IMG-LOGO

Biografía

Benedict Neuenfels

Benedict Neuenfels

Benedict Neuenfels

Filmografía
Patient Zero

2018 | Patient Zero

Una mujer en Berlín

2008 | Anonyma - Eine Frau in Berlin

Escalofriante relato de la experiencia de una mujer alemana anónima, entre abril y junio de 1945, cuando tropas soviéticas penetran en Berlín tratando de dominar la ciudad. Como auténticos “diablos rojos”, los soldados se aprovechan sexualmente de las mujeres violándolas repetidamente, varios hombres la misma mujer, casadas, solteras, no importa, son 'el enemigo', todo vale. En tal contexto prima la supervivencia por la que se accede a los requerimientos de la tropa, aunque las mujeres, y de modo particular la protagonista Anonyma, tratan de poner un cierto 'orden' en todo aquello, hacerse a la situación, y controlarla de algún modo. Así que Anonyma consigue un “protector”, el comandante Andrej, que muestra cierta humanidad, manteniendo una relación con ella que se irá aproximando al amor. En todo ese tiempo, Anonyma escribe unos cuadernos en forma de carta a su marido Gerd, que está en el frente, una especie de justificación y terapia para mantener la cordura en unos tiempos brutales, donde el hombre no parece diferir mucho en su comportamiento de las bestias.La obra original en que se basa el film de Max Färberböck fue publicada en 1959 de forma anónima, aunque se supone que fue originalmente escrita en 1945, aunque habría sido después revisada; en su momento despertó críticas que señalaban que era una forma de denigrar la memoria de las mujeres alemanas., y sólo se supo en 2003 el nombre de la autora, Marta Hillers, una periodista que había estudiado en la Sorbona. El tono de la película, fiel a la obra en que se basa, es durísimo, sobrio y brutal, tremendamente desesperanzado, y de algún modo subraya que la guerra despierta el lado más animal de las personas, y que en el lado soviético también se cometieron atrocidades; de todos modos, en tal sentido, la película tiene la inteligencia de, hacia la mitad la cinta, dar a entender que los maridos alemanes ausentes han tenido un comportamiento similar al de los rusos. Puede haber algún gesto de bondad, de generosidad y sacrificio, pero son como oasis en la inmensidad de un desierto desolador, donde parece que hay que olvidar la propia condición de persona para lograr salir adelante: no hay lugar para el perdón, ni entrañas de misericordia, sólo cabe tratar de seguir con vida y olvidar. Hay una buena reconstrucción de época, el Berlín destrozado por la guerra, y resulta creíble esa galería de personajes deshumanizados, soldadotes brutales, mujeres sin honra, hombres que miran hacia otro lado. Entre los actores, destacan los trabajos de Nina Hoss, protagonista absoluta, y de Yevgeni Sidikhin, el oficial sovietico.

6/10
Los falsificadores

2007 | Die fälscher

Película basada en hechos reales, que plasmó en un libro Adolf Burger, uno de sus protagonistas. A pesar de ello toma como eje de la trama a otro personaje auténtico, el judío ruso Salomon "Sally" Sorowitsch, falsificador profesional de dinero y documentos, arrestado por la policía en Berlín en 1936. Todo se narra como un largo flash-back, por lo que el espectador conoce de antemano que Sally ha sobrevivido a la guerra. El protagonista irá pasando por distintos campos de concentración y, superviviente nato, se las arregla para sobrevivir gracias a su talento pictórico, gracias al cual pinta retratos y murales que complacen a los nazis. Finalmente Herzog, el propio policía que le arrestó, ahora oficial nazi, lo reclama para que se una a un grupo de judíos, pintores, gente del mundo de las artes gráficas, etcétera, para ejecutar la supersecreta operación Bernhard, consistente en fabricar billetes falsos: primero libras esterlinas, y luego van a la búsqueda del dólar perfecto; la idea es reponer las vacías arcas nazis, y romper la economía aliada. A cambio de su colaboración, estas personas tendrán unas condiciones de vida más suaves que las del resto de compañeros judíos de infortunio. Aunque se trata de un argumento atractivo, sobre una historia poco conocida de la Segunda Guerra Mundial y los campos de concentración, la película del austríaco Stefan Ruzowitzky, candidata al Oscar, dista de ser perfecta. Le pesa, rítmicamente, su plomiza trama de colaboracionismo a cambio de salvar el pellejo, que recuerda a otro título de similares características, La zona gris. El film se centra en describir al contemporizador personaje del falsificador, bien interpretado por Karl Markovics, pero demasiado frío y ambiguo, pues aunque es obvio que va sobre todo a lo suyo, no puede dejar de afectarle el destino de los que están con él, como es el caso de Kolya, que acaba aquejado de tuberculosis. Se nos quiere hacer reflexionar sobre el difícil, imposible, equilibro entre el instinto de supervivencia y la entrega, a cambio, de la dignidad, todo ello en circunstancias extremas. Pero es un discurso que, tal vez por no querer condicionar al espectador, guarda demasiado las distancias. De tal modo que el personaje de Adolf Burger, el más positivo, que se niega por ejemplo a llevar ropa civil y conserva el pijama a rayas, tampoco resulta muy atractivo, se nos antoja inflexible en exceso en sus intentos por demorar el diseño de los billetes falsos. Otro personaje que se intenta delimitar es el de Herzog, pero se nos ofrecen elementos de él contradictorios, para él sólo parece valer aquello de "todo por la pasta", algo que al final, en el caso de Sally, se descubre escasamente valioso. En la puesta en escena abunda un tono documental, mucho grano, fotografía quemada y cámara en mano, todo en aras del realismo. Acompaña a las imágenes una partitura inspirada en la música del tango, que contribuye al general tono tristón que impregna toda la película.

5/10

Últimos tráilers y vídeos