IMG-LOGO

Biografía

Clara Segura

Clara Segura

46 años

Clara Segura

Nació el 06 de Mayo de 1974 en San Just Desvern, Barcelona, España
Filmografía
Uno para todos

2020 | Uno para todos

Aleix, profesor interino, se desplaza a un pueblo rural de Aragón para sustituir en un centro de primaria a una compañera embarazada, que tardará en regresar por problemas de gestación. Allí se convierte en el tutor de sexto, pero uno de los alumnos está enfermo de cáncer. En primer lugar, a Álex le preocupa que los chicos sufran por esta desgracia de su compañero, pero cuando éste mejora descubrirá que no quieren que vuelva. Segundo trabajo del pamplonica David Ilundain, tras B, el film basado en el interrogatorio a Bárcenas, ex tesorero del Partido Popular. Esta vez cambia por completo de tema, pues ha construido una película sobre docentes poco habitual en el cine español. Se diría que toma como referencia, aunque sin llegar a la altura de sus modelos, películas francesas como Hoy empieza todo y La clase. Como aquellas ofrece una visión realista, sin efectismos al estilo de Hollywood, y ello sin quitar hierro a problemas que puede encontrarse un profesor en el aula, como el acoso escolar; y muestra que un buen profesional sabe evaluar las opciones, y poner en práctica soluciones imaginativas que funcionen. Homenaje sentido a los docentes, acierta al reflejar que éste no sólo tiene la misión de inculcar conocimientos, sino que debe transmitir valores, como la necesidad de perdonar. Ya había demostrado su valía David Verdaguer, en títulos como Verano 1993, o Los días que vendrán, pero aquí se consagra como uno de los actores más sólidos del panorama patrio. Sobre todo sabe transmitir la pasión del personaje por su trabajo, lo que le convierte en un maestro valioso, de esos que pueden cambiar la vida a los jóvenes. Está bien arropado por intérpretes sólidos, como Ana Labordeta (la directora del colegio), y sorprende Miguel Ángel Tirado, el popular humorista Marianico el corto, como campechano casero del protagonista. También resulta brillante la labor de los niños no profesionales, entre los que destaca Vega Vallés, que tiene peso en el tramo final, aunque no desmerece ninguno.

7/10
El enigma Verdaguer

2019 | El enigma Verdaguer

Acercamiento a la misteriosa figura de Jacinto Verdaguer, conocido popularmente como “mosén Cinto”, poeta y hombre de iglesia, que tuvo una vida azarosa y apasionante, una vida de película. Vivió la gloria literaria y se convirtió en el poeta más prestigioso de su tiempo. Pero las circunstancias, y su propio carácter indómito y orgulloso, provocaron su caída.

Durante la tormenta

2018 | Durante la tormenta (Mirage)

