saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
El baño del Papa

El baño del Papa

El baño del Papa

Principales intérpretes

Crítica decine21.com

estrella
5
Gente corriente
Gente corriente

Modesta película uruguaya de aires neorrealistas, se trata de una comedia encuadrable en el cine social, y en cuyo reparto conviven actores profesionales y no profesionales. Recuerda, claro está, al cine italiano de postguerra, y ha contado con la producción del brasileño Fernando Meirelles (Ciudad de Dios). Los codirectores, César Charlone y Enrique Fernández, son debutantes, habiendo ejercido el primero de director de fotografía de Meirelles en varios de sus filmes.


Discurre la trama en mayo de 1988, cuando quedan pocos días para que Juan Pablo II, el Papa viajero, visite Melo, pequeña ciudad fronteriza de Uruguay. Y centra su atención en la humilde familia formada por el matrimonio de Beto y Carmen, y su hija adolescente Silvia. Beto saca adelante a los suyos trayendo mercancía de contrabando, mientras la hija sueña con una vida mejor, la de convertirse en periodista en Montevideo. El padre no es mala gente, pero está condicionado por las condiciones paupérrimas, y puede caer a veces en el alcohol o mostrarse violento en el hogar, aunque luego se arrepienta. Y de eso habla la película, de sueños y esperanzas, simbolizados de modo primordial en el negocio que a Beto se le ha ocurrido aprovechando la estancia papal: un baño para el día de la prevista aglomeración, donde la concurrencia podrá aliviar sus necesidades, previo pago de una pequeña cantidad.


Se trata de una película agridulce, a la que cuesta un poquito arrancar. Otra dificultad añadida es el cerrado modo de hablar de los personajes, que puede complicar la comprensión de la cinta a parte del público. Se trata sin duda de una historia muy humana, con momentos muy emotivos -alrededor del cariño y espíritu de sacrificio que preside el hogar de los protagonistas-, y pasajes humorísticos. También se pinta con acierto la fe sencilla de la gente, sin dejar de mostrarles como gente pegada al terreno, que espera mejorar su economía con el viaje del Papa, montando pequeños puestos para dar de comer y beber, o vendiendo banderines y medallitas. Quizá el discurso de crítica social se torna demasiado amargo al final, con esa recriminación de Beto a la tele, al cielo, a..., de que el Papa no se ha enterado de la miseria de la gente que le ha acogido.

También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE