IMG-LOGO

Biografía

Rachel Melvin

Rachel Melvin

Rachel Melvin

Filmografía
Mamá y papá

2017 | Mom and Dad

Mientras que el niño solitario Josh demanda todo el tiempo la atención de su padre, el oficinista Brent, su hermana adolescente Carly trata de que su madre, la enfermera Kendall, le controle lo menos posible, sólo quiere dinero. Ambos hermanos tendrán que unirse para huir de una extraña plaga que se ha propagado en su localidad, por la que los progenitores, incluidos los suyos, se vuelven locos y tratan de matar a sus vástagos. Nicolas Cage tropieza de nuevo con la piedra de ponerse a las órdenes del realizador Brian Taylor, responsable de Ghost Rider: Espíritu de venganza, uno de los peores largometrajes en la filmografía cada vez más impresentable del prolífico actor. Consigue bajar aún más el nivel, si cabe, con una de sus peores interpretaciones, parece que nadie le ha dicho que exagera, y que sus alaridos resultan ridículos. A su lado, los esforzados Selma Blair, los jóvenes Zackary Arthur y Anne Winters, y el veterano Lance Henriksen están desaprovechados. Thriller gamberro, pero que no logra hacer reír, se diría que parte de la premisa contraria al clásico ¿Quién puede matar a un niño?, de Narciso Ibáñez Serrador, cuyos responsables posiblemente ni siquiera conocerán. Aquí son los adultos quienes la emprenden contra los menores. Quizás la idea podría haber dado algún juego, pero en este homenaje poco imaginativo a la serie B todo acaba resultando rutinario y predecible, y sus excesos violentos acaban de estropear la función. Ni siquiera la disfrutará el público cómplice, amante de los subproductos.

3/10
La fuente de los deseos

2016 | The Trouble with Mistletoe

Willa Davis trabaja en una tienda de mascotas en San Francisco. Un día entra en ella Keane, un hombre que años antes le rompió el corazón cuando estaban en el instituto. Pero Keane no la reconoce e intenta un acercamiento. Aunque Willa se siente atraída por él, luchará contra ese sentimiento con la intención de no sufrir otro desengaño. Romanticismo a más no poder, con su toque también atormentado, es lo que ofrece este telefilm navideño que por lo demás discurre por caminos más o menos convencionales. Los personajes tienen su atractivo y por eso el resultado podrá empatizar con cierto público no demasiado exigente.

4/10
Dos tontos todavía más tontos

2014 | Dumb and Dumber To

Harry Dunne necesita urgentemente un trasplante de riñón. Convencido de que la única que puede salvarle la vida es la hija que supuestamente tuvo con una antigua conquista, Fraida Felcher, de cuya existencia acaba de enterarse, se embarca junto a su viejo amigo Lloyd Christmas en un viaje para encontrar a la muchacha, que asiste a un congreso de mentes prodigiosas. Con su primera película, Dos tontos muy tontos, los hermanos Farrelly inauguraron en 1994 lo que se ha dado en llamar Nueva Comedia Americana, cuya principal seña de identidad podría definirse como un ataque sistemático al buen gusto y a las barreras de la corrección política. Por aquel entonces, sus películas –especialmente su posterior trabajo Algo pasa con Mary, la cumbre de su filmografía– al menos gozaban de cierta frescura. Pero los italoamericanos murieron de éxito, pues como su estilo se extendió prácticamente al conjunto del género cómico, llegó un momento en el que no destacaban. Las inenarrables Los tres chiflados y Movie 43 –una de las peores películas de la historia, en la que dirigieron varios segmentos– indican la decadencia de su modelo. En un intento desesperado de recuperar el público perdido, los Farrelly vuelven a sus orígenes con una continuación tardía –se ha rodado dos décadas después– de su propia ópera prima, que ya tuvo una execrable precuela en 2003, Dos tontos muy tontos. Cuando Harry encontró a Lloyd, realizada por otro equipo técnico y artístico. El público no pedía ni mucho menos Dos tontos todavía más tontos, pero parece que estos realizadores ya no saben qué hacer. Esta vez los Farrelly logran algún gag aislado que funciona (el arranque, la búsqueda de la casa de la hija a través de una dirección postal en un sobre), lo que ya es mucho en comparación con sus últimos trabajos. Pero el 90 por ciento de Dos tontos todavía más tontos consiste en una agotadora sucesión de sus recursos de siempre –escatología, surrealismo y humor físico– muy poco inspirada. También abundan los autohomenajes al original. En general, todo ofrece la sensación de que ya se ha visto en la primera parte, de la que se retoma el esquema de road movie. Por Jim Carrey parece que no ha transcurrido el tiempo, aunque hoy en día el espectador ya está muy cansado de su repertorio de muecas. Y lo cierto es que resulta un poco triste contemplar al pobre Jeff Daniels, ya visiblemente envejecido, regresar a sus raíces 'tontunas' cuando aspiró recientemente al Globo de Oro al mejor actor dramático televisivo por su trabajo en The Newsroom. Su interpretación viene a ser como descubrir a un amigo adulto fracasando estrepitosamente en sus intentos de hacer reír a los niños haciendo el tonto en una fiesta de cumpleaños. Por su parte, la madura Kathleen Turner consigue darle cierta gracia a su papel de antiguo bellezón en decadencia física, demostrando una gran capacidad para reírse de sí misma.

3/10
Zombeavers (Castores zombies)

2014 | Zombeavers

El debutante Jordan Rubin dirige esta cinta de animales terroríficos que más que la estela de Tiburón, sigue la de producciones de serie B con humor negro y paródico estilo Ovejas asesinas o Sharknado, partiendo del esquema más trillado del cine, el del grupo de jóvenes que se dispone a pasar un fin de semana en una cabaña y se topan con una amenaza inesperada. Así, Mary se lleva unos días a la casa de unos familiares en el monte a sus amigas Zoe y Jenn. Las tres acuden sin chicos, pues el novio de ésta última le ha puesto los cuernos. Pronto, sus parejas aparecen en el lugar para apuntarse a la fiesta. Por desgracia, dos chapuceros transportistas han vertido por accidente en el río un barril de residuos tóxicos que ha tropezado con la presa de unos castores que sufrirán una terrorífica mutación. Sus efectos especiales ingenuos parecen de otra época, pero tienen cierto encanto. Con numerosos elementos que recuerdan a cintas de los 80 como Posesión infernal, Critters y Gremlins, la poca pretenciosa y hasta honesta Zombeavers arrancará alguna sonrisa a quienes simpaticen con la surrealista propuesta de ver en acción a unos castores zombies. Pero este 'chiste' no da para mucho más que un corto o un tráiler falso, le falta algún gag mínimamente ingenioso o algo de suspense, y se excede exhibiendo la anatomía de las actrices, quizás tratando de compensar su falta de talento, al igual que la del resto del reparto. Puesto que 'beaver', castor, se utiliza vulgarmente en inglés para referirse a los genitales femeninos, se abusa (hasta la extenuación) de los juegos de palabras facilones, que no tienen ninguna gracia en el original, circunstancia que empeora, si cabe, en la versión doblada.

4/10

Últimos tráilers y vídeos