IMG-LOGO

Biografía

Bruno Todeschini

Bruno Todeschini

Bruno Todeschini

Filmografía
Los fantasmas de Ismael

2017 | Les fantômes d'Ismaël

Ismaël Vuillard, director de cine, hombre inquieto y cretivo, entabla una relación sentimental con Sylvia. Cuando se encuentran pasando unos días en su casa junto al mar, aparece por allí Carlotta, esposa de Ismaël, desaparecida y dada por muerta desde hace más de 20 años, e hija a su vez de otro cineasta, Henri Bloom, amigo de Ismaël. Fallida película de Arnaud Desplechin (Un cuento de Navidad), director poco convencional que aquí imagina una situación insólita, casi irreal, en donde dos mujeres se disputan el amor del protagonista. Sin duda, ése es el punto fuerte del film, al menos durante el primer tramo: la poderosa presencia de Marion Cotillard y Charlotte Gainsbourg, dos actrices enormes enfrentadas en un intenso “tour de force” en el que luchan por el corazón de Ismaël. Pero estamos ante una película extraña que se desarrolla luego por otros vericuetos confusos y desmadejados. Se narra así también la historia paralela del hermano de Ismaël, empleado en el ministerio de asuntos exteriores, cuyas andanzas como espía está filmando precisamente el director. El resultado es bastante irregular. Los fantasmas de Ismael tiene mucho de ensoñación, de desequilibrio, en donde se habla de la pérdida y la ausencia, de la imposibilidad de ofrecer lo que somos, de tener a otras personas completamente. Pero según avanzamos, la trama de la película se vuelve más y más discursiva, confusa y dispersa, a veces un cúmulo de desvaríos en la cabeza inestable del protagonista, personaje estrafalario a la medida de Mathieu Amalric. Y el extenso metraje no ayuda.

4/10
Brava

2017 | Brava

La estresada Janine, empleada bancaria, sufre una agresión sexual en el metro. Mientras huye contempla cómo los culpables la emprenden con otra chica. Sin embargo, no colabora con la policía para esclarecer el suceso. Su pareja no parece servir de mucho apoyo, el vínculo entre ambos se ha roto, así que pone rumbo al pueblo de la Costa Brava donde vive su padre, para tratar de encontrar la paz. Una década después de su prometedora ópera prima, Lo mejor de mí, la catalana Roser Aguilar dirige su segundo trabajo con resultados similares, pues de nuevo su puesta en escena se queda sólo en correcta. Tampoco acaba de rematar la historia, pese a que despierta ciertas expectativas en su arranque, por su tratamiento de la crisis de identidad que puede generar una experiencia violenta, cuyas víctimas se pueden bloquear, ni ayudan a cazar a los culpables ni se lo cuentan a sus seres queridos. Además, cuenta con una esforzada interpretación de la protagonista, Laia Marull, mientras que el veterano Emilio Gutiérrez Caba cumple, pese a que tiene un personaje tópico. Pero el film acaba desmoronándose, sobre todo por la falta de consistencia del desarrollo. Acumula momentos innecesarios, como una foto en un tractor que el personaje central se hace con unos vecinos del pueblo o la confesión del padre de que tiene una querida. No faltan diálogos forzados, como cuando una amiga le recuerda lo mucho que se esmeró de joven para estudiar, momento metido con calzador por Aguilar y su coguionista, para contar al espectador la historia de la protagonista, hasta entonces poco desarrollada. A veces roza el ridículo, atención a la explicación del individuo encarnado por Bruno Todeschini, sobre su violentísima reacción contra su hija, ¡no parecía capaz de algo así! O parece que el inconsciente ha traicionado a la directora catalana, que podría haber desvelado su ideología nacionalista, pues ha rodado todo el film en catalán, pero… ¡los agresores hablan en español!

