IMG-LOGO

Biografía

Matthias Schweighöfer

Matthias Schweighöfer

Matthias Schweighöfer

Filmografía
Resistencia

2020 | Resistance

La auténtica y sorprendente historia de Marcel Marceau, el mimo más conocido y admirado, quien fue un héroe secreto que salvó las vidas de muchos niños judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

Kursk

2018 | Kursk

La trágica historia del submarino nuclear ruso Kursk (K-141) y de su tripulación, cuando durante unas maniobras realizadas en el Mar de Barents en el año 2000 sufrió un accidente debido a la explosión de varios torpedos en su interior. Los daños provocaron que el submarino descendiera semidestruido hasta el fondo del mar, en donde unos cuantos marineros lucharon por sobrevivir durante días ante la incapacidad de los servicios de rescate. El prestigioso guionista y director danés Thomas Vinterberg (La caza) se pone detrás de las cámaras para narrar la crónica de esta tragedia que conmovió al mundo al comienzos del siglo XXI. El guión de Robert Rodat (El patriota) presenta con brevedad pero suficiencia a sus personajes, en especial al capitán Mijaíl Averin y a su mujer Tanya (estupendos Matthias Schoenaerts y Léa Seydoux), y logra trasladar la angustia que se vive en los dos escenarios de la película, el interior del submarino y el pequeño pueblo en donde residen las esposas y familias de los siniestrados. En un film de este tipo, en donde el espectador conoce el desenlace de la catástrofe, el argumento no genera especial intriga, aunque hay que reconocer que está muy bien imaginado lo que pudo suceder en el interior del enorme ataúd de hierro. Fiel a su estilo, Vinterberg es sobrio en su narración , aunque eso no significa que no ofrezca momentos de valentía, heroísmo y fraternidad entre los marineros. La película es implacable por otra parte a la hora de señalar a los culpables de que se perdieran aquellas vidas. Y Vinterberg denuncia sin duda la negligencia rusa. La falta de previsión y medios de la Armada Rusa es un hecho incontestable, como lo es también la vergüenza que provocaba tal situación en los arrogantes líderes rusos. Ese recelo a mostrar su debilidad, junto a la mezquindad de los gobernantes –aquí se señala especialmente a Boris Yeltsin, interpretado por Max Von Sydow, aunque el presidente de Rusia era ya Vladímir Putin– a la hora de afrontar globalmente la tragedia fue el freno que impidió el salvamento internacional, una ayuda necesaria que fue aceptada demasiado tarde.

6/10
El día más hermoso

2016 | Der geilste

Andy y Benno son como la noche y el día, aunque tienen algo en común: ambos son enfermos terminales y morirán pronto. Antes de que esto suceda, quieren vivir el día más feliz de su vida. Aunque, inicialmente, su relación es antagónica, deciden aprovechar al máximo el tiempo que les queda y emprenden un largo viaje por carretera a África. Aparentemente, Andy y Benno buscan cosas diferentes pero, durante el trayecto, descubrirán que en las cosas más insignificantes de la vida reside lo verdaderamente importante.

Cuatro contra el banco

2016 | Vier gegen die Bank

Tres amigos se encuentran en una situación desesperada. Tras haber ahorrado dinero durante toda su vida ahora el banco se ha comido toda su fortuna. Se aliarán entonces con un inversor bastante singular para tomar cartas en el asunto. Vengarse del banco será su prioridad. Simpática película alemana dirigida por el prestigioso Wolfgang Petersen (Troya), que abandona los grandes presupuestos para adaptar una novela de Ralph Maloney, ya llevada anteriormente a la pequeña pantalla en 1976. Sorprende el estupendo y nutrido reparto de actores alemanes, que aportan un buen empaque al resultado.

