IMG-LOGO

Biografía

Luis Brandoni

Luis Brandoni

80 años

Luis Brandoni

Nació el 18 de Abril de 1940 en Dock Sud, Avellaneda, Buenos Aires, Argentina
Filmografía
4x4

2019 | 4x4

Un lujoso 4x4 está aparcado en un barrio como tantos de Buenos Aires. Un joven entra en él para robar. Pero cuando quiere salir, no puede. Las puertas no responden, los vidrios tampoco, el 4x4 es un bunker blindado. La situación es desesperante: está encerrado. Alguien desde afuera tiene el control del vehículo y parece tener un plan.

El cuento de las comadrejas

2019 | El cuento de las comadrejas

Desde hace cuarenta años, Mara Ordaz, estrella de la época dorada del cine argentino, vive retirada en una impresionante mansión, anclada en el tiempo, rodeada de una extensa parcela. Le acompañan su marido, el actor de poco éxito reconvertido en pintor Pedro de Córdova, el realizador Norberto Imbert, autor de las películas más importantes de Ordaz, y el guionista habitual de éste, Martín Saravia. El cuarteto vive alternando cierta beligerancia entre ellos y algo de armonía, hasta que su vida se ve alterada por la llegada de Francisco y Bárbara, dos automovilistas en apuros, que reconocen a Ordaz. La maldición del Oscar ha afectado a Juan José Campanella, que tras triunfar en la categoría de película extranjera con la impecable El secreto de sus ojos llevaba diez años sin dirigir un largometraje con actores de carne y hueso, centrándose en numerosísimos episodios televisivos, y en el film de animación Futbolín. Para su regreso ha elegido curiosamente un remake un tanto libre de Los muchachos de antes no usaban arsénico, de José Martínez Suárez, título considerado de culto en su país, pues se estrenaba en 1976, justo antes del golpe militar. El film deja claro que el argentino –también coguionista – ha escogido este proyecto sobre todo para divertirse, pues se trata de un sentido canto de amor al cine, que homenajea al original, del que se declara ferviente admirador, y a numerosas películas de antes, como El crepúsculo de los dioses, el film de intriga La huella y las comedias repletas de humor negro de Ealing, como El quinteto de la muerte. Introduce con mucha gracia numerosos elementos metacinematográficos, y se toma a broma a sí mismo, a su film estadounidense El niño que gritó puta, y hasta a la estatuilla dorada. Todo esto no quita que el espectador no enterado, que no capte las referencias, pueda disfrutarla con agrado, sobre todo por sus eficaces giros. Retrato del enfrentamiento intergeneracional, en un mundo despiadado donde sólo triunfa el más fuerte, proclama que la veteranía es un grado, y advierte de que no se puede subestimar al adversario por su edad, ni relegar al olvido a los ancianos. Abundan las réplicas mordaces, y el humor negro, y pese a que el noventa por ciento de la trama transcurre en la misma mansión, algunos planos resultan brillantes, como el del rostro de la joven Mara Ordaz proyectado sobre ella misma de anciana. Quizás tenga un tono demasiado teatral y grandilocuente, y baja un poco el nivel hacia el tramo final, pero esto no desmerece el conjunto. A Campanella se le da muy bien sacar oro del escogidísimo reparto. Destaca Graciela Borges, como Mara Ordaz, una nostálgica Norma Desmond, con su escalera y todo. Pero no desentonan Óscar Martínez (el realizador), Marcos Mundstock (el guionista), Luis Brandoni (el marido), Nicolás Francella, hijo del actor Guillermo Francella, habitual de Campanella, un agente inmobiliario, y la española Clara Lago, socia de éste, que está mejor que nunca, hasta se ha trabajado a la perfección el acento argentino (al igual que en Al final del túnel).