4/10
Algo celosa

2017 | Jalouse

Nathalie, parisina divorciada y con una hija que acaba de cumplir los 18 años, empieza a experimentar sentimientos hasta ahora inéditos. No aguanta la felicidad de los demás. Es profesora de humanidades de un instituto y le molesta la simpatía de una nueva profesora. También le disgusta que su ex marido haya encontrado el amor con otra mujer y que su hija Mathilde sea cada día más guapa, que baile tan bien y que sea feliz con su novio. Lo malo es que su infelicidad llevará a Nathalie a cometer torpezas que la irán alejando cada vez más de sus seres queridos. Simpática comedia francesa servida con la elegancia habitual que acostumbra David Foenkinos, que dirige junto a su hermano mayor Stéphane. Como en su mayor éxito, La delicadeza, parten ambos de una novela escrita por David. Despliega el film una batería de sentimientos y situaciones graciosas, propiciadas por la convivencia y causadas por la situación anímica que vive la protagonista, incapaz de no sembrar la discordia allá por donde pasa. La mujer no deja títere con cabeza y mete la pata en el colegio, con su ex marido, con su mejor amiga, con una posible conquista, con su hija... Es vital en este punto la presencia de Karin Viard, una actriz con un talento innato para el humor, que compone a la perfección a una mujer cuyo comportamiento empieza a descontrolarse. Tras un arranque de lo más prometedor, el espectador es testigo de las decisiones de Nathalie con cierto regocijo y aunque la diversión domina todas las situaciones también el film busca a menudo un difícil equilibrio entre la comedia y el drama, aunque el tono es siempre amable, alejado de tremendismos. Supone la historia un acercamiento a las crisis de la edad que todos atravesamos, etapas de la vida en que las nubes lo cubren todo y corremos el riesgo de amargar a los demás con nuestras frustraciones. La solución, como siempre, es el amor y aquí lo hay a raudales, también en sus variantes maternales, amistosas y laborales, porque si algo abunda en la película son las buenas personas. Quizá tan sólo puede achacársele a la historia que no evolucione por derroteros más originales y no incluya mayores puntos de giro. El reparto, además de la protagonista, es estupendo con mención especial para la jovencita debutante Dara Tombroff en el papel de la hija Mathilde, y de Anne Dorval en el de la amiga Sophie.

5/10
La próxima piel

2016 | La propera pell

Nadie puede negar la capacidad de riesgo de Isaki Lacuesta, el suyo es cine de autor, de estudiadísimos tempo y atmósfera, que puede tomar forma de singular drama documental (La leyenda del tiempo), investigación antropológica experimental (Los pasos dobles), sátira mordaz a la crisis económica (Murieron por encima de sus posibilidades)... Aquí coescribe y codirige con su guionista Isa Campo la que podría describirse como su película más comercial, lo que no quita para que sea un drama con aristas y nada cómodo sobre la filiación y la maternidad, y los traumas de infancia que persisten en la adolescencia y la juventud. En un centro de huérfanos y chavales problemáticos en Francia, Leo ha sido identificado como Gabriel, que se perdió siendo niño en los Pirineos catalanes, y padeció una amnesia. Su madre Ana, viuda, y su tío Enric, acuden al lugar para recogerle y llevarle a casa, en un pueblecito de alta montaña, y les acompaña durante unos días su tutor Michel. Acostumbrarse a la nueva situación, ir recordando el pasado, va a llevar tiempo: Leo/Gabriel es un chico inestable, que no ha tenido una vida sencilla, y poco a poco descubrimos que la vida familiar antes de su desaparición no era exactamente idílica. Además, todo el tiempo persiste la duda de si Leo es realmente Gabriel, o simplemente un impostor que busca una vida mejor. Ana sólo desea creer que ha recuperado a su hijo, pero Enric albergas sospechas que podrían ser también celos. Lacuesta demuestra ser un gran narrador cinematográfico, ya con los primeros compases del film, planos de la naturaleza, el deshielo y los árboles combados por el viento, o los de Leo/Gabriel encaramándose temerariamente por una tubería del centro de acogida donde vive. O manejando viejas filmaciones y cintas de vídeo. Y sabe crear la atmósfera algo opresiva y atávida de una población rural, de personajes taciturnos que se sienten en parte prisioneros de sus propias existencias, la visión de la naturaleza humana de la película es decididamente pesimista. Paulatinamente teje las relaciones de los personajes, sembrando dudas acerca de sus intenciones, demostrando que más de uno tiene algo que ocultar. Aunque ese afán de misterio y de desconfianza en sus personajes, y hasta de desconocimiento propio, lo retuerce finalmente de un modo excesivo, el ménâge à trois, de Leo con su presunto primo y la novia de éste, que no viene demasiado a cuento, o ciertas truculentas sorpresas en el último tramo, que por otro lado se ven venir. Los actores están muy bien, Emma Suárez, Sergi López y un Àlex Monner que se ha especializado en chicos problemáticos.