Vera se ha mudado recientemente con su marido David y su hija Gloria a una nueva urbanización. Durante una noche de tormenta eléctrica Vera entrará en contacto a través del televisor con unas imágenes que parecen estar sucediendo en ese momento pero que en realidad tuvieron lugar casi treinta años atrás. En ellas se comunica con un niño llamado Nico, que Vera sabe que murió esa misma noche de 1989. La mujer le avisará del peligro. Pero alterar el pasado tiene un precio muy alto. El director barcelonés Oriol Paulo continúa engrosando con éxito su filmografía con este rocambolesco thriller, que mantiene la calidad de sus anteriores trabajos, los bien recibidos El cuerpo y sobre todo Contratiempo. Incide para ello en conservar igual tono de misterio angustiante en donde el personaje principal se ve abocado vivir situaciones desesperadas. Ese aire de pesadilla, en donde los elementos exteriores parecen haberse confabulado para confundir y asustar al protagonista, alcanza aquí cotas altísimas. Cierto que en Durante la tormenta se riza el rizo para conseguir ese estado de desesperación puesto que se parte de una premisa fantástica que exige suspender la credibilidad –la conexión entre dos puntos temporales separados por 30 años– y en donde con cierta habilidad se abre la puerta al posible desequilibrio mental de la protagonista, que de la noche a la mañana ve cómo toda su vida parece haberse esfumado. Pero una vez asumido el planteamiento hay que reconocer que la trama respeta al espectador y no le da gato por liebre. Oriol Paulo es un tipo serio y detrás de este film se constata un excelente trabajo de guión, la variada inclusión de giros bien resueltos –en referencia a los personajes del marido, del amigo, del vecino, del policía– siempre sorprende, no están añadidos a la ligera y cada uno hace que el interés en los diferentes ámbitos –el crimen, la paradoja temporal– no haga más que aumentar. Se agradece además que Oriol no juegue al despiste y que no se distraiga con enredos en los que podría haber caído. Quizá puede achacarse al conjunto que el puzzle vaya sumando piezas y más piezas, quizá demasiadas para encajarlas sobre la marcha, hasta el punto de que exige una alta concentración en el espectador, el cual puede quedar agotado ante la espera de un desenlace que parece no llegar nunca. Por lo demás, la historia se envuelve a la perfección en una atmósfera de misterio, donde resulta también muy adecuada la fotografía nublada y densa de Xavi Giménez y la ambiental banda sonora de Fernando Velázquez, colaboradores habituales del director. El reparto cumple, pero destaca sin duda Adriana Ugarte, una actriz que ha ido creciendo con los años y logra hacer creíble su peripecia.

6/10
100 metros

2016 | 100 metros

La vida de Ramón parece ir a las mil maravillas. Joven, casado, con un hijo y otro en camino, es un ejecutivo experto en marketing muy bien valorado en su empresa. Pero el diagnóstico de una esclerosis múltiple le cambia la vida. Empieza a notar las limitaciones de la enfermedad, aunque logrará sobreponerse gracias al apoyo de la familia y a una meta insólita: prepararse físicamente para participar en un triatlón y hacer así un “Iron Man”. 100 metros –una alusión a la predicción hecha al protagonista, de que llegaría el momento de que sería incapaz de recorrer por sí solo esa distancia– es una película inspirada en los hechos reales vividos por Ramón Arroyo y su familia, cargada de buenas intenciones, que desea aleccionar sobre las dificultades de sobrellevar una enfermedad degenerativa, para el afectado y los que le rodean, con el propósito de transmitir esperanza. Una meta loable, y a la que la productora nunca ha sido ajena, Filmax ha producido previamente la exitosa serie televisiva sobre niños con cáncer Pulseras rojas. Marcel Barrena, guionista y director, había abordado el mundo de los enfermos que se proponen metas increíbles en el documental Mundo pequeño. Aquí reincide en el tema, pero en el terreno de la ficción, buscando combinar el dramatismo de la trama con algo de humor que permita respirar; un propósito al que ayuda la presencia en el reparto de Dani Rovira y Karra Elejalde, que vuelven a hacer de yerno y suegro tras Ocho apellidos vascos y su secuela. Curiosamente, lo que mejor funciona es la interacción de Rovira con auténticos enfermos de esclerosis, mientras recibe tratamiento, pasajes que recogen algunos de los miedos y oscuridades que se presentan. En cambio la relación con la esposa y el hijo no está demasiado desarrollada, mientras que se da demasiado juego al tencontén entre el protagonista y su suegro Manolo, muy distintos y que no se llevan bien, pero que acaban beneficiándose mutuamente de su compañía, con el segundo ejerciendo de entrenador. Toda la subtrama amorosa de Manolo, su viudez y un nuevo interés amoroso, el background de ciclista, resulta demasiado convencional y traido por los pelos. Por supuesto, el tramo final se adscribe al subgénero del drama deportivo, la competición, con la emoción consiguiente de si el protagonista logrará culminar su sueño.

