IMG-LOGO

Biografía

Martin Freeman

Martin Freeman

48 años

Martin Freeman

Nació el 08 de Septiembre de 1971 en Aldershot, Hampshire, Reino Unido

¿Quién es ese hobbit?

22 Noviembre 2012

Cuando se anunció que un tal Martin Freeman iba a encarnar a uno de los personajes más populares de la literatura del siglo XX en una esperadísima megaproducción, el público general se preguntaba. ¿Quién es ese británico que no me suena? Algunos le habían visto en la serie "The Office" y poco más. Pero antes de ser Bilbo Bolsón triunfó como otro icónico personaje de las letras británicas, el doctor Watson en "Sherlock", por lo que los fans de Tolkien empezaron a frotarse las manos esperando verle como Bilbo Bolsón en "El hobbit". Desde luego, se trata de un intérprete de gran versatilidad.

Nacido el 8 de septiembre de 1971, en Aldershot (Hampshire), Martin John C. Freeman es el menor de cinco hermanos en una familia católica. Su padre, Geoffrey, oficial de la Marina, y su madre, Philomena, ama de casa que había sentido la vocación interpretativa, se separaron cuando él era muy pequeño. Vivió unos años con su padre, hasta que éste murió prematuramente de un infarto, y tuvo que trasladarse a Teddington, al suroeste de Londres, con su madre. Allí se matriculó en una escuela católica.

Freeman fue un joven enfermizo, pues padecía asma y tenía propensión a desmayarse. Aún así, se esforzaba por hacer deporte y durante cinco años se integró en el equipo nacional de squash de su país. Dejó esta disciplina a los 14 años, justo cuando empezó a interesarse por la interpretación, y se unió a un grupo local de teatro. Posteriormente, se matriculó en la Central School of Speech and Drama, de Londres.

Tras varios montajes teatrales, debutó en televisión con la serie Policía de barrio, donde también intervenía la actriz Amanda Abbington, que resultó ser la mujer de su vida. Mucho después, tendrían dos hijos, Joe y Grace, la parejita. Con su esposa ha intervenido en telefilmes y en el largometraje The All Together.

Durante muchos años, Martin Freeman intervino en numerosas producciones, sobre todo series, sin llamar mucho la atención, hasta que en 2001 se hizo popular, sobre todo en Gran Bretaña, interpretando al irónico representante de ventas Tim Canterbury en la exitosa comedia The Office.

En cine, participó en Ali G anda suelto, donde era el mejor amigo del protagonista, y Love Actually, en la que destacaba como actor porno que sin embargo tenía una cita casta y romántica con su compañera de reparto.

Posteriormente, demostró que era sobradamente capaz de interpretar un papel dramático en la serie histórica de la BBC Charles II: The Power and the Passion, como Lord Shaftesbury. Pero siguió inclinándose por la comedia, con pequeños papeles en Zombies Party, y Arma fatal (ambas de Edgar Wright con Simon Pegg y Nick Frost), así como el rol protagonista de Guía del autoestopista galáctico, desmejorada adaptación al cine de la hilarante novela de Douglas Adams. También encabezaba el reparto de la irregular La chica de mis sueños, donde era una estrella del pop en decadencia, bien acompañado en la pantalla por Gwyneth Paltrow y Penélope Cruz.

Pero la auténtica consagración le llegó a Martin Freeman con la extraordinaria serie de BBC Sherlock, que adaptaba con mucha imaginación a la época moderna las peripecias del detective creado por sir Arthur Conan Doyle, en el 80 aniversario de su muerte. El actor interpreta a Watson, que en esta versión es un veterano médico que se quedó cojo tras pasar por la guerra de Afganistán. La gran repercusión de Sherlock pilló a Freeman de improviso. "Tras el rodaje pensaba que iba a ser un éxito, pero no tan grande", comenta el actor. "Creo que al público le gusta ver una amistad; creo también que le gusta ver a dos tipos que se sacan de sus casillas mutuamente, pero que al mismo tiempo no pueden vivir uno sin el otro. Esto puedes verlo en "Esperando a Godot" y en Steptoe e Hijo". En mayo de 2011 ganó el Bafta, al actor de reparto televisivo por este trabajo.

Mientras la serie triunfaba, Freeman viajó a España, para interpretar un breve papel de profesor, en Animals, debut de Marçal Forés de modesto presupuesto. "No acepté por el dinero, sino por el guión, que siempre ha sido mi prioridad", llegó a aclarar el actor. "Mi carrera ha ido poco a poco en pos de buenos guiones. He buscado honestidad en el trabajo, no tener una piscina más grande en el jardín de mi casa".

Cuando Peter Jackson decidió que Martin Freeman era el actor ideal para encarnar a Bilbo Bolsón, el inmortal personaje de J.R.R. Tolkien, en su adaptación de El hobbit, el actor se vio obligado a rechazar el papel, pues el calendario de la serie no le permitía compatibilizar ambos rodajes. Pero Jackson, que iba a sufrir múltiples infortunios durante la producción, tuvo que ser intervenido de una úlcera. El rodaje se retrasó, y las nuevas fechas le encajaban mejor a Freeman, para alborozo de Jackson, que se había empeñado en escoger al actor británico desde que tenía pensado limitarse a producir, cediendo la batuta del director a Guillermo del Toro, que posteriormente renunció. Aunque inicialmente el libro iba a dar para dos entregas, El hobbit: Un viaje inesperado y El hobbit: la desolación de Smaug, finalmente Jackson anunció que habría una tercera, El hobbit: Partida y regreso, para su estreno en 2014.

"Me gusta el hecho de que la mayor parte de los roles que he encarnado hasta ahora son reactivos y Bilbo es activo: él crea la aventura", comentó sobre el personaje, interpretado en las anteriores adaptaciones 'tolkienianas' de Peter Jackson en su versión madura por Ian Holm. Curiosamente, antes del rodaje, Martin Freeman ni siquiera había leído el libro original, pero después éste le ha entusiasmado, hasta el punto de que se declara fan del escritor.

Tras el rodaje del film en Nueva Zelanda, Freeman encara nuevos proyectos. Ha vuelto a unirse al realizador Edgar Wright y a los actores Simon Pegg y Nick Frost en su nueva comedia, The World's End.

Filmografía
Bendita paciencia (Breeders)

2020 | Breeders | Serie TV

Una visión audaz sobre la aventura de criar a un hijo. Martin Freeman y Daisy Haggard interpretan a esos padres que intentan mantener viva la chispa, con dos niños ansiosos por interrumpir.

