IMG-LOGO

Biografía

Nikolaj Coster-Waldau

Nikolaj Coster-Waldau

50 años

Nikolaj Coster-Waldau

Nació el 27 de Julio de 1970 en Rudkobing, Dinamarca
Filmografía
The Silencing

2020 | The Silencing

Un cazador reformado que vive aislado de la sociedad y perdido entre la maleza de la naturaleza, se verá inmerso en el juego mortal del gato y el ratón. Él y el Sheriff local rastrearán la zona decididos a capturar al asesino que secuestró a su hija hace años.

Plan de salida

2019 | Selvmordsturisten / Suicide Tourist

Fallida película danesa que invita a pensar sobre el sentido de la propia existencia y de las razones que puede uno tener para seguir viviendo: ante la realidad de la propia mortalidad, la mirada aséptica resulta insuficiente. Y es una lástima, porque se trata de una cuidada producción que arranca de un modo intrigante, así que con un poco más de coherencia narrativa y una visión antropológica más rica, podía haber dado de sí. Seguimos a Max Isaksen, agente de seguros, poco sensible ante una cliente que desea hacer efectiva la póliza de su marido, desaparecido desde hace años, y a quien cree muerto. Al fin logra una prueba, un mensaje de despedida antes de suicidarse con la asistencia de una empresa llamada Aurora. Y resulta que el tema le interesa a Max, a quien acaban de pronosticar poco tiempo de vida, y con padecimientos, por un tumor cerebral. En efecto, el tipo acudirá a sus servicios, y pasa unos días de espera con otros “viajeros” de este peculiar “tour”, mientras llega el momento de quitarse la vida. Dirige el film el desconocido Jonas Alexander Arnby con un libreto del no mucho más popular Rasmus Birch. Y el resultado es confuso, muy desconcertante, de modo que una suerte de sorpresa final no sorprende ya que el interés se ha diluido en el camino, que combina presente y algo que parecen flash-backs, o recuerdos, o alucinaciones, uno no se aclara mucho. Protagoniza con eficaz adecuado y eficaz gélido estoicismo Nikolaj Coster-Waldau, popular por la serie de Juego de Tronos.

4/10
Domino

2019 | Domino

Christian y Lars, agentes de policía de Copenhague, acuden a investigar una llamada rutinaria motivada por lo que parece una pelea doméstica. Pero se encuentran a un violento terrorista del ISIS, de larga barba, que ha torturado a un tipo hasta matarle, que acaba también con la vida de Lars, y consigue zafarse de Christian. Este tratará de dar con el asesino con ayuda de Alex, una nueva compañera que había mantenido un idilio con Lars. Para Brian de Palma sacar adelante un nuevo proyecto se ha convertido en una Misión imposible, lejos han quedado los tiempos en los que dirigió el meritorio blockbuster al servicio de Tom Cruise. Tras Passion, su único proyecto de la década –que no se estrenó en muchos países, entre ellos España– ha tenido muchos problemas de financiación a la hora de rodar este film, que parte de un guión del noruego Petter Skavlan, escritor de Kon-Tiki. En principio, se entiende por qué le ha interesado el libreto al veterano italoamericano, pues combina elementos del thriller, género en el que ha brillado con Doble cuerpo y Vestida para matar, con los conflictos internacionales, temática de Corazones de hierro y Redacted. Por desgracia, no se sabe qué es peor, si la rutinaria parte de suspense, o la puerilidad de la subtrama política, que no pasa de recordar la maldad de los terroristas islámicos y poco más. A De Palma no le asusta partir de una trama endeble, pues en otras ocasiones lo ha arreglado componiendo dos o tres momentos impactantes. Aquí lo ha intentado, pero por falta de presupuesto, sus escenas clave acaban resultando ridículas, sobre todo una persecución por los tejados que quiere homenajear la que abre Vértigo, de Alfred Hitchcock, su película preferida, un atentado en un festival de cine visto a través de la cámara que lleva la fanática que va a cometer el atroz acto, o el final, en la plaza de toros de Almería, donde los protagonistas ven lo que ocurre con binoculares al estilo de La ventana indiscreta, y que pese a levantar buenas expectativas acaba en poca cosa. El cineasta hace gala de algunos de sus personalísimos toques de estilo, por ejemplo, partiendo la pantalla. Podían haber tenido interés sus reflexiones sobre la era de los vídeos en internet, con terroristas obsesionados por la imagen que ofrece lo que cuelgan online. Pero se acaba cayendo en el absurdo, véase por ejemplo al protagonista comentando lo que han enviado los villanos, no parecen preocuparle las víctimas, ni la investigación, sino el valor de las tomas rodadas por drones, como si en lugar de policía fuera un crítico de cine. Su compositor habitual, Pino Donaggio, no se ha complicado mucho la cabeza a la hora de articular una banda sonora que tenga una mínima frescura. Al menos, Domino cuenta con un reparto sólido que se esfuerza por sacar adelante a los personajes, sobre todo dos actores sacados de Juego de tronos, Nikolaj Coster-Waldau (Christian) y Carice Van Houten (Alex), a los que se suma Guy Pearce (el agente de la CIA Joe Martin). No logran remontar el desastre.

