IMG-LOGO

Biografía

William Fichtner

William Fichtner

63 años

William Fichtner

Nació el 27 de Noviembre de 1956 en East Meadow, Long Island, EE.UU.

Adrenalítico actor de carácter

09 Agosto 2013

Tiene carisma. Quizá nunca haga un papel protagonista, pero ha trabajado con grandísimos directores, en títulos de trepidante acción y tremendamente populares. Por si fuera poco, William Fichtner puede decir que uno de sus trabajos, "Crash", ganó el Oscar a la mejor película.

William Edward Fichtner, de ascendencia alemana, nació en la Base de las Fuerzas Aéreas Mitchel en Long Island, Nueva York. Sobra decir que su padre era militar, y también una de sus cuatro hermanas seguiría esa carrera. Curiosamente estudió justicia criminal, en Farmingdale State College, que más tarde le concedería un doctorado honoris causa. Se convirtió en actor gracias a su tutor en esa institución Don Harvey, que le llevó a ver una obra de Broadway, y le inoculó el virus de la interpretación, hasta el punto de que estudió en la prestigiosa Academia Americana de Arte Dramático en Nueva York.

Sus primeros trabajos le llevaron a la tele, series como As the World Turns (1987) y Los vigilantes de la playa (1989). En cine se le vería fugazmente en títulos de prestigio como Malcom X (Spike Lee, 1992) y Quiz Show (Robert Redford, 1994). Un rostro muy singular y fácilmente reconocible, de tipo duro que se diría que esconde algo, le convirtieron en actor de carácter ideal para títulos de mucha tralla, bélicos, de aventuras s o de ciencia ficción. Tampoco haría ascos al mundo del videojuego, prestando su voz para “Grand Theft Auto”.

En el capítulo del género fantástico le vimos en 1995 en Virtuosity y Días extraños, en esta última a las órdenes de Kathryn Bigelow. También ha desfilado por Contact (Robert Zemeckis, 1997), Armageddon (Michael Bay, 1998), Ultravioleta (2006), El caballero oscuro (Christopher Nolan, 2008) –breve pero intenso papel en la escena de apertura de atraco al banco– y Elysium (Neill Blomkamp, 2013) –un malvado hombre de negocios, frío como el hielo–. Ha estado dos veces en la guerra en 2001, repitiendo con Michael Bay en Pearl Harbor y en Black Hawk derribado a las órdenes de Ridley Scott. El alemán Wolfgang Petersen le dirigió en La tormenta perfecta (2000), y entre sus thrillers policíacos destacan Heat (Michael Mann, 1995) y Secuestro (1997). Además ha estado en una film ganador del Oscar a la mejor película, la coral Crash (2004).

Su rostro se hizo popular en la pequeña pantalla como persistente agente del FBI perseguidor de fugitivos en Prison Break (2007). Dos años antes había estado en el film carcelario El clan de los rompehuesos, remake desmejorado de Rompehuesos, el clásico de Robert Aldrich, como guardián sin muchos escrúpulos. Actor todoterreno y que no pare de trabajar, últimamente se le ha visto en El llanero solitario (Gore Verbinski, 2013), uno de los títulos más negativamente criticados entre los protagonizados por Johnny Depp.

Fichtner estuvo casado con la actriz Betsy Aidem, con la que tuvo un hijo. En 1998 contrajo matrimonio con la también actriz Kymberly Kalil, con la que tiene otro hijo, y que actualmente está retirada de la pantalla.

Filmografía
12 valientes

2018 | 12 Strong

Adaptación del libro “Horse Soldiers”, de Doug Stanton, que recrea la primera operación encubierta de Estados Unidos en Afganistán, post 11-S. El capitán Mitch Nelson ha conseguido un puesto de oficina, que le permitirá estar más tiempo con su familia. Pero cuando sobrevienen los atentados que conmovieron al mundo en 2001, solicita que le manden con sus antiguos hombres al frente, para combatir a los talibanes y desmantelar la organización terrorista Al Qaeda. Al mando de once soldados deberá buscar al general Dostum, un señor de la guerra uzbeco, con el fin de ayudarle a tomar Mazar-i-Sharif, ciudad de enorme importancia estratégica. Nicolai Fuglsig, reportero gráfico nacido en Dinamarca, se inició como realizador mientras cubría la guerra de Kósovo, cuando grabó metraje del que sacó un documental de 15 minutos. Tras el poco conocido largometraje de ciencia ficción Exfil, vuelve al terreno bélico con esta producción de Jerry Bruckheimer, especializado en filmes con mucha acción, por norma general ligeros y superficiales, como Dos policías rebeldes. Esto explica que se haya puesto el énfasis en las secuencias de combate, que están resueltas con la suficiente espectacularidad, y cierto realismo, se nota que el realizador conoce cómo es una guerra. El guión, en el que está involucrado nada menos que Ted Tally, oscarizado por El silencio de los corderos, se anota algunos tantos, por ejemplo al hablar de sacrificio patriótico, en militares capaces de dejar temporalmente a sus familias para acudir a la llamada del deber. Está bien resuelta la secuencia que recurre al humor para resumir la desorientación del ejército estadounidense en suelo afgano, cuando el uzbeco llama al enemigo, en plan Gila. En España se verá con cierta simpatía y esbozando una sonrisa que nuestra Elsa Pataky, unida a Chris Hemsworth, interprete aquí a su abnegadísima esposa en la ficción. En el reparto destaca Navid Negahban, conocido como el terrorista Abu Nazir de Homeland, que dota de cierta complejidad a Dostum, movido por la venganza, y los todoterreno Michael Shannon y Michael Peña, capaces de insuflar vida a personajes poco desarrollados por el guión. Por lo demás, el citado Hemsworth parece Thor con subfusil, y el resto de secundarios están desdibujados. Desentona sobre todo Numan Acar, un mulá de opereta exageradisímo al frente de los villanos.

5/10
O.G.

2018 | O.G.

Interesante muestra del subgénero de drama carcelario, dirigido con buen pulso por una mujer especialista en documental, Madeleine Sackler. Y quizá es el verismo bien llevado uno de los aspectos que más destacan en O.G., pues los filmes que transcurren en una prisión con frecuencia sucumben a efectismos fáciles. Louis es un afroamericano, preso convicto por asesinato, que ha pasado veinte años en prisión. Dentro de pocos días saldrá en libertad condicional. Trabaja en el taller de automóviles de presidio, y sus últimos días de estancia en la cárcel coinciden con la llegada de un nuevo interno, el joven Beecher, al que de algún modo toma bajo su protección, querría que no cometiera errores como el convertirse en pieza prescindible de las bandas rivales. Con ritmo tranquilo, el film aborda cuestiones de gran interés, bien insertadas en la trama, como la de las dificultades de una reinserción social tras permanecer tanto tiempo encerrado, y las dificultades del arrepentimiento, de perdonar y aceptar el perdón, que conforman una de las mejores escenas del film, en que Louis tiene un cara a cara con la hermana del hombre al que asesinó. Jeffrey Wright interpreta muy bien al protagonista, asume muy bien su envejecimiento prematuro, su deseo de cambiar de vida, y las presiones que recibe de distintas partes –otros presos, los guardianes que quieren su colaboración para evitar enfrentamientos, las víctimas– en esos últimos días de confinamiento.

6/10
Traffik

2018 | Traffik

El escuadrón del diablo

2018 | All the Devil's Men

Collins es un cazarrecompensas que viajará a Londres para encontrar a un miembro renegado de la CIA. Se adentrará entonces en una lucha con ex compañeros militares. Producto de acción a mansalva, con un guión muy poco profundo pero que da lo que promete: violencia y acciones militares. La película es intensa en este sentido y se sigue con interés, aunque la simplicidad de la propuesta es manifiesta y tampoco resulta visualmente espectacular. Gana enteros gracias a la presencia de actores reconocidos, como William Fichtner (Black Hawk Down) o Sylvia Hoeks (Blade Runner 2049). Cumple correctamente el protagonista Milo Gibson, desconocido hijo de Mel Gibson.

