IMG-LOGO
Varda por Agnès
7 /10 decine21

Varda por Agnès

Varda par Agnès

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)

Sinopsis oficial

Varda por Agnès

Un documental único e impredecible de una narradora fascinante. El nuevo documental de Agnès Varda arroja luz sobre su experiencia como directora, aportando una visión personal de lo que ella llamaba "escritura de cine". Pasión y sabiduría en toda una lección de cine. Una excelente carta de presentación para los recién llegados y un maravilloso regalo de despedida para los fanáticos de toda la vida.

7 /10 decine21

Crítica

Yo filmé mi propio obituario

Yo filmé mi propio obituario

Poco antes de su fallecimiento, Agnès Varda, una de las grandes de la nouvelle vague, logró terminar su último trabajo, un documental que parece concebido como su propio obituario, estrenado fuera de competición en el Festival de Berlín. En sus imágenes, ella misma imparte una especie de conferencia o clase magistral, en la que recorre los títulos más importantes de su carrera a lo largo de seis décadas, comenta diferentes cuestiones acerca de su vida, y habla de su pasión por hacer fotografías; cuando retrataba a personas le encantaba enseñarles el resultado, para a su vez registrar sus reacciones. Sobre todo transmite una enorme pasión por la creación artística, pese a su avanzada edad. Confiesa que sintió terror cuando se convirtió en octogenaria, pero que ya lo ha superado tras cumplir los noventa, y sigue adelante con ganas de acometer nuevos proyectos con la ilusión de siempre.

Varda por Agnès deja clara la pasión de la cineasta belga por el cine documental, pues por ejemplo considera que los mejores momentos de su largometraje de ficción Cléo, de cinco a siete, son los que muestran simplemente a los ciudadanos parisinos caminando. Recuerda también a su esposo, el realizador Jacques Demy, que murió en 1990, explica cómo se mudó con él a Los Ángeles, tras el éxito internacional de Los paraguas de Cherburgo, y rememora Jacquot de Nantes, el film sobre la infancia de su compañero de vida, que ella misma filmó.

No teme a las críticas, por lo que incluye una entrevista con Sandrine Bonnaire, con la que trabajó cuando ésta tenía diecisiete años, en Sin techo ni ley (1985), otro de sus mejores trabajos, que la recuerda como una directora muy exigente (quién lo iba a decir con su apariencia de abuelilla encantadora). Expone su discurso feminista, incluido su incondicional apoyo al aborto. También se permite repasar sus mayores fracasos, sobre todo el documental de actores hippies nudistas en Hollywood Lions Love, de 1969, o su homenaje al centenario del cine Las cien y una noches (1995). Queda tiempo para recordar sus colaboraciones con grandes de la pantalla como Robert De Niro, Catherine Deneuve o Alain Delon, pero por otro lado evita hablar de su significativo amigo Jean-Luc Godard, que se negaba a recibirla groseramente, al final de Caras y lugares.

A quienes conozcan menos la labor de Agnès Varda fuera del cine les sorprenderán las videoinstalaciones que a lo largo de los años ha ido exhibiendo en galerías de arte. Por ejemplo, la tumba de su gato, que se convirtió en una obra permanente de la sala Cartier de París, o la proyección supuestamente colectiva, pero en la que cada espectador coge unos auriculares, con los que escucha en exclusiva a una de las mujeres, en realidad varias viudas, que aparecen en las diferentes pantallas que tiene enfrente.

Rodada con la sensibilidad habitual de su autora, resulta curioso que se trate de un documental de lo más convencional, cuando su cine se ha distinguido hasta ahora por su afán de experimentación. Todo eso da igual, porque la propia Varda cautiva al espectador con su verborrea. Las casi dos horas de metraje de este documental vienen a ser una carta de amor al cine, pero también una lección de humildad, ya que la realizadora evita el autobombo, o regodearse en sus logros. Pero sobre todo manifiesta un profundo amor por el ser humano, y en concreto por las personas a las que ha filmado a lo largo de los años.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.