4/10
Juego de tronos (8ª temporada)

2018 | Game of Thrones | Serie TV

Se avecina la batalla final. Decidido a plantar cara a los Caminantes Blancos, Jon Nieve regresa a Invernalia, junto al ejército y los dos dragones que le quedan a Daenerys Targaryen, a quien sin embargo la población recibe con frialdad, sobre todo Samsa Stark, que desconfía de la autoproclamada monarca de los Siete Reinos, y además no sabe si tendrán provisiones para tantos soldados, ni comida para las bestias aladas. Jon se reencuentra por fin con quien cree que es su medio hermano, Bran, que ha percibido que el muro ha caído, por lo que el enemigo se acerca. Poco después, el primero se enterará de la verdad sobre su origen, pues Sam le cuenta todos los detalles. Se supone que tiene que llegar la ayuda de Cersei Lannister, pero su hermano Tyrion no tiene muy claro que vaya a cumplir su palabra. El visionado del primer capítulo de la última temporada de Juego de tronos ya permite entrever algunas de sus claves. Ya en la séptima la emblemática serie de HBO cogió carrerilla para dirigirse al final, lo que le vino bastante bien, pues por fin todas las subtramas convergen y avanzan hacia alguna parte. La octava y última sigue en la misma línea, lo que se agradece, pues aunque aún aparece alguna escena de sexo gratuito, como la de Bronn (Jerome Flynn) con tres prostitutas en el arranque, estas imposiciones de los ejecutivos de la cadena por cable ya son menos abundantes que antes, no queda tiempo. Lo mismo ocurre con las muertes violentas, aunque se siguen incluyendo algunas que buscan impactar, como la de un niño zombie que muere entre llamas. No todas las decisiones de Daenerys, hasta ahora una heroína, siguen siendo moralmente intachables, ha tomado alguna decisión cuestionable. Y la relación amorosa que ésta mantiene con Jon se ha vuelto bastante turbia, pues él ha descubierto que tienen parentesco, sería sobrino de la rubia. Pese a estos puntos retorcidos, marca de fábrica, la narración se ha vuelto bastante clásica en su tramo final, los personajes más heroicos se han unido contra la amenaza del mal absoluto –sigue estando muy presente la sombra de J.R.R. Tolkien, el más grande a la hora de escribir sobre batallas épicas en mundos inventados–. Las conspiraciones de Cersei para hacerse con el poder pese a la amenaza que pende sobre la humanidad vienen a recordar que resulta muy difícil para el ser humano supeditar los intereses propios para trabajar por el bien común. Los actores se saben al dedillo cómo son sus personajes. En esta tanda no hay grandes novedades, en todo caso destacan Kit Harington (un Jon que sí sabe renunciar a sus ambiciones por el bien común), Maisie Williams (porque Arya ha pasado de niña a implacable guerrera), Sophie Turner (por la evolución de Sansa de hija de papá a mujer dura a lo Scarlett O’Hara), Emilia Clarke (que resulta más creíble como Daenerys que cuando interpreta otros papeles) y por supuesto Lena Headey como la resentida Cersei. Peter Dinklage (el astuto enano Tyrion) está por encima del resto del reparto, una pena que su personaje haya perdido peso desde las primeras temporadas.

6/10
Juego de tronos (7ª temporada)

2017 | Game of Thrones | Serie TV

Arya Stark se venga de la familia Frey, por el asesinato de su madre, su hermano Robb y la mayoría de sus vasallos en la Boda Roja. Sus hermanos Jon y Sansa se han reunido en el norte, donde tratan de recuperar el apoyo de las casas que no les han traicionado. Mientras tanto, Euron Greyjoy le pide matrimonio a la maquiavélica Cersei Lannister, que por su parte también se ha dado cuenta, junto a su hermano Jaime, de que su familia necesita apoyos, de cara al inminente desembarco de Danerys Targarien, la reina de dragones. Ésta cuenta ahora con el tercer hermano, Tyrion Lannister, como mano derecha. Séptima temporada de la exitosa serie de HBO, que ya ha adelantado a los libros originales de George R.R. Martin. Le ha venido muy bien a los showrunners, David Benioff y D.B. Weiss, haber llegado a un acuerdo con la compañía para acabar por fin, en la siguiente tanda de capítulos, lo que les permite no irse por los cerros de Úbeda en tramas innecesarias, como les ha ocurrido anteriormente, y centrarse en ir cerrando los cabos sueltos, y preparando el encuentro final entre las tres partes en conflicto. Consta además de siete entregas, tres menos de lo habitual, lo que dinamiza mucho más la acción. También tiene a su favor que van quedando menos personajes (por las muertes habituales y súbitas que caracterizan a la ficción), por lo que ya no se echa de menos a alguno importante, de esos que desaparecían durante bastante tiempo. Y aunque se sigue recurriendo a la violencia y al sexo gratuito como marca de fábrica, al menos ya no se dispone de tanto margen para incluirlo como antes. Esta tanda tiene a su favor que ofrece más acción, pues en total desarrolla tres intensas batallas, filmadas con gran presupuesto. Esto no significa que se pierdan las intrigas palaciegas, que han conseguido mantener el interés, y que al final dejan al espectador con ganas de saber cómo concluirá la serie. Como es habitual, resultan llamativas las espectaculares localizaciones, entre ellas varias enclavadas en la costa vasca, tanto en Vizcaya como en Guipuzcoa. En el brillante reparto destaca Nikolaj Coster-Waldau, por el amplio arco por el que pasa su personaje.