5/10
Krystal

2017 | Krystal

Hot Summer Nights

2017 | Hot Summer Nights

Independence Day: Contraataque

2016 | Independence Day: Resurgence

Han pasado dos décadas desde que la Tierra sobreviviera a aquella invasión alienígena, tras la que la conmemoración del 4 de julio se hizo extensiva como Día de la Independencia para todo el planeta Tierra. Los países aprendieron a superar sus diferencias y ahora viven en paz y armonía. Gracias a los restos de tecnología del enemigo que quedaron abandonados, la humanidad ha realizado grandes avances, sobre todo en cuanto a vehículos antigravitatorios y cazas de combate se refiere. Sin embargo, David Levinson, científico que dio con la solución a la amenaza, advierte de que el enemigo regresará un día. No es el único que piensa que esto puede ocurrir, pues el que fuera presidente entonces, Thomas J. Whitmore, está obsesionado con que el retorno se producirá. Lo que ha dejado claro a su círculo íntimo, que incluye a su hija, Patricia, y a Dylan, vástago del fallecido Steven Hiller, que ha seguido sus pasos como piloto del ejército. Sorprende que haya tardado veinte años en rodarse la secuela de un blockbuster que en su día recaudó más de 800 millones de dólares, sobre todo porque su máximo artífice, como director y guionista, Roland Emmerich, no ha buscado caminos nuevos precisamente; la mayor parte de lo que ha rodado desde entonces variaba muy poco, pues Godzilla, El día de mañana o 2012, sólo traían como novedad qué desastre reemplazaría a los extraterrestres a la hora de poner en peligro al mundo. Pero al final, el cineasta alemán ha cedido a las presiones de Fox, y retoma su mayor éxito. La falta de acuerdo con la principal estrella del original, Will Smith, no ha supuesto un gran quebradero de cabeza a la hora de componer el libreto. Su rol lo ocupa su vástago en la ficción, encarnado por el joven en alza Jessie Usher (Level Up), y con un par de llamativas fotos a gran tamaño que recuerdan al ‘difunto’, asunto zanjado. Por lo demás, repite el grueso del coral reparto, con Bill Pullman, Brent Spiner, Vivica A. Fox y Jeff Goldblum de nuevo en la piel de sus personajes, con el añadido de alguna joven promesa, Liam Hemsworth y Maika Monroe, y de alguna actriz prestigiosa, como la francesa Charlotte Gainsbourg. Aunque aquí hablar del reparto es lo de menos. No desentonan, pero tampoco tienen mucho tiempo para lucirse, ni sus personajes están demasiado desarrollados. Por ejemplo, se atisban posibilidades en la relación amor-odio Goldblum-Gainsbourg, pero queda reducida a pavesas. A un film de Emmerich se va a ver cómo explota el Puente de Londres, la Casa Blanca (de nuevo), etc., y eso sí que abunda. Se supone que en una secuela debe haber más explosiones que en el original, aquí resultaría imposible, en todo caso las mismas, así que como apunta el personaje de Goldblum… ¡las naves invasoras son más grandes! Quizás se echa de menos algo del humor voluntario (o involuntario) del original, pero nadie que pague una entrada se sentirá engañado. Emmerich sirve lo que se esperaba, entretenimiento ligero de verano para toda la familia. Tras dirigir la vilipendiada por la crítica Stonewall, en torno a una tragedia que incidió en el movimiento homosexual, el realizador proclamó a los cuatro vientos que en esta superproducción metería a una pareja gay. Sin embargo, todo se ha quedado en guiños, en la relación entre un soldado negro y un contable friki, que el grueso del público ni captará. 

5/10
Deuda de honor

2014 | The Homesman

A Tommy Lee Jones director –que aquí también tiene protagonismo actoral– le gusta el western singular, que puede tener resonancias existenciales para sus coetáneos: lo demostró con su peculiar Los tres entierros de Melquíades Estrada, y vuelve a hacerlo con Deuda de honor, donde a primera vista lo más llamativo es el protagonismo femenino. Esto último tampoco es algo que él invente, pues filmes como Johnny Guitar, 40 pistolas, Valor de ley en sus dos versiones, o Caravana de mujeres contaban con mujeres fuertes en lo que es un género que se considera genuinamente masculino. Aquí el film sigue a la solterona Mary Bee Cuddy, que vive sola en un pueblo de Nebraska sacando adelante su granja como puede, se trata de una existencia dura, en la que le ayuda ser una persona de fe. Otras mujeres no llevan la vida en el salvaje oeste con tanta entereza como ella, hasta el punto de que tres, que han enviudado o sobrellevan otras desgracias familiares, han enloquecido. En una reunión en la iglesia, acuerdan conducirlas al este, donde podrán recibir la atención que requieren. Mary Bee asume el reto, y en la tarea le va a ayudar Briggs, un buscavidas al que salva de un linchamiento. Será un viaje largo e incómodo, donde chocan los caracteres de ambos, aunque de alguna manera cada uno aprende del otro, van convergiendo. Deuda de honor adapta una novela de Glendon Swarthout, y su visionado resulta algo incómodo, parece difícil empatizar con los dos personajes protagonistas y sus respectivos aires de superioridad, ella desde su rigidez moral, él desde su posición de hombre de mundo. Tommy Lee Jones carga las tintas en la paradójica postura de unos personajes que se muestran generosos en su innegable egocentrismo. En los duros pasajes que muestran la locura y las decisiones en que está en juego la vida de las personas, algunos muy violentos y desagradables, domina un existencialismo amargo y pesimista, una suerte de fatalismo desesperanzado cercano al absurdo. Aunque se logra cierto ritmo, también puede detectarse un cansinismo circular y reiterativo, variaciones sobre la misma idea, esto es lo que le toca al ser humano, viene a decirse. Aunque hay un puñado de actores conocidos en el film, la presencia de Meryl Streep y Hailee Steinfeld es anecdótica, los reyes de la función son el propio Lee Jones y Hilary Swank, que componen bien a sus personajes, dentro de la limitación con que están trazados.

5/10
Ninja Turtles

2014 | Teenage Mutant Ninja Turtles

Michael Bay produce la revisión de las peripecias de los cuatro héroes del caparazón, procedentes del cómic independiente, y concebidos inicialmente por Kevin Eastman y Peter Laird para el público adulto, por su tono violento. Las viñetas dieron paso en 1987 a una serie animada suavizada para el público infantil, y a una franquicia de películas, compuesta por Tortugas Ninja, de 1990, dirigida por el 'videoclipero' Steve Barron, y dos secuelas. El mismo Bay también ejercía como productor en Tortugas ninja jóvenes mutantes, versión animada de 2007, que obtuvo un éxito limitado. En la nueva cinta de los galápagos, la reportera televisiva April O'Neil se resiste a que le encarguen repetidamente temas de poco calado, y se imagina a sí misma destapando grandes historias. Le llegará una oportunidad de oro cuando descubre que cuatro tortugas mutantes dirigidas por su maestro rata le plantan cara al Clan del Pie, que bajo la dirección del maquiavélico Shredder, siembran el terror en Nueva York. Además, estos héroes están relacionados con el pasado de la periodista. Ofrece al público, sobre todo al infantil, lo que se espera de las Tortugas Ninja, mucha acción, bromas, y referencias a la cultura popular, por ejemplo a las películas La guerra de las galaxias, y sobre todo al Superman de 1978, que parece haber servido de inspiración, por la relación entre la periodista y los superhéroes, y sus localizaciones en las alturas de los rascacielos, o en las cloacas junto al metro. Dirige Jonathan Liebesman, que como en sus cintas Invasión a la Tierra e Ira de titanes parece únicamente atento a los avanzados efectos, gracias a los cuáles las criaturas dejan completamente desfasadas a sus anteriores encarnaciones fílmicas, donde eran muñecos de la factoría de Jim Henson. Las Tortugas Ninja resultan esta vez más creíbles que nunca. Se explica claramente el éxito de la cinta, por encima de las previsiones más optimistas. Sin embargo, se echa de menos un guión más elaborado (¿por qué April O'Neil se deja despedir cuando tiene una foto que demuestra la existencia de las tortugas mutantes?) y con algo más de calado, y unos personajes más carismáticos (¿alguien encuentra al salir de la proyección algún rasgo distintivo de Leonardo, Donatello, Rafael y Michelangelo?). Asímismo, Megan Fox, procedente de los Transformers –también de Bay–, resulta tan explosiva como limitada en su interpretación, lo que supone un lastre teniendo en cuenta que es el único personaje humano con peso. En el plano interpretativo se salva el prolífico actor de carácter William Fichtner (Crash), ideal para su personaje, un magnate dudoso. Una curiosidad: por si el nivel educativo actual ha descendido, se recuerda en el film que los nombres de las tortugas corresponden a artistas italianos del Renacimiento.

