IMG-LOGO

Biografía

Jerzy Wójcik

Jerzy Wójcik

Jerzy Wójcik

Filmografía
El diluvio

1974 | Potop

Faraón

1966 | Faraon

Superproducción polaca que sorprende por su minuciosa reconstrucción del antiguo Egipto, hasta el punto de que uno tiene la sensación de haber sido transportado en el tiempo a la época de los faraones. El film arranca con el reinado de un Ramsés XII plegado en su gobierno a los dictados de la clase sacerdotal, algo que exaspera a su hijo el príncipe, joven impulsivo que llegará a ser Ramsés XIII, un faraón que nunca existió. Basándose en la novela de Boleslaw Prus, Jerzy Kawalerowicz aprovecha para pintar de modo vívido las intrigas palaciegas, en que el idealismo del futuro Ramsés XIII y su ingenuidad juvenil son presa interesante para los fenicios, que tratan de desbaratar el pragmático acuerdo que algunos sacerdotes tratan de suscribir con los asirios.  El film tiene un trasfondo claramente anticlerical -no olvidemos que se rueda durante el dominio comunista, que sin duda veía al catolicismo polaco como el "opio" de ese país-, al pintar a los sacerdotes como manipuladores que aprovechan fenómenos naturales como un eclipse para asustar al pueblo, y que rehúsan aprovechar el tesoro que esconde una pirámide para fortalecer al ejército. Algunas ideas como la esposa hebrea del faraón, no están del todo aprovechadas, y la insistente sensualidad podía haber sido más discreta. Pero ello no impide escenas brillantes, como la de la pelea de escarabajos con que arranca el film, o las ceremonias fúnebres del faraón. Rodada en Uzbekistán y en Egipto, el conjunto desprende un aire majestuoso, con mayor sensación de realismo que las clásicas producciones hollywoodienses.

7/10
Madre Juana de los Ángeles

1961 | Matka Joanna od aniolów

1634. Un convento de monjas es el centro de atención de una serie de hechos escandalosos. Todas las hermanas, con la madre Juana de los Ángeles al frente, parecen estar poseídas por el diablo. Varios sacerdotes han intentado expulsar al demonio, pero el último acabó en la hoguera, por haber sucumbido a la tentación de la carne en el desempeño de su misión. Ahora otro devoto sacerdote, el padre Jozef Suryn, es requerido para que se ocupe personalmente de la madre Juana, una magnética mujer, en cuyo cuerpo habitan ocho demonios.Escalofriante cinta del director polaco Jerzy Kawalerowicz (Faraón), que se basa bastante libremente en un caso real acontecido en un convento de monjas ursulinas en Loudun, Francia. La cinta juega con la ambigüedad, las dudas acerca de si las monjas son simplemente un grupo de histéricas -éste parece ser el punto de vista de la única normal, no poseída por el diablo, la hermana Malgorzata-, e incluso se arroja la pregunta de si no es más demoniaca la mundanidad de Margorzata y el caballero que la seduce, el curioso sacrificio del padre Jozef, o la mirada frívola del populacho ante el caso, que es visto como una especie de atracción local. Los momentos en que la madre Juana aparece como poseída son muy inquietantes, y la cámara recoge escenas impactantes visualmente en la lograda fotografía en blanco y negro, como la del solemne exorcismo que se ejecuta en la iglesia.

6/10
Nobody's Calling

1960 | Nikt nie wola

La siguiente película del director de La cruz del valor, Kazimierz Kutz, también toca colateralmente la guerra, al mostrar a una muchedumbre de desplazados propiciada por la conflagración. Uno de los afectados es el joven Bozek, que huye de un misterioso pasado, apenas aludido, relacionado con la muerte de un hombre. Recién llegado a una población, ocupa una casa algo destartalada, y consigue un trabajo. Tres mujeres se fijan en él: su jefa y una compañera de trabajo, más Lucyna, con la que inicia una relación. La vida no es sencilla, las aguas bajan turbias, como le dice un enigmático pescador a diario. Un día alguien le reconoce, y empieza la trepidación.Kutz entrega un drama psicológico y existencialista, de ritmo pausado, sobre personajes que trata de ubicarse en su pequeño mundo de miserias y esperanzas. Las interpretaciones de los actores son muy naturales, no asoma nunca ningún atisbo de exageración.

