IMG-LOGO

Biografía

Lajos Koltai

Lajos Koltai

74 años

Lajos Koltai

Nació el 02 de Abril de 1946 en Budapest, Hungría
Filmografía
Final Report

2020 | Zárójelentés

Un cardiólogo es se ve obligado a jubilarse, pero se siente perdido sin su trabajo. Regresa a su pueblo natal para trabajar como médico generalista. Es el comienzo de una terrible experiencia: se enfrenta a la cruda realidad, que finalmente lo pone de rodillas. Pero la música tiene la última palabra.

Rokonok

2006 | Rokonok

Una película contra la corrupción. István Szabó adapta una novela satírica de su compatriota húngaro Zsigmond Móricz que arranca con la destitución del fiscal de una pequeña población cercana a Budapest por haber sido pillado con las manos en la masa. Le sucede Kopjass, un tipo supuestamente intachable y con altos estándares éticos, pero que se verá puesto a prueba por los tejemanejes del alcalde, cuando desvela que tiene un plan que supondría subir los impuestos a las clases pudientes. Aunque el film está situado en el pasado, Szabó quiere hacer crítica de la actual situación de podredumbre moral en algunos sectores de su país.

5/10
Conociendo a Julia

2004 | Being Julia

Adaptación de una novela del británico Somerset Maughan, el film sigue a una actriz en la cumbre de su carrera. Bella y con talento, radiante en su madurez, Julia tiene un pacto no escrito con su esposo, empresario de teatro: en plan muy ‘british’, displicente y tolerante, cada uno hace lo que le viene en gana a la hora de mantener relaciones íntimas con otras personas. Pero la llegada de Tom, un joven admirador americano, va a alterar este orden de cosas. Julia, halagada por su cortejo, empieza a dar mucho qué hablar en los círculos de sociedad. Y un viejo amigo, que la aprecia, trata de hacerle ver, con delicadeza, que está siendo protagonista de una farsa, donde la vieja que tiene relaciones con el joven sólo puede ser objeto de las risas del público. Y en efecto, cuando entra en liza Sybil, una jovencita aspirante a actriz que querría actuar junto a Julia, Tom inicia con ella una aventura. Exploración del mundo del teatro, al estilo del clásico Eva al desnudo, donde un punto clave de sabiduría es ‘saber envejecer’. El film juega entre el paralelismo evidente entre lo que se representa en el escenario teatral y lo que es ‘el gran teatro del mundo’, la vida misma, en que cada persona interpreta un papel; y ahí, tantas veces, conviven una aparente sinceridad, a veces histérica, con el deseo de guardar las formas. El film, que dirige el húngaro István Szabó, cuenta con brillantes interpretaciones, sobre todo la de Annette Benning. Tiene buen ritmo, y si bien el derrotero de los dos primeros tercios del film resulta previsible, e insiste demasiado en las citas de alcoba, el quiebro que se produce hacia el final es de tal envergadura, que la historia se eleva a alturas insospechas. Nueva y magnífica mirada al mundo de la farándula, donde el humor no oculta las pequeñeces del corazón humano, cuando sigue la aguja del capricho momentáneo.

6/10
Max

2002 | Max

Max Rothman, un comerciante de arte judío que perdió un brazo durante la I Guerra Mundial busca nuevos talentos artísticos en Berlín. Un día queda impresionado por el talento de un joven estudiante de arte llamado Adolf Hitler, con el que iniciará una profunda amistad. Pero Hitler se debate entre su amor a la pintura y sus inquietudes políticas... Interesante debut como director del prestigioso guionista holandés Menno Meyjes, colaborador habitual de Steven Spielberg, para quien ha escrito El color púrpura, El imperio del sol e Indiana Jones y la última cruzada. Posteriormente, ha dirigido también títulos mucho menos comerciales, como Manolete y El niño de Marte, también protagonizada por John Cusack. Destaca el trabajo de este actor, que interpreta al comerciante, así como de Noah Taylor, que encarna a Hitler.

4/10
El club de los emperadores

2002 | The Emperor's Club

William Hundert. Un profesor, ya maduro, ha sido convocado en un lujoso hotel para una reunión de antiguos alumnos suyos. Los recuerdos se agolpan en su memoria. Aquel curso del 72, en la prestigiosa escuela de St. Benedict… Un año más, logra apasionar a sus alumnos con la enseñanza de la historia de Roma. Sabe usar recursos pedagógicos para alimentar la curiosidad natural de los adolescentes: como el de hacer leer la inscripción que preside el fondo de la clase, que narra los hechos guerreros de un rey del que, en la actualidad, nadie recuerda siquiera el nombre. Puede empeñarse uno en ganar el mundo entero, pero para que las realizaciones perduren, hay que hacer algo más, salir del cascarón del propio egoísmo… Hundert lo tiene claro: no sólo enseña una asignatura; ante él hay personas, jóvenes, con toda una vida por delante, que en el futuro ocuparán posiciones importantes en la sociedad. Y tiene que moldear su carácter, ayudarles a forjar su personalidad. Pero ese curso se va a encontrar con un alumno problemático, que llega con el curso ya empezado. Se trata de Sedgewick Bell, hijo de un senador. Un chaval muy listo, pero que va a lo suyo, y sometido a una enorme presión por parte de su padre, quien no se ocupa mucho de él, pero que sí desea su triunfo social. Una película rica y sugerente, muy atractiva para los que se dedican a la enseñanza. Muestra con aires de fábula a un personaje, muy bien encarnado por Kevin Kline, con innegable vocación para la enseñanza. Pero que también tiene sus debilidades. ¿Quién no pecaría en un momento dado de injusto, al observar que su pupilo díscolo por fin empieza a tomarse interés por las cosas? Y a pesar de todo, su sentido de la justicia emerge cuando se rompen las reglas del juego. Ocurre en las emocionantes escenas del concurso de los emperadores. Michael Hoffman (Escándalo en el plató, Un día inolvidable) maneja bien el guión de Neil Tolkin, adaptación de un relato breve de Ethan Canin, "El ladrón de palacio". Quizá se echa en falta ver a los alumnos estudiando alguna cosa distinta de la historia de Roma (¿no se imparte allí ninguna otra asignatura?), el director esté un pelín desdibujado, y la historia de amor del profesor parezca demasiado leve; pero el conjunto del film funciona, un canto a la labor de la enseñanza (no siempre reconocida), donde se recuerda que hay dos tipos de éxito en la vida, de muy distinta naturaleza. Y sólo el que te deja en paz contigo mismo y con los demás, merece la pena.

6/10
Taking Sides

2001 | Taking Sides

La Segunda Guerra Mundial ha terminado. En Berlín el oficial americano Steve Arnold está empeñado en demostrar que el director de la Filarmónica Wilhelm Furtwängler colaboró con los nazis. Film del húngaro István Szabó basado en la obra teatral de Ronald Harwood "Taking Sides" que él mismo adapta. Contiene algunos temas típicos del director, como es el de la ambigüedad de comportamiento en épocas de totalitarismos. Gran duelo actoral entre Harvey Keitel y Stellan Skarsgård.

6/10
Malena

2000 | Malèna

Años correspondientes a la Segunda Guerra Mundial. Castelcuto, un pueblecito siciliano. Malena es una exhuberante belleza morena, cuyo marido está en el frente. Sus paseos por el pueblo despiertan la lujuria de todos los varones del lugar. Incluidos los componentes de una pandilla de adolescentes, uno de los cuales, Renato, se encuentra completamente subyugado. Giuseppe Tornatore explora las fantasías de un chaval en plena pubertad, y los comportamientos primitivos de una sociedad hipócrita, que van a conducir a la pobre Malena a la desgracia. Nostalgia y sensualidad se dan la mano en un film mediterráneo algunas de cuyas ideas recuerdan a Zorba, el griego. La belleza que da el título al film la pone Monica Bellucci, con un personaje que apenas pronuncia una palabra.

5/10
Sunshine (1999)

1999 | Sunshine

La Historia del siglo XX a través de tres generaciones de una familia húngara de origen judío. Odios y amores, risas y lágrimas, el deseo de lograr una posición en la sociedad y el precio que se puede (o se debe) pagar. El director húngaro István Szabó se enfrenta a una complicada película donde encajan a la perfección las intimidades de los personajes, con el marco histórico en el que transcurren sus vidas. Szabó pinta un cuadro de personajes vivos, creíbles, y conmueve, hace que nos interesen sus cuitas. Cuenta con un reparto estupendo donde Ralph Fiennes se muestra muy inspirado al dar vida a varios personajes distintos de la citada familia, sin que resulte forzado o ridículo. Como el actor, asegura, este film "analiza las más profundas emociones humanas". Una película a lo grande, al estilo de Doctor Zhivago o El barbero de Siberia.

