IMG-LOGO

Biografía

Barbara O'Neil

Barbara O'Neil

70 años ()

Barbara O'Neil

Nació el 17 de Julio de 1910 en St. Louis, Missouri, EE.UU.
Falleció el 03 de Septiembre de 1980 en Cos Cob, Connecticut, EE.UU.
Filmografía
Historia de una monja

1959 | The Nun's Story

Esta adaptación de la célebre novela de Kathryn Hulme significaba un cambio radical en la carrera de Audrey Hepburn, después de sus sofisticados papeles en Vacaciones en Roma, Sabrina y Una cara con ángel. Con notable esfuerzo se introdujo en la piel de la hermana Luke, ayudando a los más necesitados en una misión católica en el Congo Belga. El argumento estaba basado en los auténticos recuerdos de la hermana Marie-Louise Habets, que colaboró activamente en el film y trabó una buena amistad con la actriz. Rodada sobria y respetuosamente por Fred Zinnemann, el equipo se trasladó a los lugares reales de la acción: Bélgica y el Congo, filmando los interiores en los Estudios italianos de Cinnecittà. La Orden de los Dominicos asesoró las partes religiosas de la trama. Nominada al Oscar en los apartados de mejor película, actriz, director, fotografía en color, sonido, banda sonora y montaje.

8/10
Cara de ángel

1952 | Angel Face

Clásico del cine negro, donde el rostro angelical de Jean Simmons esconde a una mujer ambiciosa, dispuesta a sacrificar al pardillo de Robert Mitchum para hacer realidad sus sueños. Fima la magnífica cinta Otto Preminger (Anatomía de un asesinato).

7/10
Vorágine

1949 | Whirlpool

Un hipnotizador planea asesinar a una mujer con utilizando a Ann Sutton, esposa de un psicoanalista. En los años 40, Otto Preminger dirige otra gran película de cine negro, de nuevo con Gene Tierney, protagonista de su magistral film Laura.

6/10
Nunca la olvidaré

1948 | I Remember Mama

Una familia de inmigrantes noruegos vive en Nueva York, donde se desarrollan sus vivencias, ilusiones, sueños y fracasos. La encantadora Irene Dunne (Serenata nostálgica) fue nominada al Oscar como mejor actriz, en este emotivo film dirigido por George Stevens (La mujer del año, Un lugar en el sol).

4/10
Secreto tras la puerta

1948 | Secret Beyond The Door...

Una rica heredera se enamora de un arquitecto durante un viaje a México. Poco tiempo después sospecha que puede ser un asesino. Entretenida intriga de terror psicológico al estilo del mejor cine de Hitchcock, a cargo de otro maestro, Fritz Lang (Furia, Metrópolis). La puesta en escena y las actuaciones son excelentes.

6/10
Shining Victory

1941 | Shining Victory

El doctor Venner es un buen psiquiatra cuya carrera se basa en los intereses de otras personas. Es decir, inicialmente está obsesionado con estudiar una demencia prematura que afecta a su padre y a la que, lógicamente, le quiere encontrar solución. Y es que la gran satisfacción de este personaje está en conseguir a través de su trabajo lo que sus seres queridos desean o desearon.

5/10
El cielo y tú

1940 | All This, and Heaven Too

Henriette Deluzy-Desportes es una institutriz  que vive en la Francia de 1840 y que mantiene una relación con un noble casado. Ambos se convierten en los principales sospechosos cuando la mujer de él es encontrada muerta. Entonces ella marchará a Estados Unidos. Melodrama nominado al Oscar, dirigido por Anatole Litvak (Anastasia) y basada en la célebre novela homónima de Rachel Field. Cuenta con el protagonismo de la gran Bette Davis y el galán Charles Boyer.