6/10
Dioses de Egipto

2016 | Gods of Egypt

El dios Horus se prepara para la ceremonia en la que sucederá a su padre, Ra, como rey de Egipto. Pero antes, su malévolo tío Seth frustra sus pretensiones, pues usurpa el trono tras asesinar a su hermano Ra, mientras que a Horus le arranca los ojos y le condena al exilio. El caído en desgracia recibirá la ayuda de un mortal, Bek, que espera a cambio que pueda resucitar a Zaya, su amada. Dirigió El cuervo, que obtuvo una enorme repercusión, publicitada por la trágica muerte en pleno rodaje de Brandon Lee, pero después ni Dark City, ni Yo, robot, ni mucho menos Señales del futuro alcanzaron el éxito que se esperaba. Esto ha dejado al realizador Alex Proyas fuera de juego durante bastante tiempo. Siete años después de su último trabajo, regresa con una superproducción que de nuevo se ha estrellado en taquillas. Además, el film ha levantado cierta polémica, por su reparto mayoritariamente blanco, y ha obtenido en general unas críticas pésimas. Se le puede achacar su ingenuidad argumental, algunos giros delirantes, la poca originalidad, su abuso de los decorados y personajes digitales, y unos diseños que tienen un aire pasado de rosca. Y sobre todo que fracase la mayor parte del reparto, quizás porque la mayoría de los actores de primera fila que lo componen no dan con el tono, pretenden tomarse en serio lo indefendible. Ocurre con el joven Brenton Thwaites (Bek), Nikolaj Coster-Waldau (Horus), el actor fetiche del realizador, Rufus Sewell (sicario de Seth), y sobre todo con un Geoffrey Rush que provoca vergüenza ajena, con una caracterización barata como el dios Ra. Sólo consigue resultar eficaz en todo caso Gerard Butler, en un registro desenfadado como el villano Seth. Sin embargo, se agradece que a ratos se tome con humor sus propias carencias y excesos, y que recupere el tono del péplum y de filmes como Furia de Titanes, esta vez con dioses egipcios, como su título indica. Si no se tienen grandes expectativas funciona como entretenimiento ligero para toda la familia. Y por mucho que no sea una obra maestra, su narrativa tradicional logra mejores resultados que el caos argumental de otros títulos que se estrenan más o menos al mismo tiempo, como Warcraft. El origen y Ninja Turtles, que sin embargo no han sido tan vapuleados por los especialistas.

5/10
Juego de tronos (6ª temporada)

2016 | Game of Thrones | Serie TV

Tras el asesinato de Jon Nieve, el noble Davos y los amigos leales al fallecido se unen para velar el cuerpo sin vida y enfrentarse con los traidores en el Castillo Negro. Edd el Penas acude en busca de los Salvajes, con los que el desdichado Jon había tejido una alianza.  Los Lannister entierran a Myrcella, la joven asesinada. Mientras, Sansa Stark ha conseguido huir del psicópata Ramsay Bolton, junto con Theon Greyjoy. Ambos se encuentran con Brienne de Tarr y su escudero, que se convertirán en fieles aliados. La otra joven Stark, Arya, se ha quedado ciega y ha sido expulsada del templo del Dios de Múltiples Rostros. Mientras, Daenerys ha sido secuestrada por Khal Moro y sus hombres. Merren ha quedado bajo el gobierno de Tyrion y Varys. La sexta temporada de la famosa serie ha sobrepasado a las novelas publicadas de George R.R. Martin, lo que abre las posibilidades de los guionistas. Pero pesa demasiado la sensación de que HBO está estirando el éxito, por lo que posiblemente por la falta de ideas se reduce en diez minutos la duración de cada episodio con respecto a entregas anteriores, y se anuncia que las siguientes tendrán menos episodios. La calidad de estos episodios es irregular, algunos personajes mantienen su tirón, otros ya parecen agotados.

5/10
Juego de tronos (5ª temporada)

2015 | Game of Thrones | Serie TV

Tras la muerte de Tywin, su progenitor, Cersei y Jaime tratan de tomar las riendas del clan de los Lannister. Mientras, Tyrion ha huido a Pentos con Varys. Jon Nieve trata de conseguir que Mance Rayder, el Rey-Más-Allá-Del-Muro se una a Stannis Baratheon, pero éste se niega. La quinta temporada de la famosa serie sigue en su línea, mostrando las conspiraciones para hacerse por el poder de los personajes principales, contraponiendo la extrema lealtad a sus principios de algunos personajes, como Brienne de Tarth o Jon Nieve, a la extrema mezquindad de otros. A pesar del estancamiento de alguna subtrama, mantiene el nivel esperado por los numerosos fans.

5/10
No hay dos sin tres

2014 | The Other Woman

  Algo pasa con la carrera de Cameron Díaz, que anda desorientada, tras el fracaso comercial de algunas de sus películas, como The Green Hornet, y los malos resultados artísticos de El consejero, a pesar de que ahí tenía detrás al prestigioso Ridley Scott. La actriz suele decantarse por comedias muy ligeras, como Qué esperar cuando estás esperando, Bad Teacher, y ahora No hay dos sin tres. En esta ocasión, la actriz encarna a Carly Whiten, ilusionada por su reciente conquista de Mark, aparentemente el hombre ideal, al que está a punto de presentar a su padre. Pero descubre que está casado con Kate. Tras entablar una amistad que al menos les sirve para consolarse mutuamente, ambas mujeres planean vengarse por los pocos escrúpulos de Mark, pero se dan cuenta de que no son las únicas en discordia. No hay dos sin tres cuenta con un reparto atractivo, pues aparte de Díaz tiene como protagonistas a Leslie Mann, una actriz muy dotada para la comedia, esposa del especialista Judd Apatow, y con Nikolaj Coster-Waldau, en la cima de la popularidad por la serie Juego de tronos. El elenco está a las órdenes de un director tan solvente como Nick Cassavettes, responsable de films interesantes, como John Q o Alpha Dog. Por desgracia, el guión de la debutante en el largometraje Melissa Stack no acaba de funcionar, pues las acciones de los personajes no parecen naturales, tarda en arrancar y además abusa de la sal gruesa en un intento desesperado de hacer reír, que combina perlas como escenas escatológicas en el baño o diálogos en torno al vello púbico. Los protagonistas se esfuerzan por arrancar la carcajada hasta el punto de que llegan a parecer caricaturescos, especialmente Coster-Waldau en su surrealista secuencia final.  

