IMG-LOGO

Biografía

Andy Nyman

Andy Nyman

54 años

Andy Nyman

Nació el 13 de Abril de 1966 en Leicester, Reino Unido
Filmografía
Jungle Cruise

2021 | Jungle Cruise

Inspirada en la famosa atracción del parque temático Disneyland, muestra una expedición a la selva amazónica repleta de aventuras. Está protagonizada por Dwayne Johnson como el carismático capitán del barco fluvial y Emily Blunt que encarna a una decidida exploradora en una misión de investigación.

Judy

2019 | Judy

1969. A la antigua superestrella Judy Garland la expulsan del hotel en que se aloja junto a sus dos hijos menores, Lorna y Joey, por no haber podido afrontar los pagos. Después de que su ex marido, Sidney Luft, le quite a los dos pequeños, acepta dar una serie de conciertos en Londres, donde aún ostenta el rango de mito, como primer paso para recuperar su vida. Allí encontrará inesperadamente el amor. Rupert Goold debutó en la dirección con la interesante Una historia real, sobre la auténtica relación entre un periodista y un asesino convicto. Ahora afronta otro capítulo de la vida real en su segundo trabajo como realizador, un biopic que en la línea de otros títulos recientes no trata de abarcar toda la vida del personaje, sino que se centra en un momento concreto, en concreto aquí se abordan los últimos días de Judy Garland. Adapta la obra teatral de Peter Quilter, traducida como “Más allá del Arcoiris” en España, donde estuvo protagonizada por Natalia Dicenta. Se han añadido numerosos elementos, sobre todo unos interesantes flashbacks con la artista en la época en que rodó El mago de Oz. Vender su alma al productor Louis B. Mayer, el león de la Metro, a cambio de protagonizar el musical más famoso de todos los tiempos, explicaría las adicciones y problemas psicológicos de la estrella. Se suma a otras cintas sobre el lado oscuro de la fama. Capaz de deslumbrar con su talento al público, éste sin embargo no tiene piedad para abuchearla, o incluso arrojarle objetos, si tiene un mal día. Así que se muestra a una Judy Garland vulnerable, que pese al cariño que tiene a sus hijos, no puede mantenerlos a su lado por su estilo de vida –nunca se le ha permitido comportarse como una persona normal–, por su dependencia del alcohol y las pastillas, y por estar en un mal momento profesional. Pero lo mejor de la cinta estriba en la interpretación de Renée Zellweger, que acierta al no mimetizarse del todo, mediante maquillaje protésico, para convertirse en un clon de su personaje, al estilo de Gary Oldman, como Winston Churchill en El instante más oscuro, y otros. Pero canta “Somewhere Over the Rainbow” y el resto de canciones y realiza un trabajo excelente en escenas de gran intensidad dramática, como cuando escucha por teléfono que su hija quiere quedarse con su padre, o su primera salida desmotivada al escenario, cuando de repente aparece la energía que la solía caracterizar. Parece que sabe lo que siente su personaje, una estrella en decadencia, pues ella misma ya no tiene el tirón de los tiempos de El diario de Bridget Jones, los medios sólo parecen hablar de su decadencia física. Quizás algún componente del reparto resulte discutible, como la adolescente Darci Shaw, que encarna a la protagonista en su juventud, pero en general Zellweger cuenta con el respaldo de sólidos compañeros como el gran Michael Gambon, como dueño de un night club, o Rufus Sewell, el ex marido, pintado con humanidad, cuando podría haber sido el malo de la película. La pareja de fans homosexuales, está bien interpretada por Andy Nyman y Daniel Cerqueira, pero parecen un guiño metido con calzador al público LGTB –que tiene a Garland como su estandarte–.

7/10
El pasajero

2018 | The Commuter

Nueva cinta adrenalítica del barcelonés afincado en Hollywood Jaume Collet-Serra, que vuelve a acreditar su solvencia a la hora de crear intriga dirigiendo a su actor fetiche Liam Neeson, El pasajero es su cuarta película conjunta tras Sin identidad, Non-Stop (Sin escalas) y Una noche para sobrevivir. Maneja un guión pergeñado por dos debutantes, Byron Willinger y Philip de Blasi, a los que ha echado un cable un tercero, Ryan Engle. Sigue a un antiguo policía, Michael MacCauley, reciclado en comercial de seguros de vida, feliz padre de familia, quien sigue todos los días la rutina habitual de acudir al trabajo en tren, lo que le proporciona el conocimiento de un buen puñado de pasajeros, con los que se cruza todos los días. El mismo día en que le comunican su despido fulminante, una misteriosa mujer le aborda en el tren que le lleva de vuelta a casa, con una intrigante propuesta que podría proporcionarla la bonita suma de 100.000 dólares. La cosa no suena muy legal, y será el inicio de una espiral conspiratoria de enormes proporciones. El director español tiene la virtud de plegarse a cánones muy clásicos del thriller, con muchos guiños a conocidas películas que transcurren a bordo de trenes, donde asoman cadáveres, desaparecen personas, y todo el mundo resulta sospechoso, y la vez demostrar personalidad visual, con planos muy llamativos,como el que recorre todos los vagones del tren casi al inicio. Aunque quizá no haya aportaciones hipernovedosas al género, el ritmo es fantástico, el film es francamente entretenido. Neeson sabe encarnar al tipo corriente puesto en una situación límite, y llama la atención el fantástico reparto que ha reunido Collet-Serra, con actores muy conocidos, como los que componen el famoso matrimonio exorcista de Expediente Warren, Patrick Wilson y Vera Farmiga, al Jonathan Banks de Breaking Bad y Better Call Saul, e incluso a la española Clara Lago.

6/10
Historias de fantasmas

2017 | Ghost Stories

Una curiosa parábola a cuento de la incredulidad y la falta de fe. Phillip Goodman, educado en el más estricto judaísmo, ha desarrollado una tremenda aversión hacia la religión, y por extensión, a cualquier fenómeno que pretenda autodefinirse como sobrenatural o inexplicable. Hasta el punto de que tiene su propio reality-show televisivo, "Falsos videntes", que se dedica a desenmascarar a charlatanes que pretenden ser médiums o haber sido testigos de poltergeists. Un día le llama a su presencia un colega, que dice estar moribundo, y que le asegura que ha dado con tres casos en los que le ha sido imposible encontrar un engaño. Y le invita a que investigue y logre aquello de lo que él ha sido incapaz. Jeremy Dyson y Andy Nyman dirigen la versión en cine de su propia obra para el escenario, que aunque contiene pasajes terroríficos y algunos sustos, trata de dar a la narración un aire realista de documental. Más que los tres casos investigados –en torno a las criaturas a las que se enfrentan un vigilante nocturno, un jovencito dominado por sus padres y un tipo que va a ser padre–, resulta interesante la indagación en el porqué de la obcecación del protagonista, que se cierra al misterio de un modo que sólo puede calificarse de irracional, y que encuentra interesante explicación en el último tramo de la película: sin desvelar nada, digamos que se apunta que negar la otra vida puede ser una forma de eludir responsabilidades adquiridas en ésta. Encarna bien a Goodman (Buen hombre, una denominación nada casual), el propio codirector y coguionista Andy Nyman, mientras que Martin Freeman, popular Bilbo Bolsón y doctor Watson, los roles que le han dado la fama, asume aquí un personaje mefistofélico que tiene su gracia, y que viene a ser la némesis del otro.

