IMG-LOGO

Biografía

David Costabile

David Costabile

David Costabile

Filmografía
Los archivos del Pentágono

2018 | The Post

Una película más dentro de la amplia tradición del cine periodístico estadounidense, en donde son puntas de lanza los clásicos Primera plana o Todos los hombres del presidente y filmes más recientes como Matar al mensajero o Spotlight. Tiene en común con la laureada película de Lumet sobre el “watergate” la época en que transcurre la acción, el hecho de que se trate de una historia real y el protagonismo del medio más emblemático cuando hablamos de investigación periodística, The Washington Post, aunque en Los archivos del Pentágono el quid de la cuestión no es tanto la indagación sobre una historia oculta, sino las dificultades, dudas y peligros de publicar información sensible. Está en juego la misma esencia del periodismo, la libertad de prensa frente a los abusos del sistema, valores que abandera con orgullo la constitución de Estados Unidos. Al principio de la década de los 70 The Washington Post está en serias complicaciones económicas. No le queda más remedio a su editora, Katherine Graham, que asumir su salida a bolsa y recibir inversiones que hagan evolucionar el Post de un periódico local y familiar a un gran medio global. En esta situación el director del diario, Ben Bradlee, sigue de cerca qué hace su competidor The New York Times. Cuando éste publica un artículo acerca de un informe gubernamental que cinco años atrás denunciaba la situación en la Guerra de Vietnam, cosa que fue acallada por el gobierno –con los presidentes Johnson y Nixon a la cabeza–, Bradlee perseguirá el hilo de una noticia que, intuye, podría conmocionar al país entero. El mérito del guión de Josh Singer –forjado en películas de línea similar, como El quinto poder o la citada Spotlight– es haber logrado una narración de enorme fluidez que se despliega como si se tratara de una película de intriga. Y eso cuando en realidad todo gira en torno a algo tan simple (y a veces tan difícil) como tomar una decisión. De atrapar al espectador se encarga la genialidad de Steven Spielberg, que sabe usar como nadie la banda sonora de John Williams para generar inquietud y que concibe algunas escenas con una impresionante maestría, al alcance de muy pocos, como la de la advertencia de la amenaza de desacato, la reunión final en casa de Graham (ese reloj, esa rotativa) o la conversación telefónica a varias bandas en casa de Bradlee, quizá el mejor momento de la película. Spielberg ofrece con su film un explícito homenaje al periodismo clásico, al mundo del papel impreso –primer eslabón en la cultura, se dice en el film–, de los reporteros y sus fuentes, pero le da tiempo a tocar otros temas interesantes: la ineludible responsabilidad moral en la información; la no injerencia de los propietarios en el trabajo periodístico; la incipiente y difícil llegada de las mujeres a puestos de alta dirección; e incluso el vínculo esencial que comparten todos los medios, aun cuando compitan como leones en las calles. Aunque se trata de una película bastante coral, con secundarios de renombre como Bruce Greenwood y Bradley Whitford, resulta simplemente perfecta Meryl Streep (Kay Graham) en su papel de mujer frágil y valiente cuya labor al frente del Post inspiraría a tantas mujeres para llegar a puestos directivos, mientras que Tom Hanks (Ben Bradlee) demuestra una vez más su camaleónica capacidad de convicción.

7/10
Billions (2ª temporada)

2017 | Billions | Serie TV

Después de ser derrotado hábilmente, el brillante rey de los fondos especulativos Bobby ‘Axe’ Axelrod se ocupa y usa sus enormes recursos para vengarse del despiadado fi scal de distrito Chuck Rhoades. Chuck se encuentra bajo investigación, pero a pesar de las difi cultades, el fi scal todavía tiene algunas cartas que jugar y pronto Axe entenderá que el dinero no puede comprarlo todo.

