IMG-LOGO

Biografía

Jordi Dauder

Jordi Dauder

73 años ()

Jordi Dauder

Nació el 05 de Marzo de 1938 en Barcelona, España
Falleció el 15 de Septiembre de 2011 en Madrid, España

Premios: 1 Goya

Goya
2009

Ganador de 1 premio

Filmografía
Jordi Dauder, la revolució pendent

2012 | Jordi Dauder, la revolució pendent

Este documental explora la apasionante experiencia vital y la rica personalidad de Jordi Dauder a partir de una entrevista concedida por el actor poco antes de morir y donde se muestra como siempre enérgico, esperanzado y luchador. Por qué Jordi Dauder fue hasta el final una persona comprometida con su tiempo y su entorno, tanto desde su faceta más artística (actor, poeta, escritor, doblador, articulista) como desde el activismo político o la agitación social y cultural.

El monje

2011 | Le moine

La España de finales del siglo XVI. Siendo un bebé, Ambrosio fue abandonado a las puertas de un convento de capuchinos. Criado con ellos se hará monje, hasta el punto de convertirse en una celebridad local como predicador infatigable y riguroso director de almas. Sus certezas espirituales se verán puestas a prueba cuando ingresa como novicio el hermano Valerio, joven que oculta su rostro desfigurado tras una máscara. Adaptación de la novela gótica de Matthew Gregory Lewis (1775-1818), escrita cuando el autor contaba sólo 20 años, y admirada por sus coetáneos lord Byron y el marqués de Sade. Está tras la cámara Dominik Moll, que sirvió en 2000 la inquietante Harry, un amigo que os quiere. Se trata de un film altamente desconcertante, a modo de cuento moral para los que se creen superiores a los demás hombres, y que sin embargo albergan en su interior las mismas flaquezas sino peores. Llama la atención el retrato del diablo como un ente real, capaz de seducir a los hombres, aunque subrayando que éstos, por su arte, no harán nada que ellos mismos no quisieran hacer libremente. El cineasta francés se las compone para crear una atmósfera desasosegante en su descripción de cómo el virtuoso se precipita hacia el abismo. De todos modos no evita cierto aire de folletín en el fatalismo de ciertas revelaciones finales, y desconcierta con algunas líneas del relato -la monja pecadora castigada de modo nada cristiano por su abadesa, el amor limpio de dos jóvenes que se han conocido con motivo de un sermón de Ambrosio-, cuya imbricación en la trama principal no queda suficientemente clara. Aunque se juega la baza de recordar a títulos populares como El nombre de la rosa, no parece que haya intención de dar una visión negativa de la religión. Lo que no quita para que en la reduccionista visión de Moll brille por su ausencia el amor de Cristo encarnado, todo se limita al estoicismo de un conjunto de reglas que pueden llegar a ser muy opresivas e incluso carentes de sentido.

5/10
Catalunya über alles!

2011 | Catalunya über alles!

Un ex presidiario, un inmigrante en paro y un empresario de éxito son los protagonistas de este retrato de la Cataluña interior. Tres historias que reflejan una sociedad en conflicto obligada a reinventarse o a saltar por los aires.

