IMG-LOGO

Biografía

Claudio Tolcachir

Claudio Tolcachir

Claudio Tolcachir

Filmografía
Una especie de familia

2017 | Una especie de familia

La actriz madrileña Barbara Lennie se transmuta en argentina para protagonizar Una especie de familia, donde le toca interpretar a Malena, una aspirante a madre, de buena posición, proveniente de Buenos Aires. Se ha trasladado al hospital de una zona paupérrima con la esperanza de adoptar, sin esperar a trámites legales, un hijo, que espera Marcela, ya madre de unas cuantas criaturas, y que no tiene medios para alimentar una boca más. Las cosas no van a ser tan fáciles. El marido de Marcela ha sufrido un accidente, y ahora quieren más dinero por entregar el niño. Diego Lerman, ayudado en el guión por María Meira, describe el deseo de una mujer por ser madre a toda costa. Y a la hora de plasmarlo en la película, opta por dejar cosas fuera de campo, lo que desconcierta y deja demasiados interrogantes en el espectador, las respuestas están apenas insinuadas: ¿por qué Malena no tiene hijos propios? ¿Qué pasa con su marido, ausente al principio en la aventura? ¿Los cauces ordinarios para adoptar no son suficientes? ¿Hay mafia en este terreno o sólo “iniciativa privada” para atajar una miseria ante la que las autoridades se ven desbordadas? Hay algunos aspectos del film que tienen fuerza, la mujer que sufre por no tener un hijo, la mujer que sufre por perderlo, el común sufrir, se sea rico o pobre. Cinematográficamente puede impresionar el ataque de langostas, pero suena a capricho esteticista; hay un trabajo de cámara muy cuidado, la fotografía del polaco Wojciech Staron es bella, los planos tienen una cualidad pictórica, siguiendo a Malena, o en ese general con que se cierra la película. Pero no basta para hacer convincente la narración, la tozudez de Malena por tener el hijo como sea, y su decisión final, tienen un toque de impostura, a pesar del esfuerzo actoral de Lennie.

5/10
Ardor

2014 | El ardor

Selva del Amazonas. En una pequeña e inhóspita hacienda de tabaco ubicada en medio de la espesura viven dos hombres y una mujer. Hasta allí llegará el indígena Kaí, para avisarles de que una banda de mercenarios está quemando porciones de selva y se dirigen también allí con la intención de hacerse con la propiedad de esos terrenos. El bonaerense Pablo Fendrik entrega una singular película en donde casi todo el peso lo lleva la atmósfera agobiante. Ambientada en las selváticas tierras amazónicas lindantes con el río Paraná, la lentitud narrativa, el exagerado laconismo de los personajes y el planteamiento argumental, aproximan la historia al género western, algo explícitamente mostrado ya en el último tramo del film, casi en claro homenaje a directores clásicos como Sergio Leone. Pero Fendrick, director y guionista, no se olvida de dónde está e incluye en su guión el elemento telúrico, en donde las leyendas míticas, ancestrales, y el misterio –con su punto de realismo mágico– se unen en el omnipresente verdor y densidad de la selva, para ofrecer contenido dramático y alguna dosis de aventura. En este sentido es meritoria la fotografía de Julián Apezteguia, sumamente cuidada. El mayor problema de Ardor es la falta de ritmo adecuado en los dos primeros tercios del metraje. Todo se desarrolla lenta, lánguidamente. Y sin apenas palabras, resulta difícil desvelar lo que está aconteciendo, y cuando los personajes conversan tampoco es fácil captar del todo el significado, hacerse una idea global. Cuando ésta llega por fin a la mollera del espectador todo resulta más fácil. Comprendemos, nos hacemos cargo. Es entonces cuando adquiere volumen la trama y cobran sentido las reconcentradas interpretaciones de los protagonistas, unos Gael García Bernal y Alice Braga más que convincentes. Al final queda una historia de tintes más clásicos que lo aparente, algo episódica quizá, pero de indudable intensidad dramática.

5/10
Arrebato

2014 | Arrebato

Luis Vega, un escritor y profesor de literatura, es acusado de un asesinato tras la publicación de su novela Arrebato en la que narra de forma detallada un misterioso crimen sucedido en la vida real. Recorriendo la fina linea que separa la realidad de la ficcion descubriremos detrás de esta historia, y del crimen que narra, el triangulo amoroso formado por Luis, su mujer Carla, y la enigmatica Laura Grotzki, quienes descenderan en la trama a un infierno de pasión, celos, misterio y sexo.

Mentiras piadosas

2008 | Mentiras piadosas

El argentino Diego Sabanés dirige su propio guión inspirado en un relato corto de Julio Cortázar. Todo el argumento se apoya en una idea, la de la piedad que inspiran los enfermos. Tal sentimiento puede llevar a los seres queridos a intentar ocultar la realidad al ser que sufre, dando rienda suelta a una piedad mal entendida. Si la verdad produce sufrimiento, conviene vivir en la mentira, dice el film. Lo malo es una mentira detrás de otra, arrastra y arrastra... Una casa familiar en la Argentina. Una madre enferma y tres hijos, Jorge, Pablo y Nora, acompañados de los tíos Ernesto y Celia. El negocio de la familia es una tienda de sombreros, que a duras penas se mantiene. La historia arranca cuando Pablo –el ojito derecho de su madre– marcha a París durante una temporada para estudiar música. Al menos eso es lo que se hace creer a su madre (y al espectador). Pero pasa el tiempo y Pablo no escribe ninguna carta. Ante la impaciencia y el dolor de su madre por la falta de noticias, los demás miembros de la familia trazan un plan arriesgado: escribir ellos mismos las supuestas cartas de Pablo y fingir que todo va sobre ruedas. El argumento es mínimo y muy simple (aunque tiene cierta garra), y la trama tan sólo estira las situaciones hasta el límite, lo que junto al forzado colofón –llamativamente literario, irreal– aporta al film un cierto sentido de parábola, de cuento sombrío. Pero en su primer largometraje de ficción, Sabanés adopta un tono demasiado dramático y pesaroso para la historia, muy alejado de cualquier atisbo de comicidad, lo que hubiera servido para empatizar con los personajes. Además es una lástima que la puesta en escena tenga un aire tan teatral. No hay exteriores, todo acontece en una gran casa de madera, cuyos tonos de color acrecientan el aire rancio y lastimero que desprenden los miembros de la familia. En general, pese a la pericia de la cámara y el profesional trabajo de todo el reparto, la película no acaba de funcionar. Todo es demasiado tristón y quizá demasiado exagerado, y al final también simplemente anecdótico.

4/10

Últimos tráilers y vídeos