IMG-LOGO

Biografía

Tatsuya Nakadai

Tatsuya Nakadai

Tatsuya Nakadai

Filmografía
Ran

1985 | Ran

La versión de Akira Kurosawa de la tragedia de 'El rey Lear'. El maestro japonés acude a Shakespeare -cambiando hijas por hijos- para contar una historia sobre la filiación y la paternidad, y los sentimientos de gratitud. Ambientada en el siglo XVI, el anciano Hidetora ha decidido repartir sus tierras entre sus tres retoños, unos hombres ya hechos y derechos. Lo que desata la ambición de dos, mientras que el que parecía más despegado es el que mejor reacciona. El film tuvo cuatro nominaciones al Oscar, materializando la del vestuario.

7/10
Kagemusha, la sombra del guerrero

1980 | Kagemusha

Shingen es un poderoso caballero y guerrero medieval -la trama se desarrolla en el siglo XVI- que ha llegado a ser tan legendario como sus banderas de guerra, que llevan la leyenda: `Veloz como el viento, silencioso como el bosque, feroz como el fuego, grandioso como la montaña´. Sueña con convertirse en el emperador de Japón. Tras resultar gravemente herido en un combate, lo que le lleva a las puertas de la muerte, Shingen ordena a su séquito la búsqueda de un doble -un kagemusha- para reemplazarlo de modo que sus enemigos no aprovechen su muerte para obtener la victoria final. Encuentran a un hombre de parecido asombroso, un criminal de poca monta, que acepta el encargo, pero que tiene que hacer un gran esfuerzo para parecerse al líder del ejército. Cuando éste es descubierto, el hijo del militar aprovecha la situación para tomar el poder. En uno de sus últimos trabajos, Kurosawa volvió a firmar una obra maestra del calado de sus recientes Ran o Dersu Uzala, o de sus filmes clásicos como Yojimbo, Los siete samuráis o Rashomon. No se puede decir nada negativo de este épico espectáculo, que reconstruye la época a la perfección y que cuenta con unos intérpretes excelentes. Los realizadores norteamericanos Francis Ford Coppola y George Lucas eran admiradores declarados del maestro del cine japonés, por lo que le ayudaron a conseguir la financiación necesaria para el filme y figuran en los títulos de crédito como productores ejecutivos de la versión internacional.

7/10
Solar Eclipse

1974 | Kinkanshoku

Nuevo ejemplo de la posición ideológica de Yamamoto, es la adaptación de la novela homónima de Tatsuzo Ishikawa en la que, basándose en hechos reales, se centra en las intrigas de los miembros del Partido Conservador candidatos a convertirse en Primer Ministro. Los juegos de poder, la corrupción y la ambición que se esconden tras la escena política son el tema central de esta gran producción que contó con los principales actores japoneses de la época.

La batalla de Okinawa

1971 | Gekido no showashi: Okinawa kessen

Tras la conquista de la isla de Iwo Jima en la Guerra del Pacífico, durante la Segunda Guerra Mundial, las fuerzas estadounidenses se dirigen a la isla de Okinawa. El resultado fue la batalla más grande de la historia, reconstruida en este film con todo lujo de detalles. En efecto, la película de Kihachi Okamoto se despliega como un minucioso lienzo, que describe los dos meses y medio que duró la contienda. Esta presentada casi como una dramatización de los hechos, donde no existen propiamente lo que podrían denominarse protagonistas. Están los altos mandos, entre ellos el comandante de las fuerzas niponas Mitsuru Ushijima, y los dos gobernadores que conoció la isla en ese período; hay soldados de distinta graduación; médicos y enfermeras; un civil que ejerce de barbero... Pero son siempre personajes dentro del amplio cuadro que pinta todos los horrores de la guerra.Okamoto conoció de primera mano el conflicto, pues él combatió en la guerra, y murieron casi todos sus compañeros. Sin embargo, y a pesar de que en otros de sus filmes domina la crítica a la sociedad de entonces, aquí se apuesta por una mirada objetiva y distante, como del cronista que quiere mostrar los sucesos tal y como fueron. Así, entrega buenas escenas bélicas, y gana el film en entidad en el último tramo, cuando se masca la derrota, y los oficiales se hacen el harakiri. Resulta terrible ver esa especie de obligación moral que algunos sentían de quitarse la vida, antes de ser testigos de la derrota. El film, aunque sobrio al mostrar la violencia, incluye escenas terribles, como las de civiles que se suicidan en grupo con granadas, para luego matarse unos a otros los que están malheridos; o la de las colegialas junto al mar, ingiriendo pastillas para quitarse la vida. Hay algún escaso apunte humorístico -el barbero, la enfermera regordeta- o de humanidad -el último encuentro del comandante y el gobernador-, pero el tono sombrío se impone. La realización es impecable, y resulta evidente que Clint Eastwood vio este film antes de entregar sus Cartas desde Iwo Jima.