6/10
Papa Lumière

2015 | Papa Lumière

Conexión Marsella

2014 | La French

Francia, años 70. Gracias a su integridad y profesionalidad, el juez de menores Pierre Michel es promovido como juez principalísimo en la lucha contra el crimen organizado en Marsella, punto de fabricación y tráfico de heroína que luego es distribuida por todo el mundo, especialmente en Estados Unidos. Su determinación sorprende a todos, empezando por la policía, poco acostumbrada a ver a un magistrado visitando sus dependencias y pidiendo información concreta. Su estrategia de hacer mella golpeando desde abajo, primero a los peones de la trama de narcotráfico, para ir ascendiendo poco a poco en los objetivos, logra poner nervioso al capo Gaëtan Zampa. Aunque la corrupción extiende sus tentáculos entre la policía y los políticos, y el tesón por asestar un golpe decisivo a la organización criminal pasa factura a Michel en lo que se refiere a su vida familiar. Película del desconocido Cédric Jimenez basada en hechos reales, quizá demasiado cerebral, y muy violenta, pero interesante y con ritmo, que aprovecha bien el antagonismo entre Michel y Zampa, incluida la electrizante escena que ambos comparten al detener sus autos en una carretera. Sirve además para conocer a fondo los problemas del tráfico de drogas de esa época desde el lado francés. Como es bien conocido por los cinéfilos, un punto de vista desde Estados Unidos de la cuestión pudo verse en The French Connection. Contra el imperio de la droga. Jean Dujardin entrega una formidable interpretación como juez coraje, que hace pensar en títulos como La escolta, de Ricky Tognazzi. Y evita que determinados pasajes, que se aproximan al cliché, chirríen: la escena de la conversación telefónica con la esposa, por ejemplo, tiene fuerza. Gilles Lellouche está a la altura, pero quizá su cínico personaje, con sus arranques de violencia, está demasiado visto en la pantalla.

6/10
La delicadeza

2011 | La délicatesse

Nathalie ha encontrado el amor de su vida, Charles, se quieren con locura, se casan enseguida, no pueden esperar a tener un hijo, tienen intención de compartir todos los días de su existencia. Pero un accidente acelera las cosas, él muere y ella queda completamente desconsolada. Se refugia en su trabajo de ejecutiva en una empresa sueca, y hace caso omiso a los avances amorosos de su jefe. Sin embargo las flechas de Cupido van a impactar en ella del modo más inesperado. Los hermanos David Foenkinos y Stéphane Foenkinos debutan en el largometraje adaptando una novela del primero, superventas en Francia. Y entregan una buena cinta romántica, que llega directa al corazón. Para ello toman algunos riesgos, siendo el principal el tener descolocado al espectador durante la primera media hora de metraje, una sensación incómoda de no saber uno dónde está. Superado este escollo, los Foenkinos entregan con La delicadeza una agradable, sorprendente y –cómo no, habida cuenta del título–, delicada historia de amor, verdaderamente contracorriente –tiene gracia que la distribuidora del film en España se llame precisamente así, “A contracorriente”, está claro que aquí hacen honor a sus intenciones a la hora de lanzar cintas–. Pues el amor que asoma en La delicadeza no responde a las convenciones o estereotipos en boga. Nathalie necesita un cariño y afecto que nunca le han negado padres y suegros, o su mejor amiga, pero que en lo referente a un nuevo hombre en su vida, no parecía posible. Las soluciones que suele proponer la sociedad actual en tales casos van desde el “salga, diviértase, hay muchos hombres apuestos por ahí fuera, sírvase usted misma, aunque sólo sea para pasar el rato” al “acepta a tu jefe que no te quita los ojos de encima y llegarás lejos”; en cualquier caso no resulta aceptable “abstenerse” o “mirar más allá de las apariencias de la presión social”. El film ofrece en cambio una visión del amor de largo alcance, y no lo hace con aburrido tono moralizante, sino narrando una historia que evoluciona gradualmente y conmueve, precisamente porque la delicadeza preside la relación. Contiene La delicadeza emociones genuinas, conviven en armonía los pasajes lacrimosos y los hilarantes, equilibrados y sin excesos, bien apoyados por música con preciosas canciones de Emilie Simon. Y realizan magníficas composiciones la siempre encantadora Audrey Tautou y el más bien desconocido François Damiens.

