IMG-LOGO

Biografía

Luis Villanueva

Luis Villanueva

Luis Villanueva

Filmografía
Año de Gracia

2012 | Any de Gràcia

David es un joven de pueblo, que se va a estudiar Bellas Artes a Barcelona, se independiza al fin de sus desastrosos padres. Pero va a ser dependiente de quien le aloja, Gracia, una anciana que le acoge a cambio de que ayude en la casa, siguiendo un programa social del ayuntamiento. En la convivencia surgen los roces, pues David tiene ansias de libertad, y Gracia, además de arrastrar bastantes manías, aplica sus particulares reglas.Ventura Pons sigue rodando a buen ritmo, pero la pregunta que surge es si lo que rueda merece la pena y tiene público. Con un guión coescrito con Carme Morell y Jaume Cuspinera, entrega una historia iniciática bastante superficial de joven que ingresa en la vida adulta, chocando con el decepcionante mundo de los adultos que fallan y entregan una envenenada herencia. Año de gracia centra el tiro en el choque generacional entre David y Gracia, y a ello se suma el empuje desbordante del protagonista, con su deseo de ligar con Noa, la chica más guapa e interesante de la clase.Los actores hacen un trabajo correcto, no podía ser menos teniendo a la veterana Rosa Maria Sardà en el reparto, a la que se suman intérpretes bastante naturales, como el protagonista Oriol Pla. El problema es lo endeble y previsible de la trama, la película acaba casi por derribo, en realidad no hay mucha munición en la cartuchera narrativa; de modo que, en el mejor de los casos, el film tiene interés como radiografía de una sociedad cansada, que ignora el significado de la palabra "compromiso", desorientada y sin rumbo, demasiado individualista y quejica, a la que sólo parecen quedar cierta camaradería y el camino del hedonismo fácil, droga y sexo rápidos, para seguir adelante buscando algo mejor, que no se sabe qué es.

3/10
La soledad

2007 | La soledad

En Las horas del día, su debut como director, Jaime Rosales contaba con inusitada naturalidad la rutina del dueño de una tienda de ropa que resulta ser un asesino en serie. Su siguiente película está rodada con el mismo estilo, parecido al documental, aunque esta vez sus personajes son más normales, pues se centra en dos madres de familia, Adela y Antonia. Adela es bastante joven, tiene un niño de un año y se acaba de separar de su marido, que no sólo no le paga la pensión, sino que encima le pide dinero prestado. Decide abandonar su pueblo leonés, para probar fortuna en Madrid. Allí compartirá piso con Carlos e Inés, un agradable matrimonio. Un suceso inesperado destrozará su vida. Por contra, Antonia es mayor que Adela, regenta un pequeño supermercado y tiene tres hijas que superan la treintena. Una de ellas, Inés, es la compañera de piso de la citada Adela. Hace tiempo que Antonia enviudó, y ahora ha iniciado una relación con Manolo, un tipo de lo más jovial. Como ambos van a irse a vivir juntos, Antonia decide vender su piso de toda la vida, aconsejada por una hija que necesita que le preste dinero para comprarse un apartamento en la playa. Esto provocará un enfrentamiento familiar. Rosales se reafirma como un cineasta con voz propia, que se apoya en la utilización del fuera de campo, los silencios y la cámara fija. Esta vez usa un curioso recurso que consiste en partir la pantalla en dos, para mostrar sendas partes de la misma casa, por donde va pasando el mismo personaje, dos ángulos distintos del mismo lugar o incluso dos acciones paralelas. Su cine recuerda en cierta medida al inolvidable Robert Bresson, pues se detiene bastante tiempo en situaciones aparentemente insignificantes, como un personaje planchando, una mujer secándose en el baño, logrando una inusitada sensación de realismo e imágenes de gran valor costumbrista, que sin embargo alargan el film, y pueden llegar a agotar a los amantes del cine más convencional. Rosales se distingue asímismo por su extremada frialdad. Acontecimientos durísimos, como el que afecta a Adela, que en manos de otros realizadores estarían contados con tremenda intensidad dramática, en esta película se ven desde fuera, e implican poco al espectador. Todo esto no enturbia las valiosas interpretaciones naturalistas de los actores, que parecen estar improvisando en todo momento y se expresan como gente corriente. En un panorama cinematográfico español mediocre, destaca el cine contracorriente de Rosales, que afronta sin tapujos el sufrimiento ante la enfermedad y la violencia irracional, y la incomunicación del hombre, que lleva inexorablemente a la soledad, que da título al film. Sus personajes cotidianos, todos marcados por el desconcierto vital, tienen tres dimensiones. La película no se posiciona ni a favor ni en contra de ellos, pero a pesar de su austeridad, parece mostrarse optimista en cierta medida, en cuanto a la posibilidad humana de sobreponerse a la adversidad.

6/10

Últimos tráilers y vídeos