7/10
La leyenda del pianista en el océano

1998 | La leggenda del pianista sull'oceano

Un veterano trompetista de jazz desea vender su trompeta. Cuando la toca por última vez, antes de desprenderse de ella, el dueño del establecimiento recuerda esa música. Y viene la historia de un hombre que ha pasado toda su vida en el interior del transatlántico donde nació. Allí fue abandonado por su madre y adoptado por un maquinista, que le puso el nombre de Mil Novecientos ("Novecento") por nacer en tal año. Nuestro hombre se convirtió allí en un mítico virtuoso del piano, que hacía una música genial con la que expresaba su rico mundo interior. Cuando descubre el amor piensa en descender a tierra firme, pero... Película romántica hasta los tuétanos, es, sencillamente, una auténtica gozada. La historia atrapa el corazón de cualquier persona con un mínimo de sensibilidad, al ofrecer una hermosa metáfora sobre la soledad del artista. La música, preciosa, se debe a Ennio Morricone. El director Giuseppe Tornatore (Cinema Paradiso) concede todo su sentido a esas palabras con que empieza el film: "No estás acabado mientras tengas una buena historia y alguien a quien contársela". Escenas como el duelo entre los dos pianistas, o la composición inspirada por el amor, son sobrecogedoras. Un film a descubrir, con una magnífica interpretación de Tim Roth.

8/10
Por rumbas y a lo loco

1997 | Out to Sea

Las manías de mamá

1996 | Mother

Albert Brooks interpreta a un escritor que tiene una agitada vida sentimental. Se ha divorciado ya dos veces, y no encuentra la manera de equilibrar sus relaciones con las mujeres. Para arreglar su problema, decide comenzar de nuevo desde el principio y vuelve a su hogar para solucionar los problemas con la primera mujer que conoció en su vida: su madre. Quizá de esta manera, logre entender mejor a las mujeres, y llevar una vida normal. Pero las cosas no van a resultar tan sencillas, porque su mamá, interpretada por Debbie Reynolds, tampoco es una mamá normal. Una comedia ocurrente, escrita y dirigida por el protagonista Albert Brooks, que durante un breve período de tiempo hizo de aspirante a creador de comedias típicamente norteamericanas. Graciosa por momentos, es adecuada para espectadores poco exigentes, pero cumple su principal cometido y entretiene.

4/10
Causa justa

1995 | Just Cause

Sean Connery interpreta a un prestigioso abogado que pone en juego su carrera y su integridad física por la defensa de un condenado a muerte. Connery cree en la inocencia del condenado, interpretado por Blair Underwood, pero debe demostrarlo en un tiempo límite. Para ello deberá introducirse en un mundo confuso, en el que suceden algunos hechos inexplicables, y en el que se verá en peligro su propia familia. Un emocionante thriller que mezcla la acción real por la supervivencia, con la acción en defensa de la justicia. Sean Connery está muy convincente en su papel, al igual que Laurence Fishburne y el enigmático Ed Harris. El abogado interpretado por Connery defenderá a su cliente en un acto de orgullo, en el que complicará su propia vida.