3/10
Una segunda oportunidad

2014 | En chance til

La danesa Susanne Bier se ha labrado una sólida filmografía, cuyo mejor título es sin duda En un mundo mejor. Siempre pinta situaciones extremas, ella misma confiesa que le gusta llevar a los personajes al límite, les hace sufrir y pone ante ellos dilemas morales nada fáciles, que obligan a tratar de buscar las respuestas correctas. Pero, y esto es importante, en todas sus historias aletea la esperanza, ella misma asegura que a la hora de hacer un film necesita imperiosamente ese asidero, lo mismo que les ocurre a la mayoría de los espectadores. La segunda oportunidad no es la excepción a esta regla, aunque Bier fuerza un tanto las cosas argumentalmente: las piezas acaban encajando al final, pero durante gran parte del metraje el comportamiento de uno de los personajes resulta altamente chocante. Enseguida la directora, con su guionista habitual, Anders Thomas Jensen, nos muestra a dos matrimonios con un bebé de pocos meses, el único rasgo que comparten. Pues Andreas es un policía muy enamorado de su mujer, Anne, mientras que Tristan y Sanne son una pareja de yonkis. La repentina muerte de Alexander, el bebé de Andreas, y la reacción extemporánea de Anne, empujan al policía a un siniestro plan: el intercambio del niño muerto por Sofus, el hijo de los drogatas, esperando que éstos no se den cuenta y se pueda achacar el óbito a su negligencia. La razonada sinrazón le dice a Andreas que el bebé estará mejor con ellos, pero sólo ha encendido una mecha que pone en marcha nuevas acciones de los otros: el alcohólico compañero policía de Andreas, las madres –cada una a su manera sabe que tal o cual bebé no es el suyo–, el padre yonki que asegura que Sofus ha sido secuestrado para no tener que asumir su supuesta muerte. El planteamiento es muy interesante, porque Bier plantea que la redención de las personas puede adoptar caminos no previstos, que los juicios precipitados llevan a conclusiones erróneas, y que todos, por muy rectos que nos podamos creer, somos capaces de las mayores torpezas, forma parte de la condición humana, igual que de la esperanzadora rectificación, borrón y cuenta nueva. Nikolaj Coster-Waldau aguanta meritoriamente el protagonismo, casi siempre seguimos su punto de vista, pero algo dificulta la entera consistencia del conjunto, en cualquier caso se agradece que Bier asuma riesgos y desafíos para provocar noblemente al espectador.

6/10
Juego de tronos (4ª temporada)

2014 | Game of Thrones | Serie TV

La cuarta temporada de Juego de tronos adapta los capítulos finales de "Tormenta de espadas", tercer libro de la saga "Canción de hielo y fuego", de George R.R. Martin, que debido a su extensión no cupo en la tanda de episodios anterior. Las noticias de la muerte de Robb Stark, su madre, Catelyn, y su entorno más cercano causan furor entre sus enemigos, los Lannister, en Desembarco del Rey, donde está a punto de tener lugar la boda entre el maquiavélico Joffrey Baratheon y Margaery. Pero durante el festín tiene lugar un acontecimiento inesperado que pondrá en serios aprietos a Tyrion Lannister. Su hermano Jamie Lannister toma clases para aprender a luchar con la mano izquierda, tras perder la derecha, y libera a Brienne para enviarla en ayuda de las hijas de Catelyn Stark. Mientras, en el norte Jon Nieve ataca a los traidores de la Guardia de la Noche que se han refugiado en el Torreón de Craster. Al otro lado del mar, Daenerys ha reunido un enorme ejército a base de liberar esclavos para recuperar el Trono de Hierro. Entre las principales novedades destacan la incorporación del actor chileno Pedro Pascal como el vengativo Oberyn Martell. Por lo demás, Juego de tronos mantiene las constantes de los capítulos precedentes, una trama centrada en la lucha de poder político defendida por un reparto solvente, en el que destacan nombres como Peter Dinklage, Iain Glen o Lena Headey, y una lujosa producción que permite una recreación realista del mundo de los libros. Si bien la serie continúa distinguiéndose por su escasez de referentes morales, y sus constantes recursos al sexo y a la violencia más extremos, la cuarta temporada ha creado polémica incluso entre sus seguidores más incondicionales. Uno de los capítulos incluye una agresión sexual no presente en los libros, que se salda sin consecuencias aparentes, por lo que se acusa a HBO de presionar para que aumenten las secuencias sórdidas, y de poner en peligro la coherencia argumental de su mayor éxito de los últimos años, dando un giro hacia el efectismo y los excesos gratuitos.

