saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
El peral salvaje

El peral salvaje

Ahlat Agaci

Principales intérpretes

Sinopsis oficial

El peral salvaje

Sinan es un apasionado de la lectura, y siempre ha deseado ser escritor. De regreso al pueblo donde nació, hace un esfuerzo enorme para reunir dinero suficiente y publicar la novela que ha escrito, pero las deudas de su padre le atraparán.

Galería de imágenes

El peral salvaje
El peral salvaje
El peral salvaje
El peral salvaje
El peral salvaje
El peral salvaje
El peral salvaje
El peral salvaje
El peral salvaje
El peral salvaje
El peral salvaje
El peral salvaje
El peral salvaje

Crítica decine21.com

estrella
9
Juventud avejentada
Juventud avejentada

Sinan, que acaba de graduarse en la universidad, vuelve a casa, un pueblecito turco. Ahí se reencuentra con su padre, maestro, con su madre, y con su hermana pequeña. Y de nuevo se topa con una realidad que le asfixia y le incomoda: Idris, su progenitor continúa con su adicción a las apuestas en las carreras, y se gasta lo que no se debería gastar, mientras su madre lo soporta y se ve obligada a trabajar de canguro, para redondear los ingresos del hogar. Aunque Idris trata de estrechar lazos con Sinan, invitándolo a acompañarle al campo para trabajar en una finca familiar los fines de semana, él otro sólo lo hace a regañadientes, y con ínfulas de superioridad; él aspira a ser algo más que un maestro mediocre y fracasado, pretende convertirse en novelista, y de hecho tiene listo su primer manuscrito, “El peral salvaje”, sólo necesita alguien que lo publique, y si no, él mismo se financiará una autoedición.

Otra obra maestra del cineasta turco Nuri Bilge Ceylan, que coescribe de nuevo el guion con su esposa, Ebru Ceylan, y a ellos se suma por primera vez Akin Aksu, también actor, que asume uno de los roles secundarios, el del imam Veysel. Permanecen sus señas de identidad, o sea, una capacidad maravillosa para indagar en la naturaleza humana, dibujando a sus personajes con múltiples matices, las actitudes, gestos y palabras son muy creíbles; un “tempo” deliberadamente lento, no hay prisas, y si hacen falta más de tres horas de metraje para contar la historia, no se vacila un instante en dedicarle ese tiempo; y unas imágenes y sonidos maravillosos, del paisaje rural austero, ya sea del campo puro y duro, con la tierra, los árboles, los animales, con sol, con lluvia, con nieve, con viento, o del pueblo, sus viviendas, sus locales. El aliento poético que recorre el film deja al espectador... sin aliento. Nuri Bilge Ceylan sabe contagiar la atmósfera triste ante la mezquindad del ser humano suavemente, nunca impone nada, y además siempre aletea, también con discreción, la esperanza, hay posibilidad de cambiar, las personas nunca dejan de sorprendernos. Una prueba de ese no imponerse es la puntual presencia de la música de Bach, que se escucha en unos pocos y atinados momentos.

La película, en el fondo, nos describe un viaje, el de Sinan, hacia la madurez. Desde la petulancia de la juventud insolente y desencantada, muy segura de sus paticortos planteamientos vitales, que se cree mejor equipada para afrontar la vida frente a los mayores, a los que juzga con inusitada dureza, toca caerse del guindo, o del peral, para aprender de las otras personas y su personal experiencia, y no echar las culpas al destino o las circunstancias.

A lo largo del metraje, Sinan va encontrándose y charlando con muchos personajes, y ninguno está introducido para rellenar metraje, la presencia de todos tiene su sentido, que enriquece al protagonista, aunque éste de entrada no lo advierta. Están los padres y abuelos, por supuesto, pero también la joven Hatice, que con un poco de humildad, podría haber sido su esposa; el escritor veterano cuya prosa desprecia y no le duelen prendas en decirlo, con sarcasmo; posibles patrocinadores de su obra, el alcalde del pueblo y un constructor; y el imam Veysel, que sucedió en el puesto a su abuelo, y que en tertulia con un tercero, un ayudante, mantienen una conversación sobre los nuevos tiempos y la función que puede jugar en ellos la religión.

Todo son piezas que ayudan a construir con enorme solidez la relación de Sinan con su madre –fantástico el momento en que le entrega su novela– y, sobre todo, con su padre, con reproches y desprecios, se hace patente la ingratitud y la indelicadeza, el escaso esfuerzo por cultivar el cariño, porque se cree que la otra parte no lo merece; hasta llegar al magnífico clímax. En tal sentido son muy importantes los actores, y los tres con mayor presencia –Dogu Demirkol, Murat Cemcir, Bennu Yildirimlar– están sensacionales, muy bien secundados por el resto del reparto.

También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


© ESTRENOS 21, S.L. Todos los derechos reservados. 2006-2019 Contacto