6/10
La batalla del mar de Japón

1969 | Nihonkai daikaisen

El almirante Heichachiro Togo envía su flota a combatir con los buques soviéticos, en el mar de Japón. Los japoneses dieron su visión de la guerra que mantuvieron con la URSS, en una cinta vistosa.

4/10
¡Mata!

1968 | Kiru

Genta y Hanji se conocen casualmente. El primero es un ex granjero que desea convertirse en samurái, mientras que el otro es un samurái que desea una vida tranquila tras haber tenido que matar a su mejor amigo en circunstancias trágicas. Como el propio Kihachi Okamoto explicó, su idea era rebajar con humor la imagen de superhombre del samurái que daban otros filmes de sus compatriotas: "Quise mostrar samuráis más humanos, más sencillos, temperamentales y filosóficos. Mostrar cómo asumían la violencia y los asesinatos."

6/10
El paso del gran Buda

1966 | Daibosatsu Toge

La curiosa singladura de un samurái que no responde a la imagen clásica de guerrero noble. En efecto, el protagonista muestra un nulo sentido moral cuando asesina a un anciano o viola a una mujer. Lo único que parece mantenerle vivo y con interés por las cosas es su gusto por la violencia y las acciones de guerra. El crítico Jason Sanders la tildó de “manga existencial”, y por la visión atípica que da del samurái venía a decir que la película era el equivalente a lo que Centauros del desierto era para el western.

6/10
La espada de la maldición

1966 | Dai-bosatsu tôge

Ryunosuke es un samurai sin escrúpulos que, durante una competición, mata a su oponente. Tras el trágico final, huirá en busca de la paz pero no será fácil encontrarla. Drama basado en una novela de Kaizan Nakazato. Entre el reparto aparece Toshiro Mifune (El paso del gran Buda), como un brillante espadachín.

4/10
La cara de otro

1966 | Tanin no kao

Mr. Okuyama sufrió un accidente que le desfiguró la cara. A partir de entonces lleva puesta una máscara que le cubre todo el rostro y parece perfectamente natural, y con la que nadie sospecha nada. De este modo consigue engañar a todos, incluida su propia esposa. Hiroshi Teshigahara adapta en la pantalla su propia novela dirigiéndola de una manera claustrofóbica.

5/10
El más allá

1964 | Kaidan

Película de Masaki Kobayashi dividida en cuatro segmentos. En el primero (Pelo negro), se cuenta la historia de un joven que rechaza a su verdadero amor para casarse por conveniencia con otra mujer; el segundo (La mujer de la nieve), pone de protagonista a un vampiro que cumple su venganza cuando un leñador falta a su promesa; en el tercero (Hoichi, el hombre sin orejas), un chico ciego se relaciona con unos espíritus; y el cuarto segmento (En una taza de té), narra los pensamientos que tiene el fantasma de un guerrero.

6/10
El infierno del odio

1963 | Tengoku to jigoku

El hijo de Gondo, un empresario, ha sido secuestrado. La cantidad que exigen los captores es la que el tipo tenía reservada para cerrar un importante negocio. Gondo no duda en sacrificar ese dinero, pero las cosas cambian cuando se entera de que los secuestradores han cometido un error: el niño que tienen en su poder es el hijo de su chófer. Con formato de thriller, e incluso de cine negro, Akira Kurosawa plantea un interesante dilema moral. Y Toshiro Mifune pone rostro al hombre enfrentado a una situación límite, que debe probarse a sí mismo que la vida de cualquier ser humano resulta preciosa.

8/10
Sanjuro

1962 | Tsubaki Sanjuro

En la época Takugawa del Japón medieval, un grupo de jóvenes samuráis está cansados de la corrupción que reina en su ciudad. Y no saben a qué carta quedarse, si a del tío de uno de ellos, chambelán serio y distante, o a la de otro gran señor, más asequible. La aparición de Sanjuro, un guerrero de personalidad arrolladora, les ayudará a poner orden. Una de las obras mayores de Akira Kurosawa y su actor fetiche, Toshiro Mifune. El personaje de Sanjuro posee una gran fuerza, y contrasta con los jóvenes guerreros algo alocados, que tienden a actuar a tontas y a locas. Él piensa, y aunque su actitud es algo chulesca, el equivalente a un `John Wayne´ de ojos rasgados, casi siempre acierta. Mifune imprime humanidad al personaje, por ejemplo en la escena en que la esposa del chambelán, que ha calado su personalidad, le define como "una katana desenvainada". Aquel comentario -o su mención de las camelias- toca su fibra sensible, y por ello cuando más adelante hinca la rodilla en el suelo y ofrece su espalda a la señora para sortear un muro, lo hace como reconociendo su grandeza. Tras una apariencia rocosa, hay un gran corazón. El cine es pura aventura, y abunda en escenas de acción y suspense. La música de Masaru Sato ayuda, y mucho, a componer la atmósfera de la película, y el director sabe sacar todo su partido al formato panorámico y a la fotografía en blanco y negro. Está además presente uno de los temas favoritos de Kurosawa: el de la búsqueda de la verdad, unido a las engañosas apariencias, que tienen su colofón en el comentario del chambelán acerca de su `cara larga´, que inspira poca confianza, lo que provoca las risas de los reunidos ante él.

8/10
Harakiri

1962 | Seppuku

El yerno de un guerrero samurai se suicida realizándose el célebre harakiri japonés, y en este caso, el hombre lo hace clavándose una espada en el estómago. El guerrero decide vengar la muerte de su yerno porque cree que alguien le obligó a matarse. La mejor película de Masaki Kobayashi que habla del sistema social y la tradición japonesa.

8/10
La condición humana III: La plegaria del soldado

1961 | Ningen no joken III

Tras una sangrienta batalla con los rusos, los supervivientes del ejército japonés se cuentan prácticamente con los dedos de una mano. Uno de ellos es Kaji, que junto con varios de sus hombres, piensa en el mejor modo de volver a casa. Muchos otros soldados nipones andan dispersos por una amplia zona de Manchuria, y sus actitudes son muy diversas; entre otras está la de un oficial escondido con una cincuentena de hombres en un bosque, con la delirante idea de que si aguarda el momento oportuno, puede realizar una acción importante para su país. No es la idea que tiene Kaji, cada vez más pesimista ante la triste condición humana. A él le sostiene sobre todo la idea de reunirse con su esposa Michiko. Tercera y última entrega de la trilogía La condición humana de Masaki Kobayashi. Tatsuya Nakadai remata de modo excepcional la composición de su personaje Kaji, aquí como transfigurado después de haber matado a un semejante, pues como él mismo dice "Uno cambia cuando debe matar o morir". Una vez tiene manchadas las manos de sangre, la idea de su primer crimen le perseguirá. El film sigue retratando la fuerte e inflexible personalidad de Kaji, que resiste los avances de una mujer que intenta seducirle, y que se rebela ante la injusticia de canallas violadores y saqueadores. El film retoma a un soldado comunista amigo de Kaji, lo que permite dibujar el atractivo que sobre él ejerce un socialismo humano, pero que ve invalidado en la práctica. No hay denuncia nítida del estalinismo, y se mira con simpatía al hombre del partido que alaba la valentía de Kaji, pero sí se puede intuir la fragilidad de un sistema que mira a la colectividad y no a la persona. Quizá esta entrega es más fatalista que las anteriores, una sensación de inevitabilidad en los hechos, y en la maldad que anida en el hombre, que remite al juicio de la historia por sus hechos. El film está rodado con brío, y muestra con efectividad las secuelas de la guerra entre la población civil, en las escenas en que Kaji y sus soldados están acompañados por un grupo de manchurios; las discusiones, las humillaciones por un puñado de arroz o una serpiente, son terribles. Son visualmente potentes las escenas de las largas caminatas, esos planos inclinados y miradas perdidas de los personajes, sus siluetas recortadas en el horizonte. Entre ellas, la que pone fin a la película, por un inmenso paraje de nieve, triste y conmovedora.