4/10
A casa por vacaciones

1995 | Home for the Holidays

Día de Acción de Gracias. Como tantos norteamericanos, Claudia (Holly Hunter) se dispone a cumplir con la rutina anual de reunirse con su familia; esta vez, con menos ganas que nunca: a la responsabilidad de educar sola a una hija adolescente, se une la reciente pérdida de su empleo. Tendrá que convivir junto a Henry (Charles Durning) y Adele (Anne Bancroft), unos padres, ya mayores, que la quieren mucho pero que la atosigan demasiado; Tommy (Robert Downey Jr.), el hermano homosexual, bromista empedernido, que viene acompañado de un amigo; y Joanne, la hermana responsable y algo amargada, casada y con dos hijos. La tía Glady, con sus rarezas, termina de dar un aire pintoresco al cuadro familiar. Jodie Foster escoge para su segunda película como directora una historia que dibuja las no siempre fáciles relaciones familiares. Usando el personaje de Claudia como hilo conductor, mezcla los aspectos dramáticos con los propios de la comedia. El propósito: mostrar en tono positivo y esperanzado que nadie es perfecto, que en la vida familiar se presentan discusiones y diferencias, y hasta posibles entrometimientos, que a todos cuesta expresar con claridad los propios sentimientos. Esta última cuestión, la de comunicarse, está muy presente en los filmes de Foster como directora (El pequeño Tate) y como actriz (Nell, El silencio de los corderos...). Ella misma ha reconocido que le atraen «las situaciones donde no hay comunicación, donde ese instinto falla». En cualquier caso, las excentricidades y conductas inmorales de los personajes se salvan —a veces con cierto permisivismo— por el cariño con que la directora los mira. Hay un reconocimiento tácito de que esas dificultades son, al fin y al cabo, la vida misma, y que no hay que darles más importancia de la que tienen; también el tiempo se presenta como medicina capaz de desdibujar los malos tragos para dejar presentes, en cambio, los recuerdos entrañables del pasado. Aunque con un personaje principal, la película tiene un carácter coral, con un reparto envidiable, en el que resulta difícil destacar a alguien por encima del resto. Foster, con bastante acierto, decide permanecer detrás de la cámara, concentrándose en narrar la historia y dejando hacer a los actores dentro de unas pautas bien precisas. Así consigue un relato ágil, bien estructurado y planificado, pero a la vez insuflado de cierto aire de espontaneidad. Sin duda que el espectador se reconocerá a sí mismo y a sus parientes en algunas de las situaciones que presenta el film.

6/10
Cuando un hombre ama a una mujer

1994 | When a Man Loves a Woman

Extraordinario melodrama aclamado por la crítica y protagonizado por dos actores realmente fabulosos. Michael (Andy García) su esposa Alice (Meg Ryan) forman un apasionado matrimonio que ha luchado por formar una unida familia junto a sus dos hijas. Sin embargo, el dolor hace su entrada en escena cuando un secreto pasado de Alice comienza a cernirse de nuevo sobre ella: su tendencia al alcohol. Michael hará todo lo posible para evitar el derrumbe de una familia que se desmorona, porque sabe que cuando un hombre ama a una mujer, es para siempre. Las maravillosas interpretaciones de Andy García (Los intocables de Eliot Ness, La noche cae sobre Manhattan) y Meg Ryan (Algo para recordar, Tienes un e-mail) hacen que la temperatura de esta película alcance cotas verdaderamente altas. Una película donde el amor huye del sentimentalismo y se convierte en una realidad que supera cualquier obstáculo.

6/10
Vaya par de amigos

1993 | Wrestling Ernest Hemingway

Walter y Frank son dos ancianos que se conocen en un parque de Florida. Se puede decir que en común sólo tienen la edad, pues las formas de ser de ambos tienen muy poquito que ver; uno es un mujeriego empedernido, preocupado por la forma física y que presume de haber peleado con Ernest Hemingway: el otro, de origen cubano, es un tipo solitario al que le gusta platónicamente una camarera. Sin embargo, hay algo que une a estos dos carcas quejosos: el miedo a la soledad. Así que comienzan una relación de amistad marcada por más de una discusión. Robert Duvall y Richard Harris componen a la perfección a la pareja de gruñones tan necesitados de amistad, y con algo parecido a un amor otoñal. El film tiene un buen reparto, pero Randa Haines no acaba de dar con las deseables emociones a pesar del tono nostálgico y amable, el resultado no pasa de correcto.

