IMG-LOGO

Biografía

Cliff Martinez

Cliff Martinez

Cliff Martinez

Filmografía
Too Old to Die Young

2019 | Too Old to Die Young | Serie TV

Juego de ladrones

2018 | Den of Thieves

Una banda de asaltantes desata un brutal tiroteo junto a un establecimiento de Los Ángeles para llevarse un furgón blindado. Se encarga de investigar el caso Nick Flanagan, policía cuyo matrimonio se desintegra, que está al frente de un equipo que rápidamente descubre que el vehículo robado estaba vacío, y que los delincuentes lo sabían, por lo que su motivación resulta un misterio. Debut como realizador de Christian Gudegast, guionista de Objetivo: Londres, de la que recupera algunos elementos, sobre todo la acción sin límites, un guión sin demasiadas pretensiones, y la presencia como protagonista de Gerard Butler, que con su carisma salva que su personaje sea un tanto tópico, prototipo del policía que no sigue las normas tipo Harry el sucio. También cumplen Pablo Schreiber (Orange is the New Black) como líder de los ladrones, y O’Shea Jackson Jr. (Straight Outta Compton), que parece una fotocopia de su padre, Ice Cube, hace unos años, que encarna a un camarero especializado en huidas por carretera a toda velocidad. Logra resultar amena pese a su excesivo metraje, de dos horas y veinte, lo que supone todo un logro. Pero podría haber dado más de sí. No se entiende por ejemplo por qué dedica de repente escenas a presentar la vida familiar del protagonista, para darle algo de tridimensionalidad al personaje, pero después se olvida por completo de este asunto. Se nota que quiere ser Heat, pero carece de un libreto tan redondo, de Al Pacino y Robert De Niro, y de la potencia visual del director Michael Mann.

5/10
Noche de juegos

2018 | Game Night

Max y Annie son tal para cuál. Apasionados de los juegos todo tipo, él llegó a pedirle matrimonio mientras competían en uno, en el que ella tenía que adivinar lo que él expresaba con mímica. Cada semana se juntan con un peculiar grupo de amigos para darle al Monopoly, Scrabble, Risk o lo que surja, aunque han decidido dejar fuera a Gary, un vecino demasiado inquietante que no les cae bien. Una noche, Brooks, hermano de Max al que éste le tiene envidia patológica, les propone un peculiar juego, demasiado realista, organizado por una empresa a la que ha contratado: uno de los participantes será secuestrado y el resto debe encontrarle. Puesto que la comedia estadounidense se encuentra en fase terminal, porque se reduce a acumulaciones de chistes escatológicos y groserías, sorprende positivamente este título que parte de un guión que sin resultar redondo, consigue mantener pegado al asiento al respetable a base de equívocos, enredos y diversos elementos del cine de intriga. Añádase un buen reparto, en el que destaca la buena química entre Jason Bateman y Rachel McAdams, que salvando las distancias, recuerda a las grandes parejas de la screwball comedy, y secundarios convincentes, como Jesse Plemons (el vecino que da ‘mal rollo’), o Billy Magnussen (el amiguete con pocas luces). Como consecuencia, esta vez, los realizadores John Francis Daley y Jonathan Goldstein, autores de la menos inspirada Vacaciones, consiguen hacer reír, a base de disparates. Y técnicamente se lucen, en un plano secuencia en el que los protagonistas deben robar un lujoso huevo. Pese a su falta de pretensiones, su film tiene incluso cierto fondo en torno a la necesidad de madurar, y a las relaciones fraternales.

6/10
Hotel Artemis

2018 | Hotel Artemis

En un futuro cercano, el mundo urbano se ha convertido en un caos. En Los Angeles los disturbios crecen día a día pues la gente demanda el agua limpia que anda en manos de las corporaciones. La delincuencia campea por la ciudad y los criminales hacen el agosto. Pero algunos caen heridos y es entonces cuando acuden a un curioso lugar, llamado Hotel Artemis, que es en realidad un siniestro edifico en donde se les cura de sus heridas secretamente. Durante una noche allí se darán cita dos ladrones, una asesina a sueldo, un traficante de armas, un mafioso... Entretenidilla película de toques distópicos, escrita y dirigida por Drew Pearce, artífice de guiones interesantes como el de Iron Man 3. Aquí debuta detrás de las cámaras con eficacia, aunque no demuestre un alarde de originalidad. La ubicación del título recuerda, y mucho, al Hotel Continental de la saga de John Wick, pues igual que en él en el Hotel Artemis rigen una serie de reglas que hay que cumplir (ser miembro, no se permiten armas, no se puede matar, etc.) si se quiere ser curado. Pero claro, llegará gente con malas intenciones y además una serie de secretos saldrán a la luz. Aunque se sigue con interés, la ambientación oscura, lúgubre y cochambrosa agota un poco y el desenlace no es nada satisfactorio. Por lo demás, hay un reparto soberbio, que ofrece lo que se espera, encabezado por una avejentada Jodie Foster en el papel de la enfermera dueña del lugar, capaz de ejercer la medicina al más alto nivel. Pero también destaca Sofia Boutella como asesina, Sterling K. Brown como ladrón o Dave Bautista como lugarteniente de Foster.

5/10
El extranjero

2017 | The Foreigner

Quan Ngoc Minh es un ciudadano chino que regenta un restaurante en Londres. Será testigo directo de la muerte de su única hija en un atentado terrorista, reivindicado más tarde por componentes del IRA. Su tragedia le deja muy tocado anímicamente, pero eso no impide a Minh acudir hasta la saciedad a las autoridades policiales para exigir que se haga justicia. Harto de esperar y con la sospecha de que el viceministro de Irlanda del Norte Liam Hennessy –ex miembro del IRA– sabe más de lo que dice, marchará a Belfast para hacerle una visita. Entretenida película de Martin Campbell, un director que conoce a la perfección el oficio de hacer pasar un buen rato al respetable, como ha venido demostrando en filmes como La máscara del Zorro, Límite Vertical o Casino Royale. Ofrece aquí un thriller actual, con sus buenas dosis de acción, de drama y de cierta intriga, con implicaciones políticas que actualizan la cuestión del nacionalismo irlandés, después de 20 años de paz tras la guerra terrorista abierta entre el IRA y el gobierno británico en la isla. El guión de David Marconi (Enemigo público) toma como material base una interesante novela de Stephen Leather, quien expone el doble juego emprendido por algunos políticos de Belfast. En este sentido, hay realismo en el retrato de los personajes, modelo del cual es el viceministro interpretado sólidamente por Pierce Brosnan, personas que encarnan con sus ambiguas ideas una situación social aún inestable, en donde quedan patentes las dificultades para cicatrizar heridas y restañar los daños provocados por la violencia, así como el oportunismo propiciado por el trabajo político. También destaca en esa visión seria de El extranjero el personaje interpretado por Jackie Chan, que da muestras de estar en una forma envidiable a sus 63 años. Su composición de hombre de a pie, padre desolado hasta el extremo, le aporta un tono mucho más dramático del habitual, algo que también se comprueba en la verosimilitud de las escenas de acción y las peleas cuerpo a cuerpo.