The Operative

2019 | The Operative

Ode to Joy

2019 | Ode to Joy

A Confession

2019 | A Confession | Serie TV

Black Panther

2018 | Black Panther

Película de Marvel con superhéroe de origen africano -prácticamente casi todo el reparto del film lo es, además del protagonista Chadwick Boseman, están Michael B. Jordan, Lupita Nyong'o, Danai Gurira, Daniel Kaluuya, Angela Bassett y Forest Whitaker-, que engancha su trama con los acontecimientos más recientes narrados en la saga de los Vengadores, tras la muerte del rey de Wakanda en un atentado contra Naciones Unidas. Le sucede en el trono de este pequeño país teóricamente subdesarrollado -en realidad es una especie de Shangri-La, un lugar idílico que vive en armonía, con avances tecnológicos punteros gracias a los yacimientos mineros de vibranium- su hijo T'Challa, destinado por tanto a ser el poderoso Black Panther, que deberá enfrentarse a unos misteriosos villanos, que roban un utensilio de Wakanda que se exhibe en un museo de Gran Bretaña, por siniestras razones. Sorprende la entusiasta acogida de la crítica a este film en Estados Unidos, sin duda que la cuestión racial y cierta mala conciencia por las desigualdades sociales tienen que ver con ello. Lo cierto es que, siendo entretenida la trama, como casi todas las de superhéroes, resulta también algo cansina: a la postre, tenemos ideas propias de una cinta de aventuras de Tarzán con protagonismo negro en los ritos ancestrales, las tribus perdidas y las misteriosas hierbas, que sirven para apuntalar el empeño marveliano de crear una mitología de nuevo cuño a partir de problemas del mundo real, combinando rencillas y errores de familia, con los distintos modos de encarar las discriminaciones y explotación del hombre blanco. Es una lástima que el resultado no sea más brillante, pues Ryan Coogler, director y coguionista afroamericano, había dado mayores pruebas de talento en Fruitvale Station, inspirada en disturbios raciales auténticos, y en su incorporación a la saga pugilística de “El potro italiano” con Creed: La leyenda de Rocky. La mezcla de aventuras, drama y parábola política, con desahogos puntuales de humor, no acaba de funcionar. Pesan la excesiva acción, poco imaginativa, y unos efectos visuales donde se nota demasiado el recurso a la parafernalia digital. Tampoco ayuda un actor blanco, Martin Freeman, más perdido que un pulpo en un garaje como agente de la CIA descubriendo las maravillas que encierra Wakanda, lo mucho que podría aportar a la humanidad si descarta la rabia o el aislacionismo, y busca lo que une y no lo que separa, el esperanzador mensaje del film, que se agradece en tiempos de cinismo, pero que resulta demasiado obvio; en tal sentido resulta más convincente, en sus trazos caricaturescos, el villano encarnado por Andy Serkis, un actor que estamos demasiado acostumbrados a verlo con la cara de Gollum o de un simio, cuando también puede trabajar a rostro descubierto.

6/10
Cargo

2018 | Cargo

Andy navega con su esposa y su bebé por un río, en lo que se diría una placentera excursión. El saludo a una familia que está en la orilla y el gesto del padre de apuntar con una pistola advierte al espectador de que algo raro ocurre. Y en efecto, sin que nos ofrezcan grandes explicaciones, sabemos que un virus anda suelto y los infectados se convierten en muertos vivientes. Variante australiana del trillado subgénero de zombies, donde da la impresión de que poco queda ya que aportar. Las novedades en el film que nos ocupa provienen de la presencia de un inocente bebé, y de los aborígenes australianos, cuya especial comunión con la naturaleza tal vez les sirva de ayuda para la supervivencia. Los desconocidos Ben Howling y Yolanda Ramke dirigen el previsible y discreto film, la segunda ocupándose del guión. El protagonismo corre a cargo de Martin Freeman, al que hemos visto bien en los filmes de El hobbit, y en las series Sherlock y Fargo, pero que aquí parece algo despistadillo en el rol de papá protegiendo a su familia.

5/10
Sherlock (4ª temporada)

2017 | Sherlock | Serie TV

Tras la sorprendente y momentánea incursión de Sherlock y Watson en la época victoriana, en el especial navideño de La novia abominable, ambos retornan a la época actual con los tres episodios que constituyen la cuarta temporada de la serie, y donde se combinan los casos misteriosos a resolver, con la posible sombra tras ellos del inmortal enemigo Moriarty, y la vida hogareña del doctor, que va a ser padre de una niña. La nueva tanda de episodios de la serie creada por Mark Gatiss y Steven Moffat a partir de los personajes y obra de Conan Doyle mantienen el buen nivel, con un ritmo trepidante donde están presentes las nuevas tecnologías –Sherlock es un auténtico adicto al móvil, resolviendo casos on line de modo asombroso–, y esa intuición que va a la velocidad del rayo del genial detective. La moderna combinación de intriga y humor contenido funciona, en el primer episodio, a cuento de unos misteriosos bustos de escayola de la que fuera primera ministro británica, Margaret Thatcher. También hay opción para la sorpresa al final del primer episodio, un inesperada giro dramático que no es cuestión de desvelar, y que pone a prueba la amistad de Sherlock y Watson, por tanto también la capacidad interpretativa de Benedict Cumberbatch y Martin Freeman para hacernos creer el modo en que evolucionan sus personajes.

6/10
Historias de fantasmas

2017 | Ghost Stories

Una curiosa parábola a cuento de la incredulidad y la falta de fe. Phillip Goodman, educado en el más estricto judaísmo, ha desarrollado una tremenda aversión hacia la religión, y por extensión, a cualquier fenómeno que pretenda autodefinirse como sobrenatural o inexplicable. Hasta el punto de que tiene su propio reality-show televisivo, "Falsos videntes", que se dedica a desenmascarar a charlatanes que pretenden ser médiums o haber sido testigos de poltergeists. Un día le llama a su presencia un colega, que dice estar moribundo, y que le asegura que ha dado con tres casos en los que le ha sido imposible encontrar un engaño. Y le invita a que investigue y logre aquello de lo que él ha sido incapaz. Jeremy Dyson y Andy Nyman dirigen la versión en cine de su propia obra para el escenario, que aunque contiene pasajes terroríficos y algunos sustos, trata de dar a la narración un aire realista de documental. Más que los tres casos investigados –en torno a las criaturas a las que se enfrentan un vigilante nocturno, un jovencito dominado por sus padres y un tipo que va a ser padre–, resulta interesante la indagación en el porqué de la obcecación del protagonista, que se cierra al misterio de un modo que sólo puede calificarse de irracional, y que encuentra interesante explicación en el último tramo de la película: sin desvelar nada, digamos que se apunta que negar la otra vida puede ser una forma de eludir responsabilidades adquiridas en ésta. Encarna bien a Goodman (Buen hombre, una denominación nada casual), el propio codirector y coguionista Andy Nyman, mientras que Martin Freeman, popular Bilbo Bolsón y doctor Watson, los roles que le han dado la fama, asume aquí un personaje mefistofélico que tiene su gracia, y que viene a ser la némesis del otro.

