IMG-LOGO

Biografía

Pierre Richard

Pierre Richard

85 años

Pierre Richard

Nació el 16 de Agosto de 1934 en Valenciennes, Nord, Francia
Filmografía
Mme Mills, une voisine si parfaite

2019 | Mme Mills, une voisine si parfaite

Mi familia del Norte

2018 | La ch'tite famille

Valentin D y Constance Brandt –que forman el matrimonio de mayor éxito de la arquitectura y el diseño moderno– se preparan para una importante retrospectiva de su obra en un museo. A la inauguración acude el hermano, la cuñada y la madre del marido, que desconocen que oficialmente se ha declarado huérfano, ya que se avergüenza de sus orígenes provincianos. Tras sufrir un atropello, Valentin pierde la memoria reciente, y vuelve a pensar como antes de abandonar su pueblo. En 2008 Bienvenidos al norte batió todos los récords en Francia, y dio lugar a un remake italiano, Bienvenidos al sur, que a su vez tuvo una segunda parte, titulada originalmente Benvenuti al nord, y además inspiró claramente la española Ocho apellidos vascos, que también conoció una continuación. El original no había generado su secuela hasta que ha transcurrido una década, pero en realidad no cuenta con los mismos personajes. Dany Boon vuelve a ejercer como director y coguionista, pero encarna a otro individuo, mientras que la estrella de aquélla, Kad Merad, simplemente aparece en un cameo encarnándose a sí mismo. Aunque quizás lo importante es que se mantiene el mismo espíritu, o sea que se saca punta a las diferencias territoriales de Francia, y al picardo, o Ch'ti, peculiar forma de hablar de algunas regiones. Salvando las distancias vendría a ser un film situado en el mismo universo, como los de superhéroes Marvel. No llega a provocar las mismas carcajadas que el original. Pero algunas secuencias están bien manejadas, como aquélla en la que Boon intenta recuperar la forma de hablar parisina con una logopeda, al estilo My Fair Lady. Como actor, realiza un trabajo competente, y se rodea de eficaces cómicos, como Laurence Arné, con quien rodó Manual de un tacaño, como su superficial esposa, y un buen plantel para su estrafalaria familia en el que destaca Line Renaud, en la piel de la madre. Quizás resulte un tanto evidente la moraleja, en torno a la necesidad de asumir las propias raíces, pero al menos aporta un fondo positivo. También aboga por un regreso a la sencillez, y critica el cinismo en el arte moderno, apartado en el que se debe nombrar al diseñador de producción Hervé Gallet, que aporta divertidos muebles estrafalarios, de Valentin en la ficción, y una casa a la última que homenajea a Mi tío, de Jacques Tatí, pese a que las comparaciones resulten odiosas.

5/10
En lugar del Sr. Stein

2017 | Un profil pour deux

Pierre, viudo y anciano, vive solitariamente en su casa de París, de la que no sale desde hace dos años. Su hija Sylvie esta preocupada y propone entonces a Alex, el novio de su hija Juliette (nieta de Pierre), que dé clases de informática a su padre. Alex es un proyecto de escritor, apocado y un poco pasmarote, a quien no le hace ninguna ilusión el encargo, pero acepta por dinero. Tras algunas clases, poco tiempo tardará Pierre en ver las ventajas de internet, sobre todo a la hora de contactar con mujeres, y cuando finalmente concierta una cita con la treintañera Flora convencerá al pazguato de Alex para que se haga pasar por él. Comedia franco-belga escrita y dirigida por Stéphane Robelin (¿Y si vivimos todos juntos?), quien pergeño una historia amable y sin pretensiones que se deja ver, aunque no dejará gran poso en el público. Su sencillez y puesta en escena convencional ceden todo el protagonismo a la farsa provocada por los protagonistas que se comportan como Cyrano y Christian aunque en versión modernizada y sin heroísmos caballerescos. La Roxane engañada sería aquí la dulce Flora, engatusada por el físico y tímido carácter del joven Alex y enamorada por las palabras del anciano Pierre. Por supuesto, aparte de los gags tópicos en torno al aprendizaje informático de Pierre (alguno tronchante, ésa es la verdad), la estrambótica situación amorosa da lugar a escenas cómicas correctamente resueltas, como el primer encuentro entre Alex y Flora o ese inesperado desayuno familiar donde la ambigüedad de los diálogos sembrará aún más la confusión. Por lo demás no hay aquí otra cosa que un cuento romántico, ligero, fantasioso y buenista. Los actores cumplen con oficio, con mención especial para el veterano Pierre Richard.