13 horas, los soldados secretos de Bengasi

2016 | 13 Hours: The Secret Soldiers of Benghazi

Recreación de un trágico episodio bélico que tuvo lugar durante la noche del 11 de septiembre de 2012 en Bengasi. Tras la muerte del dictador Muamar el Gadafi, Libia se encuentra en una situación delicada, en donde diversas facciones se disputan el poder. El equilibrio es muy inestable y por eso Estados Unidos mantiene una pequeña base secreta de la CIA en la ciudad costera de Bengasi, que cuenta con un grupo de soldados experimentados para salvaguardar la seguridad, no más de media docena. Los problemas vendrán cuando el embajador estadounidense acuda a un acto en la ciudad y se instale en una casa cercana. Pronto será atacado. Película vibrante, entretenida, tremendamente realista y seria. Vuelve a traer a colación las ventajas e inconvenientes del tan cacareado intervencionismo internacional norteamericano, una cuestión nada fácil de solventar. Tanto los habitantes de los países conflictivos como los propios norteamericanos dudan constantemente de esa política, más si cabe cuando se producen situaciones límite en donde hay heridos y muertos, muchísimos más –todo hay que decirlo– entre los lugareños, a menudo masas de personas sin orden ni disciplina que odian que los yanquis corten el bacalao en su tierra. El problema llega cuando se generaliza identificando al Islam con esas facciones violentas. Los hechos reales narrados en 13 horas, Los soldados secretos de Bengasi están basados en el libro escrito por Mitchell Zuckoff y cuenta con un cuidado guión de Chuck Hogan (The Town, ciudad de ladrones), el cual logra involucrar anímicamente al espectador gracias al buen dibujo que hace del personal estadounidense. En películas de este tipo, con acción y ritmo desenfrenados, es complicado a veces saber quién es quién y ese tema se amplía en este caso ya que hasta los propios soldados americanos desconocen la identidad del enemigo. Aunque presumiblemente cuentan con habitantes amigos, nunca saben si lo son de verdad, si van a traicionarles. Esto ofrece momentos de tensión, bien resueltos, verosímiles y trasladan una desasosegante sensación de desconcierto. El modo de filmar la guerra es de un realismo inusitado, y no se ahorra alguna imagen especialmente desagradable. Y aquí la atmósfera recuerda sobremanera a otras películas recientes del mismo corte bélico (en cuanto al fracaso militar estadounidense), como El único superviviente o en especial Black Hawk derribado, citada explícitamente por uno de los personajes. Desde luego es difícil mejorar la ambientación realista y la atmósfera agobiante generada en esta especie de base asediada, convertida en un nuevo El Alamo, como también comenta otro soldado. Alegra comprobar además que el director de la película, Michael Bay, sabe hacer otra cosa que películas fantásticas de Transformers. Su modo de filmar la guerra nocturna es contundente, aunque por la localización de los contendientes a veces parezca que estamos en un videojuego en manos de los norteamericanos, mientras que otras escenas (como la del ataque al coche blindado) están magníficamente rodadas. Pero no sólo se centra en la pura acción. Deja tiempo para conocer a los protagonistas, para humanizarles, especialmente a los dos soldados norteamericanos que llevan casi todo el peso anímico del film, unos perfectos John Krasinski (Silva) y James Badge Dale (Rone), quienes comentan su anhelo constante de regresar con sus familias y comparten su opinión de que están en una guerra que no entienden.

7/10
Billions

2016 | Billions | Serie TV

Ambiciosa serie de intriga empresarial y política de Showtime situada en Nueva York, que supone el enfrentamiento entre dos hombres poderosos, encarnados por actores carismáticos. Bobby Axe es un popular empresario multimillonario, que discretamente ha ayudado a las familias de sus empleados que murieron en los ataques del 11-S y fue capaz de remontar el golpe que supuso la muerte de su socio, un auténtico crakc en la bolsa con los fondos de inversión privados. En su actividad empresarial podría no haber jugado limpio, algo que de destaparlo supondría un espaldarazo a la gestión del fiscal general, Chuck Rhoades. Pero el fiscal duda sobre cómo actuar, sobre todo porque su esposa, eminente psiquiatra, viene desempeñando tal función para los empleados de Axe, incluido este mismo, lo que podría suponer un conflicto de intereses. El trío compuesto por Brian Koppelman, David Levien y Andrew Ross Sorkin saca adelante una trama en las altas esferas del poder, en que se mueve mucho dinero, y donde destacan los dos protagonistas, Paul Giamatti y Damian Lewis, que comparten el deseo de llegar a lo más alto con el hecho de ser hombres de familia. Con un puñado de directores de primerísimo nivel, saben sacar partido a los conflictos profesionales y familiares, y los intercambios dialécticos son muy ágiles e ingeniosos. En las distintas situaciones que afrontan chocan la ambición con el deseo de hacer lo correcto y con justicia, aunque a veces se quede la humanidad en el camino.