6/10
Capitán América: Civil War

2016 | Captain America: Civil War

Siguen las aventuras de los superhéroes Marvel, y la nueva entrega se presenta bajo el paraguas “Capitán América”, aunque igualmente podía encuadrarse como una película de “Los Vengadores”, tanto monta, monta tanto. Porque si nos apuran, este film seguramente es el que más superhéroes concentra por metro de película, en reñida competición con cualquier otro film de los mutantes X-Men. Y de hecho, lo que nos cuenta el film, acontece cronológicamente tras lo narrado en Los Vengadores: La era de Ultrón. En una de sus valerosas acciones para ayudar a la humanidad, se van a producir daños colaterales en un país africano, un edificio se viene abajo, y hay muchas víctimas inocentes. Los gobernantes de todo el mundo, empezando por el Secretario de Estado de EE.UU., consideran que los superhéroes no deberían actuar a su aire, sino bajo el mandato de Naciones Unidas y bajo circunstancias muy específicas. Pero no todos están de acuerdo con esta visión de las cosas, consideran que a veces hay que actuar rápido, y no da tiempo a reuniones y demás zarandajas. De modo que se va a producir una escisión entre los Vengadores, y la composición de los bandos de lo que podría derivar en guerra civil resulta bastante sorprendente: pues son partidarios de firmar el protocolo de la ONU algunos de los que les gusta ir por libre, como Iron Man y la Viuda Negra, mientras que por ejemplo un soldado como el Capitán América, que debería estar acostumbrado a obedecer sin cuestionar las órdenes, no lo tiene tan claro. Detrás de Capitán América: Civil War se encuentra el equipo que entregó uno de los mejores filmes de superhéroes producidos por Disney, Capitán América: Soldado de invierno. En efecto, vuelven a dirigir los hermanos Anthony y Joe Russo, y repiten los guionistas Christopher Markus y Stephen McFeely, responsables de la saga Las Crónicas de Narnia, y se nota que el equipo está bien conjuntado, el libreto es sólido, y explota bien las novedades de la trama: las bofetadas entre distintos superhéroes, un divertidísimo Spider-Man adolescente, y la idea ya comentada de las bondades y desventajas de someterse a un mecanismo de control externo, en vez de actuar según un parecer individualista que puede ser muy interesante, pero puede tener efectos imprevistos. El film da lo que promete, diversión a tutiplén, con buenos efectos especiales. Y ello con una trama coherente, que respeta al espectador, y que hará las delicias de los fans, y de los menos conocedores, pero que también gustan de los filmes adrenalíticos vistosos y espectaculares. El reparto, repleto de caras conocidas, cumple con unos personajes resultones con sus rasgos básicos, pero que los hacen reconocibles.

7/10
Sherlock: La novia abominable

2016 | Sherlock: The Abominable Bride | Serie TV

Entretanto llegaba la 4ª temporada de Sherlock, se estrenó este episodio independiente algo juguetón, pues nos encontramos a los protagonistas, no en la habitual época actual, sino en la victoriana donde les imaginó Arthur Conan Doyle, lo que acaba teniendo, cómo no, una explicación, todo lo disparatada que se quiera, pero que se acepta como una pequeña broma para los fans, y permite ver dos universos paralelos y alternativos. El caso que deben resolver Holmes y Watson tiene que ver con una novia suicida, que de modo fantasmal se aparece a su viudo con aviesas intenciones, hecho intrigante que el racional detective se niega a aceptar. No es de los mejores capítulos protagonizados por Benedict Cumberbatch y Martin Freeman, pero se deja ver.

6/10
Reporteras en guerra

2016 | Whiskey Tango Foxtrot

La historia auténtica de la corresponsal de guerra en Afganistán Kim Barker, a partir de sus recuerdos consignados en un libro donde acude a un tono jocoso, que la película trata de capturar. Al parecer la persona que reseñó este libro para el New York Times aseguró que el personaje de Baker tenía un aire Tina Fey, lo que facilitó que alguien le animara a leerlo. Como resultado pidió a Paramount que se hicieran con los derechos, y lo convirtió en un vehículo para ser la protagonista, además de que asumió tareas como productora. El principal problema de la película es que no acaba de dar con su tono, en parte porque renuncia a atrapar el papel que juegan los medios a la hora de informar a la opinión pública, tal cosa parece importar poco, más allá del logro de un éxito personal en lo profesional. Quizá en papel funcione la combinación de reportajes periodísticos importantes con el colorido del ambiente de juergas y locura de los periodistas, que se atiborrarían de opio y alcohol, además de acabar acostándose con quien se pueda. Pero en la pantalla se empieza con este aire un poco alocado y surrealista, por no decir grsosero, de modo que cuando llega la trama romántica con el fotógrafo escocés, o una misión de rescate que se convierte en un "scoop" periodístico, estas derivas parecen eso, derivas, porque realmente ni nos han preparado para la historia de amor, y casi nos hemos olvidado de que estamos en una película encuadrable en ese subgénero de dramas de chicos de la prensa. Quizá lo más logrado es el retrato de Fahim Ahmadzai, el afgano que ayuda a moverse a Kim por una sociedad tan compleja como la afgana, y cuyo estilo de vida normal –se casa y la invita a su boda, tiene dos niños, es sensato...– supone un callado reproche para la que termina siendo su amiga, que querría darle un abrazo, si no fuera porque él no lo acepta, no son las costumbres locales. Pasajes como éste, o el reencuentro con un marine, hacen vislumbrar lo que podía haber sido una cinta con mayor equilibrio, cara a su propósito de recordar un conflicto, el afgano, que paulatinamente ha sido olvidado por los medios. Pero los codirectores, Glenn Ficarra y John Requa, que tampoco es que tengan en su filmografía previa las "joyas de la corona" –Crazy, Stupid, Love, Focus– se limitan a cumplir sin excesiva brillantez, con recursos como un par de canciones no muy hábilmente introducidas. Y no explotan el contraste entre el nihilismo de los periodistas hundidos en el hedonismo y la adrenalina de sus crónicas, y la miseria y decencia de la población local, que sufre los abusos de fanáticos y talibanes, véase el caso del pozo volado por sorprendentes razones. El reparto, a pesar de contar con caras conocidas, tampoco brilla demasiado, pues los personajes de Margot Robbie, Martin Freeman, Billy Bob Thornton y Alfred Molina –dos periodistas, un general y un fiscal alocado– resultan demasiado estereotipados.  

5/10
StartUp

2016 | StartUp | Serie TV

The Eichmann Show

2015 | The Eichmann Show

Sherlock (3ª temporada)

2014 | Sherlock | Serie TV

Tercera temporada de la excelente serie de la BBC sobre los personajes creados por sir Arthur Conan Doyle y trasladados a los inicios del siglo XXI, de nuevo enfrentados a casos intrigantes y al inmortal enemigo y némesis de Sherlock Holmes, Moriarty. La acción arranca tras el suicidio de un Sherlock Holmes afectado por la presión mediática en un difícil caso, y un doctor John Watson que ha pasado dos años hecho fosfatina, aunque está a punto de rehacer su vida con una mujer a la que ama, la encantadora Mary. Pero lo cierto es que Sherlock no murió, sino que con ayuda de su hermano Mycroft fingió su muerte, y ahora va a volver para una importante amenaza terrorista que se cierne sobre Londres en torno a la famosa fecha del “Remember, remember...” de Guy Fawkes, el 5 de noviembre. De nuevo queda claro que esta ficción televisiva es de lo mejor que ha surgido en los últimos años. El ritmo es trepidante, y la complicidad entre los personajes perfecta, con la mezcla perfecta de emoción, humor e ironía. Surgen nuevas ideas, como la de la novia de Watson y la aparición de unos anodinos padres de Sherlock, manteniendo las constantes de la excelente química entre la mente cerebral del detective y la emotividad a flor de piel de su amigo el doctor. El montaje es muy inteligente y moderno, bien apoyado en la música inquietante y la fotografía tenebrista, y el primer episodio juega con eficacia a diversas versiones de como Sherlock pudo salvar la vida cuando cayó del vacío. Benedict Cumberbatch y Martin Freeman se han hecho con sus personajes, a los que encarnan con gran naturalidad, bien respaldados por secundarios como Una Stubbs, la señora Hudson, o Mark Gatiss, además de guionista, es el hermano de Sherlock, además de la recién llegada Amanda Abbington, eficaz amor de Watson.