6/10
The Neon Demon

2016 | The Neon Demon

Una de esas películas que fascina por su imaginería visual y puesta en escena, donde resulta reconocible el sello personalísimo de su director, el danés Nicolas Winding Refn; y que al mismo tiempo produce irritación, por su modo artificial de buscar la provocación, a la hora de señalar el poder destructor de la búsqueda de la fama, lo que incluye imágenes repulsivas de sexo y violencia, que se supone están imbuidas de cierta simbología. Se centra en Jesse, una joven de dieciséis años, que ha llegado a Los Ángeles con la intención de seguir la carrera de modelo para triunfar en las pasarelas. Parece la quimera típica de una adolescente inmadura, que nunca se va a hacer realidad, pero lo cierto es que a la chica la rodea un aura que no pasa inadvertida –se diría que es la encarnación misma de la inocencia, una mezcla de ingenuidad y bondad–, y enseguida va a ser escogida para sesiones fotográficas y pases de modelos. Esto despierta los celos y envidia de otras compañeras de profesión más veteranas, que se han dejado la piel, literalmente, para llegar a donde están. Además, también enamora a un joven de buen corazón aspirante a fotógrafo, Dean; y a una maquilladora lesbiana, Ruby; lo que produce sufrimientos ante el modo en que Jesse acoge sus sentimientos. El film no está a la altura de los mejores trabajos del autor de Drive y Bronson, aunque estéticamente tenga momentos deslumbrantes, con la iluminación de las luces de neón mencionadas en el título, y Elle Fanning representa bien el ideal puro de la protagonista, que termina corrompiéndose de alguna manera, por las fieras que rondan a su alrededor. La reflexión acerca de la belleza no va demasiado lejos, incluso se ironiza acerca de aquello de que "está en el interior", de modo que finalmente no sabemos ni siquiera si existe, o si debemos concluir que el horror y la violencia también producen, paradójicamente, una atracción preocupante. Se diría a la postre que se trata de provocar interrogantes, y dejar al espectador sumido en el desconcierto. Dramáticamente, la estructura narrativa está coja, no se comprenden las motivaciones de los personajes ni su evolución a un comportamiento violento, y se diría que tampoco hay un esfuerzo serio para hacerse entender, más allá de apuntar a ciertas pulsiones primarias, los celos. Cierto que cabe la explicación de que estamos ante un cuento, una parábola sobre el mundo hueco de las "celebrities", pero el riesgo, en el que se acaba incurriendo, es terminar entregando una película también algo hueca.

5/10
Juego de armas

2016 | War Dogs

Película que sirve al gamberro Todd Phillips para abordar por primera vez un tema serio sin renunciar a su alocado sentido del humor. Se basa en una historia real que fue documentada por Guy Lawson en un artículo para la revista Rolling Stone. Sigue a dos amigos veinteañeros residentes en Miami, David Packouz y Efraim Diveroli, que tras años sin verse coinciden en el funeral de un conocido. David tiene pareja, va a ser papá, y se gana la vida dando masajes, y vendiendo sábanas a residencias de ancianos; mientras que Efraim, que ha hecho negocios vendiendo armas en internet a pequeña escala, ve una oportunidad de negocio en las licitaciones públicas de armamento que el Pentágono debe ofertar con claridad, tras algunas protestas por la opacidad del pasado: ahí se mueven millones de dólares por las intervenciones en Irak y Afganistán, y aunque son los peces gordos los que se llevan los mejores contratos, con las "migajas" se puede hacer bastante dinero. Los dos amigos se asocian y empiezan a hacer fortuna, aunque David no se atreve a ser claro con su novia Iz, a la hora de explicarse su nueva actividad laboral... Como cabe imaginar, se trata de una cinta denuncia, a la que se imprime un aire cínico, a los protagonistas parece importarles muy poco el patriotismo, la lucha contra el terror, o cualquier otra motivación un poco noble, de lo que se trata es de hacer fortuna, aunque sea con dinero de sangre; y parte de la diversión es el subidón de adrenalina, el juego en definitiva, con sus trapicheos y situaciones imposibles. El responsable de Resacón en Las Vegas nos ofrece así otro ejemplo de ebriedad, el vértigo del poder y el dinero, que conecta en parte con El lobo de Wall Street, donde intervenía uno de los actores, Jonah Hill. Tanto él como Miles Teller hacen un buen trabajo, les va bien a ambos la personalidad de sus personajes, a Hill el de farfollas muy seguro, a Teller el alguien tímido y poco claro. Phillips imprime a la narración un buen ritmo, que incluye pasajes de corte cercano al surrealismo, por lo disparatado de los líos en que se meten los protagonistas, la idea es señalar los extremos a los que pueden llegar las personas, cuando les ciega la ambición. Por supuesto también en lo relativo a mantener una amistad, hasta el punto de que pueden surgir dudas acerca de su alguna vez existió tal amistad. El film está producido por Bradley Cooper, que se reserva un pequeño papel, y también podemos ver a Ana de Armas haciendo la aventura hollywoodiense, con un papel quizá algo convencional, pero que resuelve sin problemas.

