IMG-LOGO

Biografía

Albert Simonin

Albert Simonin

Albert Simonin

Filmografía
Cold Sweat (Los compañeros del diablo)

1970 | Cold Sweat

Un ex convicto llamado Joe vive tranquilamente en la Riviera francesa cuando se ve involucrado en un asunto de drogas por culpa de unos traficantes que secuestran a su esposa (una Liv Ullmann algo perdida en este tipo de papeles). Producción europea de aventuras según la novela "Ride the Nightmare" de Richard Matheson, autor de algunas de las mejores historias de ciencia ficción de todos los tiempos llevadas al cine, como El increíble hombre menguante (1957) y Soy leyenda (2008), entre otras. Lamentablemente, en esta ocasión ni la novela –ni mucho menos la película– están a la altura de su talento. Para dar mayor empaque al largometraje se contrató al director Terence Young, célebre por sus películas sobre el agente 007, y se escogió a Charles Bronson como protagonista. Curiosamente, ambos volverían a trabajar en sus dos siguientes proyectos, Sol rojo (1971) y Los secretos de la Cosa Nostra (1972).

4/10
Dulce gamberro

1966 | Tendre voyou

Comedia sobre un gigoló que se jacta de ser un auténtico 'macho man', capaz de seducir a cualquier mujer que se le ponga por delante. Cuando es contratado por un rico magnate para que le acompañe a él y a su mujer en un viaje de placer a Tahití, pronto comprenderá que se ha metido en el lío de su vida. Invento cómico para que la estrella Belmondo pueda dar rienda suelta a sus acrobacias de rigor (siempre interpretadas por él mismo, a pesar de los riesgos físicos) añadiendo ahora sus dotes románticas, que nos lleva al camino de multitud de chicas ligeras de ropa. Entretenida y sin pretensiones, en España volvería a reestrenarse años después con el título de Simpático sinvergüenza (no confundir con otra comedia de Belmondo de 1984 llamada Simpático y caradura). Tras Un tal La Roca y A escape libre, fue la tercera colaboración entre el actor y el director Jean Becker.

4/10
Alegres vividores

1965 | Les bons vivants

Comedia alocada y desopilante a la mayor gloria del cómico francés Louis de Funès (Fantomas). El punto de partida sigue a un solterón, dueño de un club deportivo, es abordado en plena calle por una chica de 'vida alegre'. La joven pretende que le proteja de la policía, que le persigue debido a sus antecedentes. Los gags continuos y el tono ligero de la película no dan para mucho. Sin embargo los admiradores del protagonista lo pasarán en grande.

4/10
La caza del hombre

1964 | La Chasse à l'homme

Comedia sexy y por momentos incluso sofisticada sobre las siempre complejas relaciones entre hombres y mujeres, a medio camino entre la 'nouvelle vague' (aunque sin pertenecer exactamente a este movimiento) y la explotación de las historias amorosas francesas. Su reparto femenino –mujeres en busca de un marido, si puede ser rico mucho mejor– es de lo mejorcito que ha dado el cine francés con la malograda musa Françoise Dorléac, su después conocida hermana (y no menos musa) Catherine Deneuve, Marie Laforêt, Marie Dubois y Mireille Darc. Aunque tampoco conviene perder de vista a los hombres, ya que aparecen por aquí Jean-Paul Belmondo, Michel Serrault o el director Edouard Molinaro.

5/10
Du grabuge chez les veuves

1964 | Du grabuge chez les veuves

Discreta comedia franco-italiana, donde los mejor son los trabajos de los intérpretes galos Danielle Darrieux (Madame de...) y Jean Rochefort (Desacuerdo perfecto). La historia, basada en una novela de Jean-Pierre Ferrière. Una viuda se pone a buscar la droga que escondía su difunto marido. A la vez, un policía sigue las pesquisas y otro hombre también va en busca del botín.

4/10
Une souris chez les hommes

1964 | Une souris chez les hommes

Divertida y ligera farsa, ideal para el comediante francés Louis de Funès (La locas aventuras de Rabbi Jacob). La historia trata de dos hombres honrados durante el día y que por la noche se transforman en ladrones expertos. Sin embargo, serán sorprendidos por la jovencita Lucila, y estarán obligados a admitirla en la banda. Ella les propondrá robar en casa de su tía rica.