8/10
Yojimbo

1961 | Yojimbo

Una de las mejores películas de samuráis de la historia del cine, a la altura de Los siete samuráis, también de Kurosawa. Describe la llegada de un guerrero a una ciudad dividida por el enfrentamiento entre dos clanes rivales. Yojimbo es un mercenario, que va cambiando de bando según le conviene. Pero su visión de las cosas cambia a medida que conoce la situación y a los que la padecen. Hasta el punto de que decide, para liberar a la oprimida ciudad, explotar dicha rivalidad: la idea es que ambos grupos se maten entre sí. El film tuvo tal repercusión, que el propio director dirigiría una secuela, Sanjuro. La trama parece deudora de la novela de Dashiell Hammett `Cosecha roja´, y un argumento semejante también formaría parte de Muerte entre las flores, el film de los hermanos Coen. Pero el remake por excelencia es la película de Sergio Leone protagonizada por Clint Eastwood Por un puñado de dólares. Aunque muchos comentaristas atribuyeron el éxito del film a los duelos de espadas, apasionantes sin duda, Kurosawa tenía otra opinión. Para él lo importante era el personaje de Yojimbo, que "es un verdadero héroe, tiene un motivo real para luchar".

7/10
Cuando una mujer sube la escalera

1960 | Onna ga kaidan wo agaru toki

Keiko es la madame de un local de Ginza que, tras quedarse viuda, debe salir adelante ella sola, pero los numerosos problemas que le rodean, la enfermedad de su hermano y las deudas económicas, hacen que Keiko se sienta insatisfecha con su vida. Algunas chicas del local han logrado marcharse con algún cliente y ella piensa que el matrimonio con uno de ellos le abriría la puerta a una vida mejor, pero ella no está dispuesta a traicionar de ese modo a su marido. Emotivo film y uno de los clásicos del cine japonés que habla de la vida de las geishas, no demasiado fácil, por cierto. Muy bella y correcta Hideko Takamine en el papel principal.

6/10
La condición humana I: No hay amor más grande

1959 | Ningen no joken I

Primera entrega de la gran trilogía de Masaki Kobayashi sobre la guerra y sus consecuencias, monumental fresco humanista que parte de seis novelas de Jumpei Gomikawa. Está rodada en scope y en primoroso blanco y negro. El protagonista de la historia es Kaji, que para eludir ser reclutado por el ejército nipón, ofrece sus conocimientos de organización empresarial en la logística de la industria de la guerra. De modo que es destinado a un remoto rincón de la Manchuria ocupada, a una mina de carbón. Allí gran parte de los trabajadores son prisioneros de guerra chinos, que desarrollan su tarea en condiciones infrahumanas, tratados como si fueran casi animales. Algo ante lo que se rebela la sensibilidad social del Kaji, recién casado con la fiel Michiko, y al que cuesta olvidar las injusticias cuando regresa a casa. Kobayashi logra una primera parte poderosa, que habla de la dignidad de las personas y su explotación como si fueran bestias, algo que queda claro en la imposición de llevar a los prisioneros prostitutas, con la simple razón de calmar sus instintos y lograr mejor efectividad en la producción de carbón. La frase de uno de los jefes -"¿Qué es el hombre? Una masa de avaricia y lujuria que absorbe y excreta."- es muy significativa de su estrecha visión antropológica. El cineasta conjuga la denuncia social -el comportamiento de los jefes oscila entre la brutalidad inmotivada y el conformismo con el estado de cosas- con el cuidado de las historias personales y la psicología de los implicados, desde el matrimonio del protagonista a la relación amorosa surgida entre un prisionero y una de las rameras. La dicotomía en que se mueve Kaji se enraíza en un dilema muy oriental, el de atender al 'giri' u obligación debida a la comunidad y el país, o el de seguir el 'ninjo', o sea, las obligaciones personales. En efecto, el respeto por cada hombre no elimina ni mucho menos en Kaji su patriotismo, aunque cuestione el modo concreto de cumplir con él.

