IMG-LOGO

Biografía

Louis Silvers

Louis Silvers

Louis Silvers

Premios: 1 (más 1 premios)

Ganador de 1 premio

Oscar
1935

Ganador de 1 premio

Filmografía
Es mi hombre

1939 | Rose of Washington Square

Escrita por Nunnally Johnson, se trata de un thriller con aportaciones musicales, que cuenta con una atractiva pareja protagonista, Alice Faye y Tyrone Power. Su acción se desarrolla en el Nueva York de los años 20, donde una cantante se enamora de un delincuente. Entre las canciones destacan conocidos temas como “California, Here I Come” y “Funny Lady”. En una breve intervención encontramos al legendario artista de jazz Louis Prima (1910-1978), todo un portento en el uso de la batería. En realidad la historia era un biopic encubierto sobre la cantante norteamericana Fanny Brice (1891-1951), una estrella del cine, teatro y cabaret, cuya popularidad fue notable en los espectáculos de Ziegfeld y cuya auténtica vida fue llevada al cine en Funny Girl (1968). A la propia Fanny no le gustó nada cómo se trató su vida privada en Es mi hombre, por lo que demandó a la Fox en un polémico caso que llegó a dilucidarse en los tribunales.

5/10
Tierra de audaces

1939 | Jesse James

Biografía del mítico forajido Jesse James, el más famoso pistolero del Oeste, encarnado por el excelente actor Tyrone Power (El signo del Zorro). Tras la muerte de su madre a manos de pistoleros contratados por el ferrocarril, los hermanos James se disponen a vengarse. Tras consumar la venganza, están al otro lado de la ley, por lo que inician una carrera criminal a base de atracos de bancos y trenes. Henry King es uno de los más sólidos profesionales del Hollywood clásico. Así lo demuestran títulos como La canción de Bernadette o El pistolero. En esta ocasión cuenta con un soberbio reparto en el que sobresalen Henry Fonda (Las uvas de la ira) y Randolph Scott (Tras la pista de los asesinos).

6/10
La baronesa y el mayordomo

1938 | The Baroness and the Butler

Película que provocó más de un disgusto a los productores ya que, debido a la frágil situación que atravesaba Europa, fue prohibida en algunos países. Y es que, sin proponérselo, Hollywood no hacía más que mostrar tópicos y cuchufletas de un país como Hungría, donde se desarrolla la acción. Allí, la hija del Primer Ministro se enamora de su mayordomo que, para más problemas, es un líder opositor a la política del gobierno. El film se basa en una obra teatral de Leslie Bush-Fekete, que fue filmada en auténticas localizaciones húngaras. Una de las primeras películas americanas de la sofisticada estrella francesa Annabella (1909-1996), que había debutado en el magnificado Napoleón de Abel Gance (1927), prosiguiendo después una exitosa carrera en el cine de su país, para pasar a mediados de los 30 al cine americano. En Hollywood no pasaría de ser una secundaria de exótica belleza, adquiriendo la fama que le faltaba al casarse con Tyrone Power. Tras intervenir en dos películas españolas como Don Juan, de José Luis Sáenz de Heredia (1950) y Quema el suelo, de Luis Marquina (1952), acabaría retirándose de la profesión.

5/10
Kentucky Moonshine

1938 | Kentucky Moonshine

Un trío de indomables cómicos de Manhattan deciden abandonar la ciudad debido a que los medios de comunicación no se hacen eco de su trabajo. Junto a una joven en similares circunstancias, marchan a Kentucky, donde son descubiertos por un locutor de radio que cree que su espectáculo es digno de llegar al gran público. De ahí que los lleve de nuevo a Nueva York. Nueva película para mayor gloria de los Hermanos Ritz (que no tienen nada que ver con el hotel), donde se ven acompañados por John Carradine. A destacar en esta ocasión las canciones con el nombre de la ciudad de su título y que se interpretan a lo largo del metraje, como por ejemplo: “Moonshine Over Kentucky” escrita por Lew Pollack y Sidney D. Mitchell, y “Kentucky Opera” de Sidney Claire y Jule Styne.