Lope

2010 | Lope

Siglo de Oro español. El soldado Lope de Vega vuelve de la guerra en las Azores, dispuesto a establecerse en Madrid y no volver a servir en el ejército. Tras enterrar a su madre, decide cultivar su pasión por el teatro y los versos, buscando el respaldo del empresario Jerónimo Velázquez. Logrará ganarse su confianza, al tiempo que cultiva una relación amorosa clandestina con su hija, Elena Osorio, y se siente atraído por Isabel de Urbina, de noble familia.El cine hispano sigue haciendo un esfuerzo por abordar tramas interesantes de su apasionante pasado, tras Alatriste y La conjura de El Escorial. Y hay que agradecer el gran esfuerzo de producción, la ambientación histórica es impresionante, y el elenco de actores bastante aceptable. Pero como ocurría en los mencionados títulos, el resultado es desigual. La idea al abordarse libremente la vida de uno de los genios de la literatura española, Lope de Vega, y que remite a Shakespeare enamorado, es ofrecer sus cuitas amorosas, al hilo de su vocación a las letras. Aunque una cosa es la intención, y otra el resultado, un tanto deslavazado.No es fácil dilucidar si es cosa del guión de Jordi Gasull e Ignacio del Moral, o de la puesta en escena de Andrucha Waddington, pero la sensación del conjunto es de escasa vertebración e indefinición de personajes. Valga a tal efecto, un ejemplo. Arranca el film con una carta de Lope dirigida a su madre, y tal recurso epistolar, junto a la muerte de ella, poco aportan a la historia. Se nos indica que al protagonista le importan las apariencias -de ahí ese entierro, por encima de sus posibilidades-, pero luego esto parece inconexo con la posterior descripción del triángulo amoroso, donde los auténticos sentimientos de Lope hacia Elena e Isabel son poco nítidos, y no parecen desde luego en ninguno de los casos los de un enamorado. Es cierto que hay algunas escenas que funcionan -la improvisación de los sonetos, el encuentro de las dos mujeres...-, pero falta el deseable ritmo brioso y domina la frialdad en la narración, con enredos y rencores que no conmueven, y sentimientos y modos de actuar muy básicos, como esas exageradas miradas lascivas de Elena (Pilar López de Ayala) en los primeros pasos del film, o el modo en que se resuelve un juicio. Por otra parte, el conocedor de la obra de Lope echará en falta un mayor recurso a ella, aunque ciertamente, con respecto al caso Shakespeare, el hándicap estriba en que es menos conocida por parte del gran público.

4/10
Vidas pequeñas

2010 | Vidas pequeñas

Sexto largometraje del realizador argentino establecido en España Enrique Gabriel (En la puta calle, Las huellas borradas), cuyas películas siempre han tenido su interés. En esta ocasión, ha rodado una cinta muy coral, con muchos personajes reconocibles de la realidad actual, y que al parecer están inspirados, en mayor o menor medida, en personajes auténticos conocidos por el propio cineasta, coautor del guión. La trama se vertebra en torno a la figura de Bárbara Helguera, una diseñadora de moda de prestigio, que por la mala situación económica general, y su pésima gestión del negocio, acaba en quiebra y absolutamente arruinada. Demasiado orgullosa para aceptar la ayuda materna, una noche en la que no tiene donde ir, acaba siendo recogida por Andrés, un estrafalario joven que se gana la vida recogiendo monedas como ‘estatua viviente’ en un centro comercial. Éste la lleva a la cochambrosa cabaña en la que vive, en un camping de las afueras de Madrid, donde se refugian numerosas personas de condición muy humilde, como un matrimonio de feriantes, una ‘esteticienne’ que vive con una hija adolescente, que se resiste a estudiar o trabajar, una talentosa periodista cuya revista se fue al traste casada con un dramaturgo en horas bajas, una vendedora de quesos cuyo marido es un tipo que se dedica a negocios dudosos y un peculiar ruso que en sus tiempos llegó a cantar con el mismísimo Yves Montand. Enrique Gabriel retrata las consecuencias de la crisis con un tono amable que enmascara una visión un tanto pesimista. El título acaba siendo irónico, pues el film viene a decir que no hay vida pequeña, sino que en cualquier lugar puede haber gente de lo más interesante, con buenos sentimientos. Recupera uno de los temas centrales de su filmografía, la necesidad de afecto, que da pie a los mejores momentos de la cinta: la hija que se da cuenta de que nunca le ha demostrado su cariño con un regalo de cumpleaños o similar a su madre, los problemas de comunicación de la protagonista con la suya, y el ruso que sólo quiere que alguien escuche su disco. El director ha echado mano de escogidos intérpretes del cine español, con la memorable Ana Fernández a la cabeza, demostrando una vez más que no le dan todas las oportunidades que merecería. Pero es que no hay interpretación pequeña en esta película, pues los secundarios son todos bastante eficaces, con especial mención al matrimonio ‘culto’ que interpretan los veteranos Ángela Molina y Emilio Gutiérrez Caba, y al ‘campechano’ que conforman Alicia Sánchez y Pepo Oliva.