6/10
The Normal Heart

2014 | The Normal Heart

Adaptación de la obra teatral underground de Larry Kramer sobre los inicios del sida entre los homosexuales, contemporánea a los primeros tiempos de la enfermedad, cuando se ignoraba casi todo sobre ella. Se centra en la campaña de Ned Weeks, homosexual, que impulsa una asociación para tratar de sensibilizar al mismo tiempo a la opinión pública general y a sus compañeros gays, que no acaban de salir del armario ni de comprometerse en serio en la lucha contra “el cáncer gay”. El propio Ned era bastante indiferente hasta que le abrió los ojos la doctora Emma Brookner, que desde la silla de ruedas a la que le tiene clavada la polio trata de entender las causas de la enfermedad. 20 años después de ser escrita, y cuando el poder de influencia del lobby gay ha alcanzado cotas nunca vistas, Ryan Murphy -gay declarado y celebérrimo gracias a la serie televisiva Glee- ofrece la versión fílmica de la la obra de Kramer gracias al apoyo en la producción de la HBO y de Brad Pitt a través de su compañía Plan B. Contada desde dentro de la comunidad gay, se convierte en una especie de documento didáctico autocomplaciente de “memoria histórica”, para explicar las muchas dificultades a que se han enfrentado históricamente los homosexuales, no sólo por el sida, sino por el rechazo social, crisis de identidad, problemas afectivos, promiscuidad, etc, etc. Más allá de la aceptación o rechazo de sus postulados, el film resulta muy desequilibrado y narcisista, aunque esté movido por la loable intención de que entendamos el dolor que causó el sida entre los gays. Lo lastran los discursos teatrales algo exagerados y grandilocuentes, casi histéricos; las comparaciones con la persecución judía de los nazis; los diálogos descriptivos; los datos continuos de muertes de personas que para el espectador son anónimas y no conmueven; y el rechazo que produce la vehemencia del protagonista, Mark Ruffalo, alter ego de Larry Kramer un tanto pasado de rosca, también en su amor por un periodista del New York Times. No faltan imágenes algo cansinas de un hedonismo homoerótico; pasajes algo almibarados, como el baile de Ned con la doctora, una Julia Roberts esforzada, pero sin magia; un lacrimógeno discurso fúnebre; o el caso del enfermo en el avión, tal y como se cuenta absolutamente grotesco.

3/10
The Knick

2014 | The Knick | Serie TV

Principios del siglo XX en la populosa y a veces insalubre Nueva York. El hospital Knickerbocker, conocido popularmente como el Knick, reúne un equipo médico de primera línea que trata de hacer avanzar su ciencia en un momento en que muchas de las prácticas hoy comúnmente aceptadas están todavía por definirse e implantarse. Tras el suicidio del principal cirujano, le toca sucederle al doctor John Tackery, gran profesional pero muy egocéntrico y adicto a la cocaína y al opio, que usa para encajar la alta tasa de mortandad entre los pacientes con los que, al fin y al cabo, están experimentando. Por imposición de los filántropos que financian el establecimiento, Tackery debe aceptar como ayudante a un médico negro, el doctor Algernon, que a pesar de su alta cualificación adquirida en Europa es humillado por él y sus colegas por motivos puramente racistas. En un momento en que la civilización dista todavía de presentar sus mejores rasgos, el gestor del hospital admite métodos algo heterodoxos para conseguir pacientes y cadáveres con los que investigar, a la vez que ha admitido algún chanchullo a la hora de implantar la energía eléctrica. El prolífico Steven Soderbergh acomete aquí su proyecto más ambiciosa para televisión, una serie de la que se ha responsabilizado de la dirección de todos sus episodios. Con las ideas desarrolladas por Jack Amiel y Michael Begler, da una vuelta a los populares seriales televisivos médicos al tratarse de una historia de época, con algunos métodos algo primitivos, lo que concede al conjunto un particular encanto, al estilo de El médico, la versión fílmica de la novela de Noah Gordon. Producción ambiciosa, ofrece un paisaje sucio, donde cuesta que asome la humanidad, dominan demasiado la ambición y el deseo de que la ciencia avance sin tener encuenta que la medicina trata con personas, y cada una es un mundo que debe abordarse con delicadeza. De todos modos, en lo que a esto respecta, el personaje de Algemon ofrece un contrapunto frente al frío Tackery, aunque como puede imaginarse, ambos personajes van evolucionando a lo largo de los diferentes episodios. Resulta desagradable el hiperrealismo de las operaciones, las incisiones en el cuerpo humano se muestran con todo lujos de detalles, y las imágenes no son aptas para todos los paladares. El reparto está compuesto en su mayoría por rostros desconocidos, el más popular es sin duda Clive Owen, que encarna bien al antipático cirujano jefe.

6/10
Mea culpa

2014 | Mea culpa

Hace un tiempo que Simon dejó a tras su carrera de policía y ahora trabaja en una empresa de seguridad. Su vida se fue al traste cuando, borracho al volante, tuvo un accidente y mató a dos personas. Una temporada en la cárcel no ha servido para devolverle la paz y se siente incapaz de “llegar” hasta su mujer Alice y su hijo Théo, que le adora. Cuenta también con el afecto y el apoyo de Franck, su compañero de la policía, quien hace lo posible para que su amigo enderece su vida, reaccione, regrese del estado insensible en que se encuentra. Las cosas cambiarán cuando el pequeño Théo presencia un ajuste de cuentas de la mafia rumana. Su vida pende de un hilo. Tras cambiar de tercio en la desdeñable comedia Los infieles, el francés Fred Cavayé vuelve en este film a lo que mejor sabe hacer: contar historias criminales con ritmo y atmósferas realistas en donde los personajes se ven sometidos a una presión que no pueden controlar. Así lo hizo en Cruzando el límite –de la que hubo una estimable versión hollywoodiense titulada Los próximos tres días– y en la adrenalítica Cuenta atrás. Ahora, en Mea culpa reúne a los dos actores de sus dos mejores películas –Vincent Lindon y Gilles Lellouche– y entrega un más que apañado thriller con bastante enjundia, gracias a un guión que atrapa e interesa, aunque el punto de partida se haya visto en multitud de ocasiones, la más célebre de ellas quizá en Único testigo. Más allá de la acción, que la hay considerable, Cavayé crea una ambientación muy realista (las peleas son muy, muy verosímiles), y no sólo con esa fotografía apagada, nublada, sino en cuanto al interior de los personajes y las cuestiones que les mueven, esa “mea culpa” que los define. Y es que el trauma del protagonista es una constante que afecta a todos: a su colega Franck y, sobre todo, a su sufriente mujer Alice (magnífica la actriz y directora libanesa Nadine Labaki) y al chiquillo al que ha de proteger, de modo que además de intentar solucionar la angustiosa situación tiene por delante algo mucho más difícil: recuperar una vida echada a perder. Vincent Lindon es el perfecto actor para interpretar al traumado Simon, tipo de pocas palabras, pero de ideas claras; mientras que Gilles Lellouche convence cómo el amigo dispuesto a hacer lo que sea para no volver a perder a Simon.

6/10
Sólo Dios perdona

2013 | Only God Forgives

El danés Nicolas Winding Refn acabó de consagrarse a nivel internacional al obtener el premio al mejor director en Cannes con el relato neo-noir Drive, su primer film estadounidense, protagonizado por Ryan Gosling. Recupera al actor en su siguiente trabajo, Sólo Dios perdona, que ha rodado en Tailandia, en inglés y en el idioma local. Julian, fugitivo de la justicia estadounidense, se ha refugiado en Bangkok, donde desde hace años regenta un club de boxeo que sirve como tapadera para que trafique con narcóticos. Su hermano es asesinado por ser el responsable de la muerte de una prostituta, por lo que llega al lugar la madre, que le pide a Julian que se tome cumplida venganza. Abucheada en su paso por el Festival de Cannes, quienes acudan a ver Sólo Dios perdona teniendo en mente su anterior largometraje quedarán profundamente decepcionados. Juega en su contra su tono pretencioso y solemne, cuando sus reflexiones sobre la venganza, y el sinsentido de la oleada de violencia, finalmente resultan de muy poco calado. Resulta significativo que el film esté dedicado al presuntuoso y sobrevalorado Alejandro Jodorowski. Sobre todo, se echa de menos al inspirado guionista de Drive, Hossein Amini, que ha sido sustituido por el propio Winding Refn. Incluso el actor de eficacia a prueba de bombas Ryan Gosling resulta en esta ocasión impasible, como si Winding Refn le hubiera especificado que no moviera una ceja. Sí que realiza un trabajo más eficaz la siempre sorprendente Kristin Scott Thomas, que borda su rol de madre manipuladora. Al menos, Sólo Dios perdona mantiene la fuerza visual y el personalísimo sello personal de Winding Refn, que crea unas atmósferas oscuras de enorme potencia. Su puesta en escena homenajea en esta ocasión al cine oriental, y sus cuidadas imágenes desbordan frecuentemente bastante lirismo. Además, se luce con la utilización de imágenes simbólicas como las manos del protagonista, capaces de infringir dolor o de usar la violencia.

5/10
El fraude

2012 | Arbitrage

Robert Miller es un poderoso hombre de negocios, casado y con hijos situados en altos cargos de su holding familiar. Pero el momento actual es apurado para Robert, ya que está a punto de cerrar el traspaso de una de sus empresas. En realidad, todo su negocio depende de esa operación, pues ha falsificado las cuentas y el comprador ignora el vacío de capital existente. A la espera de esa importante transacción que lo salve a él y a sus inversores, Robert se relaja a menudo junto a su amante francesa. Sin embargo un serio percance provocará que la policía empiece a investigarle. El fraude es una película más que urde su argumento al amparo de la crisis económica mundial. El director y guionista Nicholas Jarecki, debuta en el largometraje poniendo una vez más sobre el tapete el tema de la doble moral, de la vida falsa de tantos magnates, para quienes las empresas son sólo sus herramientas para adquirir poder, donde el dinero es el ídolo que manda sobre cualquier otra cosa, ya sea la verdad, las personas o la propia integridad. No está demás dejar claro que es esa falta de ética –“así son los negocios”, dice el protagonista– lo que ha llevado a la ruina a países enteros. Funciona en El fraude este tono dramático, con un empresario que se siente entre la espada y la pared, pero también el equilibrado enfoque de thriller policiaco, con esa especie de perro de presa personificado en el detective interpretado con gran soltura por Tim Roth. Por otra parte, el inteligente guión de El fraude se esfuerza por mostrar a un protagonista genuino, muy verosímil, hombre cuyo comportamiento no resultará nada anormal al espectador (casi sentimos pena por él y por lo que le sucede), cuando en realidad debería producir extrañeza y un severo rechazo. En honor a la verdad Richard Gere compone a la perfección el papel de hombre agobiado, de picatoste en horas bajas que casi sin querer se ha ido convirtiendo en un egocéntrico manipulador. Espléndida resulta la escena de la discusión matrimonial (grande Susan Sarandon en el pocos minutos que tiene), donde el cinismo entre la pareja llega al culmen y donde se acaba revelando la inmunda falsedad de tantas vidas que relumbran bajo el oropel del triunfo material.

6/10
Spring Breakers

2012 | Spring Breakers

Cuatro chicas, compañeras de la universidad, han ahorrado dinero para pasar unas divertidas vacaciones de primavera en Florida. Están hartas de la monotonía y sueñan con otra vida. Como el dinero no les da para mucho tres de ellas deciden robar en una cafetería para conseguir la cantidad suficiente y desaparecer. Llegarán así al soñado viaje que resultará concretarse en una gran orgía playera de alcohol, sexo y otras drogas. Desenfrenada película que echa mano de el tirón de dos antiguas chicas Disney, Vanessa Hudgens y Selena Gomez, para atraer al público joven e introducirle en una historia violenta y psicodélica. Está claro que las dos actrices desean desembarazarse de su rol de niñas buenas y se descuelgan con un excesivo film muy subido de tono, procaz en los diálogos y exacerbado también visualmente, que cuenta la historia inverosímil de la huida hacia adelante de unas jóvenes descerebradas que sólo buscan tener experiencias límite. El sexo, las drogas y el alcohol se convertirán en la sal de todos sus platos durante todos los días y todas las noches. Así hasta que la violencia entra también en el juego gracias a la intervención de un criminal con más vueltas que un vestido de Lola Flores. Desde luego la interpretación de James Franco es la de un psicópata alucinado y grotesco, absolutamente pasado de rosca. Dirige esta locura Harmony Korine (1973) –guionista de Kids y Ken Park, ahí es nada...–, quien en su clara búsqueda de extralimitarse elige una puesta en escena videoclipera con numerosas escenas repetidas, ralentizadas, montaje intemporal y a menudo usando película con grano y una fotografía oscura llena de colores saturados. La atmósfera es psicodélica y provocativa, con gran fijación por exhibir morbosamente los pechos femeninos. Desde todos los puntos de vista el resultado es desequilibrado y de escaso interés.