5/10
Rupturas por encargo

2013 | Schlussmacher

Paul trabaja en una agencia especializada en dar finiquito a las relaciones amorosas en crisis: contratado por una de las partes, anuncia que se acabó la cosa a la otra, aunque vendiéndolo como un "Happy End". A punto de convertirse en socio, por su gran celo profesional, se le va a resistir Toto, que aún ama a su novia. Por una serie de peripecias, Paul se queda sin carnet de conducir y acepta que Toto le haga de chófer. Nacerá algo parecido a la amistad, y Paul quizá aprenda algo sobre el amor. Cine comercial puro y duro "made in Germany", aunque con apoyo de una major de Hollywood, la Fox. Se trata de una comedia bastante tontorrona, graciosa en escasos momentos, con mucha canción y cliché, y la inevitable moralina. Todo es muy reiterativo, se confía el sostenimiento de la película a la química de loa actores con su contraste de caracteres, y a alguna escena espectacular, la del coche volando, aunque no venga muy a cuento. Se aprovecha además para hacer causa con el lesbianismo, en una situación bastante truculenta y disparatada, en que Toto se acuesta con la novia de la hermana de Paul, que previamente había sido novia del propio Paul.

3/10
Todo un hombre

2011 | What a Man

Debut como director del veterano actor alemán Matthias Schweighöfer, que ha intervenido en títulos como Valkiria y Fata Morgana. Sigue el patrón de las comedias románticas de Hollywood. Él mismo ha coescrito el guión e interpreta al protagonista. Alex (Matthias Schweighofer), un joven profesor excesivamente blandengue, intenta superar la ruptura con Caroline, su novia, que le acaba de dejar. Mientras que su amiga Nele le da consejos para relacionarse con el género femenino, otro de sus amigos, Okke, 'chulito' y mujeriego, trata de convertirle en un ligón sin escrúpulos. Pero fingir lo que no es se le da mal a Alex, que necesita encontrar el amor sincero. A pesar de sus buenas intenciones y de su tono positivo, discurre por caminos excesivamente trillados. El título en español llama a la confusión, pues es exactamente el mismo que el de una novela famosa de Tom Wolfe, con la que no tiene nada que ver, y el de una película de John Cromwell con Gary Cooper.