3/10
Por otro querer

1938 | Always Goodbye

Intento por parte de la 20th Century Fox de repetir el éxito que Barbara Stanwyck había obtenido en la United Artists con el melodrama Stella Dallas (1937). Su papel en esta ocasión era el de Margot Weston, una mujer sin recursos económicos que había de renunciar a su hijo ilegítimo. Años después, convertida en una millonaria diseñadora de modas, lo recuperará como madrastra. La crítica ensalzó la capacidad de Stanwyck para este tipo de sufridores papeles en comentarios como los del célebre Frank Nugent en The New York Times: “Ella tiene en el reparto a Cesar Romero para divertirla, a Herbert Marshall para llorar en su hombro y a Ian Hunter para rodearla con sus brazos”. El film era una nueva versión de Toda una mujer, dirigida por Gregory LaCava en 1933.

6/10
I'll Give a Million

1938 | I'll Give a Million

Las nuevas versiones americanas de películas de éxito europeas no son una novedad. Hollywood lo viene haciendo desde el comienzo de su historia. No hay más que fijarse en este título, dirigido por Walter Wang, que proviene del largometraje italiano Darò un milione, de Mario Camerini (1936), basado en una trama de Giaci Mondaini. En ella, un millonario desencantado de la poca humanidad de la gente, salva del suicido a un hombre si hogar y, a partir de este hecho, tiene una feliz ocurrencia: se hará pasar por un vagabundo y dará un millón a todo aquella persona que, sin saber su identidad, le trate con respeto y amabilidad. Así, toda la ciudad comienza a cuidar de los pobres. Comedia con tintes de melodrama y buenas intenciones que tuvo una discreta acogida. Estupendo Peter Lorre como uno de los vagabundos.

5/10
Kentucky

1938 | Kentucky

Drama especialmente recordado por significar uno de los tres Oscar ganados por el gran actor de reparto Walter Brennan, entre medias de los logrados por Rivales (1936) y El forastero (1940). Su papel en esta ocasión es el de Peter Goodwin, patriarca de una familia que odia a los Dillon desde que ambos clanes se enfrentaron en la Guerra Civil. Pero surge un pequeño problema cuando su sobrina Sally (Loretta Young) se enamora de Jack, el hijo de los Dillon (Richard Greene). Además, para echar más leña al fuego en este romance imposible, Jack ayuda a Sally a formarse como jinete y participar en el derby de Kentucky. Rodada en los escenarios naturales donde transcurre la acción cuenta con una notable fotografía en Technicolor de Ernest Palmer y Ray Rennahan.

7/10
Café Metropol

1937 | Café Metropole

En París vive el norteamericano Alexis, todo un galán que se dedica a la buena vida utilizando cualquier truco con tal de no dar un palo al agua. Lo malo es que no puede hacer frente a la deuda contraída con Monseuir Lobard, dueño de un café. Así que, para poder pagarle, éste propone a Alexis que saque el dinero cortejando a una rica heredera que acaba de llegar a la ciudad. Haciéndose pasar por un aristócrata ruso, Alexis se dispone a enamorarla y sacarle el dinero, dejándola rendida a sus pies. Pero nada sale como estaba previsto. Un guión de comedia romántica escrito por el también actor Gregory Ratoff que supuso la tercera colaboración entre el director Edward H. Griffith y la estrella Loretta Young tras No More Ladies (1935) y Jóvenes enamoradas (1936).