6/10
23-F: El día más difícil del Rey

2009 | 23-F: El día más difícil del Rey | Serie TV

Miniserie televisiva que recrea la intentona golpista del 23 de febrero de 1981 en España, cuando el teniente coronel Antonio Tejero mantuvo secuestrado al Congreso de los Diputados, durante la investidura del nuevo presidente del gobierno, mientras los tanques del capitán general Jaime Milans del Bosch tomaban las calles de Valencia, y surgían en el panorama nubarrones inequívocos de una posible involución, que podía dar al traste con la democracia y el régimen constitucional. Estos hechos de la historia reciente de España son descritos sobre todo desde el punto de vista del rey Juan Carlos I, arropado por su familia y asistido por el jefe de la Casa Real, Sabino Fernández Campo.Sorprende la calidad de esta 'telemovie', sobre todo por la poca costumbre de los cineastas españoles a abordar temas relacionados con la política reciente, donde existe bastante temor a herir sensibilidades. Bien es cierto que la que nos ocupa es muy políticamente correcta, en el sentido de que lo que se nos describe sobre todo es la determinación sin fisuras del rey para salvaguardar el sistema político que habían manifestado desear para sí los españoles. De modo que Juan Carlos I -bien encarnado por Lluís Homar- sale muy bien parado, al igual que el entorno de los que permanecen leales y cooperan en el restablecimiento del orden. En el lado de los golpistas, la guionista Helena Medina y la directora Sílvia Quer han hecho un esfuerzo por evitar la caricatura, de modo que Manel Barceló, José Sancho, Juan Luis Galiardo compañía pintan a unos golpistas -Tejero, Milans, el general Alfonso Armada- con matices, y se expresan las razones que les condujeron a actuar como lo hicieron. Desde el punto de vista estratégico y militar, se critica lo que de chapuza tuvo la cosa, pero no deja de mostrarse la eficacia con que se ocupó el Congreso, sin derramamiento de sangre, una meta en que todo momento desearon mantener los conjurados. Hay una buena recreación de la época, y lo cierto es que el entero film transcurre en interiores, lo que permite suponer un presupuesto ajustado muy bien aprovechado. El reparto funciona en líneas generales, y aunque no se pueden evitar algunos diálogos un tanto pobres, o escenas pocos naturales, el balance es positivo, de una dignidad que, sería de desear, debía presidir las producciones de la pública Televisión Española. Uno de los elementos dramáticos con que juega la miniserie es la amistad traicionada de Armada, que serviría para pintar el lado más humano del rey, y a la que se desea contraponer la lealtad respetuosa de Fernández Campo, un entonado Emilio Gutiérrez Caba. También se juega la carta de mostrar a los Borbón como “una familia más”, dentro de lo extraordinario de su posición en la sociedad española, subrayando el papel de apoyo de la reina Sofía -una Mónica López que recuerda más a la princesa Letizia que a la auténtica reina, pese a su peinado-, o el deseo de dar una “lección” al príncipe Felipe, entonces un niño.

5/10
Negro Buenos Aires

2009 | Negro Buenos Aires

Jordi es un fracasado empresario catalán que decide viajar a Buenos Aires para hacer fortuna. Es el mes del corralito argentino y Jordi aspira a que se haga realidad aquello de que ‘a río revuelto, ganancia de pescadores’. Una vez allí, se implica con una serie de personas de las altas esferas, muchas de las cuales están lejos de ser ‘trigo limpio’. La película utiliza los duros días del corralito como contexto para contar una historia. El interés de Ramón Térmens ha sido el de desarrollar una trama con personajes reales que despierte el interés, y es que se trata de un thriller que quiere mantener en vilo al público. Lo que no quita para que esta intención se complemente con un intento de llamar la atención sobre la corrupción tanto a nivel político como empresarial.