4/10
El llanero solitario

2013 | The Lone Ranger

1869. El joven fiscal John Reid llega a un pueblo de Oeste, en Texas, lugar inhóspito, con la amenaza constante de los indios –ahora en paz inestable con el hombre blanco–, en auge gracias a la construcción del ferrocarril gracias al poderoso Sr. Cole. En el mismo tren viajan arrestados el asesino Butch Cavendish y el comanche Tonto, que van a ser juzgados. Pero antes Cavendish va a escapar, mientras que Reid y Tonto van a formar por casualidad un tándem que salvará la vida de milagro tras el accidente del tren. Una vez en el pueblo Reid contactará con su hermano Dan, hombre de acción que trabaja como Ranger para desgracia de su joven esposa Rebecca. John marchará con su hermano en busca del asesino fugado y de su banda, pero caerán en una sangrienta emboscada... A los pocos minutos de película, y sin ver los títulos de crédito, cualquier espectador será capaz de adivinar que detrás de esta superproducción están los mismos responsables de la saga iniciada por Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra, comenzando por el productor Jerry Bruckheimer, pasando por el director Gore Verbinski y siguiendo con el equipo de guionistas formado por Ted Elliott y Terry Rossio, al que aquí se suma Justin Haythe (Revolutionary Road). En realidad El llanero solitario sigue esquema tan idéntico de la trilogía sparrowiana que es como si Verbinski sólo hubiera cambiado las aguas del mar por las arenas del Oeste. En cuanto a tipologías humanas, ahí están el hombre blanco, justiciero a su pesar, y el salvaje comanche, unidos únicamente por su objetivo común; la diversificación de enemigos; la damisela en apuros entre ambos bandos; y, por supuesto, el botín (sólo que aquí el oro es cambiado por la plata). Al margen de cualquier obra anterior sobre los personajes creados para la radio en 1933 por George W. Trendle y posteriormente desarrollados para la televisión por Fran Striker, aquí los guionistas se las apañan para elaborar un guión sobre el inicio de la asociación entre el enmascarado justiciero y el comanche Tonto, un relato eficaz, aunque quizá algo enrevesado si se tiene que, a la postre, el argumento es simple. Hacia la mitad del film hay claramente un bajón de ritmo, como era de esperar dada su larga duración y la enorme dosis de acción del inicio de la película y a la absolutamente loca secuencia final, en donde asistimos a una ópera de efectos especiales, ritmo frenético, tiroteos y velocidad que no ofrece respiro. Es indudable que estamos ante un perfecto vehículo de entretenimiento, diseñado inteligentemente para la taquilla. Sin embargo, también lo es que se notan sus defectos. Tanto el prólogo como el epílogo resultan superfluos, y canta demasiado su sentido artificioso: servir de anzuelo para el público infantil. Pero, sobre todo, no funcionan bien y empiezan a ser cansinos los enormes contrastes tan típicos en las películas del equipo de Bruckheimer: por un lado, el vaivén continuo entre el humor infantil, tontorrón (al estilo Sparrow), y la seriedad, con algunas escenas violentas que llaman especialmente la atención; por otro lado, hay dosis de realismo cuando se requiere y luego fantasías de cuento de hadas poco digeribles; por último, los efectos especiales resultan demasiado anacrónicos en una ambientación tan clásica como el lejano Oeste, como ya se pudo comprobar en productos fallidos al estilo Wild Wild West. En este sentido, Verbinski homenajea puntual pero claramente a John Ford, con esas preciosísimas tomas de Monument Valley o con el grupo religioso cantando en el tren la legendaria “Shall We Gather At The River”, para luego olvidarse por completo de ese “mood” clasicista. Son remembranzas del "Far West" que terminan pronto para dar paso a enfoques más modernos, sin importar el territorio. En cuanto a los actores, contra pronóstico el que mejor está es probablemente William Fichtner (Black Hawk derribado), que encarna a un psicópata asesino con un rostro poco reconocible. Johnny Depp vuelve a ser Jack Sparrow –sólo que esta vez en lugar de pirata es indio– y genera serias dudas sobre si es capaz de hacer algo diferente. Por su parte, Armie Hammer (La red social) esta correcto, simpático, aunque le falta un poquito de empatía con la historia, con su personaje, con el tono... La chica, una guapa y poco conocida Ruth Wilson (Luther) está poco aprovechada. Se echa en falta además una banda sonora a la altura, aunque se recuperan ciertos ritmos clásicos de Oeste que cuadran la mar de bien.

5/10
Código Gerónimo: La caza de Bin Laden

2012 | Seal Team Six: The Raid on Osama Bin Laden

"Código Gerónimo" es el nombre en clave de una de las operaciones militares más importantes de la Historia: la caza de Osama Bin Laden. Un grupo de fuerzas especiales "U.S. NAVY SEALS" arriesgaron su vida en Pakistán para capturar al hombre más perseguido del mundo. Esta es la historia real de dicha misión.

4/10
Elysium

2012 | Elysium

Segundo largometraje escrito y dirigido por el sudafricano Neill Blomkamp también adscrito al género de la ciencia ficción, como su ópera prima, la sorprendente District 9, rodada tras una trayectoria de varios años como cortometrajista. La acción transcurre en el año 2154, cuando la mayor parte de la población vive en condiciones infrahumanas en la Tierra, gobernada por una élite despótica. Los pocos que pueden permitírselo viven a lo grande en Elysium, una estación espacial segura llena de urbanizaciones de gran lujo, y con el mejor sistema sanitario que quepa imaginar. A cambio de ser transportado ilegalmente allí, el desafortunado Max acepta la misión de secuestrar a un rico que visite el inframundo en que se ha convertido la Tierra por motivos de negocios; la idea es extraerle de su cerebro datos de sus cuentas bancarias. Algo no saldrá como se esperaba. Superior a otras superproducciones veraniegas, que anteponen la espectacularidad al contenido, Elysium está repleta de reflexiones de interés sin que por ello se descuide la acción, verdaderamente trepidante. Sobre todo, insiste en la crítica a la segregación de los individuos del primer film de Blomkamp, que era una clara metáfora del apartheid que se vivió en su país. En esta ocasión, todo está presentado de forma tan realista que parece plausible, pues por ejemplo la zona rica se llama Elysium, término que designa en inglés a los Campos Elíseos de París, mientras que en la paupérrima superficie de la Tierra y concretamente en Los Ángeles domina la presencia de latinos, que hablan en español. El film aborda temas como el despotismo a la hora de ejercer el poder, la solidaridad y la dignidad de cada persona, y el sacrificio, todo ello sin resultar pedante en ningún momento ni inaccesible para el público 'palomitero'. Además, Blomkamp aprovecha que cuenta en su primera cinta estadounidense con un presupuesto elevado, lo que le permite un diseño de producción vistoso y efectos especiales de primera. El aspecto de los robots, armas y naves resulta lo suficientemente fresco, frente a tantas producciones insulsas y convencionales que dominan las carteleras. No resulta sorprendente a estas alturas que tanto Jodie Foster –cada vez más selectiva en sus apariciones en la pantalla– como Matt Damon realicen trabajos de altísimo nivel. Pero además, el film cuenta con un elenco muy bien ensamblado de secundarios de diversas nacionalidades ideales para sus personajes, sobre todo el también sudafricano Sharlto Copley, protagonista de la anterior cinta del realizador, que en Elysium realiza un trabajo excepcional en un registro muy diferente, como villano psicótico. También brillan el estadounidense William Fichtner en el rol de ejecutivo de una megacorporación, la brasileña Alice Braga como amiga latina del personaje de Damon, el compatriota de esta última Wagner Moura (protagonista de Tropa de elite) como un contrabandista-pirata algo cínico pero carente de maldad, el tremendamente expresivo Diego Luna en el papel de inseparable socio del personaje central y la pequeña Emma Tremblay, que debuta como una niña enferma de leucemia.

7/10
La partícula de Dios

2011 | The Big Bang

El detective privado Ned Cruz se encuentra esposado y ensangrentado. Tres policías le acosan a preguntas acerca de por qué él está siempre allí donde los cadáveres abundan. Cruz comenzará a narrar la historia que recuerda, la cual tiene que ver con un cliente, peligroso ex convicto, que le encargó buscar a su novia, una tal Lexie Persimmon. Cine negro que quiere beber de los clásicos, especialmente literarios al estilo Hammett y Chandler. Antonio Banderas encarna al detective antihéroe, un tipo acostumbrado a llevarse los golpes y a aceptar todo tipo de trabajitos turbios encargados por gente más turbia todavía. El director Tony Krantz nos mete en atmósfera rápido, con el protagonista en la comisaría, contando una historia a la pasma, voz en off que se mezcla con la narración visual de los hechos, chistes a lo Marlowe –“a parte de un espejo no habrás visto en tu vida nada más estúpido”–, claroscuros continuos, colores hipersaturados  un poco al estilo viñeta, en un Los Angeles que parece fantasmal, con neones por doquier y violencia bruta, antros depravados y tugurios malolientes y, por supuesto, con las chicas de turno, misteriosas y seductoras. De todas formas La partícula de Dios cojea debido sobre todo a la historia, que comienza bien pero se va desarrollando por derroteros muy peregrinos, hasta desembocar en una trama tecnológica bastante estrafalaria que viene muy poco a cuento. Además se abusa en exceso del recurso a la voz en off y la puesta en escena, aunque con planos de gran belleza fotográfica, es la mayoría de las veces demasiado manida, artificial, de manera que hay un cierto toque de irrealidad que no le hace ningún bien al resultado. Por lo demás, aparte del protagonismo de Antonio Banderas, es llamativa la presencia de un variado plantel de intérpretes de primera categoría, aunque quizá estén poco aprovechados porque sus personajes son caricaturescos, enormemente tópicos.

4/10
Furia ciega

2011 | Drive Angry

Patrick Lussier, montador de Scream, obtuvo un gran éxito como realizador con el mediocre film de terror San Valentín sangriento. Por eso a continuación le han puesto al frente de una cinta de acción, de presupuesto medio, al servicio de Nicolas Cage. Milton, un hábil pistolero, busca a la secta de fanáticos que asesinó a su hija, con el objetivo de rescatar a su pequeña nieta, a la que tienen retenida. Por el camino se le une Piper, una camarera maltratada por su novio infiel, a la que Milton ayuda a defenderse de él. Por desgracia, Milton tiene siguiéndole los pasos a la policía y a un misterioso individuo conocido como El Contable, que hace gala de poderes sobrenaturales. Su principal defecto es el guión, que el propio Lussier ha elaborado junto con Todd Farmer, que le ayudó a componer el libreto de su anterior trabajo. Todo es bastante simple, los personajes no tienen entidad y se basa en una sucesión de tiroteos ridículos en los que el “prota” se salva de forma inverosímil. Para intentar compensar la falta de imaginación, se recurre al humor. En líneas generales recuerda a Machete, de Robert Rodriguez, donde los diálogos eran exageradamente malos, y se recurría a la violencia innecesaria y a los desnudos gratuitos, como homenaje a las películas de serie B. Pero Lussier tiene menos talento que Rodriguez, por lo que su cinta es aún peor. Nicolas Cage apenas se esfuerza por resultar creíble, aunque al menos le acompaña algún actor solvente, como David Morse, conocido por papeles como el vecino policía de Bailar en la oscuridad. A pesar del título que le han puesto en español, no tiene nada que ver con el film de Phillip Noyce que protagonizó Rutger Hauer en 1989.

3/10
Noche loca

2010 | Date Night

El director Shawn Levy continúa haciéndose un sitio entre los directores actuales de comedia más populares de la industria. Sus película Noche en el museo y su secuela figuran sin duda entre las más apañadas de su filmografía, una mezcla perfecta entre comedia loca, originalidad, efectos especiales y buenos sentimientos de toda la vida. Ahora sin embargo, da un giro demasiado marcado hacia otro tipo de comedia más gamberra (algunos dirán 'moderna'), basada demasiado a menudo en la picardía soez y los aspavientos tontunos, en este caso de la pareja formada por Steve Carell (Como la vida misma) y Tina Fey (Rockefeller Plaza), dos comediantes en alza. La historia presenta la vida ordenada y tópica de los Foster, un matrimonio acomodado que vive a las afueras de Nueva York. Phil y Claire tienen dos hijos y dos trabajos que les ocupan la mayor parte del tiempo. Salvo algunas cenas programadas para los viernes, sus vidas son de lo más aburrido y rutinario. Pero, tras la noticia de que un matrimonio amigo ha decidido divorciarse porque los cónyuges se llevaban tan bien como dos compañeros de piso, una noche que deciden hacer algo distinto: cenar en un restaurante chick de Manhattan. Y ante la perspectiva de tener que comer en la barra, ambos se hacen pasar por los Tripplehorn, otra pareja que había reservado mesa y que no han hecho acto de presencia. Lo malo es que a mitad de la cena unos desconocidos les abordarán y amenazarán con matarlos si no les dan cierto pendrive con información confidencial. Y ni que decir tiene que los Foster no tienen ni remota idea de a qué se refieren. Hay un fallo en el planteamiento del film, y es dejarlo todo al lucimiento de los actores, confiando que estén inspirados. Por momentos lo están, por supuesto -el graciosísimo jueguecito preferido de los Foster cuando salen a cenar, inventando las vidas de las personas; esa tronchante escena del regreso al restaurante, imitando a gente super “cool” o “in” o como se diga; los gags en torno al atractivo de Mark Wahlberg, etc.–, pero en general el guión de Josh Klausner es poco inspirado y demasiado tontorrón, con personajes de cuchufleta. Y aunque sin perder el tono de comedia intrascendente, cansa demasiado la insistencia en la grosería procaz y la guarrería, como en la interminable y aburrida escena del puticlub. Error más craso si cabe en una película presumiblemente amable y previsible y que se supone busca redescubrir el romanticismo de sus protagonistas.

4/10
The Underneath (Bajos fondos)

2009 | The Underneath

Michael vuelve a casa para asistir a la boda de su madre. Es un tipo de mucho cuidado que se largó de su lugar de origen abandonando a su mujer y a su familia y dejando tras de sí un rastro de problemas. La vuelta a casa supondrá el reencuentro con todo aquello que dejó atrás. Inicialmente, Michael parece que se ha convertido en el hijo pródigo. Pero, ¿será verdad que realmente ha cambiado? Película que supone uno de los primeros trabajos del polifacético Steven Soderbergh. Curiosamente, contó para su reparto con Richard Linklater, otro director y guionista reconocido y nominado al Oscar por su trabajo en Antes del atardecer.

5/10
Prison Break (4ª temporada)

2008 | Prison Break | Serie TV

Michael Scofield y Lincoln Burrows lograron que su complejo plan para escapar de la cárcel de Sona saliera bien. Ahora vuelven a estar en la calle. Ambos están decididos a vengarse de una vez por todas de La Compañía, la organización responsable de haberles destruido la vida. Ambos se enteran de que Sara sigue viva y tratarán de localizarla. Temporada final de la excelente serie, cuyos responsables decieron cortar para que los espectadores se quedaran con un buen sabor de boca. Reaparece la actriz Sarah Wayne Callies (Sara).

5/10
El caballero oscuro

2008 | The Dark Knight

El director Christopher Nolan (Londres, 1970) lleva una carrera cinematográfica fulgurante y es uno de esos raros cineastas que es adorado tanto por el público como por la crítica. Su prestigio es verdaderamente asombroso. Y es que desde su segundo film, Memento, su labor detrás de la cámara quedó encumbrada y sus posteriores películas no han hecho sino aumentar su caché, especialmente gracias a Batman Begins y al thriller "mágico" El truco final. Ahora sólo toca volver a asombrarse ante su impresionante talento, porque esta segunda película sobre el hombre murciélago supera en calidad al resto de su filmografía. Si El caballero oscuro no es una obra maestra absoluta el caso es que se le acerca bastante, y desde luego se trata seguramente de la mejor película sobre un superhéroe realizada hasta la fecha. Es la adaptación de un cómic, cierto, y en ese sentido habrá espectadores para todos los gustos, pero es de justicia afirmar que no hay fisuras en este film. Gotham está dominada por la mafia, pero el nuevo hombre fuerte de la política es el fiscal Harvey Dent (Aaron Eckhart), un tipo íntegro que se ha propuesto acabar con la criminalidad que asola la ciudad, y que además es el novio de Rachael Dewes (Maggie Gyllenhaal), la amiga de la infancia de Bruce Wayne (Christian Bale), alias Batman. Una de las mayores preocupaciones para el gobierno es la corrupción de la policía, pues prácticamente uno sólo puede fiarse del teniente Gordon (Gary Oldman), que es precisamente el mejor aliado es Batman, enemigo número uno de la mafia. Pero todo puede cambiar cuando aparece en escena Joker, un individuo siniestro y sin escrúpulos que se ofrece a la mafia para acabar con Batman. Nadie cree que ese psicópata con cara de payaso sea capaz enfrentarse con el hombre más poderosos de la ciudad. Pero están equivocados, el Joker es mucho más listo, sanguinario y peligroso de lo que parece. Una gran virtud del guión –escrito de nuevo por el equipo formado por Christopher Nolan y David S. Goyer, a quien se ha unido ahora Jonathan Nolan, hermano pequeño del director– es que mete en faena al espectador desde el primer fotograma y ya no le suelta hasta los títulos de crédito finales. No hay aquí apenas introducción, pues los personajes principales están suficientemente maduros de otros filmes como para resultar totalmente convincentes. Pero, justamente, la sabiduría narrativa de Nolan y del resto de guionistas se comprueba en las dos magníficas presentaciones de los dos nuevos personajes contrapuestos, el fiscal Dent y el Joker. Junto al guión –en verdad cuidadísimo, de una inusual variedad de giros para tratarse de la adaptación de un cómic– destaca la puesta en escena y la enorme capacidad de Nolan para crear atmósferas inquietantes. Como en Batman Begins, el ambiente de la película es tenebroso y agobiante, como corresponde a un thriller criminal de altos vuelos, y las escenas nocturnas siguen siendo la prioridad. Y Nolan logra que la tensión sea muy fuerte, con momentos de gran violencia –aunque sobre todo sugerida– y un uso sencillamente perfecto de la rítmica y desasosegante banda sonora de James Newton Howard y Hans Zimmer, siempre al servicio de la imagen. En cuanto a la acción, qué se puede decir... Es de lo mejor que se puede ver hoy en día, con momentos apoteósicos como la larga secuencia del túnel, rodada a un ritmo endiablado. Y pese a lo fácil que es aburrir cuando una película rebosa de acción por los cuatro costados, aquí la maravilla es que Nolan dice cosas, cosas muy interesantes, al tiempo que entretiene de veras. Hay en el film héroes y villanos, claro, pero sobre todo hay bien y mal, moralidad e inmoralidad, un fuerte sentido de la responsabilidad y de las propias limitaciones, la convicción de que el camino entre lo bueno y lo correcto no siempre es el mismo y tan fácil de tomar, y de que el margen que puede separarnos de la bondad o la maldad es tan fino como un papel de fumar. En conjunto, hay una emocionante visión de la épica del héroe, nada estereotipada. Además todos los personajes resultan complejos, verosímiles, muy alejados de los clichés fantásticos, a lo cual también ayuda que la ambientación de Gotham no parece provenir del cómic, sino de la realidad más pura, de cualquier metrópoli normal y moderna. Por último, todo el reparto está perfecto, equilibrado, pero es imposible no mencionar el increíble trabajo del malogrado Heath Ledger, muerto seis meses antes del estreno del film. El actor se ha ido a lo grande, entregando un testamento cinematográfico, tan excelso como triste y doloroso. Su personaje del Joker es absolutamente impactante (se recomienda escucharle en versión original), de una fuerza tan sobrecogedora que hace olvidar al mismísimo Jack Nicholson. Es con toda probabilidad la mejor interpretación de su carrera, y no sería nada raro que fuera nominado al Oscar. Sólo con la escena de su aparición en la reunión de mafiosos lo merecería.

9/10
Patinazo a la gloria

2007 | Blades of Glory

Comedia loca, de bajos vuelos y humor tontorrón, sobre dos patinadores artísticos que por cosas de la vida acaban formando la primera pareja masculina de patinaje sobre hielo. Y es que tres años antes, durante los Campeonatos Mundiales, su rivalidad echó por tierra sus buenos modales y acabaron enzarzados en una pelea. Debido a tal incidente fueron desposeídos de su medalla de oro compartida e invitados a abandonar la alta competición. Para su debut en el largometraje, Josh Gordon ha contado con un valor seguro en Will Ferrell, posiblemente uno de los mejores comediantes de Hollywood, aunque algunos no le soporten. Le acompaña el pazguato Jon Heder, a quien vimos hacer lo propio en la basurilla Cuestión de pelotas, comedia deportiva protagonizada por Ben Stiller, quien ejerce como productor en este film.

4/10
Prison Break (3ª temporada)

2007 | Prison Break | Serie TV

Michael ha sido encarcelado en Sona, una prisión panameña de máxima seguridad, en la que le acompañan T-Bag, Bellick y Mahone. Mientras, su hermano Lincoln descubre que Sara y su hijo serán asesinados si Michael no cumple un singular encargo. Deberá encontrar a un tal Whistler, que cumple condena en el mismo sitio que él y ayudarle a salir de la prisión. Michael decide cooperar y pondrá en marcha un plan para evadirse de Sona, donde los presos están a punto de amotinarse por culpa de la falta de agua. La tercera temporada de la exitosa serie mantuvo el nivel a pesar de la huelga de guionistas, que obligó a reducir el número de episodios a 13, en lugar de los 22 que estaban previstos, como en las temporadas anteriores. Supone un regreso al género carcelario de los primeros episodios, y va ganando en tensión conforme se acerca el desenlace.

6/10
Ultravioleta

2006 | Ultraviolet

A finales del siglo XXI, Violeta, asesina con poderes mutantes, se enfrenta con agentes del gobierno decididos a aniquilar a su raza. Kurt Wimmer, autor de la inédita Equilibrium, logra que se pase por alto la vacuidad del guión, y los surrealistas diálogos, con vibrantes secuencias de acción, y dignos efectos especiales. Evidentemente el film está hecho para que luzca tipo Milla Jovovich, quien asegura sobre su personaje: “Me enamoré de Violet. Me identifico con ella. Es un personaje de cómic, pero me identifico con ella como ser humano y con sus problemas, a pesar de que sean tan extremos”. Aunque uno tendería a relacionar el film con el anime japonés, o con la reciente Aeon Flux, el director no tiene rubor en afirmar que se inspiró en Gloria, película de culto de John Cassavetes, en que la protagonista debía proteger a un niño, testigo del asesinato de su familia.

3/10
First Snow

2006 | First Snow

Digno debut como director de Mark Fergus, coguionista de Hijos de los hombres, que retoma como protagonista a un personaje gris que, enfrentado a las circunstancias, acaba comportándose como un héroe. Jimmy es un vendedor que durante un viaje para reunirse con un cliente sufre una avería, por lo que debe permanecer en un pueblo desolado mientras le arreglan el coche. Para pasar el rato, acaba entrando en la caravana que sirve de consulta a Vacaro, un hombre que asegura que es capaz de leer el futuro. Jimmy se muestra escéptico y no se cree nada de lo que le dice Vacaro, que pronostica varios asuntos menores pero también intuye algo tan negativo que no quiere ni manifestárselo a su cliente. Transcurren unos días, y en vista de que las profecías se están cumpliendo, Jimmy se obsesiona con el tema. Decide regresar en busca de Vacaro que le confiesa la verdad. Está convencido de que morirá en cuanto llegue la primera nevada del año. Avisado de lo que le espera, Jimmy intentará cambiar su vida para librarse de la muerte. Se trata de un honesto thriller, en torno a la fatalidad y el destino sin grandes pretensiones, que ofrece exactamente lo que promete y está rodado con una factura que remite al mejor cine independiente estadounidense. Su autor juega bien la carta de mantener en todo momento el equilibrio entre una interpretación fantástica y otra realista, en la que el futuro no se puede predecir y al protagonista le han engañado. Además, Guy Pearce, estrella absoluta de la función, realiza un correcto trabajo.

5/10
Prison Break (2ª temporada)

2006 | Prison Break | Serie TV

El agente Alexander Mahone, del FBI, es el encargado de buscar y capturar a los ocho presos fugados de la prisión de Fox River, en Chicago. Mahone logra dar con uno, John Abruzzi, que está intentando vengarse del tipo que causó su encarcelamiento. Al no querer rendirse, Abruzzi es abatido a balazos. El resto de reclusos ha decidio irse cada uno por su lado. T-Bag logra hacerse con el dinero enterrado de DB Cooper. Lincoln va a buscar a su hijo. Por su parte, Sara, la doctora de la prisión, descubre que su padre ha sido asesinado. El final de la temporada anterior dejaba un gran interrogante en el aire. ¿Logrará Lincoln demostrar su inocencia y destapar la conspiración que causó su ingreso en prisión? Y aunque el creador de la serie, Paul Scheuring cierra algunas incógnitas, aporta nuevos personajes que esconden secretos, como el citado agente Mahone, y logra dar interés a secundarios que aquí protagonizan intensas subtramas.

6/10
El clan de los rompehuesos

2005 | The Longest Yard

Remake del mítico film carcelario de Robert Aldrich, que en su día protagonizó Burt Reynolds, que tiene un pequeño papel en la nueva película. El actor asegura: “Yo no quería hacer un cameo. Les dije: ‘Si van a ir a la luna, me gustaría estar en la nave.’”. Y así, encarna a un entrenador con más de una frase. En cambio, el papel principal es para un inesperado Adam Sandler, que aunque tiene ocasión de mostrar su lado cómico, se obliga a una mayor contención. Como es de imaginar, lo principal del adrenalítico título son las escenas de acción y violencia, al igual que ocurría en el original. Paul Crewe, jugador profesional de fútbol americano, va a dar con sus huesos en la cárcel por amañar el resultado de un partido de la liga. Una vez en presidio, el alcaide le presiona para que entrene a un equipo de presos, que se enfrentará al potente equipo de los guardianes del penal. A Paul no le apetece el plan, en parte porque sus nuevos ‘compañeros’ no le ven con buenos ojos. Pero en la práctica se ve obligado a aceptar el encarguito, al tiempo que, forzado por el jefe de los guardianes, advierte que no debe esmerarse demasiado en lograr la victoria; simplemente ofrecerá un pretexto para satisfacer el ego de los responsables de la cárcel, que así humillarán una vez más a sus "inquilinos".

3/10
Empire Falls

2005 | Empire Falls | Serie TV

Empire Falls es un pueblo de Estados Unidos del medio Oeste dominado por la rica cacique Francine Whiting, una dama con el corazón de hielo. A modo de culebrón, seguimos la vida de sus habitantes, gente de clase alta y gente de clase media baja, las relaciones entre ellos, los problemas familiares, el pasado y el incierto porvenir, son la base del argumento de esta miniserie llena de rostros conocidos y grandes actores de Hollywood.El eje central de la trama lo da Miles, el personaje de Ed Harris, que lleva 25 años regentando un restaurante, propiedad de Francine. Su esposa Janine le he pedido el divorcio, para casarse con Walt, un tipo mayor que ella, que regenta un gimnasio. Tick, la hija de Miles y Janine, es una adolescente sensible, con habilidad para la pintura. Rompió con un novio insoportable, y se muestra atenta con el rarito John, objeto de las burlas de los compañeros de clase. Hay más subtramas, hilos narrativos propiciados por distintos personajes -el poli resentido, el padre de Miles...-, pero sobre todo pesan sucesos del pasado que conciernen a los padres de Miles, secretos sepultados por el tiempo, que implicaron una relación inapropiada, ya que implicaba a uno de los pesos pesados de la clase alta de Empire Falls, y a una mujer de condición más modesta. Dirige Fred Schepisi (Seis grados de separación, El genio del amor), basándose en una novela de Richard Russo. Este autor parece haber tenido una especial relación con Paul Newman, ya que el actor que aquí, además de tener un pequeño papel, es productor ejecutivo, intervino en el film que adaptaba otra novela de Russo, Ni un pelo de tonto, además de en Al caer el sol, cuyo guión firmaba el escritor. El papel de villana sin fisuras es para la esposa de Newman, Joanne Woodward, estupenda en el trabajo con el que ha cerrado su carrera de actriz.

6/10
Historia de un secuestro

2005 | The Chumscrubber

Dean es un adolescente sin muchos horizontes vitales que vive en una zona residencial de California. Un día, descubre que Troy, su único amigo, se ha suicidado, y ni su madre parece demasiado preocupada por la noticia. Tres jóvenes delincuentes, que andaban con negocios ilegales con Troy, obligan a Dean a buscar unas drogas que éste ocultó en algún sitio. Debut en el largometraje del canadiense Arie Posin, que obtuvo buenas críticas con este retrato de la juventud marginal, en tono agridulce. Describe a los personajes de un barrio similar al de American Beauty, película que ha servido claramente como modelo para el director. Cuenta con Jamie Bell, protagonista de Billy Elliot (Quiero bailar), un buen actor, que está acompañado por Glenn Close. 

4/10
Los magnates del sexo

2005 | The Moguls / The Amateurs

Crash

2004 | Crash

¡Qué difícil es juzgar bien a las personas...! Y sin embargo, día a día, los seres humanos parece que no podemos sustraernos a emitir juicios críticos acerca de tal o cual actuación de nuestros semejantes. Y como somos egoístas, desconfiados, frívolos, cínicos y quizá solitarios, a menudo nuestras conclusiones resultan parciales y estrechas, cuando no claramente sesgadas por nuestros gustos y prejuicios. No tiene por qué ser así, pero la experiencia raramente nos demuestra lo contrario. C’est la vie, que dirían los franceses. Pues bien, que cualquier ser humano es capaz de lo mejor y de lo peor, de lo bueno y de lo malo, de la virtud y del pecado, sin importar su condición, su raza o su religión, es la gran verdad que transmite esta maravillosa y multipremiada película, que respira autenticidad por los cuatro costados. Su creador, Paul Haggis, se dio a conocer al gran público el año pasado con el guión de la también fantástica Million Dollar Baby, película durísima dirigida por Clint Eastwood. Ahora, además de escribir el guión de Crash, con la colaboración de Robert Moresco, también ha optado por ponerse detrás de las cámaras y hacer labores de producción. La jugada le ha salido perfecta y ahí están los Oscar conseguidos para demostrarlo. El hallazgo del cadáver de un muchacho durante una noche especialmente fría en la populosa ciudad de Los Ángeles, sirve de punto de arranque de un argumento que se retrotrae a las treinta y seis horas anteriores del fatal descubrimiento. Durante ese tiempo, el modélico guión de Haggis hará llegar al espectador –con apenas algunos trazos– los diversos caminos existenciales y las crisis de identidad de un amplio puñado de personajes, que quieren retratar –con las lógicas limitaciones de la realidad- la variada tipología de personas de una gran ciudad y por ende del mundo entero. Ahí están el fiscal del distrito y su esposa, con sus desencuentros y soledades; un policía con experiencia y su joven e idealista compañero; un tendero iraní y su hija médico; un cerrajero mexicano y su familia; un matrimonio acomodado de afroamericanos; dos agentes de la ley; dos jóvenes delincuentes... Gracias al guión y al montaje milimétrico las vidas de los personajes quedan relacionadas entre sí, un poco a la manera de Magnolia (1999), la apabullante película coral de Paul Thomas Anderson, aunque en el caso de Crash las historias sean más equilibradas y menos excesivas. La película, tan honda como sincera, es un monumento sobre la condición humana, con todas sus debilidades y sus esperanzas. Y por encima de todo, Haggis logra algo muy, pero que muy difícil hoy en día: emocionar casi hasta las lágrimas sin una pizca de sentimentalismo. Y hay que elogiar el completísimo reparto, lleno de actores conocidos, al igual que los aspectos más técnicos, como la fotografía de J. Michael Muro y la música minimalista de Mark Isham, que viene aderezada con las estupendas canciones “In the Deep”, de Bird York, y el excelente colofón “Maybe Tomorrow” de Stereophonics.

9/10
Julie vuelve a casa

2002 | Julie Walking Home

Julie Makowsky, hija de polacos emigrados a Canadá, encuentra a su marido, Henry, en la cama con otra mujer. Henry le suplica que le perdone, porque fue sólo una aventura de una noche, pero ella sufre una tremenda depresión. Para colmo de males, Julie recibe la inesperada noticia de que uno de sus dos gemelos padece un cáncer terminal. En un intento desesperado de ayudarle, Julie viaja a Polonia, el país de sus padres, en busca de un hombre que supuestamente puede curar a enfermos muy graves con sus manos. Deslumbrada ante este carismático personaje, Julia inicia con él un idilio extraconyugal. La polaca Agnieszka Holland (El tercer milagro, Washington Square) dirige una historia de infidelidad, con personajes más creíbles que los de títulos como Infiel y con una mirada que trata de ser en cierta medida esperanzadora. Además, el film sale ganando por la estupenda interpretación de Miranda Otto, actriz aún poco conocida, a pesar de que encarnó a Eowyn en Las dos torres y El retorno del rey.

4/10
Equilibrium

2002 | Equilibrium

En una sociedad futura, tras la III Guerra Mundial, existen unas normas muy estrictas respecto a las artes, pues la cultura, los libros y sentir emociones está prohibido. La gente ha de tomar una droga llamada 'Prozium', capaz de ocultar químicamente las emociones. El joven John Preston (Christian Bale) es un agente del gobierno que tiene la misión de perseguir y matar a aquellos que incumplan las normas, pero cuando pierde dicha medicina, Preston entrará en conflicto consigo mismo. Película de ciencia ficción que trajo discrepancias entre crítica y público, pues a los primeros les aborreció y a los segundos les encantó. El film se comparó con la saga Matrix, que tantos adeptos consiguió en 1999, pero en el caso de la película de los hermanos Wachowski hay mayor acción y más guión. Aquí se ofrecen buenas interpretaciones, ritmo adecuado y unos efectos especiales que dan la talla. La cinta, que no se estrenó en España, tiene un reparto solvente: acompañan al protagonista intérpretes como Emily Watson, Taye Diggs, Sean Bean o Angus Macfadyen.