6/10
Lourdes

2009 | Lourdes

Más allá de los milagros que tienen lugar, o no, en Lourdes, la existencia de esta pequeña gran película es en sí misma un auténtico milagro. Porque narra con tremenda honestidad y verdadera hondura las vicisitudes de un grupo de peregrinos que acude al lugar de las apariciones de la Virgen. La actitud que proponen el sacerdote, las enfermeras cuidadoras, los voluntarios de la Orden de Malta, es la de la aceptación de las dolencias que Dios permite, pedir sobre todo la salud del alma, aunque albergando también la esperanza de que puede ocurrir el milagro de la curación. Con rigor casi documental y sin una sombra de cinismo, vemos a personas normales y corrientes, con sus rasgos de generosidad y de paciencia, pero también con las miserias que son comunes a todo ser humano. Destaca Christine, una joven con esclerosis, postrada en la silla de ruedas, sonriente y resignada a su suerte, que como dice al sacerdote, se observa desde fuera. Pero hay toda una galería de seres humanos, atrapados tal vez en la rutina de las peregrinaciones. De modo que dos jóvenes enfermeras pueden estar más pendientes de flirtear que de cuidar a los pacientes asignados; actitud que compartirían con los correlativos miembros de la Orden de Malta. La jefa de la expedición, desde luego abnegada, puede permitirse juzgar la actitud de otros, pensar que no son perfectos porque buscan milagros y no el encuentro con Dios. Los veteranos líderes de este tipo de viajes pueden bromear y haber desarrollado cierto escepticismo acerca de la posibilidad de los milagros. Una anciana puede desear la curación de la joven a la que cuida, pero a la vez advertir que se convertirá en una inútil si ella ya no requiere de su servicio. Dos amigas mayores pueden ir a Lourdes con una mezcla de beatería y deseo de chismorreo. Y ante como discurren las cosas, puede uno alegrarse del bien que acontece al otro, y a la vez sentir envidia. Son manifestaciones muy realistas de lo bueno y lo malo que hay en el corazón del hombre. La guionista y directora austriaca Jessica Hausner cuenta su historia sin aspavientos ni histerismos, con claro respeto al hecho religioso –llama la atención la pausa casi reverencial con que se detiene en ceremonias como la bendición con el Santísimo y la procesión de las antorchas, o en las visitas a la gruta–, y sin intención de persuadir o imponer un punto de vista acerca de lo que el espectador ve. Aunque abierta a múltiples lecturas, presenta en pantalla con naturalidad el presunto milagro. Y éste obliga a las preguntas habituales –cuya respuesta desde la fe no consuelan del todo–, acerca del sentido del dolor, del modo en unos sufren y otros sanan, en lo que se diría capricho de Dios; no se entiende la lógica divina, el modo en que “reparte” lo que toca a cada ser humano, su estruendoso silencio; e incluso el escándalo que sigue al milagro, las reacciones encontradas de los testigos, de alegrarse pero no del todo. La felicidad perfecta no existe, es una idea recurrente en el film. Uno puede procurar hacer el bien, y sin embargo, advertir que está bien lejos de la perfección. Se puede experimentar bienestar, pero resulta imposible afirmar cuánto durará aquello, si tras acabar una prueba no estará aguardando otra a la vuelta de la esquina. Las interpretaciones, como corresponde, son muy naturales, destacando entre ellas la de Sylvie Testud, una composición de Christine muy medida, con encanto. El film se ha rodado en las auténticas localizaciones, y ello intensifica el realismo de la historia que se nos propone, el acercamiento al misterio.

8/10
Unspoken

2008 | Unspoken

Una película sobre las cosas que no se dicen, y que destruyen por dentro. El film sigue a un matrimonio, Lukas y Grace. Él es inspector de hacienda, ella está en casa. Parecen personas equilibradas, aunque Lukas debe armarse de paciencia con las personas que debe inspeccionar; ella afronta el accidente de un vecino con una actitud eficaz pero cerebral, que no deja de sorprender. A medida que transcurre la narración se advierte que existen grietas en esa relación -hasta visualmente se nos dice, con una bien grande en techo de su casa-, y una razón es la desaparición de la hija cinco años atrás. En vez de compartir su dolor, cada uno revive su pena a diario en pequeños detalles -un teléfono que suena, y donde nadie habla, quiere el padre creer que es una llamada de su hija, que no se atreve a decir nada; cuando una antigua compañera pregunta por ella, la madre evita explicar que ignora el paradero de su hija-, que no cuenta a su cónyuge. Tan frágil convivencia acabará por llegar a una situación límite. La guionista y directora belga Fien Troch cuenta su historia crípticamente, de hecho el títulos parece tener un doble sentido: hablaría de la incomunicación matrimonial, pero también del modo de abordar la historia, donde el espectador debe adivinar quiénes son sus personajes y lo qué les ocurre. Ello hace algo arduo el visionado, aunque logra elevar el dramatismo de determinados pasajes.