6/10
Runner Runner

2013 | Runner Runner

Richie, estudiante de Princeton, pierde el dinero que necesita para continuar sus estudios en una partida de póker online. Como intuye que ha sido víctima de un timo, viaja a Costa Rica, donde está alojada la web en la que ha jugado, para enfrentarse con el responsable de la misma, Ivan Block, que acaba seduciéndole con su vida lujosa, hasta el punto de que acaba convirtiéndose en su mano derecha. Mientras el FBI intenta coaccionarle para que colabore en la captura de Block, Richie acaba sintiéndose atraído por Rebecca, una socia de éste. Architípico thriller sobre la atraccion del mundo del dinero fácil y las consecuencias de escoger el camino de la ilegalidad. La pareja de guionistas especializada en juego y casinos formada por Brian Koppelman y David Levien (Rounders, Ocean’s Thirteen) apenas tiene nada que ofrecer que le dé originalidad a Runner Runner, salvo que advierte sobre el peligro de los casinos online, en los que un jugador puede perderlo todo, sin salir de casa. Por lo demás, no incluyen nada que no se haya visto en numerosos filmes del mismo corte. Al menos, el realizador Brad Furman, que sorprendió gratamente con El inocente (The Lincoln Lawyer) rueda con corrección, le imprime el ritmo preciso y aprovecha que cuenta con un reparto de lo más adecuado, encabezado por un Justin Timberlake que vuelve a demostrar su valía, esta vez como joven atraído por el lado oscuro. A su lado, ni Ben Affleck ni Gemma Arterton decepcionan, si bien tampoco le sacan una enorme tajada a sus personajes de jefazo mafioso y su colaboradora. Además, Runner Runner dura unos agradecidos 90 minutos, lo justo para que el espectador no se dé cuenta de que le quieren vender un 'farol'.

6/10
Lincoln

2012 | Lincoln

Enero de 1865. Estados Unidos lleva cuatro años desangrándose en una terrible guerra civil después de que los estados del Sur proclamaran su secesión de la Unión. En ese tiempo el presidente Abraham Lincoln ha declarado la emancipación de los esclavos arrogándose poderes especiales en tiempos de guerra, y acaba de ser reelegido para ocupar de nuevo la Casa Blanca. La lucha fraticida podría estar llegando a su final, pues las autoridades del Sur desean negociar una paz honrosa; pero Lincoln tiene intención de lograr antes la votación en el Congreso de la décimotercera enmienda de la Constitución, que aboliría de una vez por todas la esclavitud; el desafío consiste no sólo en lograr los apoyos políticos necesarios –cuenta con los republicanos de su partido, pero debe ganar votos entre los demócratas–, sino en el dilema de posponer la polémica votación, para llegar a la paz cuanto antes, lo que dejaría sin resolver la cuestión esclavista. Formidable lección de historia a cargo de Steven Spielberg, que maneja en Lincoln un solidísimo guión de Tony Kushner, quien ya escribió para el director el libreto de Munich, y que aquí parte del libro de Doris Kearns Goodwin “Team of Rivals: The Political Genius of Abraham Lincoln”. Sorprende la fuerza de una película muy discursiva, con numerosos personajes y abundante información histórica, sin apenas desahogos que amplíen el lienzo y que se considerarían muy razonables, ya sea a través de los campos de batalla, o de los discursos memorables de corte épico. A veces uno tiene la sensación de estar siendo testigo directo de la historia, pero una historia que es un drama muy íntimo y personal, sin concesiones a la lágrima fácil o la emoción impostada. Y sin embargo, oh, paradoja, hay espacio para la épica, pera la lágrima y para la emoción. Spielberg consigue que el ejercicio de la política parezca algo grande en Lincoln; no obvia que es necesario negociar, comprar voluntades, ejercer la persuasión de modo diferentes con personas diferentes. Aquello de que “la política es el arte de lo posible” se entiende en las concesiones que unos y otros deben hacer, la necesidad de tragarse el orgullo, pero también de intentar lo imposible para hacerlo posible. Y en medio de las decisiones de trascendencia histórica, donde están en juego los grandes conceptos, la igualdad entre los hombres que radica en su igual naturaleza otorgada por el Creador, blancos o negros, hombres o mujeres... se encuentra lo personal, la esposa amantísima pero con problemas mentales, el hijo que desea cumplir con su papel en la guerra y no limitarse a ser... el hijo de su padre. Probablemente nunca ha sido Spielberg mejor director de actores que en este film, donde nadie parece actuar, tan naturales son las interpretaciones de todo el reparto, empezando por ese prodigio de la naturaleza llamado Daniel Day-Lewis, transfigurado en Abraham Lincoln, con una modestia y humildad deslumbrantes. No hay villanos ni personajes caricaturescos, y están muy bien introducidos los personajes negros, su presencia no parece forzada. Resulta una maravilla la composición de los planos, la dirección artística, naturalista, se diría que se ha rodado con luz disponible, que nada está iluminado artificiosamente, en el Congreso, en la Casa Blanca, o en esos exteriores sucios, donde vemos la crudeza de la guerra, o el deambular de unos y otros. Películas como Lincoln, sencillamente, dignifican la profesión cinematográfica.