6/10
Pearl Harbor

2001 | Pearl Harbor

El 7 de diciembre de 1941 el mundo entero se estremeció cuando la aviación japonesa descargó toda su furia contra la base estadounidense de Pearl Harbor, en Hawai. Cerca de 3.000 personas perdieron la vida y el ataque significó la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. Ahora 60 años después estos hechos se recogen en la filmación más cara llevada a cabo por una sola productora. Para lograr los mejores resultados se contrató al director Michael Bay, un auténtico especialista en películas de acción de gran presupuesto, artífice de éxitos como Armageddon o La Roca. El guión corre a cargo del reputado Randall Wallace y narra la historia de Rafe (Ben Affleck) y Danny (Josh Hartnett), dos amigos de la infancia que aprendieron a volar en aviones fumigadores y que pasado el tiempo entran a formar parte del cuerpo de pilotos del Ejército del Aire de los Estados Unidos. Ambos van a parar a la base de Pearl Harbor, y allí Rafe se enamora de Evelyn (Kate Beckinsale), una bella enfermera que sirve a la Marina. Pero Rafe es un atrevido idealista y no duda en alistarse en el Escuadrón del Águila, un grupo internacional que junto a los pilotos británicos plantaron cara en el aire a los alemanes durante la Batalla de Inglaterra. Se trata de una misión extremadamente arriesgada. Él lo sabe: la diferencia entre un combate real y la vida de un soldado en Hawai es abismal. Y por eso mismo no ha contado con Danny, cuya vida quedará asegurada en los tranquilos parajes de Hawai, y el cual, en compañía de Evelyn, esperará el feliz regreso de su mejor amigo. Pero, por entonces, los japoneses ya planean un ataque que cambiará la historia de Estados Unidos y del mundo entero. La película es una demostración del poderío cinematográfico de Hollywood. Las escenas bélicas son de una verosimilitud soberbia. Hay planos a un tiempo espectaculares y terribles, como el del portaviones hundiéndose con una agónica carga humana en su interior. Entre Ben Affleck y Josh Hartnett (¡vaya descubrimiento de actor!) hay la química suficiente como para encender la pantalla durante la primera hora. Y es que, en el fondo, por encima de las escenas de acción, de factura insuperable, Pearl Harbor es una película sobre la amistad y la lealtad, el valor y el patriotismo. Vamos, que al final uno tiene tentaciones de exclamar a pleno pulmón: “God Bless America”.

5/10
¿Qué más puede pasar?

2001 | What's The Worst That Could Happen?

No, no es el anillo único, de cuya destrucción debe encargarse Frodo en El señor de los anillos. Se trata del anillo de la suerte de Kevin, ladrón profesional que es pillado in fraganti en la casa de Max, un multimillonario. Éste, más chulo que un ocho, no sólo consigue la restitución de lo robado, sino que aduce que un anillo que lleva Kevin es también suyo. De modo que se queda con la joya, creyendo quizá aquello del refrán “Quien roba a un ladrón, tiene cien años de perdón”. Pero la cosa no va a quedar así, no señor. Y empieza una guerra sin cuartel entre los dos. Sam Weisman, responsable de ese “tarzán” de pacotilla llamado George de la jungla articula una comedia con algunos momentos hilarantes. Para lograrlo tiene a dos actores auténticos especialistas en comedia: Martin Lawrence (Condenados a fugarse, Dos policías rebeldes) y Danny DeVito (La guerra de los Rose). Asegura el director que “hay una escena en la película (y no voy a decir cuál es) en la que mi risa se oye en la pantalla”. Así que, ¡atentos!

3/10
Black Hawk derribado

2001 | Black Hawk Down

1993. Somalia es un país deshecho. Los señores de la guerra campan a sus anchas y no hay quien ponga un poquito de orden. Los americanos deciden intervenir. Una operación rápida, que descabece al tirano Mohamed Farrah Aidid de dos de sus lugartenientes. La intención es buena, pero el plan es un desastre. Dos helicópteros Black Hawk caen a tierra, y el rumbo de la operación cambia por completo: ahora de lo que se trata es de rescatar con vida a los soldados americanos atrapados. Los soldados de élite americanos, Ranger y Delta, se aprestan para la difícil papeleta. Durísimo film bélico basado en un libro de Mark Bowden, que sacrifica el retrato detallado de los personajes con la intención de mostrar, sobre todo, cómo las pasa uno en el fragor del combate. Las balas y los misiles silban, nunca hemos escuchado más de cerca las explosiones. Ridley Scott cambia los campos de batalla de Gladiator por unos más modernos pero no menos cruentos. Y en todo momento sabemos qué se cuence, dónde estamos situados en la batalla. Apoya al director inglés el especialista en superproducciones Jerry Bruckheimer, que ya apadrinó otro título bélico, Pearl Harbor. Como fue imposible rodar en Somalia, hubo que buscar otro marco adecuado, y el ideal resultó ser Marruecos.

7/10
Todos la querían... ¡muerta!

2000 | Drowning Mona

Mona ha sido asesinada. Hay 460 sospechosos: los habitantes de Verplank, un pueblecito yanqui donde nunca ha ocurrido nada... hasta ahora. El sheriff investiga, y lo curioso es que todo el mundo parecía tener motivos para acabar con Mona. Comedia negra, con algunos gags hilarantes, cuyo estilo se ha definido como un cruce entre los hermanos Coen y John Waters. Danny DeVito protagoniza y produce esta película que cuenta con un reparto bastante apañadito, donde destaca Bette Midler o Neve Campbell, entre otros.

5/10
La tormenta perfecta

2000 | The Perfect Storm

Gloucester es el puerto pesquero más antiguo de EE.UU. Pero en 1991 la población de peces de los Grandes Bancos estaba en franco declive, debido en parte a la pesca de arrastre industrial. Pero algunos pescadores se resistían a dejar su noble oficio, y se adentraban mar adentro en el Atlántico. Lo que no saben el capitán Billy Tyne y sus hombres del Andrea Gail es que está a punto de desencadenarse la llamada “tormenta perfecta”, en la que un huracán está a punto de colisionar con dos frentes increíbles. George Clooney, el protagonista, estuvo tres semanas saliendo en barco para acostumbrarse a su manejo: “Por suerte, no destruí el muelle, que es algo que se pide encarecidamente a cualquier capitán que no haga. Practicamos algo de pesca de altura y pasamos algunas noches en el mar, lo que me dio la oportunidad de apreciar el modo en que se ganan la vida los pescadores.”

5/10
Pasión por vivir

2000 | Passion of Mind

A Martha le ocurre algo muy extraño. Viuda, vive en la campiña francesa con sus dos hijas. Pero por las noches, mientras duerme, vive otra vida: se convierte en Marie, una agresiva agente artística que reside en Nueva York. En un momento dado, el amor irrumpe en ambas vidas. El problema es: ¿cuál de las dos vidas es la auténtica? El director de la peculiar película Ma vie en rose ha tratado de hacer un vehículo que permitiera recuperar a Demi Moore la estrella perdida (sus últimos films no es que hayan sido un exitazo de taquilla que digamos). Hay que reconocer al film su lograda atmósfera mágica, y una historia que se sale un poco de lo habitual.

4/10
Armageddon

1998 | Armageddon

Un asteroide se dirige hacia la Tierra. En pocos días podría acabar con todo rastro del ser humano, como ocurrió muchos años atrás con los dinosaurios. ¿Qué hacer? Expertos de la NASA, consejeros presidenciales y estrategas militares se devanan los sesos. La única idea que podría funcionar es enviar una nave tripulada hasta el meteorito. Allí habría que hacer un agujero a una profundidad adecuada, e introducir en su interior un explosivo nuclear. La explosión debería romper el asteroide en mil pedazos, que tomaran una trayectoria no mortífera. ¿Pero quién es capaz de hacer un agujero lo bastante profundo para que la misión tenga éxito? ¡Está clarísimo! Expertos perforadores que buscan petróleo en los fondos oceánicos. Y el mejor es Harry S. Stamper (un Bruce Willlis tan duro como siempre) y su equipo. El problemas es que, aunque son muy buenos en su trabajo, son algo "bruticos". No en vano, el director Michael Bay ha definido la película como una especie de Doce del patíbulo del espacio, en referencia al célebre film sobre un grupo de reclusos que realizan una importante misión, enmarcada en la Segunda Guerra Mundial. Acción trepidante desde el minuto uno. El inconfundible estilo de Michael Bay (un bombardeo de planos que apenas duran más de dos segundos cada uno) ayuda a crear ese ritmo apabullante, que deja sin aliento. Así es esta película. Desde la furia incontenida de Bruce Willis al descubrir a su hija líada con uno de sus hombres, pasando por la secuencia en la estación espacial rusa, hasta llegar al asteroide. Y por supuesto que no faltan algunos fragmentos de asteroide, que destruyen ciudades y monumentos emblemáticos de todo el mundo. Si la reciente Deep Impact se centraba en los sentimientos de los personajes, los responsables de Armageddon apuestan sin dudarlo por el espectáculo con enormes dosis de adrenalina. Eso no implica que hayan descuidado el argumento, que ha contado con todo un batallón de prestigiosos guionistas: Jonathan Hensleigh y Scott Rosenberg (Con Air (Convictos en el aire)), Robert Towne (Chinatown, Marea roja), Tony Gilroy (Medidas desesperadas), J.J. Abrams (A propósito de Henry) y Ann Biderman (Las dos caras de la verdad). En el reparto tampoco se han regateado esfuerzos. Al imprescindible Willis hay que añadir a Ben Affleck (coganador de un Oscar por el guión de El indomable Will Hunting), Liv Tyler, Billy Bob Thornton, Steve Buscemi, Will Patton... Un reparto atractivo y a la vez arriesgado, que funciona perfectamente.