5/10
Perdidos en París

2016 | Paris pieds nus

Una película con encanto. Hace muchos años, cuando era niña, Fiona dijo adiós a su tía Martha, que se disponía a viajar desde su helado pueblecito de Canadá hasta París, en Francia, para triunfar en el mundo de la danza. Siento ya adulta y bibliotecaria, llega a sus manos una carta desde París de una anciana y algo senil Martha, que requiere su presencia en la ciudad del Sena. Y hacia allí viaja, aunque le ocurren mil peripecias, empezando por la pérdida de documentación y equipaje, a la ausencia de su tía en su domicilio. En su camino se cruza Dom, un sin-techo al que ha llegado la mochila de Fiona, aunque él ignora que le pertenece. El dúo artístico conformado por Abel y Fiona entrega una obra deudora del cine mudo y del burlesco, rebosante de poesía y humor físico, por supuesto en la tradición de Charles Chaplin y Buster Keaton, pero avanzando en el tiempo las conexiones son indudables con Jacques Tati, y en algunos aspectos con Rowan Atkinson y su Mr. Bean, con Delicatessen de Marc Caro y Jean-Pierre Jeunet, y con las películas de Aki Kaurismäki. Todo es muy visual, incluida la cuidada y luminosa paleta de colores, pero sin renunciar a la palabra cuando es necesario. Los gags están concebidos de modo maravilloso, con un sentido prodigioso del timing, hay coreografías portentosas, y el aspecto externo de los personajes está muy trabajado. Se juega muy bien con la aparición y desaparición de algunos personajes, o resolviendo algunas incógnitas que no entendíamos, como la anciana tía Martha morreándose con un vecino para que no detecte su presencia otra vecina que corre escaleras arriba, escaleras abajo. Las caídas al río, la cena en el restaurante, la subida a la torre Eiffel, los encuentros con un policía montado canadiense, el elogio (!?) fúnebre, son momentos descacharrantes, algunos de los ejemplos del film realizado por un par de artistas con talentos, que son además protagonistas en compañía de la gran Emmanuelle Riva en el que sería su último trabajo en la pantalla.

7/10
¿Y si vivimos todos juntos?

2011 | Et si on vivait tous ensemble?

Albert y Jeanne, Jean y Annie, más Claude. Dos matrimonios mayores, más un viudo, amigos del alma, que van notando los achaques de la edad. Inicio de demencia senil y un cáncer ocultado en la primera pareja, el deseo del control y la añoranza de los nietos a los que nunca ven en los segundos, más la soledad y un infarto del tercero, siempre hambriento de sexo. Después de que un hijo de Claude le persuada para ingresar en una residencia, y sus amigos se convenzan de lo deprimente que es su nuevo hogar, se impone que los cinco se vayan a vivir juntos a la amplia casa con jardín de Jean y Annie. Va a sumarse al grupo el joven Dirk, que está haciendo su tesis doctoral sobre la ancianidad. El desconocido Stéphan Robelin escribe y dirige ¿Y si vivimos todos juntos?, una película con elementos dramáticos y de comedia que tiene bastantes puntos a su favor. De entrada, tiene interés abordar las dificultades inherentes a la tercera edad, unas limitaciones difíciles de aceptar, que alejan de los hijos, y que pueden hacer difícil la convivencia. Luego se cuenta con un magnífico reparto, están muy bien los seis actores protagonistas, el joven Daniel Brühl, y los veteranos Pierre Richard, Guy Bedos, Claude Rich, Geraldine Chaplin y Jane Fonda, ésta en un inesperado regreso al cine francés tras sus películas de los 60 con el que fuera su marido, Roger Vadim. ¿Cuál es entonces el problema? Pues una cuestión muy sencilla -o quizá no tanto- llamada sexo, que con frecuencia en el cine francés conduce a transitar por rutas bastante retorcidas. La vieja obsesión que domina tantas veces más de lo que sería deseable en las tramas, y que aquí es abordada con enorme simpleza, tal vez con la intención de dar un poco más de contenido a la historia de ¿Y si vivimos todos juntos?. De modo que ahí está Claude, que acude con frecuencia a los servicios de prostitutas, que necesita viagra como sea. O Jeanne dando consejos “de amor” (!?) a Dirk, ella sabe la mujer que le conviene. Aunque más estrafalario y forzado es el secreto de años atrás que afecta a los cinco amigos, que iría conduciendo el film hacia su clímax, y en el que subyace la sorprendente idea de que adulterio y traición pueden convertirse en algo, no sabemos, muy parecido a una muestra de ¡¡amistad!! La sombra de la muerte, que planea desde la escena de Jeanne en la funeraria, sirve para afrontar una realidad innegable, aunque de modo limitado, al final sólo quedan los recuerdos para los que sobreviven de lo que sería, para Robelin, una “buena vida”.

