IMG-LOGO

Biografía

Edward Woodall

Edward Woodall

Edward Woodall

Filmografía
Master and Commander. Al otro lado del mundo

2003 | Master and Commander: The Far Side of the World

Sotavento. Foque, trinquete, bauprés. Más de un amante de los libros de aventuras, se ha sentido perdido entre términos náuticos incomprensibles, al leer novelas que transcurren en el mar. Para los que son de tierra adentro, el inicio de Master and Commander puede producir temblores. Pero la sensación dura poco. La descripción de la vida a bordo del Surprise, espléndida nave de Su Majestad Británica que surca los mares en 1805 durante las guerras napoleónicas, es un paso necesario. Gracias a él nos hacemos idea de las penalidades y hermosura de la navegación. Y estamos listos para conocer a los personajes y su misión, inspirados en la décima novela de Patrick O'Brian sobre el capitán Jack Aubrey “el afortunado”, aunque con elementos de las otras. Aubrey, capitán del Surprise, tiene órdenes de capturar el Acheron, buque insignia de la Armada Francesa; su determinación para cumplir la misión, recuerdan a la obsesión del capitán Achab por Moby Dick, aunque Aubrey revela una humanidad superior. Contrapunto a su empeño militar lo ofrece el médico de a bordo, Stephen Maturin. Buen amigo de Aubrey, la razón de que esté en el barco no estriba en su sentido marcial. Cumple un papel y está dispuesto a luchar, pero su deseo es recabar en las Islas Galápagos para estudiar la naturaleza virgen y hacer avanzar la ciencia. Los intereses de Aubrey y Maturin no son necesariamente contrapuestos, pero el rico guión pergeñado por Peter Weir y John Collee sabe crear un conflicto donde colisionan patriotismo, lealtad, cumplimiento de la palabra. El film acierta, pues, donde más importa: en la historia y los personajes. Conocemos además a otros tripulantes y entendemos su valor y sus temores. Vemos a creíbles niños guardamarinas, que empiezan a saber lo que es el mando, y a los que no debe temblar la voz cuando dan órdenes a curtidos marineros. Todo el reparto, en el que sobresalen Russell Crowe y Paul Bettany, está soberbio. Master sorprende por su clasicismo. Cuenta una historia de aventuras, donde las virtudes son nítidas y atractivas. Acostumbrados en tanta película reciente a héroes que van por libre, aquí observamos cómo cada marinero tiene su papel, la importancia de la obediencia. No hay maniqueísmo, y sí una buena delimitación de los deberes y lealtades a los que uno está, necesariamente, sometido. En tal contexto, surgen con naturalidad las miradas a lo alto, la plegaria a Dios.

8/10
Emma (1996)

1996 | Emma

Douglas McGrath debuta como director con esta película, y lo hace brillantemente. Basada en una de las novelas más conocidas de Jane Austen, nos narra la historia de Emma, una joven que tras considerarse artífice de la boda de su mejor amiga, la señorita Taylor, planea emparejar a los solteros de la ciudad de Highbury, una pequeña y pacífica localidad inglesa. No obstante, pronto comprobará que sus conocimientos acerca de los sentimientos del prójimo son tan escasos como los que ella tiene de su propio corazón. Romanticismo, elegancia, sentido del humor son elementos de este film realzados por una exquisita fotografía y una excelente banda sonora, ganadora de un Oscar. Emma es interpretada por la cada vez más valorada Gwyneth Paltrow (Grandes esperanzas, Shakespeare enamorado), que se ve acompañada por Toni Collette, Alan Cumming y Ewan McGregor. En definitiva estamos ante una gran película que ningún amante del buen cine debería perderse.

6/10
Mister Johnson

1990 | Mister Johnson

En la África de los años 20 habita un peculiar personaje conocido como Mr. Johnson (Maynard Eziashi, que gano un Oso de Plata al mejor actor en el Festival de Berlín), un norteamericano con el alma inglesa y la piel negra. Pendenciero y ladrón, falsifica libros para que su amigo el juez acabe su carrera, tiene que devolver a su mujer por no haberla pagado a la tribu donde la adquirió, y monta fiestas dentro del almacén donde trabaja. Basada en la novela de Joyce Cary, se trata de una película algo intrascendente y movida por un afán paisajístico algo abusivo, que sirve para lucimiento de su director de fotografía Peter James. Al menos está dotada de una narración ágil y distendida por parte de Beresford, que incluso niega cualquier atisbo sentimental a su personaje. Además, ayuda que esté continuamente aderezada por un humor algo cínico.

5/10

Últimos tráilers y vídeos