IMG-LOGO

Biografía

Shane F. Kelly

Shane F. Kelly

Shane F. Kelly

Filmografía
Dónde estás, Bernadette

2019 | Where'd You Go, Bernadette

Bernadette Fox es una enigmática mujer, de acusada personalidad, antaño arquitecta de prestigio, en la actualidad retirada de la vida pública en una urbanización de Seattle, ciudad a la que odia. Ahí vive con su esposo Elgie, programador gurú de Microsoft, y con su inteligente hija adolescente Bee. La chica logra arrancar a los padres la promesa de que se irán de vacaciones a la Antártida, un lugar que le fascina. Pero el ya habitual nerviosismo de Bernadette irá en aumento, lo que se manifiesta en un comportamiento impertinente con sus vecinas, en las compras electrónicas compulsivas con su asistente informático, y en el consumo de fármacos. Richard Linklater nunca defrauda. Estamos ante un cineasta interesado en el ser humano y sus motivaciones, algo que se trasluce en cada una de sus películas, desde la trilogía que inició con Antes del amanecer a la historia de veteranos de guerra La última bandera, pasando por su asombroso proyecto Boyhood, gestado a lo largo de doce años de paciente rodaje. Aquí aborda el tema del genio artístico, de su desarrollo y su posible frustración por dificultades que no se logran gestionar adecuadamente. En tal sentido, la cuestión de la arquitectura está introducida con gran realismo, de modo que el reportaje especial sobre uno de sus proyectos, colgado en internet, fascina, y se entiende la cuestión del corrimiento de tierras, o cierta idea que surge en un momento fundamental de la trama. Y ello está bien maridado con la dedicación informática de Elgie, terreno en el que es algo parecido a un geniecillo, aunque se le escapen ciertos problemas de Bernadette, o las aportaciones como “amateur” de Bee en una representación escolar, con un instrumento musical. Hay mucho e inteligente subtexto, como en la medalla de santa Bernadette, la vidente de Lourdes, y que alude a distintas visiones de las cosas que todos necesitamos para funcionar en la vida. La película adapta una popular novela de Maria Semple, y en el guion, además de Linklater, han intervenido Holly Gent y Vincent Palmo Jr., que ya habían colaborado con él en Me and Orson Welles. Y se combina sabiamente el drama por la crisis familiar, por los problemas psíquicos y de convivencia de ella, pero también por la excesiva dedicación al trabajo de él, y los temores que surgen alrededor de la próxima partida de Bee a un internado. También tienen interés las relaciones humanas con las vecinas, donde se pinta ese ambiente que vienen retratando series como Mujeres desesperadas y Big Little Lies, de mujeres casadas y madres que tratan de brillar en su vida social. Ahí hay espacio para lo tragicómico. Una vez más Linklater acierta con un magnífico reparto, donde brilla Cate Blanchett, perfecta como neurótica asocial artista con encanto, verdaderamente esta mujer se transfigura en cada papel que asume, y es lo más parecido a una Katharine Hepburn que tenemos en la actualidad. También demuestran gran nivel Billy Crudup o Kristen Wiig, aunque merece la pena destacar el trabajo de la recién llegada Emma Nelson como la hija, está sencillamente maravillosa.

8/10
La última bandera

2017 | Last Flag Flying

Notable drama sobre las heridas que arrastran los veteranos de guerra en la sociedad estadounidense. Larry "Doc" Shepherd visita a dos de los compañeros con los que sirvió durante la guerra de Vietnam. Sal Nealon es un tipo que vive al día, que regenta un bar, con la boca muy grande, dice todo lo que le pasa por la cabeza. Richard Mueller es pastor en una iglesia baptista, que ha sentado la cabeza tras una vida agitada. El motivo del reencuentro no puede ser más lúgubre: el viudo Doc va a enterrar a su único hijo, muerto en acto de servicio en Bagdad, Irak, poco antes de la captura de Sadam Husseim. El polifacético Richard Linklater adapta una novela de Darryl Ponicsan, quien también coescribe con él el libreto. Se trata de una trama que es un verdadero regalo para los tres actores principales, Steve Carell, Bryan Cranston y Laurence Fishburne, que están perfectos en sus papeles. Por el dibujo de situaciones e interactuaciones entre ellos, sería perfectamente trasladable al teatro, aunque el director sabe imprimir a la narración estimables cualidades fílmicas, también cuando el film se convierte en una suerte de road-movie. Realmente estamos ante una sugerente reflexión acerca del sentido de la vida, que invita a pensar que las cosas ocurren por algún motivo, y que siempre hay tiempo para el reconocimiento de las culpas, el perdón y hacer lo correcto. El modo en que discurre todo está muy bien planteado, porque poco a poco conocemos las circunstancias de lo ocurrido en Vietnam e Irak, de modo que la reunión después de tanto tiempo, aunque sea por un motivo bien triste, se presenta como oportunidad única para reparar errores y crecer como personas. Por otro lado, la mirada al lado oscuro de la guerra, incluidos los intereses bastardos de los que mueven los hilos, aunque decididamente crítica, está hábilmente contenida, se evita la tentación panfletaria. El film muestra, en los dramas personales, un delicado equilibrio, pues existe espacio para la risa y para la lágrima, y el choque de personalidades –el bruto Sal, con su lenguaje procaz y sus modos nada delicados, frente al pastor que todo lo ve con mirada sobrenatural tras su encuentro con Jesús, tiene como puente al roto Doc, que debe encajar la muerte de su hijo– está manejado con rara perfección. Una gratísima sorpresa, con tres extraordinarios personajes principales, y un buen cuadro de secundarios, que lo hacen muy bien.