7/10
La odisea de los giles

2019 | La odisea de los giles

Una amable película que viene a decir que algunos ladrones sí son gente honrada. Adapta “La fábrica de la Usina”, una novela de Eduardo Sacheri que se hizo acreedora del Premio Alfaguara en 2016. Y en el seguimiento de un esquema de película de robos perpetrado por “no-profesionales”, sigue las pautas de filmes como Atraco a las tres y Granujas de medio pelo, y en su deuda a los clásicos cinematográficos del subgénero, se permite una justa cita a Cómo robar un millón y..., del gran William Wyler. En una población rural cercana a Buenos Aires, un grupo de giles –termino para designar a la buena gente, trabajadora, tal vez algo ingenua...–, liderado por Fermín Perlassi, vieja leyenda del fútbol local, suman fuerzas y dinero para formar una cooperativa agrícola aprovechando los silos e instalaciones de una explotación abandonada. Unos pocos dólares aquí y otros pocos allá devienen en cantidad suficientemente importante para ser depositada en la caja de seguridad de un banco. Cuando el director de la entidad aconseja a Perlassi ingresar el dinero en una cuenta para obtener el crédito que necesitan para realizar toda la inversión, se produce el corralito de 2001 que afectó a toda Argentina, y pierden todo lo que que tenían. No es la única desgracia que se produce, y el disgusto de todos es mayor cuando se enteran de que han sido estafados, el director del banco y uno de sus clientes más importantes, Fortunato Manzi, sabían lo que se avecinaba. Un año después, un cúmulo de circunstancias les lleva a un descubrimiento excepcional: Manzi ha excavado una cámara de seguridad en medio del campo, donde oculta todo el dinero robado. Trazarán entonces un plan para hacer justicia. Sebastián Borensztein, responsable de títulos de interés como Un cuento chino y Capitán Kóblic, dirige y coescribe el film con el autor de la novela, y volviendo a contar con Ricardo Darín como productor y en el capítulo interpretativo, aunque aquí integra un reparto bastante coral, es protagonista pero menos. La narración se hace amable de cabo a rabo gracias a la dignidad y decencia de los personajes, divertidos y con rasgos entrañables, desde los hermanos tan contentos con sus teléfonos móviles, al antiguo zapador del ejército, pasando por el hijo que necesita independizarse de la madre y volar por su cuenta, o el otro que deja sus estudios para ayudar en casa tras las crisis, o al anarquista de boquilla al que encarna Luis Brandoni. Y por otro lado, está bien trazada y explicada la peripecia de quienes, estudiando bien las cosas, roban a un ladrón y merecen lo mejor por ello.

7/10
Mi obra maestra

2018 | Mi obra maestra

El galerista Arturo Silva y su íntimo amigo el pintor Renzo Nervi han formado desde hace años una sociedad de éxito. Sin embargo, la paciencia del galerista está llegando a su fin: la obra de Nervi se ha devaluado desde hace el tiempo pero el artista se niega a renovarse, a escuchar, a seguir el gusto de los clientes, por lo que la ruina está a la vuelta de la esquina, lo cual puede arrastrar también a Arturo. Sin embargo, un suceso inesperado llama a la puerta. Comedia argentina con participación española vía Mediapro, que indaga en el mundillo del arte, en sus fraudulentos usos, en sus chanchullos y tejemanejes, en los caprichos y egoísmos de los artistas, a través de las aventuras de dos compadres caraduras que encuentran el medio de sacar tajada en época de crisis. Aunque tiene minutos brillantes y se saca lustre a muchas situaciones humorísticas, estamos ante una película irregular: por un lado tienen gracia –y mucha, en ocasiones– los gags continuos que genera el carácter arisco e intratable del pintor, capaz de sacar de sus casillas a su amigo galerista, pero es claro que el discurso narrativo atraviesa severas depresiones y la trama deriva en inconsistente, suturada con brochazos cuando no hay más remedio. Y el desenlace, ligerito, no convence. El guión de los hermanos Gastón y Andrés Duprat funciona por tanto en su planteamiento, pero el resultado final queda por debajo de otros de sus trabajos como El ciudadano ilustre o El hombre de al lado. Mima asimismo a los personajes protagonistas, unos Guillermo Francella y Luis Brandoni muy convincentes, que saben sacar chispa a los diálogos ocurrentes y llenos de humor, a veces negro, pero descuida sin duda a los secundarios, especialmente el personaje interpretado por el español Raúl Arévalo, cuya presencia en el film no tiene mucho sentido y huele a simple concesión de la producción. Por lo demás, Mi obra maestra se ríe de ciertos tópicos progres y pseudoartísticos que denuncian la falsedad del mercado y la tiranía de las modas, para concluir lo que ya sabíamos todos: al final sólo importa el dinero.