4/10
Del amor y otros demonios

2009 | Del amor y otros demonios

Una de las más exitosas adaptaciones cinematográficas de una obra de Gabriel García Márquez.

Camino

2008 | Camino

Camino, de Javier Fesser, se basa en hecho reales, el caso de Alexia González-Barros, una niña que murió de cáncer con 14 años, educada en una familia cristiana, y actualmente en proceso de beatificación. El guionista y director utiliza la historia auténtica reescribiéndola a su gusto -poca sensibilidad demuestra en tal sentido con los familiares que sobreviven a la pequeña-, para contar el terrible drama de la niña Camino, donde lo más terrible no parece la enfermedad que padece, problemática que se trata de modo más colateral de lo que sería razonable, a pesar de la inclusión de escenas casi gore de las operaciones de columna, sino la religión, presentada como potencial fábrica de personas fanáticas e inhumanas, manipuladora de las conciencias, y forma de insano escapismo. Lo paradójico es que Fesser maneja como alternativa para afrontar el dolor lo que, adoptando su punto de vista, no deja de ser “otro” escapismo, el de la fantasía, escenas oníricas con la familia feliz, en un contexto menos asfixiante, un “cielo” con florecillas, el niño del que se ha enamorado, flechazo instantáneo, ratoncitos que escapan de sus jaulas... Así que, patética conclusión, al final no tenemos nada a que agarrarnos ante el sufrimiento. Film militante y desequilibrado, sostiene que “cada uno se convence de lo que quiere”, ya sea de la religión o de la existencia de un enanito. De ahí el irónico, cruel juego de confusiones, en que unos interpretan como señales de santidad lo que para la niña es un amor infantil. Fesser rechaza la religión, tal “escapismo” no lo aprueba porque lo interpreta, de modo reduccionista, como impuesto desde fuera a machamartillo. Y dirige sus golpes al Opus Dei, “los malos” de la peli. Esta institución católica se (des)dibuja con prolijos y grotescos detalles, cuyo interés argumental es discutible. No hay que olvidar que Fesser proviene del cine de la caricatura y el esperpento, ahí están El sedcleto de la tlompeta, Aquel ritmillo, La gran aventura de Mortadelo y Filemón, El milagro de P. Tinto. Y al abordar un drama basado en la realidad, no evita lo caricaturesco, que chirría ostentosamente. El director se equivoca en la larguísima duración de la película, poco justificable, y no casa con suavidad los pasajes realistas con los oníricos, algo subrayado por la desacertada partitura musical. Fesser debía haberse decantado por el dramón puro y duro o por el formato de cuento, pero quiere nadar entre esas dos aguas y fracasa en el intento. Los actores hacen un trabajo esforzado, pero sus personajes son muy esquemáticos, la madre fanática, el padre “calzonazos”, la hermana “captada” por el Opus Dei, los sacerdotes “funcionarios”... Se salvan las niñas, Nerea Camacho, que interpreta a Camino, y su simpática amiga, de notable desparpajo.

3/10
Guante blanco

2008 | Guante blanco | Serie TV

El inspector Bernardo Valle es interrogado por un policía acerca del seguimiento que ha realizado durante años de Mario Pastor, un ladrón de guante blanco. Se inicia entonces un flash-back en que se ve operar al delincuente y su banda en distintos golpes, y al inspector y al equipo que investigan sus robos. Al tiempo se sigue la vida familiar de los dos antagonistas. Valle es viudo, y tiene un hijo adolescente y una niña, Pastor está casado y tiene también dos hijos. Serie televisiva española que duró una sola temporada, producida por Bambú. Arranca bien, con el sofisticado robo de unos sellos –sin duda, un homenaje nada disimulado a Nueve reinas–, aunque luego se entretiene demasiado en los detalles, conversaciones familiares, de los ladrones y la policía, lo que hace que los episodios tengan una duración excesiva, de hora y media. La estructura narrativa sigue el esquema de "la cacería", con unos perseguidores y unos perseguidos. Evidentemente el meollo de la serie lo constituyen los robos y la persecución, pero se trata de pintar "la vida normal" de los personajes. Y en el tratamiento de sus problemas domésticos, las cuestiones se abordan de modo superficial, véase el “drama” de la hija embarazada, con el apoyo de los padres a la “niña”, haga lo que haga. De todos modos logra enganchar, hay acierto en el reparto, con Carlos Hipólito y José Luis García Alvarez como inspector y ladrón respectivamente, bien secundados por el resto de los actores.