6/10
The Eichmann Show

2015 | The Eichmann Show

Bone in the Throat

2015 | Bone in the Throat

Autómata

2014 | Autómata

Ciencia ficción futurista, la acción transcurre en el año 2044, cuando la Tierra se ha convertido en un planeta insalubre, donde la población se ha visto diezmada, viéndose obligada a hacinarse en ciudades con mucha mugre, donde les prestan una importante ayuda los autómatas que fabrica ROC, una potente empresa cibernética. Para ellos trabaja Jacq Vaucan, agente de seguros especializado en detectar fraudes sobre supuestos daños infligidos por los robots. La noticia de que uno de los autómatas ha violado un protocolo de fabricación le lleva a una exhaustiva investigación, en el momento en que está a punto de convertirse en padre por primera vez. Autómata es una ambiciosa cinta apocalíptica con robots, que siguen unas leyes semejantes a las propuestas por Isaac Asimov en sus novelas de ciencia ficción, y que con su diseño visual de futuro sucio y su desencantado protagonista quiere evocar, y las comparaciones son odiosas, a Blade Runner. En la producción está Antonio Banderas, actor principal, a través de su compañía Green Moon, y dirige el experto en efectos visuales Gabe Ibáñez, que debutó en la dirección de largos en 2009 con Hierro. El papel de Melanie Griffith es pequeño, su personaje no tiene excesiva entidad. No es la primera vez que el cine español se atreve a contar una historia de robots, Kike Maíllo sorprendió muy agradablemente con Eva en 2011. En el apartado técnico los logros pueden ser incluso superiores a este título, pero en cuanto a narración, sólo cabe decir que Ibáñez y sus guionistas se estrellan, los tintes oscuros resultan algo insulsos –las conspiraciones corporativas, los matones de turno–, o de una pretenciosidad excesiva –las consideraciones evolutivas suenan a filosofía barata–, y como la producción tiene empaque, la decepción es mayor. Lástima, aunque se agradece el intento.

4/10
Garra negra

2010 | Black Death

Siglo XIV. Años de oscuridad en Inglaterra. Cuando la peste negra se apodera de las ciudades, unos cuantos caballeros cristianos, liderados por Ulrich, recorrerán las aldeas en busca del supuesto nigromante causante de tales horrores. En calidad de guía viajará con ellos un joven monje, Osmund, que enamorado de una chica a la que busca desesperadamente. En su periplo, los guerreros cristianos se enfrentarán con múltiples peligros. Violenta película que exalta la leyenda negra de la época medieval, con la dominación de la Iglesia como centro de poder y la superstición reinante por doquier. Domina en toda la producción un aire oscuro, insano, infectado de la creencia de que un Dios vengativo castiga a los pecadores por medio de la peste bubónica. Aún así, muchos protagonistas se mueven con honradez movidos por la fe, como el jefe de los guerreros, un Sean Bean que recuerda al Eddard Stark de Juego de Tronos. El film está cuidado y pese a la simpleza de su guión mantiene el interés hasta el desenlace.

5/10
Un funeral de muerte (2007)

2007 | Death at a Funeral

Frank Oz, aparte de dar vida a múltiples teleñecos y a Yoda en la saga de La guerra de las galaxias, es un cineasta que se ha especializado en comedia, terreno en el que su mayor logro es la graciosísima ¿Qué pasa con Bob?. También tiene en su haber Esposa por sorpresa e In & Out (Dentro o fuera). El film que nos ocupa se encuadra en este género, pero a diferencia de los títulos citados, muy americanos, presenta un humor británico, a la hora de presentar una comedia negra y macabra. La historia arranca con los preparativos fúnebres por la muerte de un hombre. Su mujer y sus dos hijos han organizado el velatorio en su casa campestre; ahí también está previsto que se celebre un funeral para luego proceder al entierro. Pero la acumulación de situaciones disparatadas va a complicar las cosas. Primero porque inicialmente la funeraria se equivoca de cadáver; luego por los nervios de un hijo, que prepara unas palabritas –está acomplejado porque todo el mundo desearía que su hermano, célebre escritor, hiciera el elogio fúnebre–, pero también porque uno de los asistentes se ha tomado por error unas pastillas alucinógenas... A lo que se suma la presencia en el lugar de un desconocido, un enano que desvela un inesperado secreto del difunto. Una comedia sobre algo tan serio como la muerte supone siempre un riesgo. Oz maneja un guión de Dean Craig que se mueve en el filo de la navaja; aunque hay un cierto esfuerzo por no traspasar las fronteras del mal gusto, está claro que es cuestión de sensibilidades, y algún momento puede resultar excesivo. Da la impresión de que podían haberse explotado mejor las situaciones desopilantes, lo cual no quita para que haya unos cuantos momentos de buenas risas, en que no se teme caer en lo políticamente incorrecto a cuento de la homosexualidad: además, se logra un ritmo adecuado, algo importante en comedia. El reparto está bien conjuntado, con actores no excesivamente populares pero que cumplen bien; entre ellos está Peter Dinklage, el pequeño chantajista, que brilló en Vías cruzadas y Declaradme culpable.