2/10
Pacto de silencio

2012 | The Company You Keep

Una activista de los años 60, que participó en un atraco donde murió un vigilante de seguridad, se entrega al FBI después de permanecer 30 años huida de la justicia. Esto permite que un periodista descubra que un respetado abogado, viudo y padre de una adolescente, es en realidad Nick Sloan, también activista perseguido por el mismo suceso. Lo que le obliga, tras entregar la custodia de su hija a su hermano, a una extraña huida, que se diría errática, donde intenta establecer contacto con los camaradas antisistema de antaño. Adaptación de una novela de Neil Gordon a cargo de Lem Dobbs, dirige Pacto de silencio Robert Redford, consigo mismo como protagonista, lo que sólo había hecho en otras dos ocasiones, en El hombre que susurraba a los caballos, y en Leones por corderos. Se trata sin duda de una historia muy de la generación de Redford, aunque no falten algunos roles para actores jóvenes, Brit Osborne, Anna Hendrick y, sobre todo, Shia LaBoeuf. Éste da vida al periodista, y de alguna forma encarna la situación actual con los desafíos heredados de esos idealistas de los años 60, que en desacuerdo con acciones del gobierno de su país, que suponían numerosas muertes violentas, tomaron un camino donde, a pesar de las buenas intenciones, no faltaron, tampoco, las equivocaciones. Para representar a esos luchadores ya envejecidos, que deben preguntarse si las decisiones que fueron tomando valían la pena, Redford a escogido a una pléyade de estupendos actores, donde reconocemos a Susan Sarandon, Nick Nolte, Julie Christie, Brian Gleeson, Chris Cooper, Richard Jenkins, Sam Elliott... La película de Redford no es perfecta, a ratos resulta reiterativa y se estanca; el esfuerzo consciente por no tratar de imponerse al espectador es encomiable, pero como consecuencia a veces le falta un hervor. Pero se agradece su puesta de escena clásica, la cuidada definición de personajes interpretados por actores muy bien dirigidos, y el esfuerzo por tratar temas de entidad, pensando en los desafíos a que se enfrenta la juventud actual, un enfoque que ya vertebraba Leones por corderos. De modo que se recuerda que ciertas cuestiones que conforman la sociedad civil son responsabilidad de todos, y que la lucha por defender las propias ideas –en la arena política o en los medios de comunicación– no debería realizarse a cualquier precio, sobre todo si ese precio consiste en pisotear los derechos individuales de las personas, empezando por el de su propia vida.

6/10
Contagio

2011 | Contagion

Beth vuelve de un viaje de negocios en Hong Kong. Llega con tos y una buena jaqueca, que atribuye al jet lag. Pero enferma gravemente y muere, en apariencia de una meningitis. Ante el estupor de su marido Mitch, su hijo también fallece. No son casos únicos. Una epidemia de dimensión mundial empieza a hacer estragos por todas partes, lo que obliga a los científicos a competir en un carrera contra el reloj para dar con una vacuna que detenga un virus tan letal como lo fue en el pasado la gripe española. Y hay reacciones de todo tipo, desde el bloguero que denuncia un complot del gobierno y la industria farmacéutica, al abandono que padecen determinados países menos favorecidos, o a la tentación de alertar del peligro a los más allegados en vez de pensar en el bien común. Segunda colaboración del guionista Scott Z. Burns con Steven Soderbergh tras ¡El soplón!. La película, por su abundancia de personajes secundarios -¡qué gran reparto!-, de los que se muestran sus reacciones ante una situación extrema, se encuadra dentro del subgénero catastrofista, pero hay que reconocer que Soderbergh sabe inyectarle cualidades especiales. Juega mucho el director con un ritmo endiablado, donde partitura musical y sonidos múltiples extraños contribuyen a una atmósfera desasosegante e incómoda muy adecuada. Sin duda que el desarrollo de una carrera fílmica que se mueve entre lo más o menos experimental y lo comercial, le ha ayudado a lograr aquí el perfecto “mix” que configura un film diferente que atrapa. Acierta Soderbergh en no bombardearnos con una sobredosis de momentos límite. Sabe reflejar bien las reacciones globales, mostrar el despliegue mediático y preventivo, o los efectos del virus, pero con medida. Y se fija en la humanidad de los personajes, quizá incidiendo sobre todo en la debilidad, en cómo se sobrepone el instinto de supervivencia a otras actitudes más heroicas. Por supuesto, los científicos, cada uno a su modo, hace un gran trabajo, incluso con el riesgo de la propia vida, y hasta existe el siempre difícil camino de la rectificación, pero se echan en falta más reacciones generosas -apenas vislumbramos a una monjita asistiendo a un enfermo-, frente a la elemental de velar por los tuyos, o la decididamente egoísta de buscar sacar tajada de una situación de pánico.

7/10
Drive

2011 | Drive

Un tipo lacónico y solitario, cuyo nombre jamás sabremos. Experto conductor de automóviles, compagina trabajar en un taller y ser especialista de películas en Los Ángeles. Pero además, por las noches, realiza única y exclusivamente el papel de chófer en golpes criminales, con increíble frialdad y habilidad fuera de toda duda. Aparte de su jefe en el taller, una especie de figura paterna, no parece haber demasiado lugar para el amor y los sentimientos en su vida. Hasta que se enamora de su vecina Irene, cuyo marido, un delincuente, está en la cárcel, y que tiene un niño, el simpático Benicio. Y le atrae no sólo ella, sino lo que significa tener tu propia familia. Por ello aceptará ayudar a Standard, el esposo, cuando sale de prisión y debe realizar un último golpe para que ciertos mafiosos le dejen en paz. Primer film en Estados Unidos del danés Nicolas Winding Refn, cuya dirección fue premiada en Cannes, con guión de un inesperado Hossein Amini, que hasta la fecha estaba especializado en la adaptación de clásicos literarios en títulos como Jude, Las alas de la paloma y Las cuatro plumas (2002). Refn continúa interesado por los bajos fondos criminales, donde el clavo ardiendo al que agarrarse para intentar algo parecido a la salvación sigue siendo la familia, la añoranza de un hogar. Y para hacerlo recurre, marca de estilo, a una violencia terrible, aunque muchas veces sea más sugerida que mostrada, lo que no impide que resulte por momentos sobrecogedora. Quizá lo novedoso en el film más logrado hasta la fecha de Nicolas Winding Refn es un primer tramo netamente romántico, contado con un estilo personalísimo maravilloso, casi llegamos a creer que el cineasta no acabará abordando sus temas con la crudeza habitual al estilo Los Soprano. Pero igualmente funciona la acción, el thriller, el tono fatalista por el que se señala que, o no hay redención, o hay que pagar un alto precio por ella. Resulta modélica la escena de apertura del primer golpe, un modo genial de plantear la trama; la escena junto a la orilla del mar; o el desenlace, nunca es fácil terminar una historia de este tipo. Ryan Gosling está perfecto como lacónico protagonista al estilo de los antihéroes de Jean-Pierre Melville, donde un leve gesto comunica todo lo que bulle en su interior. Pero también el resto de los actores secundarios, empezando por la siempre maravillosa Carey Mulligan, una de las grandes de su generación. No podemos dejar de mencionar el apartado musical, con una estupenda selección de canciones aparte de la partitura original de Cliff Martinez.