5/10
Azaña

2008 | Azaña

Biopic con estilo de falso documental que sigue la trayectoria de quien fuera presidente de la Segunda República en España, Manuel Azaña. Jordi Dauder ganó el Gaudí por su trabajo actoral.

5/10
La caja (2006)

2006 | La caja

En un pueblo de pescadores fallece don Lucio, un hombre que en vida tuvo muchas enemistades. La vecina Isabel ofrece su casa como velatorio del difunto, lugar al que acudirán muchos lugareños y vecinos de don Lucio, no con buenas intenciones precisamente. Mientras, la viuda Eloísa se desentenderá de su marido. Único film, por el momento, de Juan Carlos Falcón, donde reúne a tres actrices de altura: Ángela Molina, Elvira Mínguez y María Galiana, entre otros. La cinta es una historia agridulce, llena de humor irónico, a veces de mal gusto y que se regodea de modo insano alrededor de un tema tan serio como es la muerte. Destaca el trabajo del guión.

4/10
Cabeza de perro

2006 | Cabeza de perro

Samuel, un chico de 18 años, padece una grave enfermedad neurológica. En ocasiones pierde el sentido de la vista o del oído, otras veces pierde la capacidad de caminar... Por eso, su familia le protege hasta el exceso. Mientras trata de iniciar una vida normal en Madrid, conoce a Consuelo, una chica que conseguirá que Samuel se abra al mundo exterior. Santi Amodeo se quita parcialmente la espinilla de Astronautas, su anterior trabajo. El joven cineasta recupera en algunos momentos la frescura de El factor Pilgrim, su primer largo, que dirigió conjuntamente con Alberto Rodríguez. Su apología de las personas diferentes es interesante por momentos. Pero Amodeo es incapaz de sacarle punta a la estrechez de miras de sus protagonistas, obsesionados con el sexo, con pocas perspectivas vitales.

4/10
Regreso a Moira

2006 | Regreso a Moira

Tomás, maduro y exitoso escritor, ha pasado cuarenta años fuera de España, desde que dejó su pueblo natal siendo un niño. Tras morir su mujer, recibe en su domicilio `el enamorado´, una de las cartas del tarot. Hubo una persona en el pasado que le mandaba naipes similares, cuando todavía vivía en España, pero esa persona, una misteriosa mujer de la que se enamoró siendo un niño, murió hace cuarenta años. Tomás decide regresar a su pueblo para averiguar la verdad. El protagonista de El Bola encabeza el reparto del episodio de Películas para no dormir dirigido por Mateo Gil, artífice de Nadie conoce a nadie. Más que terror, el cineasta se decanta por el camino del suspense, con elementos románticos.

5/10
Amor idiota

2004 | Amor idiota

Pere-Lluc es un idiota confeso, condición que cree compartir con toda la humanidad. Parece haber llegado al colmo de la idiotez cuando ofrece un bochornoso espectáculo exhibicionista en un restaurante. Pero la estulticia no conoce fronteras, y tras una noche de borrachera, se fija en una atractiva mujer casada, Sandra, que coloca banderolas publicitarias por la noche. Y como si fuera un inmaduro adolescente, empieza a espiarla, hasta que se conocen y emprenden una tórrida relación. El director catalán Ventura Pons (Actrices) adapta una desconocida novela de Lluís-Anton Baulenas, que está en la línea de jóvenes desorientados y vacíos por dentro, que se mueven por impulso hacia ninguna parte. Film muy subido de tono, lo protagonizan el televisivo Santi Millán y Cayetana Guillén Cuervo.