5/10
Oblivion

2013 | Oblivion

Futuro distópico. En el año 2077 la Luna ha sido destruida y la Tierra sufre una contaminación nuclear, debido a una guerra alienígena que al final ganaron los humanos. Los supervivientes han debido exiliarse a otros planetas, y unos pocos elegidos quedan destinados a la Tierra controlando los drones que obtienen valiosos recursos naturales. Uno de ellos es Jack Harper, que junto a su compañera Victoria, realiza su misión después de que a los dos les borraran la memoria, una acción que se supone facilita su arduo trabajo. Mientras ella realiza las tareas asignadas desde Control de modo metódico, él empieza a cuestionarse todo y a hacerse preguntas sobre el que fuera su hogar, la Tierra. Película basada en un relato de ciencia ficción del director Joseph Kosinski, que se convertiría también en novela gráfica. Con Oblivion Kosinski demuestra que puede hacer películas más interesantes que Tron Legacy, todo lo visualmente asombrosa que se quiera, pero esencialmente hueca y tediosa. Aquí conjuga la imaginería y el diseño espectaculares con una trama medianamente entretenida y de tintes apocalípticos, que contiene guiños a La guerra de las galaxias, 2001: una odisea del espacio y Matrix, entre otros títulos, pero sin renunciar a la personalidad propia. Oblivion maneja ideas como la manipulación, la aceptación pasiva del estado de las cosas y el uso de la libertad para labrar el propio destino, con un telón de fondo de la Tierra hecha pedazos, metáfora muy presente en el cine actual para hablar de los desafíos que debemos afrontar en nuestra contemporánea sociedad. Y lo hace sin complicarse demasiado la vida, de modo que pese a paradojas y sorpresas argumentales discutibles, en el fondo tenemos una historia muy sencilla, donde quizá lo más flojo es lo relativo a los rebeldes, un grupo de personajes zarrapastrosos sin demasiado interés, véanse al desganado Morgan Freeman fumándose literalmente un puro, o a Nicolaj Coster-Waldau en plan desconfiado y tal. De modo que el rey de la función es Tom Cruise, con sus princesas Olga Kurylenko y la poco conocida Andrea Riseborough. Ahí hay espacio para hablar del amor, e incluso hacer un guiño romántico a Tú y yo en el Empire State Building.

6/10
Mil veces buenas noches

2013 | Tusen ganger god natt

Rebecca es una de las fotorreporteras más prestigiosas del mundo. Mientras cubre un reportaje sobre terroristas suicidas en Afganistán está a punto de perder la vida. De vuelta a casa en Irlanda, su marido Marcus, con el que tiene dos hijas, la adolescente Steph y la niña Jessica, le plantea un ultimátum: no puede volver a trabajar en una zona de guerra, su familia la necesita y no puede vivir en la perpetua angustia de verla regresar en una "caja de pino". Aunque periodista de raza y muy concienciada sobre las injusticias del tercer mundo, pasadas por alto con demasiada frecuencia en Occidente, está dispuesta a llevar una vida más tranquila, y ejercer más de madre de familia. Sin embargo un trabajo de Steph en la escuela sobre los refugiados en África, que las llevaría a ella y a su madre a Kenia, podría hacer aflorar de nuevo los viejos dilemas de familia o trabajo. Primer título estrenado en España del noruego Erik Poppe, director y coguionista, tiene a su favor el hecho de poner sobre el tapete interesantes cuestiones para el debate: la imposible neutralidad del periodista en algunos casos, a la hora de cubrir informaciones que suponen la muerte de inocentes; la complicidad de los países ricos en las zonas más desfavorecidas; la difícil conciliación de familia y trabajo, corregida y aumentada cuando el progenitor ejerce una profesión de alto riesgo que podría dejar a sus hijos huérfanos; el necesario diálogo y confianza entre padres e hijos, de modo especial en edades complicadas como la adolescencia. En manos de un cineasta más sólido –viene a la cabeza la Susanne Bier de En un mundo mejor–, Mil veces buenas noches podría ser un título más que notable. Aquí hay momentos potentes –el inicio y el final, que proporcionan una estructura circular; el incidente en Kenia–, pero otros peor resueltos, especialmente una de las crisis familiares, bastante pasada de rosca. Juliette Binoche es una actriz prodigiosa, y sabe dar a su personaje todo tipo de matices, acerca de sus luchas interiores, pero Nicolaj Coster-Waldau es más limitado, aunque justo resulta también reconocer que su personaje presenta rasgos algo planos. En cambio la "teenager" Lauryn Canny, en su primer papel para la gran pantalla, constituye una grata sorpresa.

6/10
Juego de tronos (3ª temporada)

2013 | Game of Thrones | Serie TV

Mientras, Mance Rayder y su ejército de salvajes continúan su inexorable marcha hacia el sur, más allá del muro. Por su parte, Daenerys Targaryen, al mando de tres dragones, trata de formar un ejército para reclamar el Trono de Hierro. La tercera temporada de Juego de tronos, la exitosa serie de HBO, basada en los libros de George R.R. Martin, mantuvo el nivel esperado. Destacan los esfuerzos del actor Nikolaj Coster-Waldau por humanizar a su hasta ahora maquiavélico personaje. La trama desemboca en la Boda Roja, uno de los momentos más impactantes de la reciente historia televisiva.