5/10
Barcelona, noche de invierno

2015 | Barcelona, nit d'hivern

Tras el fenómeno de "Barcelona, noche de verano", llega "Barcelona, noche de invierno", una secuela en la que nos reencontraremos con algunos de los personajes favoritos de la primera entrega viviendo otro capítulo de sus peculiares romances durante una mágica noche de Reyes.

Descalzo sobre la tierra roja

2014 | Descalzo sobre la tierra roja

Cuidada miniserie televisiva, estrenada en dos capítulos y producida por Televisión Española y TV Brasil, que narra la vida de Pedro Casaldàliga, claretiano que con 40 años marchó de misionero a Brasil, más exactamente a una remota zona del Mato Grosso. Allí poco a poco fue acercándose a los más pobres y dándose cuenta de las tremendas injusticias a que se les sometía por parte de los dueños de esas inmensas tierras, personas sin escrúpulos que bajo el auspicio del gobierno militar de entonces, trataban a los lugareños como esclavos. La muerte, la enfermedad y las vejaciones estaban a la orden del día. Esta situación llevó Casaldàliga a liderar en aquel lugar lo que luego se llamó Teología de la Liberación, una visión marxista de la religión, que en términos de lucha de clases reivindicaba una Iglesia de los pobres, en contra de los ricos y del capitalismo, visto por Casaldàliga como el gran pecado social. La opción preferencial por los pobres, algo siempre promovido por la Iglesia católica, distaba sin embargo mucho de los planteamientos marxistas de la Teología de la Liberación, doctrina condenada por la Iglesa. Pero Casaldàliga veía las cosas de modo distinto, y poco a poco se fue radicalizando hasta llegar a ser partidario de promover una revolución eclesial que se oponía a la tradición en otros muchos temas, como la ordenación de mujeres, el celibato de los sacerdotes, etc. La extensa película, basada en un libro de Francesc Escribano y dirigida con ritmo por Oriol Ferrer (Isabel), está lograda en su faceta formal y el guión tiene la suficiente enjundia para atrapar porque las problemáticas importan. El protagonista es en gran medida un hombre absolutamente ejemplar, hombre de fe recia, heroico en su lucha contra la injusticia y coherente con sus ideas, aunque éstas acaben chocando con la doctrina católica. Ideológicamente el film está cerca de Casaldàliga y hay un sesgo nada conciliador al mostrar el Vaticano y su política de acoger a todos y no sólo a los pobres. El entonces Cardenal Ratzinger (entonces Prefecto para la Doctrina de la Fe) está dibujado con un aire de desagradable superioridad, como una eminencia insensible e incluso sibilinamente distante de los problemas que le plantea el ya obispo Casaldàliga. Por lo demás, Descalzo sobre la tierra roja destaca por el trabajo actoral, con un gran Eduard Fernández, aunque en algún momento resulte quizá un poco afectado. Le acompaña un notable Pablo Derqui.

5/10
Todos queremos lo mejor para ella

2013 | Tots volem el millor per a ella

Geni ha pasado por una dura experiencia. Un accidente, por el que aún arrastra una visible cojera. Aunque más visibles son las heridas psicológicas, que le impiden llevar una vida normal, aunque su esposo, sus hermanas, su padre, se esfuerzan por ayudarle, quieren, como asegura el título de la película, "lo mejor para ella". No sólo reincorporarse a la vida laboral, sino tareas como la de coger un taxi, pueden ser muy complicadas para la frágil Geni. El reencuentro con una antigua compañera del colegio, Mariana, despertará en Geni ilusiones juveniles nunca satisfechas. Mar Coll, cineasta surgida de la prestigiosa escuela de cine catalana ESCAC, continúa la línea marcada por su debut en el largo con Tres días con la familia. Con estilo sobrio, sin concesiones para el artificio –la única sería la de la película en DVD sobre un milagro en una historia de monjas–, pinta de modo convincente los problemas psicológicos de la protagonista, y el esfuerzo sincero de sus seres queridos, su familia, por ayudarla, dentro de las propias limitaciones de cada uno. El planteamiento puede recordar a La herida de Fernando Franco, estrenada con pocas semanas de diferencia. Las razones que hacen de Todos queremos lo mejor para ella una película superior estriban en una trama más elaborada: dentro de que el fondo es semejante –existe una situación que hay que encajar, vivir y convivir con ella–, el deseo de avanzar de los personajes, que las cosas sean mejores, resulta más palpable, y da más alas a una historia que de por sí resulta incómoda, y por tanto ardua, para el espectador medio. Nora Navas hace un buen trabajo como protagonista, evitando las tentaciones histriónicas. Le apoya un reparto apañado.