1/10
Jóvenes

2004 | Jóvenes

Jordi quiere triunfar en el mundo de la bolsa y está dispuesto a todo con tal de lograrlo. Cristina busca diversión con las drogas, el alcohol y el sexo. Pau se siente vacío y desea llenar su vida con sensaciones fuertes como la violéncia xenófoba. Los tres cruzarán sus vidas. En la línea de lo que haría en su siguiente película, Trash, el catalán Carles Torras –aquí en codirección con Ramon Térmens– debutó en el cine con esta deprimente historia sobre jóvenes desnortados, que dan tumbos hacia ninguna parte en busca de una libertad que en el fondo no saben lo que significa. El mundo del instante, del placer, de la evasión, es lo único que mueve a los jóvenes, dice Torras. Poco se puede añadir a esto, más que frustración y brotes de violencia. Desde luego el retrato que se hace de la juventud es enormemente pesimista y da bastante miedo.

3/10
La flaqueza del bolchevique

2003 | La flaqueza del bolchevique

Pablo López trabaja fuera del horario de oficina. Su rutina incluye viajes en avión y ligues ocasionales. Un día tiene un pequeño accidente de tráfico. La mujer que va en el otro coche se comporta como una energúmena. De modo que el afectado se toma su pequeña venganza: le hace la vida imposible con llamadas anónimas amenazantes. Un día la sigue y descubre que tiene una hermana adolescente, María: mona, inocente, lista, llena de encanto. Se entabla entonces una relación de amistad, y quién sabe si de amor en el futuro. Manuel Martín Cuenca, a partir de la novela de Lorenzo Silva, describe con acierto, paulatinamente, el progreso de la relación, una especie de juego de mutuas desconfianzas, que va haciéndose entrañable. Pero aquello resulta un amor imposible, y la fatalidad actuará de modo terrible. La peli, bien llevada, habla de esas vidas que a veces llevamos, y que no son vida; y apela a la necesidad de una mirada limpia, del disfrute de las cosas sencillas, como pasar una tarde con alguien a quien aprecias. Excelentes las interpretaciones de Luis Tosar y la debutante María Valverde.

6/10
El alquimista impaciente

2002 | El alquimista impaciente

Un motel de carretera. En una habitación aparece el cadáver desnudo de Trinidad Soler, ingeniero de una central nuclear próxima. Ha sido asesinado. Varios detalles sórdidos rodean el caso. ¿Es el crimen obra de un chiflado? ¿O tendrá que ver con la impopularidad que rodeaba a la empresa del muerto? Una pareja de la guardia civil, el sargento Vila y la guardia Chamorro, investiga el caso. Estupendo “thriller a la española”. La trama atrapa de principio a fin, y es prueba evidente de que el género no es patrimonio exclusivo de los americanos. La directora Patricia Ferreira plantea con atino la relación entre los investigadores, perfecta en lo profesional, y en la que se apunta, quizá, un tímido y difícil enamoramiento; y dibuja bien la sorpresa de la esposa del ingeniero, cuando descubre la doble vida que llevaba. Ferreira explica por qué le cautivó la novela de Lorenzo Silva en que se basa el film: “En ese marco de policiaco clásico, el propio mecanismo de la investigación sirve para mostrar críticamente las características de la sociedad en que se ha producido el crimen –en este caso, la España actual– y algunos de sus problemas más importantes: ambición por el dinero a cualquier precio, especulación inmobiliaria, corrupción política y judicial, grupos ocultos de presión, mafias organizadas... Pero, sobre todo, me interesaba esa capacidad del género para ofrecer retratos de personajes que, colocados en situaciones límite, nos permiten comprender un poco más al ser humano.”

