IMG-LOGO

Biografía

Luis Guzmán

Luis Guzmán

63 años

Luis Guzmán

Nació el 28 de Agosto de 1956 en Cayey, Puerto Rico
Filmografía
El padre

2018 | The Padre

Lena es una adolescente colombiana que está ahorrando dinero para emigrar a Estados Unidos. Como es menor, se encuentra con dificultades, pero cree detectar a un posible aliado en un tipo vestido de cura, en realidad un estafador, cuya cabeza tiene precio, y que es conocido como "El Padre". Este hombre es perseguido por un antiguo juez, Randall, a quien acompaña un secuaz, se trata de razones personales, que más adelante se esclarecerán. Curiosa película canadiense, dirigida por un tal Jonathan Sobol, que nunca tiene un punto de vista nítido, de modo que su interés es muy parcial. Nos cuentan, por ejemplo, que Lena quiere reunirse con su hermana pequeña, adoptada por un matrimonio de Minnesota, que lo compró a una iglesia vía internet. Pero ni este aspecto dramático, o la venganza que ha tramado contra los que vendieron a su hermana, conforman una trama o subtrama consistente, son como versos sueltos, sin ningún interés. Igual ocurre con el alcoholismo de "El Padre", y los motivos que tiene contra él su perseguidor, que carecen de fuerza y emoción. Así que queda un reparto apañado, Nick Nolte y Tim Roth tienen carisma, y la chavalilla Valeria Henríquez da bien ante la cámara. Y una bonita fotografía. Pero ahí queda todo, estamos ante un film del montón, que no resiste el análisis. Lo que debería ser una relación del tipo paternofilial entre precisamente, El Padre, y la huerfanita, no funciona en absoluto.

4/10
Infiltrado en Miami

2018 | Le flic de Belleville

Baaba, policía del barrio parisino de Belleville, no puede evitar que tiroteen a Roland, su amigo de la infancia, mientras cena con él en un restaurante. Para descubrir quién está detrás de su asesinato tomará su lugar como agente en el Consulado de Francia en Miami. Acompañado de su madre, viaja hasta la ciudad estadounidense, donde formará tándem con Ricardo, detective local con mal carácter. El francés de ascendencia argelina Rachid Bouchareb prometía al principio de su carrera, con títulos como Little Senegal y Days of Glory, nominada al Oscar a la película de habla no inglesa. Parece impropia de su filmografía esta fallida comedia de acción que bebe de las exitosas cintas ochenteras protagonizadas por Eddie Murphy Límite: 48 horas y Superdetective en Hollywood, sobre todo de la segunda, que tenía una premisa casi idéntica a la de Infiltrado en Miami. Sustituye al famoso actor estadounidense por Omar Sy, que ha demostrado un enorme talento para la comedia cuando tiene guión y está bien dirigido, sobre todo en Intocable, pero que aquí no puede arreglar una sucesión de gags sin pies ni cabeza, y unos diálogos insufribles, empeorados (si cabe) en la versión doblada en español (la que se pudo ver en el pase para los medios), ya que da la sensación de que se ha tratado de arreglar torpemente lo que en el original deben ser confusiones entre el francés, el inglés y el español. Resultan aún peores las persecuciones y peleas, desde un enfrentamiento a palos con un atracador al principio del film, donde Bouchareb deja claro que las coreografías de acción no son su punto fuerte, ya que ni crea tensión, ni consigue que se vean bien los golpes. Abundan los homenajes a películas de policías, como Arma letal o Harry el sucio, y a series como Corrupción en Miami, pero no parece que el cineasta haya aprendido absolutamente nada de ellas. Para colmo de males, Sy no está bien secundado por Luis Guzmán, eficaz actor de carácter cuando tiene que interpretar a pandilleros latinos (como ha hecho a lo largo de tres décadas de carrera), pero al que le viene grande un papel principal. Resulta especialmente espantoso el título que le han puesto en español, casi idéntico al de la comedieta Infiltrados en Miami, de 2016, cuando aquí nadie se infiltra en ningún sitio. Originalmente se llama Flic de Belleville (El poli de Belleville).

3/10
9/11

2017 | 9/11

The Do-Over

2016 | The Do-Over

Dos viejos amigos cansados de sus mundanas vidas, se reencuentran en una reunión para celebrar los 25 años de su graduación en el instituto y deciden dar un vuelco a sus vidas y volver a empezar de cero. Tras fingir sus muertes y asumir nuevas identidades, ¿serán capaces de mejorar su vida esta segunda vez?

Literally Right Before Aaron

2016 | Literally Right Before Aaron

Narcos

2015 | Narcos | Serie TV

Serie televisiva producida por Netflix, que describe el ascenso de Pablo Escobar en el mundo del narcotráfico, hasta ponerse al frente del cartel de Medellín, y los esfuerzos policiales de los agentes de la DEA Steve Murphy y Javier Peña por echarle el guante. Aunque con licencias creativas, destaca por el realismo con que muestra el modo en que Escobar convierte la venta de coca en Miami en un lucrativo negocio a partir de finales de los setenta del pasado siglo, de modo que, literalmente, no sabe qué hacer con el dinero que maneja. La serie, creada por el trío Chris Brancato, Eric Newman y Carlo Bernard, está dirigida entre otros por el brasileño José Padilha, que se dio a conocer por Tropa de élite, y precisamente uno de sus protagonistas, Wagner Moura, es el que da vida a Escobar. Aunque interesante en su intento de hacer una crónica rigurosa de lo ocurrido, sin obviar la degradación moral de los narcotraficantes, o la brutalidad policial en que el fin viene a justificar los medios, agota el recurso excesivo a la voz en off del narrador, el agente Murphy.

6/10
Puerto Ricans in Paris

2015 | Puerto Ricans in Paris

Venganza (In the Blood)

2014 | In the Blood

Una mujer está dispuesta a acabar con los que considera responsables de la desaparición de su esposo. Vehículo de acción para el lucimiento de la luchadora Gina Carano (Indomable). Sin embargo, a pesar de su simpleza y cierto aire de telefilm se trata de un producto bien hecho, con una trama entretenida y un reparto apañado que resulta convincente.

4/10
Secuestrada

2014 | Reclaim

Shannon viaja con su marido a Puerto Rico para adoptar una niña; sin embargo, las cosas no serán fáciles y descubrirán que la agencia de adopción no es trigo limpio. Thriller dramático medianamente entretenido, pero de insulso desarrollo y del que se espera más debido sobre todo al solvente reparto, con rostros tan conocidos como el de John Cusack, Ryan Phillippe o Rachelle Lefevre.

4/10
El último desafío

2013 | The Last Stand

Gabriel Cortez, un importante narcotraficante, logra escapar de la custodia del FBI en Las Vegas con una fuga espectacular. A bordo de un Corvette, y con una agente como rehén, este amante de los coches rápidos corre a velocidad de crucero rumbo a la frontera con México, donde en un pueblecito sus secuaces están construyendo un puente para sortear un cañón que le permita entrar en un país donde campará a sus anchas. No cuentan que es sheriff de ese pueblecito Ray Owens, o sea, Arnold Schwarzenegger. Primer trabajo en Hollwyood del coreano Kim Jee-woon, especialista en moviditas películas de terror y acción, las más populares son Dos hermanas y El bueno, el malo y el raro. Quizá esta última, un curioso spaghetti-western oriental, es la que ha decidido a Lorenzo di Bonaventura y demás capitostes productores a confiar al cineasta oriental El último desafío, el regreso de Arnold Schwarzenegger al cine con un papel protagonista, tras finalizar su etapa política como gobernador de California. Pues algo de western grandilocuente tiene este film, muy dinámico y entretenido, aunque bastante previsible. La principal novedad sería la de un narco jovenzuelo y prepotente, que se cree casi Dios -un Eduardo Noriega correcto, al que tal vez echaron el ojo los productores en Blackthorn. Sin destino, otro western-, porque luego hay elementos muy típicos, como el de contraponer los humildes policías de pueblo con los chulescos y creídos agentes de ciudad, el pipiolo agente de pueblo que desea ir a Los Ángeles para tener acción, o el sheriff que está en "el culo" del mundo tras una acción traumática del pasado. Acción pura y dura bien coreografíada, mezcla eficaz de drama y elementos cómicos, un poco a lo Tarantino, abundantes raciones de violencia, son los elementos del cóctel que sirve Jee-woon en El último desafío, y que le sirven a Schwarzegger para cumplir la promesa expresada en aquella frase cinematográfica "volveré".