5/10
Nacida ayer

1993 | Born Yesterday

Nueva versión fílmica de la obra teatral de Garson Kanin, remake de la que en 1950 fue llevada a la pantalla por George Cukor (Nacida ayer), que parece responder a la nostalgia por las comedias de antaño, en las que uno podía encontrar la diversión gracias a una buena historia, unos diálogos ingeniosos y unos actores a la altura. A Luis Mandoki (Gaby, una historia verdadera, Pasión sin barreras) la película le sale a medias. Billie (Melanie Griffith) vive con Harry, un ocupado hombre de negocios (John Goodman). Es guapa, pero ingenua e inculta. Después de hacer sonrojar a Harry en una fiesta de sociedad, comenzará a tomar clases para elevar su nivel cultural. Terminará enamorándose de su profesor (Don Johnson). El film mantiene un tono elegante, pero atraviesa más de un bache en la narración. Un error claro parece la elección de Don Johnson para interpretar al profesor: no resiste la comparación con William Holden en la versión de Cukor. Queda una película simpática, de denuncia a la corrupción en política y canto a la Constitución americana –y nunca mejor dicho en este caso lo segundo–, que se contempla con agrado, pero poco más.

5/10
Dulce Emma, querida Böbe

1992 | Édes Emma, drága Böbe - vázlatok, aktok

Emma y Böbe son dos amigas, profesoras de ruso, que comparten un modesto apartamento en Budapest. La caída del muro de Berlín hace que sus clases no interesen a nadie. Deben ponerse a estudiar inglés, y a buscar actividades complementarias para ganarse la vida, como la limpieza e incluso la prostitución. El principal interés de la historia reside en abordar, en tono realista, la situación de los países del Este tras el colapso del comunismo. Dirige el húngaro István Szabó con un didactismo algo obvio.

4/10
El imperio del mal

1991 | Mobsters

Lucky, Meyer, Bugsy y Frank son cuatro jóvenes amigos que se unen para llegar a ser 'emperadores' del submundo de la mafia. Mediante negocios turbios y entresijos entre gángsters, estos muchachos emprendedores conocerán las delicias de un ambiente que no es fácil pero que con astucia pueden llegar a manejar a su antojo. El mundo de la mafia en la piel de cuatro jóvenes interpretados por Christian Slater (Homicidio en primer grado), Patrick Dempsey (La boda de mi novia), Costas Mandylor (Bonanno) y Richard Grieco (Policía de acero). Están muy bien acompañados por el veterano Anthony Quinn y por la guapa Lara Flynn Boyle.

4/10
Cita con Venus

1991 | Meeting Venus

Un director de ópera húngaro prepara un montaje del Tannhauser de Richard Wagner, pero la tarea no es fácil, puede debe lidiar con artistas de distintas nacionalidades con un ego descomunal. El húngaro István Szabó trata de satirizar los excesos en el mundo artístico, y se diría que critica los esfuerzos imposibles de aunar a gente de cultura diversa, como si también estuviera hablando del complicado puzzle de la Unión Europea. La idea puede ser buena, pero no acaba de funcionar.

5/10
Descending Angel

1990 | Descending Angel

Thriller televisivo cuya trama sigue las investigaciones de una joven de origen rumano, llamada Irina, acerca de la historia de su padre, del cual sospecha que tuvo un pasado nazi. El argumento recuerda a La caja de música. Aunque acusa demasiado su factura televisiva, resulta interesante y el suspense está logrado. Destaca la poderosa presencia del veterano George C. Scott (Patton) y de la bella Diane Lane (Cotton Club).

4/10
Pasión sin barreras

1990 | White Palace

Un joven ejecutivo llamado Max Baron (James Spader) conoce por casualidad a Nora Baker (Susan Sarandon), una camarera algo mayor que él que trabaja en una hamburguesería de segunda categoría. No tenía por qué suceder nada y sin embargo ambos quedan prendados. Max es un publicista de éxito, infeliz tras la muerte de su esposa. Nora, por el contrario, a pesar de haber perdido a su hijo, derrocha entusiasmo por la vida, lo que contrasta con el sórdido lugar en que se mueve. Nada en los dos coincide, ni la edad, ni la clase social, ni siquiera los gustos. Sólo hay algo que les puede unir: el sexo. Pese a ser una película de pocos vuelos, Susan Sarandon da muestras del por qué de su éxito: sabe congeniar la comedia y el drama como nadie. James Spader cierra también un trabajo meritorio en esta historia pasional y diferente, de alto contenido erótico. El film cuenta con una buena ambientación y fotografía, y con una música eficaz a cargo de George Fenton.

4/10
Homer y Eddie

1989 | Homer and Eddie"

Hanussen el adivino

1988 | Hanussen

Hanussen el adivino se basa en un personaje real, con dotes de clarividencia y adivinación, que luchó en la I Guerra Mundial, y que los nazis, más tarde, trataron de explotar. De nuevo tenemos a un personaje errático, que no sabe adónde va.