8/10
El inocente (The Lincoln Lawyer)

2011 | The Lincoln Lawyer

Mickey Haller es un arrogante abogado de Los Ángeles, divorciado y con una niña, cuyo particular despacho es el asiento trasero de su vehículo, un Lincoln. A través de un conocido le llega un apetitoso caso, la defensa de Louis Roulet, un joven millonario de buena familia, acusado de atacar brutalmente a una prostituta en su casa. Roulet sostiene su inocencia, le habrían tendido una trampa, y la víctima se habría dejado agredir por un cómplice para obtener una suculenta indemnización. Entretenido thriller judicial, que adapta una de las novelas del popular Michael Connelly. De alguna manera el protagonista, Matthew McConaughey, recupera las esencias de los inicios de una carrera venida a menos, la época de Tiempo de matar y Lone Star, cuando era saludado como un nuevo Paul Newman. El actor da bien el personaje, mezcla de cinismo y vulnerabilidad, que sabe que ha echado a perder su vida familiar y trata de salvar en lo que puede los muebles, y capaz de guardarse algún as en la manga, cuando su trabajo se complica. El desconocido Brad Furman dirige con buen pulso el film, y John Romano ha hecho un buen trabajo de adaptación de la novela de Connelly, deja bien atados los cabos de las numerosas sorpresas de la enredada madeja argumental y define bien a los numerosos personajes secundarios. Se trata de un buen ejemplo del artesanal cine de Hollywood, capaz de ofrecer una historia tal vez no memorable, pero sí entretenida, perfectamente realizada, y que deja buen sabor de boca. Además, la incertidumbre de cómo discurrirá la narración, está bien entrelazada con los diversos dilemas morales que plantea la película: la confidencialidad abogado-cliente, la creencia en la inocencia de quien defiendes, los agujeros del sistema legal, el deseo de tomar la justicia por la propia mano...

6/10
Crónica de una mentira

2009 | À l'origine

La historia de Paul, un auténtico estafador que se presentaba como constructor de una carretera que debía atravesar varios pueblos de la Francia rural. Su 'modus vivendi' sufre un shock cuando conoce a una alcaldesa, hacia la que empieza a verse atraído.Ingenioso film, quizá demasiado largo, que compitió en Cannes y logró 11 nominaciones a los César.

6/10
The Underneath (Bajos fondos)

2009 | The Underneath

Michael vuelve a casa para asistir a la boda de su madre. Es un tipo de mucho cuidado que se largó de su lugar de origen abandonando a su mujer y a su familia y dejando tras de sí un rastro de problemas. La vuelta a casa supondrá el reencuentro con todo aquello que dejó atrás. Inicialmente, Michael parece que se ha convertido en el hijo pródigo. Pero, ¿será verdad que realmente ha cambiado? Película que supone uno de los primeros trabajos del polifacético Steven Soderbergh. Curiosamente, contó para su reparto con Richard Linklater, otro director y guionista reconocido y nominado al Oscar por su trabajo en Antes del atardecer.

5/10
Espías

2009 | Espion(s)

Vincent es un joven brillante que vive encerrado en sí mismo ignorando el camino que le marcaban sus exitosos estudios y trabajando como mozo de equipajes en el aeropuerto. De tanto en tanto, entre maleta y maleta, Vincent y su amigo Gérard acostumbran a sustraer alguna que otra cosa...hasta que un día Gérard muere víctima de una explosión mientras hurga en la maleta de un diplomático sirio. El diplomático huye sin dejar rastro y la Dirección de Vigilancia del Territorio francesa (DST) acorrala a Vincent proponiéndole un trato difícil de rechazar: no irá a la cárcel si colabora con los servicios secretos franceses y británicos en la búsqueda de los hombres implicados en la explosión.

First Snow

2006 | First Snow

Digno debut como director de Mark Fergus, coguionista de Hijos de los hombres, que retoma como protagonista a un personaje gris que, enfrentado a las circunstancias, acaba comportándose como un héroe. Jimmy es un vendedor que durante un viaje para reunirse con un cliente sufre una avería, por lo que debe permanecer en un pueblo desolado mientras le arreglan el coche. Para pasar el rato, acaba entrando en la caravana que sirve de consulta a Vacaro, un hombre que asegura que es capaz de leer el futuro. Jimmy se muestra escéptico y no se cree nada de lo que le dice Vacaro, que pronostica varios asuntos menores pero también intuye algo tan negativo que no quiere ni manifestárselo a su cliente. Transcurren unos días, y en vista de que las profecías se están cumpliendo, Jimmy se obsesiona con el tema. Decide regresar en busca de Vacaro que le confiesa la verdad. Está convencido de que morirá en cuanto llegue la primera nevada del año. Avisado de lo que le espera, Jimmy intentará cambiar su vida para librarse de la muerte. Se trata de un honesto thriller, en torno a la fatalidad y el destino sin grandes pretensiones, que ofrece exactamente lo que promete y está rodado con una factura que remite al mejor cine independiente estadounidense. Su autor juega bien la carta de mantener en todo momento el equilibrio entre una interpretación fantástica y otra realista, en la que el futuro no se puede predecir y al protagonista le han engañado. Además, Guy Pearce, estrella absoluta de la función, realiza un correcto trabajo.

5/10
Caos (Havoc)

2005 | Havoc

La otrora chica Disney Anne Hathaway (Princesa por sorpresa) cambió por completo de registro como protagonista de esta película sórdida sobre la juventud adinerada de Los Ángeles, chicos y chicas desnortados que sienten que su vida es una falsedad postiza, e intentan rellenarla con sensaciones fuertes: sexo, drogas y búsqueda del riesgo en zonas marginales de la gran urbe angelina. El reparto incluye varias caras conocidas. Hathaway interpreta a Allison, quien empuja a su grupo de amigas a entrar en contacto con una banda hispana de tráfico de drogas. En realidad, Allison busca poder llenar la soledad que le invade, pues sus padres –con los que apenas habla– se han convertido para ella en unos completos desconocidos. Pero esa triste soledad puede conducirla a extremos peligrosos de degradación moral. La historia, concebida y escrita por Stephen Gaghan (Traffic), incide de modo gráfico en la falta de asideros éticos de la juventud californiana y los peligros que acechan.