5/10
Somos los Miller

2013 | We're the Millers

Los especialistas en comedia Jason Sudeikis y Jennifer Aniston vuelven a coincidir tras Cómo acabar con tu jefe, muy representativa de la clase de películas ligeras y alocadas que ambos suelen protagonizar. Somos los Miller tiene poco que ver con la española Familia, de Fernando León de Aranoa, a cuyo planteamiento recuerda lejanamente. En Somos los Miller David Burke (Sudeikis) es un traficante de medio pelo que para saldar una deuda con un capo de la droga acepta transportar un importante alijo desde México. Como cobertura, contrata a una stripper (Aniston), a una punk callejera (Emma Roberts) y a su joven amigo Kenny (Will Poulter), para que se hagan pasar por su mujer y sus dos hijos, con la esperanza de aparentar ser una familia normal. Este tipo de productos de pocas miras pueden tener un pase si al menos el desarrollo funciona, y cuenta con un par de gags inspirados. Pero no es ni de lejos el caso de Somos los Miller, filmada sin mucha convicción por Rawson Marshall Thurber, autor de Cuestión de pelotas, otra prescindible muestra del género que al menos tenía algo más de gracia. El guión de los especialistas en risas fáciles Bob Fisher y Steve Gaber (De boda en boda) y Sean Anders y John Morris (Jacuzzi al pasado) acusa una absoluta falta de inspiración a la hora de plantear alguna secuencia que funcione humorísticamente. Acaban recurriendo a la sal gruesa en busca de la risa fácil, con 'perlas' como la picadura de tarántula que sufre uno de los personajes en un lugar poco apropiado, o el momento en el que el prolífico secundario Luis Guzmán interpreta a un policía corrupto mexicano que pide a cambio de hacer la vista gorda una felación. Se nota que los protagonistas han escogido este proyecto para trabajar poco. Sudeikis sobreactúa en su línea de siempre, Aniston sale del paso con su encanto habitual pero sin que tenga ni una sola secuencia en la que haya debido esforzarse, y Emma Roberts resulta más o menos convincente a pesar de la poca entidad de su personaje. El film juega a dar la típica visión cínica de la familia para que a lo largo del metraje los personajes vayan dándose cuenta de la necesidad de tener a alguien al lado. Pero todo suena tan falso como mil veces visto. Lo mejor de Somos los Miller es una de las ridículas tomas falsas que se incluyen durante los títulos de crédito, en la que a Jennifer Aniston le recuerdan su pasado en Friends.

3/10
Viaje al centro de la Tierra 2: La isla misteriosa

2012 | Journey 2: The Mysterious Island

Walden Media recaudó mucho más de lo esperado (242 millones de dólares en todo el mundo frente a sus 60 de presupuesto), con Viaje al centro de la Tierra, versión libre y modernizada del clásico de Jules Verne. A pesar de su poca enjundia y su sencillez argumental, se benefició de la moda 'in crescendo' del 3D, al estrenarse antes que Avatar, que aprovechaba la técnica mucho mejor. El joven Sean Anderson recibe un mensaje en clave, que podría ser de su abuelo, un 'verniano' convencido de que la obra de Verne está basada en hechos reales. Le ayuda a descifrarle Hank, la nueva pareja de su madre, que le acompañará en un viaje a una remota isla en busca de su anciano pariente. Aunque en la secuela iba a repetir en un principio el mismo realizador, Eric Brevig, la productora no quiso esperar a que éste acabara El oso Yogui, por lo que se le sustituyó por Brad Peyton (Como perros y gatos: La revancha de Kitty Galore). El problema es que la principal estrella del film anterior, Brendan Fraser, decidió abandonar la franquicia tras confirmarse que no iba a estar Brevig. Ahora, encabeza el reparto el mucho más inexpresivo Dwayne Johnson, mientras que sí repite su personaje el joven Josh Hutcherson. En principio, Viaje al centro de la tierra 2: La isla misteriosa cae simpática su recuperación del tono de las viejas películas para todos los públicos, coherente con la línea familiar de Walden Media, productora de la saga de Las crónicas de Narnia. Esta cinta versiona otra novela de Verne completamente distinta, "La isla misteriosa", si bien sólo aprovecha elementos sueltos de la misma, como el hallazgo del Nautilus, el submarino creado por el autor, y pocos más, al tiempo que se entremezclan otros de "La isla del Tesoro" y "Los viajes de Gulliver", clásicos de la literatura de aventuras también con islas. Pero enseguida se desinfla por la falta de imaginación en la puesta en escena. También abusa de efectos especiales que a pesar de ser de última generación, resultan rutinarios y poco sorprendentes. El nivel del reparto en Viaje al centro de la tierra 2: La isla misteriosa es muy bajo. Frente a la poca convicción habitual que derrocha Johnson, Hutcherson está peor que en otras ocasiones y Vanessa Hudgens (High School Musical) luce su belleza y poco más. Además le han dado un papel protagonista excesivamente largo al siempre episódico Luis Guzmán, que a pesar de su buena voluntad carece del necesario nivel interpretativo. Hasta el veterano Michael Caine, siempre excelente, parece poco convencido de un proyecto en el que su personaje llega a subirse a una abeja gigante creada por ordenador con mucha técnica pero poca imaginación. Especialmente delirante es la secuencia en la que el héroe interpretado por Johnson demuestra su habilidad para mover sus pectorales haciendo rebotar unas cerezas que le lanzan.

4/10
Arthur

2011 | Arthur

Arthur, heredero de una gran fortuna empresarial gobernada por su madre, se comporta como un niño grande sin asumir responsabilidad alguna, hasta el punto de que sigue cuidando de él y sacándole de líos su vieja niñera: por si fuera poco, su vida de auténtico playboy que abusa del alcohol, llena de caprichos con mujeres y emociones fuertes, provoca con frecuencia titulares escandalosos en los periódicos. Como su madre no está dispuesta a consentir ni un exceso más, le plantea un ultimátum: deberá casarse con la responsable mujer de negocios Susan para así sentar la cabeza; en caso contrario, lo desheredará. Tal disyuntiva asoma justo cuando Arthur cree haber encontrado su verdadero amor en Naomi, un espíritu libre, sensible y sensato, una mujer atenta a las necesidades de los demás, empezando por las de su anciano progenitor. Fallido remake de Arthur, el soltero de oro. El film ochentero fue en su momento un fenómeno, pero la versión que entrega Jason Winer resulta un tanto rancia. Se le quiere dar un aire de cuento de hadas, deliciosa comedia romántica y tal, y al tiempo, hacer contenidas “gracietas” zafias, que no funcionan. Resulta curioso porque la intención es hacer algo a lo grande en lo que a esfuerzo de producción se refiere -la escena inicial con el protagonista enfundado en un traje de Batman y conduciendo el batmóvil, el pasaje de la Estación Central neoyorquina para usa y disfrute exclusivo de la pareja enamorada...- y la cosa se queda pequeñita, muy pequeñita. Russell Brand es uno de los cómicos de moda, pero aquí como protagonista no tiene gracia, quizá se siente encorsetado en su personaje. Tampoco parece sentirse cómoda Helen Mirren como niñera, en un personaje convertido en mujer, en la película original el papel era para el gran e impasible John Gielgud. En general los actores parecen un poco perdidos en una historia que se ha querido adaptar a los nuevos tiempos sin demasiado acierto.

3/10
Buscarse la vida en América

2010 | How to Make It in America | Serie TV

La historia de Ben y Cam, dos amigos dispuestos a cumplir al máximo el sueño americano. Estos dos emprendedores veinteañeros buscan hacerse un hueco en el mundo de la moda de Nueva York diseñando vaqueros, decididos a tener éxito con su propia empresa de moda. Tratando de abrirse camino en una ciudad tan competitiva, Ben y su amigo y compañero de negocios, Cam, utilizarán toda clase de artimañas y contactos para conseguir lo que quieren. Con la ayuda del primo de Cam, Rene, que está intentando comercializar una nueva bebida energética, y de su amigo Domingo, los jóvenes empresarios tendrán que enfrentarse a toda clase de obstáculos.