7/10
Todos queremos algo

2016 | Everybody Wants Some!!

Tras el reconocimiento de la crítica que obtuvo su film Boyhood, momentos de una vida, por el que Patricia Arquette obtuvo el Oscar a la mejor secundaria (el film obtuvo un total de seis candidaturas a los premios de la Academia), Richard Linklater reincide en su temática favorita, el paso del tiempo, con este film nostálgico que se desarrolla en los 80. También supone una regresión al inicio de su carrera, pues comparte numerosos elementos con su primer éxito, Movida del 76, rodado más de veinte años atrás. Si aquella cinta se desarrollaba en los 70, durante el último día de clase de los estudiantes de un instituto, Todos queremos algo sigue los pasos de los integrantes del equipo de béisbol de la universidad durante el fin de semana previo al comienzo del curso. Jake, joven idealista que se incorpora como pitcher del conjunto, se muda a su nueva habitación,  que comparte con uno de sus compañeros, ‘Beuter’, de acento sureño. Tras conocer al resto de integrantes, el entrenador deja claro en la primera reunión que “nada de alcohol” y “prohibido subir a la casa con chicas”. Los muchachos no hacen demasiado caso, y pasarán el tiempo en fiestas marcadas por los excesos etílicos, y la marihuana, y persiguiendo a todas las mujeres que encuentran a su paso. Y eso que Jake ha quedado deslumbrado por Beverly, una estudiante de arte dramático… Sobresale el fresco estilo típico del cine ‘indie’ americano, propio de Linklater, y quienes vivieron aquellos años disfrutarán con la reconstrucción de la época, marcada por detalles como las primeras máquinas de videojuegos, y sobre todo una banda sonora compuesta por grandes éxitos de grupos como Queen, ZZ Top, Brian Eno, Frank Zappa, Pink Floyd, Van Halen, etc. Además, el realizador muestra un  gran talento (como es habitual) a la hora de dirigir intérpretes, en este caso tan jóvenes como desconocidos, salvo quizás Blake Jenner (Glee), o Ryan Guzman (Step Up Revolution, Heroes Reborn). Pero por lo demás, Todos queremos algo no tiene grandes diferencias con la disparatada Desmadre a la americana, que rodó John Landis en 1978, y generó todo tipo de imitaciones con jóvenes irresponsables sedientos de fiestas y sexo (Porky’s, La revancha de los novatos, etc.). Aunque aquélla al menos contaba con la divertida interpretación de John Belushi que generaba numerosas carcajadas, la crítica la condenó sin piedad, por su clara vocación comercial. Sin embargo disculpará los excesos de ésta, pues cuenta con director de prestigio. En ambos casos se exalta la camaradería, pero la moralidad, aquí representada por el entrenador, no tiene ningún valor, salvo para ir a la contra, y el ‘mensaje’ que se deduce vendría a ser algo así como “aprovecha los años locos para divertirte, que pasan rápido”. Mala moraleja.