6/10
La marcha verde

2002 | La marcha verde

1975. En vísperas de la muerte de Franco, los marroquíes organizan la "marcha verde" en territorio de el Sahara Español. Entretanto, una compañía de musicales de tres al cuarto será enviada a la zona para animar a las tropas españolas. La verdad es que tiene muy poca gracia esta comedia de José Luis García Sánchez (como casi toda su filmografía). Falta calidad en todo: en la puesta en escena, en el guión, en los gags humorísticos, en la interpretación... Además, la historia, peregrina y burda, resulta apolillada y cutre, con nulo atractivo.

2/10
Anita no pierde el tren

2001 | Anita no pierde el tren

Anita es taquillera en un cine de barrio. Los tiempos cambian, y los dueños deciden tirar la sala abajo y vender para que se monten unos multicines. Y a ella, cincuentona, la ponen de patitas en la calle, pues no casa con la nueva imagen de empresa que se pretende transmitir. La mujer soñadora está triste y acude todos los días al solar de las obras. Allí conoce a un obrero, hijo de inmigrantes y casado, con el que inicia un romance.   El director catalán Ventura Pons cambia la estructura dramática de sus últimos films (Caricias, Morir (o no)), para internarse por terrenos más propios de comedia. Eso sí, abordando, aunque con tono ligerito, las crisis afectivas propias de la madurez; y, a la vez, ofrece un homenaje muy particular y sentido al cine. Rosa María Sardá está divertidísima, como suele.

6/10
Adela

2000 | Adela

1945. Llega a San Jacinto, Bolivia, un tipo dispuesto a hacerse cargo de una empresa de exportación e importación, en la que se da una mezcla explosiva de trabajadores indígenas, criollos y europeos. Dos crímenes en un hotel apuntan a su propietaria como principal sospechosa. El argentino Eduardo Mignogna crea una intriga con más de una sorpresa.

4/10
Sé quién eres

2000 | Sé quién eres

Una joven psiquiatra que empieza a trabajar en un hospital de Galicia se siente atraída por un singular enfermo con el síndrome de Korsakov, que le impide recordar acontecimientos recientes. Cuando unos individuos acuden en su búsqueda, la doctora descubre que su paciente estuvo relacionado con la llamada guerra sucia. Primera película de ficción de Patricia Ferreira, tras realizar varios documentales. Los padres de Inés París, una de las dos guionistas de la película, murieron en un atentado de ETA que no ha sido esclarecido, por lo que está claro que el tema le toca de cerca. El film tiene formato de thriller, y brilla con luz propia Ana Fernández, que despuntó en ese peliculón llamado Solas.

6/10
Los sin nombre

1999 | Los sin nombre

Una niña desaparece. Aparece su cuerpo, brutalmente mutilado. Cinco años después, la madre ha superado (es un decir) la pesadilla. Hasta que recibe la llamada de una voz femenina que asegura que es su hija. Acude entonces al policía que investigo el caso tiempo atrás. Todo parece señalar a la actuación de una secta pseudorreligiosa: ‘los sin nombre’. Desasosegadora película firmada por Jaume Balagueró, que adapta una novela de Ramsey Campbell. El film presenta una sociedad que ha tocado fondo, que recuerda a títulos emblemáticos como Seven. Fotografía de tonos fríos y música inquietante contribuyen a crear una atmósfera de terror psicológico.

5/10
El árbol de las cerezas

1998 | L'arbre de les cireres

Un médico joven llega a un perdido pueblecito levantino, donde al actual doctor le toca jubilarse. Alrededor, un niño que vive sus fantasías infantiles, nacientes historias de amor... El catalán Marc Recha cuenta con sencillez y sobriedad encomiables una bella historia costumbrista, donde el ambiente rural casi se toca.

6/10
El porqué de las cosas

1995 | El perquè de tot plegat

Película coral, compuesta por historias independientes, recreadas a partir del libro de Quim Monzó, uno de los autores de referencia de Ventura Pons. Son pequeñas instantáneas de la vida, que muestran las pulsiones por las que se mueve el ser humano.