6/10
Fighting. Puños de asfalto

2009 | Fighting

Shawn es un joven que vive en Nueva York. Anda muy escaso de fondos, así que vende objetos varios en el “top manta”. Pero un buen día se cruza en su vida Harvey, un buscavidas que le ofrece la oportunidad de participar en combates de lucha clandestinos. El chico tiene aptitudes, y a pesar de tener un corazón que no le cabe en el pecho, acepta porque necesita el dinero. Película insulsa, simple y sin gracia, sobre las peleas clandestinas. Ni entusiasmará ni asqueará. La historia es muy típica, tanto, que no le falta ni el giro de guión final que sirve para colocar cada cosa en su sitio, faltaría más. Pero no es esta nula capacidad de sorpresa la que hace que la película sea un título que se ve, sin mayor trascendencia. Los personajes son demasiado arquetípicos. Shawn es el héroe por antonomasia, Harvey el caradura de buen corazón, Zulay es la chica maltratada por la vida que necesita ayuda, y luego están los malos supermalos. Dito Montiel, a pesar de que dirigió antes la prometedora Memorias de Queens, su debut tras las cámaras, no ha sabido dar a la historia de siempre un aire que sepa captar la atención del espectador. Los actores están correctos y da la sensación de que el director ha intentado por todos los medios convertir a la ciudad de Nueva York en un personaje más de la historia, tarea que consigue sólo a medias. En cuanto a las peleas, que son el gran centro de atención de la película, se puede decir que están bien. Montiel ha optado por no cargar las tintas en la violencia. Es decir, la película es inevitablemente violenta, pero no tanto como cabría esperar si se compara con las licencias que últimamente se toman muchos cineastas a los que les encanta rozar el “gore”.

4/10
Asalto al tren Pelham 123

2009 | The Taking of Pelham 1 2 3

Tony Scott se sube al tren de los remakes, últimamente tan frecuentes, con esta revisión de la novela de John Godey, que ya dio lugar a Pelham 1, 2, 3 (1974), de Joseph Sargen, y a una desconocida versión televisiva. Se suma a este viaje como protagonista Denzel Washington, en su cuarto trayecto con el cineasta que le dirigió en Marea roja, El fuego de la venganza y Déjà Vu. Denzel Washington es de nuevo un tipo corriente, Walter Garber –un controlador del metro neoyorquino–, enfrentado a una situación excepcional, cuando una banda de atracadores dirigida por un tal Ryder secuestra el convoy que sale de Pelham a la 1:23, con varios pasajeros a bordo que se convierten en rehenes. Convertido en improvisado interlocutor con los delincuentes, Garber se entera de que exigen una gran suma de dinero para no matar a los viajeros. Como suele ser habitual –a diferencia de lo que le pasa a veces a su celebérrimo hermano – Tony Scott no descarrilla. Para empezar, Asalto al tren Pelham 1 2 3 cuenta con un guión escrito por Brian Helgeland, responsable de las memorables L.A. Confidential y Mystic River, que ya había colaborado antes con Scott –Washington en la citada El fuego de la venganza. Helgeland adapta muy bien la novela setentera a la actualidad con elementos como una webcam que adquiere gran importancia. Describe con economía de medios a los personajes, incluso a algunos muy episódicos, como la madre que viaja con su hijo en el tren secuestrado, el maquinista del metro reconvertido en atracador, etc. Pero sobre todo el escritor se luce en el enfrentamiento dialéctico entre los dos protagonistas. Y es que estamos ante un thriller con muchos puntos en común con Marea roja, tan claustrofóbico como éste, donde la tensión provenía del duelo verbal entre Washington y Gene Hackman, aquí sustituido por otro actor al que se le dan estupendamente los villanos: John Travolta. Ni Washington ni Travolta aportan nada nuevo a su filmografía, pero sus conversaciones son vibrantes. Es el punto fuente de un film que por otro lado tiene contadas secuencias de acción. Scott se luce con sus frenéticos movimientos de cámara y uno de esos montajes paranoicos que tanto le gustan, aunque a veces se echa de menos un poco de contención. Por otro lado, dedica demasiado tiempo a mostrar cómo la policía intenta llegar a tiempo con el dinero que piden los secuestradores, lo que provoca varios accidentes. Scott tiene a bordo a otros pasajeros dignos de mención. John Turturro –últimamente abonado a grandes producciones comerciales– saca tajada al típico negociador de la policía, a pesar de que casi no tiene líneas de diálogo. Igual ocurre con James Gandolfini ‘Soprano’, cuyo alcalde tiene muchos elementos de sátira hacia la clase política. Asalto al tren Pelham 1 2 3 sólo pretende ser una amena cinta de suspense, aunque esconde algunas notas reflexivas sobre la corrupción. Tiene su interés que apunte que un tipo honrado, pueda acabar haciendo algo moralmente inaceptable –aceptar un soborno– por una causa buena –su familia–. No es casualidad que le interprete Washington, que también hizo John Q, sobre este tema. Al final, el desarrollo se muestra bastante positivo en cuanto a la capacidad de redención del ser humano.

6/10
Qué les pasa a los hombres

2009 | He's Just Not That Into You

Película basada en “He's Just Not That Into You: The No-Excuses Truth to Understanding Guys”, libro coescrito por Greg Behrendt y Liz Tuccillo, que se adentra con sentido del humor en la forma de pensar masculina y femenina a la hora de afrontar las relaciones hombre-mujer. Figura como productora la actriz Drew Barrymore, que se reserva un pequeño papel, y ha contado con la pareja de guionistas Abby Kohn-Marc Silverstein, que ya hicieron para ella el libreto de Nunca me han besado. Se trata de jugar con la idea de las mil y una excusas que uno puede inventar para no admitir lo que no marcha en una relación amorosa. Para ello, punteada la trama con varias frases creadas a partir de lugares comunes y falsas encuestas a personas que opinan desde su experiencia, se plantea una historia coral, donde somos testigos de los altibajos que atraviesan distintas parejas, todas interconectadas. Después de 7 años de convivencia, Beth no logra que Neil piense en el matrimonio; Janine se ha vuelta muy racional en la vida conyugal, lo que empuja a un Ben con mala conciencia a interesarse por la aspirante a cantante Anna; Conor está desesperado porque su relación con Anna parece estancada; Mary, amiga de Anna, busca una relación a través de internet; y Gigi es una ingenua que no acierta con los hombres, hasta que empieza a atender los consejos de Alex, vecino de Conor y observador excepcional de la mente de hombres y mujeres. La película es ágil, cuenta con un plantel de actores difícilmente mejorable -entre ellas Jennifer Aniston, Jennifer Connelly, Scarlett Johansson, y la poco conocida pero encantadora Ginnifer Goodwin; y entre ellos Justin Long, magnífico, además de Ben Affleck, Bradley Cooper y Kevin Connolly- y se sigue con agrado porque sabe penetrar bien en los complicados engranajes del alma masculina y femenina, que hacen difícil, e incluso muy difícil, lo sencillo, pues al final, en una relación, todo es cuestión de amor. Hija de su tiempo, la visión que se ofrece del compromiso en las relaciones amorosas es simplista, se concede una preponderancia excesiva a los sentimientos y al sexo, mientras se ignoran, casi siempre, otras necesarias actitudes como la paciencia, el espíritu de sacrificio, o la capacidad de ceder por amor al otro. Atender a “señales”, o pensar en “técnicas de conquista y seducción” suena muy interesante, y nadie negará que se puede llamar la atención o adivinar intenciones gracias a unas u otras, pero no deja de resultar una mirada demasiado elemental, muy a ras de suelo. De todos modos, en la completa madeja argumental hay muchos hilos, y algunos son muy sugerentes, como el de la mentira, que lo echa todo a perder -esas colillas de cigarrillos-, el del “sabio” que tiene consejos para todos y es incapaz de analizar su propia situación amorosa, o el de agachar la cabeza y acudir junto a la persona amada cuando lo necesita, aunque se haya discutido previamente con ella. Hay un inteligente equilibrio de sonrisas y lágrimas, y cierta contención en la inevitable frivolidad.