6/10
Una pistola en cada mano

2012 | Una pistola en cada mano

El siempre interesante realizador barcelonés Cesc Gay (En la ciudad, Ficción) estructura su sexto film, Una pistola en cada mano, como una sucesión de encuentros de dos personajes distintos por escena, en diferentes localizaciones de su ciudad natal. De nuevo describe a urbanitas representativos de la España actual, con la diferencia de que éstos han ido madurando, como el propio realizador, y ahora andan en torno a la cuarentena. Una pistola en cada mano se compone de varios segmentos, que finalmente se unen. J., que no se siente feliz a pesar de tenerlo todo, se encuentra casualmente con E., que por problemas económicos se ha visto obligado a volver con sus padres. S. lleva a su hijo a casa de su ex mujer, a la que no ha olvidado un par de años después del divorcio. Mientras persigue a su esposa a la que supone infiel, G. se reencuentra con un conocido, L., que pasea a su perro. A pesar de que está casado, P. intenta llevarse a la cama a Mamen, una compañera de trabajo. Durante un breve trayecto en coche, María mantiene una conversación sin tapujos sobre sus intimidades matrimoniales con el marido de su mejor amiga, Sara, que a su vez les espera con el cónyuge de ella. Gay reflexiona sobre el dolor que causa la infidelidad, el desconcierto que provoca la ruptura familiar, la soledad, y otros temas que en mayor o menor medida han ido apareciendo en su cine, centrándose sobre todo en los personajes masculinos, aunque uno de los temas más recurridos sea la dificultad de éstos para comprenderlas a ellas. El título, Una pistola en cada mano, es una referencia simbólica a las dificultades del individuo para mantenerse fiel y 'atender a un único arma'. El lujoso reparto reúne casi por completo a los más destacados intérpretes de mediana edad del cine en español (con Javier Bardem, Sergi López y Carmelo Gómez estarían prácticamente todos). Aunque se nota la mano del realizador en la dirección de actores, su gran especialidad, no todos están a la misma altura, lo que provoca cierta descompensación en los diferentes tramos de los que consta Una pistola en cada mano. Una vez más, Cesc Gay se asegura de rodar con cámara, Javier Cámara, impresionante como ex marido desesperado en el que quizás sea el mejor tramo, junto a la menos conocida pero sorprendente Clara Segura (Los niños salvajes). El mano a mano entre Leonardo Sbaraglia y Eduard Fernández (otro actor recurrente de Cesc Gay), viene a ser sencillamente increíble, al igual que el duelo de titanes que se establece entre Luis Tosar y Ricardo Darín, sin duda dos pesos pesados. La conversación entre Eduardo Noriega y Candela Peña funciona, más por la labor de ella, aunque el santanderino está bastante correcto. El último episodio acaba siendo inferior, a pesar del inmenso talento de Leonor Watling, que se mide con un Alberto San Juan que da lo justo, y posteriormente con un contenido pero insulso Jordi Mollà y una Cayetana Guillén Cuervo decepcionante en su regreso a la pantalla de cine, tras ocho años centrada en la televisión.