6/10
Mamá

2012 | Mama

Guillermo del Toro tiene buen ojo para apadrinar a jóvenes valores, como demostró en el caso de Juan Antonio Bayona, al que produjo El orfanato, su ópera prima. Ahora, hace lo propio con el argentino afincado en España Andres Muschietti, que alarga la trama de su corto de tres minutos homónimo, tan impactante como sencillo, que básicamente consistía en dos niñas que huían de una terrorífica figura materna. En Mamá (el largometraje) las niñas Victoria y Lilly desaparecieron sin dejar rastro tras ser raptadas por su progenitor, que acababa de asesinar a su madre. Cinco años después, dos tipos las encuentran accidentalmente en una cabaña medio derruida del bosque. Acaban a cargo de su tío Lucas y de Annabel, la novia de éste, que no habían cesado de buscarlas. Pero las pequeñas aseguran que estuvieron bajo los cuidados de una críptica figura a la que llamaban 'mamá', y Annabel sospecha que los susurros que escucha en su casa podrían indicar la presencia de un ente sobrenatural. Con Mamá –coproducción entre España y Canadá–, Andres Muschietti demuestra que domina la puesta en escena y que le sobran ideas para crear tensión hasta el punto de que compone algunos momentos realmente terroríficos. Se agradece que el realizador siga los parámetros de los cuentos de fantasmas clásicos, sin excesos truculentos innecesarios, muy en la línea de fábula gótica-infantil de El laberinto del fauno, dirigida por Del Toro. Además, Andrés Muschetti ha logrado fichar como protagonista de Mamá a la mismísima Jessica Chastain, una de las actrices del momento, que realiza un gran trabajo, con un look distinto al habitual, teñida de morena. Le acompaña un correcto Nicolaj Coster-Waldau –Jaime Lannister en Juego de tronos– y unas niñas llamativamente espontáneas. Por desgracia, el film acaba resultando excesivamente tópico, ligero y predecible.

5/10
Juego de tronos (2ª temporada)

2012 | Game of Thrones | Serie TV

El joven y cruel Joffrey Baratheon ocupa el Trono de Hierro. Jon Nieve se integra en una expedición hacia el norte de la Guardia de la Noche. Mientras, la pequeña Arya Stark viaja de incógnito para reunirse con los suyos en Invernalia. Su hermano Robb dirige la guerra contra los Lannister, mientras que entra en escena un nuevo contendiente, Stannis Baratheon, que reúne un ejército para conquistar Poniente. Esta temporada de la exitosa serie Juego de tronos adapta más o menos fielmente la novela "Choque de reyes", segunda entrega de la saga "Canción de hielo y fuego", de George R.R. Martin. Pero no cuenta con el efecto sorpresa de su predecesora, y acaba desarrollando demasiadas tramas que a veces parecen enlazadas aleatoriamente. Además, acusa la desaparición de algún personaje, como Eddar Stark (Sean Bean). En general ocurren menos acontecimientos de interés que en el arranque de la serie, pues la acción parece concentrarse en las campañas bélicas. Se mantiene, eso sí, el tono hiperviolento y sexualmente subido de tono que parece el sello inequívoco de HBO.

5/10
Blackthorn. Sin destino

2011 | Blackthorn. Sin destino

  Mateo Gil, coguionista habitual de Alejandro Amenábar en títulos como Tesis o Ágora, debutó como realizador en 1999 con el thriller Nadie conoce a nadie. Más de una década después vuelve a ejercer como director de largometraje, en un proyecto que sigue pudiéndose calificar como cine de género, aunque esta vez su cinta es mucho más ambiciosa, pues se trata de un western, y además, uno de esos que pueden calificarse como "de hechuras clásicas". Para hacer el salto mortal más difícil todavía, Gil invoca el nombre sagrado de Dos hombres y un destino, un gran clásico del género, pues su film es una especie de curiosa secuela tardía. Según se aclara al comienzo, investigadores lograron encontrar la tumba donde se supone que fueron enterrados los forajidos Butch Cassidy y Sundance Kid tras su supuesta muerte durante un enfrentamiento con el ejército boliviano. Pero sus cuerpos no estaban allí. En Blackthorn, un envejecido Butch Cassidy ha aprovechado que fue dado por muerto junto con Sundance, pero que en realidad ambos lograron escapar, para permanecer escondido durante 20 años sin que la justicia le busque. Pero se entera de que ha fallecido una mujer con la que tuvo un idilio en el pasado, fruto del cual nació un niño, y Cassidy decide volver a Estados Unidos con él. Por el camino se encuentra con Eduardo Apocada, ingeniero español que ha robado una gran cantidad de dinero de la mina en la que trabajaba, y que es perseguido. A pesar de los enormes riesgos tomados por Mateo Gil, y de que no resiste la comparación con el film de George Roy Hill, su cinta funciona. No es capaz de hacer grandes alardes de dirección, pero la cinta está bien llevada, y aunque no cuenta con una producción impresionante, su reconstrucción de los comienzos del siglo XX es lo suficientemente aceptable. Gil ha contado con un gran reparto. Se luce el legendario Sam Shepard, interpretando a Cassidy, y llevándoselo a su terreno, en lugar de imitar al insuperable Newman, lo que hubiera sido un error. Curiosamente, resulta ser un excelente contrapunto el irregular Eduardo Noriega, que realiza uno de sus mejores trabajos y hasta demuestra un enorme sentido del humor riéndose de cierto anuncio televisivo suyo muy popular. Noriega brilla en la versión original con sus diálogos en inglés y español. También es necesario mencionar a Magaly Solier (Amador) en un pequeño papel, y sobre todo a Stephen Rea, sorprendente como cónsul honorario borrachín. Llama la atención que a pesar de ser uno de los guionistas españoles más reputados, en esta ocasión Gil parta de un libreto ajeno, que supone el debut de Miguel Barros, autor del documental Los sin tierra. El texto tiene bastante calidad, en su recuperación de los temas clásicos del western, como el compañerismo, la libertad y sobre todo la moral y la justicia. Trata además la cinta sobre el regreso a las raíces, la necesidad de compañía y la búsqueda de una familia. Además, incluye muchos elementos que apasionarán a los amantes del western, como la referencia a la agencia de detectives Pinkerton. Haya sido buscado o no, existe en la cinta un subtexto metacinematográfico muy interesante. El viejo forajido podría interpretarse como un símbolo del cine clásico, de ése que ya no se hace, porque los tiempos han cambiado y ahora todo vale con tal de ganar dinero.  

