IMG-LOGO

Biografía

John Corso

John Corso

John Corso

Filmografía
Rounders

1998 | Rounders

Película ambientada en el submundo neoyorkino del póker. Mike McDermott estudia derecho. Enamorado de su novia, el camino del éxito a través de los libros es algo... rutinario. Le atrae más el vertiginoso mundo del juego de cartas y las altas apuestas, que dejó hace algún tiempo por amor a su chica. Cuando uno de sus amigos, Worm, sale de la cárcel, Mike es incapaz de resistir el canto de sirena del póker. Aunque en teoría lo hace por ayudar a su amigo, se trata en realidad de la maldita adicción al juego, demasiado fuerte. El experto en películas de suspense y cine negro John Dahl (La última seducción) aprieta un interesante guión de David Levien y Brian Koppelman, y lo exprime hasta sacar la última gota de sus esencias. Koppelman se documentó sobre el mundo del póker acudiendo a garitos nocturnos muy exclusivos. Como él cuenta, "miré las caras de la gente, escuché las conversaciones, vi la acción". En el reparto, además de Matt Damon (El indomable Will Hunting , El caso Bourne), destacan el gran Edward Norton (American History X), el malote John Malkovich (En la línea de fuego) y Martin Landau (que ganó el Oscar por su papel de Bela Lugosi en Ed Wood). Norton se entusiasmó tanto con el film, que pidió que le hicieran el tatuaje de un as de picas en la muñeca, "ya que ésa es la filosofía de la vida de Worm: tener siempre un as en la manga".

6/10
Girl 6

1996 | Girl 6

Judy vive en Nueva York y desea convertirse en actriz, pero no le es fácil hacerse un hueco en la industria. Decidida a encontrar un empleo porque necesita dinero, acepta un puesto de telefonista erótica. Poco a poco, Judy comenzará a ganar popularidad. Spike Lee (Malcolm X, La última noche) dirige, produce e interpreta una comedia simpática y picante sobre una joven con deseos de triunfar como actriz. El propio director tiene un papel en la historia y entre el reparto aparecen los rostros conocidos de Quentin Tarantino, Madonna, Halle Berry o la modelo Naomi Campbell.

4/10
City Hall

1996 | City Hall

Tiroteo en las calles de Brooklyn. Un policía, un traficante de drogas y un niño inocente caen abatidos. El caso levanta una enorme polvareda en la opinión pública. ¿Qué hacía un policía actuando en solitario? ¿Por qué un juez con fama de honesto dejó en libertad provisional a un tipo relacionado con la Mafia? A pesar de lo caldeados que están los ánimos, el alcalde de Nueva York acude a dar el pésame a las familias del niño y del funcionario fallecidos. De todos modos, su deseo de esclarecer los hechos es poco decidido. Más bien parece querer tapar la desgracia con algún éxito en otros campos de la política local. La historia, narrada desde el punto de vista de Kevin, ayudante del alcalde, es una especie de viaje iniciático al borde del abismo que acaba en la corrupción. Kevin —capaz, decidido en la contienda política y honrado—, descubrirá que no todo es koshar —en hebreo, comida pura— en su oficio; la vieja idea de que entre el blanco y el negro hay muchos grises no tarda en flotar ante sus ojos. La envoltura casi invisible de los asuntos dudosos exige estar en guardia si se quiere conservar la honestidad. El guión, de construcción impecable, ha sido sometido a un progresivo pulimiento en el que han participado cuatro guionistas de renombre. Todos los cabos terminan atados, y hay una buena definición de personajes. Se añora sin embargo un punto de brillantez, algo más de imaginación. Harold Becker hace una dirección eficaz, sin llamar la atención. Se empantana un tanto al principio, en las escenas algo reiterativas de honras fúnebres, pero luego conduce la historia con pulso firme. Con su excelente equipo de dirección de arte logra hacer creíbles los entresijos de la política municipal, de un modo semejante a como se dibujaban las interioridades de la Casa Blanca en El presidente y miss Wade. El reparto es envidiable. Al Pacino, siempre estupendo, da el aire requerido al poco claro comportamiento ético de su personaje, a la vez que muestra su humanidad. Sólo se excede en la secuencia del funeral del chiquillo, donde Becker debía haberle exigido contención. Las escenas que comparte con John Cusack —muy bien éste en su sobriedad— gozan del aire paternofilial que exige su relación. Vale la pena destacar a Danny Aiello, brillante en un papel secundario.

6/10
La marcha del millón de hombres

1996 | Get on the Bus

Veinte hombres, muy diferentes entre sí, pero con algo en común –el color de su piel–, viajan a lo largo del país desde los Angeles hasta Washington D. C., con la idea de formar parte de la Marcha del Millón de hombres, una manifestación por la igualdad racial. Al principio todos ellos son unos desconocidos, pero cuando vuelvan, tras haber vivido las más diversas vicisitudes, serán hermanos para siempre. Spike Lee dirige este film, que nos hace tomar conciencia de la lucha que hay que librar para la consecución, reconocimiento y mantenimiento de los derechos civiles. El film interesa desde el principio, y conmueve gracias a una gran interpretación coral, con una cuidadosa elaboración de los personajes.

5/10

Últimos tráilers y vídeos