6/10
Gaby, una historia verdadera

1987 | Gaby: A True Story

La historia real de Gabriela Brimmer, una poetisa mexicana tetrapléjica que ayudada por su nana indígena Florencia logro desarrollar sus capacidades artísticas y luchar por los derechos de los discapacitados. Luis Mandoki entrega una historia de coraje donde destacan las dos actrices que dan vida a estos personajes, Rachel Chagall y Norma Aleandro. Esta última fue nominada al Oscar por su excelente trabajo. 

6/10
Coronel Redl

1985 | Oberst Redl

Durante la etapa de decadencia del imperio austrohúngaro, Alfred Redl ingresa en el ejército y en pocos años asciende meteóricamente a coronel. Le asignan a los servicios de contraespionaje, donde ejercerá una impecable labor. Pero oculta su condición de homosexual, lo que será el detonante de su estrepitosa caída. El prestigioso director húngaro István Szabó (Conociendo a Julia) adapta una obra de teatro de John Osborne, a su vez inspirada en la trágica historia real de un espía austríaco.

6/10
Mephisto

1981 | Mephisto

¿Es posible para un actor ejercer su arte, cerrando los ojos a una ideología nefasta, que está empezando a dominar el país? Es la actitud que adopta el célebre Hendrik Hoefgen en Mephisto: llevarse bien con los nazis (aun a costa de ser usado como objeto propagandístico), mientras hace papeles como el muy simbólico de  Mefistófeles.

7/10
La confianza

1980 | Bizalom

Durante los años de la Segunda Guerra Mundial, un hombre y una mujer simulan ser esposos para sobrevivir. La obligada convivencia intensifica la relación, puede que estén enamorados. Cuando acabe la contienda deberán decidir qué hacer con sus vidas. Intenso drama del húngaro István Szabó, fue candidata al Oscar a la mejor película extranjera, además de recibir un premio a la dirección en el Festival de Berlín.

6/10
Adopción

1975 | Örökbefogadás

6/10
El atardecer

2007 | Evening

Ann se muere. Anciana postrada en el lecho del dolor, cuida de ella una enfermera, y la atienden también sus dos hijas, Connie, feliz madre de familia, y Nina, que vive con su novio, pero, insegura, se siente incapaz de dar el sí definitivo. Como entre delirios en esa etapa final, Ann habla de Harris, un antiguo novio, del que las hijas ignoraban su existencia. Y se agolpan los recuerdos de cierto fin de semana en una preciosa mansión junto al mar, casi medio siglo atrás, cuando fue la dama de honor de su amiga Lila, una joven de la alta sociedad, a punto de casarse. Se entrecruza la narración de lo acontecido entonces, las dudas sobre la conveniencia de ese matrimonio en ciernes, y los amores imposibles por las barreras sociales, con las historias del presente de las dos hermanas. El director de fotografía húngaro Lajos Koltai debutó el pasado año como director a secas con Sin destino, un notable drama sobre el holocausto. Ahora, en su primer film en inglés, insiste en la vertiente dramática adaptando una novela de Susan Minot, convertida en guión por ella misma y el también novelista (y guionista) Michael Cunningham. La estructura narrativa es impecable, son suaves y adecuadas las idas y venidas del presente al pasado, y viveversa. Y sirven para construir muy sólidamente el andamiaje de las cuitas amorosas. En el pasado tenemos la novia que ama al hijo del ama de llaves, médico; la amiga que también se enamora de él; el hermano indolente que esconde unos sentimientos más complejos; los padres, que desean la boda perfecta; y un hecho traumático, que va a marcar a todos, y que está muy bien utilizado por cierto "regate" inesperado; en el presente está la agonizante; la hija feliz, aunque cansada, y la hija infeliz, a la que la noticia de que está en estado podría salvar. Porque alrededor de la bien trabada maraña de relaciones y afectos, sobresale el amor maternofilial, preciosamente descrito en sus múltiples manifestaciones, y que ayuda a sobrellevar cualquier situación: los errores son menos errores, si es que lo son, se viene a decir, porque están los hijos. Es verdad que se juega la carta de la fatalidad, a la que tanto partido dramático se puede sacar, pero a cambio conviene señalar la honestidad de un subrayado poco habitual, el de que en esta vida hay que saber pasar página, y que las cosas no tendrían porque haber sido necesariamente mejores si hubieran discurrido de otra forma. Koltai demuestra una gran madurez narrativa, y logra una magnífica dirección de actores. Está claro que en el pasado hacía algo más que iluminar y preparar los movimientos de cámara (lo cual no impide que aquí, también, la fotografía sea excelente). Capítulo aparte merece el reparto, perfecto. Ésta es de esas películas que justificarían la creación de una nueva categoría de Oscar, al mejor reparto. Porque los intérpretes, mayoritariamente femeninos, son una delicia. Resulta obligado mencionar a todos: desde Vanessa Redgrave y Natasha Richardson (madre e hija, en la pantalla, y en la vida real), a Meryl Streep y Mamie Gummer (madre e hija de verdad, dan vida al mismo personaje, adulto y joven), pasando por Claire Danes, Toni Collette, Glenn Close y Eileen Atkins. Y aunque los chicos tengan menos papel, obligado es citar a Hugh Dancy, en el personaje clave de Buddy, el hermano de Lila, y a Patrick Wilson, el que enamora a todas.

