El mago

1978 | The Wiz

El todoterreno Sidney Lumet se atreve a revisitar la clásica historia de El mago de Oz en versión afroamericana, donde Diana Ross es Dorothy, y Michael Jackson el Espantapájaros.

4/10

Últimos tráilers y vídeos