5/10
Boyhood. Momentos de una vida

2014 | Boyhood

Una película verdaderamente singular, aunque Richard Linklater no deja de seguir en Boyhood la estela de su celebrada trilogía iniciada con Antes del amanecer. Pues en ambos casos se reflexiona sobre las relaciones humanas, el amor y el discurrir de la vida, con el paso del tiempo, y la madurez y sabiduría que se van adquiriendo al aprender de los errores, como elementos configuradores de lo que se cuenta. Se diría inspirada en parte por la traslación de Harry Potter al cine –los libros del niño mago son citados explícitamente–, pues aunque de otro modo, también en esa saga el espectador ha visto crecer a los protagonistas, aunque en ese caso a lo largo de los años, y no de golpe, como el espectador experimenta de un modo muy vívido en este film. Lo novedoso en Boyhood, es que se trata de un proyecto que su director ha ido rodando a lo largo de 12 años para estrenar al fin ahora, manteniendo el mismo reparto, lo que resulta especialmente importante en el caso del protagonista Mason –al que seguimos hasta que cumple 21 años y se va a estudiar a la universidad, gran papel de Ellar Coltrane iniciado cuando era un chaval–, aunque también en el de su hermana Samantha –a la que da vida la hija del director, Lorelei Linklater–, y en el de sus padres divorciados –interpretados por Patricia Arquette y el habitual de Linklater Ethan Hawke–. El director, guionista y productor sale airoso de su experimento de largo metraje, casi 3 horas, pues logra imprimir a lo que cuenta el sello de la autenticidad, el proceso que vive el protagonista desde su infancia hasta que está en edad universitaria, en el ambiente de una familia desestructurada con un ambiente típicamente estadounidense: la madre llega a pasar por tres matrimonios, y cada esposo tiene sus rasgos problemáticos. Todo el film discurre con gran naturalidad, se evitan los tópicos al abordar los típicos ritos de iniciación a la vida, no hay excesos ni aspavientos cuando se produce el desconcierto vital, aunque haya momentos de dolor, y surja la inevitable pregunta existencial "¿Cuál es el sentido de todo esto?", para la que no hay aquí una respuesta trascendente. Linklater pinta con convincentes rasgos vigorosos a los personajes con sus respectivos lazos; y nadie es perfecto, pero de ningún "árbol caído" se hace "leña", más bien hay un esfuerzo de comprensión de cómo son los demás, y de sus posibilidades de mejorar. El modo en que se pinta al padre simpatizante de Obama en las elecciones presidenciales, y el matrimonio que tanto aprecian el rifle y la Biblia, son ilustrativos de un enfoque amable, que evita los juicios hoscos tan habituales hacia aquellos que tienen distintos puntos de vista. Hay sin duda momentos hermosos –las conversaciones hijo-progenitor, la satisfacción de que un consejo en un momento dado no cayó en saco roto...–, que como en la vida, ocurren también en el cine, y que transmiten emociones genuinas.

7/10
Up to speed

2012 | Up to speed | Serie TV

Timothy 'Speed' Levitch es nuestro guía turístico en esta serie que recorre los monumentos más olvidados de las ciudades estadounidenses, desde el jardín de los zapatos en San Francisco hasta el metro más afortunado de Nueva York. Serie de televisión creada por el conocido cineasta Richard Linklater. Mezcla de aventuras, documental y comedia en esta loca producción que lleva el sello personal de su versátil creador.  

6/10
A Scanner Darkly

2005 | A Scanner Darkly

Un futuro no muy lejano. La adicción a las drogas se ha convertido en un problema de primera magnitud. La policía utiliza ‘topos’ que se infiltran en los grupos sospechosos, para dar con los que manejan los hilos de tan lucrativo negocio. Uno de estos ‘topos’ es Bob Arctor, obligado a llevar una vida esquizofrénica, y que porta un sofisticado traje de camuflaje cuando anda en las dependencias policiales, para que sus compañeros no conozcan su verdadera identidad. Adaptación de una novela de anticipación de Philip K. Dick, cuyas historias han dado pie a filmes de la talla de Blade Runner, Desafío total y Minority Report. Richard Linklater aplica la tecnica que ya empleó en Waking Life, y filma a los actores reales, a cuyas imágenes aplica luego animación rotoscópica. El resultado, de personajes con contornos muy marcados y cierta cualidad etérea, tiene su encanto, aunque puede terminar cansando. Linklater, siguiendo las intenciones del autor, señala los perniciosos efectos de la drogadicción. Pero, con ritmo cansino, sucumbe a la tentación de la verborrea, que tan buenos resultados le dio en Antes de amanecer y Antes de atardecer, pero que aquí empantana la narración. Pese a todo tiene logros destacables, como la del citado traje de camuflaje, o la escena final de Arctor en la plantación, recogiendo una florecilla.

5/10

Últimos tráilers y vídeos