6/10
Los niños salvajes

2012 | Els nens salvatges

Álex, Gabi y Oki. Tres adolescentes de instituto con sus problemas. Están siendo interrogados, por separado, no sabemos si en el instituto, o tal vez en una comisaría. Al hilo de las preguntas conocemos su historia e inquietudes en un gran núcleo urbano en Cataluña, entre el botellón, el ligoteo y el anhelo de algo más capaz de llenarles, el amor y la amistad. El arte urbano, el kickboxing, el compartir inquietudes, podrían ser salidas a la falta de entendimiento con padres, profesores y una esforzada orientadora, que no logran conectar, a veces porque no saben cómo, en otras ocasiones por no prestar la debida atención. Los niños salvajes es una interesante mirada al mundo adolescente actual de Patricia Ferreira, que coescribe el guión con Virgina Yagüe. La estructura del libreto se revela inteligente, pues nos hace preguntarnos qué les ha ocurrido a los tres adolescentes protagonistas, lo que añade a la radiografía social un punto de intriga. El film pone sobre el tapete cuestiones muy interesante cómo la educación en las aulas, y la relación entre padres e hijos, cuestión generacional que se complica por la crisis galopante y las frustraciones de los adultos, que carecen de unos ideales lo suficientemente consistentes para que se constituyan en valioso legado para sus hijos. Es cierto que el desenlace de Los niños salvajes se antoja un golpe de efecto excesivo, aunque tiene la ventaja de la sorpresa capaz de noquear al espectador. Y el personaje del profesor cafre está demasiado cercano a la caricatura. Pero salvados estos defectos tenemos un buen cuadro de esos “niños salvajes”, a los que se les arrebata la inocencia y la ilusión demasiado pronto: el punto de vista del film viene a ser que, antes de culpabilizar a los chicos, lo adultos deben preguntarse qué están haciendo por ellos, aparte de condenarles de antemano al fracaso. Ferreira maneja bien la cámara en mano, y logra el ritmo que demanda la historia, con momentos para el reposo, a la orilla del mar, y otros dinámicos, como la invasión del centro comercial a ritmo de rap. Los tres chicos protagonistas, Àlex Monner, Albert Baró y Marina Comas, están muy bien, y los adultos, decididamente secundarios, apoyan perfectamente, con mención especial para Ana Fernández, que tiene una escena con la orientadora donde demuestra lo gran actriz que es.

6/10
Los ojos de Julia

2010 | Los ojos de Julia

Guillermo del Toro tiene muy buena vista a la hora de apadrinar a jóvenes talentos. En esta ocasión avala al cineasta barcelonés Guillem Morales, responsable de El habitante incierto, un film prometedor lleno de imágenes surrealistas potentes. El film va muy en la línea de otra producción de Del Toro, El orfanato, pues de hecho repiten varios miembros del equipo, como el director de fotografía Óscar Faura y la actriz Belén Rueda, que vuelve a ser protagonista. En esta ocasión, la actriz encarna a Julia, una mujer que tiene que aceptar la muerte de Sara, su hermana gemela, que según todos los indicios se ha suicidado. Ambas hermanas sufren una enfermedad genética degenerativa que les provoca la pérdida progresiva de la visión. Julia cuenta con el apoyo de su marido, pero no acaba de aceptar que su hermana se haya quitado la vida voluntariamente, por lo que realiza ciertas pesquisas. Unas ciegas que conocían a la fallecida le cuentan que ésta tenía una relación con un hombre muy peculiar. Aunque Sara estuvo con él en un hotel, nadie que le haya visto recuerda sus rasgos, casi como si fuera un hombre invisible. Los ojos de Julia se puede “ver”, algo no muy frecuente en el cine español. Que en España se ruede un thriller que no tenga nada que envidiar a sus equivalentes americanos es un lujo que hasta hace poco era difícilmente alcanzable. El guión crea bastante intriga, a través de una serie de elementos que encajan de forma modélica. El film tiene incluso cierto fondo, en torno a la dificultad para aceptar las desgracias que sobrevienen en la vida. Morales demuestra su imaginación visual en secuencias muy logradas, como la persecución en el túnel en la que se van encendiendo las luces, sin que se pueda ver el rostro del perseguido. A veces tiene ideas brillantes, como no mostrar el rostro de las personas que la protagonista no ha podido ver, o en la línea de Alfred Hitchcok, dar protagonismo a un objeto, un misterioso llavero. Pero al director se le puede reprochar la crudeza de una secuencia con una aguja que hará apartar la mirada hasta a los espectadores más duros, y también que alarga demasiado el suspense de forma innecesaria hacia el tramo final, que se inspira claramente en la cinta Sola en la oscuridad, pero no llega a la altura. Además su epílogo referente al universo se antoja un tanto pretencioso y fuera de lugar.