9/10
Efectos secundarios

2012 | Side Effects

El broker Martin, condenado por estafa, acaba de salir de prisión. Le aguarda su deprimida esposa Emily, que perdió al bebé que esperaba, y no acaba de levantar cabeza. Tras una tentativa de suicidio se cruza en su camino el doctor Banks, quien acaba prescribiéndole un fármaco experimental. Aunque empieza a sentirse mejor, unos inesperados efectos secundarios dan pie a una sangrienta tragedia. Steven Soderbergh es un director prolífico y que aborda todo tipo de historias, desde las historias de robos sofisticados –la trilogía de Ocean's Eleven– hasta la ciencia ficción sesuda de Solaris, pasando por el problema de las drogas en Traffic o el biopic del Che en dos entregas. Aquí entrega un thriller diferente, que aunque en sus últimos giros resulta algo rocambolesco, logra el objetivo de entretener generando desasosiego. Y perfectamente imbricada, incluye una reflexión sobre la responsabilidad de laboratorios y médicos al lanzar al mercado nuevas medicinas, y el modo en que se imparte justicia en algunos casos. Del atractivo reparto destacan Rooney Mara, la enferma, y Jude Law, el doctor cuya vida va a ser puesta patas arriba.

6/10
Breaking Bad (4ª temporada)

2011 | Breaking Bad | Serie TV

Esta temporada da una vuelta de tuerca más a la particular bajada a los infiernos de Walter White, un profesor de química que se convierte en un pez gordo del mundo de las drogas para dejar bien provista a su familia, y que en paralelo va perdiendo humanidad episodio tras episodio. Su particular asociación con Jesse Pinkman, un antiguo alumno suyo experto en metanfetaminas, se va degradando a medida que Jesse entiende que su profesor es mucho más oscuro y más criminal que él.

8/10
Un hombre solitario

2009 | Solitary Man

Ben Kalmen es el dueño de una gran cadena de concesionarios, que se encuentra en bancarrota tras haber sido procesado por estafa. Divorciado, padre de una hija y abuelo de un chaval, ha sido toda su vida un triunfador, seductor empedernido por las noches con cuantas jovencitas le salgan al paso. Pero la vida de Ben es de un enorme vacío y, sin maldad pero con una frivolidad exacerbada, está al borde de arrastrar al abismo lo que más quiere. Los guionistas de Ocean's Thirteen y The Girlfriend Experience, Brian Koppelman y David Levien, ofrecen en Un hombre solitario una severa crítica a un tipo de persona habitual en el mundo moderno, el del triunfador en las esferas de los negocios y las relaciones sociales, y que es incapaz de rehacerse cuando el éxito le da la espalda. La causa es que ee trata en realidad de la persona de clase media alta, tan acomodada al lujo y los caprichos, que ya sólo mira por su propio interés y que en el fondo no puede evitar ser un ególatra patológico. En forma de comedia dramática, la historia sigue la estela de su protagonista (un papel hecho a la medida de un formidable Michael Douglas) y va mostrando poco a poco su patética existencia, que es como una montaña enorme de superficialidad. Los cineastas provocan que el espectador sienta incluso lástima de esta especie de adolescente adulto con severas carencias afectivas, que viaja sexualmente de flor en flor, y que únicamente espera la muerte “cuando tenga que llegar”. Y por el camino va tirando a la basura todo cuanto vale en su vida... Filmado con clasicismo y buen ritmo, la película reúne a un elenco de actores formidable –aunque la contribución de la mayoría sea prácticamente un cameo–, entre los que destaca la jovencita Imogen Poots.