5/10
Secuestro

1997 | Switchback

Un agente del FBI persigue a un asesino en serie. Poco a poco se demuestra que su interés es personal: el psicópata tiene secuestrado a su hijo pequeño, y mantiene con él una especie de macabro juego. Suspense a raudales en este cinta protagonizada por Dennis Quaid y Danny Glover. El director consigue trenzar bien los distintos hilos de su historia.

4/10
Contact

1997 | Contact

Ellie, tras la muerte de su padre y una infancia solitaria, ha dedicado toda su vida al estudio de la ciencia. Especializada en radioastronomía e integrada en el programa SETI, está obsesionada por la búsqueda de formas de vida inteligente de origen extraterrestre. Un día sus esfuerzos se ven recompensados, por la recepción a través de un satélite de un mensaje codificado de origen desconocido. Gran película de ciencia ficción, basada en la novela escrita por el científico Carl Sagan. Dirigida por Robert Zemeckis (oscarizado por Forrest Gump) cuenta con unos magníficos efectos especiales, y una esplendida interpretación a cargo de Jodie Foster y Matthew McConaughey. En cualquier caso, Contact no defraudará a los admiradores de la mítica Encuentros en la tercera Fase, auténtica precursora de esta película.

5/10
La trampa del caimán

1996 | Albino Alligator

Un grupo de delincuentes, tras realizar un robo son perseguidos por la policía. Deciden esconderse en un bar y tomar como rehenes a todas las personas presentes en el local. El tiempo pasa y se dan cuenta de que tienen todas las salidas ocupadas y que la salvación se torna cada vez más complicada. Así que se deciden a negociar un trato. Sin embargo, mientras idean cuál es el mejor plan para escapar, se dan cuenta de que una persona del local es algo más que un simple rehén. Debut en la realización del actor Kevin Spacey. Logra un sólido producto acerca de tres delincuentes, dos hermanos, que se refugian en un pequeño bar que data de los años de la ley seca. Sus escasos clientes se convierte en rehenes al rodear el lugar la policía. El director crea una tensa y claustrofóbica atmósfera, gracias a un sólido guión con una progresión bien hilvanada, y a unos magníficos actores –Matt Dillon, Gary Sinise, Faye Dunaway, Joe Mantegna, Vigo Mortensen…–. Uno de los personajes, enigmático, depara algunas sorpresas. El final, pesimista, quiere reflejar las debilidades de la naturaleza humana, aun de aquellos –Faye Dunaway, aferrada siempre a las cuentas de su rosario– que se apoyan en sus creencias religiosas. El grandísimo actor Kevin Spacey (Sospechosos habituales, Seven, Negociador, American Beauty) da muestras de un talento poco común al dirigir este intenso y violento thriller de accción y suspense. Todo el reparto está a la altura, pero hay que mencionar en especial a Gary Sinise (De ratones y hombres, Forrest Gump, Apolo 13) y a la veterana actriz Faye Dunaway.

5/10
Días extraños

1995 | Strange Days

A punto de cambiar de milenio, Lenny Nero (Ralph Fiennes) es un ex policía que trafica con cintas de recuerdos, proporcionados por la más avanzada tecnología. Una conocida suya es asesinada y alguien le envía la grabación de su muerte, por lo que Lenny intentará por todos los medios descubrir quién está detrás del crimen. Para ello sólo cuenta con la ayuda de Marce, una agente de seguridad y de su amigo Max. Lenny tiene la certeza de que su ex novia, Faith puede ser la próxima en morir. Espectacular mezcla de thriller y ciencia ficción, con unos personajes bien trazados, un rasgo habitual en la obra de la realizadora Kathryn Bigelow (Acero azul, Le llaman Bodhi). El guión de la cinta está escrito por el que entonces era el marido de la realizadora, James Cameron (Terminator, Mentiras arriesgadas, Titanic).

4/10
Heat

1995 | Heat

Una sofisticada banda de ladrones realiza un robo de enorme audacia. Neil McCauley (Robert De Niro), su cabecilla, es un hombre inteligente, que prefiere evitar crueldades innecesarias, pero de una gran frialdad que cultiva a propósito. Por ello trata de evitar implicarse demasiado a fondo en sus relaciones con las personas: para estar libre de ataduras. El golpe recién cometido lo investiga Vincent Hanna (Al Pacino), un concienzudo policía, a quien su excesiva implicación en el trabajo causa problemas afectivos: se ha divorciado en dos ocasiones, y su esposa actual, a pesar del amor que le profesa, comienza ya a estar algo quejosa. Michael Mann escribe y dirige un film complejo, tanto de estructura como de producción y realización. El director había demostrado su capacidad para conjugar espectáculo de acción e historia de interés humano en El último mohicano. Mann vuelve aquí por los mismos derroteros, pero con mayor acierto, gracias también a unos cuantos momentos intensos, muy bien planificados. No sólo es capaz de coreografiar los robos y persecuciones con la misma o mayor efectividad que cualquier “jungla de cristal”, sino que sabe introducirlos en una historia de entidad, en la que se dibujan dos personajes principales: el ladrón y el policía, los cuales, a pesar de estar en bandos opuestos, tienen más de un punto en común. La idea de introducir un improbable encuentro entre los dos, antes del enfrentamiento final, se revela audaz y eficaz para mostrar esa proximidad. Sin duda que la presencia de dos actores enormes, De Niro y Pacino, contribuye a elevar éste y otros momentos del film. Y es que uno de los grandes aciertos de la película es el muy meditado reparto. A pesar de algunas pegas en personajes poco dibujados –un negro que trata de reinsertarse, la hijastra del policía–, la película funciona muy bien en líneas generales. Hay violencia, pero no regodeo en la misma, y un tratamiento casi siempre contenido de lo morboso. Varias subtramas están desarrolladas con acierto, ya sean las más puramente policíacas, o las que presentan a unos delincuentes y policías en los que late el deseo de llevar una vida familiar normal: poder estar con alguien, compartir lo bueno y lo menos bueno... Pero se trata de personajes con sentimientos contradictorios. Un trabajo para servir a la sociedad, puede no llenar la vida propia y de los que la rodean... El deseo de dejar un determinado estilo de vida no es fácil... Pueden no lamentarse determinados comportamientos bajo el escudo de un sentido fatalista de la vida... El sentimiento de venganza puede dar al traste con decisiones previas... Al final siempre llega en la vida el momento de optar, y cuando a Nel se le presenta –uno de los momentos más excitantes del film no le resulta nada fácil. Dante Spinotti ha fotografíado la película. A él se debe una atractiva visión nocturna de Los Ángeles, iluminada como un maravilloso y enorme árbol de Navidad. También se revela como muy importante su función en la secuencia del clímax, que transcurre en un aeropuerto, y en el que el constante encendido y apagado de las luces para el despegue y aterrizaje de aviones se convierte en una buena metáfora del mundo de luces y sombras en que se mueven los protagonistas.

7/10
Virtuosity

1995 | Virtuosity

Thriller de ciencia ficción que juega a la dualidad del mundo de carne y hueso y del mundo cibernético, en otra dimensión. El argumento habla de un personaje creado por ordenador, llamado SID 6.7, un criminal malévolo utilizado como entrenamiento de oficiales de policía. Los problemas llegan cuando este personaje cruel y sádico escapa del ciberespacio y se establece en el mundo real. Un policía intentará pararle los pies. La película quedó antigua al poco tiempo de su estreno. El guión efectista e inverosímil perdió por KO contra al gran reparto encabezado por Denzel Washington y Russell Crowe. Una pena.

4/10
Quiz Show (El dilema)

1994 | Quiz Show

Las películas de Robert Redford tienen la característica de ser diferentes y de explorar con profundidad aspectos importantes del ser humano. En Quiz Show, nominada a cuatro Oscar, indaga en el afán de lograr la fama, en la honestidad y en el poder de los medios de comunicación. Ralph Fiennes (La lista de Schindler, El paciente inglés) y John Turturro (Barton Fink) interpretan a dos concursantes enfrentados en un programa de preguntas: el veintiuno. Hay mucho dinero en juego y cuando comienzan a surgir rumores de que las respuestas están amañadas surge un escándalo que salpica a la cadena de televisión y sobre todo hiere la honestidad de los concursantes. Memorables interpretaciones, entre las que hay que destacar la del veterano Paul Scofield (Un hombre para la eternidad), en un papel memorable como padre del principal concursante implicado. Una radiografía dura de la vida moderna, en uno de sus aspectos más característicos, el de los medios de comunicación, y con la firma inconfundible de Robert Redford. El film está basado en hechos reales.

7/10

Últimos tráilers y vídeos