6/10
Cleaner

2007 | Cleaner

El especialista en acción Renny Harlin (La isla de las cabezas cortadas, Máximo riesgo, La Jungla 2. Alerta roja) cambia notablemente de registro en esta cinta de intriga de ritmo mucho más tranquilo al del resto de su filmografía. Y el experimento le sale notablemente bien, pues supera la calidad de las películas que ha rodado en el nuevo milenio (Driven, Cazadores de mentes, El exorcista: El comienzo, La alianza del mal), cada vez más decepcionantes. Cuando la policía ha retirado los cadáveres de una escena del crimen, y se han recopilado todas las pruebas, los habitantes del inmueble carecen de ayuda para limpiar las manchas de sangre y eliminar el olor de los cadáveres. Decidido a sacar tajada profesional de este problema, el ex policía Tom Cutler se establece como autónomo, y se dedica a limpiar los lugares donde han ocurrido sucesos violentos. Un día, Cutler realiza su cometido en una lujosa casa donde ha muerto alguien. Pero cuando ya ha terminado su trabajo, se da cuenta de que Ann Norcut, la dueña de la casa, ignora que en su hogar ha ocurrido un crimen. Poco después, Ann acude en busca de Cutler, pues su marido ha desaparecido. Éste investiga el caso pues se da cuenta de que ha limpiado las pruebas de una carnicería sin que la policía haya podido realizar sus pesquisas, y de que le han utilizado a él para eliminar evidencias. Harlin vuelve a recurrir como protagonista a Samuel L. Jackson –es su tercera película juntos, tras Deep Blue Sea y Memoria letal–, que saca mucho jugo a los matices dramáticos de su papel. Le acompañan actores tan solventes como el veterano Ed Harris, una Eva Mendes muy bien aprovechada y Keke Palmer, una jovencísima actriz que dará que hablar. El guión es bastante convencional, y un poco predecible, pero está bien construido, y presenta personajes creíbles. Además, introduce elementos de interés, como los problemas de comunicación entre el personaje de Jackson y su hija en la ficción, o los problemas de relación que tenía la mujer que interpreta Eva Mendes con su marido. Con este título Harlin demuestra que aún le queda carrete, y que sabe rodar un film que no se compone únicamente de una explosión tras otra y persecuciones.

5/10
El asesino

2007 | War

Thriller de acción a todo trapo, repleto de artes marciales, protagonizado por dos de los actores más en forma de la actualidad. En el mundo de las mafias chinas, el agente del FBI Crawford no puede olvidarse de la muerte de su compañero a manos del sanguinario asesino Rogue. Cuando éste vuelve a aparecer tres años después, provocando una guerra entre las mafias chinas y los yakuzas, Crawford pondrá en jaque a todo su equipo, con la mente puesta en castigar de una vez por todas a Rogue, convertido ya en una verdadera obsesión para él.  El experto en artes marciales Jet Li (El único) es todo un seguro de vida para el éxito de la cinta. Le secunda a la perfección el forzudo Jason Statham (Transporter). Ofrece exactamente lo que promete, es decir, espectaculares coreografías de peleas.

5/10
Escuela de pringaos

2006 | School for Scoundrels

Roger es un joven trabajador del ayuntamiento de Nueva York, controlador de las zonas de aparcamiento en la calle. Pero tiene un serio problema. Su autoestima la tiene por los suelos. Cuando alguien se le pone chulito (un conductor enfadado, un compañero de trabajo graciosete...) no sabe reaccionar. También tiene pánico para invitar a salir a Amanda, su guapa vecinita. En tal tesitura, y leídos inútilmente mil y un manuales de autoayuda, un amigo le recomienda acudir a las ultrasecretas clases del doctor P, que con ideas algo heteredoxas logra que sus pupilos ganen en confianza. El problema es que Roger resultará un alumno bastante aventajado, lo que produce el mosqueo del doctor P.Saber que Todd Phillips, el director Viaje de pirados y Starsky & Hutch, está tras la cámara no suponía precisamente la mejor garantía para esta película. Pero contra pronóstico se trata de una comedia amable, con varios momentos desternillantes, donde sólo desentona algún trazo grueso, pero no muy exagerado. La cosa sirve además para poner en la picota la obsesión por la autoestima, a veces un problema exagerado, que sirve para que más de uno viva del cuento.Jon Heder se mantiene fiel a la imagen de "pasmao" (por mantener la gramática del título español del film) que mostró en Napoleon Dynamite, y Billy Bob Thornton no debe esforzarse demasiado para encarnar al duro maestro, que humilla constantemente a sus alumnos. El resto de actores-alumnos tiene su gracia, mientras que el personaje de Michael Clarke Duncan no tiene demasiada gracia, el gigantón de La milla verde no acaba de encontrar papeles interesantes. Los gags más divertidos ocurren en las clases, y en los momentos en que los alumnos tratan de poner en práctica lo aprendido en el mundo real.

4/10
Fast Food Nation

2006 | Fast Food Nation

Si de algo no se puede acusar a los yanquis es de no tener capacidad de autocrítica y este film es una contundente prueba de ello. En 2001 el periodista Eric Schlosser escribió "Fast Food Nation. The Dark Side of the All-American Meal", una denuncia en toda regla del negocio de la comida rápida en Estados Unidos. Sus tesis e investigaciones pronto convirtieron su libro en un best seller, además de haber significado de cara a la opinión pública un buen varapalo para los intereses de la empresas del sector. El propio Schlosser se ha unido con el reputado cineasta Richard Linklater para coescribir la adaptación cinematográfica en clave de ficción dramática. Por su intención y temática, el film recuerda al documental Super Size Me, aunque éste tenía un argumento diferente y adoptaba un tono mucho más tragicómico. Fast Food Nation indaga en todos los estratos de producción de una cadena de restaurantes de comida rápida llamada Mickey's. El punto de partida es la investigación interna provocada por los resultados de unos análisis según los cuales en uno de los productos estrella –la hamburguesa supergigante– se han detectado residuos fecales. Hasta el matadero de Colorado viajará un alto ejecutivo de la compañía. Allí visitará las instalaciones de la fábrica y se entrevistará con el ganadero que suministra la carne, el intermediario, etc. Junto a él, seguimos también las andanzas de otras muchas personas relacionadas con el negocio, como los dependientes de los restaurantes, los capataces de la fábrica o los mexicanos fruto de la inmigración ilegal, “usados” como mano de obra (y algo más) a cambio de unas condiciones laborales infrahumanas. La intención de la película es claramente mostrar con dureza y sin ambigüedades la corrupción generada en este negocio, típicamente estadounidense. Lo que vemos viene a ser como una metáfora de la opresión de los poderosos sobre los débiles, sólo que la metáfora es real. Que el film siega automáticamente las ganas de tomar hamburguesas con ketchup es inapelable. Refuerza ese impacto el buscado aire documental, sobre todo en las pesquisas del directivo Henderson, encarnado con maestría por Greg Kinnear, mientras que la historia de los mexicanos tiene un aire de mayor ficción, con una fantástica Catalina Sandino Moreno (María, llena eres de gracia). Y Linklater deja su sello personal sobre todo en los verborreicos diálogos de Ethan Hawke –convertido ya en actor fetiche– con su simpática sobrina Amber, interpretada por la expresiva Ashley Johnson. El reparto está plagado de actores conocidos, y entre ellos destaca Bruce Willis en una divertida y cínica aparición.

5/10
Dreamer. Camino hacia la victoria

2005 | Dreamer: Inspired by a True Story

Película familiar de DreamWorks, en la línea de Seabiscuit, pero con niña. La escribe y dirige todo un experto en el subgénero de cine deportivo, John Gatlin, que antes había escrito los libretos de Hardball, sobre hockey, y Coach Carter, ambientado en el mundo del baloncesto. Ahora debuta tras la cámara con una historia de hípica, aunque tuvo que sudar para lograrlo: en concreto, le dijeron que tendría luz verde si lograba que Dakota Fanning protagonizara el film, lo que obligó a cambiar su personaje, que inicialmente era un chico. Ben es un competente criador de caballos, pero muy encerrado en su trabajo. Sucesos del pasado condujeron a que la finca propiedad de su familia ya no tenga caballos, como antaño, y a que trabaje por cuenta ajena. Ben se lleva mal con su padre, y apenas habla con su hija pequeña Cale, a la que le encantan los jamelgos. Un poco a regañadientes se la lleva un día al trabajo, justo cuando un magnífico animal, Sonia, se lesiona por culpa del dueño –el villano de la función–, empeñado en que corriera una carrera. Como el insensible jefe quiere sacrificar a la yegua, que ahora no le sirve para nada, Ben le afea su actitud: consecuencia, el despido, pero antes logra su liquidación, lo que incluye el animal. Nadie da un dólar por Sonia, pero los cuidados de Ben y dos trabajadores mexicanos, los consejos de su padre y el apoyo de su esposa, y, sobre todo, el entusiasmo de Cale, obrarán una especie de milagro. Aunque pocas cosas sorprenden en este film, el conjunto resulta muy grato. Se resalta sobre todo la unidad familiar, a la que contribuye la tenacidad de Cale en conseguir que Sonia sea un gran caballo de carreras. En tal sentido, la película es una apuesta nítida por el cumplimiento del "sueño americano", algo que se subraya, por sin alguien lo dudaba, con el nombre de la yegua que aglutina al clan familiar: Sonia suena como Soña, y pasa a ser Soñador, Dreamer en inglés; y para no andarse con sutilezas, el jockey tiene unos sueños, que inicialmente eran pesadillas, pero que a medida que se acerca la gran carrera climática, se convierten en halagüeños. Destaqcan el atinado reparto, y la naturalidad de la Fanning.