4/10
Obsesión (2004)

2004 | Wicker Park

Matthew es un ejecutivo, comprometido con su novia, y que está a punto de viajar al extranjero. Pero en la reunión previa a su partida, que tiene lugar en un bar, cree ver a Lisa, una mujer de la cual se enamoró perdidamente dos años atrás, antes de que ella desapareciera sin dejar rastro. Los recuerdos y la duda le reconcomen, por lo que ocultamente decide quedarse en tierra y buscar a Lisa. Pero encontrarla le resulta sumamente complicado: es como si algo se interpusiera entre ellos, lo cual, por otra parte, hace que su la búsqueda se convierta para Matthew en una verdadera obsesión. Singular remake de la película francesa Flash-Back, rodada en 1996, con protagonismo de Vincent Cassel. Aunque se trata de una película romántica, su principio desconcertante, y su intrincada estructura narrativa la convierten en thriller en toda regla. McGuigan (El misterio de Wells) hace alarde de un montaje muy elaborado, para construir finalmente un puzzle cuyas piezas van del presente al pasado, y viceversa, durante todo el metraje. Josh Hartnett está convincente como el preocupado protagonista y, además de la cada vez más en alza Diane Kruger, destaca Rose Byrne, que hizo el papel de Briseida en Troya.

5/10
Wonderland (2003)

2003 | Wonderland

Reconstrucción del trágico “crimen de Wonderland”, así llamado por la avenida de Los Ángeles donde dos matones y sus parejas fueron golpeados hasta la muerte, en un ajuste de cuentas. El caso provocó un gran impacto en la opinión pública, porque uno de los sospechosos era John Holmes, famoso actor porno ya retirado, con problemas económicos y adicto a las drogas. El film se centra en Holmes, interpretado por Val Kilmer, y cuya desgraciada vida inspiró la muy superior Boogie Nights. Se ofrecen diferentes perspectivas de lo ocurrido, al estilo de Rashomon.

4/10
Narc

2002 | Narc

Nick es un poli especializado en misiones de topo en el mundo del narcotráfico. Pero una de sus operaciones sale mal, hasta el punto de que una bala perdida alcanza a una mujer embarazada. Resultado: le suspenden del servicio, mientras estudian su caso. Lo que despierta sentimientos encontrados: por un lado, teniendo él mismo familia, le viene bien un respiro; pero por otra parte, no puede evitar que su cabeza se vaya habitualmente al mundo de pesadilla donde tantas veces se ha desenvuelto. En éstas, le piden su colaboración en un caso de homicidio de un policía. Le toca trabajar con Henry, detective cuyos métodos se revelan poco ortodoxos. El film escrito y dirigido por Joe Carnahan se basa en el caso real del asesinato de un policía de Dallas en 1976, abordado en el documental The Thin Blue Line. Tanto fascinó la historia a Carnahan que primero filmó un corto titulado Gun Point. Pero, dice, “la historia se me quedó en la mente”. El resultado fue el largo que nos ocupa, rodado con un estilo seco y realista. El film contó con el asesoramiento de Todd Merritt, policía neoyorquino que ha realizado tareas similares a las del protagonista. Comenta Merritt que “la mayoría de los policías secretos sufren paranoia porque, a pesar de que están trabajando para los buenos, lo hacen desde la otra acera, la de los malos, y temen que en cualquier momento serán descubiertos. Esto tiene un efecto sobre la vida familiar.”

6/10
Solaris (2002)

2002 | Solaris

El doctor Chris Kelvin recibe una llamada de auxilio que proviene de la base espacial Prometheus, situada en el lejano planeta Solaris, constituido por un inmenso océano. Cuando una expedición de rescata llega al lugar, encuentra un panorama sombrío. Casi todos los miembros de la base han muerto, y los que quedan parecen haber enloquecido. Lo mismo que podría estar sucediéndole a Chris, pues se despierta junto a su mujer, fallecida unos años atrás. Esta cinta de ciencia ficción dura a lo 2001, supone la tercera colaboración entre Steven Soderbergh y George Clooney, tras Un romance muy peligroso y Ocean's Eleven. Además de escribir el guión, Soderbergh se ha encargado de la dirección de fotografía; pero ha tenido que utilizar el seudónimo de Peter Andrews, de acuerdo con las reglas de los sindicatos estadounidenses. El argumento se basa en una novela del polaco Stanislaw Lem, ya adaptada por Andrei Tarkovsky en 1972, cuya trama central describe el contacto con inteligencia extraterrestre, los esfuerzos de los humanos por comunicarse con un inmenso ser vivo al que no pueden comprender: el lago del planeta. Soderbergh se ha centrado en la historia romántica, el reencuentro del protagonista con la mujer que amaba, interpretada por Natascha McElhone (La ciudad de los fantasmas, El show de Truman). El productor ejecutivo es James Cameron, que no quiso dirigirla.

5/10
Traffic

2000 | Traffic

Proponerse “atrapar la realidad” de algo tan sinuoso y resbaladizo como el mundo de las drogas no es moco de pavo. Traffic lo consigue desde una visión global del problema, concentrándose hasta en el más mínimo detalle de un pequeño aspecto de todo el cuadro. Pero ahí no queda toda la gracia. Además logra una película entretenida y dinámica en la que el espectador tiene la última palabra, ya que éste recibe una narración desprovista de valoraciones: sólo hay hechos y consecuencias. Esa es su mayor virtud, la confianza en una estructura argumental sólida, sin resquicios, sustentada en tres historias diferentes unidas por un "leitmotiv" común: la droga y su infiltración en los ámbitos de la vida cotidiana.  Por un lado tenemos al zar antidrogas (Michael Douglas) que descubre en casa el devastador efecto del mal contra el que lucha: su hija está “enganchada” a la heroína. Por otro, dos agentes de la DEA vigilan los pasos de Helena Ayala (Catherine Zeta-Jones), inquieta por sacar a su marido de la cárcel y decidida a hacerse cargo de su criminal negocio de drogas. Por último, está la historia de Javier Rodríguez (Benicio del Toro, Oscar por este papel), un policía mexicano de la frontera que se mueve según su propio código de conducta, entre la corrupción y el mantenimiento de la ley. El conjunto fluye paralelo hasta ir coincidiendo puntos y desenmarañando los nudos de una red lanzada sabiamente para atrapar desde el primer minuto la atención. Para que no haya ningún cabo suelto al azar, la fotografía juega un papel fundamental para ubicar en todo momento a personajes y lugares, gracias a combinaciones de color y contrastes. En definitiva un puzzle excitante y desapasionado, un thriller dramático que retrata las complejas situaciones a las que conduce el letal “polvo blanco”.

