IMG-LOGO

Biografía

Josh Klausner

Josh Klausner

Josh Klausner

Filmografía
Shrek, felices para siempre

2010 | Shrek Forever After

Buen colofón de la tetralogía del ogro verde más famoso del cine, tras la excepcional Shrek, y las más que dignas secuelas Shrek 2 y Shrek Tercero. Desde su aparición en 2001, Dreamworks se dio cuenta de que tenía entre manos una mina de oro y ha explotado las divertidas aventuras de los habitantes de Muy Muy Lejano todo lo que ha podido. Las primeras tres películas recaudaron en las pantallas la estratosférica cantidad de 1.890 millones de dólares. Ahora, diez años después, Shrek, felices para siempre llega, en 3D, dispuesta a aumentar un poquito más las arcas de la productora y poner punto y final a una de las creaciones de animación más geniales de la historia. Shrek y Fiona están casados y viven con sus tres pequeños hijos en su idílica ciénaga. Los días se suceden iguales, como en cualquier familia: despertarse temprano, hacer las labores de la casa, asear y dar de comer a los hijos, etc. Pero, también como en cualquier familia, los padres no tienen apenas tiempo para ellos. Además, todo el mundo en Muy Muy Lejano adora a Shrek, y le adulan tanto que casi se ha convertido en una atracción de feria para los visitantes del bosque. De modo que, poco a poco, Shrek empieza a echar de menos "la libertad" de su antigua vida, aquellos tiempos en que todavía era un horrible ogro temido por todas las criaturas y podía hacer lo quisiera sin preocuparse de los demás... Pero Shrek ignora que tiene un enemigo todavía, el mago Rumpelstiltskin, quien años atrás perdió la oportunidad de hacerse con el reino cuando el ogro rescató a la princesa Fiona de las garras del dragón. Desde entonces está deseando quitar de en medio al héroe verde de Muy Muy Lejano. Y va a aprovechar maliciosamente los sentimientos nostálgicos de Shrek, proponiéndole un trato: le proporcionará un día de su antigua vida de ogro libre a cambio de que le ceda otro día al mago. Lo que Shrek no sabe es que Rumpelstiltskin quiere robarle el día de su nacimiento... Los guionistas Josh Klausner (Shrek Tercero, Noche loca) y Darren Lemke aciertan de pleno en este broche final. Hay golpes de humor formidables, sobre todo los protagonizados por Asno y por el Gato con Botas (genialmente doblado por Antonio Banderas), y por supuesto mucha acción y temas musicales modernos, perfectamente escogidos, incluyendo los graciosísimos bailes provocados por el hechizo del flautista de Hammelin... Pero aparte del tono general, todo el planteamiento se desarrolla de tal modo que desemboca en una historia que emparenta con la primera película de la saga: el de una aventura sencilla y heroica, llena de peligros y humor, y cuyo punto fuerte es el corazón puro del héroe, capaz de sacrificar su vida por aquellos que ama. El director Mike Mitchell (Sky High: una escuela de altos vuelos) demuestra así que no hay mejor receta para el éxito que devolver el cuento a su punto de origen. Y es que aquí también Shrek tendrá que ganarse de nuevo el cariño de sus amigos Asno, Gato con Botas, Fiona, etc. y de todos los habitantes de la ciudad, cuando por fin comprenda que esa vida familiar que ha perdido, esa existencia que a él le parecía monótona y rutinaria, era en realidad la verdadera felicidad.

6/10
Noche loca

2010 | Date Night

El director Shawn Levy continúa haciéndose un sitio entre los directores actuales de comedia más populares de la industria. Sus película Noche en el museo y su secuela figuran sin duda entre las más apañadas de su filmografía, una mezcla perfecta entre comedia loca, originalidad, efectos especiales y buenos sentimientos de toda la vida. Ahora sin embargo, da un giro demasiado marcado hacia otro tipo de comedia más gamberra (algunos dirán 'moderna'), basada demasiado a menudo en la picardía soez y los aspavientos tontunos, en este caso de la pareja formada por Steve Carell (Como la vida misma) y Tina Fey (Rockefeller Plaza), dos comediantes en alza. La historia presenta la vida ordenada y tópica de los Foster, un matrimonio acomodado que vive a las afueras de Nueva York. Phil y Claire tienen dos hijos y dos trabajos que les ocupan la mayor parte del tiempo. Salvo algunas cenas programadas para los viernes, sus vidas son de lo más aburrido y rutinario. Pero, tras la noticia de que un matrimonio amigo ha decidido divorciarse porque los cónyuges se llevaban tan bien como dos compañeros de piso, una noche que deciden hacer algo distinto: cenar en un restaurante chick de Manhattan. Y ante la perspectiva de tener que comer en la barra, ambos se hacen pasar por los Tripplehorn, otra pareja que había reservado mesa y que no han hecho acto de presencia. Lo malo es que a mitad de la cena unos desconocidos les abordarán y amenazarán con matarlos si no les dan cierto pendrive con información confidencial. Y ni que decir tiene que los Foster no tienen ni remota idea de a qué se refieren. Hay un fallo en el planteamiento del film, y es dejarlo todo al lucimiento de los actores, confiando que estén inspirados. Por momentos lo están, por supuesto -el graciosísimo jueguecito preferido de los Foster cuando salen a cenar, inventando las vidas de las personas; esa tronchante escena del regreso al restaurante, imitando a gente super “cool” o “in” o como se diga; los gags en torno al atractivo de Mark Wahlberg, etc.–, pero en general el guión de Josh Klausner es poco inspirado y demasiado tontorrón, con personajes de cuchufleta. Y aunque sin perder el tono de comedia intrascendente, cansa demasiado la insistencia en la grosería procaz y la guarrería, como en la interminable y aburrida escena del puticlub. Error más craso si cabe en una película presumiblemente amable y previsible y que se supone busca redescubrir el romanticismo de sus protagonistas.