7/10
Fargo (serie)

2014 | Fargo | Serie TV

Todo arranca con la llegada a un pueblecito invernal de Minnesota, con nieves casi perpetuas, del enigmático asesino profesional Lorne Malvo, dispuesto a ejecutar uno de sus “trabajos”, eliminar a un tipo, pura rutina. Se cruza en su camino el mediocre vendedor de seguros Lester Nygaard, y Malvo se “apiadará” de él y las humillaciones que recibe de parte de un antiguo compañero de pupitre, y de su insoportable esposa, realizando un asesinato adicional, ayudándole a manejar otro y cometiendo de propina un tercero. Lo que inevitablemente propicia una investigación de la perspicaz y oronda agente Molly Solverson, que debe sortear los obstáculos de su inepto jefe. Lograda traslación del universo de Fargo, la película homónima de los hermanos Coen al formato de serie televisiva. Noah Hawley tiene el mérito de crear algo que no es exactamente un remake ni una reinvención, pues en la trama existen numerosos elementos reconocibles del original, pero el conjunto tiene personalidad propia y atrapa. La serie en su primera temporada recrea bien la América profunda, donde pueden convivir los buenos sentimientos de una vida sencilla –Molly y su padre, más el acercamiento-enamoramiento del agente de otro pueblo, el viudo Gus, que vive con su hija adolescente–, con la inmoralidad de tipejos egocéntricos y muy poca cosa –el vendedor Nygaard, el empresario Stavros Milos– y una caterva de asesinos sin escrúpulos de rasgos casi demoníacos, encabezados por el frío y brillante Malvo. Los actores están muy bien seleccionados: a algunos sorprenderá ver a “Bilbo-Watson” Martin Freeman en su odiodo papel de Nygaard, resulta todo un descubrimiento Allison Tolman como Molly, y su padre en la ficción, Keith Carradine, aporta todo su carisma. No podemos además dejar de mencionar a Billy Bob Thornton, el asesino despiadado y cínico, o a Colin Hanks, el policía que habría preferido ser repartidor de correo a agente de policía. El film incide en cierto sentido del humor existencia, a partir de la violencia irracional y de la existencia anodina propia de lo cotidiano. También hay un sexo tosco y de motel, que parece incidir en su condición de pura forma de entretenerse en lo que no dejan de ser vidas mediocres y grises. Aunque la partitura musical la firma un tal Jeff Russo, también es una curiosa recreación de la original de Carter Burwell, quien tal vez habría merecido un crédito en la serie.

7/10
El hobbit: La batalla de los cinco ejércitos

2014 | The Hobbit: The Battle of the Five Armies

Broche de oro para la trilogía de Peter Jackson basada en la novela de J.R.R. Tolkien, un gran logro fílmico más allá de la realidad de que este cuento no posee la misma entidad de El Señor de los Anillos, por mucho que el director y sus tres coguionistas se empeñen esmeradamente en la tarea. Smaug, el dragón, dispuesto a asolar la Ciudad del Lago, no es el mayor de los problemas que amenazan a la Tierra Media, pues el enano Thorin Escudo de Roble está cegado por las riquezas que encierra la montaña de Erebor, y está dispuesto a defenderlas con las armas de elfos y hombres, antes que compartir con ellos lo que es justo. Un ejército de orcos y la amenaza en la sombra de Sauron abrirá los ojos a unos y otros, y no tendrá parte pequeña en el nuevo enfoque de la situación un mediano que solía vivir cómodo en un agujero, llamado Bilbo Bolsón. Un guión bien trenzado, donde la ambición del oro ocupa el lugar que en El Señor de los Anillos tenía el atractivo fatal del Anillo Único, y en que la amistad, el amor, y el aprecio del hogar son poderosas razones por las que actuar con espíritu de sacrificio, es plasmado en vistosas imágenes por el director neozelandés, que imprime un formidable aire épico a las escenas de la gran batalla, incluidos los duelos individuales, verdaderamente sobrecogedores y de enorme fuerza visual. Jackson, Fran Walsh, Philippa Boyens y Guillermo del Toro tienen el mérito de conjugar una acción trepidante, cuyo desarrollo se entiende perfectamente, con un buen perfilado de los personajes, donde destacan Martin Freeman y Richard Armitage, las escenas que comparten como Bilbo y Thorin tienen fuerza, bien bañadas por la humanidad que puede desprender una simple bellota encerrada en una mano. Las diferencias entre elfos, enanos y hombres se dibujan bien, con la cabezonería de no ceder un ápice en las respectivas posiciones, e incluso la subtrama del inventado triángulo amoroso de la elfa Tauriel, que implica a otro elfo y a un enano y supone un claro riesgo, se resuelve bien. Se incluye algún desahogo humorístico con el traicionero Alfrid, y Jackson se permite algún momento de diversión con el bestiario de criaturas malignas, aunque es el tono épico con apuntes de entrañable camaradería lo que domina. Una vez alcanzado el momento climático, el epílogo en la Comarca, y el enlace con lo que contará El Señor de los Anillos, están bien concebidos.

7/10
Bienvenidos al fin del mundo

2013 | The World's End

Edgar Wright alcanzó repercusión internacional con su divertida comedia de bajo presupuesto Zombies Party, protagonizada por Simon Pegg y Nick Frost, que parodiaba el cine de muertos vivientes. Reunió de nuevo a la pareja en Arma fatal, donde el objeto de risas era el cine policíaco, y posteriormente probó fórmulas nuevas con otros protagonistas, con Scott Pilgrim contra el mundo, con resultados no excesivamente satisfactorios. También por su lado, Frost y Pegg volvieron a hacer tándem a las órdenes de otro director en Paul, de Gregg Motola. En Bienvenidos al fin del mundo, el trío vuelve a unir fuerzas. El desempleado Gary King (Simon Pegg) llama a sus amigos de la adolescencia, Andy (Nick Frost), Steven (Paddy Considine), Oliver (Martin Freeman) y Peter (Eddie Marsan), para regresar a Newton Haven, su pueblo natal, para completar un recorrido alcohólico denominado "La milla dorada", que consiste en beber pintas de cerveza en 12 pubs diferentes. En su juventud intentaron lograr la hazaña sin éxito. En uno de los locales, Gary acaba enfrentándose a un adolescente que resulta ser un robot alienígena. Es el principio de una invasión... El humor de Wright, que ha coescrito el guión con Pegg, resulta bastante reconocible para quienes hayan visto las anteriores cintas, con diálogos en la línea "Llevo 16 años sin beber. Pues debes estar sediento". Al igual que sus precedentes, Bienvenidos al fin del mundo tiene mucho de retrato de costumbres, con personajes muy característicos de la sociedad británica, aparte de realizar un canto a la camaradería. En cualquier caso, Bienvenidos al fin del mundo no tiene una enorme consistencia narrativa, además de que abusa del humor negro, y de las referencias sexuales. Pero lo que pretende lo consigue, básicamente hacer reír, a partir de secuencias logradas como la conversación final con los invasores. Por otro lado, el quinteto protagonista se mueve bien en el terreno de la comedia, especialmente Freeman, popular por la serie Sherlock y El hobbit, en un papel en cierta medida doble.