6/10
Headhunters

2011 | Hodejegerne

Adaptación de la novela del noruego Jo Nesbø, que se enmarca en el boom de la novela negra de los países nórdicos, y que ha llamado la atención del mismísimo Martin Scorsese, que planea llevar al cine "The Snowman", otro de sus títulos. Dirige Headhunters el realizador Morten Tyldum, que alcanzó cierta repercusión internacional con Ángeles caídos, también en la misma línea. Headhunters sigue el periplo de Roger Brown, que trabaja como cazatalentos en una empresa que recluta ejecutivos. A pesar de su prestigio, para poder mantener su elevado nivel de vida y concederle todos los caprichos a Diana, su esposa, propietaria de una galería de arte, Roger se dedica a robar pinturas de gran valor. Un día su esposa le presenta a Clas Greve, el tipo ideal para un puesto de consejero delegado en una importante empresa para la que Roger trabaja. Además, Clas posee una obra de arte lo suficientemente cara como para que Roger pueda abandonar su actividad delictiva... Bien rodada, con un montaje trepidante, Headhunters dosifica lo suficiente la intriga como para mantener pegado al espectador, que estará pendiente todo el tiempo de los giros de la trama. Sin embargo, se enmarca en el tipo de historias truculentas que dominan el panorama de la novela negra nórdica, con una secuencia especialmente turbia, que transcurre en una letrina. Precisamente tiene en el reparto a Nikolaj Coster-Waldau (interpreta a Clas), conocido por su papel de Jamie Lanister en la también dura serie Juego de tronos, que realiza un aceptable trabajo, al igual que Aksel Hennie (Age of Heroes), que encarna al protagonista.

5/10
Juego de tronos

2011 | Game of Thrones | Serie TV

La acción tiene lugar en Poniente, un continente inventado. Robert Baratheon se proclamó rey de los siete reinos de este lugar, tras una guerra civil. El monarca acude en busca de Eddard 'Ned' Stark, señor de Invernalia, al que nombra su mano derecha, y le asigna la tarea de descubrir la causa de la muerte de su antecesor. Para ello, Ned viaja a Desembarco del Rey, la capital, donde se ve envuelto en una compleja trama.Mientras, Viserys Targaryen, heredero del trono usurpado por Robert Baratheron, permanece en el exilio, en otro continente, pero ansía recuperar la corona. Para ello, casa a su hermana Daenerys con Khal Drogo, líder de los Dothraki, que le presta su numeroso ejército para recuperar el trono. Además, la Guardia de la Noche, tropa que vigila la frontera, tiene que investigar unos extraños acontecimientos.Uno de los mayores éxitos recientes de HBO, que adapta la saga de novelas "Canción de hielo y fuego", de George R.R. Martin. A pesar de su tratamiento explícito del sexo y de la violencia (la obsesión por las muertes horribles del autor George R.R. Martin se muestra aquí con todo lujo de detalles), se trata de una serie de gran calidad que a pesar de sus elementos fantásticos mantiene un tono bastante realista. Los personajes son muy atractivos, y las tramas políticas y luchas de poder atrapan al público.Además, una de sus grandes bazas es el reparto. Sean Bean realiza un gran trabajo como Eddard Stark, un papel muy en la línea de Boromir, su rol en El señor de los anillos. Lena Headey vuelve a ser reina, como en 300, el film que le hizo popular. Y sobresale especialmente Peter Dinklage, como el carismático Tyrion Lannister.

6/10
El reino de los cielos

2005 | Kingdom Of Heaven

Siglo XII. Jerusalén se encuentra en una época de paz tras la segunda cruzada, pero las relaciones entre cristianos y musulmanes son muy inestables. Tan sólo el esfuerzo del rey cristiano Balduino IV es capaz, a duras penas, de mantener el orden, no sólo entre distintas facciones sino en su propio ejército. Le apoya el leal caballero Tiberias, pero tiene en su contra a los templarios Reynaldo y Guy de Lusignan, ávidos de poder y deseosos de derramar la sangre musulmana de las huestes de Saladino. En medio de este panorama hace acto de presencia Balian de Ibelin, hijo de un caballero de Jerusalén, que busca una nueva vida en la tierra que ha heredado de su padre. Pero su existencia allí va a ser ajetreada, pues se enamorará de la bella Sibylla, hermana del rey, y sobre todo comprobará lo frágil que es la paz y qué complicado es tomar a veces las decisiones adecuadas. Con Gladiator y Black Hawk derribado Ridley Scott demostró con creces que es un director sabio en el rodaje de grandes superproducciones. Aquí vuelve a dar el do de pecho en la concepción grandiosa de los escenarios, en el elegante movimiento de la cámara –sobre todo en las batallas, en las tomas generales– y en la factura visual (también fotográfica) de las imágenes. El guión, sin embargo, puede resultar poco convincente al espectador, sobre todo por su cesión al tópico medieval acerca de los templarios y la Iglesia. En este sentido, Scott ha querido primar el aliento épico del argumento por encima de la exposición de matices históricos y de las motivaciones más hondas de los personajes. Especialmente notable es la larga secuencia bélica del cerco de Jerusalén, rodada con gran virtuosismo, y entre el variado reparto destaca el veterano Jeremy Irons.