5/10
Afterschool

2008 | Afterschool

The Wire (Bajo escucha) (5ª temporada)

2008 | The Wire | Serie TV

Quinta y última temporada de la serie creada por David Simon, que logra el milagro de rematarla de un modo cercano a la genialidad, atando numerosos cabos de los conflictos de los personajes que aparecen en las otras entregas, y de los que se incorporan a esta, sobre todo los chicos de la prensa. La policía sufre recortes presupuestarios, el alcalde de Baltimore, Carcetti quiere centrar todos los esfuerzos en su programa educativo. Eso significa abandonar el caso que enfrenta a los narcos Omar y Marlo, justo cuando consiguen el número del móvil del segundo y una escucha podría llevarles a una gran redada. Indignado y destrozándose por dentro por su afición al alcohol y a las mujeres fáciles, McNultty tiene la disparatada idea de fabricar pruebas falsas sobre un supuesto asesino en serie de mendigos sin techo, lo que hace que al fin lluevan los dólares para el departamento policial. Mientras, Gus Haynes, editor de un periódico de Baltimore, investiga la corrupción y el narcotráfico, en busca de un artículo que tenga repercusión. Y uno de sus ambiciosos reporteros, Scott Templeton, le echará también imaginación a la cosa. Los 10 episodios presentan como novedad la entrada del mundo del periodismo que tan bien conoce Simon, que fue periodista de sucesos en Baltimore. Se incorpora precisamente al reparto el actor y director Thomas McCarthy, para dar vida a Templeton. Sorprende la riqueza de matices con que se describe a los personajes, policías, traficantes, políticos de distinto fuste, un auténtico puzzle antropológico y sociológico de altísimo nivel. Resulta muy ocurrente todo lo referente a McNultty, que retrotrae al Orson Welles de Sed de mal, un buen detective, pero un mal policía. Y el ritmo es agilísimo, traspasado de breves escenas perfectamente concebidas, muy bien escritas y con diálogos brillantes. Quizá esta temporada es más coral que nunca, dejando espacio a todos los personajes que el seguidor de la serie conoce, aunque sea para una breve aparición. Se sugiere la posibilidad de la redención, el caso del adicto Bubbles, la inflexibilidad de quien no quiere traicionar sus principios, Cedric Daniels, y lo fácilmente que se acaba pasando por el aro de las pequeñas o grandes corruptelas en el mundo de la política. Todo el reparto lo hace maravillosamente bien, y hay momentos mágicos, como la celebración-homenaje de un "fallecido" detective, y la introducción de la canción que introduce todos los episodios, casi al final del último.

8/10
Daños y perjuicios

2007 | Damages | Serie TV

Intrigante serie televisiva de abogados, con crímenes de por medio y conspiraciones de altos vuelos. Sigue a Ellen Parsons, joven licenciada en derecho, que recibe una oferta muy atractiva para incorporarse al bufete que dirige con mano de hierro Patty Hewes. Eso sí, trabajar ahí supone en la práctica poco menos que 'casarse' con la empresa, lo que puede dificultar su vida personal. Enseguida se incorpora al equipo que trabaja en una acción judicial colectiva de los empleados de una multinacional contra su director general, el todopoderoso Arthur Frobisher, al que reclaman una cuantiosa indemnización. Éste no duda en recurrir a todo tipo de artimañas, para salir airoso del proceso que se lleva contra él. Pero tampoco Patty, pese a su supuesto amor por las 'causas justas' parece 'trigo limpio', juega con varias barajas, y podría haber contratado a Ellen para acceder a un testigo crucial para su caso. Glenn Kessler, Todd A. Kessler y Daniel Zelman saben crear intriga, y recurren a una narración desestructurada, en que Ellen aparece ensangrentada, lo que parece indicar su implicación en un crimen. Y las indagaciones con la policía se combinan con flash-backs que dan pistas de cómo se ha llegado a esa situación. Elemento esencial en la trama es la cultura de la sospecha en que se mueven los personajes, plasmada en el lema "No confíes en nadie". El reparto es estupendo, con una Glenn Close que encarna bien la ambigüedad de su personaje, una Rose Byrne que hace otro tanto con la combinación de inteligencia e ingenuidad, y Ted Danson, un villano con matices.

6/10

Últimos tráilers y vídeos