5/10
El hobbit: La desolación de Smaug

2013 | The Hobbit: The Desolation of Smaug

Segunda de las tres películas en las que Peter Jackson ha dividido la trama de "El hobbit", primera de las novelas en las que el británico J.R.R. Tolkien desarrolló su universo mitológico. El hobbit: La desolación de Smaug mantiene una absoluta unidad con su predecesora, pues se nota que como en el caso de El Señor de los Anillos, se han rodado todas las entregas de un tirón, antes de someter las imágenes a un largo proceso de postproducción. El hobbit: La desolación de Smaug retoma a los protagonistas, el hobbit Bilbo Bolsón, y sus acompañantes, que tras escapar de Azog, rey de los orcos de Moria, continúan su viaje hacia Erebor, para enfrentarse al dragón Smaug y recuperar el tesoro y el hogar que antaño perteneció al pueblo enano. Para llegar hasta allí se impone atravesar el Bosque Negro, hogar de los elfos silvanos, cuyo monarca, Thranduil, muestra un especial desprecio hacia los enanos. Se nota, más que en su trilogía predecesora, que Jackson ha estirado demasiado el chicle, al sacarse de la chistera tres películas de un único libro, muy inferior en número de páginas a su continuación. Aunque empieza con el ritmo adecuado y mucha acción, El hobbit: La desolación de Smaug acaba alargándose demasiado, en elementos como la subtrama de la búsqueda del Nigromante por parte de Gandalf y Radagast, y sobre todo en el tramo final. Pesa también a veces cierta sensación de estar viendo más de lo mismo, que se habría evitado con el cambio de director con el que amagó Jackson antes de iniciar el rodaje, cuando estaba en el proyecto Guillermo del Toro, que habría desarrollado una visión un tanto distinta. Tal y como han quedado las cosas, ni el film aporta nada a la carrera de Peter Jackson, ni Jackson suma mucho más al mundo de J.R.R. Tolkien. Matizado esto, resulta bastante evidente que no decepciona ni mucho menos. El hobbit: La desolación de Smaug logra la necesaria espectacularidad con secuencias como la huida de los protagonistas en los barriles, y sobre todo a través del meritorio esfuerzo técnico que ha supuesto la creación del dragón Smaugh. Además, la recreación de escenarios 'tolkienanos' resulta memorable, especialmente la ciudad del Valle, junto a la montaña de Erebor, un antiguo punto comercial importante, actualmente en decadencia, donde transcurre gran parte de la acción. Para darle entidad propia a esta entrega, el equipo de guionistas, nuevamente formado por el propio Jackson, su esposa Fran Walsh, la experta en Tolkien Philippa Boyens, y el citado Del Toro, han subrayado la importancia de la Piedra del Arca, el mayor tesoro robado por Smaug a los enanos, que como saben quienes hayan leído la novela será objeto de desavenencias entre las razas que deberían estar unidos frente a las amenazas oscuras. Gracias a un prólogo en Bree (Peter Jackson realiza un cameo como ciudadano de este lugar, al igual que hizo en El Señor de los Anillos: La comunidad del anillo), donde Thorin habla con Gandalf sobre esta gema, El hobbit: La desolación de Smaug adquiere un subtexto en torno a la reconciliación y la unidad de quienes deberían estar juntos para afrontar el futuro, presente también en la sugerida y poco propia del universo 'tolkieniano' atracción entre la elfa Tauriel (excelente trabajo de Evangeline Lilly, conocida por Perdidos) y uno de los enanos. En cuanto a las interpretaciones, poco queda decir sobre la apropiadísima elección de Martin Freeman, un excelente Bilbo Bolsón, que hace gala de detalles sorprendentes como el movimiento de los pies. Lo mismo ocurre con el trabajo de actores como Richard Armitage y el resto de enanos, al mismo nivel que en el film anterior, y de los veteranos de la saga, como el gran Ian McKellen (Gandalf) y los recuperados un tanto artificiosamente Orlando Bloom y Cate Blanchett. Entre los recién llegados, cabe citar a Luke Evans, un bardo muy bien defendido, a pesar de que en principio se desconoce si será leal o no a los protagonistas, y a la anteriormente referida Lily. En la versión original se puede disfrutar –como Smaug y el Nigromante– de la profunda y apabullante voz de Benedict Cumberbatch, compañero de Freeman en la excelente serie Sherlock.

7/10
Svengali

2013 | Svengali

Sherlock (2ª temporada)

2012 | Sherlock | Serie TV

Convertir las aventuras literarias del estrafalario y brillante Sherlock Holmes en un thriller cargado de acción y humor ambientado en el Londres del siglo XXI, era un proyecto arriesgado que quizás sólo podría haber llevado a buen puerto la BBC . La prestigiosa productora británica sorprendió en 2011 con la primera temporada de Sherlock, una serie de tan solo tres capítulos, de 90 minutos de duración cada uno. Aquella narraba los inicios de una amistad, la del doctor Watson y la del detective Sherlock Holmes, dos desconocidos que de manera fortuita acababan compartiendo piso y aventuras. Tras el aplauso de público y crítica, la segunda entrega era una cuestión de tiempo. En la segunda temporada se mantienen el buen nivel de los guiones, el interés de las tramas y la riqueza de unos personajes al alza. De nuevo la fórmula se repite con éxito, tres episodios en los que unos supertecnológicos Holmes y Watson investigan complicados y enrevesados casos, que sólo la tenacidad y la perspicacia del detective, con la ayuda de su (a veces) inocente colaborador (a quien da vida un genial Martin Freeman), pueden resolver. La acción nunca se detiene, corre a la misma velocidad con la que piensa Holmes (brillantemente interpretado por Benedict Cumberbatch, al que se ha visto en El topo). Éste con tan solo mirar a una persona, ver cómo se mueve y va vestida es capaz de descubrir su personalidad y hasta sus más recónditos secretos. A lo largo de los nuevos episodios correrán mil y un peligros intentando descubrir quién chantajea a la mismísima Isabel II, o averiguando si en realidad existe el “sabueso de Baskerville”. Inspirados en la obra de Sir Arthur Conan Doyle, Sherlock es un producto fresco, cargado de ironía, arriesgado y con unos personajes tan complejos que siempre sorprenden. Las tramas están muy elaboradas y los giros argumentales abundan en todos y cada uno de los capítulos. En esta segunda temporada a los intérpretes protagonistas se les ha unido la compañía de conocidos actores británicos, como Lara Pulver (Spooks) y Russell Tovey (Being Human), ambos con papeles muy relevantes que vienen a aumentar la calidad de una serie que con sólo una temporada consiguió 25 premios, entre ellos el BAFTA al mejor drama y al mejor actor secundario para Freeman. Casi nada.