5/10
Carlito's Way. Ascenso al poder

2005 | Carlito's Way. The Begining

Precuela de Atrapado por su pasado, uno de los mejores trabajos de Brian De Palma, protagonizado en su momento por Al Pacino, que encarnaba a Carlito Brigante, un hampón que trataba de regenerarse. Este film sigue los pasos del joven Carlito cuando pretende todo lo contrario, escalar posiciones en el submundo del crimen del Harlem hispano. Le ayudan otros dos chicos del barrio con los que poco a poco escala posiciones en el mundo de la mafia. Basada, como su predecesora, en una novela de Edwin Torres, el joven Jay Hernández, uno de los bomberos de Brigada 49, retoma el papel del citado Pacino. Le acompañan incondicionales del cine de mafiosos callejeros, como Mario Van Peebles o Luis Guzmán. Lo mejor, su descripción de los barrios bajos estadounidenses.

4/10
¡Marchando!

2005 | Waiting...

Un joven camarero es contratado para trabajar en el restaurante ShenaniganZ. Allí se topa con un grupo de camareros frustrados a cual más loco. La entonces estrella juvenil Ryan Reynolds (Terror en Amityville) protagoniza una insoportable comedieta, tan escatológica que a los espectadores se les quitarán las ganas de volver a comer fuera.

1/10
Una serie de catastróficas desdichas de Lemony Snicket

2004 | Lemony Snicket's a Series of Unfortunate Events

Original adaptación de los cuentos de Lemony Snicket, acerca de los hermanos Baudelaire, Violet, Klaus y la bebé Sunny, que tras perder a sus padres en un extraño incendio, les toca vivir con su horrible tío, el conde Olaf. Este petulante personaje con ínfulas de actor, no desea otra cosa que la muerte de sus sobrinos, para así heredar la fortuna que a ellos les corresponde. Cuando se comprueba que Olaf no es el tutor ideal, los chicos irán a vivir con diversos parientes, entre los cuales resulta difícil adivinar quién es el más excéntrico. Brad Silberling es un director forjado en televisión, con un punto de sosería en filmes más o menos aceptables (Casper, City of Angels, El compromiso). Digámoslo claro: no es un tipo brillante. Pero aquí maneja una agradecida historia, repleta de pasajes delirantes, empezando con el arranque, transgresor de los cuentos tradicionales, al estilo Shrek. Tomando como narrador a Lemony Snicket, autor de los cuentos, desmonta los tópicos de los relatos infantiles con sutileza (nada de humor escatológico o similares), dotando así a la historia de un sólido anclaje. Sabe presentar además a una galería de estrafalarios personajes, que harían las delicias de un Tim Burton, con atinado buen humor. Y pone toda la carne en el asador de la imaginería, concibiendo un increíble mundo diferente: deslumbrante la fotografía de Emmanuel Lubezki (quien ya fotografiara un fascinante cuento, La princesita), pero también la dirección artística y el vestuario, y los increíbles maquillajes que luce un correcto Jim Carrey en sus distintas caracterizaciones. Como ocurría en la saga Harry Potter, da pena ver a grandes actores con pobres papeles: Dustin Hoffman como crítico teatral, se lleva la palma, pero tampoco Timothy Spall y Meryl Streep tienen mucho que hacer. Mientras que los chavales, Emily Browning y Liam Aiken, se limitan a cumplir.

5/10
Confidence

2003 | Confidence

Jake. Un timador profesional al que un matón negro encañona con un pistolón. Éste quiere saberlo todo sobre los tejemanejes en que han andado metidos él y su banda en los últimos días. Y Jake empieza a largar. En un largo flash-back que abarca toda la película, nos enteramos de cómo dieron con el que parecía un “mirlo blanco”, y le birlaron 150.000 dólares. Lo que no sospechaban es que su hombre era el contable del Rey, un gángster con el que no se bromea. En efecto, tras matar a uno de ellos, les obliga a aceptar un trabajo para quedar en paz: timar a un auténtico “pez gordo”, que anualmente blanquea millones de dólares. Y, cuestión de “confianza” (¿o más bien de falta de ella?) se integrará en la banda uno de los “chicos” del Rey. Estamos ante una de esas películas con más meandros que el río Mississippi. Y con tantos tahúres como los barcos que lo navegaban antaño. ¿Quién engaña a quién? ¿Hay alguien en quien se pueda confiar? Policía corrupta de Los Ángeles, banqueros dispuestos a ser camelados, chicas que dan mala suerte porque se tiñen el pelo de rojo, agentes del FBI insobornables, que juran no cambiar de corbata hasta el día en que capturen a su presa… Nadie es lo que parece. James Foley (Glengarry Glen Rose, Cámara de gas) maneja un guión habilidoso, de lógica interna impecable, donde acaban encajando todas las piezas del puzzle. En los diálogos hay frases memorables, al más puro estilo del clásico cine negro; y si parece excesivo que, en algunos pasajes, de cada tres palabras, cuatro son malsonantes (“jódete, mierda, maldito hijo de puta” o así), sólo cabe recordar que nadie es perfecto.

7/10
Dos tontos muy tontos (Cuando Harry encontró a Lloyd)

2003 | Dumb and Dumberer. When Harry Meet Lloyd

En un instituto americano, un adolescente con poco intelecto se hace amigo de un recién llegado, que llevaba toda su vida sin apenas salir de su casa. Ambos rivalizan en estupidez, y son elegidos para formar parte de una nueva clase de carácter “especial”. Precuela tardía y, aún más descerebrada, de la comedia con que en 1994 despuntaron los hermanos Farrelly. En esta ocasión les sustituye Troy Miller, director de Jack Frost; y dos actores desconocidos toman el relevo de Jim Carrey y Jeff Daniels.

2/10
Ejecutivo agresivo

2003 | Anger Management

Dave Buznik es un ejecutivo incapaz de matar a una mosca. Pacífico y más bien tímido, se va a ver inmerso en una situación kafkiana cuando en un viaje en avión, la azafata no le hace ni pito caso. Él se altera un poquitín, lo suficiente para que el sobrecargo le reduzca como si fuera un tipo peligroso; en un juicio posterior, el magistrado le condena a someterse a una terapia para controlar su ira. El encargado de supervisar su tratamiento va a ser el doctor Buddy Rydell, que casualmente viajaba en el mismo avión que Dave. El excéntrico psiquiatra incluso se instalará en su casa para marcarle de cerca, y hasta se atreve a ligar con la chica de la que Dave está enamorado. Como toda comedia disparatada que se precie, ésta se basa en el choque de dos personalidades absolutamente contrapuestas. Dave es un pelín apocado, y todas las desgracias se abaten sobre él; mientras que Buddy parece un completo chiflado, hasta el punto de que si alguien necesita terapia para controlar su furia, ese alguien es él. Si encima los actores, Jack Nicholson y Adam Sandler, han demostrado con creces su vis cómica, el resultado positivo está asegurado. El film avanza gracias a las diferentes pruebas a que Dave es sometido por parte de Buddy (la de ligar en un bar de copas es de las más divertidas), y a las intervenciones de los compañeros de terapia, un grupo de los más pintoresco. Se aprovecha además para poner en solfa el estrés de nuestro mundo moderno, y la confianza ciega que algunos ponen en la consulta del psiquiatra.

5/10
The Salton Sea

2002 | The Salton Sea

Tras morir su esposa, Danny no levanta cabeza, y se hace adicto a las drogas. Para salir del sórdido submundo en que se ha estancado, trama un plan para mediar en la entrega de un cargamento de estupefacientes. Val Kilmer y un elenco de secundarios de primera, en una mezcla de drama e intriga. El título hace mención al sitio idílico al que el “prota” quiere escapar, un lago situado en California, de elevada salinidad y uno de los puntos más bajos de los Estados Unidos.

4/10
Pluto Nash

2002 | The Adventures of Pluto Nash

Nueva gansada de Eddie Murphy. Situada en el año 2087, seguimos  la pista a Pluto Nash, un tipo espabilado que ha abierto un garito nocturno en la Luna. Aunque tiene un gran éxito, la mafia le complica un poquito la existencia. Con presupuesto generoso y complicados efectos especiales, Murphy se empeña en hacernos reír con gags como el de unos billetes de 100 dólares con el rostro de… ¡Hillary Clinton! ¿Serán profetas los responsables del film, al vaticinar el futuro presidencial de la señora Clinton? El tiempo lo dirá.