6/10
Desmembrados

2006 | Severance

El británico Christopher Smith, que debutó con la discreta Creep, continúa adscrito al género de terror con una cinta repleta de humor negro. Un grupo de empleados de Palisades, una multinacional dedicada a la venta de armas, acude a un bosque de Hungría, para pasar un fin de semana conociéndose, y aprendiendo a trabajar en equipo, enfrentándose en competiciones de ‘paintball’. Pero la cabaña donde se alojan resulta ser un siniestro manicomio abandonado, y los recién llegados son inesperadamente perseguidos por unos asesinos, que usan las mismas armas que ellos venden. Las sangrientas secuencias gore pueden agotar a los espectadores más impresionables, y el esquema de grupo de gente perseguida suena a mil veces visto. Funciona mucho mejor su parte de crítica social aplicada al ámbito laboral, que recuerda en cierta medida a la serie The Office. Lo mejor, la secuencia que homenajea a diversos estilos de cine, sobre todo la que imita al expresionismo alemán.

4/10
Programa doble de terror

2006 | Black Sheep, Severance

Como homenaje a las antiguas sesiones dobles de los cines, la distribuidora Manga Films estrena conjuntamente dos películas cuyos directores ni se habían imaginado que esto pudiera llegar a pasar. Desmembrados es británica, y Ovejas asesinas procede de Nueva Zelanda, aunque tienen en común que son dos subproductos de presupuesto muy limitado, que combinan terror sangriento con elementos cómicos. El primer film que se proyecta es Desmembrados, del británico Christopher Smith, que debutó con la discreta Creep, y que continúa adscrito al género de terror con una cinta repleta de humor negro. Un grupo de empleados de Palisades, una multinacional dedicada a la venta de armas, acude a un bosque de Hungría, para pasar un fin de semana conociéndose, y aprendiendo a trabajar en equipo, enfrentándose en competiciones de ‘paintball’. Pero la cabaña donde se alojan resulta ser un siniestro manicomio abandonado, y los recién llegados son inesperadamente perseguidos por unos asesinos, que usan las mismas armas que ellos venden. Las sangrientas secuencias gore pueden agotar a los espectadores más impresionables, y el esquema de grupo de gente perseguida suena a mil veces visto. Funciona mucho mejor su parte de crítica social aplicada al ámbito laboral, que recuerda en cierta medida a la serie The Office. Lo mejor, la secuencia que homenajea a diversos estilos de cine, sobre todo la que imita al expresionismo alemán. El programa se completa con Ovejas asesinas, una gamberrada ‘gracioseta’, con un punto de partida surrealista, cercano al delirio. Henry regresa a la granja familiar, donde su hermano ha puesto en marcha un imprudente programa científico, que consiste en manipular genéticamente a las ovejas para mejorar la especie. Una pareja de ecologistas radicales con pocas luces libera a un cordero mutante, que ataca a uno de ellos. Resulta ser un pequeño monstruo que propaga un virus terrible. Cada vez que este ser muerde a una oveja, la víctima se convierte en un depredador sediento de sangre. El ecologista herido, a su vez, comienza a convertirse en oveja. El neozelandés Jonathan King debuta con un subproducto que se inspira en la primera etapa de su compatriota Peter Jackson, concretamente en Mal gusto y Braindead. De hecho, han contado con el inestimable trabajo de Weta Workshop, compañía responsable de los efectos especiales de El Señor de los Anillos. Sus técnicos han creado imágenes de ovejas convertidas en monstruos, arrojándose sobre sus víctimas, que tienen cierta gracia. Y aunque a veces la historia pierde fuelle, los personajes son esquemáticos, y abusa de la violencia y el humor grosero, también le saca punta con cierta simpatía a los tópicos sobre Nueva Zelanda y los granjeros. Se desprende en cierta medida una pequeña crítica a la falta de ética en las experimentaciones científicas, y también a los activistas radicales, capaces de provocar un mal mayor al que tratan de evitar.