7/10
Animals

2012 | Animals

Puesta de largo del cortometrajista Marçal Fores, joven alumno de la ESCAC, escuela de cine de Cataluña, institución de donde también han salido, entre otros, nada menos que Juan Antonio Bayona, responsable de la exitosa Lo imposible, y Kike Maíllo, autor de Eva. Esta última cinta tenía detrás a la productora de la escuela, Escándalo Films, que también avala Animals. Obtuvo una cálida acogida tras su proyección en la sección Nuevos Directores, del Festival de San Sebastián y su presentación en el Festival de Sitges. Sorprenderá a los espectadores que Animals tenga ciertas similitudes con la rodada prácticamente a la vez Ted, pues su personaje conversa con un oso de peluche. Pero el film de Seth MacFarlane se centraba en las risas, mientras que Fores ha optado por un tono siniestro y desconcertante. Aquí además el joven protagonista, Pol, es el único que puede en realidad comunicarse con el oso, pues en realidad se trata de un amigo imaginario creado durante su infancia. Debería haber superado esta etapa mucho tiempo atrás, pero ya adolescente, convertido en estudiante de un instituto británico, sigue interactuando con él, por culpa de que se siente completamente desorientado, sobre todo tras la llegada de Ikaru, un enigmático alumno novato. Fores parece tener como punto de referencia el film de culto Donnie Darko, también sobre un estudiante de instituto confundido, que allí se relaciona con un conejo gigante, y con la que comparte sobre todo sus tintes surrealistas. Aunque Animals podría decepcionar a quienes por el planteamiento busquen reflexiones antropológicas de entidad, y por supuesto al público propio del cine convencional, Marçal Fores se perfila como un potente creador de imágenes plagado de ideas, a tener en cuenta de cara al futuro. Sus numerosas referencias a la cultura popular –el manga, los grupos alternativos de música, etc.– propician mucha frescura y harán atractiva la cinta al público joven. Animals cuenta a su favor con un más que convincente trabajo del joven primer actor, Oriol Pla, forjado en la serie catalana El cor de la ciutat. Le rodean secundarios igualmente prometedores, y nada menos que el británico Martin Freeman, en el momento álgido de su carrera, tras encarnar a Watson en la serie de la BBC Sherlock, y a Bilbo Bolsón en El hobbit: Un viaje inesperado, que interpreta con cierta convicción a un profesor del centro que no requiere tampoco de un enorme esfuerzo. Posiblemente, su presencia ha forzado que en el instituto se hable en inglés –el film combina diálogos en este idioma con otros en catalán en su versión original–, pero aunque esta circunstancia no aporta nada tampoco resulta muy forzada.

4/10
El hobbit: Un viaje inesperado

2012 | The Hobbit: an Unexpected Journey

Bilbo Bolsón es un hobbit de la Comarca, que como todos los suyos ama la vida hogareña, las fiestas y los amigos, la paz y la tranquilidad. Pero un día llama a su puerta el mago Gandalf, que para Bilbo es sólo un recuerdo de la infancia, el tipo que organizaba en el solsticio de verano unos magníficos fuegos artificiales. Hombre sabio que escudriña en el interior de las personas, cree que Bilbo es justo el hombre que necesitan trece enanos liderados por Thorin Escudo de Roble, quienes, despojados tiempo atrás por el dragón Smaug y los trasgos de todo lo suyo, vagan sin poder llamar a ningún sitio su hogar. En efecto, los trece enanos planean viajar a la Montaña Solitaria para recuperar sus antiguas posesiones, actualmente en poder de Smaug. Se ha hecho esperar la adaptación de “El hobbit”, la primera obra de J.R.R. Tolkien situada antes de los acontecimientos de “El Señor de los Anillos”, convertida en trilogía de películas dirigidas por el neozelandés Peter Jackson. Aquí, tras amagar con confiar la dirección a Guillermo del Toro, finalmente el mexicano figura como coguionista con el propio Jackson, Philippa Boyens y Fran Walsh, poniéndose él finalmente detrás de la cámara. Si “El Señor de los Anillos” daba claramente para tres películas, e incluso para seis, se hacía necesario suprimir pasajes de la obra de Tolkien, aquí claramente la decisión de entregar tres filmes se antoja exagerada y descaradamente comercial, lo que obliga a estirar las escenas de acción, batallas muy espectaculares y bien rodadas, pero que apabullan. Ello más la invitación a personajes de “El Señor de los Anillos” que no aparecen en “El hobbit” de Tolkien, pero que aquí tienen su papel, medianamente justificado. Dicho lo anterior, y pese a que el film se hace largo, hay que reconocer que El hobbit: un viaje inesperado es, además de un gran espectáculo donde al carácter de cuento se le aplican proporciones épicas de gran “scope” en muchos pasajes, una película fiel a Tolkien en lo esencial. El amor por el hogar, dulce hogar; el perdón a los enemigos, mayor muestra de coraje que rebanarles el pescuezo; el heroísmo cotidiano y salido del corazón de los pequeños –¿o habría que decir “medianos”?–, de mayor valor que los combates vistosos guiados por la furia. Estos elementos conceden gran parte de su grandeza al film, al igual que los divertidos momentos humorísticos, bien trenzados. Aunque muchos espectadores se quedarán sobre todo en los magníficos paisajes neozelandeses, las criaturas como orcos, trasgos y águilas, o lo que se esconde en las entrañas de la Tierra, al final lo que cuenta son las emociones que transmiten los personajes, bien presentes en los intercambios entre Gandalf y Bilbo, Bilbo y los enanos, en particular Thorin, o Gandalf y cierta dama élfica, y, por supuesto, Bilbo y Gollum. Martin Freeman como Bilbo se revela una magnífica elección para el papel protagonista.

7/10
Dime con cuántos

2011 | What's Your Number?

Ally ha tenido muchos novios, pero el tiempo pasa, y le hace mella leer en una revista que las personas que han tenido más de una veintena de relaciones amorosas han dejado pasar sin duda al hombre o la mujer de sus vidas. Dispuesta a refutar en su propia piel tal teoría, Ally mira a los tipos con los que ha salido, porque uno de ellos debe ser en efecto el hombre al que debería amar. Típica y fallida comedieta romántica, con la habitual dosis tontorrona de frivolidad, presentada sin mucha gracia. Pues la protagonista (Anna Faris) pide consejo a un vecino (Chris Evans) que tiene ligues ocasionales todas las noches, de los que huye en cuanto ha consumado... El resto resulta fácil de imaginar, pues el poco conocido y sobre todo televisivo Mark Mylod no trata de inventar la pólvora.

3/10
Blanco escurridizo

2010 | Wild Target

Victor pertenece a un linaje de asesinos a sueldo, pero mamá está preocupada de que su retoño, gran profesional, no tiene tiempo para encontrar a la chica que le dé descendencia y asegure la continuidad del "negocio". En éstas un gángster le encarga que mate a una ladrona timadora que le dio el cambiazo cuando le aseguró que le entregaba un Rembrandt. La chica empieza a hacerle tilín, pero por otro lado debería ser un tipo serio y cumplir con el cliente... Remake de Cible émouvante del francés Pierre Salvadori, se trata de una comedia negra con ribetes románticos que tiene un punto. Cuenta con un buen reparto con la siempre divertida Emily Blunt y donde distinguimos a Rupert Grint, el Ron de la saga Harry Potter, iniciando la difícil tarea del desencasillamiento.