5/10
París, París

2008 | Faubourg 36

París, 1936. El Chansonia, un teatro que ofrece espectáculos de variedades, cierra después de que las presiones de Galapiat, dueño del local, hayan empujado al suicidio al empresario que lo explotaba. Es una desgracia más para Pigoil, que trabajaba allí, y que se suma a la infidelidad y posterior abandono de su esposa, cantante sobre las tablas. Viene, pues, el paro, el consuelo en el alcohol y, lo peor, que pasados unos meses le quitan la custodia de su amado hijo Jojo, pues la esposa, aunque dejó el hogar, ha conseguido una posición estable con un nuevo marido. El triunfo del Frente Popular en las elecciones y la agitación social, más su propia situación personal, llevan a Pigoil a lanzarse a la aventura de reabrir el Chansonia en una especie de cooperativa, donde cuenta con la aquiescencia del propietario, un tipo de costumbres gangsteriles, pero que quiere darse un lavado de imagen y figurar como alguien magnánimo. Así que junto a antiguos compañeros como el humorista Jacky, Pigoil empieza a reclutar talentos en potencia, entre los que destaca la bella Douce, a la que Galapiat ha tomado bajo su protección con el deseo de hacerle suya. Sin embargo a ella le gusta mucho más Milou, un activista político que trabaja también en el teatro. Lo tenía difícil el guionista y director francés Christophe Barratier después de haber cautivado a medio mundo con Los chicos del coro. Curiosamente, el cineasta ha escogido una trama con aires de folletín, la vida es dura, ya se sabe, donde también tiene gran importancia la música; y repite con actores del citado film, como Gérard Jugnot, Kad Merad e incluso el niño Maxence Perrin, aunque con composiciones que tratan de mostrarles en registros diferentes. Y sí, pesa el deseo de no defraudar, de entregar una historia humana y entrañable, pero que no sea más de lo mismo, que se marquen las distancias. Comparaciones odiosas aparte, se puede decir que éste es un film de tintes dickensianos con un apabullante diseño de producción, agradable de ver, aunque un pelín maniqueo y simplista. Están bien los números musicales, el homenaje a los cómicos y al género cinematográfico musical, y se agradece el despliegue de buenos sentimientos. Pero chirría algo ese contraste tan marcado y sin matices entre la buena gente sencilla y trabajadora, que lucha por sus derechos y la supervivencia, y la burguesía acomodada de corte fascista, que trata de perpetuar sus privilegios a costa de los más débiles. La concepción del film para despertar sonrisas y lágrimas parece haber empujado a Barretier a un contrapunto, para no ser acusado de blandengue, lo que le lleva a incluir un momento de dureza, la muerte de un inocente por culpa de los poderosos de siempre.

6/10
Robinson Crusoe

2003 | Robinson Crusoë

Un marinero británico resulta ser el único superviviente de un naugrafio. Acabará sólo en una isla remota, con la única compañía de la naturaleza y de las tribus salvajes. Extenso telefilm de más de tres horas de duración que adapta una vez más las peripecias de los personajes creados en la inmortal novela del londinense Daniel Defoe. Aunque no cuenta con un reparto conocido, el esfuerzo de producción es notorio y el resultado correcto.

5/10
El chef enamorado

1997 | Les mille et une recettes

Un pintor prepara una gran exposición de su obra en París cuando conoce a la sobrina de uno de los más reputados chefs de Francia. Ésta le presta un manuscrito de su tío, que el pintor lee con suma atencion. Descubre que su propia madre vivió una romántica historia de amor con el cocinero. Bonita historia romántica, entre las mejores del cine francés, gracias a la dirección de Nana Djordjadze, que demuestra una especial sensibilidad. La película fue nominada para el Oscar a la Mejor Película Extranjera en el año 1996.

4/10
La partida de ajedrez

1994 | La partie d'échecs

Drama de época sobre un joven rarito que se convierte en un genio del ajedrez. Su talento le conduce a enfrentarse con un insoportable lord británico, en un campeonato donde se encuentra en juego la mano de la hija de la marquesa en cuya mansión se celebra el peculiar envite. Aunque la trama resulta bastante increíble, la metáfora de la partida de ajedrez, trasladable a la vida misma, siempre ha dado mucho juego, y aquí al menos sirve para mantener la atención. Da vida a la marquesa toda una dama del cine, Catherine Deneuve.

4/10
Dos fugitivos

1986 | Les Fugitifs

Jean Lucas es un hombre que acaba de salir de prisión tras cumplir condena durante cinco años. Decidido a comenzar una nueva vida junto a su hijita, tiene la mala suerte de acudir a un banco donde se produce un atraco. El ladrón coge a Lucas como rehén, y cuando llega la policía, ésta no puede dejar de sospechar que Lucas está metido en el ajo. El atracador logra escapar llevándose consigo a Lucas, y juntos se verán envueltos en una serie de enredos para escapar de la policía. Francis Veber, adepto a grandes comedias como La cena de los idiotas, dirige a un divertido Gérard Depardieu, que se encuentra en su salsa. Le acompaña Pierre Richard, que provoca también la carcajada en varias de sus escenas. Ambos actores ya habían coincidido en Los compadres, también con Veber. Dos nominaciones al premio César obtuvo esta película, donde destaca la música de Vladimir Cosma.

4/10
Los compadres

1983 | Les Compères

Un joven se ha escapado y su madre, desesperada, inicia su búsqueda, pero decide pedir ayuda a dos ex novios, y por ello, le dice a cada uno por separado que son el padre del muchacho. Divertida comedia llena de gags, con una pareja inmejorable: Gérard Depardieu y Pierre Richard. Ambos volverían a trabajar juntos en Dos fugitivos, también a las órdenes de Veber; y curiosamente con los mismos nombres de los personajes de esta película. El director Ivan Reitman dirigió un remake de este film en 1997, titulado Un lío padre con Robin Williams y Billy Crystal.

5/10
Brigada suicida

1968 | Testa di sbarco per otto implacabili

Últimos tráilers y vídeos