4/10
Rebelión en Polonia

2001 | Uprising

1939. Polonia es ocupada por los nazis. Se desata la persecución de los judíos, confinados en el ghetto de Varsovia. Mientras el presidente del Consejo Judío Adam Czerniakow, es partidario de negociar lo que se pueda con los alemanes, buscando el mal menor, Mordecai Anielewicz organiza un movimiento de resistencia. Frente a otros filmes que muestran cierta pasividad judía ante el holocausto, Jon Avnet pone el acento en el esfuerzo de guerra de guerrillas de un grupo de hombres y mujeres. El director de Tomates verdes fritos y The War (La guerra) logra un film vistoso, de reparto intachable. Contado con tono documental, la divisa de los luchadores es “crear un clima moral en un mundo inmoral”. Aunque quizá peca algo de maniqueo y simplista, sobre todo al describir la actuación de los polacos no judíos.

6/10
Historias de fantasmas

2017 | Ghost Stories

Una curiosa parábola a cuento de la incredulidad y la falta de fe. Phillip Goodman, educado en el más estricto judaísmo, ha desarrollado una tremenda aversión hacia la religión, y por extensión, a cualquier fenómeno que pretenda autodefinirse como sobrenatural o inexplicable. Hasta el punto de que tiene su propio reality-show televisivo, "Falsos videntes", que se dedica a desenmascarar a charlatanes que pretenden ser médiums o haber sido testigos de poltergeists. Un día le llama a su presencia un colega, que dice estar moribundo, y que le asegura que ha dado con tres casos en los que le ha sido imposible encontrar un engaño. Y le invita a que investigue y logre aquello de lo que él ha sido incapaz. Jeremy Dyson y Andy Nyman dirigen la versión en cine de su propia obra para el escenario, que aunque contiene pasajes terroríficos y algunos sustos, trata de dar a la narración un aire realista de documental. Más que los tres casos investigados –en torno a las criaturas a las que se enfrentan un vigilante nocturno, un jovencito dominado por sus padres y un tipo que va a ser padre–, resulta interesante la indagación en el porqué de la obcecación del protagonista, que se cierra al misterio de un modo que sólo puede calificarse de irracional, y que encuentra interesante explicación en el último tramo de la película: sin desvelar nada, digamos que se apunta que negar la otra vida puede ser una forma de eludir responsabilidades adquiridas en ésta. Encarna bien a Goodman (Buen hombre, una denominación nada casual), el propio codirector y coguionista Andy Nyman, mientras que Martin Freeman, popular Bilbo Bolsón y doctor Watson, los roles que le han dado la fama, asume aquí un personaje mefistofélico que tiene su gracia, y que viene a ser la némesis del otro.

6/10
Historias de fantasmas

2017 | Ghost Stories

Una curiosa parábola a cuento de la incredulidad y la falta de fe. Phillip Goodman, educado en el más estricto judaísmo, ha desarrollado una tremenda aversión hacia la religión, y por extensión, a cualquier fenómeno que pretenda autodefinirse como sobrenatural o inexplicable. Hasta el punto de que tiene su propio reality-show televisivo, "Falsos videntes", que se dedica a desenmascarar a charlatanes que pretenden ser médiums o haber sido testigos de poltergeists. Un día le llama a su presencia un colega, que dice estar moribundo, y que le asegura que ha dado con tres casos en los que le ha sido imposible encontrar un engaño. Y le invita a que investigue y logre aquello de lo que él ha sido incapaz. Jeremy Dyson y Andy Nyman dirigen la versión en cine de su propia obra para el escenario, que aunque contiene pasajes terroríficos y algunos sustos, trata de dar a la narración un aire realista de documental. Más que los tres casos investigados –en torno a las criaturas a las que se enfrentan un vigilante nocturno, un jovencito dominado por sus padres y un tipo que va a ser padre–, resulta interesante la indagación en el porqué de la obcecación del protagonista, que se cierra al misterio de un modo que sólo puede calificarse de irracional, y que encuentra interesante explicación en el último tramo de la película: sin desvelar nada, digamos que se apunta que negar la otra vida puede ser una forma de eludir responsabilidades adquiridas en ésta. Encarna bien a Goodman (Buen hombre, una denominación nada casual), el propio codirector y coguionista Andy Nyman, mientras que Martin Freeman, popular Bilbo Bolsón y doctor Watson, los roles que le han dado la fama, asume aquí un personaje mefistofélico que tiene su gracia, y que viene a ser la némesis del otro.

6/10

Últimos tráilers y vídeos