2/10
Bienvenidos a Collinwood

2002 | Welcome to Collinwood

Mientras cumple condena, un delincuente recibe un soplo que le permitirá ejecutar un “bellini”, que en el dialecto local significa “robo perfecto”. Para ponerse manos a la obra necesita salir de prisión, por lo que pide a su novia que busque a alguien que se declare autor del crimen por el que está detenido, a cambio de una jugosa cantidad de dinero. No encuentra a nadie que quiera ir a la cárcel, pero sí a un grupo de fracasados dispuestos a cometer el delito. El director de Traffic, Steven Soderbergh, descubrió en Collinwood, un barrio humilde de las proximidades de Cleveland, a los dos prometedores cineastas que firman esta cinta, los hermanos Russo. Cuando se dio cuenta de su talento, decidió financiarles este proyecto con su productora, Section Eight, en la que también participa George Clooney, que tiene un breve papel. Está inspirada sin duda en la comedia italiana Rufufu, aunque sitúa la trama en Estados Unidos.

6/10
Embriagado de amor

2002 | Punch-Drunk Love

Un tipo apocado, dominado por sus siete hermanas, a punto de explotar, conoce a una misteriosa mujer. A la vez tiene un encontronazo con unos mafiosos. Empieza así una serie de encuentros y desencuentros de tintes cada vez más surrealistas. Paul Thomas Anderson (Boogie Nights, Magnolia) fue premiado en Cannes como mejor director gracias a este film inclasificable y alocado, que recuerda por momentos al Jo, qué noche de Martin Scorsese. Adam Sandler hace su composición más compleja hasta la fecha (lo habitual en él hasta ahora eran las comedias más o menos facilonas), bien secundado por Emily Watson. El film se inspiró en un personaje auténtico, que había acumulado puntos comprando un determinado producto, con intención de, a partir de cierto momento, poder viajar gratis haciendo uso de ellos.

6/10
La venganza del Conde de Montecristo

2002 | The Count of Montecristo

“Algo se muere en el alma, cuando un amigo se va”, dice la popular canción sevillana. No digamos nada, si ese amigo te traiciona y te roba a tu chica. En tal caso, el alma sufre una puñalada mortal. Es lo que le pasa a Edmundo Dantès, injustamente condenado a prisión de por vida. Pasan los años, y lo único que mantiene vivo a Edmundo son los deseos de venganza. Gracias a eso, y a la ayuda inestimable de otro prisionero, logra escapar. Entretenida y cuidada adaptación del clásico de Alejandro Dumas padre, dirigida por un incondicional del cine de aventuras, Kevin Reynolds, que ya entregó Robin Hood, príncipe de los ladrones. Según él, la película “incluye todos los elementos de la historia perfecta: amistad y traición, amor y desengaño, acción y aventura”. Apasionantes son los duelos de espadas, pero también hay lugar para la reflexión sobre el descenso a los infiernos del protagonista y sus deseos de venganza. Como dice el personaje del prisionero anciano, magnífico Richard Harris, la venganza “es un plato que se cocina muy a menudo, pero que raras veces se come”.

6/10
Doble contratiempo

2001 | Double Whammy

Un detective de policía neoyorquino sufre una crisis: su mujer y su hijo han muerto en accidente, y está convencido de que podía haber evitado una matanza en un restaurante. Comenzará a salir del hoyo cuando intenta ayudar a Juan, un muchacho problemático. Último largometraje escrito y dirigido por el responsable de Vivir rodando, que mezcla suspense, con drama e intriga, y describe personajes estrambóticos.

4/10
Traffic

2000 | Traffic

Proponerse “atrapar la realidad” de algo tan sinuoso y resbaladizo como el mundo de las drogas no es moco de pavo. Traffic lo consigue desde una visión global del problema, concentrándose hasta en el más mínimo detalle de un pequeño aspecto de todo el cuadro. Pero ahí no queda toda la gracia. Además logra una película entretenida y dinámica en la que el espectador tiene la última palabra, ya que éste recibe una narración desprovista de valoraciones: sólo hay hechos y consecuencias. Esa es su mayor virtud, la confianza en una estructura argumental sólida, sin resquicios, sustentada en tres historias diferentes unidas por un "leitmotiv" común: la droga y su infiltración en los ámbitos de la vida cotidiana.  Por un lado tenemos al zar antidrogas (Michael Douglas) que descubre en casa el devastador efecto del mal contra el que lucha: su hija está “enganchada” a la heroína. Por otro, dos agentes de la DEA vigilan los pasos de Helena Ayala (Catherine Zeta-Jones), inquieta por sacar a su marido de la cárcel y decidida a hacerse cargo de su criminal negocio de drogas. Por último, está la historia de Javier Rodríguez (Benicio del Toro, Oscar por este papel), un policía mexicano de la frontera que se mueve según su propio código de conducta, entre la corrupción y el mantenimiento de la ley. El conjunto fluye paralelo hasta ir coincidiendo puntos y desenmarañando los nudos de una red lanzada sabiamente para atrapar desde el primer minuto la atención. Para que no haya ningún cabo suelto al azar, la fotografía juega un papel fundamental para ubicar en todo momento a personajes y lugares, gracias a combinaciones de color y contrastes. En definitiva un puzzle excitante y desapasionado, un thriller dramático que retrata las complejas situaciones a las que conduce el letal “polvo blanco”.

7/10
Magnolia

1999 | Magnolia

Un joven se lanza al vacío desde la azotea de un bloque de viviendas. Al pasar a la altura de un piso le alcanza un disparo fortuito de su padre, que en ese momento amenazaba a su mujer con un arma. Un suicidio se transforma en asesinato. Son cosas que pasan. ¿Cosas que pasan? Se trata, en cualquier caso, de uno de los disparatados ejemplos con los que Paul Thomas Anderson, director y guionista de Magnolia, pretende hacer valer su máxima de que, en esta vida, hasta las cosas más extraordinarias son cosas que, sencillamente, pasan. Y viceversa; en las situaciones más corrientes aletea algo que las hace especiales. Un anciano moribundo; su joven esposa; el enfermero que le cuida. Una predicador del sexo para ‘machos’. Un policía en busca del amor. Un célebre presentador de televisión. Un niño prodigio de los concursos televisivos. Un adulto ex niño prodigio de ese tipo de concursos, acomplejado con su homosexualidad. Una mujer con traumas sexuales de la infancia. Todos viven en San Fernando Valley. Y existe un hilo invisible –junto a otro más visible, el de los lazos familiares– que une sus vidas. A lo largo de tres horas somos testigos de sus amores, compasión, odio, capacidad de perdón, complejos, ambiciones, máscaras… La película de Anderson, Oso de Oro en Berlín, cuenta con un magnífico guión: la historia progresa, hay buena definición de tipos humanos. Además los actores se portan, están bien dirigidos. A una buena narración sobre el papel se une una buena puesta en escena, fluida, y un buen uso de la música (magnífico y nada cursi ese encadenado de todos los personajes cantando la misma canción). Dentro de una visión más pegada al suelo que trascendente (pese a una curiosa lluvia del cielo que acontece bien cerca del final), el film se afana en dibujar bien las virtudes y miserias de los personajes, y domina un relativo optimismo sobre la capacidad redentora del amor y del perdón. Algunas de las situaciones planteadas no están exentas de crudeza. Pero, ciertamente, son cosas que pasan.

8/10
El halcón inglés

1999 | The Limey

Wilson (Terence Stamp) es un hombre maduro que sale de la cárcel y viaja desde Inglaterra hasta California en busca de la persona responsable de la muerte de su hija Jenny. Empieza a reunir pistas aquí y allá, que le conducen hasta un tipo que no es el típico villano que había imaginado. Steven Soderbergh, director de moda tras su doble nominación a los Oscar por Erin Brockovich y Traffic da muestras aquí de su increíble versatilidad, pues estamos ante un thriller con toques estilísticos “modernos”. Estructura narrativa compleja y turbios personajes conforman un film decididamente inquietante.