4/10
Gran jugada en la Costa Azul

1963 | Mélodie en sous-sol

Charles acaba de salir de la trena. Han sido cinco largos años, y cuando vuelve a su casa apenas reconoce el barrio, donde han edificado inmuebles como setas. Llegado al hogar, su esposa le expresa su deseo de aprovechar unos ahorros para montar un chiringuito en la Costa Azul y llevar una vida honrada. Pero Charles, ya con una cierta edad, no se conforma con ir tirando, desea un retiro a lo grande, en un sitio donde nadie sepa quién es. Y para ello debe dar un último y gran golpe. Tiene el plan perfecto, que le permitirá acceder a la cámara acorazada de un casino en Cannes, que alberga cien millones de francos. Cuenta para sacar adelante el “trabajo” con un cómplice, compañero de prisión, el joven Francis. Éste debe abandonar sus aires chulescos y llevar una vida de playboy al que el dinero le sale por las orejas; así se ganará la confianza de la gente, podrá pasear entre bastidores de la zona de las coristas que actúan en el local, y así tener acceso a la azotea, lugar clave para poder asaltar la cámara acorazada con Charles. Estupenda película de robo sofisticado, que funciona como un perfecto mecanismo de relojería. Cautiva no sólo por la inteligencia con que se describe el robo, sino por los tipos humanos que se pintan en el camino: el veterano Charles, como tipo que se las sabe todas, compuesto por un perfecto Jean Gabin; el jovenzuelo, chulo, vanidoso, vulnerable, Francis, al que da vida un jovencísimo Alain Delon, que ya pruebas de su talento, el manejo de su proverbial laconismo; y los otros secundarios, singularmente Henri Birlojeux, el cuñado con un punto de honradez, que se suma al golpe; Viviane Romance, la corista conquistada; e incluso el español José Luis de Villalonga como el elegante dueño del casino. Henri Verneuil maneja con pericia la historia, entregando escenas memorables, como la de Charles embaucando al cuñado de Francis, para ver si es un tipo de fiar, o la noche en que discuten Francis y la corista. El director de El clan de los sicilianos da pruebas de manejar bien el mecanismo de las escenas de suspense, no sólo durante el robo como tal, sino en los momentos en que la policía se mueve cerca de los culpables, sobre todo en el memorable final de la piscina.

7/10
Los grandes señores

1962 | Le gentleman d'Epsom

Comedia pelín sosa alrededor del mundo de las apuestas de caballos en Epsom. El comandante es un tipo con perfectas maneras de caballero, un perfecto embaucador que logra que los incautos le confíen sus apuestas sin tener ni idea de quién va a ganar, para luego presentar mil excusas que le permiten seguir viviendo del cuento.La idea, de entrada, tiene su gracia. Y resulta muy agradable la banda sonora de Michel Legrand. Pero Gilles Grangier adopta un tono bajo, con la perpetua flema del protagonista, Jean Gabin ya mayorcete, que lo hace bien, pero... Ni se logran las pretendidas risas, ni tampoco tiene demasiado interés el encuentro del comandante con una hermosa mujer del pasado, nostalgia que no viene demasiado a cuento. Los gestos exagerados de Louis de Funès como víctima propicia, animan algo el cotarro en el último tramo, pero tampoco son suficientes para salvar el film.

4/10
Candide ou l'optimisme au XXe siècle

1960 | Candide ou l'optimisme au XXe siècle

En un mundo dañado por las guerras, el joven Cándido parte junto a su amada y su tutor para buscar un mundo mejor. Lo gracioso son los requisitos propone este peculiar trío para ese mundo que mejorará el que ahora existe. La película es una adaptación libre de la novela de Voltaire, "Cándido o el optimismo", que se publicó en el siglo XVIII.

4/10
Las aventuras de Arsenio Lupin

1957 | Les Aventures d'Arsène Lupin

Arsenio Lupin es un célebre ladrón francés de guante blanco, que se esconde con la identidad del Duque de Charmerace. Creado por los escritores Maurice LeBlanc y Francis de Croisset, el cine le tomó cariño desde la época muda, aunque adquirió protagonismo en el sonoro con su trilogía norteamericana formada por Arsenio Lupin (1932), El regreso de Arsenio Lupin (1937) y Enter Arsène Lupin (1944). Jacques Becker le devolvió el protagonismo con este largometraje donde Lupin es secuestrado por el Kaiser de Alemania Guillermo II, con objeto de que robe para él una valiosa joya situada en un lugar secreto. Colorista y divertido, el film cuenta con las clásicas dosis de aventura, suspense y romance, aderezada con un lujoso diseño de producción a tono con la sofisticación del personaje. A partir de aquí, Francia le devolvería a la vida fílmica a través de Arsenio Lupin contra Arsenio Lupin (1962), diferentes series de televisión durante los años 70, 80 y 90, y con la modernista e insufrible Arsène Lupin del 2004.

6/10
Todos pueden matarme

1957 | Tous peuvent me tuer

El atraco perfecto conlleva la cárcel. Así lo piensan los cinco hombres protagonistas de esta película: primero roban un banco y después van a prisión por delitos menores. Nadie sospecha de ellos, pero uno a uno empiezan a morir...

5/10
No tocar la pasta

1954 | Touchez pas au grisbi

Los amigos Max y LeMenteur y Henri Decrox planean un último golpe que consiste en un sofisticado plan para robar un cargamento de lingotes de oro en el aeropuerto de Orly. Mientras preparan el atraco, la novia de Max le traiciona al contar los planes a un gángster rival.  Importante título, ya que recuperó del ostracismo a uno de los mejores actores de Francia, Jean Gabin, quien a partir de este momento emprendió una renovada y stajanovista carrera, sobre todo en el género policíaco. Le acompañan en el reparto otros nombres clásicos del cine francés, como Lino Ventura y Jeanne Moreau, en una historia de gangsters basada en la novela de Albert Simonin. El tratamiento de Becker se asemeja al tono de los grandes títulos del cine negro de Hollywood, en especial en lo que a los personajes se refiere.

7/10

Últimos tráilers y vídeos