6/10
Tradición heroica

1939 | The Sun Never Sets

Película de aventuras protagonizado por las estrellas Douglas Fairbanks Jr. y Basil Rathbone. Ambos son dos hermanos al servicio de batallones de Su Majestad Británica, que viajan a lugares como África para estudiar etimológicamente a las hormigas. Una mezcla de cine social, melodrama y acción, lastrada por una excesiva carga emocional. A destacar la música original de Frank Skinner, un aplicado músico al servicio de la Universal que consiguió cierta popularidad en los últimos tiempos de su carrera gracias a los melodramas de Douglas Sirk en los años 50.

4/10
La torre de Londres

1939 | Tower of London

Ricardo, duque de Gloucester, aspira a llevar la corona de Inglaterra. Para ello va a eliminar a los que se encuentran en la línea sucesoria. Le ayuda Mord, un verdugo. Tan obsesionado está, que tiene una casa de muñecas con figuritas de los que podrían reinar en Inglaterra. Su propósito es que sólo quede la suya.La trama es la de “Ricardo III” de Shakespeare, aunque con tono de terror. Protagonizan rostros emblemáticos del género: Rathbone, Karloff y Price.

5/10
Huracán (1939)

1939 | When Tomorrow Comes

Uno de los melodramas más entusiastas y expresivos de su director, mitificado también porque su guionista es nada menos que el novelista James M. Cain ("El cartero siempre llama dos veces"). Philip Chagal, un pianista francés, de gira en Estados Unidos, queda prendado de Helen, una camarera, que le cree un espía sindical de la empresa donde trabaja. Una vez solucionado el enredo, ambos han de refugiarse en una iglesia ante la llegada de un huracán y allí se declaran su amor. Sin embargo, Philip está casado con una desequilibrada mujer que le impedirá ser feliz. La pareja Charles Boyer e Irene Dunne acababa de estrenar ese mismo año otra historia de amor de gran éxito, Tú y yo, y la Universal intentó repetir el éxito de taquilla con este filme donde Bernard B. Brown consiguió el Oscar al mejor registro de sonido. El remake de Huracán lo llevaría a cabo Douglas Sirk –especialista en nuevas versiones de clásicos de Stahl– en 1957 con el título de Interludio de amor.

8/10
Lo que el viento se llevó

1939 | Gone with the Wind

Lo que el viento se llevó transcurre en el Sur de los Estados Unidos. Modos de vida que se resisten a desaparecer. Escarlata O’Hara es una joven muy solicitada por los jóvenes del lugar. Pero ella, caprichosa y egoísta, no quiere a cualquiera. Aunque le encanta coquetear, ha puesto sus ojos en Ashley, un joven bondadoso, lo más opuesto a su carácter, que ama a una chica dulce de nombre Melanie. Quien sí parece horma de su zapato es Rhett, bravucón y avispado, que espera aprovechar la inminente guerra de secesión para hacer fortuna. Pero Escarlata le rechaza, quizá porque ve en él como en un espejo. Y no le gusta lo que contempla. Adaptación monumental de la popularísima novela, auténtico best-seller, de Margaret Mitchell. El productor David O. Selznick, verdadero autor de Lo que el viento se llevó, puso todos los medios para lograr una gran epopeya, cruzada por los amores y pasiones intensas de sus protagonistas. Ante él desfilaron directores como George Cukor, Victor Fleming y Sam Wood, con los que mantuvo diferencias: sería Fleming, que acababa de entregar El mago de Oz, el que dirigiría la mayor parte del metraje. Entre las grandiosas escenas de Lo que el viento se llevó, rodadas en el alba de un maravilloso technicolor, destacaba el incendio de Atlanta, y el campo después de la batalla, con un precioso plano que empezaba mostrando a decenas de miles de figurantes, combatientes sureños tocados por la derrota, para terminar mostrando la bandera de un Sur condenado a dejar de existir tal y como es en esos momentos. El papel más codiciado de Lo que el viento se llevó, por supuesto, era el de Escarlata. Pese a candidaturas con la fuerza de Katharine Hepburn, Paulette Goddard y Jean Arthur, Laurence Olivier y Vivien Leigh lograron poner a Myron Selznick de su parte. De hecho acudieron un día con ella al rodaje (se habían empezado ya a rodar planos del incendio de Atlanta), y Myron, con una sonrisa de oreja a oreja, se acercó a David Selznick y George Cukor, y les dijo señalando a Vivien Leigh: “Os presento a Escarlata O’Hara”. Diez Oscar, incluidos mejor película y director, obtuvo este film legendario. Y durante muchos años, Lo que el viento se llevó ostentó el título de “más taquillero de los tiempos”, y si se aplican correcciones inflacionarias, puede que hoy en día todavía lo siga siendo. La película se reestrenaba periódicamente en salas de todo el mundo y su primer pase en televisión fue todo un acontecimiento. Incluso, con el pasar de los años, una tal Alexander Ripley se atrevió a perpetrar un libro, continuación del de Mitchell. Pero a pesar de los esfuerzos realizados, no resistía la comparación con el original. Como tampoco lo hizo la miniserie televisiva que inspiró.