5/10
Sólo se vive una vez

2017 | Sólo se vive una vez

Leo (Peter Lanzani) lleva a cabo pequeñas estafas con ayuda de una amiga, quien seduce a tipos desprevenidos, mientras Leo graba los encuentros. Pero ambos se meterán en un buen lío cuando en plena faena unos gángsters aparecen en escena y exigen al “cliente” que firme la patente de un invento que les hará millonarios. Sin embargo, Leo se las apaña para escapar con el documento en su poder, por lo que será perseguido a muerte. Comedia de acción coproducida por Argentina y España que ofrece una disparatada aventura gansteril tan ligera como medianamente entretenida. Tras algunos trabajos para la televisión Federico Cueva debuta en el cine gracias al estrambótico guión de Sergio Esquenazi, que retrata a un grupo de personajes de lo más variopinto, para dar lugar a una historia que tiene mucho de esperpéntica. La mezcla entre judíos y cristianos da lugar, claro, a algunos gags que tienen su gracia, pero lamentablemente se acaba abandonando esa confusión inicial en pro de la acción. Además, lo inverosímil de muchas situaciones resta empaque al conjunto. Junto al buen ritmo de la historia, hay en Sólo se vive una vez un esfuerzo por entregar efectos especiales eficaces, aunque el exceso (esa querencia por las explosiones) tiene como consecuencia el remarcar que estamos muy cerca de la pura parodia. Esta sensación queda bien apuntalada por el caricaturesco retrato de los criminales, comenzando por un Gérard Depardieu de lo más rectilíneo, seguido por el graciosete Santiago Segura y subrayado sobre todo por un Hugo Silva totalmente desfasado, aunque siga demostrando que tiene talento innato para la comedia.

4/10
La suerte en tus manos

2012 | La suerte en tus manos

Uriel está separado y tiene dos niños. Regenta una financiera y le encanta el póker. Mujeriego sin amor, decide hacerse una vasectomía, justo en el momento en que vuelve a cruzarse Gloria, de quien estuvo enamorado. Resurgirá la chispa, y Uriel no quiere perder lo que ya extravió en otra ocasión, pero le cuesta sincerarse con Gloria, hasta el punto de idear la fantasía de que es productor musical. Entretanto Gloria trata de superar la muerte de su padre, no está satisfecho con su actual novio, y está determinada, al menos hasta ahora, a no tener hijos. La suerte en tus manos es una irregular película del argentino Daniel Burman, responsable de títulos como El abrazo partido y El nido vacío. Supone el debut en la interpretación del cantante y compositor Jorge Drexler, que aguanta el tipo encarnando a una persona insegura, que todo lo necesita consultar con su psiquiatra; sin duda hay química con Valeria Bertuccelli, mujer amargada que podría recuperar las ganas de vivir. Y secundarios como Norma Aleandro y Luis Brandoni son garantía de nivel actoral. Lo que claramente falla en La suerte en tus manos es el guión coescrito por Burman y el debutante Sergio Dubcovsky. No tanto por la combinación de elementos dramáticos y de comedia, que más o menos funcionan, como por una verdadera acumulación de elementos innecesarios y personajes “florero”, que no aportan nada a la historia, y una continua verborrea de los personajes, que acaba cansando. Se agradece la reflexión sobre las elecciones equivocadas y las cosas que verdaderamente importan, pero tal reflexión viene servida sin la deseable consistencia. También resulta algo gratuita la puesta en escena de Burman, sobre todo en su arranque, con un montaje de planos brevísimos, en algunas escenas sincopado, que acaba siendo irritante.

4/10
Quiéreme

2007 | Quiéreme

Como la protagonista de Deliciosa Martha, o de Sin reservas, su remake americano, Pancho, protagonista de esta película, es un cocinero de prestigio, con una vida personal desastrosa, que de repente tiene que hacerse cargo de una niña inesperada que le humanizará. A partir de ahí se acaban las similitudes. La niña en cuestión resulta ser nieta de Pancho. A éste le abandona su novia porque descubre que le ha ocultado absolutamente todo sobre su pasado. Como consecuencia de esto, su suegro, que había pagado la casa en la que ambos vivían, le pone de patitas en la calle, amenazándole en plan mafioso. Así que Pancho acaba viajando a España, para encontrar a la madre de la criatura, que ha desaparecido sin dejar rastro. Beda Docampo Feijóo es autor de películas poco conocidas, como El marido perfecto, Buenos Aires me mata y El mundo contra mí. El cineasta nació en Galicia, aunque se crió en Argentina, por lo que era el director ideal para esta coproducción entre España y Argentina que transcurre a caballo entre los dos países y que tiene un reparto formado por actores de lo mejor de cada casa. Buenas intenciones no le faltan a Docampo Feijóo, que logra un tono amable y alterna secuencias de enorme dramatismo, con momentos divertidos. De esta forma hace llevadera una historia poco original, sobre un impresentable maduro que se comporta casi como un adolescente, y que empezará a darse cuenta de las cosas importantes de la vida gracias a su relación con la niña. Pero algunos hallazgos se diluyen por ciertos excesos de sentimentalismo o por la diferencia de nivel entre los actores. Mientras los veteranos Darío Grandinetti, Juan Echanove, Carlos Hipólito y Ariadna Gil muestran su buen hacer, la joven Kira Miró nunca resulta creíble.