5/10
Jóvenes enamoradas

1936 | Ladies in Love

Atrevida propuesta de la Fox, que después repetiría en cierta forma tanto con Tres ratones ciegos (1938) –también con Loretta Young en su reparto– como con el clásico Cómo casarse con un millonario (1953). O sea, de cómo tres jovencitas –Loretta Young, Janet Gaynor y Constance Bennett– deciden arreglar sus vidas para siempre buscando maridos ricos. El enredo está servido cuando la primera de ellas seduce a un aristócrata (Tyrone Power), con la mala fortuna de que ya está comprometido. Así que, desesperada, decide suicidarse con veneno, pero la dosis – ciertamente menor– es bebida por error por su amiga Gaynor, que es atendida por un atractivo doctor (Don Ameche), del que se enamora. Al tiempo que Bennett hace caer en sus redes amorosas a un hombre de negocios de mediana edad (Wilfrid Lawson).

5/10
A Message to Garcia

1936 | A Message to Garcia

Basada en un caso real ocurrido durante la guerra de Cuba entre Estados Unidos y España en 1898. En su argumento, el teniente Andrew Rowan (autor del libro en el que se basa el film y encarnado por Wallace Beery) debe entregar urgentemente un mensaje del presidente norteamericano William McKinley al líder revolucionario Calixto García. Para ello, dicho emisario contará con la ayuda de Raphaelita Maderos, hija de un acaudalado cubano. Por supuesto, cualquier parecido con una película histórica es pura coincidencia, como bien indica el personaje de Raphaelita, encarnada por Barbara Stanwyck. Sus escasos 80 minutos de metraje no le eximen de una cierta pesadez –e incomprensión– en la historia de amor entre los dos protagonistas.

3/10
La esposa anónima

1936 | Private Number

Adaptación de la obra teatral 'Common Clay', escrita en 1914 por Cleave Kinkead, y que ya había sido llevada al cine en dos ocasiones con el mismo título original de la función: en 1914 dirigida por George Fitzmaurice, y en 1930 bajo la dirección de Victor Fleming. Una historia romántica sobre diferencia de clases que tiene lugar cuando un rico aristócrata llamado Richard Winfield se enamora de una sirvienta. La familia queda horrorizada de que la chica pueda entrar a formar parte de ella, así que hará todo lo posible por impedirlo. Lo mejor lo constituye la presencia de Basil Rathbone en uno de sus típicos personajes de malvado arrogante.

5/10
Bajo dos banderas

1936 | Under Two Flags

Entretenida y a ratos divertida película de aventuras que narra la vida y amores de un soldado de la Legión Extranjera. Se trata del sargento Victor (Ronald Colman), de quien se enamora la joven Cigarette (Claudette Colbert). Pero el Major Doyle (Victor McLaglen) también la pretende y eso enemistará a los dos soldados. Entre medias andará también una aristócrata (Rosalind Russell), de quien Victor se enamorará. La guerra y el amor siempre se han llevado bien, y si la historia reúne a cuatro formidables intérpretes, como es el caso, el resultado sólo puede ser satisfactorio. Se trata de una adaptación de la novela homónima del inglés Ouida.

6/10
Crimen y castigo (1935)

1935 | Crime and Punishment

Raskolnikov, un individuo que sufre serios problemas económicos, decide asesinar a una prestamista, para quedarse con su dinero. Aunque no es de sus mejores trabajos, el austriaco Josef von Sternberg realizó una excelente adaptación de la inolvidable obra de Fiódor Dostoievski. El cineasta trasladó la acción a la época en la que rodó la película, y le dio un tono de intriga criminal, en la línea del cine negro de los años 30. Pero no quedó muy satisfecho con los resultados, pues se quejaba de que no le dejaron cambiar ni una línea del guión, que ya estaba hecho cuando le contrataron. Tampoco le dejaron dar su opinión a la hora de escoger al reparto. "Si a un director le contratan para trabajar sobre un tema, con actores que él no ha escogido, lo único que puede hacer es rodar de forma rutinaria", comentó Sternberg.

