Decine21
Una canción irlandesa
5 /10 decine21

Una canción irlandesa

Wild Mountain Thyme

Contenidos (de 0 a 4 ¿qué es esto?)

Sinopsis oficial

En los idílicos paisajes de la Irlanda rural, la obstinada granjera Rosemary Muldoon quiere ganarse el amor de su tímido vecino Anthony Reilly, pero este permanece impasible ante su hermosa admiradora. Todo se complica cuando el padre de Anthony planea vender la granja de la familia a su sobrino estadounidense, quien al llegar a la finca se enamora de Rosemary.

5 /10 decine21

Crítica Una canción irlandesa (2020)

La abeja y la flor

La abeja y la flor

Irlanda. Desde su más tierna infancia Rosemary Muldoon está enamorada de su vecino Anthony Reilly. Sus granjas y sus tierras son colindantes y entre las familias siempre ha habido camaradería. Ahora, ya adultos y cada uno de ellos en edad de heredar sus tierras, las cosas entre Rosemary y Anthony no marchan. Aunque ella sigue esperándole pacientemente, él parece rehuir un excesivo acercamiento a ella, algo lo paraliza, lo retiene. Hasta el punto la situación está en punto muerto, que el padre de Anthony duda si darle la tierra a su hijo en herencia. Quizá un rico sobrino que vive en Nueva York pueda hacer prosperar allí a la familia…

Las películas sobre Irlanda tienen algo. La isla verde unifica una serie de cuestiones que caen bien al espectador, que lo convierten en un lugar especialmente idílico, agradable y no sólo por sus idealizados parajes bucólicos, el brezo, los vastos prados de hierba, los muros de piedra, las ruinas románticas, las vacas, la lluvia, el sol. Atrae la vida sencilla, la alegría sana de sus gentes, la música sempiterna, la cercanía de Dios, el hechizo del hogar, de las tradiciones, de la familias. Una canción irlandesa reúne todos esos elementos de la mano del neoyorquino John Patrick Shanley, autor de la más que interesante La duda. El guión, también del propio Shanley a partir de su obra teatral "Outside Mullingar", habla asimismo en tono amable del apego a la tierra, de ancestros y de temperamentos pusilánimes y alocados, de miedos y anhelos de infancia y, claro, de amor.

Pero, pese a sus encantos, también hay que decir que la película es poca cosa. Quizá porque reúne tantos aspectos seductores el espectador espera más de ella. Es cierto que siempre es atractivo el relato, narrado a modo de cuento, pero hay mucha simpleza en lo que vemos, con un desarrollo deslavazado que favorece un conocimiento demasiado superficial e insuficiente de los personajes. Realmente el grupo de caracteres que presenta Shanley es bastante peculiar, pero se lleva la palma el pasmarote protagonista, al que más de una vez dan ganas de darle un cosqui, tan parado resulta. El conjunto se sostiene por el entorno, por su feliz previsibilidad y, sobre todo, por el reparto. Aunque el patio masculino está bien, con Jamie Dornan como Anthony, acompañado de los secundarios Christopher Walken y Jon Hamm, nada hubiera sido lo mismo sin Emily Blunt. La cámara adora a esta mujer y la cosa cambia cuando está en pantalla la pelirroja Rosemary. Que la mejor escena del film sea la de la conversación en su cocina se debe, por supuesto, exclusivamente a ella. Y aun así, da la sensación de que no se le ha sacado ni mucho menos todo el partido posible.

Comenta esta Película

Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Películas más vistas HOY

Últimos tráilers oficiales