6/10
Mil cretinos

2010 | Mil cretins

Como es habitual, el director catalán Ventura Pons rueda a ritmo de película anual. En esta ocasión, su propuesta es diferente a los dramas a los que se dedica desde finales de los 90, y los momentos más cómicos se parecen en cierta manera a las primeras comedias que rodó, en la línea de ¡Rosita, please! y similares. El argumento se compone de numerosos relatos cortos aparentemente inconexos, aunque al final se explica la relación entre ellos. Como suele suceder en este tipo de películas, el nivel es irregular. Algunos segmentos están muy bien resueltos, sobre todo el relato del escritor que alaba en una entrevista la obra de un autor joven, lo que desencadena consecuencias inesperadas. Otros son menos interesantes, y bastante surrealistas, como el de la mujer a punto de suicidarse, un hombre que va a visitar a una residencia a su padre, que se viste con ropa interior de mujer, un tipo al que le ha enviado una carta su ex novia, pero antes de recibirla se ha suicidado, la señora que limpia su casa hasta vaciarla por completo incluso de muebles y baldosas, un profesor que ante la visión de un niño que sangra tras haber sido herido con una botella rota, le reprende por no haberle dado los buenos días... Especialmente insufrible es la parte formada por varios relatos mudos, en homenaje a los primeros tiempos del cine, y que recrean a base de humor muy simplón historias clásicas, como “La bella durmiente”, “Robin Hood”, “Guillermo Tell” y la Anunciación a María del Evangelio. Pons cuenta con un amplio reparto, que incluye a actores muy solventes, como Julieta Serrano, Jordi Bosch, Joel Joan, Roger Príncep o Santi Millán. Todos realizan correctos trabajos y logran arrancar sonrisas ocasionales. Pero el film trivializa los temas centrales que trata, como la vejez, la muerte y la eutanasia, y el conjunto decepcionará incluso a los incondicionales del prolífico Ventura Pons.

4/10
Cenizas del cielo

2008 | Cenizas del cielo

El español José Antonio Quirós sorprendió en 1999 con Pídele cuentas al rey, un film de clara perspectiva social que versaba sobre un minero en el paro que decide viajar a Madrid para entrevistarse con el rey Juan Carlos. En su siguiente film de ficción el director insiste en su preocupación por los temas sociales para denunciar situaciones reales relacionadas con ciertos delitos ecológicos que han de sufrir las gentes del campo. Ferguson es un escocés que viaja por la provincia española de Asturias con el fin de recabar datos para escribir una guía turística. Pero cuando se le estropea la caravana en que viaja se ve obligado a pasar varios días en un minúsculo pueblo y a entablar relación con sus habitantes. Se hace amigo sobre todo de Federico, y acaba por saber que el anciano lleva 40 años luchando contra la contaminación provocada por una central térmica cercana. Pero todos sus esfuerzos por cerrarla han sido en balde. Junto a él, Ferguson conocerá a Cristina, una madre soltera, al matrimonio formado por Mario y Tati, que no pueden tener hijos, y a otros habitantes del lugar. Lo mejor de esta comedia dramática es el amable retrato que hace Quirós de los lugareños de la pequeña comunidad asturiana. Más allá de la crítica de las injusticias ecológicas y de las absurdas incoherencias que se pueden producir en este campo, el film es una simpática representación costumbrista. Hay cariño y ternura a la hora de tratar a los pintorescos personajes y de mostrarles como gente de gran corazón, aunque sean inevitables algunas rencillas entre ellos. Puede achacarse a la historia el haber caído en algún tópico sonado, como el del turista que de la noche a la mañana cae bien a todo el mundo y se convierte en cuestión de días en alguien sorprendentemente querido (también para llevárselo a la cama cuantas veces haga falta). Por lo demás, están bien dibujados los diferentes personajes y las situaciones cómicas son frecuentes y eficaces, sobre todo las protagonizadas por el suegro pescador y por el golfista patoso.