8/10
La condición humana II: El camino a la eternidad

1959 | Ningen no joken II

En la segunda parte de La condición humana, adaptación de la obra de Jumpai Gomikawa, Kaji es llamado a filas por el ejército, una evidente represalia por su actitud demasiado complaciente con los trabajadores de la mina en Manchuria. Sospechoso de simpatizar con el comunismo por su sensibilidad social, no parece fácil que pueda pasar de soldado raso, y los compañeros veteranos, al igual que hacen con otros de rango inferior, le someten a diversas vejaciones. En tal sentido, Masaki Kobayashi no deja de fustigar al ejército japonés como organización donde se pisotea con frecuencia la dignidad del ser humano. Así ocurre con un torpe soldado, que muestra una pésima puntería, carne de cañón para los abusos de los veteranos, en una línea que se diría fuente de inspiración para Stanley Kubrick y La chaqueta metálica. De todos modos, el cineasta se esfuerza en ser equilibrado en su visión, y le sirve de contrapeso el personaje del subteniente, que tiene ideas particulares de cómo lograr utilizar en su favor las evidentes cualidades de Kaji como líder. La nueva entrega de la trilogía se centra más en la conflagración, con una primera parte más enfocada a mostrar la instrucción, y una segunda donde se ve el fragor del combate en todo su horror; la escena en que asoman los carros de combate por una colina es eficacísima en su sencillez, a la hora de anunciar lo que se avecina. Frente a las brutalidades que animalizan al hombre, Kobayashi atrapa momentos de ternura y camaradería sin igual. Singularmente esa valiente visita de Michiko al campamento para estar con su esposo, superando mil y un obstáculos, con la noche que comparten, donde se atrapa con delicadeza todo su amor. Pero también en la instrucción que Kaji lleva a término de sus hombres, cuando al fin logra el rango de cabo, y que prueba que el trato humano ayuda a crear una unidad y fraternidad entre ellos, que serán muy valiosas en el momento en que estén sometidos a fuego real. Una vez más el humanismo de Kobayashi se trasluce en la fina psicología de los personajes, que ayuda a conocerlos y a entenderlos.

8/10
Extraña obsesión

1959 | Kagi

Kenji es un maduro médico que ha perdido lívido sexual y teme no poder satisfacer a su mujer Ikuko. Por ello, decide preparar una cita entre el joven doctor Kimura y su mujer para sentir celos, ya que supone que ahí esta la clave del problema y puede solucionarse. Por otro lado, el joven médico está enamorado de Toshiko, la hija del matrimonio. Basándose en 'La llave', la novela de Junichiro Tanizaki, Kon Ichikawa dirige esta película donde el mayor logro es la pareja Machiko Kyo y Tatsuya Nakadai, esposa y médico, respectivamente.

4/10
Conflagración

1958 | Enjo

Un joven acude a  Kyoto para hacerse monje budista y huir de la mala influencia de su madre. Poco a poco comienza a sufrir un trastorno psicótico que le hace incendiar el pabellón dorado Kinkakuji. Basado en la novela de Yukio Mishima llamada 'El pabellón dorado' e inspirada en un hecho real, lo mejor de la película es la interpretación de Raizo Ichikawa (El arpa birmana). Destaca también la música de Toshiro Mayuzumi y la fotografía de Kazuo Miyagawa.

5/10
Todo sobre el matrimonio

1958 | Kekkon no subete

El debut en la dirección de Kihachi Okamoto. Se trata de una comedia con gran dosis de ironía que muestra el choque generacional en lo que se refiere a la concepción del amor y el matrimonio.

5/10

Últimos tráilers y vídeos