4/10
Agentes secretos

2004 | Agents Secrets

Thriller a la francesa, protagonizada por el matrimonio en la vida real de los actores Vincent Cassel y Monica Bellucci. Sigue una operación del servicio secreto francés, en la que los agentes descubren la traición de sus propios jefes. El film tiene cierto interés, aunque su ritmo se acerca peligrosamente en algunos momentos a lo plúmbeo. Asegura el director que su modelo han sido las pelis de espías americanas de los 70, del estilo de Los tres días del cóndor y Marathon Man, pero se queda lejos de la altura de esos títulos.

4/10
Su hermano

2003 | Son frère

Dos hermanos estrechan lazos cuando a uno le toca cuidar del otro, gravemente enfermo. Hasta entonces se habian distanciado, entre otras cosas por la homosexualidad del que está sano. Retrato minucioso de las molestias de la enfermedad, para el que la padece y los familiares. A este respecto es ilustrativa la agotadora escena del afeitado del vello, para una operación. Patrice Chéreau (La reina Margot, Intimidad) retrata unos personajes a los que mueve únicamente un cierto sentido del deber y del afecto. Sin apertura a la trascendencia, el suicidio se presenta como salida lógica ante una vida que resulta insoportable.

3/10
Flores de sangre

2002 | Fleurs de sang

Duro film de Tanner, que describe la vida sórdida de Lily y Pam, madre e hija, que transcurre en el mundo de los stripteases de cabaret. Este estilo de vida de supervivencia ha reforzado los lazos que les unen, pero cuando la justicia fuerza la separación de las dos mujeres, Lily caerá en las simas más profundas de la degradación.

4/10
Territorio comanche

1997 | Territorio comanche

Adaptación a la ficción del libro de Arturo Pérez-Reverte donde contaba sus experiencias como corresponsal de guerra, poniendo de vuelta y media a muchos de sus colegas. Ambientada en la antigua Yugoslavia, sigue las tribulaciones de un reportero y su cámara, que traban relación con una colega argentina en Sarajevo. Aunque hay algunas escenas muy dinámicas, en general da una visión bastante blanda de lo que supone cubrir un conflicto de esa envergadura.

4/10
Alto, bajo, frágil

1995 | Haut bas fragile

Comedia ligera y musical, que sigue la pista a tres mujeres jóvenes en París. Una desea conocer a su verdadera madre, desde que ha averiguado que fue dada en adopción; otra ha salido de un coma de cinco años, y trata de recuperar el tiempo perdido y encontrar el amor; la tercera vive una vida marginal en los bajos fondos, y trata de redimirse a través del amor. Jacques Rivette, fiel a sus señas de modernidad, que hunden sus raíces en la 'nouvelle vague', se sumerge en el mundo femenino aprovechando bien a sus tres actrices protagonistas, y las diversas canciones.

4/10
El pasajero clandestino

1995 | Le passager clandestin

La lectura del testamento de un magnate cinematográfico sorprende a propios y extraños. Ha dejado todo lo que posee a un hijo secreto. Son muchos los que estaban interesados en sacar tajada de parte de la riqueza del viejo, pero ahora se ven obligados a poner un anuncio para buscar al hijo, pues la ley así lo dictamina. No estamos ante uno de los mejores títulos del español Agustí Villaronga.

4/10
Fanfan

1993 | Fanfan

Fanfan es una mujer imprevisible de veinticinco años que encuentra a Alexandre, el hombre de su vida. Ambos se sienten atraídos, pero Alexandre no cree en el amor y tiene miedo de que le domine la pasión, por lo que decide ignorarla. Ella utilizará su potente imaginación para trazar un ingenioso plan que derrote la resistencia del joven, y que éste admita de una vez por todas su amor por ella. Entretenida y divertida comedia romántica, donde los personajes juegan al perro y al gato con mucho humor. Cuenta con dos de los más prestigiosos actores franceses: Vincent Pérez (Cyrano de Bergerac) y Sophie Marceau (La hija de D'Artagnan). Ambos forman una pareja excepcional.

5/10

Últimos tráilers y vídeos