7/10
El halcón inglés

1999 | The Limey

Wilson (Terence Stamp) es un hombre maduro que sale de la cárcel y viaja desde Inglaterra hasta California en busca de la persona responsable de la muerte de su hija Jenny. Empieza a reunir pistas aquí y allá, que le conducen hasta un tipo que no es el típico villano que había imaginado. Steven Soderbergh, director de moda tras su doble nominación a los Oscar por Erin Brockovich y Traffic da muestras aquí de su increíble versatilidad, pues estamos ante un thriller con toques estilísticos “modernos”. Estructura narrativa compleja y turbios personajes conforman un film decididamente inquietante.

6/10
Perversión

1998 | Wicked

Una mujer llamada Karen muere asesinada en su casa, de modo que todos los miembros de su familia parecen sospechosos. Mientras el padre retoma sus relaciones con la niñera, la hija Ellie se reconcome de celos y el arma homicida sigue sin aparecer... Inquietante thriller dirigido con escasa gracias por Michael Steinberg (Maldito Nick), pero que cuenta con la presencia de una joven y convincente Julia Stiles, en uno de esos papeles ambiguos y malvados que son tan jugosos. Al menos se deja ver.

4/10
El rey de la colina

1993 | King Of The Hill

Durante los años de la Gran Depresión en los Estados Unidos, un chico de doce años con una gran imaginación vive en un hotel de mala muerte junto con su padre, un vendedor ambulante, su madre y su hermano pequeño. A pesar de sus tristes perspectivas, el joven está lleno de proyectos y sueños e intentará ganar dinero por todos los medios. Tras el éxito de Sexo, mentiras y cintas de vídeo el realizador Steven Soderbergh cambió completamente de registro con este drama social, que trata sobre el escapismo de un joven repleto de imaginación. Entre los intérpretes se puede ver a Karen Allen (En busca del arca perdida).

6/10
Kafka

1991 | Kafka

Kafka (Jeremy Irons) trabaja como empleado en una compañía de seguros. Sus ratos libres los dedica a desarrollar sus cualidades como escritor. Un día su amigo y compañero de empresa Edouard Raban aparece muerto, aparentemente ahogado. Empezará a sospechar que algo extraño sucede cuando entra en contacto con un grupo de anarquistas. El film que se comenta no es una biografía del célebre novelista checo Franz Kafka, aunque abunden pequeños detalles reales de su vida, o se ofrezcan posibles explicaciones a los argumentos de algunas de sus historias. El guión de Lem Dobbs toma al personaje del escritor y lo sumerge en una historia kafkiana completamente ficticia, pero que sirve para desarrollar algunas de sus ideas. El protagonista vive en un mundo absurdo, en el que nada parece tener lógica. En su empresa hay un jefecillo que toma nota de las faltas con precisión y saña ridículas. Dos torpes empleados parecen un trasunto de los gemelos Hernández y Fernández de las aventuras de Tintín. Un inspector de policía nunca averigua la verdad. Un asesino loco deambula con una risa histérica. Y un doctor paranoico experimenta con humanos para conseguir no se sabe qué. El final de la película confirma plenamente el deprimente pesimismo kafkiano. Soderbergh recurre a una estética expresionista acorde con Kafka. La fotografía busca a veces angulaciones extrañas, aunque nunca forzadas, que dan una visión deformada de la realidad, la visión propia de todos los hombres según Kafka. El ‘look’ visual del film es espléndido, tanto cuando la acción transcurre en blenco y negro por el maravilloso marco de la ciudad de Praga, como cuando se traslada en color al interior del castillo. Además se refuerza con la inspirada música de Cliff Martinez, compositor habitual del director. Los actores están muy bien, tanto Jeremy Irons, como los numerosos secundarios, algunos de lujo como Alec Guinness, Armin Müller‑Stahl o Iam Holm. A pesar de las cautivadoras imágenes, que transmiten el aire inquietante que se pretende, y del posible atractivo de Kafka, hay que reconocer que el film es algo pesado, que la acción transcurre con lentitud. Y habiendo dado a la trama argumental un formato de thriller esto podía y debía haberse evitado.

6/10
Rebelión en las ondas

1990 | Pump Up the Volume

El tímido Mark se ve obligado a mudarse de Nueva York a la población de sus ancestros, en Arizona, en compañía de su familia. La rigurosa disciplina de su nuevo colegio no le facilita las cosas, pero por la noche surge la posibilidad de desmelenarse un poco, emitiendo desde una emisora de radio clandestina. Su programa hará furor entre sus compañeros, y desafiará las convenciones locales. Una correcta cinta del subgénero dramático de institutos con muchachos rebeldes. Protagoniza Christian Slater, que vivía un momento dulce.

5/10
Sexo, mentiras y cintas de vídeo

1989 | Sex, Lies, and Videotape

Un abogado de buena posición llamado John (Peter Gallagher) tiene una relación matrimonial estable con Ann (Andie MacDowell), pero ella no le presta el menor caso en la intimidad con lo que John inicia una aventura con Cynthia (Laura San Giacomo), hermana de Ann, una joven altamente pasional. Un día, Graham (James Spader), antiguo amigo de Universidad de John, aparece en sus vidas. Steven Soderbergh rodó su ópera prima y una de las cintas más reconocidas del director. Cuenta las historias personales de cuatro individuos que se muestran inseguros, mentirosos y distantes entre ellos, a pesar de que les une un vínculo biológico o personal. Son personas que triunfan en lo profesional pero que pierden en lo personal. Se utiliza el sexo, como fuerza instintiva que muestra la intimidad; las mentiras, que ocultan la verdad como símbolo de protección; y las cintas de vídeo, donde se aclara las verdades que no se atreven a decir a la cara. El film está lleno de simbolismos y a pesar de contar una historia sencilla con un guión más sencillo aún, (escrito por lo visto en apenas dos semanas); la riqueza de la película radica en el análisis de sus personajes, que representan las dudas y temores que podría sentir cualquier treintañero. Los actores están a la altura y el film, es en definitiva, una pequeña joya nominada al Oscar y cuyo director fue premiado con la Palma de Oro en Cannes.

7/10

Últimos tráilers y vídeos