6/10
She Couldn't Take It

1935 | She Couldn't Take It

Un millonario (Walter Connolly) va a parar a prisión por evasión de impuestos. Pero en lugar de pasarlo mal, para él es un alivio poder librarse de su familia. En la cárcel traba amistad con un delincuente llamado Ricardi (George Raft), a quien propone que, al salir, dé una lección a su maleducada hija Carol (Joan Bennett). Pero Carol tiene otros planes, como fingir su propio secuestro. Deliciosa comedia, en la disparatada línea de las mejores farsas del cine mudo como demuestra su delirante escena final. Sus enredos están muy bien llevados por Tay Garnett, que maneja con destreza un reparto que, en ocasiones, pudiera parecer algo exagerado y que a otro se le hubiese ido de las manos.

7/10
Búsquenme una novia

1935 | If You Could Only Cook

Jim Buchanan es un ejecutivo de capa caída cuya novia no le ama, pero un día, conoce en un parque a Joan, una cocinera desempleada que está buscando un cocinero. Ambos deciden hacerse pasar por marido y mujer para un trabajo que requiere una pareja. Simpática comedia de William A. Seiter filmada en plena depresión norteamericana. Protagonizan la guapa Jean Arthur (Vive como quieras) y Herbert Marshall (Desayuno para dos).

5/10
Sucedió una vez

1935 | She Married Her Boss

Como su título original indica ('Se casó con su jefe'), la historia es la de Julia, secretaria de unos grandes almacenes de Nueva York, que no sabe cómo declararse a su jefe. Cuando finalmente se casan, la chica comprende que él sólo lo ha hecho por no perderla como empleada y no porque realmente esté enamorado de ella. Las cosas se complican cuando entra en escena un antiguo pretendiente de Julia, lo que provocará los celos de su marido. Ejemplar muestra de comedia americana de alto standing, con una divertida pareja central protagonista –Claudette Colbert y Melvyn Douglas–, diálogos cargados de intención y un argumento repleto de situaciones ingeniosas con afortunadas elipsis para pasar el filtro censor.

7/10
Lo que los dioses destruyen

1934 | Whom the Gods Destroy

El emprendedor empresario de Broadway John Forrester es víctima de un naufragio durante un crucero de placer. Aunque al principio muestra un gran valor salvando la vida de algunos pasajeros, en el último momento siente pánico y utiliza ropas de mujer para ser rescatado antes que otros pasajeros. Atormentado por este acto de cobardía, permanece oculto en un pequeño pueblo durante algunos años. Finalmente, regresa a Nueva York donde descubre que muchas cosas han cambiado: le consideran un héroe y su hijo es una estrella de la escena. Ahora, lo único que busca es el perdón aunque le persigan los recuerdos de los muertos en el mar. Al parecer la historia se basó en un personaje real que falleció en el hundimiento del Titanic, contando con una extraordinaria caracterización de Walter Connolly.

6/10
Sucedió una noche

1934 | It Happened One Night

Ellie Andrews (Claudette Colbert) es una millonaria algo casquivana, que está a punto de casarse con un galán que sólo pretende aprovecharse de su dinero. Su padre, Alexander (Walter Connolly), está muy enfadado con esta decisión de su hija, y no sabe qué hacer para convencerla de que abandone la idea del matrimonio con ese farsante. Durante una discusión en el yate familiar, la alterada Ellie salta por la borda y escapa. Coge un autobús hacia Nueva York, donde ha quedado en reunirse con su novio. Pero en el camino se encuentra con el periodista Peter Warne (Clark Gable), que acaba de quedarse sin trabajo. Warne la reconoce enseguida y decide seguirla para conseguir la exclusiva de la historia de la fugitiva millonaria. Esta comedia pertenece a un estilo que se puso de moda en los años 30, conocido con el nombre de screwball comedy. Una mezcla de acción, humor, amor y situaciones algo disparatadas, que entretienen al espectador desde el principio hasta el final. Con ella, Frank Capra consiguió un éxito enorme. Capra no abandona esa visión crítica velada de la sociedad norteamericana, mostrada siempre en un tono positivo y con un talante optimista. La relación entre los personajes interpretados por Colbert y Gable cuenta con algunas escenas memorables. Se trata de la primera película en la historia de los Oscars que consiguió los cinco premios más importantes: los de mejor película, actriz, actor, director y guión. Después Capra rodaría El secreto de vivir (1936), Vive como quieras (1938), Caballero sin espada (1939) o ¡Qué bello es vivir! (1946).