8/10
The Toy Wife

1938 | The Toy Wife

Una hermosa joven sureña tiene tras de sí a dos pretendientes. Uno es el novio de su hermana, con el que coquetea descaradamente hasta birlárselo. Y el otro es el de siempre, un recambio por sí las moscas... Con ellos juega... Protagoniza este melodrama, que recuerda un poco a las casi coetáneas Lo que el viento se llevó y Jezabel, Luise Rainer, estrella de origen germánico de la Metro, caracterizada por su discreción, y que no se las daba de diva –le gustaba ir informal por la calle y sin maquillaje–, lo que exasperaba al productor Louis Mayer, que tenía una idea muy concreta de la condición estelar.

5/10
Yo soy la ley

1938 | I Am the Law

Lindsay, catedrático en la facultad de derecho, está a punto de tomarse unas vacaciones con su esposa, aprovechando un año sabático. Pero de modo casual se entera de la increíble red de extorsión gangsteril que asola su ciudad, y decide aceptar el cargo de fiscal especial encargado del caso. No es tarea fácil, pues las víctimas no se atreven a testificar, pues saben que si lo hacen, su vida correrá serio peligro. Como en las dependencias judiciales hay personal corrupto, Lindsay no duda en pedir ayuda a sus antiguos alumnos más brillantes, tipos prometedores y que todavía no se han maleado. Edward G. Robinson basculó en su carrera fílmica entre papeles a uno y otro lado de la ley. Aquí le toca hacer de bueno, él es un hombre tenaz, decidido a remover mil y un obstáculos para que se haga justicia. Aunque el film es dramático, e incluye el duro destino de uno de los testigos, Alexander Hall salpica la cinta con algunos momentos de humor, como los relativos al despiste de Robinson, que se guarda su pipa encendida en el bolsillo, o sus inesperados momentos de bailarín, una curiosa noche en que su esposa le descubre en pleno "trabajo" en la pista de baile. Entre los actores secundarios brilla Wendy Barrie (ahijada del famoso creador de "Peter Pan", y a la que debe su nombre uno de los personajes de la obra), experta en papeles de "chica del gángster", y que hace su papel de "fresca" con encomiable desparpajo.

6/10
Love, Honor and Behave

1938 | Love, Honor and Behave

Comedia dramática sobre los amores de un esforzada estrella del tenis en Yale. Conocerá a una mujer y ambos se fugarán, pero resulta que ella más tarde él sabrá que ella ha tenido una aventura y tendrá que enfrentarse con el amante... El resultado es agradable, aunque convencional, y lo mejor es la química entre la pareja protagonista.

4/10
Stella Dallas

1937 | Stella Dallas

Hay cariños que matan. Una buena madre se desvive de tal modo por su hija que sólo consigue avergonzarla y humillarla. Las relaciones entre las dos se irán haciendo cada vez más tirantes. Memorable y enternecedor melodrama, que cuenta con una de las mejores interpretaciones de una Barbara Stanwyck desmedida cuando debe y, en determinados momentos, sobria, provocando la máxima emoción en ambos casos. Para llorar desde el principio hasta el final.

7/10

Últimos tráilers y vídeos