IMG-LOGO

Biografía

Carol Doyle

Carol Doyle

Carol Doyle

Filmografía
Tráfico humano

2005 | Human Trafficking

Una joven de dieciséis años que procede de Ucrania, una madre soltera originaria de Rusia, una joven de diecisiete años de Rumanía y una joven turista son víctimas de una red de tráfico de mujeres para la prostitución. Un equipo de agentes intenta reunir pruebas contra la organización responsable de los hechos. Dura pero interesante cinta que denuncia las actividades de las mafias que trafican con mujeres. Cuenta con correctos trabajos de los actores, y la acción está narrada con el máximo realismo.

6/10
Veronica Guerin

2003 | Veronica Guerin

Esta vez, el artesano Joel Schumacher responsable de cintas tan distintas como Tigerland y Última llamada, retrata una historia real. Veronica Guerin fue una periodista irlandesa muy popular del diario dublinés Sunday Times. En los 90, alarmada ante el aumento del consumo de drogas entre la juventud, Veronica abordó una serie de reportajes sobre las mafias responsables del narcotráfico en Dublín. Contaba con la ayuda de Traynor, un “topo” que le revelaba el funcionamiento de la organización de John Gilligan, uno de los reyezuelos de la droga en Irlanda. Como a éste no le gustaba que la periodista indagara demasiado, intentó pararle los pies con métodos violentos. Popular como Galadriel en la trilogía de El señor de los anillos, Cate Blanchett ha trabajado a fondo su interpretación. Para dar veracidad a su personaje, la actriz australiana viajó a Dublín antes del rodaje, y se entrevistó con amigos y familiares de la auténtica Veronica Guerin. Además, escuchó las entrevistas que concedió a la radio, y leyó sus reportajes. El film retrata bien las relaciones familiares de la protagonista (pasa mucho tiempo fuera de casa, mientras su marido Graham es el que más se ocupa del hogar, con ayuda de Bernadette, la madre de Veronica), y las dificultades por conciliarlas con su arriesgada profesión. Quizás la trama se centra demasiado en la protagonista, y desdibuja otros personajes, algo arquetípicos (el marido comprensivo, los gángsters malvados). Pero esto se compensa por cómo aborda la responsabilidad de los periodistas, por una vez los buenos de la historia, así como la injusticia de que unos pocos se enriquezcan a costa del sufrimiento de los adolescentes adictos a la heroína.

6/10
Washington Square

1997 | Washington Square

Catherine Sloper perdió a su madre al nacer. Su padre, un severo médico, quedó roto por esta muerte. Y motivo añadido de mortificación es para él ver cómo su Cathy, al crecer, se convierte en una joven poco agraciada, tímida y asustadiza, con un deseo casi enfermizo por complacerle. Al aparecer en escena Morris Townsend, mozo apuesto sin profesión ni patrimonio, con la intención de cortejar a Cathy, el doctor se pone en guardia. Incapaz de creer que nadie pueda amar a su hija —él tampoco lo hace—, pone todos los medios para evitar el posible enlace. Como medio de presión amenaza con desheredar a su hija de la fortuna que le aguarda a su muerte. De ese modo, está convencido, ahuyentará al que cree un aprovechado. Adaptación de una novela de Henry James, casi coincidente en el tiempo con las de Retrato de una dama y Las alas de la paloma. La ambientación es magnífica, y la secuencia de arranque, brillante; pero Agnieszka Holland se enfrenta a las comparaciones con la versión de William Wyler, La heredera (1949), verdadera obra maestra. De modo que a su película, correcta en líneas generales, los defectos se le notan más, y las virtudes las descubre uno ya presentes, casi siempre, en el film de Wyler. Aparte de echar en falta algunas de ellas. Algo parecido a lo ocurrido con Sabrina (Billy Wilder, 1954), que conoció un innecesario remake de Sydney Pollack en 1995. El film de Holland insiste, pues, en la crueldad de un padre que desprecia a su hija, y en la poquedad de ella, incapaz de juzgarle mal. Sólo se abren sus ojos por la actitud de él con su primer y único amor. Luego está la ambigüedad de Morris, donde se juega al desconcierto sobre si ama a Cathy o sólo persigue su dote; la nueva versión introduce una variante —deja caer que el doctor Austin también se habría casado, pobre, con su rica mujer—, que explicaría en parte su intransigencia con él: pero suena a falso. En cuanto a la tía Lavinia, la incondicional valedora en emparejar a Cathy y Morris, sigue siendo el personaje de buena voluntad, aunque torpe; pero Holland añade a su condición de casamentera un amor platónico, no manifestado pues lo sabe imposible, por el pretendiente. Las mayores novedades del enfoque de Holland provienen de su toque feminista, que ayuda a suavizar el sabor amargo de la historia. La directora saca lustre a los personajes de mujeres, algunos ciertamente pequeños, pero en los que se observa una gran lucidez. Y en el desenlace se revela que la protagonista —una Jennifer Jason Leigh algo exagerada al principio, aunque poco a poco se entone— ha madurado, hasta el punto de saber tomar una decisión con libertad plena.

5/10

Últimos tráilers y vídeos