5/10
No sos vos, soy yo

2004 | No sos vos, soy yo

Javier es un cirujano que parece tener una vida perfecta, gracias a María, una novia muy enamorada de él, y con la que planea casarse, y a una profesión, la medicina, que le hace estar muy cotizado. De hecho, la pareja piensa trasladarse de Argentina a Miami, con idea de seguir prosperando, y ella se adelanta para ir haciendo los preparativos, inmediatamente después de la boda. Pero algo raro pasa, y María se lía con otro hombre. Así que Javier se queda compuesto y sin esposa. La depresión ante el plantón es tal, que acude al psiquiatra en busca de ayuda. La compra de un perro gran danés, y los paseos con él le ayudarán a distraerse un poco, y tal vez a conocer a alguien muy especial. Y hasta quizá, después de dar muchos tumbos, llegue a madurar. Historia tragicómica, narrada en primera persona, en lo que se diría una situación ‘woodyalleniana’ planteada a la argentina. Con un humor algo negro y pesimista acerca de los vericuetos por los que suele discurrir una relación amorosa, el film describe a un personaje con complejo agudo de Peter Pan, que se verá obligado a entrar en la edad adulta. Los gags acerca del concepto ‘intento olvidar, pero no puedo’, arrancan con facilidad las risas, gracias al trabajo del protagonista, Diego Peretti, y al personaje de psiquiatra de Marcos Mundstock, uno de los componentes del célebre grupo humorístico Les Luthiers. Entre las canciones de la película, se puede escuchar a Jorge Drexler, flamante ganador del Oscar por Diarios de motocicleta, y a Andrés Calamaro.

5/10
Los pasos perdidos

2001 | Los pasos perdidos

Mónica tiene veinte años y vive en España con sus padres, que emigraron de la Argentina cuando ella era chica. Su vida es normal, hasta que aparece un hombre llamado Bruno que la hará descubrir su verdadera identidad.

Esa maldita costilla

1999 | Esa maldita costilla

Cuatro mujeres, cuatro vecinas. Cada una de ellas desean encontrar al hombre de sus sueños. Una noche deciden salir junas a divertirse. Juan el taxista que las lleva escucha atentamente la conversación de las cuatro vecinas sobre como serían sus hombres ideales.

Frontera Sur

1998 | Frontera Sur

Curiosa película de Gerardo Herrero, con toque de realismo mágico. Pintan las andanzas de un inmigrante español y su hijo en Argentina, donde traban amistad con un músico alemán. También mantienen buena relación con una mujer que regenta un prostíbulo, que como el protagonista tiene la facultad de ver a un fantasma.

4/10
El sueño de los héroes

1996 | El sueño de los héroes

Emilio Gauna ha ganado a las carreras e invitado a su barra de amigos a vivir una juerga de varios días. Al finalizar, busca reconstruir varios hechos que permanecen ocultos en su memoria por culpa del alcohol o por otras razones que no alcanza a dilucidar. Ilustre precedente, en tono dramático, de la comedia Resacón en Las Vegas. Buen trabajo del reparto.

4/10
100 veces no debo

1990 | 100 veces no debo

Los problemas del personaje que encarna Andrea del Boca comienzan cuando sus padres se enteran de que ella está embarazada.

Esperando la carroza

1985 | Esperando la carroza

Tras la muerte de su madre, tres hermanos se pelean por la herencia. Esta comedia sobre la hipocresía, que llega a España con veinte años de retraso, es uno de los grandes éxitos del cine argentino de todos los tiempos.

4/10
Darse cuenta

1984 | Darse cuenta

Drama hospitalario que se convierte en una metáfora de la Argentina de los 80, se trata del film más logrado de Alejandro Doria. La relación entre un médico y su joven paciente sin ganas de vivir supone todo un canto a la esperanza que nunca recorre el camino de la lágrima fácil. Se hace un uso muy inteligente de la canción "La maza" de Silvio Rodríguez.

6/10
Juan que reía

1976 | Juan que reía

Juan Libonatti, un vendedor de vinos finos, desea ascender en la empresa en donde trabaja. Su auto, un flamante Citröen, será una herramienta fundamental para vender más vinos en menos tiempo y poder escalar posiciones. Pero un día se lo roban y él no había pagado la cuota del seguro. Ese será el comienzo de una tragedia que lo llevará a la autodestrucción.

La tregua

1974 | La tregua

Es la historia de un oficinista cincuentón que vive un amor con una compañera de trabajo mucho menor que él.

La Patagonia rebelde

1974 | La Patagonia rebelde

La gran ruta

1971 | La gran ruta

Comedia picante que tiene como escenario un hotel de carretera para citas. Bastante previsible en sus bromas.

2/10

Últimos tráilers y vídeos