7/10
Sin destino

2006 | Sorstalanság

El horror del genocidio nazi ha dado pie a grandes películas como La lista de Schindler y El pianista, y en un estilo muy diferente, La vida es bella y ‘Maus’, el sorprendente cómic ganador del Pulitzer de Art Spiegelman. Estos títulos han dejado tan alto el listón, que retomar este asunto se antoja un reto difícil de acometer. Supera la prueba con nota el prestigioso director de fotografía húngaro Lajos Koltai (Conociendo a Julia, La leyenda del pianista en el océano), habitual de los films de István Szabó, que en su debut como cineasta adapta la novela homónima y prácticamente autobiográfica de su compatriota Imre Kertész, deportado a Auschwitz en 1944 y galardonado con el premio Nobel de Literatura en 2002. El propio Kertész se ha encargado de escribir el guión. La novedad con respecto a aproximaciones anteriores al Holocausto es que se aborda desde el punto de vista de Gyorgy Köves, un adolescente de catorce años de Budapest, que se ve obligado a madurar de golpe cuando su padre le anuncia que debe abandonar el hogar porque los nazis le trasladan a un ‘campo de trabajo’. Tras la dura separación familiar, que los personajes ven de forma esperanzada a pesar de todo, Gyorgy es apresado un día en plena calle por los nazis con otros judíos e introducido en un tren que le traslada a un campo de concentración. Como era de esperar, a Koltai le interesa mucho la parte visual. Ha colocado como directora de fotografía a otra húngara, Gyula Pados, que ofrece una estética pictórica de gran belleza. A pesar de que nunca lo había hecho, Koltai dirige muy bien a actores tan solventes como Marcell Nagy, el joven protagonista y Daniel Craig –en un rol bastante secundario como sargento estadounidense–, que rodó esta película antes de ser elegido como nuevo James Bond. Koltai acierta al prescindir de secuencias explícitas de violencia. Las ejecuciones masivas en la cámara de gas con las que Spielberg  ponía los pelos como escarpias a los espectadores están presentes en esta ocasión fuera de campo. El film muestra una sucesión de escenas cotidianas, que suelen acabar con un fundido en negro y describen la rutina degradante y terrorífica de los personajes. La opera prima de Koltai muestra con hondura el valor de la autoconfianza para sobrevivir a situaciones extremas. Las valiosas lecciones de un altruista compañero en una de las secuencias clave hacen que el protagonista se conciencie de la necesidad de mantener la dignidad y sobre todo voluntad y razones para vivir, si es que realmente desea salir adelante. El film no oculta la parte más oscura del ser humano en secuencias tan escalofriantes como la del guardia húngaro que se acerca al tren de los deportados para sacar tajada. Se aprecia además cierto desencanto en el epílogo –una de las partes más novedosas–, y que habla, ya superado el conflicto, de la insolidaridad de la sociedad húngara y del bloque soviético. Pero a pesar de todo, el film es un emotivo canto a la esperanza.

7/10

Últimos tráilers y vídeos