6/10
El coleccionista de huesos

1999 | The Bone Collector

Lincoln es un detective forense de Nueva York. Probablemente el mejor. Pero un accidente en acto de servicio le ha postrado en la cama, para siempre. Las ganas de vivir que le quedan en tal estado no son muchas. Sin embargo, un caso que conmociona a los habitantes de la Gran Manzana despierta su interés. Un psicópata está cometiendo distintos asesinatos, y deja las escenas del crimen sembradas de crípticos mensajes, sólo inteligibles para los iniciados en su mente perturbada. Amelia, una joven policía con increíbles dotes de observación, se va a convertir, en aras de resolver el caso, en las manos, los pies y los ojos de Lincoln. Se trata sin duda de una película de intriga, en línea con títulos como El silencio de los corderos. Los momento en que acontecen los hallazgos de distintos cadáveres son de una tensión muy efectiva. El film contó con el asesoramiento del detective Hal Sherman, que ha sido forense de la policía de Nueva York y ha investigado 1.900 escenarios de crímentes distintos. Pero el director, Phillip Noyce cree que el film va más allá del puro suspense: “Es una historia de renovación y resurrección. Dos personas se han dado por perdidas a sí mismas y se han dado por vencidas. Pero se encuentran el uno al otro y al final recuperan también la voluntad y el entusiasmo que habían perdido.”

5/10
Un romance muy peligroso

1998 | Out of Sight

Jack es un elegante atracador de bancos. Sus golpes los calcula con exquisito detalle y sin violencia innecesaria. Pero siempre le pillan por algún pequeño detalle. Después de uno de esos robos fallidos, va a dar con los huesos en la cárcel. Pero enseguida planea una fuga con otros dos presos. Cuando sale al exterior del penal, se encuentra casualmente con Karen, una agente del FBI, que espera en su coche. Ella trata de hacerles frente, pero con escasa fortuna. La toman como rehén, y hasta se obligada a "compartir maletero" con Jack. El caso es que, pese a la situación, Jack y Karen se caen bien. ¿Se trata de amor a primera vista? Una vez más es llevada al cine una novela de Elmore Leonard. El film tiene los ingredientes típicos de Leonard: delincuentes simpáticos, situaciones con ingenio, referencias cinéfilas... Leonard asegura que cuidó mucho el dibujo de los personajes (estupendos George Clooney y Jennifer López: "Lo más importante es desarrollar los personajes. No empiezo con un argumento. Empiezo con los personajes. Llego a conocerlos bien –qué suelen desayunar, qué tipo de calzado llevan– y ellos me ayudan a descubrir el argumento, que es algo que siempre viene después."

6/10
Snake Eyes (Ojos de serpiente)

1998 | Snake Eyes

Casino de Atlantic City. En su interior se celebra uno de los combates de boxeo más esperados del año. Tanta expectación levanta que el mismísimo Secretario de Estado de EE.UU. acude a verlo. Pese a las medidas de seguridad, ni el comandante Dunne ni el detective del casino Rick pueden evitar que unos desaprensivos asesinen al político en pleno combate. Tras el pánico inicial se pone en marcha la investigación con cierto caos, tratando de retener al público asistente. Acción, intriga y dos actores de indudable fuste: el asiduo al cine de acción Nicolas Cage, y el intérprete de carácter Gary Sinise. Mueve la cámara con auténtico virtuosismo Brian De Palma (Los intocables de Eliot Ness). ¡Atentos a los primeros 15 minutos del film, en que la cámara se mueve como una loca, sin un solo corte, metiéndose por todos los rincones del recinto, hasta llegar a un ring con más de 10.000 espectadores! ¡Alucinante! Luego la trama discurre por cauces más trillados, pero no faltan las sorpresas en este interesante y brillante ejercicio de estilo.

6/10
Acariciando la muerte

1998 | One Tough Cop

Bo Dietl es un policía especial. No es el típico agente de despacho; se crió en un barrio neoyorquino dominado por la mafia, su mejor amigo de la infancia es un gángster, se ha pateado todas las calles... A él y a su compañero Duke les toca resolver el caso de la brutal violación y mutilación de una monja en su convento de Harlem. El FBI también investiga; pero desconfía de Bo, por sus peculiares relaciones con el mundo mafioso. Film basado en la autobiografía de Bo Dietl, policía que el New York Magazine calificó de "el mejor detective de Nueva York". El propio Bo ha participado en la producción del film, y asegura que el guionista "captó la esencia de mi personalidad al cien por cien". Bruno Barreto, el cineasta brasileño responsable de la impactante Cuatro días de septiembre (fue candidata al Oscar), confiere fuerza a la historia. Destaquemos que este es un film de hermanos. Nos explicamos. Los protagonistas son Stephen Baldwin, hermano de Alec, y Chris Penn, hermano de Sean. Quizá sus "los otros" sean más populares, pero aquí ellos están estupendamente.

4/10
The Brave

1997 | The Brave

Debut en la dirección del actor Johnny Depp, que también protagoniza el film. Raphael es un ex delincuente, de origen indio, que malvive con su familia en un lugar perdido del desierto. Tan desesperado está el protagonista que acepta una sorprendente proposición: participar en una snuff-movie (películas en que se filman auténticos asesinatos), en la que perderá la vida. A cambio recibirá una importante suma de dinero, que podrá hacer llegar a sus seres queridos. La temática de las snuff-movies fue tratada con singular fortuna por Alejandro Amenábar en su primer largometraje, Tesis. Curiosamente, el protagonista de Ed Wood y Donnie Brasco ha escogido un tema semejante para estrenarse detrás de la cámara. Depp asegura que eligió dirigir este film porque "habla del mayor sacrificio que se puede hacer en esta vida. Nos pasamos la vida diciendo que seríamos capaces de morir por nuestra familia, que mataríamos por ellos. ¿Pero lo haríamos en serio? ¿Se puede llegar a querer tanto a alguien?". Se entiende que la historia atrayera al actor, e incluso que consiguiera convencer al mítico Marlon Brando para que hiciera un pequeño papel.

5/10
Boogie Nights

1997 | Boogie Nights

Eddie trabaja de camarero en un garito de moda. Un día conoce a un tal Jack, que lo convertirá en una estrella del cine "porno". El éxito, el dinero y el sórdido ambiente en que a partir de entonces comienza a moverse, hacen mella en su vida. Mark Wahlberg, Burt Reynolds y Julianne Moore son algunos de los componentes del atractivo reparto del film. La historia se adentra en un mundo miserable y que mina a las personas, el de la confección de películas pornográficas. Pese a obtener en su día tres nominaciones al Oscar y un Globo de Oro en la categoría de mejor actor secundario (Burt Reynolds) este sórdido film de Paul Thomas Anderson (Magnolia) deja notar el paso del tiempo y tiene cierto sabor rancio y "demodé".

6/10
Oz

1997 | Oz | Serie TV

Prestigiosa serie carcelaria producida por HBO que recoge la estancia de varios reclusos en una prisión de alta seguridad llamada Oswald State Correctional Facility. La serie se llama "Oz" en referencia al mágico mundo creado por L. Frank Baum, y de hecho uno de los módulos más significativos de la cárcel se llama Emerald City (Ciudad Esmeralda). Ahí hay un puñado de reclusos en un régimen experimental que ejemplifican todos los tipos humanos según razas, culturas, caracteres, religiones, etc. A lo largo de sus 56 capítulos, repartidos en 6 temporadas (1997-2003), la serie supone una denuncia clara del sistema penitenciario norteamericano, en donde parece generarse más corrupción que en libertad y donde la vida de los presos es terrible. En especial también se critica duramente la pena de muerte. Entre el reparto hay bastantes rostros conocidos, aunque no se trate de grandísimas estrellas. Destaca la presencia de la veterana Rita Moreno (West Side Story).

6/10
Pronto

1997 | Pronto

Se trata de una comedia que cuenta la historia del divertido corredor de apuestas de Miami Beach, Harry Arno, que se encuentra en problemas con varios peligrosos jefes de la mafia, por razones que desconoce y que le pillan por sorpresa. Cuando un mal día intentan matarlo, decide retirarse a Grecia y llevarse a su novia con él. Película que, a pesar de tener puntos fuertes muy característicos de un thriller, se narra usando un tono muy cómico. A pesar de estar protagonizada por Peter Falk (La princesa prometida), el film, estrenado en la pequeña pantalla, fue un fracaso que recibió una mala recepción tanto por parte del público como de la crítica.

4/10
El sustituto

1996 | The Substitute

Una joven profesora es brutalmente atacada por uno de sus estudiantes. Su novio, un soldado de élite que acaba de regresar de una misión secreta en Cuba, se hace pasar por el profesor sustituto de Jane para vengarse de sus agresores, apoyado por sus hombres. Sin embargo, topan con una peligrosa banda de narcotraficantes. Imaginativo producto de acción que cuenta con un sólido guión, y la profesionalidad del protagonista, Tom Berenger, que saltó a la fama por Platoon, de Oliver Stone y protagonizó películas como La sombra del testigo, de Ridley Scott.