5/10
La cruz del valor

1959 | Krzyz Walecznych

Impresionante debut en la dirección del polaco Kazimierz Kutz. La película se divide en tres segmentos alrededor de la Segunda Guerra Mundial y sus efectos en la gente corriente, escritos por Józef Hen. Aunque aparentemente independientes, el caso es que el conjunto presenta una fuerte cohesión. El primero, que da título al film, es “La cruz del valor”, y sigue a un joven soldado que realiza una heroica acción que permite detener a un grupo de alemanes que se habían hecho fuertes en un tren; para recompensar tan valerosa actuación, además de ser condecorado, le conceden un permiso que le permitirá volver a su pueblo; allí sólo va a encontrar muerte y destrucción, lo que le hará cuestionarse el sentido de su contribución a la causa bélica. Sigue un segundo episodio, “El perro”, de planteamiento sencillo y eficaz: un soldado polaco recoge a un precioso perro pastor alemán, que ha sido utilizado en el recién liberado campo de Auschwitz; sus compañeros no lo aceptan, pues su rabia por los tiempos vividos quiere encontrar desahogo en maltratar al pobre animal. Finalmente en “La viuda”, vemos el peso de la fama de un oficial muerto en la guerra, en su joven y agraciada mujer; pues aunque tratada por todos los del pueblo con inusitada reverencia, aquello es una jaula dorada donde cualquier manifestación de alegría o de trato con otros hombres es mirada con recelo.De un modo minimalista, con interpretaciones de los actores muy expresivas por su contención, Kutz logra arrojar una aguda mirada a la condición humana. Llama la atención la fuerza con que rueda el cineasta, desde la toma del tren del primer episodio, a los planos del desolado pueblo del héroe. Logra Kutz que nos conmovamos con el perro del segundo episodio, que se nos antoja más humano que los propios soldados. Y convoca la lástima del espectador por la pobre viuda del tercer episodio, siempre observada y a la que sólo resta el recurso de huir lejos de los que la conocen, para procurarse una vida mejor.

7/10
Heroica

1958 | Eroica

Curioso díptico de ribetes tragicómicos y traspasado de suave ironía, sobre la condición heroica. Está ambientado en la Polonia de la Segunda Guerra Mundial, con guión de Jerzy Stefan Stawinski y dirección de Andrzej Munk. El primer tramo se inclina más a la farsa, mientras que el segundo adquiere tintes más dramáticos. Inicialmente asistimos al heroismo casi casual del pícaro Dzidzius, que tras encontrar a su "alegre" esposa húngara Zosia con un oficial compatriota, sirve de enlace en la época del levantamiento de Varsovia para encauzar ayuda de ese país a la resistencia contra los nazis; la segunda parte del film transcurre en un campo de prisioneros polacos, donde se ha convertido en mito la heroica fuga de Zawistowski, al tiempo que otro preso va a demostrar un valor rayano en lo temerario por una apuesta. El conjunto viene a constatar lo tenue que es la frontera que separa lo sublime de lo ridículo, lo heroico de lo cotidiano, frente a consideraciones que esperan ver, en los primeros casos, circunstancias y actuaciones extraordinarias.

6/10
Cenizas y diamantes

1958 | Popiól i diament

Casi el final de la Segunda Guerra Mundial. Jóvenes de la resistencia polaca se encuentran desencantados ante el panorama de que los nazis van a ser sustuidos por las autoridades comunistas. De modo que planean el asesinato de un importante líder del partido, pero confunden su objetivo y matan a dos obreros inocentes. Lo intentarán de nuevo, y es Maciek quien debe no fallar esta vez. Son momentos de extremismos y de exaltación de la identidad nacional, pero el protagonista también se va a enfrentar al amor, una hermosa camarera y la posibilidad de una vida normal, le hacen dudar acerca del asumido encargo fatal. El gran Andrzej Wajda se mueve con maestría entre realismo y romanticismo, en esta adaptación de la novela de Jerzy Andrzejewski, también coguionista. Logra atrapar la controvertida situación generada en esa época convulsa, donde todo podía volverse cenizas en cuestión de segundos. Con razón, el film es considerado un obra de referencia del cine polaco, y sorprende que pudiera rodarse en 1958, aunque algo empezaba a agitarse en Europa del Este, con el levantamiento aplastado de Budapest. Destacan la fotografía en blanco y negro, de fuerte sabor expresionista, y el fatalismo que recorre la narración.

6/10
Un hombre en la vía

1957 | Czlowiek na torze

Un tren marcha a toda velocidad rompiendo el silencio de la noche. Es la Polonia comunista, y los trabajadores se esfuerzan por cumplir el horario, aunque se trabaje con carbón de poca calidad. De pronto, algo hay en la vía, el tren intenta detenerse, pero ha sido arrollado Orzechowski un veterano maquinista. Una serie de flash-backs, deudores en su forma narrativa de títulos como Ciudadano Kane y Rashomon, muestran distintas versiones de cómo han ocurrido los hechos. Notable film del polaco Andrzej Munk, que sabe retratar tipos humanos y cuestionar con inteligencia los puntos flacos del sistema socialista. En efecto, se supone que Orzechowski representa el antiguo régimen, superado por jóvenes comunistas ¿suficientemente preparados? Pero el caso es que, pese a su innegable orgullo, tiene razón en muchas cuestiones técnicas del trabajo, frente a la inexperiencia y las consignas de los que vienen a sustituirle. Resulta especialmente impactante el pasaje en que al maquinista bregado en mil batallas se le cae la gorra, y sus compañeros no le ayudan a recogerla porque lo consideran un gesto burgúes superado, en vez de algo que corresponde a la más elemental educación.

7/10

Últimos tráilers y vídeos