4/10
12 pasos sin cabeza. La leyenda de un pirata

2009 | 12 Meter ohne Kopf

12 pasos sin cabeza. La leyenda de un pirata

Valkiria

2008 | Valkyrie

África, 1943. El oficial alemán Claus von Stauffenberg es herido en acción de guerra, a resultas de lo cual pierde la mano derecha, varios dedos de la izquierda y un ojo. Ya antes de que ello ocurriera, discrepaba de los planes de Adolf Hitler, que han llevado a Alemania al desastre, además de haber propiciado crímenes abominables. Pero ahora, de vuelta en Berlín, se acentúa su convicción de que resulta preciso actuar, es su deber como soldado, patriota y católico no permanecer con los brazos cruzados. De modo que se aliará con un movimiento conspiratorio para asesinar al Führer, convocar a los reservistas, lanzar el boto de humo de un golpe de estado perpetrado por oficiales de la SS y tomar el control con el nombramiento de un gobierno provisional. Se trata de la Operación Valkiria, que deberá arrancar el 20 de julio de 1944 con un atentado en la Guarida del Lobo, en el cuartel de Ratensburg. Además del coronel von Stauffenberg, que diseña la estrategia de la operación, se encuentran conjurados en el complot el general Friedrich Olbricht, el coronel Albrecht Ritter Mertz von Quirnheim y el general Ludwig Beck, entre otros. Hasta de quince atentados llegó a ser objeto Adolf Hitler, y todos terminaron en fracaso. El cine ha abordado esta oposición interna al líder nacionalsocialista en películas tan apasionantes como Rommel, el zorro del desierto, o La noche de los generales. La incursión de Brian Singer, que ya abordó la temática nazi en Verano de corrupción, adaptación de una obra de Stephen King, resulta harto afortunada. Por un lado, el guión del debutante Nathan Alexander y Christopher McQuarrie -quien ya colaboró con Singer en Sospechosos habituales- es muy fiel a los hechos históricos, que sabe describir sin caer en el embarullo incomprensible, o en la ristra de nombres que ni el espectador más atento sería capaz de retener. La narración posee un dinamismo fantástico, no hay una sola caída de ritmo. Y el suspense acerca de cómo va a discurrir la operación golpista atrapa, ya sea en la preparación del explosivo y en las dudas de los implicados, o por la desinformación acerca del alcance del atentado. Al tiempo, los personajes están muy bien descritos, con rasgos que los humanizan. Tom Cruise compone a un von Stauffenberg resuelto, que sufre por los padecimientos de Alemania, actúa en conciencia y permanece muy unido a su numerosa familia; el actor sabe encarnar su grave determinación, lo que es meritorio en alguien que por sus rasgos tiende a mostrarse risueño. Y se entienden las dudas para entrar en acción de Olbricht o Beck, el pragmatismo cobarde del general Friedrich Fromm, la frustración del general Henning von Tresckow, la confusión del mayor Otto Ernst Remer, o las presiones a que se ve sometido el general Erich Fellgiebel. Si una película merece un premio al conjunto de su reparto es ésta, están perfectamente elegidos y responden Bill Nighy, Terence Stamp, Tom Wilkinson, Kenneth Branagh, Thomas Kretschmann y Eddie Izzard, e incluso los que tienen menor presencia, David Bamber componiendo a Hitler o Harvey Friedman a Goebbels. No sólo estamos ante cine histórico de primera, respaldado por una estupenda recreación de época y la ayuda que supone rodar en escenarios auténticos, como el edificio Blender, sino que Singer se muestra muy inspirado como cineasta. Es fantástica la idea de iniciar el film con von Stauffenberg escribiendo un diario en alemán, y el modo en que se produce la transición de ese idioma al inglés (o a la lengua en que el espectador escuche la cinta). Cinematográfico y sin palabras, muy visual, resulta ver al protagonista en su hogar, mirando a su esposa e hijos, no hace falta decir nada para saber que por ellos debe tomar importantes decisiones; también, casi a renglón seguido, es muy gráfico el momento del bombardeo mientras suena un disco con la música de Wagner, ese vinilo rayado que enlaca con la idea de la operación Valkiria; y las mutilaciones de von Stauffenberg son utilizadas lo justo, con ingenio, ese 'hail, Hitler', o la torpe manipulación de una cartera. Visto el brío vigoroso de Singer en este film no podemos sino hacer votos para que deje para otros los cuentos de superhéroes y él se dedique a contar historias más dramáticas y hondas, tiene talento de sobra para hacerlo.

8/10
Un conejo sin orejas

2007 | Keinohrhasen

Ludo es un profesional de la prensa amarilla, que con su inseparable compañero, el paparazzo Moritz, logra exclusivas escandalosas del mundo del famoseo: actores con implantes, amantes embarazadas de ministros, etc. Mujeriego impenitente, y propenso a meterse en líos, su intromisión estruendosa en una boda se salda con su condena a 300 horas de trabajos sociales. Deberá cumplirlos en una guardería que regenta Anna, una amiga de Ludo de su niñez… Aunque decir amiga es decir demasiado, pues Anna era objeto sistemático de las burlas de Ludo. Ahora quizá ha llegado el momento de su venganza, pues Anna no está dispuesta a dejar pasar una a Ludo, le va a hacer trabajar duro con los tiernos infantes. Así tenemos planteada la inevitable guerra de sexos, aunque también surge la atraccción, que ninguno de los dos se atreve a admitir. Tercer película dirigida por el actor Til Schweiger, que aquí ejerce además de coguionista y coprotagonista. Se trata de una comedia romántica invertebrada, a la que le falta una señalización más clara de adónde quiere ir a parar, y a la que le sobra un exceso de grosería que mata parte del pretendido encanto. La verdad, no pega mucho que en un film de guardería, con tanta gracieta alrededor de los niños, se abunde repetidamente en la sexualidad insatisfecha de los protagonistas, donde se echa en falta un poquito de nitidez acerca de “esa cosa llamada amor”. Todo es puro sentimiento anárquico y caos, se avanza “a salto de mata” y no parece que por una deliberada opción de guión, al estilo de las clásicas “screwball comedies”, sino por simple estrechez de miras y torpeza de los autores del film. Aunque hay momentos divertidos, y algún pasaje emotivo, se cae en recursos facilones, como las típicas escenas de transición con música agradable, la idea reiterada del comentario inoportuno dicho en voz alta y que produce un incómodo silencio, o un uso de la metáfora de conejo sin orejas bastante tontorrón. Al final lo mejor es el trabajo de la protagonista, una encantadora Nora Tschirner, que sabe dotar de matices a su personaje; y los gags alrededor del actor Jürgen Vogel haciendo de sí mismo, y riéndose de la desmesurada preocupación de la gente del “show business” por su aspecto físico.