5/10
Sin ti

2006 | Sin ti

Lucía se queda ciega tras sufrir un accidente de lo más absurdo en la bañera. Por esta razón, sufre una tremenda depresión, pues le cuesta aceptar que no verá crecer a sus hijos, que no podrá contemplar más el mar, y que tendrá que abandonar la pintura, su afición favorita. Laura, una terapeuta, intenta ayudarle a aceptar su nueva condición, pero ella la rechaza. Esforzado drama de Raimon Masllorens, autor de la desconocida Todo falso, que se esfuerza por no caer en un sentimentalismo artificioso. Ana Fernández, protagonista de Solas, vuelve a realizar una estupenda interpretación, en el rol de una mujer a la que cuesta superar dificultades, y encajar la desgracia de forma positiva. "Es un personaje que me ha marcado tanto que incluso creo que llegué a perder visión durante el rodaje. Antes me daban mucha lástima los ciegos, pero desde ahora les trato con respeto y admiración", ha dicho la actriz. El film ofrece una perspectiva esperanzada de la lucha contra la adversidad. También invita a mirar la vida con otros ojos.

3/10
Mar adentro

2004 | Mar adentro

La historia real del tetrapléjico gallego Ramón Sampedro, que conmocionó en su día a la opinión pública. Alejandro Amenábar cambia radicalmente de género (su fama hasta la fecha se ha cimentado en el thriller), para contar una historia de tintes dramáticos, sobre un hombre que considera indigno seguir viviendo con su incapacitación, y que desea ser asistido en su suicidio sin cortapisas legales. Amenábar es un cineasta inteligente, que sabe dirigir a un grupo de actores muy bien escogidos. Resulta difícil destacar a un intérprete sobre el resto, tan bien están Javier Bardem, Belén Rueda, Lola Dueñas y compañía, aunque está claro que el primero se lleva la palma. A la hora de contar su historia, el director trata de ser razonablemente equilibrado al presentar personajes que no desean la muerte de Sampedro (su familia, principalmente, además de una mujer que le ve en televisión) y otros que sí quieren ‘ayudarle’, por ‘compasión’ (los abogados de una asociación pro eutanasia). Aunque tal equilibrio se va al traste al presentar de modo grotesco y sin matices al personaje de un sacerdote también tetrapléjico. El film se esfuerza por ser luminoso, un teórico canto a la vida. Esto se hace trenzando con tino las relaciones entre los personajes. Pero al final no deja de tomar partido por la muerte, presentando como legítima la opción de acabar con la propia vida. E invita a una comparación odiosa entre la decisión del protagonista y la del personaje de Belén Rueda, condenada a vivir en un limbo donde es incapaz de reconocer a las personas queridas.

6/10
¡Excusas!

2003 | Excuses!

El actor Joel Joan protagoniza una alocada comedia, en la que debuta como director, y que se basa en su propia obra de teatro. Consiste en un retrato de los típicos treintañeros vividores, que se resisten a sentar la cabeza. Es el caso de Cristian, juerguista creativo publicitario, que intenta convencer a su compañero Jesús de que podrían establecerse por su cuenta. Pero Begoña, la mujer de su amigo, se niega.

3/10

Últimos tráilers y vídeos