5/10
Tierra y libertad

1995 | Land And Freedom

Historia de amor, amistad y heroísmo utópico en el seno de una sección de las Brigadas Internacionales durante la Guerra Civil española. El más brillante filme sobre la guerra civil, a pesar de estar dirigida por un británico. La realización y las interpretaciones son buenas, y transmiten sensación de sinceridad. Además, la visión de Ken Loach resulta bastante crítica e inteligente, a pesar de su habitual militancia política, que no le impide dar una visión cuanto menos interesante del conflicto.

5/10
El amante bilingüe

1993 | El amante bilingüe

Adaptación de la novela homónima de Juan Marsé, por el director que más ha abordado su obra en cine, Vicente Aranda. Sigue la trayectoria de Juan, que logra casarse con la adinerada Norma. Pero el matrimonio no funciona, porque ella vive inmersa en un mundo de fantasías sexuales y el marido no le complace. Para solucionar el problema, Juan se inventa un doble campeón sexual, Joan; así piensa recuperar a la amada perdida. Vicente Aranda se siente a sus anchas con la trama, pues le sirve de excusa para todar numerosas escenas eróticas. Eso sí, en el camino sacrifica cualquier acercamiento psicológico a los personajes medianamente coherente, a los que encarnan con escasos matices Imanol Arias y Ornella Mutti.

3/10
La fiebre del oro

1993 | La febre d'Or

Barcelona, 1880. Nadie sabe lo que tiene hasta el día que lo pierde. Gil Foix era un hombre pobre y no poseía nada de valor, hasta que un día se convierte en millonario gracias a una estupenda inversión que realizó en la bolsa de Barcelona. Pero debido a la codicia y a los aires de grandeza sumados a la llegada de una importante crisis, pronto el dinero que tan rápidamente amanso se esfumará con la misma velocidad. Basado en la novela de Narcís Oller, se trata de un extenso drama histórico que relata cómo la crisis financiera afecta a un hombre que acaba de salir de la escasez y cómo afronta los nuevos desafíos que se le presentan. El versátil Fernando Guillen interpreta con empaque al protagonista Gil Foix. 

5/10
La telaraña

1990 | La teranyina

Pont de Varsòvia

1989 | Pont de Varsòvia

El éxito que tuvo entre el público erudito la compleja película El silencio antes de Bach de Pere Portabella, ha llevado a que se reestrene en cines otro de sus experimentales filmes, Pont de Varsòvia. Sin prácticamente argumento, al igual que sucedía en la película sobre Bach, la historia es más bien una amalgama de imágenes, donde la arquitectura y la música ocupan un lugar destacado. A una y otra, el cineasta les cede un protagonismo indiscutible en planos de una duración tal que en cualquier otra película serían impensables. Es en el tema musical donde esta cinta muestra sus momentos más intensos, especialmente en el concierto que da una peculiar orquesta en plena calle y en la ópera interpretada en un mercado de pescado. Por lo demás, se trata de una película sólo apta para iniciados. Cualquiera que no lo sea, la calificará como mínimo de muy rara, a la par que de desconcertante. Pero éste es el juego de Portabella, totalmente contrario a las narraciones lineales y al sentido típico de las cosas. Con estas premisas, el cineasta construye una película -que despertó las delicias de Jonathan Demme-, que tiene como base un curioso accidente que llenó las páginas de los periódicos. Se trata del caso de un submarinista que apareció muerto en un bosque devastado por un incendio. La curiosidad que despertó esta noticia también atrajo a Paul Thomas Anderson, que la incluyó en Magnolia. Para Portabella, ese inexplicable accidente es el germen de su película: “Con esta base y el propósito de atribuir a la imagen el auténtico discurso del film, realicé Pont de Varsòvia transgrediendo el hábito de hacer cine con los criterios narrativos supeditados a las formas institucionales de producción heredadas de la literatura”. Más allá de la historia del submarinista -anecdótica en la película- la cinta debe su título al libro que acaba de escribir el protagonista del film.

4/10

Últimos tráilers y vídeos