4/10
Rupturas por encargo

2013 | Schlussmacher

Paul trabaja en una agencia especializada en dar finiquito a las relaciones amorosas en crisis: contratado por una de las partes, anuncia que se acabó la cosa a la otra, aunque vendiéndolo como un "Happy End". A punto de convertirse en socio, por su gran celo profesional, se le va a resistir Toto, que aún ama a su novia. Por una serie de peripecias, Paul se queda sin carnet de conducir y acepta que Toto le haga de chófer. Nacerá algo parecido a la amistad, y Paul quizá aprenda algo sobre el amor. Cine comercial puro y duro "made in Germany", aunque con apoyo de una major de Hollywood, la Fox. Se trata de una comedia bastante tontorrona, graciosa en escasos momentos, con mucha canción y cliché, y la inevitable moralina. Todo es muy reiterativo, se confía el sostenimiento de la película a la química de loa actores con su contraste de caracteres, y a alguna escena espectacular, la del coche volando, aunque no venga muy a cuento. Se aprovecha además para hacer causa con el lesbianismo, en una situación bastante truculenta y disparatada, en que Toto se acuesta con la novia de la hermana de Paul, que previamente había sido novia del propio Paul.

3/10
Todo un hombre

2011 | What a Man

Debut como director del veterano actor alemán Matthias Schweighöfer, que ha intervenido en títulos como Valkiria y Fata Morgana. Sigue el patrón de las comedias románticas de Hollywood. Él mismo ha coescrito el guión e interpreta al protagonista. Alex (Matthias Schweighofer), un joven profesor excesivamente blandengue, intenta superar la ruptura con Caroline, su novia, que le acaba de dejar. Mientras que su amiga Nele le da consejos para relacionarse con el género femenino, otro de sus amigos, Okke, 'chulito' y mujeriego, trata de convertirle en un ligón sin escrúpulos. Pero fingir lo que no es se le da mal a Alex, que necesita encontrar el amor sincero. A pesar de sus buenas intenciones y de su tono positivo, discurre por caminos excesivamente trillados. El título en español llama a la confusión, pues es exactamente el mismo que el de una novela famosa de Tom Wolfe, con la que no tiene nada que ver, y el de una película de John Cromwell con Gary Cooper.

4/10
Todo un hombre

2011 | What a Man

Debut como director del veterano actor alemán Matthias Schweighöfer, que ha intervenido en títulos como Valkiria y Fata Morgana. Sigue el patrón de las comedias románticas de Hollywood. Él mismo ha coescrito el guión e interpreta al protagonista. Alex (Matthias Schweighofer), un joven profesor excesivamente blandengue, intenta superar la ruptura con Caroline, su novia, que le acaba de dejar. Mientras que su amiga Nele le da consejos para relacionarse con el género femenino, otro de sus amigos, Okke, 'chulito' y mujeriego, trata de convertirle en un ligón sin escrúpulos. Pero fingir lo que no es se le da mal a Alex, que necesita encontrar el amor sincero. A pesar de sus buenas intenciones y de su tono positivo, discurre por caminos excesivamente trillados. El título en español llama a la confusión, pues es exactamente el mismo que el de una novela famosa de Tom Wolfe, con la que no tiene nada que ver, y el de una película de John Cromwell con Gary Cooper.

4/10

Últimos tráilers y vídeos