5/10
Wimbledon

2004 | Wimbledon

El tenista británico Peter Colt se prepara para decir adiós a la competición profesional. Nunca pasó del número 119 en el ranking mundial, y ahora le han hecho una suculenta oferta económica para entrenar en un club deportivo de postín. Pero antes de aceptar el puesto, se dispone a competir por última vez en las célebres pistas de Wimbledon. Allí surgirá el flechazo de Cupido cuando se cruce en su camino Lizzie Bradbury, una joven promesa del tenis, al que su papá acompaña noche y día para que no se distraiga acerca de su objetivo primordial, ganar el torneo en la categoría femenina. Peli romántica, más o menos previsible, donde los triunfos deportivos acontecen en la medida en que se mantiene viva la llama del amor. Le falta un poquillo de gracia, Richard Loncraine (Ricardo III) no integra bien competición y cuitas amorosas. Pero un reparto apañado (con la pareja Paul Bettany-Kirsten Dunst), y la brillante fotografía de Darius Khondji, ayudada por efectos visuales, de los partidos, ayudan a mantener el interés de la cinta.

4/10
Mi nombre es Modesty

2003 | My Name Is Modesty

Modesty Blaise es una joven huérfana a la que acogió el dueño de un casino. Su trabajo consiste en seducir a los clientes que están en racha, para amañar el juego sin que lo adviertan. Pero un día, una banda de atracadores asesina a su jefe, y roba la recaudación. A partir de entonces, Modesty consagra su vida a vengarse del asesino. Adaptación del cómic sesentero del guionista Peter O’Donnell, dibujado entre otros por el español Enric Badía Romero (maestro de la viñeta a reivindicar). Icono de la cultura pop de los 60, ya existía un legendario film basado en el personaje del británico Joseph Losey. Esta versión, avalada por Quentin Tarantino, es obra de Scott Spiegel (Abierto hasta el amanecer 2), que compone un thriller que recuerda a las películas de James Bond, en versión femenina (lo mismo que el cómic).

4/10
Rembrandt

2003 | Rembrandt

Un equipo de ladrones, padre e hijo, roban un cuadro en un museo. Pero se equivocan de objetivo y roban una obra maestra de Rembrandt. Los siguientes pasos a dar no están nada claros. Con estos mimbres se sirve un apañado enredo.

5/10
Enigma

2001 | Enigma

Una película de agradable clasicismo. Situada en los borroscosos años de la II Guerra Mundial, se basa en un hecho auténtico. Los británicos lograron hacerse con una de las máquinas Enigma que los nazis utilizaban para codificar sus comunicaciones. Pero el cambio de código obligó a emplearse a fondo al servicio de inteligencia, cara a descifrarlo. El film explica su carrera contrarreloj, para evitar que los submarinos alemanes hundan entretanto a los barcos aliados. Lo que supone centrarse en un genio matemático, cuya novia ha desaparecido, y en una funcionaria que era su mejor amiga, y que aunque poco agraciada, es bastante espabilada. El dramaturgo checo reconvertido en guionista Tom Stoppard (El imperio del sol, Brazil) adapta una novela de Robert Harris, y el apañado director británico Michael Apted (Gorilas en la niebla, Nell) se pone tras la cámara. Aunque hay caídas de ritmo y alguna salida de tono, el film funciona razonablemente, con sus gotas de suspense acerca de quién será el traidor que hay en las filas británicas. Acierto completo hay en el reparto, donde destaca una Kate Winslet casi irreconocible.

6/10
Bent

1997 | Bent

En pleno persecución nazi a los judíos, Max y Rudy son dos jóvenes homosexuales que viven una desenfrenada vida orgiástica en Berlín, en la que participan los propios jerifaltes del partido. Hasta que la Gestapo decide hacer limpia entre los gays, por lo que arresta a ambos amigos y los envía al campo de concentración de Dachau. En el camino, ambos son salvajemente maltratados por su condición y a Rudy le pegan una paliza que acaba con su vida. Cuando Max llega a Dachau hará amistad con Horst, un homosexual, orgulloso de serlo, por el cual empezará a sentir un gran afecto. Sean Mathias se basa en la obra teatral de Martin Sherman y rueda su particular visión del exterminio nazi centrando la historia en la tragedia que sufrió el colectivo homosexual. El resultado es una película marginal y durísima, con alta carga de violencia y sexo, protagonizada por un correcto Clive Owen y el canadiense Lothaire Bluteau. En breves apariciones aparecen Ian McKellen, Jude Law y Rachel Weisz, incluso el cantante Mick Jagger tiene un papel, interpretando a un transformista. El director Sean Mathias obtuvo en Cannes el Premio de la Juventud, entre otros galardones.

3/10
El vigilante nocturno

1994 | Nattevagten

Martin es un estudiante que encuentra el trabajo ideal como vigilante nocturno en la morgue de un hospital. Este empleo le da suficiente tranquilidad y silencio para aprovechar para estudiar, pero una noche empieza a oÍir ruidos extraños y sombras entre los pasillos del hospital que despertarán su inquietud. Por otra parte, un telediario anuncia la presencia de un asesino que anda suelto... Cinta de terror que no da un respiro. La atmósfera es perfecta para crear angustia y miedo, pues la historia se desarrolla en el depósito de un hospital vigilado por un joven que empieza a plantearse que a lo mejor este trabajo no era tan tranquilo como creía. El danés Ole Bornedal (Dina) dirige este título lleno de misterio y suspense, con largos silencios interrumpidos por ruidos ensordecedores que hacen levantar a uno del asiento. Además, cuenta con buenos actores que realizan un trabajo impecable, empezando por el guapo protagonista, Nikolaj Coster-Waldau (Enigma, Wimbledon). El director filmó de nuevo la historia en un remake hollywoodiense en 1997, con Ewan McGregor y titulado La sombra de la noche.

5/10

Últimos tráilers y vídeos