5/10
Sherlock

2010 | Sherlock | Serie TV

Watson es un bloguero y veterano médico del ejército que se ha quedado cojo tras pasar por la Guerra de Afganistán, y cuya vida carece de rumbo. Necesitado de un lugar donde vivir, un amigo le presenta a un curioso personaje con el que podría compartir piso: Sherlock Holmes. Éste es una especie de “friqui” dotado de un prodigioso talento para la deducción, que es capaz de adivinar que Watson ha estado en el ejército, busca piso y no es hijo único con sólo echarle una mirada... Asombrado ante la agilidad mental de su nuevo amigo, Watson le echará una mano cuando el inspector Lestrade, de Scottland Yard le pida ayuda para esclarecer una serie de aparentes suicidios relacionados entre sí. BBC conmemora el 80 aniversario de la muerte de sir Arthur Conan Doyle con una miniserie de tres episodios –posiblemente habrá más– que adapta a los tiempos actuales a su personaje más conocido, Sherlock Holmes, sin duda una de las creaciones literarias más llevadas a la pantalla. La serie tiene como creadores y guionistas a Mark Gatiss y Steven Moffat, conocidos por la versión moderna de Doctor Who, aunque el segundo también actualizó otro personaje clásico en la serie Jekyll, y es uno de los guionistas de Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio, de Steven Spielberg. La serie logra conjugar elementos de comedia con un tono típico de thriller, y cuenta con una atmósfera sombría y un montaje dinámico. Incorpora muy bien la presencia de las nuevas tecnologías, como los teléfonos móviles, en tramas muy acordes con las obras originales de Conan Doyle. Además, acierta con los protagonistas, Martin Freeman (futuro protagonista de “The Hobbit”) como un Watson lacónico y melancólico, y Benedict Cumberbatch, que encarna a un Sherlock tan superdotado como estrafalario. El primer episodio “Estudio en rosa”, homenajea a “Estudio en Escarlata”, la primera novela del personaje.

7/10
La chica de mis sueños

2007 | The Good Night

Martin Freeman es Gary, una estrella del pop en decadencia. Su nueva situación le hace plantearse la relación con su novia Dora (Gwyneth Paltrow). Harto de la vida que tiene en pareja, comienza a imaginarse cómo sería su relación perfecta, que personaliza en Anna (Penélope Cruz). Nueva película que reflexiona, aunque de manera no muy profunda, sobre la crisis de los adultos de mediana edad: ya no son tan jóvenes pero, desde luego, tampoco son unos abuelos. Como es habitual en los filmes de este tipo actuales, se da mucha importancia a las relaciones sentimentales y al sexo.

4/10
La ronda de noche

2007 | Nightwatching

El británico Greenaway es un cineasta diferente del resto. Su cine es muy personal, a menudo transgresor, y se diría que lo que a priori pueda opinar el público le sale por una friolera. En este film da muestras de su particular y controvertida mirada cinematográfica con un tema ya de por sí complicado, como es el universo creador del artista. El personaje elegido es el pintor holandés Rembrandt van Rijn y la obra sobre la que gira la trama es el célebre cuadro "La ronda de noche", que da título a la película. El extraño guión, escrito por Peter Greenaway (Las maletas de Tulse Luper), pivota sobre dos patas: por un lado, las supuestas intrigas y secretos -conspiración de asesinato incluida- en torno a la ejecución del lienzo; y por otro, las experiencias amorosas y sexuales de Rembrandt con las tres mujeres que influyeron en su vida: su esposa Saskia, y sus sirvientas Geertje y Hendrickje. La película tiene una lacra que echa por tierra todo lo demás: es aburrida, muy aburrida. Al principio atrapa pero poco a poco la cosa se desinfla. Los enredos sobre el cuadro son confusos y poco interesantes; la definición de personajes, insuficiente y descuidada; y la duración del film, excesiva. La falta de contención se comprueba igualmente en el interés de Greenaway por mostrar con explicitud la sexualidad de Rembrandt y sus mujeres, con lo que la imagen del fabuloso pintor queda demasiado chata y burda. Hay también una buscada artificiosidad en los diálogos, a menudo muy discursivos. Quizá tan sólo destaca la cuidada puesta en escena, tan teatral y "controlada". La casi totalidad de los planos están rodados en interiores, con un sabio uso de la iluminación –con profusión de claroscuros muy "rembrandtianos"–, unos escogidos encuadres y una utilización muy sobria de la cámara.

3/10
Arma fatal

2007 | Hot Fuzz

El director y escritor Edgar Wright y el guionista y actor Simon Pegg fueron reclutados por Tarantino y Rodriguez para filmar un gracioso falso tráiler de Grindhouse, gracias a que lograron cierto éxito con Zombies Party, inspirado subproducto que parodiaba el cine de terror. La pareja, procedente de las telecomedias británicas, aplica en esta ocasión el mismo humor mordaz al género policíaco. El propio Simon Pegg interpreta al protagonista, Nicholas Angel, el mejor agente de la policía londinense. Es capaz de detener cada día a una cantidad cuatro veces mayor de delincuentes que cualquiera de sus compañeros. Éstos están hartos de que les haga quedar como inútiles, por lo que al final sus superiores deciden mandarle lejos, a Sandford, un pueblo tranquilo, donde nunca se cometen delitos. Cuando llega, le asignan un compañero con el que patrullar las calles, Danny Futterman, un forofo del cine de acción, obsesionado con Dos policías rebeldes II y Le llaman Bodhi. De repente, empiezan a ocurrir extraños accidentes mortales, pero Nicholas sospecha que se trata de una cadena de asesinatos más o menos disimulados. Como algunas comedias clásicas inglesas introduce elementos costumbristas y describe numerosos personajes secundarios, típicos del ámbito rural británico. Están interpretados por un inmejorable plantel de secundarios, en el que destacan Jim Broadbent, Timothy Dalton, Paddy Considine y Bill Nighy. Tras el primer giro de guión, el film deja un poco de lado el tono de comedia y se convierte en una cinta de intriga al estilo de las novelas de Agatha Christie. A pesar de lo difícil que es cambiar de género en medio del metraje para cualquier director que no sean los hermanos Coen, la cosa funciona, pues el guión dosifica muy bien la intriga, y las piezas encajan. Y tras el segundo punto de giro, otro cambio, en esta ocasión, hacia el cine de acción, con cierto tono gamberrete, cercano al gore, aunque más o menos se contienen. 

5/10
Dedication

2007 | Dedication

Un escritor misógino de cuentos para niños (Billy Crudup), se ve obligado a colaborar con una ilustradora, lo que va en contra de su pensamiento. Opera prima de Justin Theroux, muy interesante, los personajes están bien tratados a lo largo del filme con un cambio sustancial a lo largo de la película. Combina de manera correcta el drama con la comedia romántica.