5/10
La estación ardiente

1994 | The Burning Season

  Chico Mendes, un cauchero brasileño, lidera las protestas de su pueblo contra el gobierno, cuando éste pretende construir en la selva. Pero el proyecto está respaldado por poderosos personajes capaces de recurrir a la violencia para conseguir sus fines. En su último trabajo antes de fallecer, Raul Julia protagonizó este biopic televisivo de un personaje real, que cuenta con una correcta puesta en escena, y un reparto que incluye a ilustres latinos de Hollywood.  

4/10
Atrapado por su pasado

1993 | Carlito's Way

Tras haber pasado cinco años en prisión, un antiguo matón llamado Carlito Brigante (interpretado por Al Pacino) regresa a su barrio, el Harlem de Nueva York. Intenta emprender un camino honrado, pues siente que se le ofrece una segunda oportunidad en la vida, y pretende refugiarse en un lugar tranquilo con Gail, la mujer que ama. Sin embargo, su amigo David Kleinfeld, que fue su abogado defensor le propone un asunto ilegal que en un principio no parece peligroso pero que, poco a poco, se complicará más de lo debido. Muchos años después de la exitosa El precio del poder, Brian de Palma (Corazones de hierro) vuelve a dirigir en este film al brillante actor Al Pacino en uno de sus típicos thrillers, lleno de escenas de suspense parecidas a las del declarado maestro del realizador, Alfred Hitchcock.

8/10
El abogado del diablo

1993 | Guilty as Sin

Historia judicial, inferior a otras de su director, Sidney Lumet, como Doce hombres sin piedad o Veredicto final. Cuenta cómo una ambiciosa abogada ha de defender a un peligroso psicópata, acusado de asesinar a su mujer, y que en un primer momento parecía el clásico playboy. Cuando quiera abandonar la defensa será demasiado tarde.La historia no resulta muy verosímil, pero Lumet derrocha profesionalidad y logra un producto al menos digno. El guión de Larry Cohen sigue el modelo de filmes con asesino loco y la pareja protagonista es correcta. Las groserías están claramente de más.

4/10
Policías de Nueva York

1993 | NYPD Blue | Serie TV

Serie ambientada en las dependencias policiales neoyorquinas, se centra en la pareja de detectives compuesta por Andy Sipowicz y Greg Medavoy. El primero, veterano policía, tiene serios problemas con el alcohol, que hacen aún más difícil su fuerte carácter. El otro se ha forjado como detective aprendiendo de Andy, y atraviesa una crisis seria porque se está separando de su esposa, a la que todavía ama, pero a la que no sabe tratar. Todo arranca con Andy Sipowicz perdiendo los papeles ante un mafioso, y quedando en coma de un tiro tras diversos avatares. Mientras que Greg está estrechando lazos sentimentales con la agente Janice, enredada en turbios asuntos por culpa de su padre, también policía. La creación de Steven Bochco y David Milch destaca por el realismo con que se pintan las pesquisas policiales, y por lo bien hilados que están los dramas personales de los personajes con los casos que deben resolver. Recuerda en ese sentido a otras series como Canción triste de Hill Street, e incluso a la obra teatral llevada al cine por William Wyler Brigada 21. No faltan reflexiones, como la de lo fácil que puede ser aficionarse a la violencia, propiciada por el 'friend' David Schwimmer. Dennis Franz compone un personaje memorable, que es que ha da continuidad a la serie, pues David Caruso quedó fuera ya en la segunda temporada.

6/10
Sangre fresca (1992)

1992 | Innocent Blood

Los problemas de una mujer vampiro, que querría poder ser una persona normal. Landis se aleja bastante de películas como Un hombre lobo americano en Londres, y hace preguntarse si no se sobrevaloraron demasiado sus películas iniciales.

2/10
Colegas a la fuerza

1991 | The Hard Way

Nick Lang (Michael J. Fox) es un famoso actor de Hollywood que siempre ha hecho papeles de niño bueno y se siente incapaz de cambiar su imagen. Está convencido de que lo conseguirá si le dan el papel de un duro policía de homicidios, por lo que deja el mundo del cine para pasar un par de semanas junto a un auténtico policía, John Moss (James Woods), que está tras la pista de un peligroso asesino. El policía se niega a que le acompañe un aficionado, pero su jefe es admirador de las películas de Lang y le obliga a cargar con él. Hilarante comedia en la que Michael J. Fox se ríe de sí mismo y de su encasillamiento en papeles de adolescentes. En un estilo completamente opuesto, el excelente actor James Woods (Érase una vez en América) resulta perfecto en el papel de rudo detective. La dirección recayó en el artesano John Badham (Juegos de guerra).

4/10
Distrito 34: corrupción total

1990 | Q & A

Mike Brennan es el agente más admirado entre sus compañeros de la Gran Manzana de Nueva York. Es un fiel cumplidor de su deber, y un policía implacable. Una auténtica leyenda. En su última acción arriesgada, ha liquidado a un peligroso mafioso. El asunto no debería tener mayores consecuencias, pero Al Reilly (Timothy Hutton) se encarga del caso. Al Reilly es un abogado honesto que defiende la verdadera justicia a capa y espada. Reilly debe realizar el trámite de investigar el caso de Brennan y presentarlo ante el Gran Jurado como un "homicidio justificado". Es un procedimiento normal al que Brennan y sus compañeros están acostumbrados. Pero en el transcurso de sus investigaciones, Reilly descubre algunos asuntos turbios de Brennan, y el proceso se complica. Emocionante thriller, dirigido con eficacia por Sidney Lumet, artífice de Tarde de perros y Network: un mundo implacable. Un atractivo planteamiento, mediante el que Lumet nos introduce en su temática habitual: el análisis del sistema y el comportamiento de las personas que lo mueven. La película mantiene la tensión desde el principio hasta el final, apoyada por un brillante equipo de actores. La composición musical es del panameño considerado rey de la salsa: Rubén Blades.

4/10
Black Rain

1989 | Black Rain

Nick Conklin (Michael Douglas) es policía de Nueva York de armas tomar. Junto a su fiel compañero Charlie (Andy García), están a punto de resolver un peliagudo caso, en el que están mezcladas la mafia norteamericana y la japonesa. Consiguen detener a un peligroso y rebelde miembro de los "Yakuza", un despiadado grupo de la mafia japonesa. Cuando le escoltan hasta Japón para devolverlo a las autoridades de su país, pero allí el malvado delincuente consigue escapar, y jura vengarse de Nick y de Charlie. Estos deben trabajar junto a la policía japonesa para volver a poner las cosas en su sitio. Pero en el país del sol naciente, los métodos no son los mismos que en Estados Unidos. Película trepidante del director de Alien, el octavo pasajero y Blade Runner, dos películas que rompieron con los moldes de sus respectivos géneros. Emoción a raudales y un ritmo vertiginoso, con una atractiva trama que mezcla el honor, la lealtad y la venganza. Douglas y García forman un buen equipo. La oscura ambientación es soberbia.

7/10
Solo ante la ley

1989 | True Believer

Un abogado antaño defensor de causas relacionadas con los derechos civiles se ha reconvertido en picapleitos que lleva casos de narcotraficantes y demás gente de mal vivir. Pero cuando un recién licenciado se pone en contacto con él, se reavivan los ideales de antaño. Hasta el punto de que ambos se ocupan de defender a un joven coreano encerrado hace años en prisión por un crimen que dice no haber cometido. Entretenido thriller judicial, con la clásica pareja complementaria de "perro viejo" y "novato con sangre fresca", bien encarnada por James Woods y Robert Downey Jr. Dirige Joseph Ruben, especialista en intrigas como Durmiendo con su enemigo o El buen hijo.

5/10
Negocios de familia

1989 | Family Business

Jessie, Vito y Adam son padre, hijo y nieto. Los dos primeros han estado ligados a actividades delictivas, el tercero se han mantenido al margen de tales acciones. Hasta ahora. Pues se pone en marcha un robo en familia, que implicará a las tres generaciones. Una película con Sean Connery, Dustin Hoffman y Matthew Broderick, que se enmarca en el subgénero de comedia de robos, promete. Más si cuenta con Sidney Lumet tras la cámara. Pero el film, donde Vincent Patrick adapta su propia novela, resulta anodino en extremo, lo que se agrava con unos personajes que no despiertan demasiada simpatía.

4/10

Últimos tráilers y vídeos