4/10
Shrek Tercero

2007 | Shrek the Third

Si uno revisa los datos de taquilla de las dos anteriores películas de la saga, comprende que la llegada de una tercera parte era inexorable. Shrek (2001) obtuvo un éxito impresionante, con una recaudación mundial de casi 500 millones de dólares, estuvo nominada al Oscar a la mejor película y ganó el apartado a la mejor película de animación. Por su parte Shrek 2, estrenada tres años después, batió todos los récords imaginables y se convirtió en la película de animación más taquillera de todos los tiempos, con una recaudación total de más de 920 millones de dólares. Con este bagaje, los estudios DreamWorks se han visto lógicamente impelidos a continuar la historia de su personaje más original y divertido. Que logre igual éxito que sus predecesoras es ya otro cantar. La película retoma la historia en el castillo de los reyes de Muy Muy Lejano, en donde también viven felices la hija del rey, Fiona,  y su marido Shrek, con la alegre compañía del parlanchín Asno y del caradura chuleta Gato con Botas. El rey está enfermo y, a regañadientes, Shrek ha de hacer sus veces, lo cual le hace añorar cada vez más su querida y asquerosa ciénaga. Sin embargo, a la muerte del rey, éste le confía su reino al Ogro, aunque también le dice que hay otro heredero llamado Arturo que puede ocupar su lugar. Sin pensárselo dos veces Shrek sale en busca de su salvador, no sin antes enterarse de que Fiona está embarazada. Pero un gran peligro se cierne sobre el reino de Muy Muy Lejano, pues el Príncipe Encantador pretende el trono y para lograr sus fines reunirá a los malvados deseosos de tener ellos también un “y vivieron felices para siempre”. El realizador Andrew Adamson cede la batuta esta vez a Chris Miller (II), que debuta como director con este largo, amparado en su experiencia como dibujante en Antz (Hormigaz) y Shrek, y en su colaboración en otros filmes de DreamWorks, como Shrek 2 o Madagascar. Se puede decir que Miller aguanta el envite, pero no sube la apuesta. Acierta en la concepción de algunas escenas muy logradas, como el pillaje de los malvados en el pueblo “Beverly Hillsiano” o en la huida de las mujeres de la cárcel y su divertida entrada en el castillo. Sin embargo, pesa demasiado en la historia la sensación de “ya visto”, señal de que la idea se agota, y Miller no logra del todo superar visualmente la previsibilidad de un guión menos inspirado que el de las entregas anteriores. Por supuesto que hay algunas perlas. Toda la historia se asienta sobre la idea de que lo importante en la vida no es lo que piensen de uno, sino lo que uno piense de sí mismo, de tal modo que rendirse al pesimismo o a la derrota es la peor de las desgracias. A la vez, la horrible visión y la original fuerza de la pesadilla de Shrek sobre su paternidad obtiene su equilibrado contrapunto en el desenlace, de hondura y optimismo proporcionados.

6/10
El cuarto piso

1999 | The 4th Floor

Aunque su novio se opone, la joven Jane se traslada a vivir sola a un apartamento heredado de su tía. Cuando llega ahí una serie de acontecimiento empiezan a hacerle la vida imposible. Jane se planteará si investigar el misterio que rodea el lugar y a los demás inquilinos o regresar con su novio. Discreta película, entre la intriga y el terror, cuyas mejores bazas son una puesta en escena lograda, con atmósfera inquietante, y el protagonismo de la vulnerable Juliette Lewis.

4/10
El cuarto piso

1999 | The 4th Floor

Aunque su novio se opone, la joven Jane se traslada a vivir sola a un apartamento heredado de su tía. Cuando llega ahí una serie de acontecimiento empiezan a hacerle la vida imposible. Jane se planteará si investigar el misterio que rodea el lugar y a los demás inquilinos o regresar con su novio. Discreta película, entre la intriga y el terror, cuyas mejores bazas son una puesta en escena lograda, con atmósfera inquietante, y el protagonismo de la vulnerable Juliette Lewis.

4/10

Últimos tráilers y vídeos