6/10
Breaking and Entering

2006 | Breaking and Entering

Will (Jude Law) lo tiene aparentemente todo para ser feliz. Pero no lo es. Arquitecto imaginativo, tiene una novia preciosa e inteligente (Robin Wright Penn). Eso sí, la hija de ella, nacida de una relación previa, es hiperactiva y nerviosa, la convivencia con ella es difícil… Pero sobre todo domina una vida rutinaria y de pocos alicientes, donde la pareja se muestra distante, y la profesión se convierte en particular refugio. Este frágil estado de cosas se va a quebrar cuando la nave-estudio que Will comparte con un socio es asaltada de noche por una sofisticada banda de ladrones de origen bosnio, que utiliza las habilidades de saltimbanqui de dos jóvenes para introducirse por el techo y desconectar la alarma en un ‘visto y no visto’. El disgusto por el robo de ordenadores y demás equipamiento no para aquí, pues la banda repite sus incursiones, motivo por el cual Will establece un puesto de vigilancia nocturno en su propio automóvil; una ‘aventura’ que le procurará nuevas emociones. Desde conocer a una prostituta (Vera Farmiga) que ejerce en la zona, a la identificación de uno de los jóvenes, buen tipo en el fondo, hijo de una sufrida y trabajadora madre, Amira (Juliette Binoche), que se desvive por sacar adelante a su hijo. Tan valiosa es la mujer, que Will, en vez de denunciar al chico, propicia el encuentro ‘casual’ con ella, que arregla trajes y vestidos en su propio domicilio.Anthony Minghella (El paciente inglés) escribe y dirige un drama con más de un punto de interés, acerca de la vida corriente de tantas personas, que se diría no es vida hasta que determinadas ‘rupturas’ obligan a mirarse dentro de uno mismo. Al tiempo ofrece una reflexión acerca de las dificultades de integración de los inmigrantes, no siempre bien aceptados (fácilmente son sospechosos de actividades delictivas) y con empleos precarios que facilitan el recorrido delictivo. Lo permite esa relación entre Will y Amira, que Minghella construye pacientemente, mostrando antes sus respectivos entornos e intereses. De tal modo que cuando Will ‘se lanza’ a conquistarla a ella con movimientos casi de adolescente peterpanesco, la reacción de Amira se comprende, es la propia de una madre que hará lo que sea por su hijo. Se agradece el esfuerzo de definición de personajes, un regalo para los actores; e incluso el de la prostituta, que se diría fuera de lugar, se entiende como pieza que resuena más tarde en Amira, puesta en una posición que le obliga, en cierta manera, a seguir sus pasos. También hay una apuesta por la capacidad de perdonar y pasar página, aunque a este respecto chirría alguna escena torpe (el personaje de Robin Wright Penn, estallando y apeándose del coche), incluida para justificar su inesperada magnanimidad en el juzgado.

6/10
Guía del autoestopista galáctico

2005 | The Hitchhiker's Guide To The Galaxy

Arthur Dent está desesperado. Su casa va a ser demolida porque entorpece la construcción de una carretera. Pero Ford Prefect, su mejor amigo, le quita hierro al asunto. ¿Qué importancia tiene quedarse sin casa si la Tierra entera va a ser también demolida por culpa de la construcción de una autopista espacial? Tras explicarle que en realidad es un extraterrestre, Ford echa mano de un teletransportador para escapar de la debacle del planeta Tierra, materializandose con Arthur en una nave que pasaba por allí. Fiel adaptación de la obra de Douglas Adams, que creó esta parodia de la ciencia-ficción para un programa radiofónico de la BBC, posteriormente adaptado a una saga de novelas. Muy popular en Gran Bretaña, Adams, prematuramente fallecido, utiliza humor absurdo, a veces bastante ingenioso, muy alejado del estilo facilón y las groserías predominantes en muchas comedias. De presupuesto limitado, los actores son completamente desconocidos, salvo en el caso de Sam Rockwell, y de John Malkovich, que realiza un pequeño cameo. Destacan las criaturas, creadas por el equipo de Jim Henson, y las pequeñas sátiras de la política y la burocracia.

4/10
Zombies Party

2004 | Sahun of the Dead

Shaun es un tipo que va dando tumbos por la vida, sin sentar nunca la cabeza. Se pasa la vida en un bareto, El Winchester, con su gran amigo Ed. Lo que causa interminables discusiones con su madre y el abandono de su novia, Liz. Justo cuando decide enmendarse, llegan los zombies, dispuesto a merendarse a todo bicho viviente. El caso es que Shaun está tan motivado con el nuevo rumbo que ha dado a su vida, que los muertos vivientes parecen únicamente un obstáculo más. Y la emprende con ellos armado con un palo de cricket y una pala. Parece que los zombies nunca pasan de moda. A 28 días después, Amanecer de los muertos y Resident Evil, se suma esta versión, que se toma el tema a cachondeo. Ver al no demasiado equilibrado Shaun, palo de cricket en ristre, dispuesto a no permitir que los muertos vivientes se salgan con la risa, despierta sin remedio la hilaridad. A pesar del pretendido humor, no faltan los sustos y la violencia gore propios de este tipo de historias.

6/10
Love Actually

2003 | Love Actually

Para los amantes de las películas románticas, Richard Curtis es un viejo conocido. De su talento nacieron los guiones de Cuatro bodas y un funeral, Notting Hill o El diario de Bridget Jones, sin lugar a dudas tres cumbres de la comedia romántica actual. Respecto a la Love Actually, el mismo Curtis explica que tenía demasiadas historias de amor en la cabeza y no tenía tiempo para esperar a que se filmaran todas. Así que decidió fundir todos esos guiones en uno solo y ponerse por primera vez él mismo detrás de la cámara. El resultado es un collage de diez pequeñas historias de amor protagonizadas por una variada galería de personajes cuyas vidas se entrelazan de algún modo. El experimentado guionista no comete el error de repetirse. Así somos testigos de amores entre jefes de estado y empleadas; de maridos y esposas; de hermanos y hermanas; de hijos y padres; de amistades duraderas, y, cómo no, de romances entre hombres y mujeres con situaciones vitales tan normales como distintas y originales. Las diferentes tramas son simultáneas en el tiempo y están ambientadas en los días próximos a la Navidad. A Curtis le sirve este “truco” para arrancar de sus personajes sentimientos hondos, de tal forma que, cada uno a su modo, experimente la necesidad de sincerar su corazón. Y ahora que el cine suele derivar con demasiada frecuencia hacia historias frustrantes, hay que agradecerle a Richard Curtis su talante esencialmente optimista, una declaración de principios con la que no duda en iniciar la película. Este enfoque es compatible, sin embargo, con las licencias que se toma a la hora de explicitar escenas de burda grosería, que aunque sirvan a la postre para reivindicar el amor verdadero, resultan sorprendentes en una comedia de este perfil. Para dar buen acabado a su cóctel romántico, el director cuenta con un reparto de aúpa, con muchos de los mejores actores británicos actuales. Y lo demuestran en escenas delirantes (Hugh Grant), emocionantes (Colin Firth), surrealistas (Bill Nighy), mágicas (Keira Knightley) o desgarradoras (Emma Thompson), por enumerar sólo las más emotivas. Sin duda, el mundo iría mucho mejor si se hiciesen más películas como ésta, porque después de verla dan ganas de ser bueno de verdad y brindar con champán con el amor de tu vida.

7/10
Ali G anda suelto

2002 | Ali G Indahouse

Ali G es un personaje cómico de la televisión británica, que convirtió en celebridad al actor Sacha Baron Cohen (Borat) En su paso a la pantalla grande, Ali G se encadena en una estación de autobús para salvar el centro de ocio de su barrio, que va a ser clausurado por las autoridades. Así llama la atención del primer ministro, que busca un joven intelectual como asesor sobre los problemas de la gente de su edad. El doblaje español es obra de Gomaespuma.

3/10
Bendita paciencia (Breeders)

2020 | Breeders | Serie TV

Una visión audaz sobre la aventura de criar a un hijo. Martin Freeman y Daisy Haggard interpretan a esos padres que intentan mantener viva la chispa, con dos niños ansiosos por interrumpir.

Bendita paciencia (Breeders)

2020 | Breeders | Serie TV

Una visión audaz sobre la aventura de criar a un hijo. Martin Freeman y Daisy Haggard interpretan a esos padres que intentan mantener viva la chispa, con dos niños ansiosos por interrumpir.

Últimos tráilers y vídeos