8/10
The Second Floor Mystery

1930 | The Second Floor Mystery

Comedia de misterio dirigida por Roy del Ruth y cuya acción tiene lugar en Londres. Allí, Marion ha estado manteniendo una relación por correspondencia con un hombre llamado Geoffrey, a través de las secciones de contactos de los periódicos. En sus misivas, ella se hace llamar Lady Grapefruit (Lady Uva) y él atiende por Lord Strawberries (Lord Fresa). Cuando un hombre aparece asesinado, ellos pasan a ser los principales sospechosos. Sus protagonistas, Grant Withers y Loretta Young, se enamoraron durante el rodaje de la película. El escándalo surgió cuando la prensa se hizo eco de que, mientras él tenía 26 años, la actriz todavía era menor de edad, tan sólo 17 años. La Warner aprovechó la coyuntura para dar publicidad a su siguiente film – que volvía a reunir a la pareja- y cambió el título de 'Broken Dishes' ('Vajilla rota') por el más oportuno Too Young To Marry ('Demasiado joven para casarse'), dirigido por Mervyn LeRoy.

4/10
El barquero

1928 | The Barker

Nifty Miller, propietario de una caseta de feria de un carnaval, pretende que su hijo Chris se forje un futuro mejor y se convierta en abogado. El muchacho se encuentra indeciso y, para colmo, una guapa joven llamada Lou, se cruza en su camino. Una de las películas que representaba el paso del mudo al sonoro. Está dirigida por George Fitzmaurice (Lilac Time, Mata Hari) e interpretada por Douglas Fairbanks Jr. (Hampa dorada (1931))y Milton Sills.

5/10
El cantor de jazz (1927)

1927 | The Jazz Singer

Título histórico de la Warner, por la novedosa incorporación del sonido. Nada volvería a ser lo mismo en el mundo del cine tras el sistema de grabación del disco Vitaphone. Algunos nostálgicos se resistirían, otros descubrirían que su voz o su acento quedaban invalidados. El film adapta una obra de Broadway de Samson Raphaelson sobre una familia judía con tradición rabínica, donde un componente del clan decide convertirse en cantante de jazz. Su padre lo verá como una deshonra a la familia y a Dios. Es célebre la frase de la película "No has oído nada todavía".

6/10
Las dos tormentas

1920 | Way Down East

Melodrama de exacerbado romanticismo, firmado por el maestro David W. Griffith. Cuenta las desgracias padecidas por Anna Moore, una joven que vive modestamente junto a su madre. Con intención de conseguir alguna ayuda económica visita a unos parientes ricos de la ciudad, que no le prestan excesiva atención. Sí lo hace el incorregible mujeriego Lennox Sanderson, que la seduce y le engaña con un simulacro de boda. Cuando ella queda encinta, el otro pone sus cartas bocarriba y descubre la farsa. De modo que, tras la muerte de la madre y del bebé recién nacido, Anna se encuentra sola en el mundo. Sin saber qué hacer, tiene la buena fortuna de ser acogida en su granja por la familia Bartlett, que desconoce su pasado. Y el hijo, David, se siente atraído por ella. Lo que complica las cosas es un vecino inesperado: el rufián Lennox. Griffith consigue que esta historia rebosante de sentimentalismo interese en todo momento: sus modos narrativos tienen fuerza, y los actores, sobre todo Lillian Gish y Lowell Sherman, entregan unas poderosas interpretaciones, la primera como mujer desvalida, acostumbra a los padecimientos, y el otro como villano al que en algún momento asaltan los remordimientos. Especialmente memorable resulta toda la secuencia de la tormenta, cuando una Anna desvanecida sobre un bloque de hielo es arrastrada por las aguas, y su fiel enamorado David salta de bloque en bloque acudiendo al rescate.

7/10

Últimos tráilers y vídeos